Ir al contenido


Conoce el nuevo contexto de rol global de la Segunda Temporada de Rol en la CMI. Link

Foto

Magia Avanzada 44


19 respuestas en este tema
  • Este tema está cerrado Este tema está cerrado

#11 Eobard Thawne

Eobard Thawne

    Mago experto

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 3.339 mensajes
  • 5.445 points
    • Gender:Male
    • Location:Central City, 2049.

    Casa de Hogwarts:
    Slytherin

    Orden de la Cruz Dorada
    Galeones: 140110





Escrito 22 julio 2019 - 05:29

La variedad de emociones que emanaban los dos alumnos eran peculiares. Una bastante animada, mientras que el otro era más reservado, como los polos de un imán, casi poético. Los intermedios entre presentaciones generalmente le aburrían al Black Lestrange, pero toda la escena con los tutores y demás, destacando la mirada fría de Anne hacia ellos, salvó el momento.

Ah, el buen guerrero Uzza Badru, pensó, en cuanto su compañera docente le dio la respuesta al medio de transporte que emplearían. Lo había conocido recientemente, un personaje bastante más carismático que él. Así que, atendiendo a la invitación de Anne de ser el primero en cruzar, aguardando a que Frances y su pesada mochila le hicieran compañía para cruzar.

-Por pura curiosidad, ¿qué traes ahí dentro, comida? - en realidad, no era de su incumbencia, pero si requerían moverse rápido, aquello sería un problema. Detestaba admitirlo, pero tenía un ligero antojo de pescado y patatas fritas.

Del otro lado del portal, se encontraron con la cabaña del guardabosques que recibía a los visitantes al llegar a la isla. Respiró ampliamente, dejando que la esencia del bosque húmedo le llenara las fosas nasales; era como viajar en el tiempo. Teniendo que hacerlas de mediador, había dado un par de pasos, hasta que los graznidos lo forzaron a mirar hacia el cielo. No era normal, ni siquiera en ese lugar.

En cuanto bajó la mirada, ya tenía frente a él, al encargado de aquel paraje, un triste mago del que no recordaba ni su nombre.

-¡Hola! Señor...¿Sotomonte? Espera, ¿era Wright? O tal vez Beck. En fin, quizá no recuerdes que alguna vez trabajé aquí. La profesora Gaunt y yo traemos a un grupo de Hogwarts para un recorrido por la Reserva.

Pero apenas terminó su introducción, el tipo entró en una especie de crisis, señalando el cielo y luego el sendero que serpenteaba entre los árboles hasta perderse en el infinito. Era normal que el tipo se comportara así, pues generalmente sólo vigilaba la entrada, y dejaba los asuntos de criaturas a la dependencia ministerial. Black Lestrange volvió al grupo, dejando ir un leve suspiro.

-Bueno, parece que venimos en el momento ideal. -añadió de forma irónica, pero manteniendo el tono calmado que usualmente empleaba. -El vigilante me comenta que llegó un transporte del extranjero, para una gala. Criaturas moderadas; gorros rojos, dugbogs, cangrejos de fuego, unicornios, grindylows. Quizá un dragón. El problema es ése, no tiene el registro completo.

Eso los llevaba a la siguiente problemática: Se habían esparcido por toda la isla, así que seguramente causarían un caos con los otros seres que ya habitaban ese lugar. Y juzgando por el recibimiento que habían tenido, ya había comenzado. A sus espaldas, el guardia colapsó. ¿Mal augurio?

-Y ahí va nuestra visita guiada. La lógica diría que no nos separáramos, pero en esta situación, quizá cubriríamos más terreno. No venimos a lidiar con criaturas, pero quizá no podamos hacernos de la vista gorda por tanto tiempo.

Había una bifurcación en el camino, más adelante, que los llevaría a las zonas este y oeste. Ya fuera lo que se decidiera en cuanto llegarán ahí, sabía que no habría mayor complicación. Conocía los dotes mágicos de su compañera y los dos tutores, por si requerían proteger a los jóvenes, aunque seguro a los alumnos les emocionaría la idea del peligro inminente. Sólo quedaba ver qué opinaba Anne de todo ello, ¿el asunto también era parte de la clase, o una variable independiente?

Editado por Eobard A. Black Lestrange, 22 julio 2019 - 05:29.

Oig0yX6.gif

RoYj4Ub.jpg

DhdPoEA.gif

6zgFTe2.gif


#12 Zoella Triviani

Zoella Triviani

    Mago Maestro

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 5.452 mensajes
  • 3.364 points
    • Gender:Female

    Casa de Hogwarts:
    Ravenclaw

    Orden del Caduceo
    Galeones: 81943





Escrito 22 julio 2019 - 21:06

Minutos después de que la bruja se sentó, vio entrar a su rubio hermano. La pelona no creía en religiones como los muggles, sin embargo, se encontraba rezándole a diferentes entes "celestiales" como había escuchado llamar, para que su otra hija, gemela del que tenía a unos cuantos metros hiciera acto de aparición.

 

Sintió la presencia del Triviani a su lado, junto a esas palabras de aliento, que sinceramente no le sirvieron de nada. Una vaga mirada fue lo que le dió hasta que escuchó nuevamente la puerta y sintió la otra conocida presencia de su hija. Farfullo por lo bajo palabras obscenas y se estrujó el rostro con ambas manos. Sus nervios crecieron, lo que no esperaba que hubiera pasado, había pasado y quien sabe cuando. La vio sentarse a su lado, y supo por la mirada del pelinegro que algo había, y eso por cierta parte la alegró.

 

Esa vena maternal que no había desarrollado estaba empezando a aparecer, junto con los viejos arrepentimientos del pasado. Cada noche se recriminaba por sus errores de jovencita, y deseaba tener alguna manera de regresar al pasado y remediarlo, pero debía vivir con ello, debía aprender con ello.

 

El Black Lestrange dió el inicio de clases, para luego cederle el habla a su compañera. Cuando la Gaunt habló, la vampira se dio cuenta de las duras miradas que lanzaba en dirección de los Triviani mayores. Zoella lo tenía claro, la clase no terminaría nada bien. El caos no tardaba en llegar, y quien sabe de que manera comenzaría. Hizo uso de ese mismo hechizo que empleo en la clase de magia, e invitó atravesarlo y comenzar formalmente con la clase. 

 

Cuando sólo quedaron ambos tutores, la pelona sintió el tirón en el brazo, Jeremy la guiaba al portal para cruzar y seguir a los demás - Yo podía sola - gruñó, soltando tirando de su brazo - Juro haber leído que aprobó la clase pasada, quizás leí mal - susurró, sobándose la cien. El estrés comenzaba a crecer en su interior junto con las ganas de que alguna criatura de la reserva se la comiera.

 

Los ruidos que venía de la reserva llamó la atención de todos, y la bruja se alarmó al ver a su hija salir de la cabaña para ir hacia donde provenían dichos ruidos. Sin pensarlo salió detrás de ella, pendiente de que no pasara nada. A sus espaldas escuchó lo que Eobard comentaba - Deberíamos ver si podemos llegar a ser de alguna ayuda - propuso, sintiendo que quizás así además de ayudar en la reserva, ella podría aparecer en el estomago de algún dragón.


F7R5RJx.png

tPNfvKk.jpg

YwzoyWt.gif


#13 Thomas Clairmont

Thomas Clairmont

    Primer año

  • Magos
  • Pip
  • 116 mensajes
  • 100 points
    • Gender:Male

    Casa de Hogwarts:
    Slytherin

    Unicornios de Plata
    Base
    Galeones: 6013




Escrito 25 julio 2019 - 23:56

 La charla sobre los progenitores era un tema delicado para la gemela. Thomas apenas escucho eso dejó de insistir. Habría tiempo para empezar a diseccionar ese malestar capa por capa hasta responder las preguntas que se hacían desde pequeños. Él estaba convencido de la irresponsabilidad de sus creadores se debía a la juventud que portaban en esos años. Sin embargo, estaba dispuesto aceptar otros motivos por más imposibles que parecieran. El muchacho no estaba acostumbrado a tener amor familiar por lo que Frankie le ofrecía era la medida justa de una relación perdurable a través del tiempo.

 

La clase dio su comienzo cuando la profesora Gaunt hizo una demostración erudita de magia. Lo más parecido a una explosión estelar de estrellas que se fundieron en una variedad de colores hasta abrir un agujero de gusano a otro lado. Thomas se vio aturdido por la vibración del aire. Hizo un gesto de dolor cuando sus tímpanos pitaron con peligro.  Se recompuso a la brevedad, tratando de no mostrar debilidad delante de Frankie. Le parecía demasiado humillante que su hermana siempre tuviera que protegerlo. Esperaba que, con el aprendizaje de magia, pudiera devolverle el favor en un futuro.

 

Siguiendo el ejemplo de los demás, Thomas se puso de pie para pasar por el agujero. Lo hizo al lado de la profesora que le llegaba al hombro a pesar de tener más años que él. Esa revelación le hizo darse cuenta de que no importaba el tamaño de una persona, ni su raza o condición de género, para desarrollar un poder mágico. Del otro lado, los esperaba una cabaña con un hombre. El profesor Black Lestrange, puso al corriente de lo que veían al grupo, contándoles lo que poseía ese parque en materia de animales.

 

Thomas dejó de prestar atención a los detalles al escuchar la voz de Frankie. La mente dispersa que poseía el chico se concentró en la gemela a su lado. Le dio el okey a las palabras, con un imperceptible asentimiento que solo inquirió en bajar la mirada al suelo y volverla a subir. Una fuerte pisada hizo temblar los pilares de la cabaña con todo su contenido. Los pájaros sintieron la amenaza, llenando el cielo de puntos negros al emprender el vuelo en busca de refugio.

 

-Algo viene a nosotros –Le dijo en voz baja a su hermana, escuchando a lo lejos el rugido antinatural. Tenía todos los sentidos invadidos por diferentes vibraciones - Es como un dragón pero no sin alas. 

 

Thomas no tenía varita propia, entonces liberó a su hermana del peso de la mochila, para que tuviera más movimiento de acción. Ella sí poseía una varita. Profesores y tutores también. Un escudo humano contra el T- Rex que se acercaba.

 

 

@


Editado por Thomas Clairmont, 25 julio 2019 - 23:57.

Thomas.png


#14 Frankie Triviani

Frankie Triviani

    Primer año

  • Magos
  • Pip
  • 161 mensajes
  • 7.148 points
    • Gender:Female

    Casa de Hogwarts:
    Ravenclaw

    Unicornios de Plata
    Base
    Galeones: 33220




Escrito 26 julio 2019 - 13:08

Mi pregunta quedó en el aire, ahogada por un segundo estruendo y los chillidos del encargado que ya estaba al punto del desmayo. Me le quedé viendo, un poco asqueada por su evidente incompetencia y falta de estribos, mientras el profesor Black Lestrange nos explicaba la situación con el temperamento que se requería y entonces pensé, ¿qué demonios hacía dando clases? Supuse que él y la profesora Gaunt debían dedicarse a otra cosa, además de la docencia en Hogwarts.
 
No escuché todo lo que dijo, pero atrapé las palabras clave: criaturas extranjeras, sin registro... dispersas por toda la reserva. Incluso estaba sugiriendo que nos separáramos para ayudar en la situación. Era perfecto. Eché una rápida mirada sobre mi hombro, esperando que los Triviani no se les ocurriera seguirnos cuando pegáramos carrera. Había notado que mi madre parecía pretender estar demasiado cerca ¿quería vigilarme? Eso era lo último que necesitaba. 
 
Sentí a Thomas a mi lado cuando un fuerte rugido ahogó el breve silencio del exterior. Escuché la advertencia de mi gemelo, y traté de hacerme una imagen mental de lo que describía, pero solo pude imaginar un enorme dinosaurio; no era posible, pero lo que se escuchaba allá afuera sin duda era igual de peligroso. Sentí cuando me quitaba de encima la mochila y entendí lo que Thomas pensaba, así que me saqué la varita y me preparé para lo que fuera.
 
Y entonces rugió de nuevo, asustando a una última parvada de aves que valientemente habían resistido en los árboles. Se había escuchado tan fuerte que era evidente lo cerca que se encontraba. Jalé a Thomas conmigo fuera del lugar, no queriendo convertirnos en presas acorraladas dentro de la cabaña y darnos la oportunidad de correr si era necesario, pero eso solo me llevo a encontrarnos cara a cara con el peligro.
 
Lo que habíamos escuchado no era un dinosaurio, sino un hermoso colacuerno húngaro adulto que se daba azotes contra los árboles y destruía todo a su paso sin poder levantar el vuelo; me fijé en sus alas, incapacitadas por algún tipo de lazo mágico, lo suficientemente fuerte para sujetarlas. Me quedé pasmada, admirando su belleza, deseando saber alguna manera de atraparlo y quedármelo; pero cuando el dragón nos vio, él no se pasmó con nuestra belleza de ninguna manera.
 
Rugió, y sentí que Thomas me empujaba para evitar la explosión de fuego que fue directo hacia mí. Trastabillé, pero logré mantenerme en pie, tomar una roca del suelo, dar media vuelta y lanzarla hacia el colacuerno con fuerza —!Pikachu, yo te elijo! —Ni yo podía creer que estuviese haciendo bromas en tal momento, menos cuando nadie iba a reír con ello si no entendían la referencia. 
 
La roca dio en el ojo derecho del dragón en el momento justo que se lanzaba contra mi hermano, lo que le hizo vacilar y caer sobre el costado de la cabaña a trompicones, destruyendo la entrada y parte de la arquitectura con su peso —Vamos hermano, es nuestra oportunidad. Que los "expertos" se encarguen de él —No supe si los demás habían salido de la cabaña, pero tomé a mi gemelo y lo hice correr conmigo lejos de allí.
 
 
 

HmO15tA.png

 


#15 Thomas Clairmont

Thomas Clairmont

    Primer año

  • Magos
  • Pip
  • 116 mensajes
  • 100 points
    • Gender:Male

    Casa de Hogwarts:
    Slytherin

    Unicornios de Plata
    Base
    Galeones: 6013




Escrito 27 julio 2019 - 01:18

El aspecto del colacuerno era tan similar a un T-rex que Thomas lo había confundido con uno. A sus ojos seguía viendo las similitudes que ambos animales tenían, exceptuando las alas, que estaban enlazadas al cuerpo retiniano como una muda de ropa demasiado ajustada. El rugido que producía era de frecuencia elevada que aturdía todo al paso. Cuando el animal encaro el camino a la cabaña, el chico instintivamente empujo a Frankie, con la fuerza necesaria para tirarla al suelo, corriéndola del camino que había tomado el fuego del dragón. 

 

La gemela no cayó al suelo como Thomas esperaba. Pudo mantener el equilibrio, justo en el momento del estallido fogoso del animal, que relamió el aire frente a sus caras. El chico se aterro quedándose duro en el momento que el animal estaba por embestirlo, pero la roca acompañada del grito de su hermana. Dieron en el blanco. El dragón cayó sobre la cabaña, destruyéndola en pocos segundos. Tenía un cuerpo robusto por su crianza en cautiverio. 

 

-Necesitaríamos a Jigglypuff en estos momentos -Le dijo a Frankie mientras la seguía trotando a su paso, sin dar vuelta hacia atrás - Corre antes de que se despierte. 

 

Thomas no paro de moverse mucho después de haber cruzado una valla que prohibía pasar a los visitantes. La cruzo de todas formas, metiéndose en el corazón de la isla donde después de pasar por una valla que prohibía el paso, se adentraban a un lugar espeso en vegetación y mas salvaje con respecto a animales. Thomas podía sentir muchos ojos que los miraban, y pequeños corazones latiendo por todos lados. 

 

-Ayúdenme... -Susurró un elfo desde el suelo. Parecía ser que su pie estaba atascado debajo de una roca del doble de su tamaño. 

 

El chico sintió ganas de ayudarlo. Instintivamente cruzo la distancia que los separaba y se acuclillo para ayudar a la criatura. La roca estaba pesada para quitarla con una sola mano. Utilizo los dos brazos para rodear la tosca esfera haciendo palanca con ayuda de sus piernas para moverlo. El Erkling no perdió tiempo en quitar su pie debajo de la roca y golpear al chico en la nariz con su puño. 

 

Otro Erkling atrapo a Frankie tacleándola con su peso, en una corrida a pura velocidad, para sentarse en su pecho poniéndole las garras afiladas de sus manos cerca del cuello para que no pudiera moverse.

 


Thomas.png


#16 Eobard Thawne

Eobard Thawne

    Mago experto

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 3.339 mensajes
  • 5.445 points
    • Gender:Male
    • Location:Central City, 2049.

    Casa de Hogwarts:
    Slytherin

    Orden de la Cruz Dorada
    Galeones: 140110





Escrito 30 julio 2019 - 04:57

El Black Lestrange forjó una sonrisa irónica al escuchar la mención de nombres tales como Pikachu o Jigglypuff. Sabía lo que significaban, pues era un conocedor de la cultura muggle. ¡Qué forma de aligerar la tensión que supone el ataque de un colacuerno húngaro! Al menos, los dos estudiantes estaban reaccionando bien ante los retos que se presentaban, y la verdad era que así estaba pensado. 

 

Para evitar la repercusión que tuvo el impacto del dragón en la cabaña, así como sus ataques mortíferos, el castaño-rubio simplemente sujetó su varita con la diestra, conjurando la Salvaguarda Mágica de forma no verbal, causando que su cuerpo se volviera intangible por unos momentos, para así poder salir ileso. No pudo distinguir bien entre el polvo que se levantó por la conmoción, pero asumió que los tutores y su compañía saldrían bien librados de aquello. 

 

Activó el anillo de amistad con las bestias, en un afán de indagar más acerca del estado del dragón. Noqueado por el impacto contra la cabaña y la entrada. Un problema menos, pero sí que los había hecho movilizarse. Comunicó tal hecho a sus colegas, aunque quizá estaba de más, considerando el cuerpo desparramado sobre lo que había sido la cabaña. 

 

   Llevan una buena ventaja. ¿Los dejamos correr un poco más?    preguntó a Anne, considerando dejar salir a más criaturas en la periferia para que los estudiantes se enfrentaran a estas.    Me adelantaré, a ver qué tal van. No vaya a ser, que dejen los especímenes en cero y alguien reclame después. 

 

Echó a correr, gracias al poder de las botas de siete leguas, y pronto se convirtió en una mancha que intentaba confundirse con el sendero más adelante. Conocía la reserva como la palma de su mano, por lo que no sería difícil recorrerla de cabo a rabo, descartando posibles lugares en los que Thomas y Frances estarían. No fue hasta que llegó al cerco que separaba el área de preservación de especies, que supuso dónde se habían metido. Además del hecho de que se escuchaba cierto movimiento ahí dentro. 

 

Apenas puso un pie en la zona, se colocó la varita en la garganta, para formular un Sonorus. 

 

   ¡Nos referíamos a esto cuando les trajimos aquí! Se les ha presentado una situación que bien podría aparecer en la vida fuera del colegio. Sobrevivir a ella, ésa es su tarea. 

 

Intentó seguirles el paso, hasta encontrar el origen de tanto ruido. Erklings, tan parecidos a los elfos, y con el canturreo que atraía a los más jóvenes a un destino poco favorable. El que fingió estar atrapado, agarró a Thomas con la guardia baja, y le propinó un golpe, mientras que Frances estaba ocupada con otro que salió de la nada. Los chillidos de las criaturas, seguramente le indicarían al resto de la clase, el punto de reunión. 

 

   Deberían intentar noquearlo con algo fuerte, quizá funcione.    hizo una pausa para dar un ligero pisotón.    Y no sería lo único que debería preocuparles. 

 

Se había dedicado a analizar el terreno sobre el que estaban parados. Era pantanoso, aunque la viscosidad no llegaba a la habitual sensación de sumegirse en el fango. Un par de ojos aparecieron como platos sobre el suelo. Una familia de dugbogs, dispersos por el sitio, listos para enfrentar a los pupilos en cuanto se encargaran de los erklings.

 

Le sorprendía que, con tanto alboroto, el Ave del Trueno no hubiera salido a su vuelo matutino. .


Oig0yX6.gif

RoYj4Ub.jpg

DhdPoEA.gif

6zgFTe2.gif


#17 Anne Gaunt M.

Anne Gaunt M.

    Eminencia

  • Moderadores
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 15.042 mensajes
  • 29.347 points
    • Gender:Female
    • Location:Somewhere between the sacred silence and sleep ♫

    Casa de Hogwarts:
    Ravenclaw

    Orden de Merlin
    Nigromante
    Galeones: 408110





Escrito 30 julio 2019 - 19:33

Anne enarcó una ceja ante la pregunta de una de las alumnas.

 

Echarles de comer a los dragones, ¿no es evidente? —respondió, con tono burlesco. Puso los ojos en blanco antes de seguir hablando—. Nah, en serio. Venimos de visita pero...

 

Miró a Eobard, que hablaba con uno de los trabajadores de la Reserva. Quizás lo conociera de su época allá. Ella decidió dejarle espacio mientras seguía mirando en su dirección, aquel sonido extraño la hacía arrepentirse del destino que habían escogido para la clase. Se masajeó la sien, evidentemente molesta.

 

De repente, los árboles que había cercanos a ellos comenzaron a temblar de forma extraña, como si alguien hiciera retumbar la tierra en la que estaban agarrados. De hecho, Anne sentía como un terremoto intermitente la hiciera tambalearse, cada vez con más fuerza. Era un temblor que le resultaba sospechosamente conocido...

 

No le dio tiempo a gritar, el dragón hizo su aparición antes de avisar a nadie. Sus dos alumnos reaccionaron con bastantes reflejos, aunque empezaron a nombrar cosas que la descolocaron por completo. ¿Acaso habían puesto nombres a sus varitas? De ser así, era de lo más extraños... La llamarada del Colacuerno no pensaba perdonar a nadie, por lo que la mujer corrió hacia los dos tutores, que habían quedado estáticos, mientras sacaba de debajo de su ropa un frasquito que llevaba colgado del cuello con una cadena metálica fina. Lo abrió rápidamente y sopló de su contenido, que era polen de lirios de fuego, y luego esparció otro puñado sobre sí misma.

 

El fuego no fue capaz de dañarlos, pero tampoco podían quedarse allí en medio porque no los salvaría de las garras ni de los dientes. Los empujó a ambos, a cada uno con una mano.

 

¡Moveos, aunque sea para esconderos! Vaya dos... —gruñó con fiereza. Corrió en la misma dirección que Eobard golpeando al pasar a Zoella con el hombro con fuerza suficiente como para hacerla tambalearse. Ni siquiera dirigió una última mirada a Jeremy.

 

Cuando iba a pasar junto al dragón, éste rugió y ella se tambaleó hacia atrás, frenando en seco.

 

Demonio de bicho...

 

Solo se tomó un par de segundos para reunir todo el poder mágico que pudo en tan breve espacio de tiempo mientras sostenía su varita con la mano izquierda en alto. Entornó los ojos y visualizó el área que quería alcanzar con su magia. «Aura de Confusión», pensó entonces, concentrada. Una neblina grisácea cubrió varios metros a la redonda afectando por completo al dragón. Durante un rato se olvidaría de que podía lanzar fuego, lo cual era beneficioso para todos allí, puesto que sus dientes y garras eran más fáciles de esquivar. Aunque no sería necesario, claro.

 

¡Desmaius!

 

Un rayo mágico impactó en la criatura, que cayó a plomo al suelo produciendo una última vibración en el suelo de gran magnitud. Anne se tambaleó con las manos en alto y luego se acercó lentamente al dragón. «Incárcerus», invocó mentalmente, haciendo que tres cuerdas mágicas agarraran el morro, las patas delanteras y las alas de la criatura. Esperaba que fuera suficiente por el momento. Entonces alzó la vista hacia el lugar al que habían corrido sus alumnos, seguidos de Eobard, y decidió buscarles.

 

No tardó en encontrarlos: los chicos peleaban con unos erklings en un terreno inestable donde varios dugbogs les acechaban. Frunció el ceño.

 

¿Los dejamos que se apañen solos? —preguntó a su compañero, poniendo ambos brazos en jarras—. He neutralizado al dragón, pero mucho me temo que habrá más criaturas peligrosas escapadas. ¿Qué te ha dicho el trabajador de la reserva? No me dejes con la incógnita y preparémonos para lo peor, no podemos permitirnos volver con un alumno menos, ni tampoco sin tu... por cierto, ¿han venido los tutores? —añadió, mirando a su alrededor. No había ni rastro. ¿Sería culpa de ellos también si ambos morían?

 

 

 

@ @Thomas Clairmont @ @ @


AYlDcNN.gif


oizsVNM.jpg

 


#18 Thomas Clairmont

Thomas Clairmont

    Primer año

  • Magos
  • Pip
  • 116 mensajes
  • 100 points
    • Gender:Male

    Casa de Hogwarts:
    Slytherin

    Unicornios de Plata
    Base
    Galeones: 6013




Escrito 02 agosto 2019 - 05:05

La voz amplificada del profesor dejo sin aliento al chico. La percibirla muy dentro de su mente como si se tratara de una voz en off. Los sonidos fuertes seguían afectándolo mas de lo que podía reconocer. Cuando cerro su mente y se concentro en el latido del corazón de su opresor, pudo distinguir que el sonido de las palabras venían como el aire florando entre los arboles. La fuente que lo originaba era Eobard que había llegado. Un movimiento brusco del Erkling volvió a reflotar los sonidos ambientes que antes parecían haber dejado de existir. 

 

-Frankie -Atino a decir el chico, sintiendo que su cabeza empezaba a doler por el golpe - ¡Frankie! 

 

La gemela parecía no estar en posición de ayudarlo. Thomas no la veía por culpa del animal que le impedía la visión completa. Empezó a sentir el miedo que se instalaba en su pecho como un demonio sonriente. Las manos empezaron a temblarle por el peso del temor que se expandía como pólvora por su cuerpo. Los signos vitales se volvieron inestables con el pecho subiendo y bajando a mas velocidad. Los ojos fijos en la arrugada cara que le había parecido tan indefensa unos minutos antes. Cuando la mano se cerro sobre lodo. 

 

Apenas se daba cuenta que estaba recostado sobre lodo, manchando toda la precaria vestimenta que portaba. Unos leños pasaban cerca de donde se encontraban. Thomas agarro a uno para golpear al Erkling en la cara, pero su mano se cerro sobre algo mas viscoso. Otro animal. No era muy duro pero eso no le importo. Golpeo a su opresor en la cabeza, usando al animal como un arma. El Erkling no lo vio venir. Lanzando un aullido libero al pelinegro del agarre. Ahora se las tenia que ver con el animal que estaba queriendo comer escaso cabello. 

 

-Frankie dame la varita -Pidió Thomas con urgencia levantándose del suelo pantanoso para correr mas cerca de su gemela. Atajo en el aire la varita y señalo con ella al Erkling que aprisionaba a su hermana - Expulso -Fue lo único que se le ocurrió decir apenas su mano sintió la vibración de la madera. El rayo anaranjado salio como un chorro de agua a presión. Golpeo en la espalda al Erkling que sostenía a Frankie, volandolo de encima de ella muchos metros detrás.

 

No era todo, ahora debían de vérselas con esos dugbods que salían a cenar. El pantano estaba inundado de esos animales. El chico le dio la varita a su hermana para que terminara de sacarlos de ahí. Ella era la duelista. Thomas prefería leer libros y soñar despierto con un mundo utópico. Podía ver el planteameto de la profesora al profesor y sintió menos temor que antes. No iba a morir en ese barrial. Frankie estaba con él. Todo saldría bien. 

 

 

@


Thomas.png


#19 Frankie Triviani

Frankie Triviani

    Primer año

  • Magos
  • Pip
  • 161 mensajes
  • 7.148 points
    • Gender:Female

    Casa de Hogwarts:
    Ravenclaw

    Unicornios de Plata
    Base
    Galeones: 33220




Escrito 02 agosto 2019 - 11:01

Me sentía rara al estar huyendo de... nada. El colacuerno había quedado allí tirado sobre la cabaña y, con suerte, sobre nuestros padres, pero no le había escuchado levantarse de nuevo. Tampoco había señales de nuestros tutores, quienes parecían no tener intenciones de alcanzarnos o mucho menos detenernos.
 
Seguí a Thomas a través de una valla que limitaba el acceso a los visitantes, y nos adentramos juntos a una zona salvaje y pantanosa que parecía estar habitado por criaturas de todo tipo; podía sentirlos a nuestro alrededor mientras avanzábamos, y me sentía con la curiosidad de saber qué nos vigilaba, pero seguimos avanzando.
 
¿Cuál era el plan? Le había mencionado a mi hermano que deseaba ir en busca de dragones, pero ya habíamos tenido la oportunidad de enfrentar uno y yo no había aprovechado el momento en absoluto. ¿Qué tan resguardado estaría su hábitat? Mientras pensaba en ello, Thomas acudió a una extraña llamada de auxilio que provenía de una pequeña zona rocosa a unos cuantos metros adelante de nosotros.
 
—Espera hermano, no vayas a... 
 
Lo hizo. El tonto no dudó en ayudar al Erkling, quien no dudó en agradecerle con tremendo guantazo en la nariz. No tuve tiempo ni de reírme, aunque quise, cuando sentí un golpe por mi derecha que me derribó por completo sobre el suelo fangoso y, antes de que pudiese recuperarme, ya tenía otro pseudo elfo sobre el pecho, tratando de hacerme daño con sus garras alrededor de mi cuello.
 
En ese momento tan perfecto, la voz del profesor Eobard se escuchó por todo el lugar, comunicándonos que la tarea de la clase sería no morir en manos de las criaturas que nos atacaban y acechaban —Ah, que divertido ¿a quién de los dos se... le... ocurrió? —había comenzado a forcejear contra el Erkling, pero era demasiado fuerte y el terreno no me ayudaba en absoluto a tener un buen apoyo.
 
Nuevamente escuché al profesor, disfrutando de la escena desde quien sabe donde, dando sugerencias excelentes y avisos alentadores. El tipo me agradaba, porque si yo tuviese la desafortunada oportunidad de ser docente académico, sería como él o peor.
 
Por fin, Thomas se había acordado de mí y parecía salir de la conmoción. Le escuché gritar mi nombre y me alerté, pensando que podría estar muy herido o en una situación mas precaria que la mía. Los chillidos de los Erklings me daban una pista. Como pude, le arrojé mi varita, sintiendo cómo la presión del par de garras en mi cuello aumentaba al haberle dejado de poner resistencia con ambas manos, y entonces, la criatura salió disparada lejos de mi.
 
Me volví bocabajo para toser y recuperar el aire; pese a mi excelente condición de vampiro, aún tenía una parte humana. Me levanté y tomé la varita de nuevo. Los Erklings se recuperaban y ahora nos rodeaban junto a un grupo de dugbogs. En cuanto a número, nos hallábamos en gran desventaja, sin mencionar que mi hermano seguía sin varita. Me tocaba ser rápida y librar a ambos de las circunstancias.
 
Un elfo salvaje inició la contienda al dar tremendo salto hacia mi —!Impedimenta! —el rayo le impactó en el aire y le paró en seco, haciéndole caer al suelo, completamente aturdido. Los demás, confundidos, frenaron el ataque pero no lo hice yo —Inmóvilus... Desmaius... Incárcerus... Inmóvilus —uno a uno, con gran rapidez, fui deteniendo sus ataques. 
 
Por el rabillo del ojo pude notar que Thomas se había hecho del inmenso jamón que tenía en mi mochila y lo usaba como arma contra los que se aproximaban demasiado. En poco, habíamos inmovilizado, sin daños (para alivio de los ecologistas y magizoologistas) a todos los erklings y dugbogs que deseaban echarnos el diente.
 
—Salgamos de aquí ahora —no iba a esperar a que salieran más.

HmO15tA.png

 


#20 Anne Gaunt M.

Anne Gaunt M.

    Eminencia

  • Moderadores
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 15.042 mensajes
  • 29.347 points
    • Gender:Female
    • Location:Somewhere between the sacred silence and sleep ♫

    Casa de Hogwarts:
    Ravenclaw

    Orden de Merlin
    Nigromante
    Galeones: 408110





Escrito 12 agosto 2019 - 19:04

Los chicos se desenvolvieron bastante bien con aquellas criaturas. En un par de momentos, la Gaunt sintió que se le encogía el corazón y estuvo a punto de saltar para ayudarles pero, en cuanto veía que tomaban el control, se relajaba y les dejaba continuar con su propia aventura. Al fin y al cabo, estaban probando que no eran los chicos indefensos que ella había pensado al principio que eran.

 

Cuando vio que habían conseguido inmovilizar a los erklings y dugbogs, decidió que era el momento de intervenir.

 

Vamos, Eobard. No es lugar para los alumnos... ya volveremos en otra ocasión.

 

No esperó la respuesta de su compañero, pues estaba convencida de que iba a hacer lo correcto. Y seguro él estaba de acuerdo con ella.

 

Chicos, vamos. La clase ha terminado... este lugar no es apto para la visita que habíamos programado. Venga, vamos, u os quedáis en tierra.

 

Volvió a utilizar el Fulgura Nox para crear un portal que los llevara directamente hacia Hogwarts. Era evidente que estaban en peligro con tantas criaturas sueltas porque, si bien la destreza mágica de ambos alumnos había quedado patente, no estaban en posición de seguir arriesgándose para nada. El portal terminó de formarse y Anne se colocó a un lado, señalándolo con la varita.

 

Adentro, vamos, venga. ¡Ya, vamos! —bramó, viendo que se quedaban un poco inmóviles ante la orden repentina. Miró a Eobard y, una vez éste pasó, ella miró hacia atrás. Ni rastro de los tutores. «Bueno, que se busquen el modo de volver», pensó, aún resentida. Atravesó el portal y éste se cerró, sin más.


AYlDcNN.gif


oizsVNM.jpg

 





0 usuarios están leyendo este tema

0 members, 0 guests, 0 anonymous users