Ir al contenido


Conoce el nuevo contexto de rol global de la Segunda Temporada de Rol en la CMI. Link

Foto

Gabriel W. Digory vs. ProfesoraDuelo Avanzado 41


2 respuestas en este tema
  • Este tema está cerrado Este tema está cerrado

#1 Arya Macnair

Arya Macnair

    Mago Sabio

  • Diseñadores
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 7.441 mensajes
  • 40.113 points
    • Gender:Female
    • Location:03.11

    Casa de Hogwarts:
    Gryffindor

    Orden del Caduceo
    Oscuro
    Galeones: 70392





Escrito 22 marzo 2019 - 02:07

72b213fafb0d412f2028f4847aafd59f291b968c

 

TORRE DE ASTRONOMÍA

 

 

Los primeros rayos del alba irradiaron fuego en su melena pelirroja. La profesora de duelo se encontraba con la mitad del torso inclinado hacia adelante y los brazos recostados en el balcón de la torre de astronomía, aquel había sido el sitio escogido para llevar a cabo el primer enfrentamiento contra su alumno, Gabriel, y por tanto la primer incursión del mago en las artes de combate mágico. Tenia las manos entrelazadas, sostenía su varita con postura despreocupada y oía todo lo que a su alrededor sucedía cerrando los ojos para disfrutar como el fresco aire primaveral acariciaba sus mejillas sonrojadas. 

 

La noche anterior había redactado una pequeña nota que ató a la pata de su lechuza moteada y la envió rumbo al hogar del mago para que éste supiera dónde debían encontrarse y cómo debía ir vestido, la ropa cómoda facilitaba los movimientos, los libros de encantamientos alimentaban la memoria del aprendiz y servían a la hora de responder un ataque o curar heridas, y la varita era el arma fundamental. 

 

Cuando se presentase, luego de aparecer en los terrenos de Hogwarts, subir las escaleras de la torre, y cruzase la puerta, quedaría a unos seis metros de distancia del balcón donde Macnair estaría estática, pues no atacaría a su alumno sino que le daría la ventaja de comenzar el duelo. Pensaba en ello cuando oyó que alguien giraba el pomo de la puerta, se volteó rápidamente y recibió al forastero con una amplia sonrisa y una reverencia elegante enseñando su varita de nogal negro. 

 

―Bienvenido sea, joven Digory ¿Está preparado? 

 

El duelo acababa de dar comienzo. 

 

 

 


nqOolSA.gif

 FL8l5Ch.png

uhmdsoi.gif


#2 Gabriel W Diggory

Gabriel W Diggory

    Primer año

  • Magos
  • Pip
  • 110 mensajes
  • 2.640 points
    • Gender:Male

    Casa de Hogwarts:
    Hufflepuff

    Unicornios de Bronce
    Galeones: 1300




Escrito 10 abril 2019 - 03:52

Me sentía más que tonto, leía y releía la nota que me había enviado la profesora con las indicaciones para tener un duelo de práctica para mi clase de Duelo Avanzado. Lo primero era aparecerse en… y yo no había validado mi certificado de aparición, de hecho ni había averiguado en dónde demonios se hacía eso y cuándo. Lo peor es que sospechaba que tendría que ir a la Ventanilla única y eso sería un poco vergonzoso luego de dejar plantada a la bella Lady por culpa de mi querido padre que había requerido mi presencia en las reuniones familiares de su cumpleaños.

 

Ropa cómoda, bueno, eso sí lo podía hacer. Busqué un pantalón deportivo, una remera mangas cortas y la campera a  juego con el pantalón, un par de zapatillas y mi varita enfundada en el bolsillo lateral del pantalón, era bueno el invento de cierre de los muggles y lo que le faltaba de amplitud al bolsillo se sustituía con magia. El conjunto negro y gris con pipas naranjas, en el lateral de los pantalones y el frente de la campera y la remera era de verdad cómodo. Las medias grises hacía juego con la remera, eso sí debía confesar lo había heredado de mi padre, o quizás fuera más bien de mi amada madre, el lucir siempre bien y a tono.

 

—Kato —llamé a mi elfo personal y el sonido de su aparición fue casi instantáneo frente a mí —la profesora de duelos me ha citado en la Torre de Astronomía, debo aparecerme en los Terrenos de Hogwarts —no pude terminar la frase.

 

—El amo Gabriel no puede aparecerse, el amo Amos castigará a Kato si Kato deja que se aparezca sin permisos —los ojos de mi elfo estaban a punto de llorar.

 

—Por eso te llamo Kato, no puedo romper las reglas justo cuando estoy cursando, bien, en realidad si puedo, pero quiero terminar de una maldita vez. Llévame a Hogwarts —dije tendiendo mi mano izquierda hacia mi elfo, ya que en la derecha tenía mi varita.

 

El rostro del elfo se recompuso y tomó mi mano, el tirón fue genial, la aparición conjunta y más si era guiado por un elfo tenía como más adrenalina. Aunque no podía negar que necesitaba rendir mi examen de aparición lo más pronto posible.

 

—Gracia Kato, espérame en casa —dije al llegar —te llamaré cuando te necesite —el elfo desapareció tras una profunda inclinación y seguí las indicaciones de mi profesora.  Llegué a la torre de astronomía, los escalones los trepé de dos en dos, no es que me fuera a cansar, pero estaba ansioso.

 

Una puerta de roble antiguo, con tallas que representaban constelaciones y planetas me dio la bienvenida y tras dar un par de golpes con los nudillos, la abrí e ingresé, descubriendo a la bella mujer que sería mi profesora a unos seis metros de mí. Lancé un silbido por lo bajo. De verdad todas las mujeres de Ottery eran unas bellas pelirrojas. Aunque Lady había sido la más bella hasta ahora, lo más probable es que deseara matarme, mejor aprender duelos antes de volver a enfrentarla.

 

—Buenos días y muchas gracias Señorita Macnair, eso espero ¿empiezo yo entonces? —dije haciendo un gesto de saludo hacia ella y moví mi varita, tal cual había leído en los libros y practicado en mi casa —Deprimo —un rayo violeta surgió de mi varita y fue a impactar directo sobre el suelo del balcón en el que ella estaba de pie, era una construcción humana y por ende el agujero estaría bajo sus pies, y un metro de perímetro para tan delgada y esbelta mujer debería ser suficiente.

 

Recordé en ese momento que al no empezar ella, en mi primer turno podía lanzar un segundo hechizo, lo cual parecía una ventaja. ¿De verdad me la había dado? Bueno, si era así lo debía aprovechar, volví a mover mi varita mientras pensaba embrujo punzante, un nuevo rayo, estaba de un color plateado había surgido de mi varita y se dirigía hacia el rostro de la bella dama. No estaba siendo para nada amable, si la impactaba la desfiguraría y no solo eso, la reacción alérgica sería tan dolorosa y tan profunda la inflamación que no podía ver por un turno. Claro que dudaba que mi profesora, siendo tan bella, me dejara desfigurar su pálida faz, de hecho, ya me sentía culpable por ello.

 

—Lo siento, no es nada personal, solo quiero practicar —me disculpé, sabiendo que estaba doblemente en falta, no solo por atacarla sino por hacerla esperar. Otra dama que me ponía en contra, mala mía, no aprendía más.

 

@Arya Macnair


E2w7oGO.jpg
                                                            ~ Muchas gracias Señorita Sol ~


#3 Arya Macnair

Arya Macnair

    Mago Sabio

  • Diseñadores
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 7.441 mensajes
  • 40.113 points
    • Gender:Female
    • Location:03.11

    Casa de Hogwarts:
    Gryffindor

    Orden del Caduceo
    Oscuro
    Galeones: 70392





Escrito 21 mayo 2019 - 02:48

―Avis

 

Fue simple. Sentía que tanto sus movimientos como la propia varita estaban oxidados, usualmente no eran los profesores quienes se batían a duelo con los alumnos de avanzado sino ellos mismos, valga la redundancia, entre ellos. Aun así una correntada de adrenalina sacudió todo su cuerpo cuando las aves se fueron materializando, una por una hasta conformar una bandada de doce cuervos azulados. En sí el rayo de Gabriel no iba hacia su persona sino, aparentemente, hacia el suelo que pisaba, por lo que al impactar de lleno en el pecho de un cuervo, los otros 11 desaparecieron enseñando al muchacho una valiosa lección; aquel encantamiento funcionaba como un solo ente.

 

Luego lo vio enarbolar, casi al segundo, un nuevo hechizo. Una especie de ataque frustrado antes de ver la luz del sol que bañaba toda la torre de astronomía. Macnair frunció el entrecejo, chasqueó la lengua y ladeó las caderas colocando los brazos en jarra. No sería demasiado dura pues era el primer duelo, quizás, del señor Digory, más ella no aceptaba errores. 

 

―Recuerde las reglas Digory― espetó a la distancia de seis metros ―Quien comienza el duelo solo puede realizar un movimiento y la persona que lo secunda dos.

 

Ella bien podría haber llegado a destino y preparado el escenario pero no había lanzado ningún hechizo. Las reglas decían estrictamente que quien lanzara el primer hechizo no podía continuar con un segundo sino hasta su siguiente turno. El embrujo punzante de Gabriel no salió y el rostro de Arya permaneció tan bello como siempre. 

 

―Morphos. Acotó a continuación

 

Pensó, por un momento, en darle la oportunidad de llevar ventaja pero se retractó al instante. Apuntando con su varita de nogal negro a la campera deportiva del mago, la que hacía juego con el resto de la vestimenta, transformó el material en metal. Ahora portaba una campera deportiva de hierro, fino pero rígido que le dificultaría la movilidad por no decir impedir al cien, debido a que solo sería capaz de mover sus muñecas. 

 

@Gabriel W Diggory


nqOolSA.gif

 FL8l5Ch.png

uhmdsoi.gif





0 usuarios están leyendo este tema

0 members, 0 guests, 0 anonymous users