Ir al contenido


Conoce el nuevo contexto de rol global de la Segunda Temporada de Rol en la CMI. Link

Leonardo Myrddin E.

Miembro desde 26 oct 2012
Última actividad nov 22 2020 05:12
*****

Temas que he comenzado

En Kyoto - Japón

14 diciembre 2016 - 02:44

¿Por qué había decidido ir ahí?
 
Curiosa fue la pregunta que se hizo el Myrddin, mirando alrededor del lugar en que se encontraba. Estaba en Kyoto, Japón. El lugar donde los mejores y peores días de su vida tuvieron lugar. Las razones que lo trajeron a aquél lugar no importaban, no en aquél momento.
 
-En marcha- Murmuró, caminando por entre las calles en silencio, buscando el callejón en el cual su oponente aparecería.
 
-Creo que aquí es- Se dijo a sí mismo, adentrándose en la oscuridad de aquél callejón vacío. El Myrddin miró por unos segundos a su alrededor, detallando el lugar. No muy lejos de él se hallaban unos contenedores de basura, llenos hasta el tope,  y algunos otros desperdicios tirados por el suelo. Cualquier otra persona podría haber sentido el frío que hacía en aquél lugar, menos el castaño, cuya temperatura ya de por sí era baja y aquello no lo afectaba en lo más mínimo.
 
-Diez... Nueve...- Contó regresivamente mientras miraba su reloj de bolsillo, cuyas manecillas parecían moverse a un ritmo muy lento. Esperar no era de sus actividades favoritas, por eso deseaba que su contrincante apareciera puntualmente.
 
-Tres... Dos... Uno...- En aquél momento, la manecilla que marcaba los minutos se movió, mientras que en esos precisos instantes el sonido de unos pasos acercándose se hizo audible.
 
-Agradezco que llegaras temprano- Le dirigió una sonrisa al hombre -Comencemos-
 
En esos momentos, el Myrddin alzó su varita de Pino, y curvando los labios en una sonrisa pronunció el siguiente hechizo -Sectusempra!- En el mismo momento en que un rayo salió de aquella varita, el cual de impactar en el oponente, causaría que varias heridas aparecieran en el cuerpo de Dave, haciendo que necesitara curarse de inmediato si no quería desangrarse hasta morir.

~Locos por las katanas *-* ~

12 septiembre 2015 - 05:34

dojo_640_5238.jpg

 

Club secreto de entrenamiento con Katanas


En un lugar secreto, ubicado entre las montañas, un grupo de personas aficionadas al arte de combatir con katanas decidió crear un lugar dónde poder practicar aquel antiguo arte que les fue heredado en su momento. Un ex asesino, con un vampiro en su cuerpo, y una demonio (que odia los abrazos y la gente XD) luego de meses de busqueda, consiguieron encontrar el lugar idóneo para poder practicar con sus katanas. Un viejo dojo abandonado, probablemente del periodo Edo, ubicado en el monte Hiei, y oculto para los muggles, era el lugar indicado para lo que ellos buscaban.

Luego de trabajar remodelando aquel lugar, el dojo había quedado como nuevo. Tenía una gran entrada con un cartel en la parte superior. Pasando aquella entrada, había un gran patio en el cual habian, desde maniquíes con armaduras para entrenar y algunas pistas de obstáculos, hasta un amplio espacio donde hacer combates contra otros miembros. Al fondo se encontraba una suerte de cabaña enorme, donde había todo lo necesario para que sus miembros puedan vivir cómodamente: Una cocina, sala de estar, y algunas habitaciones.

 

Leonardo Louis Myrddin

Al fin, después de tanto trabajo, había conseguido, junto con Alexis, la remodelacion de aquel lugar, el cual ahora acogería al castaño y a los demas miembros de aquel grupo, los cuales poco a poco llegarían. El Myrddin se levantó y, mientras esperaba a su compañera, colocó unas tablillas de madera con los nombres de los ocupantes de aquel extraño dojo.



Dojo Oculto del monte Hiei (aqui es XD)

Integrantes:

Leonardo P. W.
Alexis Miller

Ok, no eran muchos, pero Louis estaba seguro de que muy pronto vendrian los demas.

 

Off: Este es un rol abierto, pueden rolear los que quieran XD si quieres unirse, adelante n.n


Ficha de Leonardo Louis Myrddin

31 octubre 2012 - 01:45

freddie-highmore-wraps-bates-motel-seaso

 

FICHA DE LEONARDO LOUIS MYRDDIN

 

 

Datos Personales:

Nombre del Personaje: Leonardo Louis Myrddin
Sexo: Masculino

Edad: Joven, 20 años

Nacionalidad: Británica

Familia(s):
* Myrddin 
---


Padre(s) Sanguíneo:
Lestat Myrddin y Laimi Evans

Padre(s) Adoptivos:
---

Trabajo:
--

 



Poderes Mágicos:
 

Rango Social:Unicornios de Plata
Bando: Neutral
Rango dentro del Bando: --
Puntos de poder en objetos: 120

Cita



Hechizos adicionales: --

Puntos de poder en criaturas:10
 
Cita

 

Criaturas controlables en asaltos y duelos: --

Habilidades Mágicas:
---

Conocimientos Especiales:
Pociones

Artes Oscuras



Medallas:[

Total Puntos en Medallas: 10000 puntos

 

 

Perfil del Personaje:

Raza: Humano

Aspecto Físico:
1,75 de estatura, cabello castaño, ojos verdes, contextura delgada pero definida.

Cualidades Psicológicas:
En algunos casos misterioso, su pasado lo ha convertido en un chico con problemas para socializar. No suele confiar mucho en los demás, y oculta su verdadera forma de ser tras una máscara de aparente alegría. A veces puede llegar a ser siniestro
 
Doble personalidad
 
Mekyue: Un carpatiano que se introdujo en su cuerpo, tratando de hacerse fuerte y salir de su cuerpo, llegando a controlarlo en algunas ocasiones, volviendose completamente sombrio y con deseos de matar a todo aquél que se cruze en su camino.
 
Historia:
Rayos verdes inundaban la habitación donde él se encontraba parado, oculto entre las sombras con una expresión de horror marcada en el rostro. Las cosas de algún modo se habían salido de control pero bueno era de esperarse, no todos los secretos podían ser eternos y menos cuando compartías tu vida con otra persona.
 
 Observo como un rayo impactaba muy cerca de la pelirroja que intentaba defenderse, sintió como su corazón de detenía por breves instantes para luego volver a latir con fuerza mientras sacaba su varita del bolsillo y sin dejar que lo vieran murmuro -Septusempra- el rayo impacto de lleno en la espalda del hombre que poco a poco empezó a desangrarse y saliendo de las sombras pateo lejos la varita que el moribundo tenía en su mano.
 
Se giró con rapidez para mirar a la joven que en ese momento estaba en shock hecha un manojo de nervios, sus dedos apretaban con fuerza su varita mientras su mirada estaba perdida en algún punto donde sus pensamientos de convertían en lágrimas.
 
 Trato de acercarse a ella pero por instinto está retrocedió, el rechazo hizo que su corazón doliera y su piel de erizara al notar como esos ojos ámbar que tantas noches lo había llenado de felicidad, en ese momento lo miraban con miedo. Debía sacarla de allí no podía dejar que muriera por su culpa, no podía dejar que por sus errores ella dejara de respirar. 
 
-No hay tiempo, debemos irnos- dijo con una repentina urgencia en la voz mientras tomaba la mano de la pelirroja haciendo caso omiso de sus intentos de separarse. Salió corriendo con ella de su mano por las calles, lo seguían podía sentirlos y no estaba dispuesto a dejar que los encontrarán pero... una explosión de hechizos empezó a chocar con los objetos a su lado, maldiciones de muerte eran lanzadas contra ellos mientras corrían como ratones encerrados en un laberinto.
 
 No tuvo tiempo de reaccionar cuando sintió como la mano de la chica apretaba la suya, se giró justo en el momento exacto en el que el alma de ella salía de su cuerpo con una última frase dedicada con su último aliento para él -Ka... Ji..- Sus ojos perdieron su brillo cuando su voz fue silenciada para siempre, mientras su pulso se detenía y su cuerpo, un cuerpo que rebosaba de vida hacia unos segundos atrás caía inerte hacia el suelo.
 
 La atrapó antes de que cayera pero no pudo retener su alma, no podía evitar que se fuera que lo dejará. Pues ya el alma que había habitado ese cuerpo se había marchado, dejando su propio corazón hecho pedazos. Mientras la observaba con lágrimas en los ojos un flashback llegó a su mente, un recuerdo de todos los hechos que lo habían llevado a ese momento, un momento que habría deseado poder evitar... Pero sabía sería imposible. 
 
(Flashback)
 
 Terminaba de cerrar su mochila, ese día se iría de viaje y no sabía cuándo regresaría, sólo tenía 15 años y toda una vida por delante para ser explorada. El mundo era un lugar muy grande y él tenía el deseo de explorarlo, aunque en ese momento su principal necesidad era aprender a usar esa arma que había descubierto mientras vagaba por el castillo de su familia.
 
 Letal y hermosa descansaba sobre su cama, la observó unos instantes conscientes del sitio al que debía ir. Un excelente maestro sólo podía encontrarse en el lugar de origen de las katanas "Japón " pensó pasando su dedo por el filo del arma creando un leve corte, una gota de sangre rodo por el dorso del mismo mientras el Castaño miraba maravillado el contraste del rojo sobre el brillo plateado del arma y un pensamiento un tanto perturbador transitaba su mente, recreando el momento justo en el que el plateado del arma atravesaba la piel de alguien.
 
 Unas semanas después A penas si se había acostumbrado al estilo de vida japonés. Para un chico que había crecido en la comodidad de un castillo le resultaba algo extenuante hacer las cosas al modo Muggle y a decir verdad lo odiaba.  Ese día lo paso buscando a un maestro del cual había escuchado hablar por una persona misteriosa que se acercó a él, al notar como la katana descansaba en su cintura. Pero su búsqueda había sido fallida ya que nadie reconocía el nombre del tan misterioso maestro.
 
 Al llegar la tarde se encontraba sentado en la azotea del edificio donde vivía cuestionándose a sí mismo. Sentía que había viajado tan lejos para nada, Soltó un profundo suspiro mientras contemplaba el filo de la espada brillar de manera atrayente gracias a los rayos de la tarde, cuando una fuerte ventisca lo hizo perder el equilibrio y caer a lo que podía significar una muerte segura. 
 
No podía gritar y mucho menos pensar en sacar su varita, aún era novato en la magia y había olvidado los pocos hechizos que sabía. No quería morir pero al parecer esa vez no podría salir ileso, observó su reflejo en las ventanas del edificio esperando chocar contra el suelo pero como si la vida le diera otra oportunidad unos brazos salieron de una ventana y lo atraparon unos 3 pisos antes de llegar al suelo. 
 
Su corazón latía frenético mientras el anciano lo ayudaba a entrar por la ventana, era muy ágil para ser un anciano de al menos 70 años de edad o bueno, eso aparentaba. Podrías explicarme porque buscabas suicidarte hijo Dijo el hombre sentándose en un sofá mientras observaba el fuego que bailaba de forma ondulada en la chimenea De todo corazón Sr, no buscaba suicidarme. Me temo que resbale de la azotea y de no ser por usted ya estaría muerto, muchas gracias-  Dijo inclinando levemente la cabeza en señal de agradecimiento mientras observaba cada movimiento que el anciano hacia al estudiar su expresión que según él debía ser un asco. 
-¿A qué has venido a Japón? Estas muy lejos de casa -  Dijo de repente deteniendo su mirada en la suya haciendo que se sintiera desnudo, Los ojos del anciano eran profundos y rebosantes de una sabiduría que con solo mirarle unos segundos ya se notaba. Buscando algo supongo, pero creo que no lo encontrare tan fácil-  Dijo mirando por la ventana que lo había salvado. 
 
- Déjame adivinar, tiene que ver con esa Arma que descansa ahora en tu cintura-  Dijo el anciano que en un segundo estaba reclinado en la pared al lado del Myrddin que se sobresaltó pues no lo había escuchado llegar sí, pero también buscaba a un maestro el cual parece todos desconocen y ven como un mito. La verdad ya no sé qué creer-Dijo  un poco desilusionado mientras volvía a fijar su vista en el paisaje. 
 
- Quizás yo pueda ayudarte, si prometes mantener silencio- susurro el anciano con un brillo algo extraño en sus ojos que incremento cuando el castaño volvió su cara un tanto sorprendido para mirarle haré lo que sea- murmuró con una repentina emoción en la voz mientras observaba al anciano que en pocos segundos le revelo su identidad y daba inicio a su entrenamiento. 
 
(fin del Flashback) 
 
Otra vez regresaba a la realidad, sus ojos seguían clavados en los de la bruja que pocos minutos atrás había perdido la vida, y con ella se llevaba la poca vida que aún quedaba en él, sus brazos se aferraban a ella como si pudieran regresarla a la vida. Algo imposible, un gemido desgarrador salió de su pecho mientras escondía su cara en los desordenados y largos cabellos rojos de ella, mientras llorando recordaba cómo había llegado a su vida. 
 
Como dentro de ese mundo oscuro al que el pertenecía una luz se había encendido y había brillado con tanta potencia que lograba sacarlo de la oscuridad así fuera en breves instantes. Sus sentidos se nublaron mientras su mente volvía a llevarlo a el momento más feliz de su vida creando en él una sensación segadora de odio y deseo de venganza. 
 
 
(Segundo Flashback)
 
Varios años habían pasado desde que su entrenamiento comenzó, al poco tiempo de iniciar como aprendiz de aquel sabio maestro otro joven se unió al grupo. Un extraño de ojos purpura que con el paso de los días se transformó en su mejor rival, su compañero de armas y su mejor amigo. 
 
Ambos habían obtenido conocimientos que nadie más poseía, y aun cuando el Kendo era muy común, su maestro se había encargado de darles un control que los llevaba a ser mejores y más agiles que el resto. pero Una fatídica noche su tan querido maestro fallece Dejándoles solos.
 
Ambos decidieron guardar el luto por su tan querido maestro cuando una nota llego al Apartamento que ambos habían compartido con el anciano. Una nota en cuyo interior se encontraba escrita la invitación a una secta temida, una secta que todos tomaban por leyenda urbana pero que en muchas ocasiones se podía comprobar que no eran solo historias de terror. 
 
Una de las peores sectas de asesinos que poblaba Aquel país y cuyo fin era solo uno, Mantener limpia una especie, y prolongar la supervivencia del más fuerte y aun cuando nadie sabía quiénes eran todos sabían que la leyenda no era solo una leyenda.
 
La nota se quemó en sus manos segundos después de leerla mientras ambos recordaban las indicaciones donde habían sido citados a ir para su ceremonia de iniciación.  Para el castaño no era más que una aventura con sentido, ya que aun cuando provenía de una familia que se negaba a admitir que la magia no fuera solo para aquellos magos de sangre pura. El jamás había aceptados aquello y a su parecer era algo ridículo ya que no se podía comparar a quien nacía con el don y en sus venas recaían leyendas, con una persona que jugaba a las varitas mágicas y sacar conejos de sombreros como sucedía con los nacidos en familias muggles. ¿Estaba emocionado? No lo sabía pero lo averiguaría cuando saliera el sol. 
 
 
Algunos meses después
 
 
Asesinar. 
 
Se había convertido en el pan de cada día desde que había ingresado en la mafia. Su objetivo, sencillo, Todo a aquel que no fuera puro, y entre criaturas y mestizos se hacia la vida. Al fin había podido sentir que era atravesar a alguien con aquella poderosa espada que desde adolescente no se había separado de él y a decir verdad le gustaba. 
 
Ya no era el mismo chico con fantasías en la cabeza, parte de su lado humano se había visto borrado por la sed de sangre que recaía en sus manos cuando portaba en ellas su katana. Ese Mes había regresado de una compleja misión y por ello se le habían otorgado algunos días de descanso en los cuales regreso a su apartamento. 
 
Una tarde movido por alguna extraña necesidad de tomar algo decidió salir a las calles terminando sentando en una de las mesas de la que en algún momento había sido su cafetería favorita. Allí no pidió más que un café a la mesera que lo había atendido, pero mientras contemplaba aquella humeante bebida algo lo había atrapado. En su cabeza los ojos de aquella pelirroja seguían vivos, Alzo su mirada solo para contemplarla apoyada en la barra al lado de la caja con una bolsa de azúcar en las manos. 
 
Por un momento algo extraño se removió en su interior, una repentina emoción que lleno sus mejillas de sangre contrólate Leonardo, no puedes enamorarte pero sabía que ya era muy tarde. Se había perdido en aquella mujer que solo le había servido una taza de café y aunque breve habían compartido una mirada. 
 
Desvió la mirada justo cuando noto que aquella extraña chica lo miraba con curiosidad, termino su café y caminando con calma a la caja se dispuso a pagar cuando unas palabras se cruzaron en su camino. Era ella, Se cuestionó a si mismo si responderle o no pero movido otra vez por aquella extraña sensación correspondió a sus palabras comenzando una conversación que duro horas, llena de risas y parloteos ya que ambos provenían del mismo lugar.
 
Desde ese día iba con más frecuencia a la cafetería donde ella lo esperaba con una sonrisa y un café. El esperaba paciente a que ella terminara su turno y así pudieran compartir charlas amenas hasta que la dejaba en la entrada de su hogar y el regresaba a su oscura realidad.
 
Y así las semanas se volvieron meses y en ella, en esa pelirroja había conseguido un hogar apartado de todo el caos que lo rodeaba. Cuando estaba con ella todo encajaba a la perfección Melisa lograba sacarlos de ese mundo de sangre y muerte que llevaba en secreto, y que por la misma seguridad de la mujer que amaba se veía obligado a esconderla en una fachada de normalidad. Pero aun cuando todo parecía perfecto el destino empezó a obrar en su contra. 
 
Una tarde que llego a casa del trabajo se dio cuenta que ella lo había descubierto, el temor en su mirada delataba todo lo que el mas temía, y aun conociendo lo que debía hacer se negó a ello. No podía matarla, la amaba, la amaba más de lo que podía imaginar. Y por alguna extraña lógica del destino ella no lo rechazo aun conociendo toda la verdad.  
 
(Fin del flashback)
 
Densas lágrimas de dolor, ira, y sed de venganza volvían a nacer en el mientras corría por los oscuros callejones donde segundos antes los habían estado persiguiendo.  Llego a su hogar y como si de una siesta se tratara deposito a su amada en la cama que ambos compartían mientras el salía de nuevo en busca de aquellos que pagarían con su vida la vida que habían borrado de la tierra.
 
Uno a uno acabo con ellos, cada vida que tomaba era un placer para el que otra vez volvía a ser un ser que solo deseaba matar, que oculto de sí mismo cualquier emoción humana que pudiera sentir. Una vez acabada su misión y de haber enterrado a su amor se dio cuenta que ya nada le quedaba en Japón o eso pensaba.
 
 
 
 
 
3 años después
 
El tiempo había pasado y con él la mayoría del dolor que cargaba, al regresar a casa de sus padres se dio cuenta que aún seguía manteniendo aquellos ideales no inculcados con los que había crecido, pero algo los reforzaba. 
 
No podía ayudar a nadie cuando nadie lo había ayudado a él y más aún cuando la sola palabra de muggle o mestizo lo repugnaban hasta mas no poder. Si antes no los sentía dignos, después de todo lo que había vivido mucho menos podía considerarlos amigos.
 
 
Harto de las falsas ideas que sus padres seguían, decidió irse de viaje a un lugar muy diferente del cual venía, una cultura completamente diferente y un paraíso completamente nuevo con el que podría despejarse sin necesidad de socializar con nadie más que el mismo y el vampiro que de niño se había incorporado en su cuerpo y vivía en él.
 
La caída de agua más Alta del mundo fue el objetivo escogido por el mago que sin siquiera despedirse de su familia emprendió el largo viaje hasta El salto Angel, Venezuela. Había alquilado un pequeño cuarto en una posada para un par de días, y a pesar que vio que los que en aquel lugar hacían grupos, él no se acercó a ninguno, no era su intención hacerlo.
 
Al día siguiente de su llegada ya tenía planeado que iba a hacer: Escalada. Sentir la adrenalina de subir una cascada, lo hacía sentirse vivo, y por unos momentos olvidaba sus tristezas, sintiéndose feliz.
Luego del desayuno, cogió su mochila, su katana y su varita, salió a coger la primera lancha que viera por ahí. Se subió en ella silenciosamente, y se sentó en el suelo, en un rincón donde caía la luz del sol, y donde nadie podía verlo (Debido a las habilidades del ser que tenía encerrado dentro), cerrando los ojos con una sonrisa para sentir el viento golpeando su rostro.
 
De repente, sus instintos reaccionaron. No estaba solo. Había una presencia de más en esa embarcación. Al abrir los ojos para ver de quién se trataba, su mirada se encontró con un extraño brillo azul. Era una chica muy linda. Tenía una piel blanca como la nieve, además de un llamativo cabello de color rojo con unos misteriosos y melancólicos ojos azules Diablos Myrddin, otra vez, no .. no acabo bien la última vez se dijo a si mismo pero por más que lo intentaba no podía desviar su mirada de la de aquella pelirroja que lo miraba con curiosidad.
 
Ambos se miraron por unos momentos, chocando azul y verde en una misma vez. Aquellos ojos lo habían dejado maravillado por unos momentos. Sintió algo cálido en el rostro, y se llevó una mano a la mejilla. Al darse cuenta que estaba extrañamente cálida, se dio cuenta que debia estar completamente colorado.
 
Giró la vista, tratando de olvidar la visión de esa hermosa cabellera roja, y esos fascinantes y atrayentes ojos azules. Pero le era imposible. Si el agua que rodeaba la lancha no era del mismo color que aquellos maravillosos zafiros, el cielo se encargaría de recordárselo Tonto, tonto Se repetía a si mismo obligándose a no volver a mirarla.
 
Al llegar al punto de destino todos empezaron a tomar sus cosas pero para su sorpresa aquella chica se había lanzado de la lancha varios metros antes de llegar a tierra. Nadie más notó que ella al tocar el agua había logrado que los peces se alejaran. Algo muy curioso para una chica con apariencia tan simple como la que ella tenía.
 
Se dijo a si mismo que no le tomaría importancia, en algunas horas ellos jamás se volverían a ver por lo que Cogió su mochila y bajó de la lancha, juntándose por unos momentos con aquel grupo que se encontraba cerca, Al cual se unió aquella misteriosa chica segundos después que el llegara. Se sentó en un tronco, para escuchar por unos momentos lo que decía el guía de aquel grupo, intentando despejar su mente de aquella melancólica mirada azul que tanto rondaba su cabeza, pero le fue imposible.
 
Curiosamente, la chica pelirroja se había sentado a su lado, lo cual sonrojó al Myrddin. Su propio corazón se había acelerado con sólo sentir su presencia al lado "Que rayos te está ocurriendo" pensó, intentando escuchar lo que el guía decía, a pesar que no le interesaba mucho. Solo lo hacía para olvidarse de la figura que estaba sentada a su lado. 
 
Luego de varios minutos el guía se dispuso a seguir el recorrido a las paradas que tenían pautadas, pero él no pretendía seguirlos. Caminaría tras ellos y se perdería entre los matorrales rumbo a la caída de agua donde pretendía escalar, se giró para buscar entre la gente a aquella chica cuya mirada lo perseguía como alma en pena, pero para su sorpresa no la vio, aunque tampoco se preocupó mucho en buscarla, no estaba en sus planes enamorarse de nuevo.
 
Siguió su plan y cuando tuvo la oportunidad se encamino hasta el Salto Angel donde al llegar no pudo más que sorprenderse al ver de uno de los lados de la caída de agua a aquella mujer que creía perdida entre la selva, se detuvo a observarla trepar algunos minutos para luego subir al otro lado de la cascada, tratando de ocultarse de ella. Pero, por alguna razón por más que intentaba huirle más cerca de ella terminaba. 
 
 
Un poco más arriba de la mitad de la montaña un grito ahogado se escuchó, No tuvo que bajar la mirada para darse cuenta que era ella, y para su sorpresa caía a gran velocidad. No lo hagas, es solo una humana se decía a sí mismo, pero no pudo ser fuerte no pudo evitar dejarse caer solo para salvarla de lo que sería una muerte segura para ambos si él no lo impedía. 
 
Un movimiento rápido de su varita impidió que murieran golpeados en el suelo, pero para su gran sorpresa aquella mujer también había usado otro hechizo que al mismo tiempo los había salvado. Es una bruja se dijo a si mismo mientras observaba como ella intentaba limpiárselas heridas formadas en su piel. Como buen caballero la ayudo a curarse y aunque todo el día había estado ignorándola, terminaron por pasar toda la noche conversando.
 
Al paso de los días ambos se habían hecho amigos y en una noche de copas, bajo la luz de una fogata improvisada, ambos terminaron revelando aquellos secretos que se escondían en el fondo de sí mismos. Aquella chica era tan extraña como atrayente, no parecía temerle cuando le conto sobre su pasado, es más un brillo raro se vio reflejado en sus ojos antes de tomar la palabra solo para hablarle de aquel bando que de niño había escuchado en boca de sus padres y que muy en el fondo apoyaba por sus creencias. 
 
No tuvo que pensárselo mucho para saber qué haría al llegar a Otterys y aun cuando iba en contra de lo que sus familiares pudieran decir, él iba a tomar su camino muy diferente al de ellos. Su decisión estaba tomada y más aún cuando contaba con el apoyo de aquella chica, de Emilia o como él le había empezado a decir Liesse. La noche seguía avanzando y con ella aquel extraño sentimiento que empezaba a formarse en su interior, la empezaba a querer pero no podía decírselo, no tenía el valor para hacerlo más cuando un mundo de posibilidades se abrían ante esa chica. Cosas que el mismo se cuestionaba si podría llegar a darle.
 
Bajo la luz de esa fogata que se empezaba a extinguir, observo el rostro de la pelirroja que yacía dormida a su lado, No la iba a perder, la quería tanto como para tolerar ser su amigo y jamás confesarle lo que sentía. Se acomodó a su lado y cerrando los ojos dejo a su mente vagar hasta conciliar el sueño, al día siguiente todo terminaba y muchos cambios en su vida se avecinaban.
 
Tiempo actual
 
El tiempo había pasado volando y los meses marcaban el final de las estaciones cuando logró lo que deseaba. En esos momentos era Aspirante a la Marca Tenebrosa, bando que gracias a Emilia, aquella chica que había salvado lo había impulsado a seguir. Al fin había conseguido un lugar donde pudiera dejar sus creencias ser libres sin temor a que lo señalaran.
 
Su relación con aquella pelirroja se había hecho cada vez más fuerte, hasta que un día sin previo aviso, termino siendo la mujer con la que iba a pasar el resto de su eternidad. Ambos eran el uno para el otro y como si la vida los premiara, se habían vuelto un apoyo en los momentos de tristeza, su historia era tan linda como extraña, pero para ellos era perfecta. 
 
Grande fue su alivio al notar como ella y el pequeño Eliah (hijo de aquella relación que hacía años había acabado por infortunios de la vida) se llevaban tan bien. Al fin sentía como poco a poco todo empezaba a cobrar sentido, tanto sus ideales como sus creencias hacia la pureza de la sangre seguían intactas y más para su agrado cuando a su lado tenía a alguien que lo apoyaba en ello.
 




Pertenencias:

 

Objeto Mágico Legendario:




Objetos Mágicos:

 

 

Objeto: Varita mágica. Pino y nervios de corazón de dragón, 30.25 cm, flexible.

Clasificación: AA
Puntos de Poder: 20

 

Objeto: Nimbus 3000

Clasificación: AA

Puntos de Poder: 20

 

Objeto: Moto Voladora

Clasificación: AAAA

Puntos de Poder: 80

 

Pociones Mágicas:--

 

Objeto:--

Clasificación:--

Puntos de Poder:--

 

 

Criaturas Mágicas:

 

Criatura:Lechuza

Categoría: X y muggles

Puntos de Poder: 10
 

 

Criaturas en la Reserva: --

 

Libros de Hechizos: --

Poderes de Criaturas:--

 

Consumibles en Batallas: --

 

Elfos:
* Elfo 1: Ares
* Elfo 2: Kratos
 

 



Licencias, Tasas y Registros: 
 

Licencia de Aparición:--

Licencia de Vuelo de Escoba:--

Registro de lechuza:Registro de Lechuza

Personajes Secundarios:
* Personaje 1: Kei Shikura, ex-compañero/mejor amigo
 

Otros datos:
Le gusta pasar tiempo en el castillo, en su habitacion, leyendo libros.
 
En su cuerpo habita un vampiro carpatiano de nombre Mekyue**.
 
Posee una katana muggle que se encontró en el castillo Myrddin
 
Tiene un hijo producto de su primera relación amorosa, hijo del que nunca supo hasta meses después de morir su madre.
 

Cronología de cargos:
---
Premios y reconocimientos:---


Links de Interés Referentes al Personaje:

Link al Perfil de Comprador MM: 177
Link a Bóveda Personal: Bóveda nº 99453
Link a Bóveda Trastero: --
Link a Bóveda de Negocio:

Bóveda 100430 Negocio Puntos Cardinales (negocio cerrado) | Bóveda N° 107037 Negocio Aliento de Dragón
Link a Bóveda Familiar 1: Boveda Familia Myrddin
Link a Bóveda Familiar 2: --