Ir al contenido


¿Quieres jugar al Quidditch? ¡¡¡Apúntate!!!
Abiertas las inscripciones a bandos. ¡¡¡Inscríbete a la Orden del Fénix o a la Marca Tenebrosa!!!
¡¡¡Inscribe tu ocupación o empleo mágico!!!

Foro en remodelación. Disculpa las molestias

Foto

Se busca...-Rol público-


  • Por favor identifícate para responder
1 respuesta en este tema

#1 GoshI

GoshI

    Mago Maestro

  • Reporteros
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 6.490 mensajes
  • 3.389 points
    • Gender:Female
    • Location:La Goshicueva

    Casa de Hogwarts:
    Gryffindor

    Dragones de Bronce
    Base
    Galeones: 64735




Escrito 08 abril 2013 - 04:17

Imagen Enviada





El eco de sus propios jadeos era lo único que recibía como respuesta mientras avanzaba arrastrando el peso de sus pies a cada paso. La humedad de aquellas paredes goteaba empapando sus mejillas y frente ennegrecidas por las quemaduras del sol. La sombra de aquellas cuevas era un alivio, aunque las ampollas de su rostro permanecían ardientes. Las botas completamente embarradas cargaban con una costra solidificada por el sol y el frío de la noche. Su ropa descolorida emanaba un aroma hediondo por la falta de higiene. Era mejor dejarse la ropa puesta, o incluso él mismo desfallecería de no soportar el olor. Un mechón se su cabello cruzaba su rostro quedándose pegado en la carne viva, por lo que prefería dejarlo allí como estaba a sufrir la agonía de arrancarse junto al mismo un pedazo de carne.

El viaje había sido agotador y su yegua había pasado a mejor vida 7 amaneceres atrás. Ya cansado de correr y escapar, buscaba un refugio donde esconderse aunque sea una noche para recuperar sueño. Hacía tres noches que no dormía y la cabeza ya comenzaba con sus jugarretas y alucinaciones, sin contar los mareos que predecían un posible desmayo. No tenía idea de dónde se encontraba, pero las rocas lo protegerían del frío de la noche y del sol calcinante del mediodía. Era una oferta tentadora.

Apoyó sus cuartos traseros sobre una de las rocas y posó el peso de su cuerpo sobre sus manos, apoyadas en sus rodillas. Sintió una gota caer sobre su nuca y resbalar por su espalda, debajo de la ropa. Un escalofrío le recorrió todo el cuerpo. Se sintió por un momento con vida. Luego dejó de sentir. Tenía los músculos entumecidos, por lo que lo único que le provocaba alguna sensación eran las quemaduras que lo torturaban día y noche.

La lengua se le pegaba al paladar. Tenía la boca seca, deseosa de un trago de agua. O mejor, un copón de vino. Un vino dulce que le recorriera las entrañas adormeciendo los dolores, despertando un par de risas. El mareo tendría un justificativo más honorable. Las manos las dejaría de sentir por su estado de ebriedad, los músculos se le aflojarían al relajarse por el alcohol. O quizás una muchacha le daría de beber de su propia boca.

Sólo el hecho de pensarlo lo volvía loco. El cosquilleo de deseo incrementaba en su cuerpo y tenía que aferrarse a lo que fuese para evitar golpear lo que hallara de la rabia. Deseaba tener una mujer a su lado; una mujer de piernas regordetas y labios carnosos rodeándolo, acariciándolo, complaciéndolo. Le haría tantas cosas. El tiempo acumulaba las ganas y las ganas daban lugar a ideas nuevas. A un cuervo no le quedaba más que imaginar y divertirse con sus propios pensamientos durante el servicio, y ocho años de servicio en la Guardia de la Noche procuraban un nivel de inventiva por encima de lo que cualquier otro hombre podría imaginar.

Gimió resignado.

Los cuervos que habían sido enviados desde el Muro eran muy claros. La recompensa por la cabeza del traidor Dick Yronwood tenía un valor muy alto y cualquier ciudad era sinónimo de miles de ojos en busca de su cadáver. Volver a Dorne implicaba un mayor riesgo. Un desertor no era bien recibido, mucho menos habiendo quebrantado el juramento de la Guardia de la Noche. No tenía dónde ir y apenas contaba con algo de monedas, lo cual no le alcanzaba para muchos días. Le quedaba entregarse a la muerte o seguir corriendo sin rumbo. Encontrar una mujer cariñosa en el camino se había vuelto de aquella forma algo imposible.

De momento a otro alzó la oreja al escuchar los cascotazos provenir de un extremo de las cavernas. Entró en pánico, levantándose bruscamente y tomando sus cosas del suelo como podía. Sus cosas; un cuchillo, una pequeña manta y una bota de agua seca. La espada la había perdido en el camino, la misma mañana que perdió a Zafiro.

-No... no otra vez...

El hilo de voz se le escapaba de los labios como un último suspiro tropezando con sus propias cosas y cayendo al suelo de rodillas. El pantalón no pudo detener las astillas de hielo que cubrían la superficie. Ahogó un chillido e intentó levantarse mirando hacia atrás, totalmente aterrado. Sentía el galope de varios caballos acercarse cada vez más y aquella cueva era lo suficientemente amplia para dejar pasar una guarnición de cinco hombres montados en hilera. Se arrastró en la oscuridad, hasta lograr esconderse detrás de una roca y se cubrió con la capa de plumas.

Guardó silencio, conteniendo sus gemidos de dolor.

Temblaba de pies a cabeza, con su cabeza pegada a los muslos. Apretaba sus dientes para no morderse la lengua y no delatarse con el traqueteo que provocaba el choque de sus muelas. Notó como la luz comenzó a bañar las paredes que lo rodeaban entre los pliegos que lo cubrían. Cerró los ojos para no ver siquiera un destello de quien proviniera aquella lumbre. Si moría aquella noche, lo haría a conciencia limpia, sin bronca ante quien blandiera su espada. Su juicio en el cielo sería más justo.

El trote de los caballos fue una tormenta en sus oídos. El eco retumbaba en las paredes y triplicaban los cascotazos, logrando la imagen mental de un ejército completo trasladándose por aquel pasaje en la mente de Dick. El sonido del metal delataba la presencia de caballeros u hombres vestidos de armaduras y armas pesadas, aunque el efecto de la acústica no daba una versión fidedigna de lo que pasaba guiándose sólamente por el sonido.

La tormenta pasó.

Los cascos se alejaron y al abrir los ojos el viejo Yronwood se encontró nuevamente inmerso en la oscuridad. Por un momento le pareció haberse quedado ciego. Tanteó las rocas guiándose a través de ellas para avanzar en dirección contraria al sonido de los caballos.

A lo lejos la luz de la luna le indicó la entrada de las cavernas. No sabía exactamente por qué sonreía.

Cuando el terreno se volvió más firme, echó a correr a pesar del dolor. Seguía siendo un fugitivo, seguía corriendo para salvar su cabeza.



_________________________________________________




Linly Varjo - Posada de la Encrucijada

El aleteo del cuervo anunció su llegada segundos antes de que ingresara a la Posada a través de una de las ventanas cuyo postigo continuaba abierto. Aquella mañana no era muy concurrida, por lo que Linly se encontraba dormitando en uno de los banquillos cuando el graznido la despertó de un salto. Alzó una ceja y observó al cuervo en la otra punta de la mesa, chillando nuevamente. Estiró su mano y tomó la carta enrollada de su pata, desplegándola con ambas manos.

-Vaya, otro desertor. -Levantó la mirada resoplando.- Y este Lannister que piensa que nosotros los escondemos a todos ellos en nuestros cuartos; iluso.

No era la primera vez que recibía una amenaza por parte de la Guardia. La Posada de la Encrucijada tenía la mala fama de guardar entre sus muros a bandidos y mujeres de malos hábitos, por lo que siempre que surgía algún inconveniente con algún malhechor, los primeros en enterarse eran Linly y... Linly. Su jefe no se preocupaba por dichos asuntos. A ese tal Dick, la Varjo lo conocía apenas por su nombre. Su rostro le era indiferente, puesto que era uno de los más avanzados en años en la Guardia y ella no solía entrometerse con los mismos.

La castaña se puso de pie y de un salto se subió a la mesa golpeando sus manos para llamar la atención de los presentes.

-Su atención por favor mis queridos comensales...

-¡CÁNTANOS!

La muchacha negó con la cabeza al escuchar la interrupción del borracho que se encontraba del otro lado del salón.

-No esta vez, querido.- Extendió el pergamino mostrándolo a su público.- El reino y la Guardia del Muro están buscando a un desertor llamado Dick Yronwood. Cabello castaño, ojos marrones, contextura...-Se detuvo a leer chasqueando la lengua.- Bleh, un hombre común y corriente. -Levantó la vista nuevamente hacia los presentes.- Cualquier información, es una basta recompensa y como siempre les digo muchachos y muchachas, en esta Posada no queremos problemas. Gracias.

Sonrió y se bajó de la mesa con otro salto dirigiéndose hacia la barra. Detrás de la misma clavó el pergamino en la pared donde figuraban los anuncios. Muchos allí apenas sabían leer, pero aquello les aseguraba respeto y protección por parte de la Guardia Real.





--

a rolear! cualquiera es bienvenido, a ver qué sale *-*

Editado por GoshI, 08 abril 2013 - 05:55.

30kZijZ.png
jD8hy.gif


#2 Vane Black Sullivan

Vane Black Sullivan

    Mago experto

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 2.782 mensajes
  • 0 points
    • Gender:Female
    • Location:In the year of the cat♫~Lima
    Unicornios de Plata
    Galeones: 2300


Escrito 27 abril 2013 - 05:30

Ailén Lannister— Saliendo de Roca Casterly

La joven tiró levemente de la melena de Sanne haciendo que el león detuviera su lento andar. Una bandada de pájaros surcó el cielo despejado con dirección al bosque que se abría ante ella, yendo contra la brisa que sacudía la cabellera dorada de la Lannister. Los rayos del sol de mediodía arrancaban destellos dorados de sus cabellos que no dejaban de ondear con gracia, al mismo tiempo que le daba vida al escenario que se extendía ante ella. Desde lo alto de una colina, Ailén divisó las tropas de los vasallos, que se hospedarían en Roca Casterly por las fiestas que se celebraban en aquella época del año, cruzar el valle debajo de ella.

Aquél año no asistirían todos, ya que la gran parte de ellos se encontraban fuera de sus tierras atendiendo el llamado de guerra de Lord Tywin, su señor tío, la Mano del Rey. Eran tiempos difíciles, el norte se había levantado rechazando a su sobrino Joffrey como rey y con ello una guerra en disputa del trono se desenvolvía siendo más de dos los que aspiraban al trono. La joven suspiró y dirigió sus ojos grises hacia el cielo tratando de ver más allá de las pocas nubes que se acercaban desde el horizonte; su futuro era más incierto de lo que esperaba.

A casa— le susurró la joven a Sanne acariciando su lomo. Sin duda, los hombres de los vasallos la habían divisado en lo alto de la colina ya que, varios de ellos, señalaban a la doncella enfundada en un vestido verde de seda que montaba un enorme y majestuoso león; las tropas tardarían un par de horas para llegar al castillo. Al galope, Ailén y Sanne atravesaron la distancia que los separaba de Roca Casterly y cruzaron el puente levadizo que se encontraba abajo para recibir a los hombres que podrían asistir a aquellas fiestas. Dentro del castillo la joven desmontó a su león y lo dejó a un lado de las caballerizas, era hora de cepillarlo, a ambos les esperaba un largo viaje.

En el patio del castillo, los sirvientes y mozos de cuadras iban y venían completamente atareados con su labor, esperaban recibir más de quinientos invitados ese día y tal vez unos más dentro de los próximos días. Solo pocos de ellos pasaban al lado de Sanne, los demás lo esquivaban a toda costa. La joven disimuló una sonrisa, ya deberían estar acostumbrados a la presencia de la bestia, mas no podían evitar sentir pavor al verla. Lo mismo ocurría con los caballos cuando entró a la caballeriza, estaban agitados ante el olor de un depredador, la ojigris les hizo caso omiso y cogió un cepillo antes de salir de los establos.

Comenzó a cepillar la melena de Sanne de manera enérgica, buscando desprender brillo del pelaje del animal. Lo hacía ella misma porque le gustaba hacerlo, siempre lo había hecho ya que eso creaba un lazo especial con su mascota. Además, ni siquiera el maestre de armas tenía el valor de siquiera rozar al león, él había visto con sus propios ojos lo que Sanne era capaz de hacerle a alguien solo con la intención de jugar. De la melena, pasó al lomo de la bestia para luego cepillar sus poderosas patas. Cuando terminó, dio un par de pasos atrás contemplando a su mascota, la joven estaba sudorosa y sonrojada, pero el ver el aspecto de Sanne la hizo sonreír. Sintió una mirada clavada en ella y se volvió al mismo tiempo que se secaba el sudor de la frente.

Tion Banefort — dijo la joven dulcemente, ese hombre era uno de los tantos abanderados de los Lannister que vivían bajo el mando de su tía y conspiraban contra ella aliándose a la causa de Ailén— Qué alegría verlo aquí, mi señor— ronroneó la joven siendo consciente del sudor que hacía que la piel de su cuello y escote brillara bajo el intenso sol de los últimos días de verano; se acercaba el invierno y el norte siempre lo había predicho—¿Trajo lo que le pedí?

Mi señora— respondió el hombre lanzándole una mirada significativa al escote de la muchacha— Aquí tiene lo que me pidió. Si me permite preguntar, ¿para qué lo quiere?— inquirió el hombre tendiéndole un atado de cuero a la Lannister. Ailén acunó el paquete en su regazo y siento el peso de éste sonriendo con aprobación, dentro habría suficiente comida para una semana. Miró hacia ambos lados y se acercó aún más al hombre de unos cincuenta años con más piel en la cabeza que cabello, su más fiel ayudante aunque sabía muy bien que tenía interés en lo que había debajo de sus faldas, eso hacía que fuera más fácil de manipular.

Iré a un largo viaje, no me apetece estar aquí en tanto revuelo. Sería peligroso— sentenció la joven. Con los acontecimientos recientes, la lealtad de los hombres era comprada con tan solo unas cuantas monedas. Los hombres al mando de su tía y primo eran muchos más que los que estaban de parte de ella, la auténtica heredera de Roca Casterly. Sabía perfectamente que las justas organizadas por los Lannister no era más que un pretexto de su tía para poder sacarla del camino haciéndolo parecer un accidente a mano de cualquier soldado. El infantil rostro de la joven se ensombreció al pensar en ello.

Pero yo puedo protegerla— dijo testarudamente el hombre acercándose a la chica. La ojiverde tuvo que reprimir una sonrisa y poner cara seria, los hombres en verdad eran unos animales que se dejaban llevar solo por los deseos carnales.

Ya lo he decidido, iré a la posada de la encrucijada y me esconderé ahí hasta que toda esta patraña termine— vio como su escudero personal abría la boca para protestar y antes de que lo hiciera, la joven le colocó el dedo índice sobre los labios—. Mi dulce caballero, nada me hará cambiar de opinión. Sanne es capaz de protegerme sin contar que es cinco veces más rápido que el mejor caballo que tenemos en los establos, solo la leona de mi tía lo iguala en rapidez. Debo irme ya, mientras todo el mundo esté ocupado sino, cuando lleguen los invitados y me exijan darles la bienvenida junto a mi tía y sus hijos, será demasiado tarde.

Antes de que el hombre con prominente barriga y hedor a alcohol dijera algo, Ailén le dio la espalda y montó a Sanne; por más que la quisiera persuadir para luego llevarla a su litera, jamás se atrevería a acercarse al león. Ailén le dedicó una sonrisa hipócrita e hizo como si estuviera yéndose solo a cazar, no debía levantar sospecha alguna. A trote, se alejó unos metros del castillo adentrándose en el bosque. Cuando ya no escuchó el crujir del metal, ni los relinchos de los caballos, hincó levemente el talón en las costillas de su mascota e inmediatamente el león comenzó a correr. Sería un largo viaje de unos cinco días hasta la posada a lomos de Sanne, pero el lugar en el que menos la buscarían sus enemigos sería ese.




0 usuarios están leyendo este tema

0 members, 0 guests, 0 anonymous users


Alternar visibilidad del Shoutbox Tag Abrir el Shoutbox en una ventana emergente

@  Taurogirl La... : (20 noviembre 2019 - 05:22 ) :ninja:
@  Taurogirl La... : (20 noviembre 2019 - 04:28 ) :lol:
@  Zoella Trivi... : (20 noviembre 2019 - 04:18 ) :ninja:
@  Taurogirl La... : (20 noviembre 2019 - 03:42 ) :ninja:
@  Alexander Fox : (19 noviembre 2019 - 07:51 ) :ninja:
@  Sol Lestrang... : (19 noviembre 2019 - 06:44 ) @Taurogirl Lavigne hola amora mia :love: ya estoy haciendo rol en tu café :D
@  Taurogirl La... : (19 noviembre 2019 - 06:37 ) @Sol Lestrange Black :love:
@  Sol Lestrang... : (19 noviembre 2019 - 06:33 ) :ninja:
@  Taurogirl La... : (19 noviembre 2019 - 06:13 ) ...
@  Sean di Spin... : (19 noviembre 2019 - 04:01 ) ...
@  Taurogirl La... : (19 noviembre 2019 - 02:24 ) @Lady Luxure Grindelwald por ti, todo lo que hago lo hago por ti (8)
@  Zoella Trivi... : (19 noviembre 2019 - 02:05 ) :ninja:
@  Lady Luxure... : (19 noviembre 2019 - 06:02 ) @Taurogirl Lavigne no hay amor como tú...y otro que te ame así...no hay lugar si tú no estás (8)
@  Taurogirl La... : (19 noviembre 2019 - 04:56 ) Por ti, todo lo que hago lo hago por ti (8)
@  Antoni Ryvak... : (19 noviembre 2019 - 03:18 ) @Sean di Spinneto IV si...bye
@  Sean di Spin... : (19 noviembre 2019 - 03:08 ) ok..cuidate
@  Antoni Ryvak... : (19 noviembre 2019 - 02:52 ) @Sean di Spinneto IV creo que esperaré unos seis minutos y luego me voy...no me siento bien...
@  Antoni Ryvak... : (19 noviembre 2019 - 02:51 ) @irina selene que te vaya bien, bye!
@  irina selene : (19 noviembre 2019 - 02:51 ) bye
@  irina selene : (19 noviembre 2019 - 02:51 ) @Antoni pues ya me voy
@  Sean di Spin... : (19 noviembre 2019 - 02:50 ) de nada
@  Antoni Ryvak... : (19 noviembre 2019 - 02:44 ) @Sean di Spinneto IV gracias....
@  Sean di Spin... : (19 noviembre 2019 - 02:42 ) pues si......conmigo no tienes problemas
@  Antoni Ryvak... : (19 noviembre 2019 - 02:32 ) @Sean di Spinneto IV para solicitar tu contacto con gente que pueda abastecer de frutas tropicales...algo me dijo Sagitas cuando estaba muy deprimido por que la magic Mall no me vende criaturas mágicas divertidas, algo sobre el nivel mágico...pero bueno, frutas debe ser algo más sencillo de conseguir, o no?
@  Sean di Spin... : (19 noviembre 2019 - 02:27 ) como estas antony....por cierto para que me buscas en la Ojo Loco??
@  Antoni Ryvak... : (19 noviembre 2019 - 02:26 ) @Sean di Spinneto IV buenas noches
@  irina selene : (19 noviembre 2019 - 02:24 ) mp
@  Sean di Spin... : (19 noviembre 2019 - 02:24 ) hola antony
@  Antoni Ryvak... : (19 noviembre 2019 - 02:22 ) @Sean di Spinneto IV hola
@  Antoni Ryvak... : (19 noviembre 2019 - 02:22 ) @irina selene respuesta enviada
@  Sean di Spin... : (19 noviembre 2019 - 02:22 ) ...
@  Antoni Ryvak... : (19 noviembre 2019 - 02:21 ) @irina selene ok, voy a leer
@  irina selene : (19 noviembre 2019 - 02:20 ) mp
@  Antoni Ryvak... : (19 noviembre 2019 - 02:20 ) @irina selene ¿Ah si? bueno, dime que pasa...
@  irina selene : (19 noviembre 2019 - 02:19 ) te mando un mp
@  irina selene : (19 noviembre 2019 - 02:19 ) @Antoni pues tu eres el unico con ese nombre :huh:
@  Sean di Spin... : (19 noviembre 2019 - 02:18 ) ...
@  Antoni Ryvak... : (19 noviembre 2019 - 02:18 ) @irina selene hola....¿es a mi? :o
@  irina selene : (19 noviembre 2019 - 02:16 ) antoniiiiiiiii estas?
@  Sean di Spin... : (18 noviembre 2019 - 11:35 ) no..mas o menos igual...incluso un poco menos
@  Alexander Fox : (18 noviembre 2019 - 11:32 ) @Sean di Spinneto IV mmm... *pensando* estar roleando más que cuando la gala sería bastante...
@  Sean di Spin... : (18 noviembre 2019 - 11:28 ) bueno....define bastante???
@  Alexander Fox : (18 noviembre 2019 - 11:27 ) por cierto, como va la actividad después de la gala ¿has roleado bastante? *curioso*
@  Sean di Spin... : (18 noviembre 2019 - 11:21 ) pues suerte con eso
@  Alexander Fox : (18 noviembre 2019 - 11:19 ) @Sean di Spinneto IV si claro... Mi dolor de espalda fue por una mala pose o eso sospecho.. *pensativo* tendré que buscarme a una masajista jajaja
@  Sean di Spin... : (18 noviembre 2019 - 11:11 ) pero no me duele la espalda...me mantengo en forma
@  Alexander Fox : (18 noviembre 2019 - 11:10 ) @Sean di Spinneto IV dejame tranquilo, tu no eres un niño tampoco *Se rie*
@  Sean di Spin... : (18 noviembre 2019 - 11:07 ) lo malo de ser vampiro....y viejo
@  Alexander Fox : (18 noviembre 2019 - 11:02 ) *Dolor de espalda* estoy viejo...
@  Sean di Spin... : (18 noviembre 2019 - 03:58 ) listo