Ir al contenido


Conoce el nuevo contexto de rol global de la Segunda Temporada de Rol en la CMI. Link

Syrius McGonagall

Miembro desde 11 oct 2015
Última actividad Hoy, 00:34
*****

#5391282 La 184

Escrito por Syrius McGonagall el 15 noviembre 2020 - 17:30

Matt Ironwood.

 

 

No había terminado de recibir a Maida cuando otra persona llegó, pero estaba vez se trataba de alguien conocido. David Rambaldi un compañero de la Orden con el cual recientemente compartió una ceremonia en homenaje a los compañeros de bando caídos en Reino Unido se acaba de presentar – Lugar en la mesa y manos extras es justo lo que tenemos y necesitamos – le sonrió al mago – Bienvenido David – el ojiazul estiró su mano para saludarlo.

 

-Siente libre de sentarte y servirte lo que quieras, el Capitán Tolleman… - estaba por decir que llegaría en cualquier momento pero Clark apareció en ese preciso instante saliendo de la estación – Allí viene – dijo el castaño mientras le hizo un gesto al hombre para que viniera a reunirse con ellos.

 

El estridente sonido de las alarmas hizo que se corazón se exaltara, podía sentir como la sangre era bombeada con más intensidad por su cuerpo transportando ese tan conocida sensación que solo la adrenalina podía causarle. Por unas fracciones de segundo se olvidó del resto y solo le centró en el sonido, se giró hacia donde el mismo era más intenso.  

 

No era solamente una sino varias alarmas que sonaban al mismo tiempo y provenían del campus de la Universidad de Hawaii que tenían al frente. Trató de distinguir algo desde la distancia, observó los distintos edificios que se desperdigaban por el terreno o las pocas personas que se movían por el mismo pero nada lucía anormal, hasta que lo notó. Una fina columna de humo blanca se alzaba en la distancia y parecía provenir de una serie de ventanas del margen derecho de la primera planta de un largo edificio de seis pisos.

 

-Primera planta, sector derecho y recién comienza – Tolleman había llegado hasta ellos y observaba con total atención lo que sucedía – Arzux – llamó al mago que trabaja en la Oficina de Accidentes – Quiero que vayas a ver qué pasa – el aludido asintió mientras se levantaba de la mesa abandonando la costilla a medio comer y tras girar sobre sus pies se teletransportó.

 

-El resto, los que se sientan listos para actuar quiero que se cambien y estén preparados para lo que sea – ordenó el capitán con firmeza mirando a su reciente equipo.

-Pero aún no estamos autorizados para actuar – replicó alguien de forma preocupada que Matt no logró distinguir.

 

-Es cierto, pero somos los únicos con formación de respuesta frente a estas situaciones en toda la zona, yo mismo responderé ante los gobernadores si es necesario, ahora los quiero listos – zanjó el asunto el bombero con más experiencia del grupo antes de volver a centrar su atención en el campus.

 

El ambiente que hasta el momento coronaba aquel almuerzo al aire libre cambió por completo, varios se levantaron con rapidez de sus sillas y se dispusieron a marchar hacia los cambiadores donde sus uniformes aguardaban, otros dejaron lo que estaban haciendo y se incorporaban inseguros de que hacer a continuación.

 

El Ironwood estaba por seguir a los primeros  cuando el capitán llamo su atención – Matt, no tenemos vehículos aún, quiero que reúnas la herramientas, necesitaremos que los magos organicen una desaparición conjunta y nos lleven a quienes no podemos hacerlo – dijo Tolleman.

 

-Entendido – respondió el mago mientras asentía, estaba por marchar a cumplir con la orden cuando Arzux volvió aparecer junto a ellos.

 

-Es un incendio en la Departamento de Bioquímica, se acaba de iniciar, están evacuando y han llamado a emergencias – el mago se esforzaba por comentar todo de forma rápida mientras lidiaba con una  agitada respiración – Capitán, hay sustancias muy inflamables y explosivas guardadas allí, tenemos que actuar rápido-

 

Al parecer el proyecto de las 184 iba a ser puesto a prueba más temprano que tarde, tendrían que demostrar las habilidades que los reunieron.

 

 

@Rory Despard @Melrose Moody @Maida I. Yaxley @ 




#5391276 • Familia Potter •

Escrito por Syrius McGonagall el 15 noviembre 2020 - 15:28

Matt Ironwood.

 

 

A medida que el resto de los presentes en la mansión Potter llegaban a la sala donde se oficiaría la ceremonia, Rory el pastor irlandés se dispuso a darle inicio pidiendo ayuda a la bruja de cabello rubio que se presentó como Hanna para que lo acompañara.

 

El olor a incienso se mezclaba con el brillo de las velas y las plegarias que Rory con tanta naturalidad y facilidad pronunciaba, no era la primera ceremonia religiosa de Matt, el mismo se consideraba un creyente aunque no fuera un asiduo practicante pero casi hasta podía repetir si se esforzaba un poco en recordar las distintas oraciones que Rory pronunciaba.

 

Aun así guardó silencio mientras se mantenía de pie con la cabeza inclinada al suelo en señal de respeto, solo interrumpía el mismo para decir algún que otro amén cuando la situación lo ameritara. Era su segunda ceremonia en recuerdo a compañeros caídos en muy poco tiempo, aun recordaba como si fuera ayer la ceremonia que se ofició en el City Hall Park frente al Ayuntamiento de la Ciudad de Nueva York,  junto a los restos de lo que fue un símbolo de la ciudad y sede el gobierno mágico de los Estados Unidos de América, el Woolworth Building.

 

Muchos compañeros del MACUSA y población nomajs perecieron en el atentado del Día de la Ira perpetrado por el Inquisidor, la ceremonia reunió a gran parte de la población de Nueva York y el país para homenajear y recordarlos, la misma fue oficiada por ambos presidentes de la nación y otras figuras políticas de importancia de ambas comunidades.

 

Nuevamente la ciudad de Nueva York lloraba a los caídos mientras que mostraba su increíble resiliencia, nuevamente se levantarían memoriales que acompañarían aquellos que recordaban los eventos del 11 de Setiembre que se alzaban apenas unas cuadras de distancia.

 

Matt repitió un último amén antes de levantar la cabeza y observar a Rory y Hanna que conducían la ceremonia al frente de todos.

 

 

Off: Chicos quien quiere hacer equipo conmigo para la siguiente etapa de la trama avise jajajajajajajaja.

 

@ @Rory Despard @Hannity Ollivander @ @Sherlyn Stark 




#5387367 • Familia Potter •

Escrito por Syrius McGonagall el 07 noviembre 2020 - 13:56

Matt Ironwood.

 

 

-Normalmente los días de trabajo a las 6 de la mañana – contestó riendo el mago entendiendo el tono de la pregunta del otro hombre que decidió no dar su nombre y a lo cual el ojiazul decidió respetar, si lo necesitara en algún momento se lo preguntaría.

 

El otro mago propuso que recorrieran la mansión en búsqueda de otros compañeros de bandos, a lo cual el castaño respondió afirmativamente. Pese al silencio que aparentemente envolvía la edificación Matt se negaba a creer que fueran los únicos presentes, siempre había alguien en la Mansión Potter por lo que oyó, de hecho existían habitaciones para todos los miembros de la Orden del Fénix que decidieran pasar unos días en el lugar.

 

Por lo que junto con el mago del que todavía no conocía su nombre se alejaron del vestíbulo y comenzaron a recorrer el pasillo principal de la primera planta. Mientras pasaba frente a una serie de retratos de personajes que desconocía y decoraban una sencilla pared el mago decidió entablar una pequeña conversación.

 

-¿Es tu primera vez en la Mansión Potter? Pues la mía si, de hecho es mi primera visita al Valle de Godric, era uno de esos lugares en mi lista de debes del Reino Unido, siempre que vengo trato de recorrer alguno de esos lugares – el Ironwood debía admitir que conocía poco aquel país, pese a sus recurrentes viajes y tener familia sus visitas siempre terminaban en los mismos puntos, tendría que proponer un día a los Evans recorrer Reino Unido, estaba seguro que aceptarían encantados.

 

El sonido de unas voces provenientes del salón detuvo la conversación entre los  magos, una voz femenina y otra masculina mantenían una conversación, la voz de la mujer no la pudo reconocer pero el fuente acento irlandés del hombre le reveló que el otro participante de la charla era Rory Despard, el religioso mago amigo de los Evans.

 

-Parece que no somos los primeros – dijo a su compañero antes de entrar al salón donde un altar con fotos de los caídos se alzaba sencillo pero ocupando un espacio central en la habitación, no pudo reconocer ningún rostro pero aun asi estaba dispuesto a brindarles su respeto. También allí junto a una pequeña estatua de un santo se encontraba una mujer rubia que no conocía y Rory.

 

-Buenas – llamó su atención – Matt Ironwood, un placer– se presentó a la bruja mientras le estrechaba la mano - ¡Rory! Tanto tiempo – saludó alegremente al mago. –¿Encabezaras tú la ceremonia? – llegó a esa conclusión al observar la ornamentación del salón, cada detalle anunciaba a gritos que el irlandés estaba detrás de todo, sobretodo la figura del santo.

 

-¿Has visitado últimamente la mansión Evans? – era su primera visita al Reino Unido en meses y aquella fue su primera parada, aún no había tenido tiempo de visitar al castillo familiar quería saber como estaba, conociendo la delicada situación que atravesaba el país.

 

 

 

@Rory Despard @ @Hannity Ollivander 




#5386542 Natural Poison (MM B: 112609)

Escrito por Syrius McGonagall el 06 noviembre 2020 - 12:48

Matt Ironwood.

 

 

Recorrió esa selva exuberante que era la sala que recibía a los clientes al llegar el negocio, tomo cada pequeño sendero que partían en varias direcciones de ida y de vuelta buscando a la mujer pero no la podía encontrar. ¿Habría cancelado? Esperaba que no, después de todo era una oportunidad que no debía desperdiciar.

 

Sus zapatos ya se encontraban manchado de la tierra negra que parcialmente cubría el suelo de madera pero no le importaba, Kelcey no parecía ser una persona que le diera mucha importancia a la imagen, solo quería esas semillas. El mago se agachó mientras pasaba por debajo de un planta que se estiraba al techo con unas amplias hojas verdes del tamaño libros mientras regresaba por el sendero que tomó.

 

Se estaba comenzando a impacientar, quizas todo hubiera sido un chiste, una broma para la risa de la mujer, engañar a los de fuera cada vez que salían de su isla podría ser una tradición. Sacudió la cabeza tratando de alejar esos pensamientos, simplemente se había retrasado era solamente eso.

 

El sonido de unos pasos a un par de metros de distancia, un par de senderos hacia alla le indico que había alguien mas ¿Kelcey? Tendría que comprobarlo, Matt apuro la marcha hacia los pasos y al doblar por otro sendero que recorrió con anterioridad se encontró con una mujer… pero no era Kelcey. De hecho no la conocía, de todas formas se acercó a ella.

 

-Disculpa – llamó su atención - ¿De casulidad no ha visto a una bruja de cabello negro y ojos azules? – preguntó el Ironwood observando a la mujer. Fue terminar de hablar cuando una tercera figura apareció detrás de ello, su llegada fue tan silenciosa que el castaño no se percató de su arribó hasta que la voz con el fuerte acento de Kelcey sonó tras su espalda.

 

Se giró y allí estaba, enmarcada en esa aura de misterio y foraneidad vestía una larga túnica colo crema que se sostenía en la cintura con un delicado cinturón de runas, su cabello caia largo y espeso color de la noche tras su espalda y sus ojos claros parecían observar el alma del resto. Una digna aparición.

 

-¿Trajiste el dinero? – Kelcey observó al mago.

 

-Si – el mago asintió.

 

La mujer sonrió – Bien, mi pueblo necesita de esas semillas, en la isla no pueden crecer por el clima, nos estas dando un gran mano y como agradecimiento yo te daré respuestestas – la bruja acercó sus manos a la cintura y se quitó dos runas de sus cinturon – Su pasaje, ambos – entregó las runas tanto a Matt como a la otra mujer que no tenía nada que ver con aquella reunión.

 

-Gracias – el Ironwood tomó la runa que era mas pesada de lo que parecía – Pero ella no viene conmigo – trató de socorrer a la pobre bruja que de una extraña forma terminó involucrada en aquella reunión –Simplemente nos encontramos… -

 

Pero no pudo continuar porque Kelcey lo interrumpió – También es bienvenida – zanjó el asunto con una agradable sonrisa – Ambos -

 

 




#5384482 • Familia Potter •

Escrito por Syrius McGonagall el 04 noviembre 2020 - 15:36

Matt Ironwood.

 

 

Su llegada al Valle de Godric era por una invitación. Nunca antes visitó el famoso poblado ingles, como tampoco obviamente la Mansión Potter. Aquel lugar tenía una historia conocida mundialmente por la población mágica pero en la actualidad también contaba con otra, aquella pequeña casa servía como lugar secreto de reunión para los miembros de la Orden del Fénix.

Personas ajenas al bando solo verían ruinas donde una vez se alzó el acogedor hogar de los Potter pero para los defensores de la organización creada décadas atrás por Albus Dumbledore la edificación se encontraba renovada y recuperada y lista para darles la bienvenida.

 

El mago recorría las tranquilas calles del pueblo en una luminosa tarde de otoño, quedaría menos de media hora para que el sol se ocultara y una brisa fresca del norte removía las hojas amarillas y rojizas caídas de los arboles. Mientras pasaba por encima de un grupo de hojas color ocre bostezó, se sentía cansado, no solo por los dos vuelos que tuvo que tomar para llegar a Reino Unido sino porque últimamente había estado teniendo malas noches. Varias veces en la semana se despertó agitado en la cama mucho antes del amanecer tras tener pesadillas, todas ellas seguían un mismo patrón que lo dejaba pensativo. Los sueños comenzaban como agradables repeticiones de memorias de la infancia pero poco a poco los mismos comenzaban a corromperse hasta convertirse en tétricas experiencias. El castaño aún no entendía porque pero tenía tantas actividades con las que cumplir que tiempo para analizar sueños no era algo con lo que contara.

 

Por delante tenía una pequeña ceremonia con la que compartir con compañero de bando la memoria de los caídos, posiblemente no conociera a mucho de ellos pero eso no importaba, fueron miembros de la Orden del Fénix al igual que él y eso era motivo mas que suficiente para brindarles homenaje.

 

El ojiazul recorrió los prolijos jardines del terreno de los Potter, admirando cuanto pudiese del mismo, la casa una modesta construcción de dos plantas y con un aire inglés típico le daba un aura de calidez. Y pese a ser su primera vez en aquel lugar, Matt se sentía como en casa.

 

 

No se detuvo a tocar la puerta, simplemente la empujó con cuidado e ingresó a la casa de la Orden del Fénix. Dentro se encontró con un mago que parecía esperar a que alguien fuera a recibirlo, el Ironwood no lo conocía pero no podía ser nadie mas que otro miembro de la Orden del Fénix.

 

-Buenos Días – saludó al mago – Matt Ironwood – se presentó mientras estiraba su mano para estrechar la del mago -¿Eres el primero en llegar? – le preguntó tratando de observar mas alla del vestíbulo por si veía algo de movimiento que señalara que había alguien mas en la casa.  

 




#5380852 Sunshine Valley

Escrito por Syrius McGonagall el 01 noviembre 2020 - 15:38

Matt Ironwood.

 

 

El alcalde Levaugnex los aguarda tras su escritorio con una cara de que demostraba infinito cansancio aún así sonrió al verlos ingresar y se incorporó como un resorte de su asiento para acercarse a estrecharles la mano. La sala se encontraba exquisitamente ambientada hasta el último detalle en los años cincuenta como el resto de todo el pueblo, hasta el elegante traje que llevaba el alcalde era de época.

 

-Encantado en recibirlos nuevamente agentes Ironwood y Bay – los recibió Levaugnex con su fuerte acento sureño que revelaba que no era de las islas. -¿Señorita Honeybee que hace aquí? – preguntó extrañado el hombre mientras saludaba también a la mujer.

 

-La señorita Honeybee fue atacada por dementores ayer en la noche – se apresuró a responder Matt mientras observaba a la bruja y dejó que la mujer contara el suceso. 

 

-¿Dementores en Sunshine Valley? Pero eso es imposible – farfulló el hombre visiblemente cansado, se llevó los dedos a la frente exteriorizando ese sentimiento y sacudió la cabeza –No sé que está sucediendo en el pueblo, tenemos la noticia de que han vandalizado una casa deshabitada en “New France Street”, la policía y mi esposa ya se encuentran en el lugar… el asunto de Chase y ahora dementores – el alcalde se alejó y silenció el tocador de discos que emitía una suave melodía de jazz.

 

-Señor Levaugnex necesitó enviarle una nota a la Oficina del FBI en Honolulu para que se comuniquen con San Francisco y averigüen si han tenido problemas con los dementores que guardan Alcatraz, es la cárcel más cercana que los utiliza – Alan pidió.

 

-Claro, claro, tenemos unas lechuzas para mensajes, hablen con la recepcionista y ella les preverá de pergamino y tinta – respondió el hombre de Baton Rouge aun con la mirada clavada en la ventana que daba el jardín del exterior.

 

Matt podía sentir el pesar de aquellas noticias en el alcalde y podía entenderlo, Sunshine Valley era un sueño hecho realidad para él y su esposa y ahora parecía estar minado de problemas.

 

-Señor Alcalde cuenta con nosotros para lo que necesite, es nuestro deber velar por la seguridad y el orden en todo el estado – el Ironwood se adelantó con firmeza.

 

-Gracias, hay que llegar al fondo de todo este asunto, Sunshine Valley debe ser un ejemplo para el mundo de buena fe y cooperación entre el mundo mágico y el mundo no mágico – el hombre se giró hacia ellos – Los habitantes de Sunshine Valley no deben tener miedo en recorrer sus calles, llegaron escapando de la locura del mundo en búsqueda de un lugar que les brindara paz y la oportunidad de prosperar y eso les daré –

 

-La celebración de la Noche Azul será en tres días, nada tiene que salir mal, quiere que mi pueblo disfrute en paz y con seguridad, resolveremos esto – finalizó con seguridad el hombre y por unos segundos pareció recuperar todo la energía que hasta el momento no había mostrado.

 

 

@Shelle Dumbledore B.L 




#5380809 Natural Poison (MM B: 112609)

Escrito por Syrius McGonagall el 01 noviembre 2020 - 14:40

Matt Ironwood.

 

 

El lugar de la reunión le pareció muy novedoso, pero al descubrir que el motivo de haber escogido aquel negocio era mas bien por motivos practicos que por elección caprichosa de la mujer lo hizo todo mas lógico. El mago recorría el camino empredrado que parecía mantenerse ajeno al paso del tiempo mientras el sol se ocultaba por el oeste, las luces naranjas y rojizas del atardecer pintaban las fachadas del sinfín de negocios de Diagon ocultando sus verdaderos colores.

 

 

Para ser un anochecer de otoño aquella jornada se presentó con una temperatura mas que agradable, el americano solo llevaba una fina campera por encima del canguro color crema, unos pantalones oscuros y un simple par de zapatos deportivos. En un bolsillo guardaba su varita, en otro un poco de dinero para la compra que debía de hacer, y en un tercero una libreta para anotar lo interesante que se pudiera escuchar de aquel encuentro.

 

Como llegó a concretar aquella entrevista fue mas suerte que esfuerzo, fue la curiosidad y los azares del destino. Escuchó desde niño la historia de esa isla en pleno Mar de Irlanda, los Ironwood originales un familia nacida de los asentamientos vikingos en la Isla de Shetland al norte de Escocia en el siglo VIII se vieron envueltos en variados conflictos cuasi fantásticos con los habitantes de aquella isla.

 

Los Ironwood de Shetland eran muy pocos, la familia ahora se extendida a lo largo del todo el mundo, donde el mar pudiera encontrarse con al tierra los Ironwood se asentaban, o asi decía el viejo dicho familiar. Pero aquella isla entre la isla de Gran Bretaña y la Isla de Irlanda se había logrado mantener cerrada al resto del mundo, sus habitantes no eran propensos a recibir visitas y las salidas de los mismos al exterior eran exclusivamente para hacerse con productos o necesidades que ellos no podían generar en sus tierras.

 

Por eso llevaba dinero en el bolsillo, la mujer de mediana edad con que se encontraría necesitaba unas semillas de una extraña planta cuyo nombre olvidó, Kelcey solo accedió a entrevistarse si le ayudaba a comprar aquellas semillas.

 

Natural Poison era un negocio mas que original, parecía ser una colina nacida entre dos edificios, no conocía el negocio pero solo con la fachada le convenció de que disfrutaría mucho aquel lugar, si el exterior era curioso la densa selva del interior hacia pensar que uno ya no se encontraba en Reino Unido. El castaño se detuvo unos segundos maravillado con aquel paisaje exuberante, la tierra negra y la temperatura un poco mas elevada que el exterior invitaba a que se quitara la campera y hasta de descalzara pero se contuvo, necesita encontrar a Kelcey en aquel laberinto selvático ¿Ya se encontraría alli la mujer? Esperaba que no hubiera llegado tarde, no podía perder aquella oportunidad.

 

 

@Ariadna Macnair Gyrffindor




#5379337 La 184

Escrito por Syrius McGonagall el 31 octubre 2020 - 16:42

Matt Ironwood.

 

 

La barbacoa estaba yendo de los mas bien, el día colaboraba para que la misma fuera más disfrutable, no hacía demasiado calor ni ninguna nube amenazaba con los clásicos chaparrones hawaiianos que duraban apenas unos minutos pero que eran muy capaces de arruinar una comida al aire libre. Matt se movía de grupo en grupo a lo largo de la larga mesa que instalaron en el patio trasero para que todos pudieran comer juntos, el mago realmente se sentía embargado por una inmensa felicidad al ver que aquello realmente estuviera sucediendo.  

 

Magos y nomajs juntos, como iguales, compañeros con una única misión; “prestar un servicio a la sociedad”, así debería de ser la norma en todo el mundo. De todas formas el Ironwood era muy consciente que la 184 era una excepción, una isla en medio del mar agitado en el que se convirtió el planeta una vez cayó el Estatuto del Secreto, solo esperaba que las olas no la cubrieran antes de que pudiera extenderse un poco más.

 

Ellie, compañera de la Orden fue de las últimas en llegar a la estación, ver que otro miembro de la Orden del Fénix decidiera aventurarse en aquella campaña al otro lado del mundo le generaba al ojiazul una inmensa gratitud para con el bando. Al ser un miembro activo en el extranjero del bando muchas veces se sentía relativamente ajeno a las filas principales que trabajaban en el Reino Unido, pero ver tantos compañeros británicos apoyando el emprendimiento en su país volvía aquellas dudas en nimiedades sin sentido.

 

-Matt – el llamado por parte de Alex lo sacó de sus pensamientos. El castaño se giró hacia la parilla donde el policía le hacía señas con la mano y se levantó de su asiento.

 

-Ayúdame con estas costillas – el hombre señaló con las pinzas los cortes que chorreaban jugos sobre los carbones encendidos que había debajo. El aroma hacia agua a la boca a cualquiera. –Espero que haya más de un  vegetariano en el grupo – comentó el mago mientras que con su varita hacia levitar las costillas y la colocaba en una gran tabla de madera para asado.

 

-Y yo esperó que tus amigos británicos hayan traído una buena pantalla solar, son cada vez más – Alex señaló a una nueva integrante que acaba de arribar, Matt no conocía a la mujer que se presentó como Maida Yaxley pero su acento revelaba que era inglesa.

 

-Mejor asegurémonos de que tengamos té en las despensas – bromeó el mago lo que arrancó una carcajada de su compañero, eran junto a Arzux y Mykhaila lo únicos locales, el resto provenía de otras partes del país o del extranjero, deberían pensar en una forma de hacerles una gran bienvenida a la hawaiiana.

 

-Iré a recibirla – con la tabla cargada de carne flotando tras de sí el mago se dirigió hacia la recién llegada, Tolleman el capitán no se encontraba en la mesa por lo que optó por darle la bienvenida él.

 

-Bienvenida a la 184 – saludó a la bruja mientras le estrechaba la mano –Soy Matt Ironwood, el Capitán Tolleman ya regresará para darte una propia bienvenida a la estación, pero por el momento eres libre de tomar un asiento y disfrutar de la barbacoa, esta deliciosa – le confió con una sonrisa.

 

 

@ @Rory Despard @Melrose Moody @ @Ellie Moody @Maida I. Yaxley 




#5364007 La 184

Escrito por Syrius McGonagall el 03 octubre 2020 - 15:20

Matt Ironwood.

 

 

Era impresionante el legajo de Bel, al escucharla hablar sobre su periodo en el Departamento de Criaturas Mágicas del Ministerio del Reino Unido donde no solo trabajó sino que lo lideró demostraba lo experimentada, hábil y llena de conocimientos que era la bruja, sin duda un miembro invaluable y sumamente necesario para el proyecto de la 184.

 

-Si, aunemos fuerzas, además toda estación de bomberos debe tener un perro – sonrió el mago observando a las tres mujeres.

 

Estaba por volver a retomar la limpieza de los baños cuando un fulgor de luz blanca apareció de la nada frente a el interponiéndose en su avance, la calidez del Patronus lo envolvió y una voz conocida emergió de la luz anunciando un arribo. Hobbamock, ex líder de la Orden del Fénix, compañero de bando y hermano Paladín se encontraba fuera, el castaño se giró hacia Catherine y Bel, no les había informado de su invitación a la Orden del Fénix a colaborar en aquel proyecto.

 

Pero antes de que tuviera oportunidad de hacerlo Bel se le adelantó, diciendo que ella se ofrecía a darle la bienvenida al Graves – Bien, pero voy avisarle al Capitán de la llegada de Hobbamock – replicó el castaño. Mientras Bel se alejaba rumbo a la entrada para recibir el mago, el ojiazul dejó los baldes cargados de productos de limpieza junto a Catherine y se fue hacia la cocina donde Tolleman se encontraba trabajando.

 

Tolleman junto a Theseus y Marie Anne una ex miembro de las Fuerzas Armadas trataban de reparar el viejo refrigerador. Por  su aspecto y aquel espantoso color azul de la pintura parecía ser un modelo que nació y murió en los 80s y desde entonces parecía no estar dispuesto a que lo molestara en su retiro.

 

-La mejor forma de repararlo es comprando un nuevo – se anunció desde la entrada Matt y los tres se giraron al escucharlo, todavía sonriendo el mago se acercó al grupo – Pero seguramente alguna que otra cosa de este amigo podemos aprovechar –

 

-El problema es que el presupuesto que manejamos para la 184 no deja mucho margen para gastos extras – Tolleman cerró la puerta del dañado electrodoméstico – Es un lindo proyecto pero ni el gobierno mágico ni el gobierno no mágico quieren arriesgar mucho, no los culpó algo como esto nunca se hizo antes, de todas formas buscaremos como solucionar el problema del refrigerador –

-¿Qué sucede Matt? ¿Otras criaturas mágicas en el baño? – preguntó el Capitán.

 

-Tenemos visitas, un nuevo compañero ha llegado, Bel lo está recibiendo en este momento –

 

Momentos más tarde Matt caminaba junto al Capitán Tolleman rumbo hacia Bel que para sorpresa del mago no solo se encontraba acompañada por Hobbamock sino que por nada más ni nada menos que Nathan Weasley, ex candidato a Ministro de Magia en las pasadas elecciones, además el miembro del FMI Mágico era un compañero de bando, era una grata sorpresa para Matt encontrarse con el par de magos, no esperaba que la Orden aceptara la invitación tan pronto sabiendo de los problemas que sacudían las islas británicas. 

-Capitán Tolleman, ellos son Hobbamock Graves con el cual he trabajado en varias ocasiones y Nathan Weasley miembro del Fondo Monetario Internacional Mágico – Matt presentó al par de magos mientras estrechaba sus manos.

 

-Bienvenidos a la 184, soy Clark Tolleman Capitán del Escuadrón, un placer recibirlos – el experimentado bombero se acercó a saludar a los recién llegados – Como podrán notar nos encontramos rehabilitando la estación, pero si gustan hay café en la cocina y una barbacoa de bienvenida se está cocinando en el patio trasero, allí podremos presentarle al resto del equipo y conocernos un poco más – terminó de recibir a los magos.


 

 

@Rory Despard @ @ @Melrose Moody




#5363351 La 184

Escrito por Syrius McGonagall el 26 septiembre 2020 - 19:30

Matt Ironwood.

 

Al llegar a la cocina y ver a los causantes de todo aquel alboroto no pudo contener la carcajada, un grupo de siete crups se debatía entre mover la cola a los magos y enseñar los dientes a los nomajs. –Son crups – le explicó a sus compañeros  nomajs mientras se arrodillaba junto a uno y le acarició la cabeza lo que tuvo como respuesta una lamida del pequeño animal en la mejilla.

                                                              

-¿Por qué nos gruñen a nosotros y a ustedes no? – preguntó el capitán Tolleman mientras trataba de guardar una distancia segura con el crup mas próximo que no dejaba de enseñarle los colmillos.

 

-Es una raza de perro creada por magos, es totalmente fiel a los hechiceros pero desconfía totalmente en los no mágicos – explicó Matt mientras se volvía erguir del suelo al escuchar la sugerencia de Catherine –Creo que lo mejor si,  saquémoslos de la cocina y busquemos un lugar donde dejarlos hasta que le podamos encontrar  hogar – el castaño se giró hacia Theseus un mago que al igual que Matt formaba parte del FBI pero hasta su transferencia a la 184 trabajaba en la Oficina Regional en San Francisco -¿Me das una mano para llevar a estos pequeños, tiernos y prejuiciosos demonios abajo? –

 

-Claro – contestó el pelirrojo mientras alzaba a los dos crups mas próximos que pronto comenzaron a lamerle el rostro –Parecen ser hermanos, una camada – comentó el mago mirando a Matt.

 

-Deben tener casi un año a juzgar por su tamaño – observó el Ironwood mientras luchaba por sostener a dos de ellos en sus brazos. Al final dejaron a los siete crups en la primera planta, Alex encontró una pequeña cerca en uno de los depósitos y armaron un espacio improvisado para los animales con agua comida y unas mantas.

 

-¿Saben que sería interesante? – comentó a Bel y a Catherine al regresar de darle de beber a los crups – Lograr que alguno de ellos se encariñe con los nomajs, lo podríamos tener como mascota de la estación y sería un gran símbolo en esta unión mágica – no mágica, ¿Qué opinan? –

 

-Que es una gran idea Ironwood – una voz hizo que el ojiazul levantara la vista hacia la escalera que conducía a la segunda planta, descendiendo por la misma cargando con unas cubetas llenas con productos de limpieza se acercaba Myhkaila sonriendo, era la chica que recientemente se formó como paramédico para trabajar con el cuerpo de bomberos de Honolulu –Me encantan los animales, estoy dispuesta a darte una mano con los crups -

 

 

@Melrose Moody @Rory Despard 




#5363343 Castillo Evans McGonagall (MM: B 97458)

Escrito por Syrius McGonagall el 26 septiembre 2020 - 18:14

Matt Ironwood.

 

 

Siguió con la mirada el extraño e ido accionar de la bruja que se llamaba Catherine, jamás la vio por el castillo, ni siquiera recordaba haber escuchado su nombre en alguna conversación  pero parecía ser una vieja conocida para Bel. La mujer anunció que una compañera de bando pronto arribaría a la cocina ¿Cómo sabia aquello? ¿Había recibido un mensaje de la Moody? Si giró con la taza humeante de café y miro confundido a Bel antes de volver a centrar su atención hacia la Moody que observaba tras las cortinas como todavía algunos insectos  impactaban mortalmente contra la ventana.

 

 

La visión de los insectos reencauzó la atención del mago al verdadero asunto de aquella improvisada reunión, algo sucedía en los terrenos familiares y debían encontrar una solución, pero el entorno no lo estaba haciendo fácil, demasiadas cosas extrañas estaban sucediendo en la cocina. Trató de no imaginarse cuál sería el contenido de la sospechosa copa de la cual bebía Catherine y que recientemente le entregó una pequeña elfina doméstica y la llegada de Madeleine tampoco ayudó en la concentración.

 

-Buenos días Madeleine – saludó a la bruja de baja estatura que acaba de llegar, conocía a la Moody de algunas de la Orden del Fénix, era una buena compañera aunque un poco hosca. Aprovechó a beber otro sorbo de su taza de café mientras Bel le explicaba a la bruja lo que acontecía desde hacía unos días en el castillo, mientras observaba a las mujeres hablar no pudo dejar de notar que Madeleine parecía confundida, no por lo que le contaba la Evans sino por algo más que no lograba descifrar, en cierto punto notaba una actitud algo similar a la que mostraba Catherine ¿Qué le estaba sucediendo a las Moody?

 

-Bien, ya estando todos al tanto de la situación, manos a la obra – Matt se levantó de la gran mesada central sujetando su taza vacía de café y la dejó en el fregadero, el sonido de los insectos impactando contra las ventanas se detuvo pero por lo que comentó Bel aquel extraño comportamiento en animales y plantas sucedía desde hacía un tiempo. El Ironwood se dirigió a la pequeña puerta que conducía al exterior desde la cocina y la abrió, del otro lado una hermosa mañana de otoño le dio la bienvenida.

 

El sol ya se alzaba por encima del horizonte y bañaba de luz dorada los arboles de los bosques que rodeaban el extenso predio familiar, la luz llegaba hasta el castillo y daba una agradable sensación de calidez. Los pájaros llenaban el aire matutino con una sinfonía de diversos cantos, el castillo Evans McGonagall y sus terrenos era un lugar muy hermoso y aquella postal que les regalaba la mañana no hacía más que confirmarlo. ¿Cómo era posible que sucedieran aquellas cosas que comentó Bel en un lugar como aquel?

 

 Pero solo bastó con que Matt se girara hacia las ventanas de la cocina que tenía a su espalda para ver el revoltijo de insectos estrellados que chorreaban líquidos por los vidrios hasta el césped que había debajo. Aquello no era normal. El castaño se acercó hasta las ventanas y tocó unos de los pequeños cuerpos, debían ser cerca de un centenar, era como un enjambre. -¿Ha sucedido algo así antes? – preguntó a nadie en particular, aunque posiblemente la que persona que tuviera una respuesta fuera Bel.

 

El mago se apartó de la ventana y se limpió los dedos en su pantalón -¿Dónde están las plantas marchitas? – preguntó a Bel.

 

 

@Melrose Moody @Ellie Moody @Rory Despard




#5362539 Demiurgos: Casi en directo

Escrito por Syrius McGonagall el 17 septiembre 2020 - 16:14

Me encanto el podcast y eso que nunca escucho xD, me rei bastante con sus comentarios y me gusto conocer todo ese quilombo con Pandora que existía en la evans y que nunca termine de entender.

 

El podcast lo escuche ayer por la noche pero como soy vago contesto hoy recién jajajaja, como dije arriba me encanto esta modalidad y realmente me parece un gesto muy lindo de compromiso por parte de ustedes con esta tutoría, nos subieron la vara jajajajaja tenemos que esforzarnos nosotros los estudiantes.

 

Quiero que se repita si!!! Y pasar un rato aprendiendo y divirtiéndome mientras las escuchó, genias!!!




#5362530 La 184

Escrito por Syrius McGonagall el 17 septiembre 2020 - 13:23

Matt Ironwood.

 

 

 

 

Su presentación fue escueta y concisa como la consigna lo exigía, lo que realmente le interesaba al castaño en aquel momento era la presentación de la última persona, Catherine Moody. Era todo una sorpresa verla en aquel lugar, ni en su más loca posibilidad barajó la carta de la bruja, no podía negar que lucía más entera y centrada que en su último encuentro pero aún así le costaba verla trabajando en aquel grupo, ojalá estuviera equivocado.

 

Una vez las presentaciones finalizaron y despidieran las autoridades, realizaron un pequeño tour por el edificio de dos plantas que confirmó el temor que se le cruzó por la cabeza al mago al toparse con la descuidada fachada, que el interior estuviera peor. 

 

El gimnasio daba pena, los aparatos y mancuernas que no fueron robados lucían una cobertura cobriza de óxido que resaltaba entre el polvo y las telarañas pero más desazón y hasta un poco de preocupación daban los baños, el mago no estaba seguro de si sería sano ducharse en aquel estado. La cocina y la enfermería lucían un poco mejor pero ambas presentaban claras evidencias de que no recibían atención desde hacía décadas. 

 

-Tendremos tiempo de sobra para conocernos mejor mientras limpiamos - bromeó el capitán Tolleman.

 

-Hay mugre acumulada aquí desde los 90s, menos mal que tenemos magos de la limpieza en el equipo - el hombre que trabajaba como policía se giró hacia sus compañeros sonriendo.

 

-Y una buena cantidad de baldes, agua lavandina y 24 manos trabajadoras - acotó rápidamente Matt escuchando las risas.

 

El Ironwood se encontraba limpiando los baños junto con las otras Evans, el baño estaba tan deteriorado que el grupo decidió que lo mejor sería hacerlo con magia. Sus hechizos de limpieza no eran los mejores, demasiada dependencia de los elfos cuando viajaba al castillo Evans y en su pequeño apartamento en Honolulu lo más normal es que limpiara sin ella. 

 

-Tendríamos que contratar unos elfos para que nos capaciten- bromeó Matt mientras hacía levitar una especie de… no se que , no estaba seguro de que era esa maraña de pelo, tela y humedad que chorreaba agua sucia del sumidero de una de las duchas -Dios, ¿como se pudo formar esto? - exclamó mientras conducía al desparpajo chorreante a una enorme cubeta de plástico gastada. 

 

La bola de pelos dio un golpe pesado al llegar al fondo -¿Han tratado con nomajs antes? - preguntó observando a sus acompañantes, eran los únicos en el baño pero aún así bajó la voz. Estaba casi seguro de que su respuesta sería afirmativa, sino no se hubieran unido a esta causa, aunque todo podía ser. El por su lado pasó toda su vida rodeado por nomajs, nació y se crió en un barrio clase media en la ciudad de Hilo, parte de su familia era nomajs, asistió a una escuela no mágica hasta los once años, su padre pese a ser un mago trabaja de bombero en Hilo, de niño le encantaba visitarlo en la estación y ahora como agente del FBI se vio en muchas ocasiones en constante contacto con la población no mágica.

 

Mientras hablaban se sintió un grito que llegaba desde fuera, el mago detuvo la limpieza de la ducha atento, se volvió a repetir, más voces se oyeron, gritos de "hay algo en la cocina", sonido de vasos y platos arrojados y unos gruñidos no humanos llegaron hasta ellos. El castaño observó a las brujas confundido y no se lo pensó dos veces, se levantó varita en mano y salió hacia la cocina. 

 

 

@Rory Despard @Melrose Moody 

 

 




#5361952 Elecciones a Ministro de Magia

Escrito por Syrius McGonagall el 12 septiembre 2020 - 23:05

Bueno, a votar nuevamente se ha dicho!!!

 

Lamentablemente mis tres candidatos iniciales no llegaron a esta instancia, pero estoy seguro que cualquiera de los dos que quedan trataran de hacer un gran trabajo y crearan tramas tan divertidas y globales como hizo Aaron.

 

Siendo justo apenas conozco tanto a Nathan como a Sagitas, si he compartido aunque sea un rol con ellos es decir mucho xD, por lo tanto el que gane espero poder que se den más espacio para  rolear con nuestros pjs.

 

Creo conveniente también desligarme de toda la polémica que hay entorno a Sagitas, jamás tuve un problema con ella como jamás lo tuve con ningún otro usuario en el foro, y espero jamas tener porque a este lugar vengo a divertirme, #mipolitica xD.

 

Bien ahora a los bifes, mi voto es pese a que los dos candidatos son de la Orden, al igual que mi pj voy a votar por aquel que he visto muy activo últimamente en el bando, ya sea creando nuevas tramas para todos los miembros como participando en las que ya existen, espero que esta actividad e iniciativa que pareció encenderle la nominación no se acabe sea cual sea el resultado, lo que todo bando necesita es gente dispuesta a trabajar, compartir y divertirse, por eso mi voto es para…..

 

Nathan A. Weasley

 




#5361459 Elecciones a Ministro de Magia

Escrito por Syrius McGonagall el 10 septiembre 2020 - 00:17

Bueno voy a ser conciso porque es lo que mejor me sale xD. Bien apoyo la idea que esta persona tiene un perfil, un buen rol y responsabilidad para ocupar el cargo de Ministro de Magia, además de los candidatos y poniéndole en sentido on rol Matt votaría por el porque representa los ideales y actitudes que le gustarían en un lider, por lo tanto mi voto es para el señor…….

 

Nathan A. Weasley