Ir al contenido


Conoce el nuevo contexto de rol global de la Segunda Temporada de Rol en la CMI. Link

Frank Diaz

Miembro desde 02 feb 2011
Última actividad mar 14 2014 22:02
****-

#4336016 Touch me again .SA (MM B: 92298)

Escrito por Frank Diaz el 26 agosto 2012 - 18:47

-Espera Gealach, aún no – le dije al elfo que me acompañaba, pues Darach se había retrasado a comprarme un helado, aunque luego me arrepintiera al darme cuenta de que no tenía más knuts.

-Ve a dejar esto en ese buzón de allá- le pedí, mirnado hacia el edificio blanco sin ventanas ni puerta, pero que tenía el nombre del local y un buzón afuera, que era lo que buscaba. Antes de que entusiasmado Gealach corriera olvidando que primero tenía que darle la carta, me di prisa de echarle una última ojeada al papel, no tenía mucho escrito.

Podría haberte mandado mi mensaje de la forma acostumbrada, pero no vaya a ser que te tome en un momento.... de esos en los que uno no quiere saber detalles por que son íntimos xD

Pero hasta que inicien las clases tengo un poco de aire (?) algún día no me perderé entre tantas cosas cambiadas, ¿sabes que el dueño del caldero chorreante ahora usa peluca? Puede que sea algo temporal.... regresando a las coles, espero que esta nota llegue pronto y la leas, no estaría mal quedar en un pub o en cualquier otro buen lugar, es lo de menos

Frank

Pd: no uso el servicio de correo que hay en el callejón, la culpa la tiene el helado que se me ocurrió comprar.


Gealach sujetó el papel y corrió más rápido de lo que esperaba hasta el buzón, no me había alejado más de tres metros cuando ya me seguía de cerca, contento de haber hecho algo. Empezaba a creer que era un poco hiperactivo. Seguí caminando empezando a desear que Darach se diera prisa.


#4336015 SPARK OF MADNESS (MM B: 98177)

Escrito por Frank Diaz el 26 agosto 2012 - 18:46

Había salido muy temprano para ser fin de semana, quizá por que ayer no me había quedado despierto hasta muy tarde, o más bien porque había estado demasiado cansado como para pensar en salir a divertirme, caro eso hubiera significado llamar a mis amigos o conocidos, pues no me apetecía ir a socializar con medio mundo mágico, aunque quien sabe, a veces me sorprendía a mi mismo. Era curioso, aunque mis dos elfos estaban algo libres de las tareas de servir en Hogwarts, no había preferido decirles que preparasen algo, claro, la cocina no era mía si no del dueño del caldero chorreante.

-Darach – lo llamé, pues era el que estaba más cerca, Gealach estaba adelantándose a Gringots pues necesitaba sacar un puñado de monedas. Ve a ese local – le señalé disimuladamente el llamado Spark of madnes. Pregunta si te pueden dar un folleto de los accesorios de guitarra y de los libros de música que tengas, ¿ok?. Él movió la cabeza de arriba abajo y dejé que se vaya corriendo hasta entrar en el local.

Avancé sin darme más prisa de la necesaria, aunque antes de seguir me aseguré de llevar la llavecilla de oro en el pantalón. Un momento, no estaba ahí. Me llevé la mano al bolsillo de la camisa corta que llevaba y más tranquilo al encontrarla allí seguí caminando, esquivando a dos niños que iban corriendo calle abajo.


#4113162 ...- Sweet Mouth -... (MM B: 93642)

Escrito por Frank Diaz el 22 octubre 2011 - 08:31

Luego de las tantas presentaciones que hubo, mire a mí alrededor fijándome en la decoración de aquel negocio, me gustaba mucho, sobre todo por el olor de los dulces que le daban el ambiente. Hesse no se enojó por el que llegáramos tarde y según parecía aun los dueños no llegaban aun, por lo que no me preocupe más por el asunto y pensé que ordenaría.

Mientras Jesse ordenaba su pedido a la elfina, sentí como Kary abrazaba mi brazo y sonreí mirándola jugar con su cabello, algo que hacía muy seguido y que me gustaba de hecho. Le di un beso suave en la mejilla y mientras ella pedía yo revisaba la carta que había traído la elfina. Habia muchísimas cosas, elegir una se hacía bastante difícil.

Sentí como tomaba mi mano y voltee a mirar a la chica a mi lado, perdiéndome en su mirada y en su voz. Apreté suavemente su mano acercándome mucho a ella, admirando cada vez más de cerca aquellos celestes ojos y sintiendo un aroma a fresas el cual podía reconocer en cualquier parte.

-Si hermosa, aprovechare ya que estamos aquí- sentí sus suaves labios sobre los míos y le correspondí a su beso haciéndolo un poco más largo.-Aunque...- le dije acercándome a su oído luego de separarse y bajando la voz hasta casi un susurro.-Preferiría otro de esos- sonreí un poco pícaro y volví a besar su mejilla separándome para pedir. Tome la carta y leí rápidamente para no retrasar el pedido de los demás.

-Ahm, supongo que si traes unos caramelos de todo tipo de sabores bastaría. Mmm asegúrate de traer de limón, pero sorpréndeme con otro sabores, también unas meigas fritas- dije algo indeciso, después de todo la carta no me sirvió de mucho. Sonreí y le di las gracias amablemente, no antes sin ofrecerle un caramelo que tenía guardado.

Escuche como Jesse reprendía a Kary por pedir tanto dulce y reí un poco. Desde que Only nos presentó en la fiesta de su boda siempre me pareció algo estricta y pocas veces la vi reír, de hecho, no recordaba haberla visto reír en todo este tiempo. Pase las puntas de mis dedos por detrás de la cabeza de Kary acariciando su cabello algo distraído, y luego mire a la pareja que había además de nosotros. Generalmente esto de las conversación no se me daba bien pero de algo había que hablar.

-Y... ¿Desde hace cuánto se conocen?- Les pregunte mostrando interés sin dejar de acariciar el cabello de Kary.


#4106756 ...- Sweet Mouth -... (MM B: 93642)

Escrito por Frank Diaz el 12 octubre 2011 - 07:58

La suave brisa pasaba rozando las hojas de los árboles de aquel parque haciendo que estas se movieran y produjeran un sonido único, muy relajante. Casi llegaba la noche y ya empezaba a hacer un poco de frio, no se escuchaban más que algunas voces casi susurrantes y una que otras risitas. Muy pocas veces se veía a personas en ese parque, siendo este ignorado la mayoría de las veces.

Le hice un tipo de seña a Kary quien estaba enfrente de mi para que se acercara, y mientras esta lo hacía coloque mis manos alrededor de su cintura, ella me abrazo fuerte por lo que hice lo mismo. Ese abandonado parque era uno de los lugares que más me gustaba, no solo por sus atracciones, también por los recuerdos.

Mientras la noche se acercaba más, estábamos debajo de un viejo árbol que no daba frutos pero si unas flores muy bonitas que hacían que se distinguiera de entre otros árboles. Lentamente me acerque hasta sus labios dándole un beso suave a la vez que esta lo correspondía haciéndolo un poco más apasionado y me asegure de apegarla a mí lo más posible.

Luego de un momento sentí su suave mano posarse sobre mi mejilla mientras se separaba poco a poco indicando que ya se hacía tarde para la reunión donde nos dirigíamos. Me costaba un poco cortar ese momento en el que estábamos, e incluso paso por mi mente no hacerle caso y volver a unir sus labios con los míos. Sin embargo ya tendríamos tiempo a solas luego de la reunión por lo que no me opuse y sonreí por el beso que depositaba en mi mejilla.

Escuche su dulce voz mientras acariciaba su cintura y la apretaba un poco, sabía que le gustaba que hiciera eso y ruborizada miro al suelo. Sonreí ampliamente mirándola, me encantaba verla de esa manera e inconscientemente acaricie su mejilla izquierda con el pulgar buscando encontrar sus ojos de color celeste. Ella sonrió y me devolvió la mirada.

-No te preocupes, por alguna razón siempre llego tarde a las cosas planeadas. Créeme, te acostumbraras- reí un poco mientras entrelazaba mi mano con la suya y caminábamos un poco. Antes de desaparecer la jale un poco hacia mi susurrándole suavemente unas palabras en su oído, estas quedaron ligadas al sonido de la succión desapareciendo físicamente del parque.

En un abrir y cerrar de ojos ya habíamos tocado tierra firma, y sonreí un poco orgulloso ya que habíamos aparecido a tan solo metros de la puerta del negocio. Acomode un poco mi cabello que estaba desordenado por el viento y la desaparición. Pude oler ese aroma de dulces único que hizo que mis papilas gustativas produjeran saliva, también conocido como la expresión "Boca hecha agua". Tome nuevamente la mano de Kary y jale el pomo de la puerta entrando hacia el negocio.

Al entrar pude notar un algodon de azucar flotar en la entrada, algo que primero me desconcerto y sin otro aviso se acercaba hacia mi cara. Pude ladear la cabeza antes de que este me golpeara y extrañado pense <<A de ser una de esas bromas de Only>> y rei caminando adentrandome hasta el lugar. El interior era expectacular y habia todo tipo de aromas dulces, era como estar en la imaginacion de un niño a la edad de cinco o seis años.

Pude ver a Jesse, a quien Lily me habia presentado en la su fiesta antes de la boda, estaba acompañada de otro par de chicos, le sonrei a Kary y nos encaminamos hasta ella. Notaron nuestra llegada por lo que voltearon a vernos, y al no reconocer a los que estaba me presente.

-Hola Jesse, disculpa la demora, nos distraimos- sonrei mirando a Kary y guiñandole un ojo de manera complice. Luego dirigi la mirada a quienes la acompañaba -Creo que no nos conocemos, mi nombre es Frank Diaz, es un placer- extendi mi mano derecha para que el pelinegro (Heko) la estrechara y asenti levamente hacia la chica a su lado (Mei). Al momento en que termine de estrechar mi mano con la del muchacho el algodon de azucar de la entrada paso cerca de su cara, parecia que nos habia seguido. Por suerte solo paso a pocos centimetro y no logro pegarle, sonrei sin saber que decir pues eso no me lo esperaba.