Ir al contenido


Conoce el nuevo contexto de rol global de la Segunda Temporada de Rol en la CMI. Link

Ellie Moody

Miembro desde 19 jul 2011
Última actividad Hoy, 05:02
*****

#5349769 Inscripciones hasta el 1° de julio

Escrito por Ellie Moody el Ayer, 18:23

@Ela Karoline

Se me pasó aceptarte anoche. Quedas aceptada, puedes rolear en la misión cuando puedas.

Entiendo el tema con la electricidad el internet, en mi estado pasa pero en menor escala. Espero que puedas completar la misión este mes o/

Pd. No más inscripciones psra junio, las que lleguen a partir de ahora quedan para la misión de julio. Procedo a cambiar el nombre del topic.


#5349721 Inscripciones hasta el 1° de julio

Escrito por Ellie Moody el Ayer, 03:49

@Lillian Potter Evans

 

Disculpa, no puedo aceptar tu inscripción :sad: Con el rango de Initié, sólo puedes obtener dos conocimientos de bando. Cuando subas a Legionario, puedes tener tres y al ser Templario, puedes tener los cuatro y la habilidad.

 

También, para obtener el 3er conocimiento debes tener nueve meses, te faltan un par todavía. 

 

De todas formas, puedes participar en el rol si así lo deseas, aunque no estés cursando algún conocimiento. Me alegra ver que estás emocionada con el tema y espero que cuando cumplas con los requisitos puedas continuar :love:




#5349703 Ravenrock

Escrito por Ellie Moody el Ayer, 01:30

n4HkkQc.png

 

En el jardín de El Refugio, las cajas de madera y los sacos se lona se acumulan bajo la luz pálida del sol, esperando a que Madeleine los disponga en el carruaje atado a los thestrals. Mientras tanto, Eileen alimenta a los caballos alados con manzanas... O, por lo menos, lo intenta. Mientras se encarga de preparar el carro, Madeleine la observa palpar el aire, intentando dar con la cabeza de uno de los thestrals. Suelta una carcajada, mientras sacude la cabeza.

 

—Mejor deja las manzanas en el suelo —dice Madeleine, mientras se seca el sudor de la frente con un pañuelo. Había insistido en realizar el trabajo sin ayuda de su varita mágica, convencida de que sería un buen entrenamiento físico, pero todavía le falta cargar la mitad de las provisiones y ya está exhausta y adolorida—. No creo que les vaya a gustar que les palpes la retaguardia, por más domesticados que estén...

 

—Esto parecía más fácil en el libro —repone Eileen por lo bajo, mientras dos montones de manzanas, uno para cada thestral. Se aleja un par de pasos y observa con los ojos abiertos como platos cómo las manzanas comienzan a desaparecer bocado a bocado—. Espero que no hayan demasiados mug... demasiadas personas en Ravenrock, que puedan verlos. Por las ilustraciones, podrían llevarse un buen susto.

 

—¿Y no crees que los asustará un carruaje volador?

 

—Creo que los asustará menos que un hipogrifo, una aparición o un traslador —responde tajantemente, como si quisiera dejar en claro que hay muy poco de improvisado en aquella misión—. Tampoco podemos ocultar la magia por completo. ¿Cuál es el caso, a éstas alturas? Lo que nos queda es hacerles ver que sólo somos personas normales, al igual que ellos, y que no somos malvados. Es decir, sí que hay magos malvados y eso, pero... Ya, tú entiendes lo que quiero decir.

 

»A pesar de que no fueron un objetivo, fueron afectados por lo ocurrido Canal de la Mancha hace algunas semanas. La comida y la medicina escasea, pero el temor crece. Por fortuna, no han habido reportes de ataques por parte de los supremacistas mágicos ni tampoco hay información de que el discursito del Inquisidor o sus acólitos haya calado mucho. No creo que vaya a ser miel sobre hojuelas, pero...

 

»En fin. Lo importante es que estoy segura de que aceptarán nuestra ayuda y éso es lo más importante. Sin embargo...

 

Madeleine, que en ese momento ha terminado de hacer flotar el cargamento al carro y ahora está asegurándolo con cuerdas y lona, vuelve el rostro hacia Eileen al percibir el ligero quiebre en su voz.

 

—¿Qué?

 

—Bueno... hay algo más...

 

—¿Qué es?

 

—¡Sólo son rumores! —suelta Eileen con firmeza, pero, poco a poco, su gesto se suaviza— No estamos seguros de qué, exactamente, pero creemos que puede haber un problema.

 

⋘ ──── ∗ ⋅◈⋅ ∗ ──── ⋙

 

«Sólo... sólo mantén los ojos abiertos».

 

«Y, por favor, no hagas ninguna estupidez».

 

Madeleine masculla palabras ininteligibles de enojo, acurrucada entre las cajas de madera llenos de fruta y verdura y los sacos llenos de cereales y legumbres. Cuando el tema de Ravenrock le fue explicado a la Orden del Fénix, no parecía tratarse de nada más que una misión diplomática. A pesar de que aquella no es precisamente su especialidad, le pareció una misión adecuada y necesaria. El mundo es diferente y no volverá a ser como antes. No pueden simplemente seguir con sus vidas, la Orden no puede seguir existiendo de la misma forma. Si quieren hacer un cambio en aquella pesadilla, tienen que cambiar su estrategia. Adaptarse o morir. Como muchos miembros de la Orden, Madeleine no tiene problemas con intentar llevar la paz con la comunidad no mágica; ella es una persona lo suficientemente sensata, como para entender que las acciones del Inquisidor no hablan por todos, de la misma forma en que los sucesos de los últimos meses no definen —o no deberían definir— a toda la comunidad mágica. En todos lados hay gente buena y mala.

 

Pero aún así, no le parecía que fuera una buena idea participar en aquella misión. Quizás tuvo que haber sospechado que algo andaba mal, cuando Eileen insistió en que necesitaba que fuera a Ravenrock, a encontrarse con otros miembros de la Orden del Fénix que también querían ayudar. No puede creer que se tragó la excusa de que no había quien escoltara el carruaje de provisiones. Pero, ¿por qué mentirle? ¿Por qué no admitir que no se trata de una misión tan inocente? A veces, le estremecía y le indignaba el cinismo del que Eileen era capaz. Desde que conoció —o desde que, a la fuerza, salió a flote— el asunto de Rhiannon y la investigación acerca de la maldición maledictus, su obsesión con ser ella la que "ayudara" a la bruja... Bueno, cambió bastante su perspectiva acerca de ella y desde aquel día había evitado bastante la casa de la familia Moody. Se pregunta si, luego del encontronazo, ha vuelto a ver a Richard o Rhiannon.

 

Cuando el carruaje comienza a descender, Madeleine alza la cabeza. La brisa le golpea el rostro con fuerza, pero por fortuna su cabello, atado en una coleta, no es un estorbo; distingue, cerca al mar, un pequeño poblado, seguramente un pueblo pesquero. Pero, siguiendo las indicaciones de Eileen, los thestrals no se dirigen allí directamente. Se alejan un poco más, buscando el punto de reunión, marcado por una gran piedra gris que sobresale del suelo. Se supone que allí llegarían los miembros de la Orden del Fénix.

 

¿Qué sabrán ellos acerca de Ravenrock?




#5349558 Inscripciones hasta el 1° de julio

Escrito por Ellie Moody el 01 junio 2020 - 01:49

Here we go!

 

JUNIO

 

Misión: Ravenrock

 

CONOCIMIENTO DE BANDO I

 

Paladines • Herrería sagrada

 

Syrius McGonagall

 

CONOCIMIENTO DE BANDO II

 

Sacerdotes • Conexión espiritual

 

Scavenger Weatherwax

Ela Karoline

 

Oscuros • Control de energía psíquica

 

Zahil Aranel Granger

 

CONOCIMIENTO DE BANDO III

 

Oscuros • Conocimiento de las sombras

 

Darla Potter Black

Goderic Slithering

Emily Karkarov

 

CONOCIMIENTO DE BANDO IV

 

Paladines • Justicia sagrada

 

Hobbamock Graves

Mackenzie Malfoy

 

Sacerdotes • Escritores del aura

 

Sagitas Potter Blue

 

Oscuros • Poder destructivo

 

Ellie Moody

Roxanne W.

 

Así queda el listado de inscritos, hasta los momentos. Sin embargo, les dejaremos hasta el día de mañana (1° de junio) para anotarse, los que quieran participar en la misión de junio. Ya está abierta y los que estén en este listado pueden pasar a rolear.




#5349514 Enemigos de ayer y hoy

Escrito por Ellie Moody el 01 junio 2020 - 00:09

APROBADOS

 

CONOCIMIENTO DE BANDO I

 

Sacerdotes • Sanación y purificación

 

Xell Vladimir Potter Black

Scavenger Weatherwax

 

Oscuros • Control de energía interna

 

Melrose Moody

 

CONOCIMIENTO DE BANDO II

 

Sacerdotes • Conexión espiritual

 

Lillian Potter Evans

Lunatica Lupin Evil Black

 

Oscuros • Control de energía psíquica

 

Darla Potter Black

Emily Karkarov

Goderic Slithering

 

CONOCIMIENTO DE BANDO III

 

Paladines • Magia sagrada

 

Hobbamock Graves

Mackenzie Malfoy

 

Sacerdotes • Conexión natural

 

Sagitas Potter Blue

 

Oscuros • Conocimiento de las sombras

 

Ellie Moody

Roxanne W.

 

 

Pd. Dejaremos el topic abierto un par de días más en caso de que quieran realizar algún posteo más, aunque eso no cambiará los resultados de la misión. Si desean anotarse a la misión de junio, tienen chance durante todo el 1° de junio para hacerlo.




#5349008 Firmería Lumos

Escrito por Ellie Moody el 29 mayo 2020 - 04:33

@Scavenger Weatherwax

 

Bienvenidaaaa! Ntp, estamos a la orden para todos, nos gusta que nos den trabajo >_>

 

Pues, me gustó la imagen que dejaste y me puse un poco experimental D: Así que entenderé si me dices que quieres algo diferente o si tienes un cambio en específico, no hay rollo xD

 

L1fPVPk.png bRxQtX9.png

 

No temas dejar trabajo por acá o/




#5348612 El Día de la Ira

Escrito por Ellie Moody el 27 mayo 2020 - 05:10

aACqc6R.png

 

El Refugio

Tinworth, Cornwall

 

Al observar el pensativo rostro de Slithering, Ellie se da cuenta de que es muy fácil sugerir una infiltración, pero no lo es organizarla y llevarla a cabo. Éso es algo muy diferente. A pesar de que no tiene mucha experiencia en el tema, es capaz de hacerse la idea de que no es algo que puedan hacer así como así. Necesitan excelente planificación, logística y ejecución. Todo debe ser perfecto. Aunque está segura de que ella no formará parte de aquel escuadrón, siente miedo. Sabe que estos magos y brujas pondrán en riesgo su bienestar por hacer lo que creen que es correcto. Parte de ella desearía tener la valentía y las habilidades necesarias para formar parte de la misión, pero sabe que sería más un estorbo que alguien de utilidad. Sin embargo, conoce a una persona que es la indicada para aquella misión. De cualquier forma, de momento, no puede hacer nada más que aguardar por lo que sus compañeros tengan que decir. 

 

Cuando el mago vuelve a hablar, gira el rostro hacia él y escucha lo que dice. La verdad es que no le agrada demasiado la idea de endeudar a la Orden del Fénix con una persona desconocida y ajena a la organización. Pero ¿qué otra opción? Tienen que infiltrarse de forma segura, no pueden simplemente aparecerse allá. Además, en los tiempos que corren no sería malo tejer lazos con personas no mágicas. Aunque sean lazos de oro y papel moneda...

 

—No creo que el dinero sea un problema —dice Ellie. A pesar de que ella no es precisamente una persona adinerada, sabe que en la Orden del Fénix hay magos y brujas con una muy buena situación económica y también está segura de que no se negarían a ayudar. Entre más benefactores, mejor sería el golpe del precio a pagar—. Porque... ¿estamos hablando de dinero, verdad? —inquiere, frunciendo ligeramente el ceño, al advertir la ambigüedad en sus palabras.

 

«No. Él dijo que es un empresario adinerado. No es eso...». Si bien no lo dice en voz alta, en su rostro poco a poco se reflejan aquel entendimiento.

 

—Oh...

 

De repente, la idea no es tan sencilla ni tan agradable. Pero sabe que no tienen muchas opciones, por no decir que aquella es la única de la que disponen y lo mejor en poner en marcha los preparativos de la misión cuanto antes.

 

@Goderic Slithering @Emily Karkarov @Roxanne W.




#5348467 Enemigos de ayer y hoy

Escrito por Ellie Moody el 26 mayo 2020 - 05:12

El hedor a azufre invade toda la Fortaleza Errante. La legión de demonios asalta todas las recámaras del fortín de la Orden Oscura, pero en la mayoría de ellas no hay muchas cosas de valor. O, por lo menos, no cosas que tengan valor para ella. Sólo hay algo que le interesa de ese lugar y sabe que está ahí. Entre la peste y la violencia, ella irrumpe en el lugar como un ser de luz. Su belleza es etérea y se mueve con gracia, en contraste con la grotesca legión que comanda. Lo que revela su verdadera naturaleza, su rebelión contra el Cielo y la Corte de Ángeles, son las largas cicatrices en su espalda, que su túnica blanca deja al aire. Pero nada de éso importa ya. Si sus alas fueron el precio que tuvo que pagar para perseguir sus ambiciones, perfecto.

 

«No fue una maldición, como creyeron —se dice, mientras sube con calma las escaleras—. Fue una bendición. Me liberaron».

 

«Aunque de todas formas pagarán».

 

La puerta de la biblioteca, ubicada una de las plantas superiores de la Fortaleza Errante, se abre frente a ella. A sus espaldas están sus lacayos, pero no quiere dejarlos entrar. No puede confiar en demonios. No cuando es el Necronomicón lo que está en juego. Así que ella es la única que se adentra, o por lo menos eso piensa...

 

«No. No estoy sola. Malditos sean».

 

 

 

n4HkkQc.png

 

Parpadea un par de veces, confundida. De repente, no entiende cómo llegó allí. No entiende de dónde vino aquel arrebato, que la hizo guardar su espada y conjurar a los espíritus que habitan las tinieblas del plano terrenal. Aquel comportamiento no le parece propio de sí misma. ¿Por qué no empuñó a la Espada Susurrante y se lanzó contra los demonios y los objetos reanimados y las grotescas criaturas que invaden la Fortaleza Errante? ¿Por qué no usó, simplemente, la fuerza bruta? «Porque era demasiado estúpido, incluso para ti —se responde a sí misma—. Porque no era una buena estrategia». Volver a vincularse con la Magia de la Oscuridad, ha sido todo un desafío; no siempre aquellos poderes le permiten hacer lo que de verdad quiere hacer, no siempre es capaz de percibir en qué le han influenciado los distintos entrenamientos a los que se ha sometido. Aquella es una de esas pocas veces. El Conocimiento de las Sombras va más allá de lo que había pensado, en un principio. No se trata sólo de versarse en demonología y ocultismo, de saber cómo enfrentarse a seres malignos —lo cual habría sido de mucha ayuda en la última misión de la Orden Oscura, en Shaftesbury—. Los poderes a los que aquellos saberes le permiten acceder, son... diferentes. Le permiten convertirse en una invocadora, una bruja capaz de atacar y someter a sus enemigos sin ponerse en peligro físicamente. Y, ahora que están enfrentándose a seres que no son de su misma naturaleza, le parece bastante conveniente. Su cuerpo y su instinto lo asimiló antes que su mente.

 

Madeleine se da cuenta de que puede manejar la horda de espíritus, sin darles órdenes verbales. Como si fuera una titiritera, sus dedos manipulan hilos invisibles para mover a sus marionetas. Si bien permite que la mayoría se dejen llevar por su naturaleza violenta para atacar a los demonios, cuando es necesario interviene y evita que algún demonio u objeto reanimado se pase de la línea y se acerque demasiado a sus aliados. El frío la hace tiritar, pero es apenas consciente de ello. Su mente está concentrada en mantener a la raya las oleadas que se les han acumulado, en destruir aquellas malditas cosas, en obligarlas a someterse ante ella. ¿Acaso...? ¿Acaso no podría intentar controlarlas a su voluntad?

 

Pero la voz de Slithering, por desgracia —o, tal vez, por fortuna— la saca de lo que parece haber sido una especie de trance. Quizás... quizás se dejó llevar un poco...

 

—A su orden, ama Vashyah.

 

Vuelve el rostro hacia el mago, confundida. Al verlo y escuchar su advertencia, comprende que él también parece haber salido de un trance; al utilizar el ilusionismo contra los demonios, se formó una conexión psíquica que lo tuvo bajo la voluntad de... de algo más. «A su orden, ama Vashyah».

 

—Por supuesto —rezonga Madeleine por lo bajo.

 

Sin embargo, no es capaz de ponerlo en palabras. Tampoco hay tiempo para eso, en verdad.

 

—Debemos movernos —dice Madeleine, asintiendo hacia Slithering y Karkarov. Sin embargo, cuando habla, se dirige a todos. De repente, se siente un poco mejor, ahora que respira aire fresco en lugar de aquel hedor a cloacas atascadas. Agradece aquel sencillo pero efectivo movimiento de Bea, de dotarles a todos de encantamientos de casco-burbuja, pero el momento de los elogios será más adelante—. ¿Ideas?

 

En ese momento, Kaori le da una orden al demonio que invocó hace apenas unos momentos. Por sus estudios recientes, reconoce que se trata de Pazuzu, el demonio del viento y portador de la peste y las plagas. No es, exactamente, una figura amigable... pero sabe muy bien que su compañera lo tiene bien controlado. Con aquella distracción, los oscuros logran dejar atrás el subsuelo de la Fortaleza Errante. Aunque le preocupaba que dejar solos a aquellas cosas en un lugar tan importante no fuese lo mejor que podían hacer, confía en el control que tiene Kaori sobre Pazuzu para mantener a aquellos enemigos a la raya. Sin embargo, algo le dice que tendrán un buen rato ordenando el sótano cuando todo termine. Si es que, de alguna forma, logran salir de aquel embrollo.

 

En los pisos superiores de la Fortaleza, la escena no es muy esperanzadora. Aunque ahí arriba no hay objetos reanimados, sí hay demonios por doquier, causando desastres. Pero Madeleine sabe que no tiene caso preocuparse por nada que no sea la biblioteca.

 

Los espectros, que la han seguido desde el subsuelo, se plantan en la puerta de la biblioteca y se lanzan contra los demonios cercanos. Casi por inercia, con un gesto de la mano, les ordena que los aparten para permitirles el paso al interior. Por un momento creyó que habían llegado a tiempo, pero apenas abren la puerta se dan cuenta de que hay alguien, de pie frente al altar donde reposa el Necronomicón y dándoles la espalda a ellos. Parece ser el cuerpo de una mujer, totalmente opuesto a lo que han visto todo el día. Su rizado cabello color azabache cae sobre uno de sus hombros, dejando expuesta su espalda desnuda, donde la piel lisa y tersa es interrumpida por dos largas heridas en proceso de cicatrización. Ha leído acerca de ello en sus libros, pero... no parecía que fuese algo real...

 

En ese momento, escucha la voz de Kaori.

 

—Eso creo —le responde por lo bajo a su compañera—. Pero... no estoy segura de que se trate de cualquier demonio... Parece, más bien...

 

No se atreve a decirlo en voz alta. Los objetos reanimados, los grotescos demonios, son cosas que puede aceptar. Pero aquello es demasiado extraño, incluso para ella.




#5347942 El Día de la Ira

Escrito por Ellie Moody el 20 mayo 2020 - 05:28

aACqc6R.png

 

Lo cierto es que Ellie no posee un carácter explosivo, a diferencia de Madeleine o la propia Melrose. Ella es una bruja tranquila, con una gran paciencia y que, la mayoría de las veces, prefiere mantener silencio a comenzar una confrontación. Muchas veces, llega a convencerse a sí misma de que no es más que una cobarde, que no es capaz de defender sus ideales y sus creencias. Que es una cobarde que permite que la pisoteen y la manipulen. Que la humillen, incluso. Y quizás sea cierto. Pero ésto es diferente. Si hay algo que puede tocar a Ellie, si hay algo que la indigne, la enoje y la haga explotar, es eso. Lo que vio en aquel pensadero. Incluso más allá de la crueldad, más allá de la ausencia de empatía, más allá de la deshumanización hacia las personas mágicas... La deshonra del conocimiento.

 

Porque ¿no es ella una científica? Ellie ha dedicado los últimos años de su vida a la exhaustiva investigación y el estudip de diversas ramas de la magia. A la hora de ahondar en la magia y buscar nuevos saberes, Ellie se rige por lo que los muggles conocen como método científico. No puede escribir ensayos o anunciar un descubrimiento o creación, así como así. ¡Cómo si fuera tan fácil! ¡Cómo si de esa forma alguien la fuera a tomar en serio! Por supuesto que no. Ella debe seguir un método ordenado de pasos. Ella observa, formula una idea para explicar lo observado, lleva a cabo experimentos para comprobar —o refutar— su hipótesis para entonces poder escribir una teoría que explique su hipótesis y extraer las conclusiones pertinentes. ¿No es ella una científica, entonces?

 

Por eso, lo que vio, lo que experimentó, la llevó a ese extremo de sensibilidad. Porque detesta verse reflejada en ese tipo de personas. Siempre ha sido así, se trate de magos o muggles. Si rechaza ciertas prácticas, no es por lo que se diga de "oscuridad" o "maldad"; para ella, la magia no es buena ni mala per sé. Es, y ya. Lo bueno o lo malo, es lo que se hace con ella, con ese conocimiento. Y sí, no cree que el conocimiento deba limitarse, siempre y cuando se use con cierta ética. ¿Dónde está su límite? No está de acuerdo con los experimentos en seres vivos, ya se trate de personas, seres, criaturas o animales. Y muchísimos menos está de acuerdo con secuestrar y torturar personas. ¡Niños! ¡Bebés! No hay nada que lo justifique. Ni todo el conocimiento del mundo, valdría la pena si se obtiene de una forma tan... grotesca.

 

Para Ellie, aquello es una deshonra a todo lo que hace, todo lo que defiende. Mancilla la búsqueda de conocimiento. 

 

Por unos momentos, nadie es capaz de decir nada. Tiene un nudo en la garganta y la voz encogida, atrapada. Es incapaz de intervenir en el breve intercambio entre Kaori y Emily, acerca del paradero y la situación de una bruja llamada Valkyria, la persona a la que pertenecen aquellas memorias. A pesar de que no la conoce, le preocupa genuinamente si situación. Pero, como bien le dijo a Kaori, no se siente capaz de actuar. Porque es evidente por dónde van los tiros: una infiltración en aquel lugar. Y aquel tipo de misión, no es uno que ella pueda realizar. Se siente demasiado torpe, nerviosa y miedosa para ello. 

 

—Opino que debemos cubrir varios flancos. ¿Quizás deberíamos pedir refuerzos? —sugiere Ellie, quien comienza a pensar en varios nombres para la misión— Necesitamos un grupo que se infiltre, que sea capaz de controlar la situación para rescatar a Valkyria... y a todos las personas, atrapadas allí, que puedan. No sabemos si los rescatados necesiten atención médica, pero me prudente pensar que es lo más probable. E, incluso, podríamos aprovechar la situación para robar la información que tengan y saber qué demonios está pasando en ese lugar.

 

@Roxanne W. @Goderic Slithering @Emily Karkarov




#5347916 Enemigos de ayer y hoy

Escrito por Ellie Moody el 20 mayo 2020 - 02:06

n4HkkQc.png

 

—Están estallando —les informa la chica de las rastas cuando se quita los binoculares imaginarios del rostro—. Y un líquido extraño sale de ellos...

 

Un escalofrío le eriza el vello de los brazos. No puede ver aquello que Beatriz describe, pero tiene suficiente imaginación como para recrear una asquerosa escena en su mente. Intenta sacudirse la sensación de asco para evitar las distracciones en la medida de lo posible. En ese momento escucha la voz de otra oscuro, Potter Black, a quien no había visto hasta ese momento. ¿Llegó con ellos, acaso, o se acaba de unir? Bueno, no es que tenga importancia en ese momento. De cualquier forma, sus palabras le parecen un mal augurio acerca de aquello que todavía no confrontan de forma directa. «Como si la bienvenida del monstruo gigante no hubiera sido suficiente», dice para sus adentros. De cualquier forma, se pregunta si ella habrá tenido alguna vivencia similar a aquella, durante su pertenencia a la Orden Oscura. En lo personal, Madeleine no puede recordar nada parecido.

 

Se da cuenta de que está vacilando más de lo que debería. No basta con someter el monstruo metálico, tienen que avanzar, averiguar qué rayos sucede... y solucionar el problema.

 

Por fin, de las sombras, comienza a revelarse el peligro. El tintineo metálico se intensifica e, iluminados por los rayos de sol que atraviesan el tragaluz, muchas cosas se arrastran, saltan y vuelan hacia ellos. Madeleine conoce a la perfección el efecto del encantamiento —¿o maldición?— Vitae, el cual es usado principalmente en los Duelos Mágicos para animalizar objetos inanimados. A pesar de que esas cosas tienen formas que recuerdan a animales y criaturas, a simple vista es evidente que "no son criaturas precisamente", como bien señaló Beatrice. No es el escenario más favorecedor, pero Madeleine piensa que aquello es mejor que enfrentarse a seres vivos, los cuales son más difíciles de destruir sin remordimientos. A esas alturas, a pesar de que no le agrada la idea de reducir a polvo todos los souvernirs de la Orden Oscura, se da cuenta de que no hay muchas más opciones mientras no descubran el origen de todo. 

 

Aún medio del trajín, es capaz de advertir que las serpientes de sombras conjurada por Kaori se ha desvanecido. Y el agotamiento que ella misma comienza a sentir, anuncia que su lobo está por seguirlas a la nada. La Archimaga, sin embargo, no se detiene; comienza a hacer uso de la fragoquinesis para hacer volar las cosas que se acercan a ellos. Por supuesto, no es la única; Slithering y Karkarov también los combaten sin hablar demasiado, dándoles la oportunidad a los demás de intentar comprender qué es lo que sucede. Madeleine se siente forzada a tomar el papel de observadora, uno al que no está acostumbrada ni tampoco le parece que le siente bien... pero, al mismo tiempo, también siente que es lo mejor que puede hacer.

 

Sólo por no estar distraída conjurando sus poderes oscuros a diestra y siniestra, percibe aquel olor. Su nariz se arruga y está a punto de increpar a sus compañeros por aquella asquerosidad, hasta que recuerda algo que leyó en un libro.

 

Los olores de moho, huevo podrido o azufre, y de alimentos podridos suelen asociarse a espíritus infelices, poco amistosos o incluso a demonios, pues estos se asocian con entidades que no son la de seres queridos, sino de alguna entidad demoníaca, por lo que muchos demonólogos afirman que el olor a azufre es una clara evidencia de la presencia de demonios.

 

Y, como si no fuera ya completamente evidente, alcanza a escuchar el comentario de Potter Black que pone las piezas en su lugar.

 

—Esas cosas no pueden ser de este mundo.

 

Entonces, alza la mirada...

 

La oleada que había percibido hace unos momentos. Seres malignos, algunos entidades incorpóreas, otros con una silueta humanoide, aunque grotesca. Demonios. Pero aquel no es el problema mayor. Escucha a Kaori mencionar que se están enfrentando a un demonio —probablemente, sea aquel ser el que haya provocado todo, desde el principio—, pero no directamente; aquellos seres frente a ellos, no son más que sus súbditos. Su Legión. Madeleine maldice por lo bajo. La verdad es que, a pesar del estudio que le da dedicado al tema, no siente nada de confianza. Todos sus encuentros con seres de aquella naturaleza terminan de la peor forma posible. Al pensar en Pandora y el demonio Mordred, no puede evitar desear estar lejos, muy lejos de la Fortaleza Errante. No puede sacudirse aquel terrible deseo de escapar.

 

«No. No otra vez. Nunca más»

 

La voz de Slithering, hace que regrese a la realidad.

 

—¿Creen que vengan por el Necromicón?

 

—¿Qué más querrían de este lugar? —replica Madeleine, aunque lo cierto es que no había pensado en pensar en aquello hasta que el mago lo dijo en voz alta. La verdad que muy pocas veces reflexiona acerca de los motivos de sus enemigos para fastidiarla. En su mente, simplemente son. Y punto. «Pero así no vas a solucionar nada», se recrimina a sí misma.

 

¿Qué es lo que debe hacer, entonces? En primer lugar, protegerse. Hasta los momentos sus compañeros han contenido la amenaza, pero la situación podría empeorar en cualquier momento. Y más allá de defenderse, atacar. Provocar a quien esté a cargo de la Legión. Obligarlo a salir de las sombras.

 

Madeleine decide guardar a Melle en su vaina. Entonces, sorprendentemente, se pone de cuclillas y pone las manos con las palmas abiertas en el suelo, frente a ella. Aquel es un ritual que no ha practicado, pero prefiere correr el riesgo que suponga a no usar todo el poder está bajo su alcance. Tiene miedo, sí... Tiene miedo de que la situación se escape de sus manos y la peor tragedia ocurra. Cierra los ojos e intenta concentrarse en las sombras que la rodean. No las sombras que proyectan las altas estanterías o las criaturas que se acercan, amenazadoras, hacia los oscuros. Se concentra en las sombras que no se ven a simple vista, pero que los rodean. Ella, en especial, tiene muchas sombras encima. A veces las mira de reojo mientras se peina frente al espejo, en otras ocasiones se las encuentra frente a frente en sus pesadillas. Siempre la perturban, pero no ahora. Ahora le sirven a ella.

 

Con un suspiro, extiende los brazos junto a ella y las deja salir. Y los espíritus comienzan a salir del suelo, esperando una orden. Ella, no dice una palabra. Señala con un dedo hacia adelante: hacia los objetos reanimados, hacia las criaturas que estallan y llenan el suelo de una sustancia desagradable, hacia los demonios menores que preparan terreno para su invocador. 

 

Y saltan hacia adelante. Madeleine, con la frente perlada de sudor e incapaz de controlar los temblores por el repentino frío que la invade, los observa con la boca entreabierta.

 

@Emily Karkarov @Goderic Slithering @Roxanne W. @Darla Potter Black @Melrose Moody @Jank Dayne




#5347708 El Día de la Ira

Escrito por Ellie Moody el 18 mayo 2020 - 03:37

aACqc6R.png

 

Las lámparas fluorescentes iluminan el largo pasillo con una luz pálida y fría. El color blanco debería transmitirle paz y tranquilidad, pero hay algo en el aire que no está bien. Algo está mal. Algo está muy mal... Quiere detenerse, pero no es dueña de sus pasos. A medida que avanza, se revela a sí misma las habitaciones que hay a ambos lados. Al principio piensa que está en un hospital o una clínica, pero basta un rápido vistazo para comprender que no es el caso. Las habitaciones quedan expuestas por amplios ventanales, a través de los cuales puede observar a los pacientes atados a las camillas y doctores atendiéndolos. La cuestión es, no obstante, que no los están atendiendo. Más bien pareciera que los están torturando. Hay jeringas, correas, bisturís y otras cosas que no distingue, pues sus pasos no se detienen demasiado frente a las recámaras individuales.

 

—Sigue... te alcanzo enseguida —dice, sin ser consciente de ello, con una voz que no es la suya.

 

Sus pasos apresurados la conducen a una habitación desocupada. En puerta está colgado un portapapeles, con una anotación escrita a mano en una hoja blanca. «Paciente 309, edad 5 años, masculino. Prueba con componente X : Fallida. Observaciones: El gen sigue activo, no ha despertado luego de la última dosis». Sabe lo que está a punto de encontrar y no quiere mirar, pero no es ella la que tiene control en aquella escena. Ella no es más que una simple espectadora. De modo que no tiene más opción que permitir que su cabeza se levante y sus ojos se enfoquen en el niño que duerme en la camilla de la habitación. Se acerca lentamente, mientras que el niño permanece inmóvil y pálido bajo las frías luces fluorescentes. No está conectado a ninguna de las máquinas que están en la habitación y su pecho no se mueve. No hay paz en su rostro, sólo dolor y desesperación y agotamiento.

 

«¡BASTA! ¡BASTA! ¡DÉJAME SALIR DE AQUÍ!».

 

Ellie, con violencia, levanta el rostro del cuenco de roca tallado con forma de concha marina. Se sostiene con fuerza de la mesa, como si temiera ser arrastrada nuevamente hacia los recuerdos depositados en el pensadero. Cierra los ojos, pero no puede contener las lágrimas. Sin embargo, se siente como una estúpida por llorar. Después de todo, ella está a salvo. No está atada en una camilla de hospital, con personas que no la ven como a un ser humano, haciéndole cortes e inyectándole quién sabe qué cosas. No fue separada de sus amigos y su familia. No fue despojada de su varita mágica y su dignidad.

 

Pero entiende que las cosas no se quedarán así. Cuando levanta la vista hacia Kaori, quien parece tan perturbada como ella —o probablemente más, considerando que hace poco se convirtió en madre—, entiende por qué le confió aquella información. Ella quiere hacer algo... y sabe que Ellie la apoyará. De repente, no tiene la más mínima importancia que Graves las haya dejado en el Refugio, quien sabe por qué razón. «Aunque de todas formas, más le vale que se trate de algo sumamente importante, si no va a acompañaros en ésto».

 

—Creo que eso responde mi pregunta —murmura por lo bajo, intentando no pensar en los llantos de bebés que escuchó. De repente, no tiene dudas del paradero de las personas, principalmente infantes y bebés, que han comenzado a reportarse como desaparecidos a unas pocas horas de los sucesos ocurridos simultáneamente en importantes lugares mágicos de todo el mundo. 

 

»¿Qué...? ¿Qué se supone que haremos, Kaori? Quiero hacer algo, pero siento que esto nos supera.

 

@Roxanne W.




#5347623 El Día de la Ira

Escrito por Ellie Moody el 17 mayo 2020 - 19:57

3BwGDhc.png

 

Bangor, Maine

Hace varias semanas

 

Joan recorre el borde de la taza con el dedo índice, donde el café se enfría sin que haya tomado un sólo sorbo. Mientras su madre solloza, su padre le toma las manos a John, intentando aplacarlo. En la televisión del salón, una reportera narra la masacre de Guernsey. «Todas las transmisiones en vivo desde el Canal de la Mancha se interrumpieron al mismo tiempo. Hasta los momentos, ha sido imposible el contacto con el crucero, incluyendo a su personal y pasajeros. Sin embargo, parece ser evidente que el crucero Encanto del Mar fue el objetivo de un ataque de naturaleza mágica. Como saben nuestros espectadores, los últimos días han salido a la luz testimonios...». Su hermano observa fijamente las imágenes que aparecen en la pantalla plana, ignorando los ruegos de su madre de apagar el equipo y dejarles hablar e incluso la voz firme de su padre, exigiéndole que les muestre un poco de respeto.

 

—¿Por qué tendría que hacerlo? —masculla él, sacudiéndose del agarre de su padre y levantándose de la mesa— ¿Porque ustedes me mostraron mucho respeto, cuando me mintieron todos estos años? ¿Porque ustedes, brujos, están respetando demasiado a los míos?

 

—¡Oh, por favor! —su madre pierde la paciencia y golpea la mesa con un puño— Estás hablando como si fuéramos... una especie de secta, u otra especie, o algo por el estilo... ¡Todos somos personas! Tu padre ni siquiera es un mago, por el amor al cielo.

 

»Somos una familia, John. Yo sólo... Nosotros... no queríamos...

 

—No querían que estuviera celoso —el muchacho recoge su chaqueta de la silla y toma las llaves del auto—. No querían que me sintiera inferior, porque ustedes se creen superiores. Y probablemente lo sean —añade por lo bajo, dándole un vistazo al televisor—. Son un peligro para la sociedad.

 

—Joan, ¿puedes hablar con tu hermano? Por favor, dile que está exagerando —interviene su padre.

 

Pero ¿qué se supone que debe decir? «Lamentamos que te sientas así, lo que pasa es que creíamos que nos llevaríamos el Secreto a la tumba. No imaginamos que habría un mago lo suficientemente loco como para exponernos». Como Joan lo ve, aquel plan, aquella mentira que mantuvo durante tanto años en complicidad con su madre y su padre, no podía tener otro final que no fuera ese. Durante años pensó en lo que pasaría si... no, cuando John descubriera que ella y su madre eran brujas. Pensó en un montón de explicaciones, de excusas, de disculpas. Se imaginó muchísimos escenarios. Pero la verdad es que nunca estaría preparada para confrontarlo. Y ahora, cuando es justo lo que está sucediendo, lo confirma: no puede hacer ni decir nada. El daño está hecho, lo estuvo desde hace muchos años. Le gustaría echarle la culpa a sus padres, que la convencieron de mentirle a su hermano, pero ¿acaso le pusieron un arma en la cabeza? No. Ella fue cómplice... porque, en el fondo, sentía lástima. No culpa, como intentó convencerse, ¡sino lástima!

 

Durante años ha pregonado la idea de que los magos y los no mágicos son iguales, pero durante años le ha mentido a John y le ha servido al MACUSA desmemorizando nomajs. Es una grandísima hipócrita.

 

Cuando levanta la vista, se da cuenta de que sus padres y su hermano la observan, expectante. Sus padres, con desesperación; y su hermano... esperanzado. Pero no puede darle la respuesta que quiere oír. No más mentiras.

 

—No tengo nada para decir —musita, clavando la mirada en su taza de café ya frío.

 

Y John sale por la puerta. Y no regresa.

 

Washington Heights, Nueva York

El Día de la Ira

 

—¡Es un maldito psicópata!

 

—De ésos hay en todos lados. Pero no nos define a todos. Somos individuos, algunos buenos, otros malos... Tu nos conoces, John. Somos tu familia. Conoces a Joan. Sabes que ella nunca, nunca...

 

—Lo sé.

 

—Ahora más que nunca, tenemos que permanecer juntos. Sin más secretos. Nunca más.

 

—Joan... ¿ella estará bien?

 

—Aún en su estado, logró huir del Woolworth Building antes de que entrar a terminar el trabajo. Pero no puedo decir lo mismo por todas las personas que estaban en el edificio. Además, teniendo en cuenta que el Ala de Asuntos Mágicos del Hospital Presbiteriano fue atacado... bueno...

 

—Pero tenemos suerte de que seas medimaga, mamá. Lo siento.

 

—Shh... creo que está despertando...

 

Tiene la esperanza de que los recuerdos del ataque al Magicongreso no sean más que un mal sueño. Sin embargo, cuando siente el ardor de las quemaduras y el dolor de los golpes, la realidad la aplasta. Lentamente, abre los ojos. Le cuesta reconocer que aquella se trata de su dormitorio, en su apartamento. Sin embargo, al verse súbitamente rodeada por su familia reunida, una sonrisa intenta asomarse en sus labios. Sabe que está en casa. 




#5347600 Equipo de Rol

Escrito por Ellie Moody el 17 mayo 2020 - 17:08

Uff, logré rolear.

Bien, roleé que estoy en uno de los Lugares Seguros con Hobbamock y Kaori enterandonos de lo sucedido, la verdad es que es un posteo más enfocado en llenar los meses que pasaron, así que no le presten mucha atención. La cosa está más interesante en el rol de Vale, con Valkyria :rolleyes:

Por otro lado, tengo pensado volver a postear esta noche, pero con Madeleine. La ubicaré en el GP, donde reclutará voluntarios para rastrear al inquisidor, a sus secuaces, principalmente para encontrar a los niños perdidos.

Y releyendo a Mack, quiero comenzar otra línea de rol donde se busque la paz con los muggles, hacerles ver que no todos somos malos. Quizás comenzando poco a poco, en pequeños pueblos donde vivan nuestros personajes, y así ir plantando esa semilla para que los muggles sepan que pueden confiar en la Orden! Aquí no sé qué personaje usaré. Pero pensaré en algo xD

De todas formas, en el rol buscaré voluntarios


#5347570 El Día de la Ira

Escrito por Ellie Moody el 17 mayo 2020 - 06:58

aACqc6R.png

 

El Refugio, Tinworth

 

Las gruesas cortinas de color borgoña restringen la entrada de la luz del exterior, manteniendo la habitación sombría y fría. Mientras se incorpora, Ellie siente los estragos en su cuerpo ocasionados por haber dormido en aquel viejo sofá: tiene la espalda adolorida, el cuerpo entumecido y la trama de los cojines plasmada en su mejilla derecha. «Estás muy vieja para estas cosas», se regaña a sí misma, mientras se estira para poder levantarse. Cuando sus pies alcanzan el suelo, se da cuenta de que ni siquiera se quitó las botas de charol para dormir. La verdad es que ni siquiera recuerda haberse acostado, en primer lugar. Lentamente, camina hacia la ventana y aparta las cortinas. Entrecierra los ojos, cuando la luz del día le golpea el rostro. Entonces, se revela el caos de la habitación: los pergaminos desenrollados sin el menor escrúpulo sobre la mesa principal, los periódicos mágicos y muggles acumulados en altas pilas desde el suelo, los platos de la cena intactos en la mesa ratona frente a la chimenea. En el suelo hay una capa extendida, donde recuerda a Hobb acostado, hablando con ella y con Kaori prácticamente entre sueños; probablemente, durmió allí un par de horas antes de abandonar el Cuartel General. En el otro sillón, hay una marca en los cojines que le indica que otra persona pasó la noche allí. Kaori, por supuesto, aunque ya no está ahí.

 

Mientras atraviesa la habitación hasta la mesa principal, gruñe por lo bajo. Les pidió que no la dejaran dormir más de un par de horas y, por la luz que hay en la habitación, es evidente que la mañana está avanzando. No recuerda la última vez que comió, aunque cuando observa los platos fríos y llenos de hormigas, pierde el poco apetito que llegó a sentir.

 

Los últimos meses han sido una verdadera pesadilla.

 

Desde el primer pronunciamiento de Aaron Yaxley, la situación empeoró rápidamente y, de repente, estaban llenos de mi**** hasta la cintura. No sólo en la comunidad mágica, sino en absolutamente todos lados comenzaron a ocurrir los más terribles sucesos: masacres provocadas por licántropos seguidores de Fenrir Greyback, donde las principales víctimas son muggles; ataques a la población muggle, auspiciados por los grupos de magos supremacistas respaldados por el mismísimo Ministro de Magia; el atentado al Palacio de Buckingham por parte de Italia. Pero lo peor, lo que de verdad marcó el punto sin retorno, fue el ataque a Guernsey. En todo el mundo, la masacre fue transmitida en vivo por internet, radio y televisión. En todo el mundo, se vio la peor cara de la comunidad mágica y las cosas más terribles que podían hacer. A partir de entonces, Londres se convirtió en una ciudad devastada por las guerras mágicas, con muchísimas bajas mágicas y muggles. En mayo, la Confederación logró retirar a los ejércitos de Italia y Bulgaria de Gran Bretaña... pero ya era muy tarde.

 

Durante aquel tiempo, Ellie vio de primera mano la frustración en Hobb. Antes de Guernsey, cuando se reunión con el líder de la Orden del Fénix, sus palabras la dejaron helada. «Si lo tuviera delante mio en este momento, sería capaz de vender mi alma al diablo si así logro verlo muerto». En aquel momento, protestó e hizo énfasis en que no podían convertirse en asesinos. Subestimó demasiado la locura del Ministro de Magia y el odio que había hacia él. Pero no es que sus palabras hubieran calado mucho en Hobb; aunque probablemente entendía su postura, no le fue difícil hacerla a un lado en lo concerniente al tema de Yaxley. Y así fue. Luego de un par de semanas, descubrió de la forma más desafortunada posible no sólo que Hobb se alió temporalmente con el Simposio de Ladrones, sino que habían estado intentando asesinarlo. Para entonces, ya había ocurrido Guernsey y Londres estaba bajo ataque. Pero en aquella ocasión, no fue capaz de confrontarlo. ¿Y si... y si de haberlo matado antes, hubieran prevenido tanta masacre, tanta muerte, tanta guerra?

 

Aquellas semanas, era poco lo que podía hacerse frente a un ejército tan poderoso. Por tal motivo, trabajaban principalmente en las sombras. Con el apoyo y los recursos de Kaori, pusieron a disposición múltiples casas de seguridad para los miembros de la Orden del Fénix y sus familias, ejecutaron varias misiones de rescate y pudieron frustrar unos cuantos ataques, tanto dirigidos a magos como a muggles, pero la situación los superaba. Llegó a enterarse de misiones efectuadas por otros miembros de la Orden del Fénix, entre una de ellas el intento de rescate a la capturada Mackenzie Malfoy. Era esperanzador que los miembros de la organización actuaran por su cuenta, organizándose de forma independiente; después de todo, tenían el mismo objetivo. Ayudar y proteger. Sin embargo, con la situación en la que estaban, comunicarse era prácticamente imposible, incluso ir a los cuarteles era demasiado riesgoso. Sabía que habrían quiénes pensaran que la Orden no existía, pero confiaba en las motivaciones de sus compañeros para actuar a pesar de todo. Cuando el tiempo fuera oportuno, se reunirían. Pero, mientras tanto...

 

Mientras tanto, debían seguir adelante.

 

ϟ    ϟ    ϟ

 

La luz de la mitad de la mañana entra violentamente por la ventana, pero a Ellie el ambiente le parece lúgubre y frío. Le da la espalda a Kaori y a Hobb; está sentada con las piernas cruzadas frente a la chimenea apagada. Luego de que Hobb terminara de contarles lo que ha ocurrido en Hogwarts, el MACUSA, el Hospital San Mungo y muchos otros lugares mágicos de importancia, ninguno de los tres ha sido capaz de decir nada más. Al principio, había traído una cinta de la transmisión del ataque, pero no fueron capaz de reproducirla. Ellie cree que debería sentir lástima, tristeza, pero simplemente no puede. No, lo que la invade es una terrible ira. La comunidad mágica está siendo despedazada, la comunidad muggle está llena de terror y está escuchando a cualquier lunático, y ella... ella está ahí, queriendo ayudar, pero sin saber qué hacer. Al cerrar los ojos, sólo puede imaginarse lo relatado por su compañero, mezclado con sus propios recuerdos infantiles del ataque a Hogwarts en la Segunda Guerra Mágica.

 

—No tiene sentido —siente la garganta reseca, como cuando tiene ganas de llorar. No obstante, se esfuerza por contenerse—. S-si... si quieren matarnos... ¿por qué se llevaron a los bebés de los hospitales? —susurra, con un hilo de voz.




#5347496 Misiones de Clanes

Escrito por Ellie Moody el 17 mayo 2020 - 00:36

@Jank Dayne

 

Claro que tienes chance de ponerte al día xD Apenas vamos a mitad de mes, hay dos semanas donde estoy segura de que eres capaz de alcanzarnos y ayudarnos a desarrollar la misión. Ten en cuenta el criterio acerca de la calidad de rol en tus posteos y por supuesto la actividad mínima, aunque no queremos posteos de relleno ni nada de eso :sad:

 

En cuanto a los Oscuros, la verdad es que no es la trama ha avanzado demasiado por nuestro lado. Estamos en el subsuelo de la Fortaleza Errante, el monstruo mecánico revivido (lo recuerdas? jajaja) nos comenzó a atacar pero lo controlamos temporalmente, aunque hay más objetos reanimados y ahora aparecen unos demonios xD 







Alternar visibilidad del Shoutbox Tag Abrir el Shoutbox en una ventana emergente

@  Reacon : (03 junio 2020 - 10:10 ) Fua apenas veo el rol... No me había llegado la notificación y tiene su tiempo ya omg... Perdón mi niño hoy contesto xD
@  Reacon : (03 junio 2020 - 10:00 ) (8) no hables ya y guarda todas esas lindas palabras para alguien más, me puedes gritar me puedes odiar luego agradecerás (8)
@  Reacon : (03 junio 2020 - 09:50 ) @AntoniRyvak perdón por no entrar estos días con lo prometido, tuve que hacer un trabajo de economía y un trabajo de francés :P pero est semana debo estar libre
@  Reacon : (03 junio 2020 - 09:31 ) :huh:
@  Eobard Thawne : (03 junio 2020 - 07:03 ) ...
@  Kamra Ashriv... : (03 junio 2020 - 06:32 ) ..
@  Eobard Thawne : (03 junio 2020 - 05:23 ) .
@  Ada Camille... : (03 junio 2020 - 02:18 ) @Lady Luxure Grindelwald querida me vendes como carne fresca en el mercado??? Jajajaj
@  Ada Camille... : (03 junio 2020 - 02:03 ) B) B)
@  Lady Luxure... : (03 junio 2020 - 01:47 ) B)
@  Ada Camille... : (03 junio 2020 - 01:41 ) :ninja: :ninja: :ninja: :ninja: :ninja:
@  Hades Ragnarok : (03 junio 2020 - 01:33 ) :ninja: :ninja: :ninja: :ninja: :ninja: :ninja:
@  Ada Camille... : (03 junio 2020 - 01:31 ) :ninja: :ninja: :ninja: :ninja: :ninja:
@  Hades Ragnarok : (03 junio 2020 - 01:22 ) :ninja: :ninja: :ninja: :ninja:
@  Ada Camille... : (03 junio 2020 - 01:08 ) :ninja: :ninja: :ninja:
@  Hades Ragnarok : (03 junio 2020 - 01:04 ) :ninja: :ninja:
@  Ada Camille... : (03 junio 2020 - 01:00 ) :ninja:
@  taison_greyback : (03 junio 2020 - 12:18 ) aburrido*
@  taison_greyback : (03 junio 2020 - 12:18 ) @Lady Luxure Grindelwald aburrio
@  Lady Luxure... : (03 junio 2020 - 12:15 ) @taison_greyback yo b@taison_greyback yo bien y vos
@  taison_greyback : (03 junio 2020 - 12:05 ) @Lady Luxure Grindelwald jajajajaja como estas?
@  Lady Luxure... : (03 junio 2020 - 12:04 ) @taison_greyback saque que mi novio se enoja(?
@  taison_greyback : (03 junio 2020 - 12:02 ) @Lady Luxure Grindelwald *la vuelvo a secuestrar*
@  Lady Luxure... : (03 junio 2020 - 12:01 ) @taison_greyback perdon?
@  taison_greyback : (02 junio 2020 - 11:29 ) @Lady Luxure Grindelwald *secuestro a lady*
@  Lady Luxure... : (02 junio 2020 - 11:04 ) @Ada Camille Dumbledore *me la llevo* mia!
@  Lady Luxure... : (02 junio 2020 - 11:04 ) @Hades Ragnarok claaaaaaaaaaaaaaro *lo pateo*
@  Hades Ragnarok : (02 junio 2020 - 10:48 ) @Ada Camille Dumbledore :love:
@  Ada Camille... : (02 junio 2020 - 10:31 ) :rolleyes:
@  Lady Luxure... : (02 junio 2020 - 10:21 ) B)
@  taison_greyback : (02 junio 2020 - 08:41 ) :ninja:
@  -Eterno Blac... : (02 junio 2020 - 08:08 ) >_>
@  -Eterno Blac... : (02 junio 2020 - 08:05 ) @Isabella Hawthorne ellaisma :) quise decir tus pies en tu boca ;) . Ya estoy curtido en el dolor, así que haga lo que me hagas me da gracia. *Te amarro la boca con cinta para que saques tus pies y sujeto sus manos en un poste al medio del escenario en su espalda
@  Isabella Haw... : (02 junio 2020 - 07:55 ) @-Eterno Black Triviani ellaisma? o.ó *le arranca las garras* sigues sinendo lobito?
@  -Eterno Blac... : (02 junio 2020 - 07:51 ) @Isabella Hawthorne Le pone los pies de ellaisma en la boca, con cariño ^_^
@  Isabella Haw... : (02 junio 2020 - 07:47 ) @Franko Lovegood *le arranca los ojos(?*
@  Franko Lovegood : (02 junio 2020 - 07:46 ) :ninja:
@  Ada Camille... : (02 junio 2020 - 05:04 ) @Matthew Triviani tiooo lindo :love:
@  Ada Camille... : (02 junio 2020 - 05:03 ) @Eobard Thawne espero tenga buen día
@  Eobard Thawne : (02 junio 2020 - 04:57 ) @Ada Camille Dumbledore Salu2 y buen día (?
@  Matthew Triv... : (02 junio 2020 - 03:57 ) :perv:
@  Ada Camille... : (02 junio 2020 - 03:47 ) @Eobard Thawne buen dia señor Thawne
@  Ada Camille... : (02 junio 2020 - 03:46 ) @Sean -Ojo Loco- Linmer ya rolee =)
@  Sean -Ojo Lo... : (02 junio 2020 - 03:23 ) una buena escusa para conocerse
@  Sean -Ojo Lo... : (02 junio 2020 - 03:23 ) si lo se
@  Eobard Thawne : (02 junio 2020 - 02:48 ) .
@  Ada Camille... : (02 junio 2020 - 02:34 ) @Sean -Ojo Loco- Linmer hola Sean, si acabo de verlo, acordate que es Ada y no se conocen =)
@  Sean -Ojo Lo... : (02 junio 2020 - 02:10 ) tenemos rol
@  Sean -Ojo Lo... : (02 junio 2020 - 02:09 ) hola
@  Ada Camille... : (02 junio 2020 - 01:57 ) Buen dia mundo mágico