Ir al contenido


Conoce el nuevo contexto de rol global de la Segunda Temporada de Rol en la CMI. Link

Foto

Sánix's, venta de varitas (MM B: 109795)Fabricante de las más refinadas varitas desde 1776

Venta varitas diagon varita mágica

Mejor respuesta Felias Snape Triviani, 28 febrero 2017 - 20:53

Agatone Lestrange


La varita que acababa de ofrecer el joven vampiro era excelente, no tenía duda. Había sentido un pequeño desliz de magia tan poderosa, tan reacia a él mismo que sabía algo malo hubiese ocurrido en caso de tocarla. No estaba preparada para él en ningun sentido. Tomó su propia varita cuya madera de cedro, de un color entre el ocaso y la misma arena, era suave al tacto, poco flexible y aún así su porte era perfecto. Recordaba el encuentro con el viejo Ollivander, aquel vejestorio de persona que tanto tenía para enseñarle a su mismísimo mentor.

<<Nunca podrá engañar al portador del cedro>>

Eran las palabras textuales que el viejo le había dicho; en su momento no le había parecido una frase meritoria ni algo digno de ser recordado pero algún motivo quedó grabado en sus recuerdos, saliendo a la luz cada vez que la tomaba en sus manos. "El portador del cedro no puede ser engañado" meditó mientras dada vueltas la varita, la sopesaba y la pulía con la manga de su túnica bordó, comtenplándola como tantas veces. Siempre había creído que el principal componente mágico que le había atraído era aquel pelo de cola de Aethonan que recidía en su interior y cuyas propiedades habían sido alteradas con un pelo de Veela. El resultado había sido una varita libre, hermosa a la vista y en su misma utilización; podría atraer a los enemigos y a sus víctimas para hacer lo que quisiera con ellos estando a su merced, no pudiendo engañarle, mentirle, ocultar verdades ante él.

Aquellas caracterísitcas del cedro como del núcleo combinado se habían arraigado tanto en él que le costaba saber si su personalidad actual era fruto de poseer aquella varita o, por el contrario, aquella varita le había elegido por ser quien era. ¿Tan poderosa era la magia que imbuía aquellos objetos al punto de darle algo similar al pensamiento propio, al libre albedrío? Le faltaba mucho por aprender pero si de algo estaba seguro, es que no era una magia que hubiese que tomar a la ligera.

 

<<La varita es quién elige al mago>>

Volvió en si; alzó la mirada aún con la varita de cedro en su mano y retomó el contacto con el hombre frente suyo que tomaba la varita de Laurel, aquel arma que Agatoneno se animaría a tocar, quizás incluso a fabricar. Estaba por tomar otro sorbo de su café que seguramente se había enfríado, cuando oyó las tintineantes campanillas de la puerta abriéndose.

Ir al mensaje completo


  • Este tema está cerrado Este tema está cerrado
61 respuestas en este tema

#1 Felias Snape Triviani

Felias Snape Triviani

    Mago Glorioso

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 10.627 mensajes
  • 20 points
    • Gender:Male
    • Location:Ελλάδα

    Casa de Hogwarts:
    Slytherin

    Dragones de Plata
    Galeones: 35419





Escrito 12 febrero 2017 - 17:34

[...]La varita es quien elige al mago... Una varita especial, un mago único[...]

 

sanxisbann.gif

 

kjNWM.png

Breve reseña histórica.
 
Ubicado en un pequeño local en las inmediaciones del Callejón Diagon, aquel pequeño negocio había permanecido cerrado por más de un quinquenio siendo este uno de los tantos períodos en que la venta de varitas Sanix era pausada durante un tiempo. Claramente tubo muchos ciclos y de distintas duraciones, generalmente mucho más duraderas. Cincuenta y cinco años; ese había sido el lapso de tiempo más importante en que Sanix había cerrado cuando las ventas decayeron en 1721 y su fabricante de aquel entonces, el célebre comerciante y vampiro Felias Snape, se vio obligado a encadenar las puertas dejando que el polvo, la humedad y los linyeras ocuparan los pasilos del local. Desde entones, el local se mantuvo funcionando y con debida habilitación hasta unos pocos años atras.

Cinco años de recesión en la actualidad no eran nada, por lo que solo se requeriría de algunos hechizos limpiadores para que aquella estancia volviera a hacer lo que fue: un lugar iluminado, respetable, limpio y con presencia en el callejón. Pero faltaría para llegar a ese estado. Por debajo del escaparate de la tienda que rezaba "Sanix's" en letras grandes y rojas, se leía la fecha 1776 que fue cuando se reabrió el negocio de la fabricación luego del cierre de cincuenta y cinco años, fecha que el nuevo dueño no pensaba cambiar.

Ingresando al local, se percibia una gran sala circular con estanterías en todas sus altas paredes que,  cubiertas de pequeñas cajas con varitas de lo más variadas, no parecía tener fin . El negocio Sanix's se había concentrado en el uso de diversos núcleos mágicos y por ende, había logrado con el tiempo la mayor cantidad de diversificaciones mágicas en utilidades de varitas. Las más comunes, en un principio, habían sido Pelo de Grimm, de Veela, de Unicornio y de Fwooper; sangre de Vampiro y de Demonio (altamente inestable), pluma de Diricawl, Jobberknoll y Hada, escamas de Basilisco (núcleo mágico sugerido por el armero Lucifer Slytherin de Lioncourt y que resultó en varitas tempestuosas, agresivas y perfectas para duelos pero difíciles de estabilizar en su creación), de Dragón y tantos otros.

Para la reapurtura de 1776 el fabricante Felias Snape había utlizado exactamente setenta y cuatro núcleos mágicos diferentes, pero muchos menos de la mitad de aquella cantidad terminó por pertenecer a su listado de elección a la hora de crear varitas debido a la inestabilidad que se podía obtener con los demás. Esta decisión la había tomado después de que, en uno de sus tantos experimentos con núcleos nuevos la varita explotara dejando detrás una nube morada y venososa que se llevó la vida de los dos magos que le ayudaban. Había estado utilizando una arteria de la garganta de un Nundu, cuyo núcleo descartó de inmediato y lo registró como "altamente inestable".

Aquel compendio que detalla tantos los núcleos mágicos estables y seguros como las diferentes maderas de árboles permitidos para la excelencia en el arte de crear varitas, se puede encontrar en un cuarto escondido en el sótano del local, protegido por hechizos que solo otro fabricante podría remover. Y por el momento, esa era la tarea que los nuevos dueños deberían realizar para emprender aquel exiguo negocio. Por suerte, las varitas que habían quedado por vender cuando se cerró el negocio, seguían allí, escondidas tras años de polvo y abandono en pequeñas cajas, ansiosas por volver a la vida.

 
 

 

<<El ébano es más feliz en las manos de quienes tienen el valor de ser ellos mismos>>

 

<<Nunca podrá engañar al portador del cedro>>

 

<<He sabido que las varitas de laurel realizan magia poderosa y a veces letal. Parece incapaz de tolerar la pereza en su posesor.>>

 


---------------------------------------
Este negocio no cuenta con criaturas, objetos mágicos ni elfos domésticos.

Este negocio no cuenta con servicios ministeriales.

Dueños:  Agatone Lestrange // Arcanus
Bóveda N° 109795

Registro de Negocio

 



¿Te ha gustado la Historia de Sánix's? ¿Te agradaron las imágenes que lo representan? ¡Entonces puntúa al negocio con 5 ESTRELLAS! Ven al REGISTRO y ponle 5 estrellas biggrin.gif


Editado por Felias Snape Triviani, 28 febrero 2017 - 21:12.


#2 Blackimse

Blackimse

    Mago Incontrable

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 4.396 mensajes
  • 268 points
    • Gender:Not Telling
    Unicornios de Oro
    Galeones: 28078


Escrito 12 febrero 2017 - 19:16

La tranquilidad que reinaba en aquellas horas de la noche en el local Sánix se vió interrumpida por una estruendosa explosión, en donde  una bruja, acompañada por una delgada duende aparecieron con tanta fuerza, que ambas salieron expulsadas a lados opuestos. Blackimse golpeó con su cuerpo el estante con tanta fuerza, que soltó un grito de dolor que se pudo escuchar en toda la sala circular. Algunas de las cajas que reposaban en el estante que contenían varitas mágicas cayeron al suelo, algunas de ellas botando su tan preciado contenido por toda la extensión del suelo de madera.

 

-¡Demonios!- Escupió la Black mientras se agarraba su cadera y su brazo, por sobre su vestido verde botella ya se asoman en ambos lugares manchas marrones irregulares, signos evidentes de que las heridas hechas por las flechas se había extendido lentamente durante el pequeño desastre que había hecho en la biblioteca.

 

-¿Los empleados del ministerio habrían ido por la duende?, ¿O estaban al tanto del desorden que estarían a punto de causar los duendecillos que la hirieron?. Aquello permanecería en un velo de misterio para la Black, pero si ello le aseguraba que la duende estaría a salvo bien podría permitirselo.

 

-¿Y la duende?- Miró ávida a su alrededor, buscando su delgada figura, pero no la encontró por ninguna parte, quizás estaría inconsciente debajo de las pilas de cajas de varitas. Se levantó despacio, arreglando su vestido y su capa de viaje antes de caminar hacia las pilas de cajas, despejando cada una de ella, en búsqueda de la duende. Mientras lo hacía se iba preguntando por el lugar dónde había ido a parar. El lugar parecía pulcro y elegante, no era un local que ella recordara que lo había visitado, ni menos comprado en él, dado que sus dos varitas, la que estaba guardada en la mansión Black y la que ahora descansaba en su bolsillo, habían sido compradas en Ollivander´s hacía muchos años atrás. Tampoco recordaba haber ido al ministerio para hacer el papeleo necesario para la obtención de una tercera varita. Simplemente no la necesitaba.

 

Obtuvo su respuesta al ver el logo de la tienda en el reflejo de la tienda de enfrente al mirar la ventana del propio local: Este local habia estado abandonado en el el callejón Diagon hacía muchos años. Solía pasar por al frente de él camino al Banco o al caldero chorreante y siempre lo había visto de la misma forma: Cerrado, desvencijado, y sus superficies cubiertas por capas de polvo y telarañas y quizás alguna que otra Deoxys. Seguramente al momento de desaparecer de la biblioteca se concentró en el primer lugar en el que estaba segura no la encontrarían ni a ella ni a la duende e inconscientemente la imágen de la tienda destartalada llegó a su mente.

 

-Tengo que controlar más a dónde voy, puede ser peligroso- Pensó mientras seguía buscando a la duende por aquella sala.


Editado por Blackimse, 12 febrero 2017 - 19:17.

Imagen Enviada

Imagen EnviadaImagen Enviada


#3 Arcanus

Arcanus

    Mago Maestro

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 6.348 mensajes
  • 1.545 points
    • Gender:Male
    • Location:Buenos Aires, Argentina.

    Casa de Hogwarts:
    Gryffindor

    Dragones de Bronce
    Initie
    Galeones: 12248





Escrito 12 febrero 2017 - 19:47

- Oh vaya... este lugar si que es una pocilga - Exclamó enfadado Arcanus mientras luchaba con el polvo y el desorden de la tienda de varitas Sánix's. Agatone tendría que haberse asegurado de tener todo en condiciones antes de realizar el papeleo para la reapertura de la tienda. El joven se encontraba allí intentando poner a punto el local para comenzar a recibir a los nuevos clientes. Quizás si contara con la ayuda de algún elfo doméstico, o del peculiar Agatone, todo sería mucho más fácil.

 

El lugar era inmenso, más de lo que Arcanus hubiera esperado. Las cajas de las varitas que habían en el lugar estaban totalmente cubiertas por una capa de polvo de aproximadamente tres centímetros de espesor. ¿Aquellas varitas seguirían siendo de utilidad? ¿Alguien las compraría sabiendo que llevan años abandonadas allí? Eran las preguntas que se hacía Arcanus y por supuesto jamás revelaría a los clientes. Su trabajo era vender la varita, una vez que el cliente traspasaba la puerta, cualquier cosa que pudiera suceder era exclusivamente su problema.

 

Sumido en sus pensamientos, mientras limpiaba la tienda, Arcanus oyó unos ruidos extraños en el lugar. ¿Ladrones? ¿Intrusos? ¿Mortífagos? Francamente no era importante saber quien era, lo importante era sacarlos de allí. Miró su varita, hacía demasiados años que la tenía con él y en sus mejores épocas había llegado a realizar magia excepcional contra magos y brujas muy poderosos. Él le había tomado cariño pero no había descartado la idea de reemplazarla.

 

El joven se dirigió a la fuente del ruido e inmediatamente reconoció a la persona que estaba allí. Ni siquiera hacía falta ver su cara. Arcanus recordaba la silueta y la altura de quien fuera una de sus grandes amigas. Sonrió y con voz potente que retumbó por toda la sala circular se dirigió hacia Blackimse.

 

- Lo siento querida Blackie... No hay elfos, pero hay viejos amigos ¿Te puedo ayudar en algo? - Exclamó Arcanus pasándose la manga de la túnica de la cara para quitarse el polvo. - Verás... viniste algo pronto, aún hay que acondicionar la tienda - Arcanus le paso una cubeta con una esponja a Blackie. Si bien limpiar todo mediante magia sería mucho mas sencillo, era algo peligroso debido a que podría causar inestabilidad en las varitas del lugar. - ¿Para qué están los amigos no? - Exclamó con una sonrisa encogiéndose de hombros.

 

- ¿Cómo y dónde has estado? - Arcanus al acercarse a Blackie notó que estaba toda ensangrentada y que había un tremendo desorden a su alrededor. Apuntó con su varita al cuerpo de la chica y realizó un Episkey para sanar sus heridas. En cuanto al desorden, tendría que arreglarlo ella. - Vaya... por lo que veo no has estado muy bien


Editado por Arcanus, 12 febrero 2017 - 19:58.

lwHms6y.jpg


#4 Felias Snape Triviani

Felias Snape Triviani

    Mago Glorioso

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 10.627 mensajes
  • 20 points
    • Gender:Male
    • Location:Ελλάδα

    Casa de Hogwarts:
    Slytherin

    Dragones de Plata
    Galeones: 35419





Escrito 12 febrero 2017 - 20:04

En aquella nublada noche parecía que la luna no se iba a mostrar. Claro, Agatone lo sabía, de la misma forma que sabía el local no se encontraba vacío. La única persona que podría encontrarse allí no era nadie más que su socio Arcanus, de quién no había tenido noticias desde que le había visto en la tienda ministerial. Aquel iba a ser el primer día de repartura del negocio de varitas Sánix, en solo unas horas, por lo que el joven Lestrange no podía evitar sentirse eufórico ante el inicio de un negocio que auguraba un buen futuro. Era extraño para él la forma en que había adquirido los papeles de sucesión del lugar dado que, su anterior dueño, se había mostrado durante toda su vida reacio a abandonarle.

Cuando hubo acercádose a la puerta de entrada, supo que algo no andaba bien. Su visión minutos antes le había indicado su encuentro con una persona pero, al no ser un experto en la inexacta materia de la adivinación, había supuesto sería su socio. ¿Por qué entonces las luces se encontraban apagadas y algunas cajas a un costado se desparramaban por el suelo? La visión a través de la ventana era confusa y podría estar equivocándose pero no creía que así fuese. El letrero del negocio estaba apagado por lo que, casi a oscuras decisió avanzar. Escéptico y ahora temeroso, Agatone sacó su varita de ébano y abrió la puerta de un sopetón.

Una cabellera negra como la noche le daba la espalda, enmarcando la silueta de una mujer cuyo vestido verde mostraba manchones de algo que no podía ser más que sangre. Revoloteaba por el lugar revolviendo las cajas del suelo como si buscase algo, sosteniéndose su cadera aparentemente dolorida.

-¿¡Quién eres!?- quiso saber.

A pesar de no ser el mejor mago de Londres, aquel lugar le pertenecía por lo que simplemente tenía derecho sobre él. Al menos derecho legal. Con un movimiento de su mano cerró la puerta tras si y luego, sin dejar de mirar a la mujer de saltones orbes café, realizó otro movimiento con su mano derecha para encender una luz mágica por encima de sus cabezas. Avanzó lentamente y se acercó a donde se encontraban las cajas de varitas en el suelo. ¿Acaso aquel fue un intento de hurto de alguna varita mágica en especial? Claramente muchos de aquellos bienes eran valiosos pero no tanto como para llegar a aquella incursión. No, había algo más. Parecía que una explosión hubiese golpeado las estanterias y hecho volar su contenido, levantado polvo y roto las maderas. El local aun no se encontraba en condiciones de reapertura debido al proceso de limpieza que requería, pero la humerada de polvo era evidente.

Sabía tenía una ventaja sobre la mujer: él tenía la varita apuntándole y ella no parecía estar en sus más óptimas condiciones. Entrecerró sus bicolores ojos y, aún vestido con su chaqueta de cuero negro agregó. -Está invadiendo propiedad privada; exigo saber quién es usted y qué hace aquí.- bajó la mirada a sus evidentes heridas. -Luego de su respuesta podremos ocuparnos de eso- agregó más amable. Debía hacerlo antes de que sus vampíricas emociones salieran a la luz. Debía mantenerlas reprimidas.

 

En ese momento se acercó Arcanus desde el fondo del local, algo que Agatone no esperaba (ni había previsto). Le miró confuso pero este le había lanzado una cubeta a la mujer como si quisiera que, en aquella condiciones, le ayudara a limpiar el lugar. Claramente se conocían por lo que el vampiro bajó la guardia mas no la varita.

 

-Arcanus... ¿Ustedes se conocen?- quiso saber. - Y no creo que un episkey sea suficiente, esas heridas no son comunes, las reconozco.- sin bajar su varita del todo debido a la irrisoria situación que estaba pasando, Agatone hizo aparecer un pequeño frasco de Poción Reabastecedora de Sangre de su colección privada y se lo alcanzó a la mujer. -Necesitarás reponer esa sangre. Y me gustaría saber qué está sucediendo aquí-

 



#5 Blackimse

Blackimse

    Mago Incontrable

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 4.396 mensajes
  • 268 points
    • Gender:Not Telling
    Unicornios de Oro
    Galeones: 28078


Escrito 12 febrero 2017 - 22:08

La oscuridad de la tienda en un instante dió paso a la luz producto de los fuegos provenientes de alguna de las antorchas, dejando caer un manto de tenue luz en el desvancijado y polvoriento lugar. Unos sonidos de pasos fuertes se encaminaron hacia la posición de la Black, dándole a entender que no estaba sola. Sin tener tiempo para dar alcance a su propia varita, un mago se presentó en el umbral de la puerta.
 
No hizo falta girarse, o siquiera mirar a quien había entrado a aquella sala desde el fondo de la tienda. Su altanero hablar había calado hondo en los recuerdos de la Black. Sorprendida al punto de que olvidó que buscaba a la duende, se irgió con dificultad a la vez que aquel mago le entregaba un balde con agua limpia y una esponja.
 
-¿Esa es forma de tratar... A tus invitados?- Dijo intentando reír, pero una punzada de dolor en la cadera se lo impidió. Apoyó su mano en uno de los gruesos pilares de la sala, observando el sucio alrededor antes de mirar al mago que se encontraba allí -Vaya pocilga de negocio tienes aquí... Arcanus- Saludó de forma desafiante mientras daba pequeñas patadas al balde que el mismo había depositado cerca de ella, viendo temblar el agua que contenía. Cuando alzó la mirada para ver al mago pelicastaño, sonrió -Tiempo sin verte amigo...- Añadió esbozando una leven sonrisa. -Aunque me temo que necesitarás más que un balde de agua para poder limpiar este desastre, y no soy un elfo doméstico como para que me antes lanzando estas cosas y esperes que de la nada las limpie- Añadió algo molesta por su trato para con la Black.
 
Arcanus se quedó sorprendido al notar en ese momento las heridas de la Black que no dudó en sacar su varita del bolsillo y comenzar a realizar algunos hechizos curativos. Pero tal y como recordaba la joven, la curación no era su fuerte en lo que la magia respectaba, por lo que las heridas habían desminuido su sangramiento, no se habían cerrado por completo.
 
-Tuve un pequeño encuentro con duendecillos- Sonrió, algo mareada por la pérdida de sangre. -!Duende!, ¡Por Merlín!- Se acordó de la duende con quien había llegado, tenía que seguir buscándola en aquella tienda.
 
Estaba por dar un paso cuando el local se vió interrumpido por la repentina llegada de otro mago a la tienda. Blackimse dió un respingo y se giró violentamente hacia la entrada para a observar a otro recién llegado cuya característica heterocromía y particular diseño de su iris u pupila llamó su atención. Sin embargo, un signo de alarma le hizo dar un respingo y hacer que un sudor frío la recorriera la espalda, erizando los pelos de su nuca e instintivamente hacer que su siniestra se movíera lentamente al bolsillo que contenía su varita: Su piel pálida, pálida como la de un cadáver. Por los experimentos de Bastián realizaba con su propio cuerpo, conocía de sobra lo que podía significar. Aquel joven era un vampiro, y su presencia en aquel local y ella con heridas no era una buena combinación.
 
Con aquel recién llegado teniendo su varita apuntando a su pecho, Blackimse tenía que hacer acopio de su fuerza para acabar pronto con la charla y seguir en su búsqueda. Le molestaba que la tratasen como una criminal cuando estaba segura de que no había hecho nada para merecer ese trato. 
 
-!Maldición, que no soy una criminal! Llegué a esta pocilga con una duende por aparición, una estampida de duendecillos nos atacó en la biblioteca ¡Y el primer lugar que se me ocurrió llegar fué a este sucio y cerrado lugar!- Vociferó evidentemente molesta. -Y eso sin contar los modales que tienes, se nota que eres amigo de Arcanus, eres recién llegado y ni siquiera te presentas...- Espetó la Black sosteniendo su cabeza para no perder el equilibrio -Blackimse... Ése es mi nombre, ahora si no te importa, hay una duende por aquí y quiero ver si llegó bien de la desaparición conjunta.-
 
Observó entonces cómo el mago se metía la mano en el bolsillo y extraía de él una pequeña botella con un líquido color carmesí. Informándole del contenido de la botella, la Black dudó. Sabía de sobra que no debía aceptar líquidos de magos que no conociera, especialmente de los desconocidos. Miró de reojo a Aranus mientras Agatone le preguntaba si se conocían. Al no ver alguna reacción negativa por parte de su amigo, tomó la botella y la destapó, dejando primero que sus olores de la poción llegasen a ella. Debido a sus conocimientos de primeros auxilios pudo reconocer verdaderamente era una poción reabastecedora de sangre sin elementos extraños, como lo había dicho el vampiro. Por lo que despacio, procedió a tomarla. Los efectos tardarían en llegar, por lo que no debía sobresaltarse hasta que sus niveles de sangre volvieran a su normalidad. No quería estresarse mas y que le diera un ataque cardíaco.
 
-Lo que te he dicho antes, es lo que pasó. No tengo otro interés en esta tienda, sólo ha sido casualidad mi llegada. Indicó.

Imagen Enviada

Imagen EnviadaImagen Enviada


#6 Arcanus

Arcanus

    Mago Maestro

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 6.348 mensajes
  • 1.545 points
    • Gender:Male
    • Location:Buenos Aires, Argentina.

    Casa de Hogwarts:
    Gryffindor

    Dragones de Bronce
    Initie
    Galeones: 12248





Escrito 12 febrero 2017 - 22:57

El lugar era un desastre. Realmente Blackie había llegado para complicar más aún la noche del joven. ¿Tan difícil era usar la puerta de entrada como una persona normal? Para colmo, Agatone se había hecho presente en el lugar y sin duda pensaría que fue él el que había hecho tanto alboroto. Negó con la cabeza y comenzó a juntar algunas de las tantas varitas que habían caído al suelo y comenzó a colocarlas en sus estantes. Agatone estaba nervioso aún. Para él, Blackie era una perfecta desconocida.

 

Al parecer el Episkey solo había detenido el sangrado, no había sido lo suficientemente fuerte para sanarla totalmente. Por suerte, Agatone llevaba consigo una poción que restableció a Blackie lentamente. Arcanus escuchó las palabras de Blackimse y luego de que ella terminó de hablar carraspeó un poco para responderle a su socio mientras guardaba su varita en el bolsillo.

 

- Si Agatone... nos conocemos desde hace tiempo. Digamos que nos dedicabamos a cosas algo... turbias. Puedes bajar tu varita, ella está herida y estando yo aquí, no representa una amenaza. - Contestó Arcanus al joven que parecía algo perturbado por el olor de la sangre de Blackimse. Él sabía que Agatone podía controlarse, pero aún así metió la mano en el bolsillo y sujetó fuertemente su varita. El joven dirigió su mirada a Blackie.

 

- Vamos por partes... Primero que nada, tu no fuiste invitada aquí. Solo te apareciste para hacer un verdadero desorden, ¡Como si necesitara más trabajo aquí! - Añadió con un resoplido. - Segundo, me da mucha vergüenza verte en ese estado. Si unos tontos duendecillos te dejaron así, no quiero imaginar lo que hubiera hecho un mago o bruja entrenado - Miró severamente a Blackie. No podía concebir ver que no había sido capaz de defenderse de unas simples criaturas. - Y por último, esto no es una pocilga. Es un negocio en restauración que pronto volverá a tener la majestuosidad de antaño - El joven había terminado de juntar la mayoría de varitas que estaban desparramadas por el lugar, cuando de pronto vió al duende.

 

- Desmaius - Exclamó sacando su varita del bolsillo con una velocidad inusitada. El rayo partió a toda velocidad hacia la criatura e impactó en ella, desmayándola instantáneamente. Arcanus realmente no tenía ganas de seguir arreglando el desorden que la criatura estaba haciendo por lo que simplemente decidió ponerla a dormir. Además, sería más fácil para Blackie capturarlo.

 

- Deberías agradecer a Agatone en lugar de tratarlo tan mal¿Sabes? No soy muy bueno con hechizos curativos, dado que casi nunca los he necesitado. Un duelista de mi talla no ha sido herido muchas veces. Digamos que te ha salvado la vida - El joven caminó hasta la par de Blackie y la ayudó a levantarse.

 

- Y bien... hace demasiado tiempo que no se de ti. Sigues perteneciendo a ese horrendo grupo? - Preguntó a la vez que su mirada de ensombrecía. Arcanus quería saber si su amiga aún seguía siendo Mortífaga.


lwHms6y.jpg


#7 Felias Snape Triviani

Felias Snape Triviani

    Mago Glorioso

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 10.627 mensajes
  • 20 points
    • Gender:Male
    • Location:Ελλάδα

    Casa de Hogwarts:
    Slytherin

    Dragones de Plata
    Galeones: 35419





Escrito 13 febrero 2017 - 03:38

Durante los siguientes minutos todo fue extraño. La presencia de Arcanus en el local en aquellas altas horas de la noche, la repentina aparación de una bruja en un estado demasiado demacrado y, según las propias palabras de la bruja, una duende. ¡Lo único que faltaba! Los problemas seguían juntándose uno sobre otro y le estaba comenzando a costar resolver el orden de las prioridades a resolver. Su innato talento de la previsión no le estaba ayudando en aquel momento por lo que le era díficil decidir qué hacer. Decidió avanzar lentamente.

-No digo que seas una criminal, señorita Blackimse, pero entiéndame usted a mi. Acabo de entrar en mi local, aun no inaugurado, y me encuentro con alguien desconocido. Mis más sinceras disculpas si la he ofendido.- comentó para excusarse con su trato. Al ver la mirada de Arcanus indicando que podía confiar en ella, Agatone había bajado la varita.

-Aun no contamos con encantamientos anti-aparición ni conexión con la red flu, por eso mismo tendremos que tener cuidado las próximas semanas.- Era un comentario sútil que ponía a prueba la moral de aquella mujer. Si de verdad no era una criminal y había llegado hasta allí escapando de algo, mínimo debería disculparse por el desorden que había ocasionado.

Luego de aquel comentario Arcanus reprendió a la bruja por haberse aparecido allí provocando nada más que desorden adicional, y en ese momento el joven Lestrange recordó dónde había estado tan solo unas horas antes.

-Disculpa, ¿mencionaste una biblioteca?- recordó su visita aquella tarde a la biblioteca de Darius Licaón cuyo encuentro no había terminado bien. Se había visto envuelto en un triángulo amoroso donde él era el tercero en discordia por lo que su retirada de la escena le había dejado un sabor amargo. Casualmente, no mucho después, le había llegado información de un accidente en aquella misma biblioteca. Quizás, después de todo, su ojo interior lo había sacado de aquel lugar antes de sufrir las consecuencias. -Si te refieres a Azarí, que se encuentra a pocas calles de aquí, hoy mismo le visité. ¿Todo bien?- quiso saber, dándose cuenta que no conocía los pormenores del accidente. A juzgar por las heridas de la bruja no todo había sido bueno.

Le hizo gracias escuchar a Arcanus hablar sobre la futura majestuosidad del negocio, cuándo había sido él mismo años atrás quien se había mofado del mismo negocio. Quizás él no lo recordase pero el dueño anterior si.

-Claro que no es una pocilga- agregó al comentario de Arcanus y miró alrededor, para luego acercar sin magia una mullida silla junto a Blackimse y con amabilidad indicar que se sentara. -Debajo de esta capa de polvo y telas de arañas aun se encuentra el trabajo de años. ¡Qué digo! Trabajo de siglos. Por suerte las varitas no mueren, bueno, al menos no mientras no hayan sido vinculadas con un mago o bruja, asi que aquí tenemos un pequeño tesoro.- antes de poder poner en obra sus conocimientos en sanación, se escuchó un crujido del otro lado y un rayo estruendoso.

Agatone se incorporó de inmediato para ver que Arcanus había lanzado un encantamiento aturdidor a una duende que se había visto del otro lado, provocando nuevamente una lluvia de polvo, madera y varitas que volaron.

-Por supuesto que no eres bueno en hechizos curativos, Arcanus. ¿Cuándo lo has sido? ¿Pero era necesario demostrar tus "sí" adquiridas habilidades en duelo?- le reprochó el vampiro. Con su varita de ébano levantada se acercó al ser que se encontraba del otro lado mientras su socio, ignorando el hecho de que podrían tener un posible miembro de Gringotts desmayado en el local (sin hablar de las repercusiones legales para con el Ministerio de Magia), le preguntaba a la bruja lo más discorde y fuera de lugar que se le puede haber ocurrido. ¡Tenían una situación allí como para intentar hacer sociales! Pero Lestrange estaba demasiado ocupado identificando a la duende...

-¡Por mis calzones!- dejó caer la varita al suelo en el momento que se arrodillaba. Sujetó a la pequeña y desmayada duende mientras reconocía un moretón en su sien derecha y un hilo de sangre sobre su quijaba. Sus afilados dedos caían inertes a los costados y sus ojos cerrados no emitían movimiento alguno. -¡Le conozco! ¿Sluha?- sacudió a la duende. -Está viva. Será mejor que aún no la despierte y verifique qué esté todo en orden-

Con un movimiento de su varita hizo aparecer un pequeño camastro a su lado en el cual depositó a una despatarrada Sluha. Comenzó a verificar sus signos vitales y en general estaba bien, a excepción de lo que parecía ser un hueso quebrado en el brazo derecho. -Por Zeus; podré hacer bastante aquí a excepción de esto. No tengo poción reparadora de huesos- Se volteó a Arcanus preguntándose si el tendría hasta que la repentina epifanía le hizo rodar los ojos. Claro que Arcanus no perdería tiempo preparando ese tipo de pociones.

-Sluha puede esperar unos minutos mientras te atiendo a tí, Blackimse. Tendré que llevarle a otro lugar.- Agatone se quedó quieto y volteó su mirada a la bruja una vez más. -No te acusaré de nada, no te conozco y tienes el derecho de no responder si así lo quieres pero, ¿puedo saber como le has conocido? Ella... bueno, ella es la protectora de una importante bóveda en Gringotts que he heredado y me preocupa que esto no haya ocurrido a la ligera-.



#8 Blackimse

Blackimse

    Mago Incontrable

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 4.396 mensajes
  • 268 points
    • Gender:Not Telling
    Unicornios de Oro
    Galeones: 28078


Escrito 14 febrero 2017 - 04:31

 
-Arcanus- Miró a su alrededor con una ceja alzada -Con o sin mi accidentada llegada este lugar sigue siendo un desastre, no me culpes a mi de tu polvoriento desorden- Protestó la Blackimse mientras apoyaba su espalda contra el pilar, sintiendo la fría piedra contra su cuerpo.
 
-No es necesario, con tal que te haya quedado claro que esto ha sido sólo un accidente, me quedo conforme.- Indicó la Black cruzándose de brazos a Agatone, aún seguía sin saber el nombre del amigo de Arcanus y el vampiro parecía no recordar que debía dar aquella básica información. Por suerte, el ex mortífago fué quien reveló aquel nombre y por fin pudo asociar a ese cuerpo de vampiro un nombre al cual asociar
 
-¿Cosas turbias?- Se preguntó para sí misma, Arcanus rara vez identificaba las acciones en la marca tenebrosa como algo prohibido o no digno de contar, comenzaba a sospechar que algo había cambiado en él. -De haber sido una amenaza para ti, Agatone, esa duende habría muerto por mi propia mano por la estupidez que cometió en la biblioteca... Y no por los duendecillos que necesitaban de tres magos del ministerio para controlarlos- Contestó, no revelando que había sido ella misma quien la había protegido de las flechas incendiarias. -Aunque agradezco a Merlín por que ni tuvieran los hechizos de antiaparición, quizás el resultado para ambas hubiese sido trágico, pues hubieramos incluso sufrir despartición si nos toparamos de golpe con aquella protección.-Añadió, aceptando el cortés gesto de Agatone y tomando asiento en la polvorienta, pero cómoda silla.
 
-Gracias Agatone. Pero lamento decirte que mientras este lugar esté bajo la cortina de mugre y abandono, para mi será una pocilga. Espero lo puedan reabrir pronto para poder tener un local a donde ir. Últimamente el mundo mágico ha estado demasiado tranquilo, y eso me aburre.
 
Un rayo cortó la conversación de la Black, quien instintivamente agarró su varita de canelo negro y la apuntó al lugar donde había lanzado el hechizo Arcanus. Tras impactar se levantó del asiento, Agatone se acercó a la pila de cajas, encontrando entre ellas a la duende desmayada y aparentemente herida.
 
-Es la duende...Bien Arcanus, menuda estupidez has hecho- Se llevó la mano a la frente, golpeándosela levemente -Me esforcé por traerla a salvo a este duende desde la biblioteca y tu vas y le lanzas el primer hechizo que se te ha ocurrido.- Le espetó muy molesta mientras guardaba la varita.
 
Su enojo dió paso a una sorpresa al ver que Agatone conocía a la criatura. Se cruzó de piernas y se apoyó mejor en la silla para poder descansar mejor.
 
-Si quieres atenderla o llevarla a algún lugar, puedo pedir a mi elfo doméstico que la lleve. O puedo hacer que traiga la poción. Tengo algunos frascos de esos en mi botiquín en casa. Ofreció, mientras se acomodaba en la silla para acceder a explicar las cirscunstancias que la llevaron a aquel lugar.
 
-Primero que nada, no la conocía hasta hace un rato. Hacía unas horas yo estaba en la biblioteca leyendo un libro interesante de aventuras que había encontrado. De la nada apareció esta duende vociferando y maldiciendo cosas sobre los magos y en particular sobre mi...Decidí escucharla y deducir de porqué su trato, aunque cuando ya había logrado calmarla un poco, llegaron esos duendecillos que pusieron en peligro a nosotros y a la biblioteca. He invocado un pequeño tsunami desde un libro para poder contener la probabilidad de incendio y he desaparecido con ella a un lugar cualquiera, por si algún mago del ministerio se les ocurría seguirnos- Relató desde su cómoda posición. -No tengo idea sobre qué papel ejercía en Gringotts si es lo que te preocupa. De hecho, por su comportamiento pensaba que ni siquiera trabajaba allí.-Añadió.
 
Ante la forma de refereirse a la marca tenebrosa por parte de Arcanus llamó la atención de Blackimse al punto de desviar su mirada de Agatone un tanto confusa, pues no confiaba en su amigo en cuanto a divulgar información del pasado en común que tuvieron, más estando un extraño a él presente en el mismo lugar.
Su rostro se endureció y mostró firmeza antes de continuar desde el sofá. Sus fuerzas habían vuelto y se sentía con mantener aquella conversación, aunque para ello tuviera que continuarla en otro lugar, o que Agatone se marchara por las buenas o las malas.
 
-Vaya amigo eres, nunca te diste cuenta de cuando me fuí ni cuando volví al mundo mágico, ahora más encima echar a tierra a ese grupo que tanto quisiste en sus antiguos tiempos. ¿O me dirás que nunca importaron aquellas clases a tu hijo y a mi?. Cuida tu forma de expresarte porque eres muy desagradecido con lo que has conseguido gracias a los demás.- Contestó desafiante. -Ni siquiera sabes la razón por la que he tenido que abandonar el mundo mágico y adentrarme en los confines de los bosques nórdicos, visitado la cordillera andina y sobrevolar el desierto de África... Tu sólo desapareciste de todo, abandonaste.Y según corrieron los rumores en ese momento, lo hiciste por despecho hacia algunos de los altos cargos.-
  
Respiró profundamente antes de acomodarse en la silla y continuó
 
-De hecho, la pregunta es...¿Porqué has vuelto?, y si no quieres volver a ese horrendo grupo. ¿Qué harás?- Preguntó

Imagen Enviada

Imagen EnviadaImagen Enviada


#9 Arcanus

Arcanus

    Mago Maestro

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 6.348 mensajes
  • 1.545 points
    • Gender:Male
    • Location:Buenos Aires, Argentina.

    Casa de Hogwarts:
    Gryffindor

    Dragones de Bronce
    Initie
    Galeones: 12248





Escrito 14 febrero 2017 - 09:23

Al parecer Arcanus había metido la pata al derribar de esa manera a la duende que estaba allí. Agatone estaba más histérico e insoportable que de costumbre, como si en vez de un Desmaius, la hubiera hecho reventar en mil pedazos. Solo estaba desmayada y tenía un golpe y algo de sangre, era evidente que Agatone era un chiquillo bastante debilucho y algo miedoso. Arcanus debía mantener la calma, después de todo, era su socio y él necesitaba Galleons.

 

- Tranquilo Agatone, solo está desmayada, no veo el porque de tanto alboroto. Además, si seguía provocando disturbios tendría que quedarme toda la vida aquí arreglando el negocio y ya estoy algo harto ¿Sabes? - Arcanus lanzó un gran bostezo mientras terminaba de ordenar las últimas cajas que habían caído. Mientras lo hacía, escuchaba la historia de Blackie que al parecer había hecho estragos en otro local. Parecía que luego de su vuelta eso era a lo que se dedicaba.

 

Luego, Blackie desvió su atención nuevamente hacia Arcanus. El joven la notaba nerviosa, como si tuviera miedo de hablar de su pasado frente a su socio. A él realmente no le importaba, Agatone era un joven inteligente y sabía mantener la boca cerrada cuando correspondía. Lo que escuchara ahí seguramente quedaría entre los tres. Los reproches de Blackimse no se hicieron esperar y eran algo que Arcanus estaba esperando desde que la encontró nuevamente.

 

- No se si recuerdas que yo me fui antes que tú - Dijo Arcanus resoplando. La verdad que no estaba pendiente de la vida de todos los que  decían ser sus amigos y desaparecían sin dejar rastro. Luego Arcanus escuchó unas palabras que salieron de la boca de Blackimse que lo hicieron estallar en furia. Dio una fuerte patada a una silla que fue a estrellarse contra los estantes y terminó hecha añicos.

 

- ¿Desagradecido? ¿DESAGRADECIDO? - Gritó lleno de furia - ¿Ese grupo que tanto quise que me dio la espalda cuando un asqueroso y envidioso don nadie, que nunca pudo llegar a nada, me saboteó a mi y a mis compañeros? Todo lo que conseguí, lo conseguí SOLO - Gritaba tanto que la garganta le raspaba. - Jamás tuve que lamer las botas de nadie, jamás tuve un cargo por ser esposo o familiar de alguien importante. Me perfeccioné en lo que más me gustaba que eran los duelos. Enseñé duelos a muchas personas, incluída tú. Les enseñé a ser más estrategas en los duelos para evitar muertes y heridas innecesarias. Llené todas las celdas de Numengard. Y todo lo hice solo, con mi propia habilidad y esfuerzo - Mientras gritaba se acercaba a Blackimse, su cara casi estaba apoyada en la de ella. - Obvio que desaparecí de ese bando ¿Acaso crees que iba a dejar pisotear mi honor como lo hicieron? Luego de todo lo que les enseñé, degradarme de una manera tan humillante... Yo tengo orgullo - Escupió al suelo y se alejó de Blackimse, tenía que tomarse unos minutos para serenarse. Tras un momento, respiró y decidió responder la pregunta de su amiga.

 

- Volví porque considero que ya es prudente abandonar el exilio y volver al mundo mágico. Como ves, por ahora, no me va tan mal - Exclamó mirándola a los ojos - También quiero cazar Mortífagos. Es por eso que pronto me uniré a la Orden del Fénix - Remató con una media sonrisa en el rostro.


lwHms6y.jpg


#10 Felias Snape Triviani

Felias Snape Triviani

    Mago Glorioso

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 10.627 mensajes
  • 20 points
    • Gender:Male
    • Location:Ελλάδα

    Casa de Hogwarts:
    Slytherin

    Dragones de Plata
    Galeones: 35419





Escrito 14 febrero 2017 - 14:13

Agatone había escuchado la afirmación de Blackimse de que la duende era, básicamente, una estúpida por sus actitudes descontroladas, algo que el vampiro no podía contradecir. En tal caso, estaba seguro no estarían allí con una desmayada Sluha. Mientras volví a la bruja para revisar las heridas de su cuerpo Arcanus cuestionó el supuesto alboroto que Agatone estaba armando por lo que inspiró y exhaló profundamente mientras volvía la mirada a su socio.

 

-No es alboroto sin motivos; sé lo que es un encantamiento aturdidor y cómo revertirlo y, en caso de que no sepas, este duende es una de las protectoras de la bóveda trastero que he heredado. Sin ella no tendría el tesoro de su interior y por consiguiente nunca podríamos haber reabierto este local- con una mano ensangrentada abarcó toda la estancia. -Una vez que las protecciones de dicha bóveda queden todas a mi merced, me importará poco lo que le suceda, después de todo tampoco le importamos.- le costaba admitir que, durante aquellos años de soledad, ella había sido su única compañía.

 

A continuación la bruja le ofreció su elfo personal para que se llevara a Sluha, lo que probablemente fuese la mejor opción. Mientras durara el encantamiento de Arcanus el vampiro tendría tiempo de conseguir la poción crece-huesos o llevarla a un lugar seguro.

 

Escuchó el relato de Blackimse sobre el incidente ocurrido horas antes en la biblioteca vecina, impertérrito, mientras sus manos terminaban de curar las heridas de la mujer con suaves y fluidos movimientos de la varita.

 

-No, actualmente Sluha no trabaja en Gringotts aunque lo ha hecho durante muchos años, ganándose el respeto entre los suyos y por eso fue la protectora de muchas bóvedas. Simplemente era respetable y honorable.- hizo una pausa, para intentar recordar la personalidad de Sluha en ese entonces pero Agatone era un niño y no recordaba otra Sluha que no fuese la gruñona que siempre vio. -Pero ha perdido a sus seres queridos a manos de magos y brujas, incrementando el desprecio normal hacia los humanos; su desprecio, miedo y deseo de venganza la ha llevado casi a la locura. No apoyo sus actos pero la entiendo.- concluyó al mismo tiempo que cerraba la última herida de la bruja y se ponía de pie.

 

Luego de la conversación del duende esta pasó a temas más serios. Los grupos secretos salieron a la luz y ambos, Blackimse y Arcanus, se pusieron a discutir sobre el pasado, motivos de abdicación y justificaciones de actos erráticos. Agatone sabía o, mejor dicho, suponía desde hace mucho tiempo la existencia de dos grandes grupos enemistados cuyos miembros buscaban, entre diferentes excusas de ética y moral, el poder.

 

La bruja le había mirado, quizás preguntándose si sería prudente hablar delante de él, pregunta que fue respondida con la continuación de Arcanus en la acalorada discusión. El joven Lestrange poco sabía de dichos grupos y poco le importaba siempre y cuando sus intereses no se vieran afectados pero, aparentemente, los otros dos magos sí habían recibido efectos colaterales al punto de exiliarse. Ambos. Se preguntó qué tipo de crímenes habían cometido para tomar semejantes decisiones.

 

Agatone se preguntó sobre la necesidad de permanecer callado y así lo hizo; aquel tema de conversación no le competía por lo que sería en vano emitir opinión alguna. Habiendo terminado la curación en la bruja dejando solo pequeñas cicatrices, acercose al duende y la alzó luego de invocarle una venda alrededor del hueso quebrado.

 

-Lo único que conozco de vuestra historia es que no son los únicos exiliados, ¿saben?- agregó luego de la rabieta inoportuna de Arcanus.-Sé que hace unos años algo pasó, no sé qué pero algo pasó causando al extravío de muchos magos, la muerte de otros y la huida de los demás, quienes se escondieron. No creo que sea coincidencia que ambos hayan abandonado el exilio al mismo tiempo. Y tengo una noticia, no son los únicos- No conocía a los demás pero sí había escuchado de ellos, magos que retornaban luego de años sin verse. ¿Era una señal de algo? Agatone miró en su interior pero el ojo no le mostró nada.

 

-Llevaré a Sluha a un lugar seguro. Volveré para terminar de limpiar esto- concluyó dejando  a ambos detrás mientras se acercaba a la puerta esquivando las cajas caídas. Salió al callejón con el nombre "Orden del Fénix" rebotando en su cabeza.  







Etiquetado también con una o más de estas palabras: Venta, varitas, diagon, varita mágica

0 usuarios están leyendo este tema

0 members, 0 guests, 0 anonymous users


Alternar visibilidad del Shoutbox Tag Abrir el Shoutbox en una ventana emergente

@  Ada Camille... : (06 junio 2020 - 06:41 ) Hasta mañana mundo magico, sueñen lindl
@  Ada Camille... : (06 junio 2020 - 04:24 ) :ninja: :ninja: :ninja: :ninja:
@  Kamra Ashriv... : (06 junio 2020 - 04:16 ) :ninja: :ninja: :ninja: :ninja: :ninja:
@  Ada Camille... : (06 junio 2020 - 04:15 ) :ninja: :ninja: :ninja: :ninja:
@  Kamra Ashriv... : (06 junio 2020 - 04:14 ) :ninja: :ninja: :ninja:
@  Ada Camille... : (06 junio 2020 - 04:12 ) :ninja: :ninja:
@  Matthew Triv... : (06 junio 2020 - 03:54 ) :ninja:
@  Hades Ragnarok : (06 junio 2020 - 03:15 ) @Paula Malfoy bien, y tu?, como te portas?
@  Ada Camille... : (06 junio 2020 - 03:04 ) @Hades Ragnarok *atrapada *
@  Paula Malfoy : (06 junio 2020 - 02:55 ) @Hades Ragnarok como estas padrino
@  Hades Ragnarok : (06 junio 2020 - 02:54 ) @Ada Camille Dumbledore *la atrapo y me la llevo*
@  Ada Camille... : (06 junio 2020 - 02:33 ) Linda noche, como van?
@  Ada Camille... : (06 junio 2020 - 02:28 ) @Hades Ragnarok ;)
@  Hades Ragnarok : (06 junio 2020 - 02:28 ) @Shelle Dumbledore B.L XD jajaja, buena tecnica
@  Hades Ragnarok : (06 junio 2020 - 02:28 ) @Paula Malfoy ahijadosa jhermosa
@  Paula Malfoy : (06 junio 2020 - 02:23 ) @Hades Ragnarok ❤️ padrino
@  Shelle Dumbl... : (06 junio 2020 - 02:17 ) :kage bunshin:
@  Hades Ragnarok : (06 junio 2020 - 02:14 ) :ninja: :ninja:
@  Ada Camille... : (06 junio 2020 - 02:04 ) :ninja:
@  Reacon : (06 junio 2020 - 12:22 ) @Anthony Ryvak Dracony si, es por la tormenta tropital cristobal, acuerdate vivo en un puerto, asi que toda la casa esta llena de agua xD , mientras sacamos el agua a cubetas y no se para que la verdad..
@  Alessia BL C... : (06 junio 2020 - 12:16 ) :ninja:
@  Ada Camille... : (05 junio 2020 - 11:45 ) :ninja:
@  Eobard Thawne : (05 junio 2020 - 11:03 ) :ninja:
@  Shelle Dumbl... : (05 junio 2020 - 10:49 ) que se cuenta por acá
@  Shelle Dumbl... : (05 junio 2020 - 10:47 ) :lol:
@  -Eterno Blac... : (05 junio 2020 - 10:42 ) ^_^
@  Hades Ragnarok : (05 junio 2020 - 10:39 ) :ninja:
@  Shelle Dumbl... : (05 junio 2020 - 09:53 ) buenaas <3
@  Anthony Ryva... : (05 junio 2020 - 09:29 ) @Reacon ¡Papi! :o ¿Es por la excesiva lluvia? ¿se desbordo un río? ¿qué dicen los de protección civil?
@  Reacon : (05 junio 2020 - 03:23 ) @Anthony Ryvak Dracony mi niño...mi casa se inunda xD
@  Ada Camille... : (05 junio 2020 - 03:20 ) @-Eterno Black Triviani *apachurrada* buen dia tio
@  -Eterno Blac... : (05 junio 2020 - 03:16 ) @Ada Camille Dumbledore Le apachurro contodo el cuerpo
@  Ada Camille... : (05 junio 2020 - 03:03 ) Buen dia Mundo mágico
@  Paula Malfoy : (05 junio 2020 - 02:11 ) @Hades Ragnarok padrino *lo abraza *
@  Hades Ragnarok : (05 junio 2020 - 11:57 ) :ninja: :ninja:
@  Ada Camille... : (05 junio 2020 - 05:25 ) :ninja:
@  Eobard Thawne : (05 junio 2020 - 05:24 ) .
@  -Eterno Blac... : (05 junio 2020 - 05:17 ) Aplasta a @Isabella Hawthorne y se va
@  Isabella Haw... : (05 junio 2020 - 03:00 ) @Paula Malfoy Hermana! *la aplasta*
@  Paula Malfoy : (05 junio 2020 - 02:57 ) :ninja:
@  Isabella Haw... : (05 junio 2020 - 02:38 ) JAJAJAJAJA es que yo te busco la lengua
@  Franko Lovegood : (05 junio 2020 - 02:37 ) Jajajajajajaj
@  Franko Lovegood : (05 junio 2020 - 02:37 ) No voy a responder a ese comentario porq después me decis q soy muy explicito
@  Isabella Haw... : (05 junio 2020 - 02:34 ) @Franko Lovegood Es que me gusta jugar con fuego :perv:
@  Franko Lovegood : (05 junio 2020 - 02:27 ) @Isabella Hawthorne jajajaja q tienes con el fuego? Sos una piromana en potencia hermana jajajajaj
@  Isabella Haw... : (05 junio 2020 - 02:22 ) JAJAJAAJA es la verdad, no aparezco en dos días dedicame memes y prendelos fuego asi me llegan al infierno(??
@  Isabella Haw... : (05 junio 2020 - 02:21 ) @Franko Lovegood cuando vuelvas prende fuego todo(? Jajajaa y después un shot de lavandina y destergente y sos inmune hermano(?
@  Franko Lovegood : (05 junio 2020 - 02:18 ) @Isabella Hawthorne Isabella!! Jajaj dios, no digas eso... ue me queda a mi que mañana voy a capital federal, el principal foco del pais
@  Isabella Haw... : (05 junio 2020 - 02:13 ) @Franko Lovegood acá hace 3 diaa apareció el primer caso ya vay como 6 contagios ay no. Si un día me pierdo es porque me contagie y morí(?
@  Franko Lovegood : (05 junio 2020 - 02:11 ) @Isabella Hawthorne hoy tranqui... pero mañana a oficina jajaja despues de 75 dias de estar encerrado en casa voy a salir por 1ra vez