Ir al contenido


Conoce el nuevo contexto de rol global de la Segunda Temporada de Rol en la CMI. Link

Foto

Magia Avanzada LProfesor: Eobard Thawne


  • Este tema está cerrado Este tema está cerrado
2 respuestas en este tema

#1 Eobard Thawne

Eobard Thawne

    Mago experto

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 3.339 mensajes
  • 5.445 points
    • Gender:Male
    • Location:Central City, 2049.

    Casa de Hogwarts:
    Slytherin

    Orden de la Cruz Dorada
    Galeones: 140110





Escrito 04 julio 2020 - 02:27

La temperatura del oleaje que arremetía contra el metal de la embarcación, hacía que cualquier persona sobre la cubierta se sintiera agradecida de estar ahí. El castaño hundió ligeramente la cabeza en el cuello de la gabardina café, protegiendo ligeramente su nariz de la sensación salada que emitía la brisa.

   Hogwarts cayó. MACUSA cayó. Lo impensable sucedió, pero no queda tiempo para lamentos.

A pesar de los ataques al Colegio, los directivos habían logrado huir, y más aún, las clases continuaban. Para él, que rara vez solía citar a sus alumnos en dicho recinto, casi no le afectaba el cambio; estaba recuperado de sus heridas y motivado a enviar otra generación de brujas y magos al mundo real. Para esa ocasión, se las arregló para contactar con Cyrsse y Cornelia, enviándoles un fragmento de pergamino con las coordenadas geográficas del rastreador del bote, las cuales se verían modificadas en papel para mayor precisión. Esperaba que pudieran aparecerse ahí sin problema alguno.

   Están aquí, qué gusto saber que lo lograron. Es una locura ahí fuera, ¿no?    inquirió, saludando con una inclinación de cabeza. -No soy mucho de presentaciones, pero lo haré por protocolo. Soy el profesor Black Lestrange, y esto es Magia Avanzada.

Levantó ambos brazos, como dando a entender que, tristemente, la clase se desarrollaría ahí mismo. Estaban en plena cubierta de lo que parecía ser un barco pesquero, por lo que gran parte del corredor estaba invadido por jaulas de madera y metal, dispuestas a babor y estribor. El olor a marisco era tolerable, pero no dejaba de ser penetrante. Normalmente hacía algún comentario irónico sobre la situación actual, pero aquella ocasión decidió guardárselo.

   Elegí el mar escocés como punto de reunión, no sólo por su agradable clima. Estamos en camino a la isla de Drear. Mítica locación, tan interesante, que el Ministerio de Magia tomó la fatídica decisión de volverla inmarcable.

Ya con varita en mano, sacudió el fragmento de nogal negro, convocando lo que parecía ser una vieja carta náutica. Se alcanzaba a apreciar parte de la costa septentrional de Escocia. Inclusive, en un punto, estaba marcada la ubicación de Hogwarts. Pero el pequeño cuerpo de agua, rodeado por tierra, y que tenía como único desagüe la ruta que seguían, parecía bastante minimalista. Era como si algo faltara ahí.

   Se sabe de Drear gracias a aventureros con mala suerte que se han topado con la isla, insistiendo en que se encuentra por aquí.   indicó, volviéndose unos instantes hacía la proa del navío. Una densa niebla comenzaba a cernirse sobre ellos. No era buen augurio.    Nuestro objetivo será visitarla, y corroborar la existencia de los quintaped, peligrosas criaturas, a comparación de lo que uno normalmente encuentra en la vida cotidiana.

Uno de los marineros salió de la cabina de popa, anunciando que los sistemas de navegación se habían averiado. La razón que había tenido Black Lestrange para usar un medio de transporte no mágico, era con el fin de reducir las posibilidades de que fueran detectados.

   Se acerca la niebla, la navegación no es fiable, y casi podría asegurar que está embarcación no sobrevivirá a las aguas, ya que es terreno prácticamente desconocido. ¿Ideas?

Cruzó las manos tras la espalda, a la espera de alguna propuesta por parte de sus alumnas para llegar ilesos a tierra firme. O intentarlo, al menos. Tenían al menos algo de tiempo para pensar en cómo resolverlo, antes de que el barco se topara con las peligrosas formaciones rocosas que impedían acercarse más a la isla, y que amenazaban con despedazar el medio de transporte.



Spoiler

Editado por Eobard Thawne, 05 julio 2020 - 15:08.

Oig0yX6.gif

RoYj4Ub.jpg

DhdPoEA.gif

6zgFTe2.gif


#2 Cyrsse Zaphyr

Cyrsse Zaphyr

    Primer año

  • Magos
  • Pip
  • 189 mensajes
  • 977 points
    • Gender:Female
    • Location:Detrás de ti...

    Casa de Hogwarts:
    Slytherin

    Unicornios de Bronce
    Galeones: 2600




Escrito 06 julio 2020 - 15:41

Estrujo el pedazo de pergamino en la mano, dispuesta a ir a la localización escrita en él pues era el lugar en donde se llevaría a cabo la clase, por lo que sin demora se puso en marcha. Lo primero que sintió fue movimiento a sus pies cosa que le extraño por el simple hecho de que después de tantos años ya estaba lo suficientemente acostumbrada a aparecerse de repente en algún lugar, así que el mareo no era una opción a aquella sensación. 

 

No tardó demasiado en recobrar el equilibrio y mirar a su alrededor buscando una explicación a sus dudas. Pudo percatarse de que se trataba de un barco, pero no le dio tiempo a seguir explorando el lugar pues quien parecía ser su profesor de turno comenzó a darles la bienvenida y prosiguió con su presentación, respondió al saludo con un breve asentimiento de cabeza. La duda la salto durante un instante pues no sabia si debía presentarse o si debía permanecer en silencio atendiendo a las indicaciones del hombre. 

 

En su anterior clase, que sentía fue hace siglos, había tenido que ofrecer una pequeña introducción de su parte como si de una niña de preescolar se tratase y con aquel recuerdo en mente optó por la segunda opción, seguro ya tendría tiempo de socializar más adelante. Sus pensamientos fueron interrumpidos por el mago, quien siguió con su explicación como si no necesitase de presentaciones, algo obvio pues este al ser su profesor ya sabia los nombres de ambas brujas. 

 

La incredulidad se apodero de las facciones se apodero de sus facciones en cuanto escucho la hilarante noticia que su profesor les soltó, pues al parecer la clase se llevaría a cabo en aquel lugar. Era evidente que no era la fantasía de nadie estar en un lugar con jaulas que tenían aspecto de estarse pudriendo y con la posibilidad de causarte algún tipo de infección al más mínimo roce con estas y para su dicha el olor que se percibía en el lugar era asqueroso a su opinión, por fortuna el aire fresco que corría lograba dispersarlo lo suficiente como para calificarlo como tolerable.

 

La explicación siguió y con ella desaparecía poco a poco la esperanza de una clase no tan fatal, porque bueno, en primera ni siquiera sabían si es que estaban en buen camino para dar con la isla, en segundo por el hecho de lo que habitaba en ella, estaría agradecida con la vida por primera vez si es que salían completos y vivos del lugar, en caso de que lograran llegar, claro está y en tercero porque al parecer el dichoso sistema de navegación del barco estaba averiado. Ideas era lo que el hombre les pedía, ¿Qué podía decir ella que no estaba tan segura de la situación?

 

–¿Porque no comenzamos bajando el ancla?, al menos nos dará mas tiempo– la rubia no era alguien que sabia de embarcaciones pero debió de quedarse con algo después de tantos libros leídos –Claro, siempre y cuando logre llegar al fondo– ¿su idea era productiva?, no lo sabia pues desconocía cuan larga era la cadena del ancla, ni tampoco la profundidad del océano en aquella zona.

 

Sin esperar respuesta alguna a su idea su mirada comenzó a pasear por todo cuanto alcanzaba a divisar. Un suspiro escapo de sus labios cuando decidió que su mejor opción era soltar toda idea que le llegase a la mente por más tonta que le sonara, alguna podría terminar siendo de utilidad.

 

–Bien podríamos seguir adelante, reducir la velocidad y guiarnos a la antigua con una brújula– alzó el brazo izquierdo y apuntó directamente al mago –Y con esa vieja carta que tiene entre sus manos señor profesor– dicho aquello su brazo descendió con rapidez regresando a su posición original.

 

Internamente maldijo aquel barco, a la niebla, al sistema de navegación de porquería y a su suerte que parecía abandonarla cuando más la requería, aunque no le sorprendía para nada la situación, después de todo, al parecer existía la posibilidad que las clases de Hogwarts vinieran ya con algún tipo de hechizo de mal augurio incluido.

 

–La embarcación es lo suficientemente grande como para dificultar el manipularla, pero en manos habilidosas no es imposible y dudo mucho que cuenten con botes salvavidas– se encogió de hombros en señal de no estar completamente segura de aquello que estaba por decir –Y de todos modos aventurarnos a viajar en una de los botes no nos asegura al 100 nuestra supervivencia, tal vez usando algún hechizo para proteger el barco mientras este navega por entre las rocas pueda funcionar–.

 

Su cerebro intentaba buscar alguna otra solución, algo menos riesgoso, pero no lo lograba, su único consuelo era que por lo menos a su compañera de clase se le ocurriese algo.


a88ff5560299da60e48e2a9be9cbeefb.jpg

Te loviu Kam <3 Gracias por la firma

 


#3 Eobard Thawne

Eobard Thawne

    Mago experto

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 3.339 mensajes
  • 5.445 points
    • Gender:Male
    • Location:Central City, 2049.

    Casa de Hogwarts:
    Slytherin

    Orden de la Cruz Dorada
    Galeones: 140110





Escrito 09 julio 2020 - 16:01

Escuchó con atención las propuestas para resolver el centenar de cuestiones que los invitaban a desistir de llegar a su destino. Debía admitir, para sus adentros, que el pasar por aquellas inclemencias no aseguraba que arribaran a Drear. Mucho peor, terminaban en una isla llena de otros bichos raros. Había iniciativa, así como deseos de no ahogarse.

-Bien, el ancla podría servir en dado caso de que las formaciones rocosas nos alcancen antes de llegar a la costa. Me ha agradado lo de la brújula. -concedió el castaño, llamando al primer oficial de cubierta, un hombre de mediana edad, cuyos rasgos sugerían que era de Oriente. El sujeto se retiró tras una breve conversación. -La idea es poner la mayor distancia entre la isla y el barco. No queremos llevarnos a alguna de esas cosas a la civilización, en caso de requerir un escape.

O en caso de que sobrevivieran. La iluminación de cubierta del barco comenzó a menguar, mientras la densa niebla los envolvía. Aún con varita en mano, conjuró un Lumos para que de menos se notará que seguía ahí. El oficial volvió con una brújula, colocándola con algo de trabajo entre el espacio que dejaba la clase. Aprovechó para informar de avistamientos de criaturas marinas que acechaban a los tripulantes del navío.

-Bien, quizá usando una defensa combinada, se pueda proteger completamente la proa del barco, que es lo más vulnerable. Pero, también, hay que evitar que las criaturas nos aborden.

El término de abordaje lo había usado muy a la ligera, pues no resultaba literal, sobre todo si se hablaba de criaturas que vivían bajo el agua. La primera ola trajo consigo un grupo de al menos cinco grindylows, pequeños demonios acuáticos con tentáculos y manos que pretenderían arrastrarlos hacia el mar. Black Lestrange lanzó un par de encantamientos aturdidores, esperando que sus alumnas hicieran lo propio para deshacerse de aquellos visitantes.

-¡Protego! -recitó, apoyado en babor, dirigiendo su varita hacia la proa. El escudo cristalino comenzó a formarse justo en el momento en que alcanzaron las rocas. -Vamos, hojalata, tú puedes.

Aún con todo su conocimiento sobre los hechizos, mantener ese tipo de defensa en un objeto tan grande no era cosa sencilla. El escudo mermaría ante impactos continuos, así que solamente quedaba confiar en que la pequeña masa de tierra apareciera en medio de la niebla, antes de que la roca hiciera añicos el metal. Inhabilitado para repeler a las siguientes dos oleadas de criaturas, que seguramente serían más grindylows, quedaba en el resto de la clase lidiar con éstos.


Oig0yX6.gif

RoYj4Ub.jpg

DhdPoEA.gif

6zgFTe2.gif





0 usuarios están leyendo este tema

0 members, 0 guests, 0 anonymous users