Ir al contenido


Conoce el nuevo contexto de rol global de la Segunda Temporada de Rol en la CMI. Link

Arya Macnair

Miembro desde 11 sep 2013
Última actividad Ayer, 04:15
****-

#5353848 Tutorías de la Marca Tenebrosa

Escrito por Arya Macnair el 30 junio 2020 - 18:37

@Anthony Ryvak Dracony @Keaton Ravenclaw

 

Hola chicos! Paso a avisarles que su tutora, Juv, ya está enterada y pronto se abrirá la clase de Perfil para ambos, estén atentos. Así mismo, yo seré su tutora de duelo así que pronto les estaré mencionando para reciclar mi tópic anterior. 

 

Además, invito a todo aquel que quiera sumarse a las tutorías que pronto abrirán, bienvenidos sean.

¡Ánimo! daremos unos días para ver si alguien más se inscribe. 




#5353846 Firmería La Mordida Ponzoñosa

Escrito por Arya Macnair el 30 junio 2020 - 18:19

@Oriánthi 

 

Ediciones, me mencionas o/

 

JSEIVHW.png  60rtFiM.png

 

PENDIENTES: 

 

Juv (firma)

Paula (blinkies)




#5353546 Firmería La Mordida Ponzoñosa

Escrito por Arya Macnair el 29 junio 2020 - 03:51

@Zoella Triviani Bebé, hablamos con Cissy y te traigo una segunda opción, si quieres, para intercalar diseños ^^

 

u3U3QjD.png  fY7l02W.png

 

 

@Isabelle. Me gustaron las tres imágenes ¡Muchísimo! pero me decanté por ésta, así que ojalá te guste *-*

 

yFFtymh.png  1yLUeBX.png

 

Quedan pendientes para mañana:

Mi internet se puso lento, quedó todo subiéndose a Imgur, así que mañana cuando me levante lo pongo por acá ^^ gracias por la paciencia!

 

Orianthí (firma)

Paula Malfoy (blinkies) 




#5353530 Otawara

Escrito por Arya Macnair el 29 junio 2020 - 03:04

@Isabella Hawthorne Listo! ^^ 

 

@Franko Lovegood toda suya caballero! 

 

DZeSWOy.png  yp5c5q9.png




#5353491 Sala de los Menesteres

Escrito por Arya Macnair el 28 junio 2020 - 23:54

Sitio: Mansión Riddle actual.
Grupo Alpha:
Candela Triviani - Nigromante
Cissy (Feyre) - Nigromante
Grupo Omega: 
Jeranne Triviani - Nigromante
Arya Macnair - Nigromante
 
(*)Los rangos de éste grupo se modifican con permiso del Lugarteniente para equilibrar el simulacro 
 
Comandantes:
 Candela Triviani - Nigromante
Arya Macnair - Mago Oscuro
 
SALDOS: El simulacro se detuvo para llevar algunos puntos ante la comisión y así quitarnos dudas, saldos hasta entonces, abajo.
 
Candela Triviani: 80/100
Feyre Rhiannon Macnair: 50/100
Arya Macnair: 50/100
Jeranne Triviani: 50/100



#5353466 Otawara

Escrito por Arya Macnair el 28 junio 2020 - 22:45

@Isabella Hawthorne a mi algo me decía que era conjunta (? Pero tampoco pregunté. Deja que retoque un poco la que sería para él y le traigo el avy, de paso lo menciono, creo que tengo un like por ahí para sacar el nick ^^

 

*Se sonroja* gracias por los cumplidos *-*




#5353288 Otawara

Escrito por Arya Macnair el 27 junio 2020 - 22:47

@Isabella Hawthorne Hola bella, gracias por volver ^^ 

Me encanta leer lo mucho que te gustan las firmas de aquí, aunque obvio que lo mío no se compra con lo de Cissy, espero que aun así sea de tu agrado. De todos modos nos arrobas y editamos cualquier detalle, noté que te gustan las mariposas o son un distintivo para tu personaje así que traté de meterlo por ahí, a ver si lo descubres  :rolleyes:

 

B5y7F6g.png  5nkyiEn.png




#5352976 Pandora's Box Night Club (MM B: 86577)

Escrito por Arya Macnair el 26 junio 2020 - 03:56

De no haber estado aferrada al barandal de la escalera habría caído. Me giré, tan abruptamente, que sentí un profundo mareo en la cabeza. Mis ojos no creían lo que estaban viendo, mi corazón tampoco lograba dar crédito a lo que estaba pasando. Miré a Sybilla como si ella tuviera la respuesta, pues normalmente así era, y luego intenté comprender la situación. El hombre que acababa de aparecer se paseaba por el pub con total naturalidad, se codeaba con Marcus y se presentaba ante mi hermana educadamente. Pero, maldita sea, ese hombre era un fantasma. 
 
Cuando se dirigió a mi, los ojos que había abierto cuan platos se tornaron vidriosos. No tenía la necesidad de reprocharle en dónde había estado, nuestras vidas eran conscientemente peligrosas, él estaba para mí en momentos críticos y viceversa, pero desde hacía unos dos años ya no había acudido a mis llamados. Incluso dudaba acerca del encuentro en la Torre del Norte, pues víctima de una fuerte fiebre creía haberlo soñado.
 
⸺A-Allen… ¡Allen!
 
Primero no caí. Las lágrimas se escurrieron por mis mejillas y un remolino de emociones me embargó. Corrí con cierta torpeza saltandome algunos escalones hasta pegarme a él y dejarle rodearme entre sus brazos. Sabía que la morena me veía con severidad, estaba embarazada y el bebé que esperaba era de Aidan, un hijo para ella y por eso sentís cierta vergüenza. Más no logré contenerme, sollocé escondida en si cuello mientras Walker acariciaba mi cabello como siempre, posiblemente sorprendido por mi avanzado estado de gestación, preguntándose de qué se había perdido pero sería incapaz de explicarlo en ese estado. 
 
Frágil.
 
⸺¿Por qué no respondiste mis cartas?
 
Le pregunté, sorbiendo por la nariz. Juliette, a mis espaldas seguía coqueteando con ese extraño y en una ocasión diferente me metería en medio pero solo tenía ojos para el exorcista. Es más, mis orbes estaban ancladas a él, a cada movimiento que hacía, a su forma de respirar, a cualquier detalle que me diese las respuestas que él no sería capaz de formular en voz alta. Sequé un poco mis mejillas y me aparté centímetro y medio con el rostro congestionado, la impresión me había puesto el vientre tenso, la última vez que nos vimos fue en aquella cabaña desvencijada.
 
Tomé su mano, entrelacé nuestros dedos para invitarlo a acercarse. Detrás de la angustia me veía radiante, como si un enorme peso hubiese resbalado de mis hombros, internamente sabía que aquella noche dormiría perfectamente aún si debía explicarle a Cissy mi reacción y ella cuestionase mis sentimientos hacia Howard con quién no todo había sido dado por seguro. 
 



#5352700 ¡La magia frente a tus ojos!

Escrito por Arya Macnair el 24 junio 2020 - 20:13

Eilon Rice
Noche en que el velo cayó
 
⸺Vamos, no seas llorón, te dije que sería divertido. 
 
Tomé su mano con fuerza y lo atraje hacia la entrada del cine. James siempre repetía que uno de sus sueños era conocer Londres y ahí estábamos, el cómo llegamos quizás no fue decisión suya, y de haberlo sabido, no le habría interesado demasiado. Me miró un poco confundido y luego sonrió, me abrazó hasta que me dolieron las costillas y soltó una carcajada. Habíamos recorrido media ciudad en bicicleta, estaba agotado y sudado, pero aún así podía ver lo emocionado que se encontraba. 
 
James Barton y yo nos conocimos en el último año de Antropologia en Oxford, nos hicimos buenos amigos y cuando decidí ampliar mis horizontes simplemente me siguió. Pero desde hacía algunos meses aquella amistad había evolucionado en algo más. Fue una tarde, luego bajar las cajas del camión mudanza que nos besamos tras abrir una cerveza, estábamos felices por el bello piso que pudimos conseguir, tenía una vista espectacular. Esa noche nos descubrimos hasta las sombras y nos volvimos inseparables. 
 
⸺¡Estás Loca E, pero esto es alucinante! ¿Qué veremos?
 
Parecía un niño pequeño con el que amaba pasar tiempo. 
 
⸺Lo que tú quieras cariño, es tu cumpleaños. Más tarde podemos ir a un bar aquí cerca.
 
Mi teléfono sonó. Miré la pantalla sacándolo a penas del bolsillo y lo volví a guardar. Era Quillan
 
El rubio analizó mi expresión mientras tontamente estudiaba la cartelera y pedía unas entradas al centro y sonrió pero con menos entusiasmo que antes. De soslayo había reparado en el remitente del mensaje que ensombreció mi semblante. Quillan y yo llevábamos dos semanas sin hablarnos y por ello Barton prefirió no preguntar, la última vez que lo hizo tuvimos nuestra primer discusión de pareja. Él creía que el único motivo de mi enojo con Atkins era su nueva novia paramédico, pero no, eso no tenía nada que ver. 
 
Borracha le había admitido que solo me acerqué a él, en un principio, por si apellido. Aunque más tarde el cariño fue real. Y simplemente se negó a darme información sobre su familia, mi familia, y de ese modo ayudarme a encontrar a mi madre ¿Lo pueden creer? Había preferido enojarse conmigo y llamarme mentirosa, que descaro. 
 
Un acomodador nos hizo señas para que ingresáramos a la sala cuando fuera comenzó el alboroto. Me giré restándole importancia, creyendo que se trataba de un malentendido o una disputa callejera, y me perdí en la oscuridad de la habitación, tomando la mano de James, preparada para ver la mejor película de la historia. 
 
1:40:37 de la peor comedia romántica del mundo.
 
Solo lo hice por él, en verdad estaba sumamente feliz, pero lo cierto fue que casi me duermo al comienzo y casi vomito al final. Carecía de sentido del humor y el romanticismo no era lo mío, cuando tenía algún detalle con James él prácticamente lloraba, como ahora. La película le encantó, fue una fusión de todos los géneros que le gustaban en aproximadamente dos horas de cine; tenía las nalgas entumecidas.
 
⸺¿Aún quieres ir a ese bar?
 
Le pregunté, necesitaba que dejase de hablar de la historia narrada, de la guerra y la protagonista por un minuto. Y porque en realidad lo veía cansado y los cócteles no solían ser lo suyo. A pesar de ello asintió, cosa que me sorprendió, pero quizás por haber hecho algo bonito sentía el deber moral de devolverme algo en esa noche. Sonreí y di unos saltitos adolescentes. Mi teléfono volvió a sonar, no iba a verlo, sabía que era Quillan otra vez y eso me revolvía las tropas. 
 
James colocó su brazo en aza y fue mi señal. Me aferré a él como Rose a la tabla y atravesamos algunas callejuelas iluminadas, lo que me gustaba de ese bar era que acudían magos camuflados y podíamos identificarnos entre nosotros, además, la magia tenía un olor particular que mi sentido vampírico no podía eludir. 
 
Había sido una velada encantadora, más allí acababa. 
 
Tras de mí alguien gritó. Ninguno de los dos se giró, nunca habíamos vivido algún episodio violento desde que nos mudamos. Poco a poco los gritos de volvieron insultos y como un chasquido, aquellos que estaban siguiéndonos aparecieron frente a nosotros. James se asustó y me miró apretando mi mano, en sus ojos estaba claro que no comprendía cómo esos tres sujetos habían aparecido de la nada. 
 
⸺Asquerosa, sangre impura.
 
El primero de ellos escupió a mis pies ¿Qué le pasaba? Barton intentó interponerse entre nosotros pero sabía perfectamente que eso era peligroso para él. Tampoco podía hacer uso de mi fuerza sobrenatural, James le tenía pánico a las películas de terror ¿Qué pensaría de su novia monstruo? Por lo que me limité a lo que haría cualquier Muggle en apuros, huir.
 
⸺¡Corre, James, cooooorre!
 
Tiré de él mientras revolvía en el bolsillo de mi pantalón, necesitaba encontrar el celular, llamar a Quillan, él aparecería sin chistar si me sabía en peligro pero no lograba centrar mis ideas por lo que los dedos resbalaban al maldito aparato. El rubio corría delante de mi, las calles se tornaban más y más oscuras y solo era capaz de oír nuestros pasos, respiraciones agitadas y las malévolas carcajadas de quienes nos perseguían.
 
⸺¿Quiénes son, Eilon, qué quieren?
 
James estaba cansado de correr, no era un gran deportista. 
 
⸺No lo sé Jamie, pero debemos escondernos antes de que nos encuentren
 
Habíamos dado con un callejón sin salida repleto de bolsas de basura y enormes contenedores putrefactos. Yo no podía morir, ellos no lo sabían y él tampoco, pero si atacaban a mi novio, podrían matarlo.
 
Oí sus voces doblando la esquina, entré en pánico debo admitir, miré a James y cerrando el puño lo noqueé de un solo golpe. Justo cuando uno de ellos lanzaba un hechizo contra mi, yo arrojaba el cuerpo del rubio entre las bolsas de basura. 
 
⸺¿Qué quieren? No tengo dinero.
 
Le grité. Había salido con Jamie, no tenía mi varita. 
 
⸺Limpiar al mundo de la gente como tú
 
Me respondió y sus amigos se le sumaron. Comenzaron a atacarme sin piedad, primero con los puños, luego con hechizos. No podían dañarme demasiado aunque me causaran dolor, la maldición que corría por mi cuerpo me permitía regenerarme. Entonces oí a uno de ellos murmurar "mestiza" y rebuscar entre los contenedores. Intenté ponerme en pie, gritando cuanto pude para evitar que dieran con James pero no buscaban eso. 
 
Un segundo después sentí la madera atravesar mi pecho de manera rústica y medieval. Luego intentaron, mal hecho, lanzarme una maldición imperdonable para acabar con mi vida. 
 
Ya no podía hablar, la sangre se me escapaba por la boca y la nariz. Los tres maleantes se miraron entre sí y salieron corriendo, huían como ratas. Intuía que alguien más se acercaba, tenía todos los sentidos agudizados por el dolor, saboreaba mi fin. 
 
⸺¿Quillan?
 
Llamé, mis ojos se cerraron pesados. A mí acudieron un hombre y una mujer pelirroja. James, con una mano en la cabeza se lanzó sobre mí llorando desconsolado. No sabría nada del mundo hasta dos meses en adelante.



#5352585 Copa Mundial Quidditch 2020

Escrito por Arya Macnair el 24 junio 2020 - 03:44

@Kraven Von Alexandros

 

Buenas noches! Pasaba a preguntar si aceptarías la cobertura de El Profeta en la copa mundial. Había pensado en coincidir con alguno de los organizadores y cuestionarle si la realización de la copa no fue una idea de ocultar los problemas diplomáticos que había en ese entonces (?  :ninja:

 

Pero te consulto antes de meterme pues eres el iniciador del rol! Saludos o/




#5352567 El Día de la Ira

Escrito por Arya Macnair el 24 junio 2020 - 00:48

Misión: Salvoconducto
Hogwarts-San Mungo- Hospital ambulante.
 
Laura
 
"Trae a mis hijos de regreso, o no regreses" 
 
Ese fue el pensamiento que me aquejó mientras era transportada junto a tres enfermeros hacia Hogwarts. Arya y yo éramos excelentes amigas pero cuando algo de vital importancia para cualquiera de las dos estaba en juego, los roles cambiaban. En ese momento ni yo era su confidente ni ella la enferma que me devolvió la vida por intentar enmendar errores ajenos a mi. Era una enfermera, una enfermera con conocimientos de guerra debido a la verdadera época en la que nací, con una única misión, salvar a los niños atrapados en el colegio de Magia y Hechicería, entre ellos mis "sobrinos", y desaparecer sin dejar qué seguir.
 
⸺Quítate, chico.
 
Cuando logré salir del portal mi nariz se clavó en la espalda de un enfermero. Perfecto, pensé, el primer idi.ota que entra en shock. Por qué había escogido la medicina si ante un cuerpo mutilado si primera reacción era el vómito, el llanto, la impresión; no podía ser yo quien cuestionase la vocación de aquel trío, pero al menos no les permitiría estorbarme. Cuando Arya se enterase de aquello -no por mi- el chiquillo acabaría vendiendo goma de mascar de mil sabores en el parque. 
 
⸺¡Señorita Macnair!⸺ acotó uno, el moreno. No iba a gastarme en aprenderme sus nombres. ⸺Su espos..
 
Lo interrumpí de manera descortés. Así era yo
 
⸺Tú, tú y tú. Al agujero, ahora. 
 
Señalé a los mocosos Macnair primeramente y luego me dispuse a hablar para interrumpir a Sybilla. La mujer no me tenía en gracia pero nos llevábamos "bien" gracias al putrefacto carácter que portabamos, muy similar. Además de historia, claro, pero ninguna sabía que la otra había muerto de la misma manera: por bruja, por un asqueroso esposo, y debido a la pérdida de un hijo; aunque más tarde la morena encontrara al niño perdido. 
 
⸺Kore está en la mansión. Se ha levantado el escudo protector y Sebastián ha regresado⸺ sentí los ojos de Rohana perforandome la nuca ⸺No, niña. Tu madre se quedó a cuidar de los gemelos pero debes irte ¡Ahora!
 
Los tres tontos que vinieron conmigo parecieron reaccionar y salieron disparados en distintas direcciones, activando así el protocolo de evacuación. Cada uno tenía el botiquín de emergencias por si se presentaba la oportunidad de utilizarlo, que segura estaba pasaría. Por el rabillo del ojo voy desaparecer a Kalevi, Ámbar y Rohana, instados más por la Matriarca que por mi pedido poco amistoso, aunque antes de cruzar el portal la copia pequeña de Arya me abrazó por la cintura con cariño y corrió. 
 
⸺Necesito que todos crucen el portal, incluida tú Cissy. Arya fue a buscarte a uno de los hospitales móviles pues a San Mungo llegó la noticia de que había sido bombardeado y he perdido todo contacto con ella. 
 
A lo lejos una fila interminable de niños entre los once y los diecisiete años era engullido por un vórtice negro con destellos azules. Todos irían a parar con sus prefectos y profesores al sótano de San Mungo para ser re dirigidos a un nuevo hospital camuflado incluso a ojos mágicos; en esos tiempos ya no se podía confiar en nadie. 
 
Sabía que los otros dos enfermeros que perdía de vista estarían cubriendo el resto de Hogwarts, lo cierto era que éramos un equipo chico en comparación con la monstruosa instalación. Pero lo lograríamos, estábamos más que capacitados para lo que se venía, o al menos yo. 
 
Me arrodillé junto al hombre inconsciente y vendé su cabeza herida mientras Cissy asimilaba lo que acababa de decirle, Arya nunca dejaba de meterse en problema, tenía una severa adicción a ello. A pesar de ser un prisionero, como me informó uno de los alumnos allí presentes, primero era una persona, y como tal había que curarle las heridas; además, un soldado muerto no sirve para nada, era probable que muy encriptado en su mente tuviese algo que nos sirviera.
 
Un segundo hombre se nos unió, me tomó tan por sorpresa que estuve al borde de matarlo. Varita en mano le apunté al pecho, los niños, mis principales objetivos, ya estaban fuera del radar pero de igual forma debía proteger a los demás, para ello me enviaron allí. Al parecer conocía a la Mortífago, pues a ésta únicamente se dirigió. Guardé la varita y me dediqué a enyesar el brazo roto del enemigo para así poder ponermelo al hombro y medio arrastrarlo hacia el portal.
 
Sybilla me miró, iba a decir algo, pero yo disfrutaba demasiado el interrumpirla.
 
⸺No hace falta que me digas nada, estás tan loca como tu sobrina. Me encargaré de llevar a éste sujeto ante el Departamento de Seguridad Mágica y más tarde veré cómo están los niños
 
Estaba claro, lo descifré en su expresión. Iría a la boca del lobo en busca de Arya pues algo le decía que estaba en peligro ¿Qué sería? Quizás el hecho de que yo misma le informé sobre el asedio al hospital móvil ¡Era claro que la pelirroja estaba en peligro! Pero una era peor que la otra, las mujeres de esa familia me terminarían por enloquecer. 
 
Sobre nuestras cabezas brilló una mágica luz verde ¡El enfermero moreno había conseguido cruzar el portal! Si tuviera corazón éste latiría de emoción. Gracias a Dios no lo tenía. Una segunda y tercer luz iluminó la oscuridad ceniza de Hogwarts, los alumnos habían sido evacuados. Pero tras una pizca de victoria, llegó la desgracia. De pronto el suelo comenzó a vibrar, un pelotón completo de soldados muggles se dirigía hacia nosotros con presura.
 
⸺Intenta traerla, aunque sea a medias
 
Le imploré, pero con un tono tan cínico que no pareció ruego sino más bien, burla. Y desaparecí con los pocos que consiguieron salir de la mazmorra, tocaba activar la segunda fase del protocolo, confusión. Engañaríamos a los soldados para poner a resguardo a todos los niños. 



#5352489 ~ Mansión Riddle ~

Escrito por Arya Macnair el 23 junio 2020 - 19:33

Año 2019
Aniversario de ingreso al bando
 
No era correcto, lo tenía bien presente mientras visitaba lo que meses después sería un manojo de escombros, la Mansión Riddle. Emprendería ese fin de semana un largo viaje con final incierto por lo que no podía dejar pasar aquella fecha tan importante para ella. Zoella había ingresado al bando como una pequeña cría de Ashwinder que aún se quitaba trozos de cascarón del cabello, algo tímida e insegura pero con un increíble poder dormitando en su interior. La veía y me reflejaba en su comportamiento, antaño, cuando asomaba la nariz por primera vez al monstruoso mundo, habiendo acabado Hogwarts y la pasantía en Durmstrang. 
 
Eché un vistazo al cielo, tan hermoso como solo un domingo podía serlo y capté el momento exacto en que una lechuza moteada descendía casi en picada hasta mi ubicación. Sonreí. Phebs era el ave más rápida que conocía, y a juzgar por sus pequeñas patas vacías, el mensaje había sido entregado a la más joven de los Triviani, pronto debería verme en las inmediaciones de los jardines traseros.
 
Cualquiera que nos viene diría que me aprovechaba de mi peso como Nigromante, más cuando estábamos solas o compartíamos algún momento mi mente lo descartaba completamente. Si al principio fue algo por el estilo, lo veía en sus ojos cuando me escuchaba hablar, además de mi insistencia en protegerle incluso de su propia madre, Candela. En misiones, asaltos y demás proyectos de La Marca le tendía la mano para que me siguiera y ella en ningún momento se negó. 
 
¿Quién se negaría a su alto rango? Posiblemente nadie, aunque seguía queriendo creer que lo nuestro era una bonita relación o conexión química, pues yo tenía mis propios problemas y amoríos esporádicos y para entonces Dennis ya formaba parte del corazón de Zoella. Aún así, con esos motivos y demás, seguíamos concordando reuniones clandestinas, como ésta, por ejemplo.
 
Atravesé el umbral de la Mansión, hice sonar mis botas de tacón por el recibidor y las cocinas, hasta que llegué a la puerta que daba al patio. Me quité la túnica negra que me ayudó a tomar los recaudos necesarios para no ser vista al entrar, aunque a un Macnair no le importaba que le relacionaran con La Marca Tenebrosa, y la dejé en el perchero antes de salir, el clima era agradable y los rayos de sol acariciaron mis hombros desnudos tan rápido como un amante receloso. 
 
Tholav, el pequeño y despistado elfo que me acompañaba desde hacía añares, preparó una sencilla manta en el suelo con unos pocos -muy pocos- aperitivos, una botella de champagne y dos copas flauta. Todo estaba preparado para esfumarse en cuando alguien apareciera y estropease el momento, cosa que dudaba ya que hacía mucho que nadie visitaba el centro de reunión Mortífago. Ambos bandos habían sido silenciados, los lideratos temblaban y el silencio se volvía espina en la palma de cada uno de sus miembros. 
 
Nadie estaría preparado para todo lo que vendría. Guerras, enfrentamientos, traición y nuevas lealtades. Anne para nosotros, quién sabe quién para La Orden del Fénix y una oleada de cosas nuevas, aventuras, tragedias. 
 
Aquello no estaba en mi cabeza, ni remotamente cerca mis pensamientos se acercaban a ello. Por entonces solo planeaba una pequeña y detallista sorpresa para mí Mortífago favorita.
 



#5352334 • Mansión de la Familia Macnair • (MM B: 86385)

Escrito por Arya Macnair el 23 junio 2020 - 00:10

—Eres increíblemente guapo cuando me reprochas ¿Lo sabías?
 
Acepté la taza humeante de café dejando en el aire todas las preguntas que Aidan lanzó a la diana que llevaba pegada en la frente. Entre el parto, el baño y ese momento de silencio que se estaba volviendo eterno, casi amanecía. Me perdí un momento entre los débiles rayos de sol que arañaban el horizonte buscando hacerse notar, me sentía totalmente vacía pero llené dicho vacío con café. Después de todo la mayoría de los Macnair —excepto por mi, y al parecer por Artemis— ahogaban sus pesares en aquella infusión oscura. 
 
Howard me miró con auténtica irritación, era una especie de amoroso desprecio el que a veces profesaba hacia mi y eso me causaba gracia y ternura a la vez. Quién lo diría, después de pelear cuan perro y gato por años, ahora arreglabamos malentendidos en la cama. Pero él era más que eso para mí, más que un placebo para todo lo que me tocó vivir, Aidan era, por primera vez en mucho tiempo, vida. 
 
Caminé hasta él con ambas manos en la taza, buscando robarme su calor, y lo bordeé cuando creyó que me pegaría a su pecho. Mis pasos estaban dirigidos hacia un horrendo cuadro que había colgado en la pared, el cual con divino cuidado dejé caer al suelo, previo posar la taza de porcelana en una cómoda. Detrás del cuatro había un hueco, un escondite verdaderamente medieval pero que hasta el momento ni la curiosidad de Rohana había sido capaz de encontrar.
 
—Estoy segura de que existe, tiene qué. La información que hay al respecto es demasiado precisa como para no ser cierta.
 
Le dije mientras sacaba del improvisado escondite el libro que "tomé prestado" de la biblioteca personal de Sybilla. 
 
—Se trata de una caja musical que te permite guardar los recuerdos que ya no eres capaz de cargar. 
 
Me giré lentamente, con la misma expresión que Ámbar solía poner cuando la regañaban duramente. Tenía los ojos anclados al suelo y abrazaba el libro como si de éste dependiera mi vida. Poco más de cinco segundos tardé en poder mirarle.
 
—No quiero olvidar, Aidan. No quiero deshacerme de las cosas horribles que he hecho o de las hermosas que he creado, pero todas no pueden convivir dentro de mi. Ya no más, o me volveré loca. Si solo seré una bruja…
 
Tragué en seco y le tendí el tomo abierto en el sitio señalado con una cinta roja carmín.
 
—Quiero poder dormir en paz sabiendo que hice lo correcto. Ser una bruja significa que el peso de la herencia recaerá en Juliette, aunque ella aún no lo sepa… creo que lo sospecha, pero dudo en algún momento se planteara que la abandonaría.
 
Una alarma sonó dentro de mí, no había pensado en ello. Mis ojos se tornaron cristalinos.
 
—¿Crees que podrá con ello?
 
Me refería a Juliette y El Cónclave. Esperaba que sí, pues ya había firmado, a pesar de haberle dicho al vampiro lo contrario. Con la segunda luna perdería hasta la última gota demoníaca en mi ser, me quedaba tan solo un día. Era ese el principal motivo de querer buscar esa curiosa caja que no me dejaba dormir por las noches, pues de hacerlo, todas mis memorias dejarían de pasarme en los hombros y comenzaría con renovada energía. 
 



#5351723 Aventura Mortífaga I -- Los Iluminados

Escrito por Arya Macnair el 18 junio 2020 - 19:08

En ese momento era una sombra, una malévola versión de mi misma. Oía lo que debía oír y más también. El vapor que despedían algunas barcazas a orillas del puerto me ponían la piel de gallina, tenía el corazón latiendo desbocado dentro del pecho, aquello hacía que le faltase un poco la respiración y debido a la humedad constante del valle, hacía demasiado frío. Fruncí el ceño —se me helarán los pulmones— pensé a continuación, frotaba mis manos con ahínco desde el arribo no había despegado la vista de Lucan. Sabía que cuando volteaba hacia los aprendices algunas de sus rígidas miradas iban dirigidas a mi persona.

 

Ante sus ojos era débil, la más débil de la manada, aquella que dejan atrás para que muera de hambre porque les hace perder el tiempo. Y no porque fuese mujer o estuviera extremadamente embarazada, sino porque había sido capaz de ver muy dentro de mi y comprender que todo aquello que servía como arma de doble filo era a lo que más me aferraba. La familia, los amigos, la sangre capaz de traicionar, los fantasmas del pasado. 

 

Una parte de mi no podía soltar el recuerdo de Aziid, su presencia en mi inconsciente era una herida abierta a cuenta gotas. Años atrás fui capaz de encadenar ciertos recuerdos y aunque éstos no se paseaban por mi cabeza a sus anchas, seguían matándome silenciosamente. Incluso la ausencia de Oniria y los gemelos, en cuanto y en tanto no dejara correr agua bajo ese puente, no podría avanzar ni permitir que otras nuevas aventuras me acompañasen. 

 

"Levántate y demuéstrame que estoy equivocado, solo te daré una oportunidad"

 

 Eran las palabras duras que Lawless me dedicó, el viento las arremolinaba en mis oídos, intentaba callarlas encogiéndome en el tapado oscuro que traía puesto pero aun así se volvían susurros finos como agujas. Alcé la mirada un segundo por sobre los tejados, allí donde la neblina y el humo se volvían una capa anterior al cielo y me perdí una eternidad hasta que alguien tomó mi mano y jaló de ella. Me sentí un globo entre las pegajosas y tibias manos de un bebé. Sybilla me observaba de soslayo, con el ceño algo fruncido y la nariz arrugada, típico gesto Macnair, su brazo derecho haciendo una contorsión algo extraña buscando llamar mi atención al frente.

 

Algo sucedía. 

 

Noté la tensión en mi vientre, el pequeño al que aun no bautizábamos se removió inquieto mientras los tres líderes de clan se arremolinaron alrededor del prisionero. En ese entonces había estado unas filas atrás pues la tortura para mi personalmente siempre fue irrelevante e innecesaria. Luego se quedó completamente inmóvil, tanto que me asustó. Sabía de mujeres que habían perdido a sus bebés por un susto muy fuerte pero no que fuese el nonato quien se asustaba. 

 

—¿Quién es ese?— Le susurré a mi tía, tenía el mentón pegado en su hombro y por la circunferencia de mi vientre la topé hasta hacerla tropezar, por lo que me tuve que disculpar. Ámbar había nacido prematura, jamás llegué a tener tamaño abdomen, parecía un globo terráqueo y cuando la sensibilidad me aquejaba hasta las lágrimas Howard se partía de risa. 

 

Al vuelo atrapé algunas frases y palabras sueltas que me ayudaron a comprender que aquel sujeto era una especie de "Rumpelstiltskin" adicto a la nicotina y que al parecer no pedía nada a cambio por la valiosa información que acababa de soltar. 

 

—No confío en él

 

Agregué, pero tan bajo que quizás ni Cissy me oyó. Tenía los dientes apretados. Más no hizo falta que alzara la voz y me mostrara en disconformidad con la naturalidad que todos adoptaron ante el pergamino entregado por el jorobado trovador, pues éste desapareció en un santiamén. Al parecer nos enfrentábamos a una especie de secta con propiedades mágicas y la absurda idea de que proteger a los muggles era lo esencial. Bufé un poco, el vapor brotó de mis labios como humo de las chimeneas contiguas, se notaba mi descontento pero a nadie le importó, rápidamente todos querían correr tras un punto geográfico conocido o desconocido para dar con los seguidores de "El Santo" y ser bien vistos por el trío. 

 

Apreté la mano de la morena antes de abandonar mi puesto a su lado y dirigirme por el flanco izquierdo de Alpha.

 

—Yo podría tratar de descubrir quién era ese sujeto, quizás el pergamino que nos dejó esté impregnado de su esencia y pueda decirme dónde encontrarlo. No confío en una valiosa información proveniente de un total desconocido.

 

Aunque todos podían escucharme solo me estaba dirigiendo a Lucan. Esperaba que Zoella estuviera de acuerdo conmigo y me prestara el pergamino, o la colilla de cigarro también servía. Caminé hasta donde el jorobado estuvo, pisé la braza aun ardiendo y me la guardé en el bolsillo del saco. Al voltearme Demian veía a Anthony, éste a los líderes, Zoella al prisionero y Hades a Cissy ¿Pero a quién veía ésta? por supuesto, a la única persona que entendería su retorcida mente.

 

—Iré contigo.

 

Sentencié, pero no la estaba mirando, sino más bien a Ragnarok. Él podría estar seguro de que la cuidaría si él prefería ir a un sitio más peligroso que El Valle de Godric, pero también era bienvenido a acompañarnos pues dos mujeres y un bebé parecía más el título de una película que un verdadero momento de espionaje. El bebé pateó, ese pequeño renacuajo adoraba tener a Sybilla cerca, que descarado ser. Saqué mi varita sin mas preámbulo, apunté a la nada, allí donde la oscuridad se espesaba a falta de una luna y conjuré un Fulgura Nox que nos trasladaría puesto que en mi estado no podía emplear la desaparición o los trasladores. 




#5351517 Runas Antiguas y Pociones

Escrito por Arya Macnair el 16 junio 2020 - 20:08

Ámbar Delacour

 

Cuando Zoella me miró no hice más que ruborizarme y esconderme en el lugar, acción de toda niña más no de su madre. Le devolví la pícara sonrisa evocando un viejo recuerdo, algo que escuché decir a mi madre, ebria, una noche en la Mansión. No era más que un bebé y me habían invitado a una esplendida feria mágica. Conservaba algunos vívidos flashes de luces, dulces y risas, Leah me había hecho pasar la mejor tarde de mi vida ¿Pero dónde estaba, originalmente, mi progenitora? Arya fanfarroneó que había intentado ligar con una Triviani de mucho poder en esa ocasión ¿Y quién tenía más poder en la familia que su, ahora, tutora? porque Jeremy no podía ser, tía Anne la colgaría. 

 

Sacudí mi cabeza, no podía ponerme a pensar en la promiscuidad de mi madre en plena clase de pociones. Así que, si me enseñaban a recrear aquel poderoso elixir lo utilizaría con sapiencia. O tal vez no, no debían esperar mucho de mi, solo tenía once años. Una parte en mi interior se retorcía por abolir la madurez que el apellido y la sangre me otorgaba. La otra solo se preocupaba por quien le hacía latir más fuerte el corazón, Insomnia o Rohana.

 

―El Departamento de criaturas mágicas me otorgó el permiso de crianza para la utilización de sus huevos.

 

Dije, debía demostrarme importante como lo era quien encarnaba a nivel medicinal. Además, aquella información era totalmente cierta. Rohana volteó a verme por vez número mil desde que arribamos. Arya había transformado las áreas de tortura de la mansión Macnair en centros acondicionados para determinadas especies que le permitían la recreación de pociones mágicas, así como plantas y demás. Aunque la mayor adquisición o mi verdadero amor, era la serpiente cornuda. 

 

La mujer asintió como si no fuese muy relevante lo que acababa de decir y prosiguió entregándome los ingredientes para la poción de la verdad. Tomé nota mental ―era muy buena para ello― y busqué entre las hojas del desvencijado cuaderno que me tendió. No se parecía en nada a los que las Matriarcas tenían en casa, tan pulcros e impolutos, pero al abrirlo y ver que estaba escrito a puño y letra me gustó más, aquella bruja despertaba deseos de aventura en mi interior. 

 

Preparada ya, asomé la nariz por sobre el caldero y arrojé la pluma de fénix revolviendo con frenesí y euforia. El agua no tardó en volverse anaranjada, cosa que me emocionó demasiado. La temperatura sería media, casi fría, sentí que debía encender el fuego una vez máspero me contuve, no quería arruinar la poción. ―...cortamos el... ¡iugh...!― leí de soslayo las anotaciones de Zoella, rebusqué en mi morral hasta encontrar una pequeña navaja y con los ojos entrecerrados troceé el dedo de Grindylow. Arrugué la nariz cuando empujé la extremidad mutilada al caldero y el pelo de unicornio. 

 

―Revolver... esperar cinco minutos

 

Sentía que el tiempo se volvía eterno. Clavé los ojos en el reloj de pared, miré el sol que se colaba por alguna hendija y sin demorarme un segundo más vertí el agua del río Nilo, machaqué el acónito y terminé de arrojar hasta el último de los ingredientes revolviendo con paciencia como lo decía al margen de la hoja, como si fuese una anotación de la anotación, resaltado y con una flecha. Encendí entonces el fuego, a nivel moderado, y aguardé todavía revolviendo, a que el líquido se tornase color cielo.

 

Asomé la nariz por segunda vez al caldero, dejé el cucharon a un lado y apagué el fuego. Lentamente la poción se volvía translúcida y mi emoción fue totalmente difícil de ocultar. Tapé mi boca ¡Demonios! estuve a punto de gritar como una adolescente a la que le obsequian pases gratis para la famosa banda Las Brujas de Macbeth. 

 

―¡Por Merlín!― exclamé, convencida de que Arya no lo hubiese dicho así, aquella mujer era una máquina de soltar improperios. ―¡Lo he conseguido!

 

Zoella me miró por sobre el hombro de Keaton, vi la alegría en sus ojos. Por todos los Dioses, qué bella mujer, incluso sin cabello. Reí un poco, luego de que los nervios desaparecieron fue que noté que estaba calva ¿Por qué estaba calva? que loco. Y por último dejé caer la mirada a la nota final en la hoja, algo que me serviría seguramente para no ser descubierta.

 

"Además la persona bajo los efectos de esta poción solo dice lo que "cree" que es verdad, 
así que tampoco se podría saber con certeza algún hecho preguntado."
 
Tomé un frasco vacío, procurando que el líquido se hubiese templado ya y lo volqué en su interior poniéndole rápidamente el tapón. 






Alternar visibilidad del Shoutbox Tag Abrir el Shoutbox en una ventana emergente

@  Lysander S. : (02 julio 2020 - 05:47 ) Mejor ven al lado de la luz, acá no corres peligro. (?)
@  Lysander S. : (02 julio 2020 - 05:46 ) @Eobard Thawne Perfecto, Elizabeth tiene una snitch de su tatarabuela
@  Juliette Mac... : (02 julio 2020 - 05:39 ) @Eobard Thawne ¿Si te lo ruego con mi encantadora mirada me dirás que si? Venga.
@  Ada Camille... : (02 julio 2020 - 05:39 ) @Kamra Ashriver R. Delacour jajaja siiii :rolleyes:
@  Kamra Ashriv... : (02 julio 2020 - 05:38 ) @Ada Camille Dumbledore quieres ver el mundo arder, he? xd
@  Eobard Thawne : (02 julio 2020 - 05:36 ) @Juliette Macnair Yo creo que puedes hacerlo bastante bien sin mí, si a ti te van a matar, de mí quedará nada. (?)
@  Eobard Thawne : (02 julio 2020 - 05:36 ) @Lysander S. Parece ser que sí, pero se dedicó al periodismo en vez de los deportes
@  Ada Camille... : (02 julio 2020 - 05:35 ) @Kamra Ashriver R. Delacour ya estoy haciendo el rol en q secuestrare a maksim :)
@  Juliette Mac... : (02 julio 2020 - 05:34 ) @Eobard Thawne ¡Eres mi partner in crime! No me puedes dejar ahí sola, Thawne. Van a matarme. *dramatiza nivel telenovela*
@  Lysander S. : (02 julio 2020 - 05:34 ) @Eobard Thawne Ese Wright es tataranieto de la creadora de la Snitch dorada ?
@  Kamra Ashriv... : (02 julio 2020 - 05:34 ) @Ada Camille Dumbledore Señorita ministro
@  Eobard Thawne : (02 julio 2020 - 05:32 ) @Juliette Macnair Soy un paria, no pertenezco ahí. (?)
@  Lysander S. : (02 julio 2020 - 05:31 ) :lol: :lol: :lol: :lol: :lol: :lol:
@  Juliette Mac... : (02 julio 2020 - 05:30 ) @Eobard Thawne Deberías volver al lado oscuro...
@  Lysander S. : (02 julio 2020 - 05:25 ) :cry:
@  Eobard Thawne : (02 julio 2020 - 05:25 ) @Juliette Macnair Perfectamente equilibrado, como todo debe estar.
@  Juliette Mac... : (02 julio 2020 - 05:24 ) @Eobard Thawne Estaba buscando mi dignidad, la cual, por cierto, se esfumó junto a mi cordura.
@  Maida I. Yaxley : (02 julio 2020 - 05:21 ) :huh:
@  Eobard Thawne : (02 julio 2020 - 05:21 ) @Juliette Macnair Pero llegaste tarde, un par de meses, para hacer efectivo el cupón, tendrá que ser hasta el año entrante (?)
@  Ada Camille... : (02 julio 2020 - 05:21 ) @Kamra Ashriver R. Delacour *la atrapo*su majestad...
@  Kamra Ashriv... : (02 julio 2020 - 05:20 ) :ninja:
@  Juliette Mac... : (02 julio 2020 - 05:20 ) @Eobard Thawne Eso me recuerda que aún me debes mi regalo de valentisidio. *sonrisa macabra* (?)
@  Eobard Thawne : (02 julio 2020 - 05:17 ) @Juliette Macnair Por supuesto, a eso me refería *guiño, guiño* (?)
@  Lysander S. : (02 julio 2020 - 05:15 ) :huh: :lol:
@  Juliette Mac... : (02 julio 2020 - 05:14 ) @Eobard Thawne ¿Igual de preciosa y ardiente? *Le guiña un ojo* (?)
@  Eobard Thawne : (02 julio 2020 - 05:10 ) @Juliette Macnair Yo te sigo viendo igual. (¿) *se acomoda las mejillas, como máscara mal puesta* || Ahora sabes de la experiencia pirata (?)
@  Lysander S. : (02 julio 2020 - 05:09 ) :huh:
@  Juliette Mac... : (02 julio 2020 - 05:07 ) @Eobard Thawne ¡Ay, por Merlín! *Lo golpea con los guantes* Casi me das un infarto, ¿no ves que ya estoy vieja?
@  Alessia BL C... : (02 julio 2020 - 05:04 ) *se pone un parche* ohh, parezco pirata (?)
@  Eobard Thawne : (02 julio 2020 - 05:04 ) @Alessia BL Crowley *le pica un ojo* (?
@  Eobard Thawne : (02 julio 2020 - 05:03 ) @Juliette Macnair *usa su metamorfomagia para volver sus mejillas de goma* Claro que no, sólo soy un retorcido invento de tu imaginación.
@  Alessia BL C... : (02 julio 2020 - 05:02 ) :ninja:
@  Juliette Mac... : (02 julio 2020 - 05:01 ) @Eobard Thawne *Le pellizca las mejilals* Ya decía yo que no eras fantasma.
@  Eobard Thawne : (02 julio 2020 - 04:58 ) Las once y todo sereno. (?)
@  Juliette Mac... : (02 julio 2020 - 04:51 ) *huye porque vio mal la hora*
@  Juliette Mac... : (02 julio 2020 - 04:51 ) NO HAY NADIE.
@  Maida I. Yaxley : (02 julio 2020 - 04:25 ) o.O
@  Danny Lestrange : (02 julio 2020 - 04:14 ) :lol:
@  Maida I. Yaxley : (02 julio 2020 - 04:11 ) ..
@  Eobard Thawne : (02 julio 2020 - 04:04 ) .
@  Maida I. Yaxley : (02 julio 2020 - 03:53 ) :rolleyes:
@  Lysander S. : (02 julio 2020 - 03:36 ) .
@  irina selene : (02 julio 2020 - 03:22 ) :ninja:
@  irina selene : (02 julio 2020 - 03:11 ) @Paula Malfoy aun me falta mi ficha editarla
@  irina selene : (02 julio 2020 - 03:10 ) @Paula Malfoy debes mirarlo
@  Paula Malfoy : (02 julio 2020 - 03:06 ) @irina selene aun no lo encuntro o no lo he mirado
@  irina selene : (02 julio 2020 - 03:03 ) @Paula Malfoy ma si vas irte a donde te invite?
@  Paula Malfoy : (02 julio 2020 - 03:02 ) @irina selene pues ya ni modos
@  Danny Lestrange : (02 julio 2020 - 03:01 ) @Paula Malfoy Quizá sí jaja
@  irina selene : (02 julio 2020 - 03:01 ) @Paula Malfoy por que me decian vaga ahora ando hecha la loca XDD