Ir al contenido


¿Quieres jugar al Quidditch? ¡¡¡Apúntate!!!
Abiertas las inscripciones a bandos. ¡¡¡Inscríbete a la Orden del Fénix o a la Marca Tenebrosa!!!
¡¡¡Inscribe tu ocupación o empleo mágico!!!

Foro en remodelación. Disculpa las molestias

Dorothy Anne

Miembro desde 17 feb 2012
Última actividad jul 31 2019 14:06
*****

#5267455 La libélula encantada (MM B: 111815)

Escrito por Dorothy Anne el 19 junio 2019 - 04:46

Fiona

 

 Fiona vio sorprendida como un niño tomó la arcilla y empezó a manipularla. No todos los pequeños lo hacían con tanta soltura, aquellos con temor a mancharse las manos ofrecían más resistencia y optaban por usar colores de madera o tocar algún instrumento. El jovencito actuaba con mucha propiedad para su corta edad, debía de ser muy bien educado en casa.

 

Se quedó unos segundos en silencio mientras observaba a Aydin quien, si en un principio se ve muy entusiasmado, luego se nota un poco exasperado al no dar con su objetivo propuesto. Fiona se preguntó cuál figura quería diseñar. Se colocó de pie y caminó hasta un mueble con varios cajones, abrió el segundo cajón y tomó unos instrumentos que quizás lo ayudarían.

 

—Esto tal vez pueda ayudar—le comentó a Aydin mientras se agachaba para quedar a su altera y le ofrecía con su manos grandes los materiales.

 

Entre las herramientas había un pequeño rodillo, un ahuecador, un cepillo con cerdas suaves y diferentes espátulas, cada una con una forma distinta: redonda, cuadradas, puntiagudas… estaba segura que con eso podría definir mejor la figura que llevaba en mente, sin embargo era muy importante tener paciencia y precisión.

 

—Estos instrumentos están diseñados para trabajar los detalles que no puedes hacer con tus dedos, solo debemos ser muy cuidadosos. Recuerda que si no lo logramos al primer intento podemos seguir intentando.

 




#5267188 Las Calles de Ottery St. Catchpole

Escrito por Dorothy Anne el 16 junio 2019 - 05:44

—Me niego rotundamente a sacrificar a una criatura indefensa para saciar mi curiosidad de ver a la mantícora. Estoy segura de que la fruta servirá  de algo. —afirmó con mucha seguridad y un tanto indignada al imaginarse usando un animal como carnada.

 

Por otra parte le emocionaba contar con un cómplice que apoyara su reciente y poco planificada idea. Vio como el joven sacaba su varita y lo imitó. La rama empezó a levitar lentamente y se posó sobre la orilla del rio. Esperaba no despertar el enojo de la mantícora al darse cuenta de que se trata de un simple fruto, y terminaran ellos siendo su plato principal.

 

Tomó la pera que le ofrecía su compañero y se colocó junto a él. El fruto tenía un sabor extraño, un poco amargo para su gusto, aunque prefirió no decir nada y seguir mordiendo. Lo de intercambiar nombres le provocó algo de gracia. Tuvo que aguantar las ganas de reírse por el chiste interno que se asomaba en su cabeza.

 

—¿Intercambiar nombres? —dudó en estrechar su mano con la de él, pero terminó haciéndolo para no verse maleducada —. El mío es Dorothy, te lo puedo prestar, pero solo por esta ocasión, ¿tú cómo te llamas? —lo observó durante unos segundos, teniendo especial interés en sus gafas y recordó el comentario acerca de su rutina laboral. —¿Eres de los que se la pasa todo el día dentro de una oficina?

 

No le gustaba encasillar a la gente, pero debía reconocer que tenía talento haciendo sus pequeñas predicciones. Generalmente no las compartía con alguien más, porque en caso de errar tendría que admitir el haberse equivocado. Las veces en las que acertaba se regocijaba con una celebración interna, y el asunto no pasaba a mayores.

 

Para su sorpresa, la mantícora no demoró en salir. Se movía con cautela y precisión, levantando ligeras ondas en el agua del río. Tenía una apariencia algo ordinaria y a su vez extraña. Como si fuera una mutación de tres animales distintos. Pese a estar asustada, hizo su mayor esfuerzo para verse serena; había escuchado que esos animales percibían el miedo.

 

Después de lanzar un sonoro rugido, como el de un león, la mantícora se acercó a la pera y en menos de un segundo la devoró. Se pudo notar un gesto de desagrado, tal vez la sentencia del fin de sus vidas, porque ahora el animal se dirigía hacia ellos y nada parecía detenerla. Pero de pronto algo inesperado sucedió: la criatura fue disminuyendo su paso hasta parar por completo, se desplomó al suelo y empezó a convulsionar. Ya no se escuchaban rugidos sino más bien gritos desgarradores.

 

—¡Está colapsando! —exclamó alarmada. Esta vez se quitó las gafas de sol para que el mago se percatara de la gravedad de la situación, si es que aún no lo había hecho.

 

''Espero que no haya sido esa pera'' eso no lo dijo en voz alta, ya era suficiente con su propio sentimiento de culpa como para que alguien más la señalara. Caminaron hasta donde estaba la mantícora y notaron que sus ojos parecían ausentes, lucían blancos. Los gritos se fueron convirtiendo en murmuro, perdían su fuerza.

 

@Eobard A. Black Lestrange




#5266411 Las Calles de Ottery St. Catchpole

Escrito por Dorothy Anne el 07 junio 2019 - 05:02

El comentario de los Krampus la distrajo por unos segundos y la llevó a preguntarse porque muchas criaturas mágicas se veían obligadas a visitar el bullicio de la ciudad. No creía que fuera por puro gusto, desde luego que preferían los ambientes más naturales, o al menos rurales. Sin embargo, las ciudades se iban expandiendo cada vez más y robaban el hogar de otros seres. Prefirió no decir nada al respecto, por temor a verse como una sentimental. Se concentró más bien en los peces.

 

—No lo sé, nunca he visto una,  salvo en libros… —respondió mientras se encogía de hombros, cuestionándose la veracidad de los textos leídos. —. Quizás simplemente los ahuyentaste tú cuando te acercaste.

 

De cierta forma, una parte de ella se sentía emocionada ante la posibilidad de encontrarse con una mantícora, pero otra se paralizaba ante la idea, así que prefería buscar en su mente diversas razones que explicaran la huida de los peces. De cualquier forma seguía con la vista clavada sobre el río y apenas pudo disimular el sobresalto al observar la enorme cabeza de león que salió a la superficie por unas milésimas de segundos. ¿Era el momento de entrar en pánico?  Estaba segura de que él también la había visto. Y antes de pronunciar palabra alguna, nuevamente se distrajo con otro comentario.

 

Sonrió, para después mirar hacia el cielo azul y contemplar los rayos del sol. Se le hacía difícil responder a tal pregunta cuando para ella el sol era vida. Luz, esperanza. Y si lo creía de esa forma era precisamente porque se marchaba para dar paso a los días fríos, donde las flores se morían, los animales hibernaban y los niños ya no corrían alegres sobre las calles.

 

—¿Sobrevivir al clima? —solo repitió sus palabras para ganar un poco más de tiempo. No sabía qué decir. —. No es muy complicado, si empieza a resultar solo debes distraerte con algo más, ¿tú cómo puedes sobrevivir a él?

 

Otra sonrisa asomó en la comisura de sus labios cuando una idea se le instaló en la mente. Giró su rostro hacia un lado, luego hacia el otro, hasta que divisó una rama con el largo y el grosor suficientes para ayudarla a lograr su cometido. Con sus manos hizo un gesto que invitaba al joven a que la siguiera. Se dirigió hasta la sombra de un árbol y tomó la rama que descansaba bajo ella. Era pesada y fuerte. Se estiró para alcanzar el fruto de la planta (si bien no supo determinar cuál era, se veía gustoso) y lo clavó en la punta de la madera, como si fuera una carnada.

 

—¿Qué te parece si dejamos esta rama a la orilla del río y esperamos que la mantícora se asome?

 

@Eobard A. Black Lestrange 

 




#5266013 La libélula encantada (MM B: 111815)

Escrito por Dorothy Anne el 30 mayo 2019 - 21:10

Michelle

 

En esos días ya no se encontraban personas con un discurso tan cálido y amable como el del joven de ojos miel que tenía frente a ella. Michelle se sintió conmovida ante el agradecimiento e internamente se emocionó y se prometió a si misma hacer que la estancia de familia fuese de lo más placentera.

 

Además le alegraba poder estar involucrada en el despertar cultural de un pequeño. No todos los niños parecían estar inclinado hacia las artes, la mayoría prefería salir a pasear por las calles a correr mientras se comían una paleta y llenaban sus mejillas de meladura roja. Michelle se tomó unos segundos para ver los ojos vivaces de la criatura. Luego le proporcionó una sonrisa.

 

—Encantada en conocerlos —respondió y estrechó manos con los tres. —. Estoy segura de que el salón de niños les encantará. Se los mostraré, solo síganme.

 

Y con un gesto en su mano los incentivó a empezar el recorrido. Atravesaron el largo pasillo donde el blanco y negro del piso de porcelana le daba un toque de distinción al lugar y contrastaba con el verde de las plantas que estaba presente en todo sitio: en el jardín central, alrededor de las columnas, en los alfeizares de las ventanas internas….

 

 

Al llegar al final del pasillo cruzaron a la izquierda y se detuvieron ante la segunda puerta que vieron. La entrada era de una madera impecablemente blanca, pero el interior no se podía decir lo mismo del interior. El salón de niños era una unión de todas las artes; le daba a los infantes la libertad de elegir entre una gran cantidad de opciones y conocer también cuales eran sus inclinaciones.

 

 

Había pinceles danzando al ritmo de un violonchelo que era acariciado por su vara y del cual salían las notas musicales. Una pared en el fondo con dibujos, garabatos sin forma, colores cálidos, obscuros, pasteles… Pergaminos con plumas sobre la mesa. En el centro un tarro de arcilla fresca que giraba sobre sí e iba cambiando su forma. Un piano, una guitarra, libros.

 

 

La encargada del área, una rubia con un rostro tan blanco como la leche y manchado por pecas, se acercó hasta ellos. Era de origen escocés, así que tenía un acento que resultaba divertido. Sorprendía además por su altura y su cuerpo robusto pero que indicada buena salud.

 

—Ella es Fiona, mi compañera. Toca diversos instrumentos y tiene formación en artes plásticas.

 

—Mucho gusto —las palaras de Fiona salían lentas. Su voz era neutra, no hablaba muy bien el idioma, pero siempre se esforzaba por darse entender. —. Yo soy Fiona, ¿podrías decirme el su nombre? —y se agachó para quedar cara a cara con el pequeño.

 

@ @Shena Cindy de Ryvak M. A. Cindy de Rivak M.




#5265927 Las Calles de Ottery St. Catchpole

Escrito por Dorothy Anne el 29 mayo 2019 - 05:45

Poco se diferenciaba ese día con los otros días de primavera: los pájaros volaban con su melodía alegre para después descansar sobre los arbustos; las abejas se posaban sobre las flores; las hojas bailaban al ritmo y arrastraban con ellas un sonido de paz. El pasto era más verde, el cielo más azul, la mañana más vibrante. Incluso se podía percibir en las personas un aire soñador que llevaba consigo la ilusión de las tardes de verano que estaban cada vez más cerca.

 

Dorothy odiaba sentirse perteneciente a aquel grupo de rostros felices que caminan, al igual que ella, con paso lento y despreocupado.  Y si lo odiaba era precisamente por el hecho de pensar en lo básico del asunto. Y ella, que se jactaba siempre de ser una joven profunda y reflexiva, era en ese momento el ser más simple de todos los tiempos. Sin embargo aquella sensación de homogeneidad no fue impedimento para que disfrutara de los rayos del sol que acariciaban su piel.

 

Llevaba puestas sus gafas de sol, le gustaba usarlas porque decían que traían consigo un aire de misterio. Además era una máscara que le permitía ocultar las impresiones de su mirada. Su vestimenta consistía únicamente en pantalones de mezclilla y camiseta de algodón, lo suficientemente ligeros como para mantenerla fresca.

 

Desde hacía un rato que había pasado las ancestrales casas mágicas, y ahora se dirigía a lo que creyó era una pradera. Ya la multitud estaba dispersa, solo podía ver a unos cuantos magos y brujas caminar sin un rumbo fijo. A lo lejos vislumbraba una colina, no muy alta, y a sus pies un lago el cual se podía atravesar con la ayuda de un puente de madera.

 

Un suspiro de cansancio se escapó de sus labios. Sintió inquietud por saber la hora, pero como no llevaba reloj se dispuso a mirar el cielo, pero no encontró respuestas ¿Cuánto tiempo había estado merodeando por allí? Se iba a marchar cuando se percató de un joven que se encontraba a unos cuantos pasos de ella. Era curioso, ya que no lo había visto antes. Se quedó un rato observándolo,  agradeciendo a Merlín por sus gafas de sol, que la hacían pasar desapercibida. Se preguntó por qué estaba ahí, tan solo, si acaso estaba perdido, o completaba una misión, o si también pertenecía al mundo de los corrientes que salían a admirar los días soleados.

 

Al ver el paisaje tan solitario  y silencioso recordó la noticia que había escuchado días atrás, y de la forma más repentina soltó el siguiente comentario.

 

—Se debe andar con cuidado, hace poco escuché que una manada de mantícoras y están rondando por todo Ottery, ¿has tenido la suerte de encontrarte con una?

 

@Eobard A. Black Lestrange

 




#5265860 La libélula encantada (MM B: 111815)

Escrito por Dorothy Anne el 28 mayo 2019 - 05:22

Michelle

 

Michelle se sentía afortunada de haber encontrado el empleo de recepcionista en un sitio que le brindaba tanta paz como aquel. Aunque su neurótica personalidad la obligaba a moverse de un lado a otro, de revisar pendientes, cobros, facturas, recorrer los pasillos en busca del más mínimo indicio de desorden, de encontrar las palabras adecuadas y practicar durante horas, frente al espejo, el mejor discurso para dar a los clientes que llegaban.

 

Había visto a todo tipo de visitantes, y siempre encontraba algo especial o característico, aunque no siempre para bien, ya que nunca faltaban las caras displicentes y de desagrado. Ella trataba siempre de mantenerse serena y ofrecer el mejor servicio. Aunque, debía admitirlo, no siempre resultaba fácil.  

 

Un día, mientras se encontraba, redactando unos mensajes, escuchó los pasos de unas personas. Al alzar su vista se encontró con una pareja, o mejor dicho, una familia. Eran adorables. Estaba compuesta por una joven, su esposo y un hermoso niño de cabellos castaños y rostro risueño. Michelle sonrió encantada, maravillada y se acercó a ellos.

 

—Bienvenidos a la libélula encantada. Mi nombre es Michelle y con gusto los ayudaré — hizo una pausa para tomar uno de los folletos del escritorio y entregárselos. —. Contamos con una extensa galería de arte, un pacífico jardín, una deliciosa cafetería y una enriquecida enriquecida biblioteca donde encontrarán los mejores textos. Además tenemos diversos talleres, entre ellos están pintura, escultura, ajedrez mágico y música. Los talleres pueden ser personalizados o en grupo, como sea de su preferencia.

 

 

Al terminar dicho discurso tomó aire, pero su sonrisa se mantuvo intacta, como si nada pudiese borrarla.

 

@ @Shena Cindy de Ryvak M. 




#5261653 Encantamientos

Escrito por Dorothy Anne el 18 abril 2019 - 00:48

Dorothy miraba de reojo cada cierto tiempo a Gatiux. Su último comentario la había dejado alarmada y le había hecho preguntarse si era ella la causa del problema. Desde pequeña había aprendido que los problemas se arrancaban desde la raíz, porque si no se repetían, una y otra vez… Acarició el giratiempo en su bolsillo, consolándose con la idea de que quizás todo eso no era su culpa.

 

Mientras tanto los tres seguían en su misión de seguir a las otras tres identidades falsas —o no tan falsas—. Era difícil distinguir a los figuras bajo el manto de la lluvia; le piso cada vez se volvía más lo lodosos, y sus ropas se iban pegando a la piel. A Dorothy le molestaba aquella sensación.

 

Estaban cada vez más sumergidos en el interior del bosque, pero de pronto algo extraño sucedió: un rayo de luz clara los deslumbró a los tres y, aunque siguieron su camino, fueron a dar en el mismo claro en donde habían despertado. Lo más extraño de todo era que ya no llovía, todo lo contrario, el sol brillaba desde lo más alto, incluso parecía sonreírles. Dorothy resopló para sus adentros a causa de la ironía del sol.

 

—Fue ese rayo blanco que vimos…,¿de dónde ha venido? —respondió ante la pregunta de Apolo, haciendo grandes esfuerzos para ocultar su ansiedad.

 

Una serpiente con una textura que parecida a la de musgo se elevó no muy lejos de ellos. La criatura se movía de forma zigzagueante, y emitía los mismos sonidos que una serpiente real. Dorothy se tomó unos segundos para admirar la anomalía de la bestia que amenazaba, luego se asustó.  En el claro hacia sol, fuera de él llovía.

 

Le costó mucho entender la explicación que daba el mago, en su mente solo reinaban las palabras de que no había sido el giratiempo. Veía varios rayos de distintos colores ir y venir desde el interior del bosque, eran de ellos, así como los gritos y todo lo demás. Volvió a observar a Gatiux, ¿cómo no podía estar preocupada? Un instante después se sorprendió al oírla hablar. Era cierto lo que decía, no había ningún sentido en ayudar

 

—Estaríamos corriendo en círculos y sería un eterno retorno. Tenemos que pensar: ¿qué otra cosa haríamos? Ayudarnos es parte de nuestro instinto, pero si vamos más allá…

 

Y empezó a reflexionar en cómo los humanos tropezaban una y otra vez con los mismos problemas, tal-vez siempre había sido más fácil actuar antes de pensar. Eran todos, incluyéndose, esclavos de sus impulsos. Y se vio a sí misma y a sus dos compañeros dejando pasar los días, semanas y meses en la misma situación. Convirtiendo su agonía en vicio y delatándose con la seguridad de la incertidumbre que llegaría.

 

Gatiux sacó una poción multijugos que tenía en su bolso y se escondió tras los arbustos. Minutos después vio salir a un hombre alto, de ojos claros y gran musculatura. Se trataba de la pareja de Gatiux. Tanto Gatiux con la figura de hombre como la otra Gatiux empezaron a incendiar a la serpiente de musgo y pronto todos los árboles y arbustos a su alrededor se empezaron a incendiar. Habían hecho algo distinto, le habían dado otro giro al círculo en el cual se encontraban inmersos. Solo que ahora sí morirían…

 

—¿Recuerdan el rayo blanco que vimos justo antes de volver al claro? Quizás esa será la clave… Hay que correr hasta ese punto donde lo vimos e impedir que la persona o cosa que lo lanzó lo haga otra vez—sus palabras salían entrecortadas.

 

El humo le entraba a los pulmones y le hacía toser. Quizás con  algunos hechizos podrían controlar el fuego, pero debían apresurarse y terminar con todo aquello de una vez por todas.

 




#5259678 La libélula encantada (MM B: 111815)

Escrito por Dorothy Anne el 31 marzo 2019 - 19:20

Abandonó el jardín y se dirigió al gran pasillo, que reinaba por su silencio y paz. Se acercó a la fuente del jardín central, cuya característica principal era la presencia de una especie de libélulas nadadoras, en lugar de simples peces. Las criaturas se desplazaban con una armonía lenta y seductora, como si todas fuesen guiadas por una melodía externa a los humanos. Dorothy sumergió sus manos en el agua, con la ilusión de retener a una, pero estas sutilmente se desviaron para continuar con su camino.

 

Dorothy se preguntó por su Dennis, habían pasado semanas desde la última vez que la vio, tantas que aún no le había comentado de la carta hallada detrás del cuadro de Rose, y muchos menos de la visita que planeaba hacerle al viejo Ailbert.

 

Suspiró justo antes de regresar al jardín, ¿era acaso una pérdida de tiempo gastar sus energías en el misterioso amor de dos fallecidos?

 

Por alguna razón pensar en el tema, analizar conclusiones e imaginarse acontecimientos encendía su espíritu. De ratos se sentía terriblemente culpable, sintiendo que no vivía su propia vida, sino que más bien extraía lo mejor de anécdotas ajenas y las hacía parte de ellas. Se preguntaba si había roto esa delgada línea entre la curiosidad y la intromisión, pero de otra manera estaría siendo injusta consigo misma y con la sedienta necesidad de sentir, que la había acompañado desde el comienzo de sus días.

 

Sonrió al vislumbrar la silueta de la rubia hablando con Katy, y no dudó en acercarse.

 

—Dennis, qué gusto verte por acá. Desde hacía tiempo que no nos topábamos.




#5258591 Océano mar (MM B: 112492)

Escrito por Dorothy Anne el 25 marzo 2019 - 17:10

Segundos después de haber emitido las preguntas al joven alto y de cabellos oscuros, escuchó una voz que le resultó vagamente familiar. Giró su rostro y se encontró con la figura de Jank, a quien conocía desde hace años, pero del cual difícilmente sabía algo. Estaba acostado en una de las sillas reclinables. Sonrió, era una suerte que hubiese tenido un aterrizaje exitoso. Ella en muchas ocasiones se aparecía bajo el mar, o de golpe directo sobre la arena.

 

—¡Jank! Qué gusto encontrarte por acá —estrechó su mano con la de él cuando lo tuvo de frente. Le emocionaba verlo, tal vez por el hecho de sentir cierta admiración clandestina hacía él—. La última vez que te vi fue en…—y recordó aquel peculiar evento en La Madriguera, y la actitud atolondrada que tanto él como Kassandra habían adoptado. Prefirió no decir nada para no incomodar, aunque no podía afirmar que el joven fuese de los que se avergonzaran de sus actos, o si recordaba aquella anécdota—. Fue hace mucho…

 

Luego dudó en responder. Vio el inmenso mar que se extendía inalcanzable frente a ellos: dos seres insignificantes, diminutos insectos ante todo lo que los rodeaba. ¿Podría ser alguien dueño de un lugar así? Tal vez los más ilusos se jactaban de serlo, aquellos con elevadas cantidades de dinero que creían poder tenerlo todo, ¿pero al mar quien lo poseía si estaba compuesto por agua? Agua rebelde, voluble y sin forma.

 

—No creo que nadie pueda ser dueño de un lugar así, pero he sido yo quien colocó el traslador en el Callejón, espero no estar cometiendo algún acto ilícito —rió ante su broma—. Hace unos meses empecé a soñar con este lugar durante varias noches seguidas. Al principio no le di importancia, pero luego tomé la iniciativa de investigar. ¿Ves el color de su arena? —hizo una pausa mientras señalaba con su índice el suelo y lo acariciaba con la planta de sus pies—. Pocas playas tienen esta particularidad, así que fue fácil encontrarla. Lo curioso es que nunca había estado aquí, bueno, al menos no que  recuerde. —desvió su mirada del horizonte y lo miró nuevamente—. ¿Tú cómo has estado en todo este tiempo?, ¿viniste siguiendo a las olas del mar?

 

A unos cien metros de ellos se encontraba el inicio de un muelle, que albergaba en su final un bote y una balsa de madera que flotaban junto a él, sobre las aguas sinuosas del océano. Observó al joven, otra vez: dos extraños desconocidos que se conocían; aquella ironía le causó gracia. Gracia que se vio reflejada en sus labios y que se vio obligaba a acallar para no convertir aquel momento en uno incómodo.

 

—¿Has paseado alguna vez en bote? —y le señaló el muelle, invitándolo a ir.

 

@Jank Dayne




#5258489 Inscripciones hasta el 28 de enero

Escrito por Dorothy Anne el 24 marzo 2019 - 23:46

Hola hola 

 

Siempre me hago una bola con todo esto de los niveles... En fin, edito para decir que si se me permite un cuarto conocimiento entonces tomo la clase, y de no ser posible, entro como oyente nada más. 

 

Nick: Dorothy Anne

ID: 115548

Conocimiento: Encantamientos 

Nivel de magia: IV

Link a la bóveda: http://www.harrylati...e-dorothy-anne/

Link a la ficha: http://www.harrylati...e-dorothy-anne/

 

Saludos!




#5258486 Grimmauld Place Nº 12

Escrito por Dorothy Anne el 24 marzo 2019 - 23:37

Pfff, The OA es una de mis series favoritas en todos los tiempo. Te haré la historia corta: hay una chica que tiene el poder de revivir, un día es capturada por un científico y la tiene secuestrada por 7 años, junto con 4 personas más que también tiene el mismo don. Descubren que hay formas de viajar a otras dimensiones, y mediante las experiencias entre la vida y la muerte van consiguiente pistas, o mejor dicho: pasos, que les permitirá abrir el portal. Ella logra escapar y se da a la tarea de reclutar a otras cinco personas que le ayuden a saltar a la otra dimensión. De eso se trata más o menos la primera parte, en la segunda la trama se extiende mucho más, pero no quiero dar spoilers jajajaj Te dejo el trailer: 

 




#5257816 Grimmauld Place Nº 12

Escrito por Dorothy Anne el 18 marzo 2019 - 22:44

Hola hola 

 

¿Cómo estuvo su fin de semana? El mio muy bien, el sábado compartí con mi familia y ayer salí a comprar unas cosas que necesita y me comí una campechana *-* Terminé de ver la serie Merlí T.T Cómo lloré con ese final, y la canción de Las galletas me encantó. Finalmente estoy entendiendo el libro que empecé a leer, así que ya ando más animada, ayer me llegó también uno que se llama El libro de los amores ridículos, solo he leído 50 paginas y promete mucho! al ratito leo un poquito más. 

 

Hoy es festivo en México, así que aprovecho para descansar más. Amaneció lloviendo, hasta hace poco estábamos en 11 grados, así que no pienso salir el día de hoy. 

 

Les mando un abrazo a todos. 




#5256825 Grimmauld Place Nº 12

Escrito por Dorothy Anne el 12 marzo 2019 - 16:55

Hola hola! 

 

@Jank Dayne Qué gusto leer tu mensaje! Pues obvio que te recibiría, lo que me recuerda también que debo pasar a responder... Sí, la intención de ese negocio era hacer reflexionar a la gente. Me inspiré en un libro llamado Océano mar, de Alessandro Baricco; una historia hermosa, muy poética y filosófica, e incluso surrealista. Son varias historias que se conectan, una de ellas es de un tal Savigny que sobrevivió a un naufragio. Justo la semana pasada me enteré que ese tal Savigny si existió, y que la esa historia en sí es del naufragio de La Medusa. En fiin, es un libro muy bonito, por si algún día gustas leerlo, y como ya te dije, eres más que bienvenido al local! 

 

@ Beel, y ese libro que mencionas que tal está? Yo estoy leyendo uno llamado Compulsión a la repetición, pero no entiendo ni madres jajaja xD 

 

@Dennis Delacour te mando un super mega abrazo Dennis, espero que puedas comunicarte pronto con tu ser querido. Yo ayer logré hablar con mi abuela, y me quedé mucho más tranquila. 




#5256419 Grimmauld Place Nº 12

Escrito por Dorothy Anne el 09 marzo 2019 - 23:27

Hola hola! 

 

Cómo les ha ido a todos? Yo tenía algunos días sin pasarme por aquí. Esta semana empecé mi servicio social y todo ha ido de maravilla. El sitio tiene un ambiente muy agradable y cada paciente es un mundo que descubrir. Sigo muy emocionada jeje. También empecé una serie llamada Merlí, que está genial, es de la vida de un profe de filosofia y de su grupo de estudiantes, así que si les gusta la filosofia la serie les gustará. 

 

Saludos!




#5255696 Grimmauld Place Nº 12

Escrito por Dorothy Anne el 04 marzo 2019 - 00:00

@ que gusto leerte por acá!! Concuerdo contigo con lo del idioma, a veces puede llegar a ser un poco incómodo, pero eso solo romantiza más la situación (? Además el que no arriesga no gana xD

 

OMG, incluso yo participé en esos roles... Qué recuerdos!! Propongo que nos reunamos un grupo pequeño, los que quieran, a celebrar los nuevos premios. Veo que ya el topic de la Madriguera está por la pág 99, si llega a la 100 aún podremos abrir un nuevo topic ? 

 

Xell! Qué bueno que aún guardas los links! Te cuento que yo nunca he ganado absolutamente nada en toda mi vida foóril, aunque no me quejo, tampoco me he esforzado lo suficiente. Y Ávalon! que recuerdos... también me entra la nostalgia







Alternar visibilidad del Shoutbox Tag Abrir el Shoutbox en una ventana emergente

@  Fengari Nabe... : (27 enero 2020 - 10:02 ) *u*
@  Tauro M. : (27 enero 2020 - 09:27 ) @Ashura Lestrange El color más bonito <3
@  Ashura Lestr... : (27 enero 2020 - 08:55 ) :ninja:
@  Sherlock Holmes : (27 enero 2020 - 02:50 ) @RoseBlack hola!? Dime en qué te puedo ayudar
@  Hades Ragnarok : (27 enero 2020 - 04:18 ) @RoseBlack respondido ^^
@  RoseBlack : (27 enero 2020 - 04:09 ) @Hades Ragnarok te respondí
@  Hades Ragnarok : (27 enero 2020 - 04:03 ) @RoseBlack te respondi el MP
@  RoseBlack : (27 enero 2020 - 03:49 ) necesito ayuda para crear mi firma, quien es tan amable de ayudar?
@  RoseBlack : (27 enero 2020 - 03:42 ) alguien me puede ayudar con mi firma?
@  RoseBlack : (27 enero 2020 - 03:23 ) holi
@  Hannity Jane : (27 enero 2020 - 03:02 ) @Hades Ragnarok cualquier cosa nos mandamos mp cariño
@  Hades Ragnarok : (27 enero 2020 - 02:52 ) @Hannity Jane tengo problemas con el movil
@  Anthony Ryva... : (26 enero 2020 - 07:26 ) @Reacon ¡Hola! :D estoy en una lucha...ya regreso....
@  Ariane Dumbl... : (26 enero 2020 - 03:51 ) @-_Vegueta_- como estas?!
@  -_Vegueta_- : (26 enero 2020 - 03:49 ) Ariane?
@  Reacon : (26 enero 2020 - 03:33 ) @Anthony Ryvak Dracony *Te abrazo fuerte* mi dragon :3
@  -_Vegueta_- : (26 enero 2020 - 03:13 ) Hola
@  Lucrezia Di... : (25 enero 2020 - 11:06 ) No (?)
@  Arya Macnair : (25 enero 2020 - 10:44 ) ¿Algún moderador?
@  Reacon : (25 enero 2020 - 02:18 ) @Anthony Ryvak Dracony jaja ay mi niño...abrigate muy bien
@  Anthony Ryva... : (25 enero 2020 - 02:13 ) @Reacon por lo pronto, me cubriré que ya se me entumen los brazos y piernas... :blink:
@  Reacon : (25 enero 2020 - 02:08 ) @Anthony Ryvak Dracony jajaja cambiemos de lugares xD
@  Anthony Ryva... : (25 enero 2020 - 02:01 ) @Reacon que bueno, pero yo quisiera menos frío.
@  Reacon : (25 enero 2020 - 01:59 ) @Anthony Ryvak Dracony jajaja bueno cubrete bien entonces, yo soy feliz asi
@  Anthony Ryva... : (25 enero 2020 - 01:58 ) ¡ya somos dos! el frío me congela
@  Hades Ragnarok : (25 enero 2020 - 01:38 ) :ninja:
@  Reacon : (25 enero 2020 - 01:34 ) @Anthony Ryvak Dracony jaja me quede dormido...y por que quieres quemar todo xD? el frio es bonito
@  Anthony Ryva... : (25 enero 2020 - 01:22 ) @Reacon soñoliento... y con ganas de quemar medio bosque para desaparecer el invierno
@  Reacon : (25 enero 2020 - 01:19 ) @Anthony Ryvak Dracony como estas mi angelito ^^
@  Anthony Ryva... : (25 enero 2020 - 01:18 ) ^_^
@  Reacon : (25 enero 2020 - 12:39 ) @Anthony Ryvak Dracony *te hago mimitos*
@  Zoella Triviani : (24 enero 2020 - 10:56 ) @Frankie Tarly @Jeremy Triviani vamos a algún bar xDD y nos alcoholizamos
@  Frankie Tarly : (24 enero 2020 - 09:23 ) @Jeremy Triviani así soy.
@  Jeremy Triviani : (24 enero 2020 - 09:19 ) @Frankie Tarly :D Gracias, cuanta amabilidad de tu parte. xD
@  Frankie Tarly : (24 enero 2020 - 09:06 ) JAJAJAJAJAJA si, para ambos. Digan donde y cuando, y yo llevo el drama.
@  Jeremy Triviani : (24 enero 2020 - 09:00 ) @Frankie Tarly ¿Roleamos? :cry: quiero drama madre-padre-hija
@  Zoella Triviani : (24 enero 2020 - 08:28 ) @Frankie Tarly ¿Roleamos? :cry: quiero drama madre-hija
@  Frankie Tarly : (24 enero 2020 - 08:17 ) :ninja:
@  Zoella Triviani : (24 enero 2020 - 08:08 ) :ninja:
@  Anthony Ryva... : (24 enero 2020 - 06:15 ) @Reacon ¡Yo también! nos vemos!! *desaparezco entre llamas verdes*
@  Reacon : (24 enero 2020 - 06:14 ) @Anthony Ryvak Dracony descansa mi angelito tqm ^^
@  Anthony Ryva... : (24 enero 2020 - 06:14 ) @Reacon *Te abrazo fuerte* :love: ¡Que te vaya bien!
@  Anthony Ryva... : (24 enero 2020 - 06:12 ) @Reacon Bueno...pues inventaré algo...después, hoy me iré a descansar. ^_^ creo que ya me voy papi :P
@  Reacon : (24 enero 2020 - 06:09 ) @Anthony Ryvak Dracony hum no sabia de eso mi niño lo desconozco o.o
@  Anthony Ryva... : (24 enero 2020 - 06:07 ) @Reacon lo más peligroso es el que se cree basilisco, porque petrifica a los que lo ven...
@  Anthony Ryva... : (24 enero 2020 - 06:06 ) @Reacon tomo nota de ese dato... bien, lo tomaré en cuenta. Oye, ¿que sabes tú de enfermedades mágicas? hay un rol donde dicen que hay una epidemia, los magos enfermos se comportan o actuan con la característica de una criatura mágica...
@  Reacon : (24 enero 2020 - 06:01 ) @Anthony Ryvak Dracony entonces utiliza el grito de los segadores que es el que usamos en campos, asi absorbes su alma y consumes su cuerpo con flamas negras :sad:
@  Anthony Ryva... : (24 enero 2020 - 05:59 ) :lol: jajaja no, podría pero debo usar hechizos... se llama Libro del Caos :sad:
@  Anthony Ryva... : (24 enero 2020 - 05:58 ) @Reacon http://www.harrylati...libro-del-caos/
@  Reacon : (24 enero 2020 - 05:57 ) @Anthony Ryvak Dracony apuñalalo por la espalda :sad: