Ir al contenido


Conoce el nuevo contexto de rol global de la Segunda Temporada de Rol en la CMI. Link

Syrius McGonagall

Miembro desde 11 oct 2015
Última actividad Hoy, 00:50
*****

Mensajes que he realizado

En el tema: La 184

15 noviembre 2020 - 17:30

Matt Ironwood.

 

 

No había terminado de recibir a Maida cuando otra persona llegó, pero estaba vez se trataba de alguien conocido. David Rambaldi un compañero de la Orden con el cual recientemente compartió una ceremonia en homenaje a los compañeros de bando caídos en Reino Unido se acaba de presentar – Lugar en la mesa y manos extras es justo lo que tenemos y necesitamos – le sonrió al mago – Bienvenido David – el ojiazul estiró su mano para saludarlo.

 

-Siente libre de sentarte y servirte lo que quieras, el Capitán Tolleman… - estaba por decir que llegaría en cualquier momento pero Clark apareció en ese preciso instante saliendo de la estación – Allí viene – dijo el castaño mientras le hizo un gesto al hombre para que viniera a reunirse con ellos.

 

El estridente sonido de las alarmas hizo que se corazón se exaltara, podía sentir como la sangre era bombeada con más intensidad por su cuerpo transportando ese tan conocida sensación que solo la adrenalina podía causarle. Por unas fracciones de segundo se olvidó del resto y solo le centró en el sonido, se giró hacia donde el mismo era más intenso.  

 

No era solamente una sino varias alarmas que sonaban al mismo tiempo y provenían del campus de la Universidad de Hawaii que tenían al frente. Trató de distinguir algo desde la distancia, observó los distintos edificios que se desperdigaban por el terreno o las pocas personas que se movían por el mismo pero nada lucía anormal, hasta que lo notó. Una fina columna de humo blanca se alzaba en la distancia y parecía provenir de una serie de ventanas del margen derecho de la primera planta de un largo edificio de seis pisos.

 

-Primera planta, sector derecho y recién comienza – Tolleman había llegado hasta ellos y observaba con total atención lo que sucedía – Arzux – llamó al mago que trabaja en la Oficina de Accidentes – Quiero que vayas a ver qué pasa – el aludido asintió mientras se levantaba de la mesa abandonando la costilla a medio comer y tras girar sobre sus pies se teletransportó.

 

-El resto, los que se sientan listos para actuar quiero que se cambien y estén preparados para lo que sea – ordenó el capitán con firmeza mirando a su reciente equipo.

-Pero aún no estamos autorizados para actuar – replicó alguien de forma preocupada que Matt no logró distinguir.

 

-Es cierto, pero somos los únicos con formación de respuesta frente a estas situaciones en toda la zona, yo mismo responderé ante los gobernadores si es necesario, ahora los quiero listos – zanjó el asunto el bombero con más experiencia del grupo antes de volver a centrar su atención en el campus.

 

El ambiente que hasta el momento coronaba aquel almuerzo al aire libre cambió por completo, varios se levantaron con rapidez de sus sillas y se dispusieron a marchar hacia los cambiadores donde sus uniformes aguardaban, otros dejaron lo que estaban haciendo y se incorporaban inseguros de que hacer a continuación.

 

El Ironwood estaba por seguir a los primeros  cuando el capitán llamo su atención – Matt, no tenemos vehículos aún, quiero que reúnas la herramientas, necesitaremos que los magos organicen una desaparición conjunta y nos lleven a quienes no podemos hacerlo – dijo Tolleman.

 

-Entendido – respondió el mago mientras asentía, estaba por marchar a cumplir con la orden cuando Arzux volvió aparecer junto a ellos.

 

-Es un incendio en la Departamento de Bioquímica, se acaba de iniciar, están evacuando y han llamado a emergencias – el mago se esforzaba por comentar todo de forma rápida mientras lidiaba con una  agitada respiración – Capitán, hay sustancias muy inflamables y explosivas guardadas allí, tenemos que actuar rápido-

 

Al parecer el proyecto de las 184 iba a ser puesto a prueba más temprano que tarde, tendrían que demostrar las habilidades que los reunieron.

 

 

@Rory Despard @Melrose Moody @Maida I. Yaxley @David James Potter 


En el tema: • Familia Potter •

15 noviembre 2020 - 15:28

Matt Ironwood.

 

 

A medida que el resto de los presentes en la mansión Potter llegaban a la sala donde se oficiaría la ceremonia, Rory el pastor irlandés se dispuso a darle inicio pidiendo ayuda a la bruja de cabello rubio que se presentó como Hanna para que lo acompañara.

 

El olor a incienso se mezclaba con el brillo de las velas y las plegarias que Rory con tanta naturalidad y facilidad pronunciaba, no era la primera ceremonia religiosa de Matt, el mismo se consideraba un creyente aunque no fuera un asiduo practicante pero casi hasta podía repetir si se esforzaba un poco en recordar las distintas oraciones que Rory pronunciaba.

 

Aun así guardó silencio mientras se mantenía de pie con la cabeza inclinada al suelo en señal de respeto, solo interrumpía el mismo para decir algún que otro amén cuando la situación lo ameritara. Era su segunda ceremonia en recuerdo a compañeros caídos en muy poco tiempo, aun recordaba como si fuera ayer la ceremonia que se ofició en el City Hall Park frente al Ayuntamiento de la Ciudad de Nueva York,  junto a los restos de lo que fue un símbolo de la ciudad y sede el gobierno mágico de los Estados Unidos de América, el Woolworth Building.

 

Muchos compañeros del MACUSA y población nomajs perecieron en el atentado del Día de la Ira perpetrado por el Inquisidor, la ceremonia reunió a gran parte de la población de Nueva York y el país para homenajear y recordarlos, la misma fue oficiada por ambos presidentes de la nación y otras figuras políticas de importancia de ambas comunidades.

 

Nuevamente la ciudad de Nueva York lloraba a los caídos mientras que mostraba su increíble resiliencia, nuevamente se levantarían memoriales que acompañarían aquellos que recordaban los eventos del 11 de Setiembre que se alzaban apenas unas cuadras de distancia.

 

Matt repitió un último amén antes de levantar la cabeza y observar a Rory y Hanna que conducían la ceremonia al frente de todos.

 

 

Off: Chicos quien quiere hacer equipo conmigo para la siguiente etapa de la trama avise jajajajajajajaja.

 

@David James Potter @Rory Despard @Hannity Ollivander @Darla Potter Black @Sherlyn Stark 


En el tema: • Familia Potter •

07 noviembre 2020 - 13:56

Matt Ironwood.

 

 

-Normalmente los días de trabajo a las 6 de la mañana – contestó riendo el mago entendiendo el tono de la pregunta del otro hombre que decidió no dar su nombre y a lo cual el ojiazul decidió respetar, si lo necesitara en algún momento se lo preguntaría.

 

El otro mago propuso que recorrieran la mansión en búsqueda de otros compañeros de bandos, a lo cual el castaño respondió afirmativamente. Pese al silencio que aparentemente envolvía la edificación Matt se negaba a creer que fueran los únicos presentes, siempre había alguien en la Mansión Potter por lo que oyó, de hecho existían habitaciones para todos los miembros de la Orden del Fénix que decidieran pasar unos días en el lugar.

 

Por lo que junto con el mago del que todavía no conocía su nombre se alejaron del vestíbulo y comenzaron a recorrer el pasillo principal de la primera planta. Mientras pasaba frente a una serie de retratos de personajes que desconocía y decoraban una sencilla pared el mago decidió entablar una pequeña conversación.

 

-¿Es tu primera vez en la Mansión Potter? Pues la mía si, de hecho es mi primera visita al Valle de Godric, era uno de esos lugares en mi lista de debes del Reino Unido, siempre que vengo trato de recorrer alguno de esos lugares – el Ironwood debía admitir que conocía poco aquel país, pese a sus recurrentes viajes y tener familia sus visitas siempre terminaban en los mismos puntos, tendría que proponer un día a los Evans recorrer Reino Unido, estaba seguro que aceptarían encantados.

 

El sonido de unas voces provenientes del salón detuvo la conversación entre los  magos, una voz femenina y otra masculina mantenían una conversación, la voz de la mujer no la pudo reconocer pero el fuente acento irlandés del hombre le reveló que el otro participante de la charla era Rory Despard, el religioso mago amigo de los Evans.

 

-Parece que no somos los primeros – dijo a su compañero antes de entrar al salón donde un altar con fotos de los caídos se alzaba sencillo pero ocupando un espacio central en la habitación, no pudo reconocer ningún rostro pero aun asi estaba dispuesto a brindarles su respeto. También allí junto a una pequeña estatua de un santo se encontraba una mujer rubia que no conocía y Rory.

 

-Buenas – llamó su atención – Matt Ironwood, un placer– se presentó a la bruja mientras le estrechaba la mano - ¡Rory! Tanto tiempo – saludó alegremente al mago. –¿Encabezaras tú la ceremonia? – llegó a esa conclusión al observar la ornamentación del salón, cada detalle anunciaba a gritos que el irlandés estaba detrás de todo, sobretodo la figura del santo.

 

-¿Has visitado últimamente la mansión Evans? – era su primera visita al Reino Unido en meses y aquella fue su primera parada, aún no había tenido tiempo de visitar al castillo familiar quería saber como estaba, conociendo la delicada situación que atravesaba el país.

 

 

 

@Rory Despard @David James Potter @Hannity Ollivander 


En el tema: Natural Poison (MM B: 112609)

06 noviembre 2020 - 12:48

Matt Ironwood.

 

 

Recorrió esa selva exuberante que era la sala que recibía a los clientes al llegar el negocio, tomo cada pequeño sendero que partían en varias direcciones de ida y de vuelta buscando a la mujer pero no la podía encontrar. ¿Habría cancelado? Esperaba que no, después de todo era una oportunidad que no debía desperdiciar.

 

Sus zapatos ya se encontraban manchado de la tierra negra que parcialmente cubría el suelo de madera pero no le importaba, Kelcey no parecía ser una persona que le diera mucha importancia a la imagen, solo quería esas semillas. El mago se agachó mientras pasaba por debajo de un planta que se estiraba al techo con unas amplias hojas verdes del tamaño libros mientras regresaba por el sendero que tomó.

 

Se estaba comenzando a impacientar, quizas todo hubiera sido un chiste, una broma para la risa de la mujer, engañar a los de fuera cada vez que salían de su isla podría ser una tradición. Sacudió la cabeza tratando de alejar esos pensamientos, simplemente se había retrasado era solamente eso.

 

El sonido de unos pasos a un par de metros de distancia, un par de senderos hacia alla le indico que había alguien mas ¿Kelcey? Tendría que comprobarlo, Matt apuro la marcha hacia los pasos y al doblar por otro sendero que recorrió con anterioridad se encontró con una mujer… pero no era Kelcey. De hecho no la conocía, de todas formas se acercó a ella.

 

-Disculpa – llamó su atención - ¿De casulidad no ha visto a una bruja de cabello negro y ojos azules? – preguntó el Ironwood observando a la mujer. Fue terminar de hablar cuando una tercera figura apareció detrás de ello, su llegada fue tan silenciosa que el castaño no se percató de su arribó hasta que la voz con el fuerte acento de Kelcey sonó tras su espalda.

 

Se giró y allí estaba, enmarcada en esa aura de misterio y foraneidad vestía una larga túnica colo crema que se sostenía en la cintura con un delicado cinturón de runas, su cabello caia largo y espeso color de la noche tras su espalda y sus ojos claros parecían observar el alma del resto. Una digna aparición.

 

-¿Trajiste el dinero? – Kelcey observó al mago.

 

-Si – el mago asintió.

 

La mujer sonrió – Bien, mi pueblo necesita de esas semillas, en la isla no pueden crecer por el clima, nos estas dando un gran mano y como agradecimiento yo te daré respuestestas – la bruja acercó sus manos a la cintura y se quitó dos runas de sus cinturon – Su pasaje, ambos – entregó las runas tanto a Matt como a la otra mujer que no tenía nada que ver con aquella reunión.

 

-Gracias – el Ironwood tomó la runa que era mas pesada de lo que parecía – Pero ella no viene conmigo – trató de socorrer a la pobre bruja que de una extraña forma terminó involucrada en aquella reunión –Simplemente nos encontramos… -

 

Pero no pudo continuar porque Kelcey lo interrumpió – También es bienvenida – zanjó el asunto con una agradable sonrisa – Ambos -

 

 

@Ariadna Macnair Gryffindor 


En el tema: • Familia Potter •

04 noviembre 2020 - 15:36

Matt Ironwood.

 

 

Su llegada al Valle de Godric era por una invitación. Nunca antes visitó el famoso poblado ingles, como tampoco obviamente la Mansión Potter. Aquel lugar tenía una historia conocida mundialmente por la población mágica pero en la actualidad también contaba con otra, aquella pequeña casa servía como lugar secreto de reunión para los miembros de la Orden del Fénix.

Personas ajenas al bando solo verían ruinas donde una vez se alzó el acogedor hogar de los Potter pero para los defensores de la organización creada décadas atrás por Albus Dumbledore la edificación se encontraba renovada y recuperada y lista para darles la bienvenida.

 

El mago recorría las tranquilas calles del pueblo en una luminosa tarde de otoño, quedaría menos de media hora para que el sol se ocultara y una brisa fresca del norte removía las hojas amarillas y rojizas caídas de los arboles. Mientras pasaba por encima de un grupo de hojas color ocre bostezó, se sentía cansado, no solo por los dos vuelos que tuvo que tomar para llegar a Reino Unido sino porque últimamente había estado teniendo malas noches. Varias veces en la semana se despertó agitado en la cama mucho antes del amanecer tras tener pesadillas, todas ellas seguían un mismo patrón que lo dejaba pensativo. Los sueños comenzaban como agradables repeticiones de memorias de la infancia pero poco a poco los mismos comenzaban a corromperse hasta convertirse en tétricas experiencias. El castaño aún no entendía porque pero tenía tantas actividades con las que cumplir que tiempo para analizar sueños no era algo con lo que contara.

 

Por delante tenía una pequeña ceremonia con la que compartir con compañero de bando la memoria de los caídos, posiblemente no conociera a mucho de ellos pero eso no importaba, fueron miembros de la Orden del Fénix al igual que él y eso era motivo mas que suficiente para brindarles homenaje.

 

El ojiazul recorrió los prolijos jardines del terreno de los Potter, admirando cuanto pudiese del mismo, la casa una modesta construcción de dos plantas y con un aire inglés típico le daba un aura de calidez. Y pese a ser su primera vez en aquel lugar, Matt se sentía como en casa.

 

 

No se detuvo a tocar la puerta, simplemente la empujó con cuidado e ingresó a la casa de la Orden del Fénix. Dentro se encontró con un mago que parecía esperar a que alguien fuera a recibirlo, el Ironwood no lo conocía pero no podía ser nadie mas que otro miembro de la Orden del Fénix.

 

-Buenos Días – saludó al mago – Matt Ironwood – se presentó mientras estiraba su mano para estrechar la del mago -¿Eres el primero en llegar? – le preguntó tratando de observar mas alla del vestíbulo por si veía algo de movimiento que señalara que había alguien mas en la casa.  

 

@David James Potter