Ir al contenido


¿Quieres jugar al Quidditch? ¡¡¡Apúntate!!!
Abiertas las inscripciones a bandos. ¡¡¡Inscríbete a la Orden del Fénix o a la Marca Tenebrosa!!!
¡¡¡Inscribe tu ocupación o empleo mágico!!!

Foro en remodelación. Disculpa las molestias

Foto

. Mansión Di Médici .El dinero para conseguir el poder y el poder para guardar el dinero.


  • Por favor identifícate para responder
No hay respuestas en este tema

#1 Lucrezia Di Médici

Lucrezia Di Médici

    Mago Incontrable

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 4.129 mensajes
  • 5.205 points
    • Gender:Male

    Casa de Hogwarts:
    Slytherin

    Dragones de Bronce
    Base
    Galeones: 10109





Escrito 08 septiembre 2019 - 16:40

rnd8JQ1.jpg

 

Historia de la Familia:

 

 

Spoiler

 

Mansión:

Planta Baja.

 

El Salón Principal es sumamente amplio pero no por ello poco acogedor. El ambiente es iluminado y calefaccionado por danzantes llamas provenientes de una chimenea levantada en ladrillo, alimentadas por leños encantados que nunca terminan de consumirse. Sobre el cubículo donde se enciende el fuego se ubica una repisa de madera en la cual se exponen distintas fotografías e imágenes familiares, tanto contemporáneas como de corte histórico. Es un pequeño detalle; un homenaje a la sangre. En los portaretratos de pueden observar los rostros de las personalidades más destacas que portaron el apellido, entre ellas Lorenzo De Médici El Magnífico, cuyo retrato es una reproducción sobre tela de lo que fue su aspecto jovial e imponente.

 

Si bien el suelo está conformado mayormente por piedra, una gran cuota de su extensión está cubierta por una alfombra aterciopelada donde predominan una gama de colores entre rojo y morado. Esta pieza del más caro y lujoso material importado de India presenta en su diseño distintos motivos de estilo renacentista italiano en el que se destaca el escudo familiar ubicado en el centro; como una prevención en base a las veladas de borrachera donde la Matriarca auspicia de anfitriona es que se realizaron sobre ella distintos encantamientos impermeabilizantes para evitar así las potenciales manchas provocadas por el ida y vuelta de vino y otras bebidas alcohólicas.

 

A tres metros de la chimenea se ubican dos sillones de cuero negro cuya suavidad se ciñe cómodamente al cuerpo de quién se recuesta sobre ellos. Ambos están direccionados a la fuente de calor del salón y están ladeados por dos mesitas de un solo pie donde suelen reposar copas de vino, libros y portavelas. Otro mobiliario destacado de este espacio son las amplias bibliotecas postradas en las paredes laterales, ambas repletas de colecciones literarias enteras; enciclopedias de antaño; primeras ediciones y manuscritos de afamados escritores que nunca salieron a la luz, entre ellos un ensayo de Nicolas Flamel sobre la viabilidad de la vida eterna.

 

Las paredes, que continúan el estilo del suelo, son decoradas por cuadros de idéntico marco de plata con terminaciones de oro macizo en las esquinas donde se repiten las grandes personalidades del linaje Médici. Estos personajes cobran vida durante las noches, interactuando unos con otros charlando en italiano antiguo, batiéndose a duelo o discutiendo sobre finanzas; eventualmente también les dirigen la palabra a los familiares vivos. Amarillos banderines colgantes se intercalan entre los cuadros, luciendo el emblema del Banco Médici impreso en la tela. Son cuatro las ventanas, dos en cada lateral, las que permiten la entrada del fulgor matutino.

 

El Patio Interior – rodeado por dos pasillos laterales, el salón principal y las cocinas—es un espacio iluminado por los tenues rayos de sol que traspasan los tragaluces de cristal conectados al techo. En toda su extensión priman las tonalidades verdes, de las más llamativas a las más apagadas. Frondosas enredaderas de las más diversas especies, adheridas a la gris piedra, caen hasta llegar a la mitad de la pared donde un encantamiento elaborado por la Matriarca limita su crecimiento.

 

En el muro lateral derecho se extienden de lado a lado varias estanterías de madera que hacen las veces de muestrario de la colección de plantas mágicas de Lucrezia. Es allí donde reposan, en macetas de cerámica rojiza, entre otras, sus tres mandrágoras adquiridas en el Magic Mall; es de este repertorio de las especies más importantes dispuestas en el Patio del que la Matriarca se ocupa personalmente cuando se hace un tiempo de sus deberes. Nadie, salvo sus familiares directos, tiene su expreso permiso para tocarla.

 

En el centro se alza con gloriosa majestuocidad el Lazo del Diablo, cuyos desarrollados tentáculos llegan a extenderse hasta cada una de las cuatro esquinas del Patio; sin embargo, estos nunca atacan a los invitados de la familia, sino que adoptan distintas formas inofensivas durante el transcurso del día (incluso, se las ha visto formar un corazón). Esta planta es alimentada por el servicio doméstico de la familia con abono especial, evitando así la vulnerabilidad a la luz que se filtra del exterior.

 

Este recinto es definitivamente uno de los más agradables dentro de la Mansión Médici. En un intento de privilegiar su objetivo como un espacio de esparcimiento se dispusieron al momento de su construcción varios asientos de cemento para más de una persona sobre los que reposan mullidos almohadones rojos bordeados por hilos dorados, atendiendo a la necesidad de comodidad. El aroma y las fragancias de las más coloridas y silvestres flores invaden la atmósfera del lugar.

 

La Cocina es un lugar signado por el misterio. El ingreso está vedado para todo ser no élfico, incluso para la mismísima Matriarca. El servicio de la cocina cuida con gran recelo que, cuando la blanca puerta se abre para distribuir los platillos del almuerzo o la cena, nadie pueda escudriñar lo que se cuece dentro. Esta directiva fue consensuada entre Lucrezia y Passepartout, su elfo doméstico personal, con un objetivo aun no clarificado por ninguna de las partes. Es al día de hoy que el secreto alrededor de las cocinas sigue completamente guardado. Nadie se atrevió, por ahora, a desobedecer el cartel colgado en la puerta que con elegante caligrafía dorada reza “PROHIBIDO ENTRAR O ESPIAR”.

 

Los Baños Únicos de la planta baja son quizás el espacio donde más se aprecia el espíritu ostentoso que caracteriza a la familia; un homenaje a la opulencia de la Matriarca diagramado por ella misma. En el centro de estos amplios baños, donde a toda hora se respiran ligeras estelas de vapor, se alza una estatua gemela del David de Miguel Ángel, un obsequio del mismísimo escultor en agradecimiento a la ayuda prestada para el reconocimiento de su obra a nivel europeo. Esta figura de lustroso mármol parece brillar por motus propio gracias a las luz de las velas que se proyectan en su blanca y delicada superficie. Son seis las amplias tinas redondas de madera que se reparten en el interior de los baños, apenas separadas unas de otras, donde la calidez del agua manifiesta en la atmósfera invita a sumergirse en ellas y relajar la mente. El suelo está totalmente cubierto por pequeñas cerámicas blancas y negras- simulando un tablero de ajedrez- mientras que los zócalos tienen terminaciones en oro; incluso en ellos pueden verse piedras preciosas incrustadas, predominantemente zafiros. El servicio de elfos se ocupa constantemente del mantenimiento del lugar, sirviendo a sus visitantes con vino y frutas frescas. 

 

En cuanto al Salón Comedor y al contrario que el Principal, éste espacio está repleto de mobiliario y objetos de lo más diversos. Passepartout, el elfo personal de la Matriarca, tuvo que inventariar el lugar al momento de su decoración. A saber.

 

♦ Una larga mesa de madera de roble impermeabilizada contra cualquier líquido, con un número de sillas considerable compartiendo material y estilo. En el medio e intercaladamente se presentan jarrones de los más diversos orígenes y formas, con especial hincapié en los asiáticos; candelabros de plata y coloridos tulipanes que dejan caer sus pétalos sobre la madera. 

♦ Una jaula de forma acampanada, con una estructura de cobre fundido, habitada por el Jobberknoll de la Matriarca. Alimentado por ella misma. 

♦ La primer caja registradora mágica creada por el bando Médici, conocida por multiplicar exponencialmente el dinero colocado en su interior (falso, claro). Es de tamaño mediano, con teclas de hierro similares en su forma a las de las máquinas de escribir. 

♦ Dos armaduras barrocas originales, pertenecientes a la fuerza armada de la Familia durante su gobierno de facto en Florencia, que custodian la salida a los Jardines. No poseen cualidad mágica alguna, son simplemente ornamentales.  

♦ Múltiples estanterías haciendo juego con la mesa principal, ubicadas en distintos espacios la pared. Sobre ellas se ubican recuerdos familiares varios, fruteros, flores provenientes del patio principal, pergaminos, tinteros y tantas minucias como uno puede imaginarse.

♦ Un ventanal de vidrio que se extiende en la esquina que da a los Jardines, regalando a los visitantes mirada privilegiada a los terrenos de la Familia Médici. 

♦ Un cuadro de marco de madera, sin lujo alguno en su conformación, entre el que descansa un retrato de Lucrezia Di Médici cuya azul mirada mira severamente hacia un punto en el horizonte. 

 

 

Plano.

 

Spoiler

 

Jardines y Ubicación. 

 

La lujosa propiedad adquirida por la Matriarca al banco Gringotts está ubicada a la vera del río Otter, que le da nombre al pueblo que lo rodea. Desde la posición de la mansión es imposible vislumbrar donde terminan los terrenos a su nombre dado que un espeso bosque de altos pinos cubre la visión más allá de los jardines de la familia. El nuevo hogar de la familia Médici está conectado a las otras propiedades de Ottery St Cathpole por medio de las grises calles que unen las distintas zonas del pueblo, cruzándose unas con otras.

 

En los Jardines de la familia saltan rápidamente a la vista tres subdivisiones bien separadas una de otras:

 

El patio delantero sirve como antesala a la magnífica fachada de la Mansión. Un camino conducido a ambos lados por cobrizos soportes de velas lleva al pórtico de la mansión, conformado por un arco en donde se encuentra grabado en piedra el escudo Médici y dos imponentes columnas de reluciente mármol. La entrada se completa con una puerta doble que se alza bajo el manto de un cúmulo de hechizos protectores que previenen los efectos de un posible ataque de extraños.

 

Tanto a la derecha y a la izquierda de del sendero que lleva hasta allí, apenas a unos metros de cada lado, se contemplan dos exultantes fuentes de corte antiguo. Es quizás lo más destacado de su presuntuosa estructura ambas imágenes que las decoran en su parte superior: las dos figuras corresponden a representaciones en piedra de Lorenzo y Federico Di Médici, los dos exponentes más reconocidos de árbol genealógico. Su pose imponente mirando al horizonte y la expresión en sus grises rostros infunden respeto a los visitantes, aunque estos desconozcan de quienes se trata. De la punta de sus varitas de piedra salen chorros de agua cristalina utilizada por las aves del pueblo para sus baños.

 

Unos vistosos viñedos se extienden por detrás de la estructura de la mansión. Encantados para sostener y potenciar la fertilidad de la tierra, éstos cubren un terreno de varias hectáreas. Las parras son atendidas a diario por los elfos domésticos, encargados de cosechar el mejor vino que Gran Bretaña pudiera experimentar. Muy variada es la cantidad y la calidad de uvas que producen aquellas plantas de los más diversos orígenes. La cercanía con el río facilita el riego de la tierra. La Matriarca suele supervisar personalmente los trabajos de plantación y extracción en sus respectivas temporadas. El viñedo está delimitado por un cerco de rosales altos de flores blancas siempre bañadas en rocío. 

 

Del otro lado del río Otter, cruzado por un arqueado y ancho puente de piedra caliza, se ubica una parcela de tierra delimitada por una media cerca de tablones de madera. Es allí donde se emplaza el parque de equitación de los Médici. Es un espacio de gran amplitud con césped bajo dedicado al cuidado de los equinos pertenecientes a la familia, además de al sostenimiento y la práctica de una de las más antiguas tradiciones familiares. Es un terreno libre, donde lo único reseñable son los lujosos establos donde por las noches descansan estas hermosas criaturas.

 

Sótano.

 

En un apartado pasillo de la planta baja de la mansión se encuentran dos puertas de madera de sauce detalladamente cubiertas por pintura laqueada negra y cuyos marcos se separaban por unos centímetros. La expresa prohibición de la Matriarca de evitar atravesar ese umbral sin su consentimiento era bien conocida dentro de la familia Médici. Algunos se preguntaban por qué alguien colocaría dos puertas tan próximas una de otra, pero solo un minúsculo grupo de privilegiados (y no tanto) estaban al tanto de la explicación.

 

Dos empinadas escaleras de piedra de estrechos escalones, divididas ambas por una pared, llevan cada una a un espacio diferente, con disimiles funciones; la primera conduce a la bodega privada de Lucrezia, la otra introduce la sala de calderas. Ésta última, disimulando ser un sitio solo concurrido por el servicio doméstico dada su funcionalidad para la mansión, esconde un secreto en una de las paredes laterales. Solo basta el ligero toque de una varita en la décima piedra de la séptima hilera del gris muro para que la estructura se acomode de tal forma que dejara al descubierto una nueva habitación.

 

Los barrotes de hierro de considerable grosor de dos celdas brillan con la constante luz emitida por dos antorchas adheridas a la pared, encantadas de tal forma que la llama nunca se consumiera. El espacio pensado para custodiar o visitar a los eventuales prisioneros está completamente vacío a excepción de un solitario sillón de rojizo material ubicado en el centro, a dos metros de las contiguas celdas. En la pared lateral derecha se exhiben diferentes herramientas de tortura, originadas en distintos periodos históricos, con un objetivo meramente decorativo. El tamaño de la improvisada prisión es reducido: al contrario del alto techo de la sala de calderas que la precede, el correspondiente a ambas celdas no supera los tres metros de altura; el potencial prisionero no podría caminar más de cinco o seis pasos en cualquier dirección sin chocar de lleno con las mohosas y gruesas paredes que lo encerraba.

 

La composición de aquel espacio denota el gusto de la Matriarca por replicar con exactitud los arcaicos calabozos que otrora habían estado al servicio de su familia para castigar la deshonra y la traición de amigos y enemigos.

 

En la bodega privada contigua, sin embargo, se respira una atmósfera completamente disonante a las tétricas celdas. La preservada habitación contiene las reservas más añejas de la familia de vinos Médici, exclusivos para los eventos más únicos y especiales que se celebran dentro de la Comunidad Mágica. La Matriarca suele extraerlos de allí para engalanar las reuniones de negocios más cruciales que lleva a cabo, con el afán de ganar el beneplácito de sus clientes y posibles socios siempre en su beneficio. El recinto es amplio, con suelos de madera conservados de manera excelsa por los elfos domésticos al servicio de la familia, y está repleto de voluminosos barriles dónde se aprecia el escudo familiar cuidadosamente tallado. Las paredes son cruzadas por decenas de estanterías donde reposan las diversas botellas que el negocio vitivinícola de los Médici había presentado a lo largo de su historia.

 

Miscelánea.

 

No existe un registro de la cantidad de elfos domésticos que sirven a la Mansión, pero éstos están divididos en tres subgrupos nombrados en referencia a las familias rivales: los Sforza, que se ocupan de cultivar, mantener y cosechar la vid en los viñedos; los Pazzi, que cuidan de los animales de los establos, los alimentan, los bañan y juntan sus heces; los Rambaldi, quienes se ocupan de las tareas domésticas del interior del hogar, la cocina y la limpieza.

En los establos habitan los dos Aerthonans de la Matriarca (Abi y Kahil, pareja), el Porlock que se ocupa diariamente de ellos y tres caballos de raza pura sangre andaluza. Estos tres, una camada de la misma yegua, son de suave pelaje gris y crines del mismo color, pero en una tonalidad más oscura que comienza a asemejarse al cobrizo. Existe espacio para demás animales pertenecientes a la familia.

A regañadientes Lucrezia ha colocado en la Sala Comedor una máquina de helado, luego de solicitar ubicarla en la cocina y ser rechazada su propuesta. Es un pequeño detalle para complacer a Zoella Triviani, una bruja de una familia italiana ¿Aliada?

Queda vedado el ingreso a la bodega de la Matriarca a cualquier persona fuera de la familia. De ser encontrado infraganti, el potencial intruso se arriesga a sufrir la más cruel de las muertes. No hay detalles en este caso. Pero hay que temer. De verdad.

NO TOCAR EL LAZO DEL DIABLO.

No existen habitaciones en la Planta Baja, salvo la de la Matriarca. Los aposentos del resto de los familiares, incluidos los cuartos de invitados, y todas las dependencias que se crean necesarias para llevar a cabo sus labores o estudios deben situarse en las plantas superiores.

 

 

PlgI6Y7.png

Lucrezia Di Médici (Ficha N° 78208) | (Bóveda N° 28321)

 

wBFNWqM.png

Primera Generación.

 

Ethan Lenteric (Ficha N° 106515) | (Bóveda N° 106537)

 

Amigos de la Familia.

 

We read that we ought to forgive our enemies; but we do not read that we ought to forgive our friends. - Cosme de Médici

 

Jeremy Askar Triviani - (N° 110737) | (N° 110739)

 

Zoella Triviani Yaxley (Nº 110950) | (Nº 110969)

 

Matthew Triviani - (N° 111218) | (N° 111237)

 

JxyOT7Y.png

 

Conexión Red Fru: --

Mascotas: --

Objetos y Pociones: --

 

UO6TItE.png

Bóveda N° 133112

 

1GXnEv9.png

 

Registro Familiar: N° 113065

 

Negocios Familiares: Casa de Infusiones "Ill Buon Gusto


Editado por Lucrezia Di Médici, 08 septiembre 2019 - 18:11.





0 usuarios están leyendo este tema

0 members, 0 guests, 0 anonymous users


Alternar visibilidad del Shoutbox Tag Abrir el Shoutbox en una ventana emergente

@  Candela Triv... : (19 septiembre 2019 - 03:14 ) Nunca InPeronchis (?)
@  Lucrezia Di... : (19 septiembre 2019 - 01:26 ) Semper Peronchis
@  Jeremy Askar... : (19 septiembre 2019 - 01:14 ) @Lucrezia Di Médici Olvídate. xD Jjajajaja
@  Lucrezia Di... : (19 septiembre 2019 - 01:13 ) Hay que militar en todos los espacios (?)
@  Jeremy Askar... : (19 septiembre 2019 - 01:06 ) @Lucrezia Di Médici JAJAJAJA Te sarpaste. JAJAJAJ
@  Lucrezia Di... : (19 septiembre 2019 - 01:02 ) Viva Perón
@  Candela Triv... : (19 septiembre 2019 - 12:26 ) :blink:
@  Jeremy Askar... : (19 septiembre 2019 - 12:18 ) @Anne Gaunt Lofiuuu ♥.♥ :love:
@  Antoni Ryvak... : (18 septiembre 2019 - 08:45 ) ¿lio? ¡dónde?
@  Zoella Trivi... : (18 septiembre 2019 - 08:03 ) @Lucrezia Di Médici aquí te esperamos :3 Te llevo de paseo xD
@  Lucrezia Di... : (18 septiembre 2019 - 07:59 ) Prometo ir cuando pase todo este lío
@  Zoella Trivi... : (18 septiembre 2019 - 07:40 ) Venezuela es hermosa
@  Lucrezia Di... : (18 septiembre 2019 - 07:33 ) Quiero ir a Isla Margarita
@  Lucrezia Di... : (18 septiembre 2019 - 07:32 ) Que hermoso Venezuela
@  Lady Luxure... : (18 septiembre 2019 - 07:31 ) Acá en el infierno hace calor(?
@  Arlet Malfoy : (18 septiembre 2019 - 07:23 ) Por acá está lloviznando
@  Arlet Malfoy : (18 septiembre 2019 - 07:22 ) Soy de Venezuela
@  Lucrezia Di... : (18 septiembre 2019 - 07:20 ) Acá en Buenos Aires hay lindo tiempo
@  Lucrezia Di... : (18 septiembre 2019 - 07:20 ) De dónde eres?
@  Arlet Malfoy : (18 septiembre 2019 - 07:16 ) Todo bien, con frío
@  Lucrezia Di... : (18 septiembre 2019 - 07:09 ) Tú qué tal?
@  Arlet Malfoy : (18 septiembre 2019 - 07:07 ) jajajaja suele pasar
@  Lucrezia Di... : (18 septiembre 2019 - 07:06 ) Pero me distraigo muy fácil
@  Lucrezia Di... : (18 septiembre 2019 - 07:05 ) Pues excelente, haciendo trabajos para la uni
@  Arlet Malfoy : (18 septiembre 2019 - 07:05 ) Como estás?
@  Lucrezia Di... : (18 septiembre 2019 - 06:34 ) Buenas Arlet
@  Arlet Malfoy : (18 septiembre 2019 - 06:28 ) holaaa
@  Lucrezia Di... : (18 septiembre 2019 - 04:23 ) Battle for your life
@  Lucrezia Di... : (18 septiembre 2019 - 04:23 ) Haus Laboratories
@  Zoella Trivi... : (18 septiembre 2019 - 03:56 ) :ninja:
@  Alexander Fox : (18 septiembre 2019 - 01:05 ) :ninja:
@  Lady Luxure... : (18 septiembre 2019 - 12:51 ) Ni novios, ni amantes....amigos con derechos((8))
@  Lucrezia Di... : (18 septiembre 2019 - 12:46 ) Lindo nombre
@  Lucrezia Di... : (18 septiembre 2019 - 12:45 ) Hola Liliane
@  Lilliane : (18 septiembre 2019 - 12:44 ) :huh:
@  Lady Luxure... : (18 septiembre 2019 - 12:10 ) @Lucrezia Di Médici me acosan cuando camino por las calles de mi barrio(?
@  Lucrezia Di... : (17 septiembre 2019 - 11:36 ) Si ejercieron violencia contra ti hay que denunciarlos @Lady Luxure Grindelwald
@  Lady Luxure... : (17 septiembre 2019 - 11:34 ) @Lucrezia Di Médici los azules pegan
@  Lucrezia Di... : (17 septiembre 2019 - 11:27 ) @Zoella Triviani Yaxley eso es completamente diferente :perv:
@  Zoella Trivi... : (17 septiembre 2019 - 11:23 ) Y si te muerden? :perv: @Lucrezia Di Médici
@  Lucrezia Di... : (17 septiembre 2019 - 11:22 ) Siento que me va a gruñir.
@  Lucrezia Di... : (17 septiembre 2019 - 11:21 ) Sobretodo esa Sagitas.
@  Sean di Spin... : (17 septiembre 2019 - 11:21 ) nahhh los azules molan
@  Lucrezia Di... : (17 septiembre 2019 - 11:20 ) A mí me dan miedo los azules.
@  Mefistofeles... : (17 septiembre 2019 - 09:47 ) holis
@  Lady Luxure... : (17 septiembre 2019 - 09:21 ) @Taurogirl Lavigne ;)
@  Sean di Spin... : (17 septiembre 2019 - 07:44 ) ohhh un azul por aqui
@  Candela Triv... : (17 septiembre 2019 - 07:33 ) :|
@  Sean di Spin... : (17 septiembre 2019 - 07:19 ) y asi y quien sabe y regeneras tu estirpe
@  Lucrezia Di... : (17 septiembre 2019 - 07:10 ) No lo veo del todo mal :ninja: