Ir al contenido


Conoce el nuevo contexto de rol global de la Segunda Temporada de Rol en la CMI. Link

Foto

Lo más oscuroRol de iniciación


2 respuestas en este tema
  • Por favor identifícate para responder

#1 Orión Yaxley

Orión Yaxley

    Mago Consejero

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 8.400 mensajes
  • 5.787 points
    • Gender:Male
    • Location:La Torre de Adivinación
    Orden de la Cruz Dorada
    Oscuro
    Galeones: 258165





Escrito 14 enero 2021 - 03:57

OuVPyLj.png

 

 

 

 

- ¡AHORA! –gritó Orión mientras corría por los vestigios de una muralla medieval-. ¡AL OJO!
 
El mortífago saltó mientras sacaba dos dagas de su pantalón. Aterrizó en un costado de la bestia, que soltó un alarido infernal, mientras intentaba con sus tentáculos sacarse su atacante de encima. Y, como si fuera un jinete de toro mecánico, Orión se mantenía como un campeón. Flexionaba brazos y piernas para llevar su cuerpo a través de la errática inercia de la criatura. La orden que había dado previamente estaba dirigida al enorme glóbulo ocular de la bestia.
 
La bestia tenía como 4 metros de alto y, de alguna manera, parecía un híbrido perdido entre un pulpo y un dinosaurio. Su piel era rígida y escamosa; sangre azul brotaba por los cortes de Orión, manchando sus brazos y parte de su cara. La particularidad de esta masa esférica sacada de cualquier pesadilla de Lovecraft era su boca. ¡Esta se movía por todo el cuerpo de la bestia! A través de un movimiento circular, claro. El mortífago no contaba con eso y sus ojos se pusieron como platos bajo su máscara. Su vida pasó (como por quichicienta vez) por estos mientras la boca del horror físico se acercaba con fuerza. Se volvió para el grupo de reclutas y movió frenéticamente la cabeza en pedido de auxilio. La boca pasó justo por debajo de sus pies, los cuales se impulsaron para que no lo pudieran, bueno, devorar vivo. A su vez, uno de los tentáculos golpeó la muralla por la que segundos atrás Orión había tomado carrera. Un grupo de pedruscos saltaron para el equipo de lo acompañaba.
 
- ¡¡AHORA!!
 
Sí, bueno, nos ubicamos en una situación un poco extrema: un Yaxley a segundos de ser triturado por una cuasi sierra biológica y un conjunto de reclutas mortífagos por conocer un destino para nada alentador. Todo esto en medio de una abandonada abadía inglesa.
 
¿Por qué? Porque eran reclutas y tenían que demostrar ciertas cualidades para pertenecer al Bando. ¿La principal? El trabajo en equipo, obviamente. ¿La secundaria? Las ansias por conquistar las artes más oscuras. Y ahí, Orión abrió un portal hacia un mundo un poquitito más siniestro que el actual. Sí, uno que superaba a un ejército de muggles con armas antimagia. El problema principal era su guardián. ¿La tercera cualidad? Hacer todo eso con un par de tragos de más, pero él sabía perfectamente que eso llevaba un leve período de adaptación.
 
Vamos por partes. Las cinco personas que estaban ahí, viendo todo el horror desplegarse, querían ingresar al bando. Por eso, Orión les había enviado una lechuza (¿el remitente? Rigel, su nombre clave mortífago), con una moneda de oro con la típica imagen de la Marca Tenebrosa: la calavera y la serpiente. Esta se activaría como traslador en el momento exacto del inicio de la misión. En la carta, les explicaba el motivo principal: el tatuaje. Por último, les pidió un par de cosas más: presentarse, obvio, pero con ropa cómoda, varita y barbijo provisiones.
 
Esperen, que no terminé.
                                                                                 
Con todas las ganas de aniquilar a quienes habían osado interrumpir su sueño, atacó. Desde el ojo de la bestia, al cual debían atacar para detenerla, se disparó un rayo mágico de tono magenta que marcó la zona donde estaba el equipo. Todo se tiñó de ese color, como si fuera un haz de luz en un escenario. Excepto que no buscaba resaltar el protagonismo de alguien. Al contrario: las piedras, bancos y demás objetos inertes comenzaron a levantarse. El concepto de la gravedad estaba dejando de existir. Y con eso, un obstáculo más en la tarea de derribar al enemigo.
 
La situación era compleja y simple al mismo tiempo. La clave, después de todo, era actuar, o morir.
 
 
 

***

 

 

¡Bienvenidas y bienvenidos reclutas!
 

Este es un rolcito particular, recién salido del horno y queremos que lo aprovechen como la historia que es: su inicio rolístico dentro del bando (¡su tatuaje!). En la introducción, no mencioné ningún nombre y opté por omitir descripciones de los personajes porque sé que capaz están en proceso de crear uno nuevo u optar por el que ya tienen y… ¡eso está genial! Crear un personaje también implica ponerlo en práctica y modificarlo sobre la marcha.

Como verán, también saltamos directo a la acción y la primera gran tarea es ¿cómo van a derrotar a la bestia y salvar a Orión? Tienen tres problemones grandes grandes como una casa. Trabajen en equipo.
 
Tienen 100% libertad para que escriban lo que quieran: desde su decisión de unirse a la Marca, la invitación con la moneda, qué estaban haciendo cuando se activó…  a simplemente ir con todas las armas para darle duro al bicho este. También dejé varios vacíos en el rol: cómo es la abadía, el tiempo, alguna característica del bicho (no le pongan alas de murciélago porque no tenemos escapatoria xd!), etc.
 
¡Sorpréndanme!
 
Y por último, sólo quiero decirles que… este es un rolcito bastante ¿cómo decirlo? Mejor dejo qué lo descubran ustedes.

 

 

@Syrius McGonagall @Sagitas Potter Blue @Xell Vladimir Potter Black @Elvis F. Gryffindor @David James Dumbledore


I0f7yKg.png
3wkkc9v.gif

ZREaNtC.gif


#2 Syrius McGonagall

Syrius McGonagall

    Recien graduado

  • Magos
  • PipPipPipPipPipPipPipPip
  • 926 mensajes
  • 13.118 points
    • Gender:Male
    • Location:En el Planeta Tierra salvando el Medio Ambiente

    Casa de Hogwarts:
    Ravenclaw

    Unicornios de Oro
    Base
    Galeones: 98236





Escrito Ayer, 01:49

Leonid Yaxley 

 

 

Se quedó en cuclillas sobre las piedras desgastadas por el tiempo y la salitre que formaban el bajo muro que rodeaba por tres lados los restos de lo que en su tiempo fue una imponente abadía. Los restos que aún quedaba en pie de la construcción se alzaban rodeados por un aura de abandono y descuido, la torre cerca de refectorio era la estructura más alta que aún se mantenía desafiante al paso del tiempo, de la iglesia, el propio refectorio y el edificio de la biblioteca sólo quedaban fragmentos de las paredes donde la hiedra y arbustos crecían a sus anchas. 

 

 

El viento marino sacudió el cabello castaño rojizo del ruso mientras observaba hacia el final del peñasco donde se ubicaba la abadía, pese a la intensidad del mismo mantenía con facilidad el equilibrio, desde pequeño había adoptado la costumbre y era una posición ya orgánica en el mago. 

 

Allí donde la extensión de roca se abría al mar azul que se batía abajo contra la base del peñón, donde en un tiempo funcionó un pequeño huerto para mantener a los monjes una bestia quimérica intentaba sacudirse violentamente a su padre del lomo. El ojiazul sostenía su varita firmemente en la diestra, esperando la orden de Orión junto a sus otros cuatro compañeros. 

 

Los cinco eran los nuevos reclutas para la Marca Tenebrosa y aquella era su primera misión, la ansiedad no había parado de crecer en el interior del ruso desde que recibió la nota del Yaxley invitándolo a participar. Miró una vez más a sus compañeros mientras controlaba las ganas de lanzarse a dar una mano al líder del equipo, conocía a tres de los cuatros,  a David el Primer Ministro Australiano lo conoció en una cena en la Riddle mismo lugar donde conoció a Xell y la bruja de cabello violeta era nada más ni nada menos que la Primer Ministro Mágica del Reino Unido, Sagitas que también conoció en la misma cena, al otro mago no tenía el placer de conocerlo. 

 

La orden de su padre para atacar el ojo del animal (que parecía ser su punta débil) no tardó en llegar pero seguirla no sería tan fácil. Un destello magenta iluminó a los cinco novatos y un instante después los pies del Yaxley se despegaron involuntariamente del muro de piedra y el mundo se puso de cabeza. 

 

-¡¿Que mi**….?! - la involuntaria exclamación escapó de la boca de Leonid, no entendía aún como pero el ojo de la bestia podía poner fin a la gravedad y ahora flotaba torpemente junto con sus compañeros y aquellos otros objetos que no estaban fuertemente sujetos al suelo. 

 

Perdió por completo el control de su cuerpo, por más que intentara no podía detener los lentos giros que daba su cuerpo y para empeorar más la situación con cada segundo que pasaba se alejaba mas y mas del suelo. 

 

Tenían que hacer algo y más vale que se les ocurriera en aquel momento. En uno de esos giros quedó de frente a la alta torre que se erguía desafiante al tiempo por sobre los escombros de la abadía, y se le ocurrió una idea. Agitó su varita y una especie de destello dorado emergió de la misma, era como una especie de cuerda luminosa que salió disparada directo a la torre junto al refectorio, al llegar atravesó la piedra y sintió como el extremo se aseguraba. Conforme realizó un giro con la mano de la varita y el otro extremo de la cuerda de energía se enroscó en su cintura, el ascenso descontrolado se detuvo, sintió el tirón pero yo no subía y se podía estabilizar mucho mejor. 

 

-¡Chicos esto funciona! - les gritó a sus compañeros, no estaba seguro de cuánto duraría el efecto antigravedad del monstruo, pero aquella especie de cuerda le permitía avanzar y moverse cuando quisiera, la extensión de la misma era hasta donde quisiera, además si el efecto del rayo del monstruo se detenía y volvían a estar en tierra aquella cuerda los aseguraría por si otro ataque antigravedad los ponía nuevamente a prueba.   








 


      5cYOaVc.gif


nQ7JkCf.png


                56LVMoh.gif


#3 Elvis F. Gryffindor

Elvis F. Gryffindor

    Mago Legendario

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 13.467 mensajes
  • 12.363 points
    • Gender:Male
    • Location:Mar del Plata, Argentina.

    Casa de Hogwarts:
    Ravenclaw

    Orden del Caduceo
    Nigromante
    Galeones: 49810





Escrito Hoy, 01:14

Un destello azulado salió despedido del bolsillo de Mael, el cual al instante, casi lo hace caer del borde de aquella pared. Suspiró y se levantó de un salto lo más silencioso que pudo, ya que si lo descubrían podía costarle la cabeza. Había estado casi toda la tarde concentrado en aquel punto, olvidándose de la hora que era y del día en el que se encontraba parado. Claramente que se encontraba maldiciendo a ése tal Rigel la interrupción.

Golpeó con un puño la pared, apretando los dientes. Y aferrándose a la idea de la promesa que le había hecho su madre.

“Me lo prometiste, Mael. Asi estarás protegido, serás uno de nosotros”

Cerró sus ojos y negó con su cabeza. Tal vez no había sido tan buena idea viajar a Europa ante aquellos desconocidos. ¿Qué cosas grandiosas habían hecho?

El traslador lo llevó hasta el punto adecuado. Se limitó solamente a saludar a Rigel porque el resto ni les interesaba. Tal vez el resto de la historia era demasiado para contar pero cuando viò aquella criatura a la que Orión tan despreocupadamente se había lanzado, no podía creer que había que hacer aquello. Mael se alejó unos pasos mientras ésos tentácul0s iba y venían en todas direcciones. “¡Shaaash!” El haz de luz iluminó todo.

Empezó todo a levitar y ante la desesperación (y la sorpresa) invocó un kiorke. Su voz resonó suavemente pero certera. Y el látigo de neón se enroscó en una de las columnas evitando que levitara junto a las otras cosas. El joven Nigromante no tenía idea de cómo enfrentarse a aquella criatura. Ni mucho menos cuando se trataba de otras leyes universales.

Tenía que hacer algo. Apuntó con su varita a aquella criatura deforme y pensó en Semillas de Hielo. El rayo salió directamente contra su figura, esperando que eso sirviera para que dejara de molestar a Orión, el cual en vez de guiarnos, parecía como si le gustara meterse en problemas.


|| Familia Gryffindor ||
6xyyzqB.jpg
3OvMYJP.png MVhv2dX.gif





0 usuarios están leyendo este tema

0 members, 0 guests, 0 anonymous users