Ir al contenido


Conoce el nuevo contexto de rol global de la Segunda Temporada de Rol en la CMI. Link

Taylor Sheila

Miembro desde 06 jul 2012
Última actividad jun 07 2014 19:55
*****

#4626821 →~*Mansión Delacour*~← (MM B: 94786)

Escrito por Taylor Sheila el 28 enero 2014 - 23:15

Sonreí ante la respuesta de Memi, pero no respondí, tal vez porque no se me ocurría una respuesta inteligente, porque una tonada pegajosa tomaba mi mente o simplemente de floja. Moví mi cabeza lentamente e hice los movimientos en el rostro de Ángel al ritmo de la canción, pero no queriendo que ella se diera cuenta que en vez de estar atenta a ella, estuviera imaginándome al apuesto cantante entrar por la puerta y me cantara aquella canción.

 

A pesar de mis 18 años recién cumplidos, nunca había sufrido un enamoramiento verdadero, lo cual estaba bien para mi; A los únicos que habrían de valer la pena para amar serian mis hijos y mi futuro esposo. Nadie más. Y es que Alexia ahora seria mi sobrina ¿Quien lo hubiera dicho? Yo presente en su nacimiento era raro de creer, supongo que ella seria mi sobrina favorita, ya estaba escrito en el destino. 

 

-Un placer, Kritzai.- Le sonreí. Memi seguía teniendo sus contracciones y hasta incluso me estaba divirtiendo -por muy egoísta que sonara- sus muecas y todo eran para recordar. 

 

Pronto, una mujer se hizo presente y supe que saldría de estas cuatro paredes en unos momentos. Yo no sufría claustrofobia pero no me gustaba estar "encerrada" y rogaba por dentro que no me diera un ataque de nervios. Guarde silencio y observe desde mi lugar, estaba bastante claro que no me quedaría viendo cuando saliera la bebe de su cuerpo. Ni cerca.




#4626225 →~*Mansión Delacour*~← (MM B: 94786)

Escrito por Taylor Sheila el 27 enero 2014 - 13:18

Taylor Myrddin Rambaldi con Ángel y Kritzai.

¿Presenciando la llegada de Alexia Jayden?

 

 

-Esta bien.-Luego de que Mar, la elfina de Memi, trajera el agua y la toalla, moje esta ultima y se la coloque en la frente de Ángel con delicadeza. Casi dejo escapar una carcajada al notar que ella había clavado sus uñas en la mano del chico, pero me contuve. -Memi, como tu hermana, sabes que yo te amo, pero si me haces eso a mi prometo que no te salvas.- Bromeé con ella, al menos para aligerar el ambiente. De todas maneras, no importaba, esperaba distraerla un poco tal vez del dolor que debía estar sufriendo.-No me contestes.- Anticipe.

Vi como el desconocido, al menos para mi, hacia algún tipo de hechizo y caí en la cuenta que ni siquiera salude. No sé quien es, pero por ahora ello no me preocupa.

 

-Soy Taylor.- Me presenté, continuando haciendo... Lo que antes estaba haciendo (?. Esperaba a que apareciera alguien mágicamente, así yo podría salir y estar más calmada. Nunca me han gustado los partos, y es que a partir de los siete años en el que vi un documental, había quedado un poco traumada y algo asqueada, a decir verdad. Algo normal. Supongo, que a esa edad los niños deberían creer que la cigüeña traía a los bebes y todas esas cosas. 

 

Coloque algunos cabellos morenos detrás de mi oreja y pasé mi mano por uno de mis ojos. Acababa de despertarme cuando la elfina me avisó de todo esto y el sueño me guardaba rencor; Al menos esperaba no quedarme dormida aquí. Me dí cuenta que estaba aún con las pantuflas y el cabello entrelazado desprolijamente en una trenza. El color subía a mis mejillas a la velocidad de la luz, avergonzada. Dirige mi atención al resto de mi ropa. Suspiré, nada raro.

 

<<Por lo menos no vine en pijama>> Pensé aliviada.

 

<<Oh, felicidades ganaste el premio mayor>> Contestó mi subconciente con sarcasmo, rodeé los ojos y traté de concentrarme más en la situación.

 

PD: Es lo que pude hacer  :rolleyes: Sé que es bastante malo, pero tengan en cuenta de que aquí son las siete de la mañana y hacer un rol a estas horas no es lo mio. 




#4626047 →~*Mansión Delacour*~← (MM B: 94786)

Escrito por Taylor Sheila el 27 enero 2014 - 01:36

-Oh dios, no puedo creer lo...- Me dije a mi misma, murmurando mientras llegaba a la mansión.

 

Estoy increíblemente nerviosa, si lo se, a pesar de no ser yo quien daría a luz. Algún día lo haría, claro... Pero sinceramente, espero que en un futuro muy lejano, en serio muy lejano. Miré hacia los lados y caí en la cuenta que no había nadie dentro, o eso aparentaban. Suspiré, tendría que buscar la habitación casi a ojos cerrados. 

 

Un grito de dolor y una voz me hicieron dar cuenta de donde ella estaba. O bien podría ser otra cosa. Rodeé los ojos ante tal pensamiento y, sin darme cuenta, ya había corrido hasta allí. La puerta estaba abierta, así que no me fue difícil ver que sucedía y si estaba en el lugar correcto.

 

-¿Está todo bien?.- Me acerque y me arrodille ante ella. De inmediato quise golpearme ¿Que si estaba todo bien? ¡Ella está a punto de tener un bebe!-¿Quieres que haga algo? No se...- Miré al chico e iba a presentarme, pero no tendría caso, ahora lo importante es Memi. 

 

Dí una rápida mirada a la habitación, buscando algo que sirva. Nada.




#4624560 * ~ Castillo de la Familia Myrddin ~ * (MM B: 98439)

Escrito por Taylor Sheila el 23 enero 2014 - 01:03

Estaba atrapada. Llevaba corriendo lo que parecía una eternidad por aquel lugar desconocido, similar a un bosque en invierno. Buscaba ayuda en vano, parecía no haber nadie por aquellos lados, pero algo me decía que nada bueno me esperaba. Los árboles y el suelo cubiertos por la nieve, y cuando respiraba o hablaba para mi misma, el aliento se convertía en humo. Paré en cuanto vi un lago, la verdad me sorprendió que no estuviera congelado, lo apreciaba, claro. Me acerque a tomar agua y pronto mi boca pudo apreciar su fría y refrescante sensación, pero no sabor. Suspiré.

 

-Deberías tener cuidado.- Una voz grave me hizo sobresaltar. Me di la vuelta rápidamente y, preparada para echar a correr si hacia falta, lo mire alerta y algo curiosa. Un chico de al menos 19 años caminaba hacia delante, dándome la espalda. Caminaba seguro, en un andar sexy, como si supiera lo que causara en mi y en los demás. Se apoyo sobre un árbol sin hojas, como los de su alrededor. No me sonrío, y yo tampoco.

 

-¿Cuidado de que?- Pregunte desafiante, cortante. No me podía permitir confiar en el, yo misma me lo prohibía. No lo conozco, ni el a mi, pero aun así, me atraía, me parecía atractivo. Demasiado para mi gusto.

 

-Podrías envenenarte. Podría haber pasado miles de cosas mientras tu te desconcentrabas por un poco de agua, sin contar que no tienes con que defenderte.- Rodó los ojos como si fuera lo más obvio del universo. Engreído, pensé. -Si estuviera en tu lugar... para empezar no estuviera vestido así.- Dijo, viéndome de arriba abajo con una sonrisa titubeante.

 

-¿Qué tengo de malo?- Mi voz sonó quebrada, a causa del frío o de su presencia, no lo se. No podía imaginar cuan helado debía estar el, pues, solo lleva unos pantalones negros de mezclilla bajos, dejando ver un poco de su ropa interior roja. Mordí mi labio con nerviosismo. Tiene un cuerpo de infarto, y yo, siendo sincera, no puedo ignorar aquello cuando ni siquiera trae camisa. Sus brazos y pecho con músculos trabajados, dedos largos y delgados, su piel ligeramente bronceada, ojos chocolate ni oscuros ni claros, labios tentadores ¿Por que no? 

 

-Para empezar, las mujeres de aquí no se visten con tanta ropa.- Mis ojos por poco no se salen de sus órbitas. ¿Hablaba en serio o solo era una broma? ¿Se estaba burlando o que? Para mi tenia solo unos escasos tejanos cortos y una blusa blanca. Cerré los ojos con impaciencia... 

 

 

Y desperté.

 

Abrí los ojos asustada. Temblaba, pero no de miedo, del frió que corría de la ventana abierta; respiraba con dificultad y tuve que pellizcarme para ver si era real. No había rastros del chico de ojos cafés, ni de su cuerpo guapo, con sus abdominales o hombros y espalda ancha. Nada.

 

Lo había soñado todo, por supuesto. Alguien así no se veía todos los días, y menos en mi vida.

 

Me pare, dando un salto en el sofá y me acerque al espejo de cuerpo completo en el otro lado de la habitación. Pude ver mi reflejo; mi cabello oscuro enmarañado, pálida con bolsas debajo de los ojos verdes. Estaba descalza y vestía unos pantalones ceñidos al cuerpo y una camiseta sin mangas, la misma ropa del día anterior.

 

Supuse que me había quedado dormida pensando y relamí mis labios resecos, busque con la mirada unas pantuflas cualquiera y… ¡bingo! Me agache al costado de la cama y me coloque unas de gatitos. Caminar, tal vez eso fuera mucho, por poco no me arrastraba. El cansancio me mata -aunque haya dormido diez horas- yo seguía sintiéndome cansada. Y por más que tratara de esconderlo, preocupada por si volvía a soñar con lo mismo.

 

Se podía notar a simple vista que no había rastros de mi compañera de piso, pero eso era lo de menos ahora. Pise los escalones de la escalera como si cada paso doliese y me dispuse a ir a la cocina, tal vez a pasar el rato, despejar mi mente o comer algo.




#4324679 Familia Myrddin (MM)

Escrito por Taylor Sheila el 09 agosto 2012 - 02:51

Hola, eh venido a... A dejar la familia T.T No soporto que todo el mundo me trate indiferente, corrigiendome cada palabra que digo, que hago o lo que debo de hacer y la verdad eso me lastima mucho, no vale la pena quedarme donde nadie me quiere y pues, espero que tengan una excelente vida, la verdad es que acabo de descubrir que nunca me importo tener un hermano, si no a como trataban a los demas y yo solo me quedaba viendo como los demas eran felices, mientras yo hacia deprimida y mal, gracias a Melanie me di cuenta de que no valgo nada a comparacion a los demas *dejo besos y abrazos a mi tio preferido (Percy), a mi madrina, Ethiane y a Ben* los quiero y suerte con todo, les deseo lo mejor... Aviso que solo estare hasta el jueves 9 creo para despedirme de algunas personas que me interesan y me gustaria despedirme de la mejor manera, adios.