Ir al contenido


¿Quieres jugar al Quidditch? ¡¡¡Apúntate!!!
Abiertas las inscripciones a bandos. ¡¡¡Inscríbete a la Orden del Fénix o a la Marca Tenebrosa!!!
¡¡¡Inscribe tu ocupación o empleo mágico!!!

Foro en remodelación. Disculpa las molestias

Foto

Ficha de Leah Snegovik


  • Por favor identifícate para responder
237 respuestas en este tema

#231 Zack Ivashkov

Zack Ivashkov

    Mago Consejero

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 8.883 mensajes
  • 1.233 points
    • Gender:Male
    • Location:Uruguay

    Casa de Hogwarts:
    Slytherin

    Orden de la Cruz Dorada
    Oscuro
    Galeones: 89962





Escrito 01 octubre 2018 - 14:11

Ficha editada para agregar personajes secundarios (2/5). La información corresponde a:

 

   Zack Ivashkov   

Moderador Global de Harrylatino.org


Editado por Zack Ivashkov, 01 octubre 2018 - 14:28.

5CBNzmy.jpg


#232 Sagitas Potter Blue

Sagitas Potter Blue

    Miembro del Consejo de Druidas

  • Moderadores
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 60.050 mensajes
  • 10.050 points
    • Gender:Female

    Casa de Hogwarts:
    Hufflepuff

    Orden de Merlin
    Knight
    Galeones: 1280268





Escrito 11 octubre 2018 - 19:22

55Nqaee.png?1
 
Oficina de Registro de Familias

 
 

Ficha y Perfil actualizados para agregar la Familia Snegovik con la leyenda de Matriarca

 

Atentamente:
Sagitas E. Potter Blue
Moderadora de HarryLatino.org


XkYM48z.gifxEkEkZY.gifeHQCIo7.gif

nQInHL7.jpg

 


#233 Leah Snegovik

Leah Snegovik

    Mago Glorioso

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 9.781 mensajes
  • 13.002 points
    • Gender:Female
    • Location:Siberia.

    Casa de Hogwarts:
    Slytherin

    Orden del Grial
    Nigromante
    Galeones: 129820





Escrito 17 octubre 2018 - 14:16

5YujGRb.jpg

 

 
 
Nombre del Personaje: Leah Viktoria Ivashkova Snegovika.
 
Sexo: Femenino.
 
Edad: Aparenta unos 25 años.
 
Nacionalidad: Rumana.
 
Familia:
 
❧ Ivashkov (Matriarca).
❧Snegovik (Matriarca)
 
Padres Sanguíneos:
 
❧ León Crowley.
❧ Nadeshka Ivashkov.
 
Trabajo: Warlock.
 
Poderes Mágicos:
 
Rango Social: Orden del Grial.
 
Bando: Mortífago.
 
Rango dentro del Bando: Ángel Caído.
 
Puntos de poder en objetos: 3220
 
Hechizos adicionales:
 
Puntos de poder en criaturas: 1520
 
Criaturas controlables en asaltos y duelos:
 
Habilidades Mágicas:
 
❧ Animagia (Lince)
❧ Hablante de Parsel
❧ Legilimancia
❧ Metamorfomagia
❧ Nigromancia
❧ Oclumancia
❧ Videncia
 
Conocimientos Especiales:
 
❧ Adivinación
❧ Aritmancia
❧ Artes oscuras
❧ Astronomía
❧ Conocimiento de Maldiciones
❧ Cuidado de Criaturas Mágicas
❧ Defensa contra las Artes Oscuras
❧ Encantamientos
❧ Herbología
❧ Historia de la Magia
❧ diomas
❧ Leyes mágicas
❧ Meteorología
❧ Pociones
❧ Primeros Auxilios
❧ Runas Antiguas
❧ Transformaciones
 
Medallas:

  • Medalla por Aprobación del Curso Libro de la Fortaleza: 2000 puntos.
  • Medalla por Aprobación del Curso del Libro de la Sangre: 4000 puntos.
  • Medalla por Aprobación del Curso del Libro del Equilibrio: 6000 puntos.
  • Medalla por Aprobación del Curso Libro de los Druidas: 8000 puntos.
  • Medalla por Aprobación del Curso del Libro del Caos: 10000 puntos.
  • Medalla por Aprobación del Curso del Libro de los Ancestros: 12000 puntos.
  • Medalla por Aprobación del Curso del Libro de las Auras: 14000 puntos.

Total de Experiencia en Medallas: 56000 puntos.
 
 
Perfil del Personaje:
 
Raza: Vampiro.

 



 

Aspecto Físico

 

 
No es muy alta, tiene una estatura estándar, apenas por encima de los 1,60 cm. Es delgada y esbelta, tiene cuerpo de bailarina y facilidad para moverse como tal. Es de tez blanca y rasgos delicados, nariz respingada y boca pequeña. Antes de su transformación tenía el cabello de un rubio casi dorado, ahora cae blanco por su espalda, en largos mechones ondulados. Sus ojos son verde esmeralda, tienen una sombra de experiencia que delata que en realidad no tiene la edad que aparenta. Tiene pequeñas cicatrices en todo el cuerpo, producto de las innumerables batallas en las que ha participado. A pesar de la magia, no han podido borrarse por completo, así que resaltan con un tono más claro y brillante que el resto de la piel. A pesar de su condición, es capaz de ruborizarse.
 
El tatuaje de la Marca Tenebrosa está situado en el lugar tradicional, el antebrazo izquierdo, donde sólo los miembros activos del bando pueden verlo. Tiene el trisquel de la familia Snegovik tatuado en la muñeca derecha y un dragón en el hombro, producto de sus días como jefa de casa en los Dragones de Lancashire. 
 
Suele usar vestimentas formales, tan formales que todas sus túnicas son de gala y le dan un aspecto altivo, acorde con su nombre y lo que conlleva. Casi siempre viste de blanco, usa colores en momentos importantes. Su ropa más emblemática y más controversial es la túnica de combate. Mientras que los Mortífagos son conocidos por vestir ropajes negros que los acompañan en sus noches de Caos, ella resalta entre sus compañeros por vestir prendas impolutas y tan brillantes que incluso opacarían a los miembros del bando contrario. Asimismo, posee una máscara única e inconfundible, hecha a la medida para su rostro.
 
El material de la máscara es desconocido, así como su fabricante. Solo ella conoce al diseñador y si vive, o no, es algo que aparentemente prefiere guardar para sí misma; se trata de una especie de casco que cubre la mitad de su cabeza, cerrando con un pico hasta la punta de su nariz. No tiene orificios para los ojos o las orejas, está hechizada para que pueda ver y oír sin necesidad de ellos. En su lugar, tiene runas antiguas talladas en el metal plateado que resultan atemorizantes y le dan un aspecto mucho más imponente.
 
Usa con poca frecuencia la Metamorfomagia de modo que, a menos que alguien sepa que tiene la condición, es difícil saber que es capaz de cambiar de apariencia.


 

 

Cualidades Psicológicas
 


No es una persona conversadora, opina solo cuando lo considera necesario y reserva sus pensamientos para las personas que son importantes para ella. Sin embargo, pese a su silencio, tiene una habilidad extraordinaria para causar daño con las palabras. Tiene una actitud arrogante y egocéntrica, de la mano con su posición social. Le molestan de sobre manera los argumentos vacíos de la Orden del Fénix, los Muggles y los Squib, son una combinación de todo lo que le parece débil. 
 

Aunque no pierde la cabeza con facilidad, puede hacerlo constantemente. La vuelve irracional en algunos casos. Su forma de concentrarse es a través de los duelos, es una estratega nata y no tiene problemas a la hora de matar. "El fin justifica los medios" y sus objetivos requieren de la fuerza para ser alcanzados. Tiene un concepto muy rígido e inflexible de sus propios ideales, creyendo fervientemente en la pureza de sangre y en la erradicación de todo factor que atente contra ella.
 
Es sentimental en exceso, pero no es de lágrima fácil. Es capaz de amar, tal vez demasiado, y no se considera una persona fuerte en absoluto. Su actitud es más que todo una careta, pero quienes la conocen de verdad saben que tiene más de una debilidad. 



 

Historia

 

 
 
La tormenta rugió con fuerza junto al último grito desesperado de una mujer dando a luz y opacó con su trueno el llanto del bebé, que había tardado demasiadas horas en nacer. El ambiente tenso del castillo se aligeró un poco cuando la confirmación de la salud de la mujer se rumoreó por los pasillos, creciendo a través de las paredes como un susurro de esperanza. Pero nunca se aligeró por completo. Había un silencio presente, perteneciente al padre que se había ausentado tan pronto había visto el sexo del infante, una niña de apariencia sana. Y había otros dos silencios, más fuertes e interrogantes, ligados a la opinión también ausente de los tíos, junto a la cama de dosel, viendo con ojos críticos a su hermana.
 
Nadeshka* no podía sostener a su hija, el agotamiento la había dejado tendida como los mantos ensangrentados en el suelo y tan pálida como las sábanas limpias que envolvían al bulto en los brazos de un joven, más o menos de la misma edad, a su lado. Alexei* era el que menos a gusto estaba, André* por su parte no mostraba más expresión que una plana y completa indiferencia a pesar de que en sus brazos reposaba la bebé aún llorando. No era la primera vez que cargaba a un niño, su hija Elaena dormía varias habitaciones más abajo y seguramente no escuchaba el escándalo, pero algo de preocupación podía verse en la forma en que apretaba los labios.
 
León, el padre, se había mostrado complacido con el embarazo, quizás demasiado emocionado para el estado de la relación con Nadeshka hasta el momento. Su ausencia era extraña, injustificada y, por sobre todas las cosas, preocupante. Nadie había comentado nada al respecto, Nadeshka era incapaz de notar que su marido no estaba presente en la sala desde que la niña había dejado el útero y los hermanos estaban bien con eso, los dos permanecían como dos estatuas sin ayudarla. No porque quisieran que muriera, cosa que parecía muy probable con la escena que estaban presenciando, más bien porque era lo que debían hacer.
 
Ninguno en la habitación, exceptuando a la niña puesto que aún no se sabía qué sería, era humano. La mujer y sus hermanos eran vampiros, completamente capaces de aguantar un poco de sangre y el llanto de un bebé. Nadeshka mejoraría pronto, por su cuenta, y la niña con un poco de atención entendería que el mundo era más agradable cuando no se estaba berreando todo el rato. El tiempo transcurrió lento hasta que por fin la mujer recobró el aliento y el llanto empezó a apagarse, siendo reemplazado por una calma que sólo parecía estar en pausa, o que se recargaba con el sonido de la lluvia torrencial golpeando los ventanales con violencia.
 
―¿Cómo piensas llamarla? ―preguntó al fin André.
 
Se pensaría que la madre se negaría a escoger el nombre sola, pero la mujer no lo pensó dos veces y con cierta frialdad que no se había notado en los agonizantes momentos post-parto, respondió.
 
―Leah, Ivashkov, tomando en cuenta que León no está. ¿Nadie vio a dónde fue?
 
Alexei fue quien dio la negativa y los tres hicieron gala nuevamente de sus nervios de hierro, obviando por completo la situación. André entregó a la niña a su madre, recogió con magia el desastre y escoltó a su hermano fuera de la habitación, demasiada convivencia familiar para una noche. La niña se había quedado dormida después de ser ignorada por todos, lo que su tío había interpretado como atención. Era pequeña y delicada pero no débil, pese a las condiciones del embarazo, daba la impresión de estar demasiado viva, demasiado sana. Nadeshka se permitió sonreír al fin, bajo la sombra de la soledad y la comodidad de estar sin las miradas inquisitivas de sus hermanos, estaba realmente feliz.
 
Y se durmió, sin más.
 
León entonces hizo acto de presencia, oculto en una capa de invisibilidad que lo había mantenido oculto ante los ojos de los Ivashkov, como un fantasma. No necesitó trucos o artimañas, ni un poco de magia, sólo delicadeza y la ferviente intención de volver a desaparecer. La niña encajó en su antebrazo como un pequeño bulto diseñado para estar ahí y buscó su calor por instinto, tan diferente a la tez fría de su madre. Ni ella ni Nadeshka fueron conscientes de que la llevaban lejos de ellos, de su hogar o su país natal. León sabía que algún día se lo agradecería y pese a que se ponía el mundo en contra con aquellos tres como enemigos, apretó a su hija contra su pecho y la sacó de Rumania, en medio de una noche tempestuosa de mayo.
 
Nadie sabía que León había salido minutos antes de la llegada de Alexei y André, cuando aún Nadeshka no podía parpadear debido al dolor, nadie se había enterado de la existencia de otra bebé procedente de su unión con ella. Primero que Leah y quien había arrancado el penúltimo alarido, una niña de cabellos oscuros había llegado al mundo, y León se había encargado de sacarla a ella primero del alcance de los Ivashkov. Por ello hasta la fecha de su supuesta muerte, creerían que León se había robado a la única hija de Nadeshka, una niña de cabellos dorados muy similar a su madre.
 
Había crecido con una mente aguda y ciertas cualidades extrañas que no podía explicar. León estaba, siempre estaba, pero nunca lo suficiente como para acostumbrarse a su presencia constante o fiel. Era su padre, no había necesidad de que se lo explicaran o que se lo demostraran, era suficiente con ver la forma en que la sonrisa del hombre se iluminaba al verla o lo bien que se sentía abrazarlo después de un largo tiempo. Pero los que estaban con ella no eran sus padres, esa pareja regordeta y amable no eran más que una pantalla para cuidarla y mantenerla a raya.
 
Estaba bajo su tutela de forma temporal, mientras León hacía su vida y trataba de cuidarla a la distancia, cosa que funcionaba bien más en un sentido que en otro. Pero aún así no le guardaba rencor. Por alguna razón lo comprendía sin saber que años más tarde adoptaría el mismo modelo. Lo que no entendía era por qué debía convivir con aquellos dos imberbes que no sabían más que ponerle los pelos de punta, con sus ánimos por los cielos o sus comentarios amigables. Nunca le habían agradado y nunca lo harían, aunque sus intentos de hacerse querer fueran casi desesperados.
 
En una opinión más o menos general, eran sus padres. No como Nadeshka, a quien no había conocido ni siquiera por el nombre, más allá de saber que para nacer necesitó una madre y por supuesto no como León. Eran sus padres porque eran quienes se encargaban de cuidarla y, con lo que sabían, trataban de educarla. Pero nada de lo que quisieran enseñarle era suficiente. Primero porque era realmente pobre en comparación a lo que ella misma había descubierto por su cuenta y en segundo, porque la educación Muggle era de las cosas más aburridas e inútiles que había intentado aprender en su corta edad.
 
Apenas tenía siete años cuando llegó a esa conclusión. No sentía interés alguno en ninguna materia Muggle, ni en los deportes o en algo más que en la historia, que seguía juzgando como monótona después de todo. Y era extraño que una niña con esa edad y con la escasa comunicación que había tenido con otros niños, o personas en general, tuviera esos pensamientos. Pero nadie podía decirle nada, no porque no quisieran sino porque tampoco era habladora. Se guardaba sus opiniones para sí y destinaba sus esfuerzos a hacer cosas productivas, ignorando las lecciones de la escuela en casa y poniendo su atención en cosas que sí la llenaban.
 
Después de un tiempo, un par de libros y una irritación máxima hacia una canción infantil, descubrió que la puerta de atrás se abría sin rechinar si se presionaba en el lugar correcto y durante la transmisión de las noticias, usualmente fatídicas en tiempos de guerra, abandonaba la vivienda y paseaba por el pueblo. Fue así como sin querer o por cosas del destino encontró el callejón Diagón. Nadie prestó atención a una niña tan segura andando por la taberna, porque parecía saber lo que hacía después de todo. Pero lo cierto era que se había perdido y como buena niña curiosa, puesto que conservaba ciertas características infantiles, decidió seguir a una pequeña multitud que hablaba sobre Quidditch, término desconocido para su edad.
 
Y una vez descubierto aquello, nunca más pudo olvidarlo.
 
Sus viajes al mundo mágico eran cada vez más constantes y ajenos al conocimiento de sus padres adoptivos. Ellos no podían saberlo por ningún medio, eran demasiado tontos para ellos y León, quien se había apartado de ella una vez más, no estaba para controlarla cuando esos impulsos que se alejaban de su edad la hacían salirse un poco de control. Poco a poco otras cosas se hicieron más evidentes en su personalidad. Una facilidad para usar las palabras, para mentir, para asegurar que todo estaba en orden y que podía controlarlo. No se lo decía a sí misma, lo decía a quienes pedía ayuda y casi sin querer, con muchísima suerte, encontró su varita entre las cientos de varitas de Ollivander's.
 
Nadie le negó la adquisición de la varita, incluso cuando era evidente que tenía al menos tres años menos de lo permitido según lo estipulado por el Ministerio de Magia inglés. Ella desconocía las reglas, las ignoraba porque si bien era inteligente no podía saber lo que estaba bien o mal dentro de un mundo que había conocido por mera coincidencia, que la había llamado debido a la magia que corría por sus venas. Pero el dueño de la tienda sabía las reglas y lo que podía causar y aún así permitió que la llevara gratis, con un solo argumento: la varita escoge al mago. Sería una frase famosa en Ollivander's, pues los presentes corearon aquello como una canción de verano, pero Leah no lo entendió y tampoco le dio mucha importancia, era una nueva adquisición que estaba dispuesta a probar.
 
Pero ni siquiera ella misma estaba preparada para lo que descubrió por error, un día cualquiera. Si bien sus pensamientos eran disímiles con respecto a su edad, había algo latente en el fondo de sus acciones que salía a relucir poco a poco con el paso del tiempo y se trataba de su temperamento. Siempre había sido callada, tranquila, reservada. Sin embargo, nunca se había enfadado de verdad hasta que su madre sustituta, muy enfadada, encontró la varita en su habitación y amenazó con confiscarla si no explicaba qué era. Sus recuerdos son turbios y nítidos por sectores, como si su mente hubiera querido ocultar ciertos detalles a su conciencia infantil de aquél entonces.
 
La ira casi la había consumido y en un arrebato de rabia colosal, no hizo más que hacer algo que a un niño jamás se le hubiera pasado por la cabeza. Sólo recordaba el cuerpo ensangrentado de la mujer, tendida en el suelo con una expresión perdida y la varita en la mano. Recordaba haberla tomado después de eso y por instinto, más que por rabia, repetir el proceso con el hombre una vez que éste llegó arriba tras el escándalo. No veía detalles, no enlazaba los hechos con algún hechizo. Su magia había reventado de la mano con la ira de un demonio, de su propia personalidad y en poco tiempo, sin querer, los había matado. Uno más limpio que el otro, debido a la varita, pero nada que pudiera recordar sin que se le revolviera el estómago.
 
Todas sus memorias después de eso eran cortos fragmentos que se escapaban de sus manos. Huía de la casa con la varita en mano, desorientada, escapando de algo que ella misma no podía explicar, algo en su interior. El arrepentimiento, el miedo y la angustia la aplastaban. Se quitaba la ropa manchada, la tiraba al río y corría, corría sin ver atrás. Y de pronto estaba en un orfanato. No sabía cómo o por qué había llegado ahí, pero recordaba una mujer amable que había optado por llevarla ahí cuando la había visto en un callejón. Y recordaba con mucho dolor las horas que pasaba sentada frente a la verja, mirando al mar con la esperanza de irse más lejos todavía.
 
Una muñeca la sacó de su ensoñación en uno de esos días. Una horrible muñeca de cerámica que le dio contra la cabeza y que de no ser porque le dio en un costado, la habría matado. Sorprendida vio el objeto que no se había roto y buscó con las cejas formando una línea recta a la culpable del atentado. La niña, May, reía sin parar al otro lado del patio y aunque le dolía muchísimo la cabeza, se unió a las risas. Desde entonces ambas se hicieron amigas y aunque ninguna lo planeó en el momento, la estrategia de escape tuvo éxito una semana después. May era mayor que ella y para su pesar, sabía a dónde tenía que ir. Ella por su parte debía escapar, sin saber de qué, pero debía irse lejos. Se subió a un barco a escondidas, abrazando su única pertenencia con fuerza y vio a May irse a través de una rendija.
 
 
 


hJiR1y9.jpg

 

 
Nunca había pensado que acabaría en Francia y aunque lo descubrió por el idioma que no comprendía pero podía reconocer, no le disgustó. Se las arregló en las calles, con las personas, era una de las pequeñas cualidades que había adquirido en sus días de escape. Pero cuando regresaba a su pequeña casa fabricada y se cubría con la manta del frío, los fantasmas de sus "padres" la perseguían y le quitaban el sueño. Pensaba en León, en dónde estaría, en si lograría encontrarla a pesar de haberse ido sin avisar, pero no hacía el más mínimo esfuerzo de encontrarlo o de ser encontrada.
 
Huía de Londres, de lo que había dejado atrás y aunque tuviera que estar sola, la soledad era su mejor compañía.
 
Su habilidad con las ventas, mucho tiempo después en madurez y cuando hubo retornado a Londres, se debía a esos días en las calles de la ciudad. No era diferente a otros niños a excepción de que, en vez de robar, negociaba y creaba nuevos productos sin siquiera saber lo que hacía a excepción de la práctica. Así que no estuvo mucho tiempo sin techo, aunque la vida tampoco le permitía demasiados lujos. No era feliz, pero mantenía su cabeza ocupada y con los años y ayuda de su varita, las cosas se le iban olvidando e iba aprendiendo otras más importantes. Como el idioma, la ubicación del barrio mágico o pequeños hechizos que podía hacer sólo porque no estaba registrada en ningún Ministerio de Magia.
 
Pero eso no impidió que el gobierno francés localizara una pequeña bruja descarrilada en sus calles y un día como cualquier otro, enviara un caniche entrenado a la puerta de su modesta habitación en un barrio bajo de la ciudad. En su cuello había una carta, sostenida por una cinta azul de seda y aunque esperaba que fuera solo un perrito perdido, descubrió que la suerte le había sonreído por primera vez en mucho tiempo y aunque hasta el momento no lo había notado, le cumplirían el sueño más grande que había tenido: aprender de magia. Beauxbatons le había abierto las puertas incluso sin saber su nombre, pero ella lo sabía y cuando llegó al colegio, se presentó como Leah Ivashkov, ajena al hecho de que León la mantenía escondida.
 
Sólo que ya nadie iría por ella, los Ivashkov habían quedado enterrados, vivos, en los terrenos de su propio castillo por hacer enfadar a la persona equivocada.
 
Su juventud no fue más relevante que la de cualquier otro estudiante de Beauxbatons. Era una estudiante ejemplar, sumamente callada para un adolescente. No tenía problemas de comunicación o con relacionarse con los demás, lo cierto era que en realidad no tenía ninguna intención de hacerlo. La madurez extraña que había tenido desde que solo había sido una niña había ido creciendo con los años, haciendo que la actitud de sus compañeros entorno a ella fuera infantil y por ende, que no la soportara del todo. Así que prefería mantenerlos alejados, solo interactuando cuando era estrictamente necesario.
 
No intentó contactar a León en ninguno de sus años, aunque sí sabía dónde estaba. Cuando los estudiantes volvían a sus casas, ella permanecía en su habitación durante las vacaciones y disfrutaba de la soledad, de la libertad que le brindaban aquellos meses por su cuenta. Y era libre de leer, investigar y, en ocasiones, buscar información sobre la única persona que conocía, preguntando en los lugares adecuados. Pero si bien no había intentado dar con él, sí le llamó la atención un sitio que visitaba con la misma frecuencia con la que solía visitarla a ella.
 
Las tabernas no fueron suficiente después de un tiempo, ni en París ni en Londres. Y aunque trató de no darle demasiadas vueltas durante años, cuando obtuvo el título de Beauxbatons y ya no pudo quedarse más entre las paredes del castillo, la incógnita de cuál era el lugar que visitaba su padre empezaba a carcomer su mente. No estuvo tranquila nunca más y esa ansiedad creció, año tras año, cuando notó que su rostro dejó de ser natural y empezó a ser portador de una belleza sin sentido, anormal. No había envejecido un poco después de cumplir los veinticinco, ni siquiera diez años después. La gente lo notaba, ella lo notaba. Y su humor no hacía más que ir en picada. Francia dejó de llenarla y si decidió irse, a lo único que había conocido, fue porque sinceramente pensaba que estaba enloqueciendo.
 
Tenía años sin pisar Londres por más de unas horas, sin transitar por sus calles como cualquier otra persona y en ese preciso momento, se sentía más extraña de lo que nunca se había sentido antes. Desde que había vuelto a Inglaterra, la dirección a la que León iba con frecuencia seguía rondando su cabeza.
 
El lugar no era distinto a lo que había conocido en su niñez, de hecho lo veía extrañamente similar. Familiar, recatado, excesivamente inglés, Muggle. Pero había un aire popular en el ambiente, un júbilo que solo los Muggles podían tener con cosas banales. Otro bar. En principio bufó y decidió que su viaje había sido una tontería, una búsqueda sin sentido, ¿si no quería contactar a León por qué sentía tanto interés por lo que hacía? ¿Celos? Estuvo sentada frente al bar durante horas, hasta que la noche cayó y la multitud creció, con una emoción latente que ella no entendía. Y al fin, cuando la música empezó a resonar, quiso un trago.
 
 
La banda que tocaba era la causante del alboroto y nadie estaba pensando en alcohol, a excepción de ella. Mientras todos se preocupaban por escuchar a los Beatles, ella ocupó una silla vacía al fondo y por algún milagro, una mesera la vio llegar. Un saludo que no escuchó por el barullo, la carta y una sonrisa amable, reemplazada por una expresión de completo desconcierto, fue un reflejo de lo que ella estaba sintiendo. O, quizás, lo que acababa de hacer. Porque literalmente sentía que estaba viendo su propio reflejo, un reflejo con el cabello castaño. La muchacha ante sus ojos era igual a ella, en todo menos en eso.
 
Quizás porque ninguna sabía qué decir o porque el entorno no ayudaba al dramatismo, ninguna de las dos muchachas reaccionó como era esperado. Leah pidió su bebida, una cerveza grande y bien fría y Romi quien tenía una placa con su nombre, fue por ella. Cuando la trajo, se sentó delante de ella y entonces se dedicaron a mirarse. Pese a la dificultad de llevar una conversación con el ruido, se las arreglaron para hacerlo. Sus preguntas eran demasiado directas, demasiado concisas, demasiado extrañas para dos personas que no se conocían. Pero había una conexión extraña entre ambas, algo que la había llevado al bar, algo que hizo que Romi dejara el delantal sobre la mesa y salieran las dos de ahí, dejando todo atrás.
 
No necesitaron una novela o a León para descubrir que eran hermanas, que eran gemelas. De hecho, hasta la fecha Leah cree que León dejó esas señales a propósito para que se encontraran.
 
Por primera vez en toda su vida no estaba sola, ni se sentía sola. El tiempo pasaba a gusto junto a Romi y ambas descubrieron que eran iguales, en muchos sentidos, lo que hacía la compañía mucho más amena. Y por ese motivo tuvo el impulso de buscar a Juliene, porque se sentía viva. Sería la peor idea de su vida, al menos mientras ni ella ni su hermana sabían lo que eran. La encontró y tuvo apenas un instante de felicidad, antes de que algo en su cuerpo reaccionara en su contra. Juliene estaba muy joven, demasiado joven. Si ella debía ser una anciana, Juliene también debía serlo, pero encontró a una adolescente.
 
Y esa adolescente estaba acompañada de un aura extraña y una mujer pálida.
 
Reaccionó impulsivamente, sin saber por qué, se lanzó contra la mujer y en un segundo, como la última vez que estuvo en presencia de sus padres adoptivos, hizo un desastre. Dejaba de pensar, se desconectaba de la realidad y como un animal, hacía cosas por puro instinto. No supo en qué momento, cómo o por qué, había acabado con la vida de la mujer ante los ojos de Juliene. En su propia casa. Se quedó mirando sus manos, sin escuchar los gritos de Juliene, sin entender una palabra y cuando pensó que no podía dejar de temblar, se retiró. No miró atrás, no miró a Juliene, no miró al cadáver de su madre. Sólo se fue.
 
Los años pasaban lentos para los inmortales pero en compañía de su hermana, las cosas no eran tan malas. Se habían mudado a un departamento modesto y con algunas tretas, habían cursado por segunda vez la escuela. Era la primera vez de Leah en Hogwarts y no dejaba de ser una experiencia maravillosa, pero al momento de fingir que no sabía nada y que estaba aprendiendo, no era tan buena. Incluso había olvidado un poco a León, porque había decidido dejarle espacio para que hiciera su vida, pero inevitablemente se encontraron cuando entraron a la sociedad moderna. Y no sólo a ella, sino a un bando.
 
Fue sobrecogedor entender que si era igual a su hermana, las dos lo eran a su padre. No hubo charlas incómodas, ni recriminaciones, hubo un entendimiento enorme e inexplicable entre los tres, así como respuestas. Las dos eran demonios, al igual que él. Y aunque nunca habían estado juntos por más de unos pequeños momentos, sintió la misma conexión con él que con Romi. Él empezó a ser un padre en ese momento y ella empezó a comportarse como una hija. Quizás demasiado mimada para la edad que tenía, pero feliz. Fue León quien las instruyó en las Artes Oscuras y quien terminó de convencerlas del camino que querían seguir y por él, ambas entraron a la Marca Tenebrosa.
 
Ahí encontraron a su verdadera familia, tal vez de una forma más literal de lo que esperaban.
 
Después de un tiempo, misiones y experiencias, Romi siguió un estilo de vida más bohemio y pidió una ausencia que hasta la fecha sigue vigente. Leah no se lo recrimina, lo entiende bastante bien, aunque una parte de sí se fue con su gemela y desde entonces cierta vida la abandonó también. No estuvo presente para el nacimiento de su primera hija, no físicamente, pero llegó a conocerla en sus primeros meses de vida; la niña era hija de Zack, uno de sus compañeros de bando y alguien que en poco tiempo se volvió un amigo tan grande que nunca logró verlo como una pareja, siempre como su mejor amigo. Entre ellos, Caroline, Alyssa y Pik, completaban a su grupo más cercano y querido de amigos. Y fue por Caroline que conoció a Elaena.
 
 


gmbMKPA.jpg


 

 
Nunca había visto un caso de Doppelgängers y aunque se podría decir que Caroline era la mala, según la creencia de que los Mortífagos eran malvados, la verdad era que Elaena era la versión oscura de aquél par. No la soportaba, en absoluto. Pero un día entre charla y charla, Zack, Elaena y Leah tuvieron la idea de que sus historias familiares estaban extrañamente unidas entre sí. Era, de alguna forma, como si los vacíos que había en la vida de uno complementaba los vacíos de los otros dos sin explicación alguna.
 
Elaena no había conocido a su padre, al igual que Leah seguía sin conocer a su madre y Zack había sido adoptado cuando era un bebé, pero Elaena sabía quién había sido su progenitor. Les contó que había viajado a Rumania una vez para buscarlo y había resultado herida, producto de maldiciones. Un hombre la había convertido en vampiro para salvarla y lo hizo, pero nunca dio con su padre. Zack era también un vampiro, de nacimiento y aunque Leah no lo era, sabía que algo raro tenía con los vampiros, puesto que la madre de Juliene, la que había asesinado a sangre fría, lo había sido. Así que, tomando esa idea como un norte, los tres viajaron a Rumania para tratar de encontrar a André, padre de Elaena.
 
La búsqueda exhaustiva los llevó al Ministerio de Magia después de haber encontrado todos los cuentos que los pueblerinos tenían de André pero, más específicamente, de los Ivashkov. Eso fue lo que esperaban para confirmar que era verdad, al menos, que Elaena y Leah estaban emparentadas, puesto que Leah llevaaba el apellido; se rumoraba que habían sido seres inmortales en su tiempo porque nadie jamás los había visto envejecer, generaciones y generaciones habían sido testigos de su vida eterna. Asustaban a las personas constantemente y se decía que incluso habían llegado a llevarlos a su hogar para beber sangre de ellos. Pero, según los informes oficiales, los marcaban como miembros de la realeza que nunca alcanzaron el trono.
 
En el Departamento de Seguridad Mágica Rumano dieron con lo que habían estado buscando. Zack Ivashkov había sido el hijo de Daena y Alexei Ivashkov, la mujer había muerto en el parto y nunca más se supo nada ni del niño ni del padre. Lo mismo se decía tanto de Leah como de Elaena, ambas habían muerto según los registros y por lo que habían entendido en la búsqueda, sus padres habían desaparecido. Decidieron visitar el castillo familiar, buscando cualquier cosa que pudiera indicar el paradero de los Ivashkov. Pero no había ningún tipo de señal, habían dejado la faz de la Tierra como un suspiro. Pero no había lugar para sentimentalismos, ya se conocían, así que impresionados con la magnificencia del lugar, recorrieron cada tramo hasta que dieron con las respectivas habitaciones de los patriarcas desaparecidos.
 
El diario de Nadeshka fue el descubrimiento más revelador. Encontraron fechas, referencias y algunas verdades que justificaban las historias de los Muggles en el pueblo y los mismos magos del Departamento de Seguridad Mágica. No habían sido buenas personas, en lo absoluto, pero habían construido algo que les había sido arrebatado. Y por cosa de suerte o quizás del destino, les pertenecía a los tres. Tomar el título de la realeza no fue ningún problema para ellos y tampoco seguir los pasos de sus padres. Era un trío de magos oscuros y estaban dispuestos a alzar a su familia nuevamente aunque tuvieran que hacerlo sin sus padres. Alexei, André y Nadeshka Ivashkov estaban enterrados, aún con vida, dentro de los terrenos del castillo rumano y ellos jamás se enteraron. Como ya se habían instalado en Ottery, simplemente hicieron un pequeño hechizo que comunicaría el castillo con el lugar elegido y por tanto, podrían entrar desde allí a su nuevo hogar.
 
¿Eran monstruos como los anteriores patriarcas? Sí, lo eran, incluso podrían ser peores. Y lo demostraban cada día, acumulando honores y fortuna sin necesidad de sembrar temor, al menos no tan abiertamente como lo habían hecho sus progenitores.
 
Dentro del bando llegó al escalón más alto de la jerarquía, por debajo de las líderes y hombro con hombro con sus mejores amigos, con los que creció como si hubieran sido familia toda la vida. No era una historia romántica, más bien era un acierto del azar. Y quizás por su mala suerte inicial, cuando no había tenido nada, encontró todo no sólo en un bando, sino en una persona. Conoció a Tauro desde el día uno, desde su ingreso a la Marca Tenebrosa, pero no fue sino hasta casi siete años después que las dos dieron un paso para estar juntas.
 
Se casó con Tauro, una relación que duró el tiempo suficiente para hacerle ver que el matrimonio no era lo suyo. O tal vez no lo era porque, la persona de quien se había enamorado seguía en su cabeza. Tenía años sin ver a Oniria y aún era capaz de verla en todos lados, incluso en la gente. Fue por ello que conoció a Sísifo, su doble, un día cualquiera, viendo el enorme parecido que había entre ambos. Podría decirse que se enamoró de Oniria dos veces, pero con el tiempo fue capaz de notar que se había enamorado de ambos más por sus diferencias que por sus similitudes. Juntos tomaron la decisión de permitirse amar de una forma distinta, sin ataduras. Se casaron los tres y tuvieron dos hijos, Insomnia y Baleiro, antes de construir con sus propias manos el castillo Snegovik sobre un lago congelado en Siberia.

 
 
 


Pertenencias

 

 
Objeto Mágico Legendario: -
 
 


Objetos Mágicos

 

 
Objeto: Varita mágica
Clasificación: AA
Puntos de poder: 20
 
Objeto: Reloj Mágico Familiar
Clasificación: AA
Puntos de poder: 20
 
Objeto: Bolsa Interminable
Clasificación: A
Puntos de poder: 10
 
Objeto: Gema de la Desaparición
Clasificación: AAAA
Puntos de Poder: 80
 
Objeto: Espejos Comunicadores
Clasificación: AAA
Puntos de Poder: 40
 
Objeto: Pensadero
Clasificación: AAA
Puntos de Poder: 40
 
Objeto: Huevo de Colacuerno Húngaro
Clasificación: AAAAA
Puntos de Poder: 160
 
Objeto: Huevo de Ironbelly Ucraniano
Clasificación: AAAAA
Puntos de Poder: 160
 
Objeto: Reproductor de Gritos Tenebrosos
Clasificación: AA
Puntos de Poder: 20
 
Objeto: Armario Evanescente
Clasificación: AAAAA
Puntos de Poder: 160
 
Objeto: Daurblada
Clasificación: AAAA
Puntos de Poder: 80
 
Objeto: Réplica de Jack O'Lantern
Clasificación: AAAA
Puntos de Poder: 80
 
Objeto: Miniatura Leprechaun
Clasificación: AA
Puntos de Poder: 20
 
Objeto: Caramelos Petrificantes
Clasificación: A
Puntos de Poder: 10
 
Objeto. Manzana de la Discordia
Clasificación: AAA
Puntos de Poder: 40
 

 

Pociones Mágicas
 
 

Objeto: Felix Felicis
Clasificación:
AAAAA
Puntos de poder: 160
 
Objeto: Poción Multijugos
Clasificación: AAAAA
Puntos de poder: 160
 
Objeto: Veritaserum
Clasificación: AAAAA
Puntos de poder: 160
 
Objeto: Amortentia (4)
Clasificación: AAAAA
Puntos de poder: 160 x 4 = 640
 
Objeto: Esencia de Dictamo
Clasificación: AAA
Puntos de Poder: 40
 
Objeto: Poción Reabastecedora de Sangre
Clasificación: AAA
Puntos de Poder: 40
 
Objeto: Felix Felicis
Clasificación:
AAAAA
Puntos de poder: 160
 
Objeto: Elixir de la Vida
Clasificación: AAAAA
Puntos de poder: 160
 
Objeto: Veritaserum
Clasificación: AAAAA
Puntos de Poder: 160
 
Objeto: Zumo de Mandrágora (2)
Clasificación: AAAAA
Puntos de Poder: 160 x 2 = 320
 
Objeto: Poción Multijugos
Clasificación: AAAAA
Puntos de Poder: 160
 
Objeto: Poción escalofriante
Clasificación: AA
Puntos de Poder: 20
 
Objeto: Poción Cara de Calabaza
Clasificación: AA
Puntos de Poder: 20
 
Objeto: Cerveza O'Riley
Clasificación: AAA
Puntos de Poder: 40
 
Objeto: Poción Olvidamores
Clasificación: AAA
Puntos de Poder: 40
 


 

Criaturas Mágicas
 
 

Criatura: Cachorro de lobo albino
Clasificación: X
Puntos de poder: 10
 
Criatura: Lobo
Clasificación: X
Puntos de poder: 10
 
Criatura: Leopardo
Clasificación: X
Puntos de poder: 10
 
Criatura: Serpiente
Clasificación: X
Puntos de poder: 10
 
Criatura: Ghoul
Clasificación: XX
Puntos de poder: 20
 
Criatura: Jobberknoll
Clasificación: XX
Puntos de poder: 20
 
Criatura: Aethonan
Clasificación: XX
Puntos de poder: 20
 
Criatura: Crup (3)
Clasificación: XXX
Puntos de Poder: 40 x 3 = 120
 
Criatura: Ashwinder (3)
Clasificación: XXX
Puntos de Poder: 40 x 3 = 120
 
Criatura: Hipogrifo
Clasificación: XXX
Puntos de Poder: 40
 
Criatura: Fwooper
Clasificación: XXX
Puntos de Poder: 40
 
Criatura: Cruce de Kneazle
Clasificación: XX
Puntos de Poder: 20
 
Criatura: Billywig
Clasificación: XXX
Puntos de Poder: 40
 
Criatura: Doxy
Clasificación: XXX
Puntos de Poder: 40
 
Criatura: Fénix (2)
Clasificación: XXXX
Puntos de Poder: 80 x 2 = 160
 
Criatura: Runespoor
Clasificación: XXXX
Puntos de Poder: 80
 
Criatura: Kelpie
Clasificación: XXXX
Puntos de Poder: 80
 
Criatura: Esfinge
Clasificación: XXXX
Puntos de Poder: 80
 
Criatura: Tebo
Clasificación: XXXX
Puntos de Poder: 80
 
Criatura: Occamy
Clasificación: XXXX
Puntos de Poder: 80
 
Criatura: Kneazle
Clasificación: XXX
Puntos de Poder: 40
 
Criatura: Unicornio
Clasificación: XXXX
Puntos de Poder: 80
 
Criatura: Thestral
Clasiificación: XXXX
Puntos de Poder: 80
 
Criatura: Serpiente Cornuda
Clasiificación: XXXXX
Puntos de Poder: 160
 
Criatura: Ave del Trueno
Clasiificación: XXXX
Puntos de Poder: 80
 
 


 

Criaturas en la Reserva
 
 

Criatura 1:
Clasificación:
Puntos de poder:
 



 

Libros de Hechizos

 
 
Libro: Libro del Aprendiz del Brujo
Nivel: 1
 
Libro: Libro de la Fotaleza
Nivel: 5
 
Libro: Libro de la Sangre
Nivel: 7
 
Libro del Equilibrio
Nivel: 10
 
Libro: Libro del Druida
Nivel: 15
 
Libro: Libro del Caos
Nivel: 20
 
Libro: Libro de los Ancestros
Nivel: 25
 
Libro: Libro de las Auras
Nivel: 30
 

 

Poderes de Criaturas
 
 

Tipo de Poder:



 

Consumibles en Batallas
 

Nombre: Poción curativa
Descripción: Tarjeta
Categoría: AAAAA
 


 

Elfos
 
❧Fraise
❧Lune
❧Loup

 


 

Licencias, Tasas y Registros
 
 
❧Licencia de Aparición: Obtenida.
❧Licencia de Vuelo de Escoba: --
❧Registro de Demonios: Registrada
❧Registro de Inmigrantes: Registrada
❧Registros de elfos domésticos: Elfo 1, Elfo 2, Elfo 3
❧Estado civil: Casada con Taurogirl Crouchs
❧Personajes Secundarios: -

 

Otros Datos

 


❧Es zurda.
❧No puede sudar.
❧Puede invocar un Patronus y su forma es un lince, como su forma Animaga.
❧Es acrofóbica, lo que le ha impedido montar una escoba en toda su vida, razón por la que nunca ha intentado tomar el examen de vuelo.
❧Su varita es extrañamente larga, llegando a rozar los 35 cm. La madera es de cerezo, su núcleo es de corazón de dragón y la empuñadura de plata tiene una pequeña inscripción en letra cursiva.
❧Todos sus anillos de poderes están enlazados en uno sólo que cambia de color según el uso que quiera darle, al igual que los amuletos en un único collar.

❧Ella, Sísifo y Oniria comparten un lazo mental por haber sido transformada por ambos.
❧* Compra especial en tributo a Lyra Katara Selwyn:
 


wSvQO4v.png


 

 
Cronología de cargos
 
 
Ministerio de Magia.

  • Aprendiz, empleada y jefa de la Oficina Creadora de Hechizos y Pociones. Departamento de Misterios.
  • Sanadora de la Planta de Neutrales. Hospital Mágico San Mungo.
  • Empleada, encargada de la Trastienda, Jefa del Magic Mall. Concilio de Mercaderes.
  • Logia Eligentium. Concilio de Mercaderes.
  • Empleada de la Oficina del Ministro.
  • Medimago Jefe del Laboratorio de Análisis e Investigaciones Científicas.
  • Warlock (Moderadora) - Actualidad.

Academia de Magia y Hechicería, Hogwarts y Universidad.

  • Jefa de Casa de los Dragones de Lancashire.
  • Jefa de Casa de los Aethonans de Salem.
  • Profesora de Transformaciones.
  • Profesora de Conocimiento de Maldiciones.
  • Profesora de Duelo Avanzado.
  • Directora de la Universidad.

Marca Tenebrosa.

  • Base, Tempestad, Mago Oscuro, Nigromante.
  • Jefa del Escuadrón de Neutrales.
  • Jefa del Escuadrón Social.
  • Jefa del Escuadrón de Aspirantes.
  • Coordinadora en Jefe de la División Global.
  • Reportera del Centinela de Ottery.
  • Tutora de Rol y Perfil Mortífago - Actualidad.
  • Tutora de Duelos - Actualidad.
  • Ángel Caído - Actualidad.

Premios y reconocimientos.
 
La mejor Tempestad - 6rvbby7.gif
La más Atrevida - 9aReWHl.gif
La pareja más Oscura -LkMqm4k.gif
La mejor Nigromante - 2hz4qci.gif
La mejor Pareja - QVszktp.gif
La pareja más Oscura - PRm8Xv2.gif
La más extermina Aurores - ieiBy3v.gif
La mejor Ángel Caído - 8pCzfIV.gif
Mejor familia Mortífaga, Ivashkov - C7q2m9a.gif
Mejor negocio Mortífago, "La Cosa Nostra" - zV0ep82.gif
Sex Symbol - m1pMfAG.gif
Más Hiperventilado - 0Wi3wCn.gif
La mejor Pareja -
RKLozBm.gif
La pareja más Oscura - 3yQhmjq.gif
La más extermina Aurores - 3lqIQgZ.gif
La mejor Ángel Caído - QjvRNqB.gif
Mejor Mortífaga - YwwEbg4.gif
 



Links de Interés Referentes al Personaje

 
❧ Link al Perfil de Comprador MM: 227
❧ Link a Bóveda Personal: Bóveda N°95010
❧ Link a Bóveda Trastera: Bóveda N°106686
❧ Link a Bóveda de Negocio:
 
Bóveds N° 110551 Negocio El Sendero
Bóveda 98547 Coffe Artist --- ("Negocio Activo del que no es Socia")
 
Bóveda 101285 Le Moulin Diagon (negocio cerrado)
Bóveda 1314134 Negocio Cabeza de Puerco (negocio cerrado)
Bóveda N° 108559 Negocio Magic Comics (negocio cerrado)
Bóveda 104399 Negocio La Cosa Nostra (negocio cerrado)
Bóveda N° 108252 Negocio Lemonade (negocio cerrado)
 
❧ Link a Bóveda Familiar 1: Bóveda 106154 Familia Ivashkov
❧ Link a la Bóveda Familiar 2:


 
-
 
La raza en el perfil debe ser "Vampira".
 
-
 


55Nqaee.png?1

 
Procedo a realizar los cambio solicitados por el usuario, próximos cambios en un mes (17/11/2018).
 

Leah Ivashkova

Moderadora Global


"%20alt=Imagen Enviada


"%20alt=


"%20alt=Imagen EnviadaImagen Enviada


#234 Leah Snegovik

Leah Snegovik

    Mago Glorioso

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 9.781 mensajes
  • 13.002 points
    • Gender:Female
    • Location:Siberia.

    Casa de Hogwarts:
    Slytherin

    Orden del Grial
    Nigromante
    Galeones: 129820





Escrito 29 noviembre 2018 - 14:01

Ficha y perfil actualizados para añadir compras certificadas en bóveda trastero: #81


"%20alt=Imagen Enviada


"%20alt=


"%20alt=Imagen EnviadaImagen Enviada


#235 Niko Uzumaki

Niko Uzumaki

    Miembro del Consejo de Druidas

  • Moderadores
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 27.602 mensajes
  • 318.737 points
    • Gender:Male
    • Location:En algun lugar del mundo

    Casa de Hogwarts:
    Ravenclaw

    Orden de Merlin
    Galeones: 57227





Escrito 19 enero 2019 - 20:02

Ficha y perfil actualizados para añadir compras certificadas en bóveda trastero: #83


w3PBwnw.png

Zn4buB8.gif


#236 Binny Evans

Binny Evans

    Mago Maestro

  • Magos Expertos
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 6.141 mensajes
  • 21.301 points
    • Gender:Female
    • Location:Aquí, allá. No puedes encontrarme.

    Casa de Hogwarts:
    Ravenclaw

    Dragones de Oro
    Galeones: 43449





Escrito 15 febrero 2019 - 20:32

Ficha y perfil actualizados para añadir compras certificadas en bóveda trastero: #85


4RJG0Nr.gif

q705PNX.jpg

Los ideales son solo palabras hasta que luches por ellos.


#237 Jank Dayne

Jank Dayne

    Mago Consejero

  • Moderadores
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 8.572 mensajes
  • 70.678 points
    • Gender:Male
    • Location:Venezuela.

    Casa de Hogwarts:
    Ravenclaw

    Dragones de Oro
    Legionario
    Galeones: 157993





Escrito 16 julio 2019 - 17:45

Ficha y perfil actualizados por cierre de bando. 


vAu5VKX.png

6tXFjUo.gif


#238 Sagitas Potter Blue

Sagitas Potter Blue

    Miembro del Consejo de Druidas

  • Moderadores
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • 60.050 mensajes
  • 10.050 points
    • Gender:Female

    Casa de Hogwarts:
    Hufflepuff

    Orden de Merlin
    Knight
    Galeones: 1280268





Escrito 24 noviembre 2019 - 01:29

Ficha actualizada para reflejar el divorcio, a petición de la su hasta ahora pareja.


XkYM48z.gifxEkEkZY.gifeHQCIo7.gif

nQInHL7.jpg

 





0 usuarios están leyendo este tema

0 members, 0 guests, 0 anonymous users


Alternar visibilidad del Shoutbox Tag Abrir el Shoutbox en una ventana emergente

@  Tauro M. : (18 enero 2020 - 03:30 ) Como quisiera entenderte... No tienes idea de cuanto quisiera (8)
@  Reacon : (16 enero 2020 - 11:11 ) @Anthony Ryvak Dracony al final hice lo que me dijiste me fui a otro servidor :P
@  Sagitas Pott... : (16 enero 2020 - 04:12 ) @Ariane Dumbledore : por supuesto que te lo doy, amiga.
@  Ariane Dumbl... : (16 enero 2020 - 01:11 ) @Sagitas Potter Blue mi Sagis como me encantaría un abrazo tuyo
@  Sagitas Pott... : (15 enero 2020 - 11:24 ) @Ariane Dumbledore ¡Ánimo!
@  Ariane Dumbl... : (15 enero 2020 - 11:13 ) :cry:
@  Reacon : (15 enero 2020 - 07:17 ) @Anthony Ryvak Dracony ohh jaja ya me dio hambre
@  Anthony Ryva... : (15 enero 2020 - 07:03 ) :P
@  Anthony Ryva... : (15 enero 2020 - 07:03 ) @Reacon https://i.imgur.com/0BLlzxp.jpg ¡A desayunar!
@  Reacon : (15 enero 2020 - 06:49 ) mi niño :P
@  Vladimir Kar... : (15 enero 2020 - 06:16 ) :ninja: :ninja: :ninja: :ninja: :ninja: :ninja: :ninja: :ninja: :ninja: :ninja:
@  Vladimir Kar... : (15 enero 2020 - 06:16 ) :ninja: :ninja: :ninja: :ninja: :ninja: :ninja: :ninja: :ninja: :ninja: :ninja: