Ir al contenido


Fin de la Primera Temporada de Rol en la CMI. No te olvides de nominar tus roles preferidos en los Premios de Final de Temporada. Link
Conoce el nuevo contexto de rol global de la Segunda Temporada de Rol en la CMI. Link

Goderic Slithering

Miembro desde 09 sep 2007
Última actividad Hoy, 18:21
****-

#5348348 Enemigos de ayer y hoy

Escrito por Goderic Slithering el Ayer, 22:43


No se molesta por la respuesta de Ellie, ni siquiera por su tono. Si se molestara por detalles como esos, en una situación de peligro como la que estaban ya habría muerto hace tiempo. Sin embargo, su mente se centra en la pregunta de la Karkarov. No está seguro si el ilusionismo pueda funcionar en la legión, podrían intentarlo para dar una orden diferente a la que recibieron pero no está seguro sobre cómo funciona esto de los demonios ¿eran simplemente generales y ellos su ejército o existía alguna magia o feromona que les obligaba a actuar? Si fuera lo segundo, duda que el ilusionismo sirva demasiado. Responde a Emily con un gesto cabeza que fácilmente se puede interpretar como un «No lo sé».

Observa a Ellie colocarse en cuclillas y colocando sus manos en el suelo. Recuerda inevitablemente el pasado, donde debía colocar la varita en el suelo para conjurar un hechizo en particular. Inmediatamente después Goderic entiende lo que está pasando. La bruja utilizaba sus conocimientos en ocultismo y demonología para invocar espíritus y almas en pena. La temperatura baja inmediatamente en la mazmorra y su piel se eriza. No le teme aquellas criaturas, después de todo están controladas por una de sus compañeras, pero la energía que les rodea inevitablemente le causa aquellas reacciones.

El mago sabe que si el objetivo del ente que está a cargo del ataque busca el Necronomicon, tendrán que esforzarse más. No es que no lo estuvieran haciendo pero se habían limitado por sus temores. Por lo mismo, centra su psiquis en uno de los demonios menores pertenecientes a la legión. Siente resistencia por su objetivo, revelando que, probablemente, también sean capaces de utilizar poderes psíquicos. La lucha entre dos mentes es algo sin duda etéreo y difícil de explicar y comprender pero real.

Goderic sabe que debe colocar una barrera en su propia mentes. Sabe que, de poseer conocimientos de oclumancia podría resultar más fácil cerrar aquel nexo psíquico que acababa de abrir. Sin embargo, no lo posee. El mago no lo sabía pero dentro de una legión habían subgenerales y una jerarquía que les permitía organizarse de mejor forma en sus ataques y, para su mala suerte, había decidido atacar a uno de esos subgenerales por lo que su ataque más que fructífero sufrió un efecto rebote. Siente como si su cuerpo ya no fuera su propiedad, tampoco su alma. Todo le pertenecía a Vashyah. No sabe quién es, solo sabe que es su dueña. «Mátalos»

A su orden, ama Vashyah

El mago levanta su varita y apunta hacia la bruja más cercana. Cuando está a punto de atacar, la conexión psíquica se rompe. No sabe quién ni cómo, pero alguien había interrumpido la conexión (ya fuera de forma consciente o no) atacando al demonio. No se preocupa de quién lo había ayudado, probablemente algún espectro de Ellie o alguno de sus compañeros, podría ser incluso su sombra que había invocado minutos antes para aumentar sus números.

Respira profundo para recuperar su fuerza mental. Sin embargo, sabe que debe informar a sus compañeros por lo que grita aquella información con la poca fuerza que le queda. Toma una poción revitalizante para recuperar energía.

¡No usen ilusionismo contra los demonios, ellos también cuentan con poderes psíquicos!

Luego les comentaría sobre Vashyah, aunque duda que el nombre de su enemigo fuera relevante.




#5348344 Prueba del Libro del Caos - Mayo 2020

Escrito por Goderic Slithering el Ayer, 21:07


Ya pronto se irá, no seas impaciente.

Es un sinsentido seguir manteniendo al poltergeist en el campo de batalla, considerando que su contrincante ni siquiera puede invocar otro señor del caos. Era una lástima que ninguno de los dos magos pudiera hacer algo para lograr la desaparición de aquel ser. Solo podían dejar que el tiempo hiciera lo suyo y, por suerte, ya quedaba poco para que el ente desapareciera y dejara de hacer chistes sobre su actuación en el duelo o sobre su físico.

Observa como un cerco lumínico absorbe los filamentos de fuego que había enviado hacia la bruja. Es una lástima que su hechizo no conectase, peor era que la Rueda del Caos que había invocado reuniendo las fuerzas del caos no hubiera tenido efecto alguno sobre su fuerza. Esperaba poseer el doble de potencia en sus hechizos, así podría acabar relativamente fácil el duelo con un cinaede. Sin embargo, debía ajustar su táctica a los resultados del azar inherente al caos.

¡Vitae!

A penas pronuncia aquellas palabras, uno de los tanques (el más cercano a la bruja) comienza a mutar según los deseos de Goderic. El cañon integrado al tanque comienza a mutar convirtiéndose en un largo y afilado cuerno, siendo una versión mejorada del patronus rinoceronte que había enviado previamente. El mago no creía necesario más cambios, a pesar de la mecánica interna del tanque todavía estaba capacitado para embestir como lo haría un rinoceronte. Además, su cuerpo era blindado por lo que no sería fácil de destruir. Dudaba que aquel tanque siguiera manteniendo municiones luego del abandono, por lo tanto decide improvisar dándole las características de un rinoceronte.

El tanque vitalizado viaja rápidamente hacia la bruja para dañarla gravemente, mientras que su propósito es defender al mago, interponiéndose ante cualquier ataque que pudiese poner en riesgo a su creador. Supone que Emily realizaría algún ataque para detener el vitae, por lo que levanta su varita para presionar más reduciendo las posibles estrategias de la bruja. Tras un simple floritura, pronuncia:

¡Silinuisca!

Las risas de Peeves no se hacen esperar. Goderic sabe que su contrincante había decidido vengarse de su maldición. No se molesta ya que su rinoceronte-tanque se vengaría por él. Las ruidosas carcajadas del poltergeist comienzan a desaparecer. Al fin la paz había llegado.




#5348286 El Día de la Ira

Escrito por Goderic Slithering el Ayer, 01:46

Goderic


Escucha atentamente el relato de la elfina. Le preocupa lo que deduce de él: los muggles han logrado interferir con la magia evitando que Valkyria pueda desaparecer o había magos apoyándolos realizando hechizos anti desaparición. Ambas opciones le parecen creíbles. A su vez, teme a ambas opciones. Su mente ni siquiera ahonda en la idea de que ocurran ambas a la vez. Su piel se eriza levemente, sin embargo prefiere ignorar aquella sensación de peligro y pesimismo.

Las palabras de Kaori estremece brevemente su mente. Sin embargo, una sonrisa irónica aparece en su rostro ¿ensuciarnos las manos? Eso lo hacían cada día, no se puede luchar a las artes oscuras con flores y mariposas. Entiende a lo que se refiere pero no se espanta por ello, realmente ¿qué diferenciaba de aquellos muggles de algún nigromante que asesina para experimentar los secretos de la muerte? No mucho realmente. Ambos buscan un poder que les protegiera de algo: la muerte, su libertad, etc.

Si pedimos refuerzos no pueden ser muchos. Infiltrarse no será fácil y entre más personas seamos más difícil será.

Infiltrarse sonaba lógico pero a todas luces sería peligroso, si realmente había un hechizo antidesaparición necesitaban entrar como muggles pero en el nivel de alarmas en las que se encontraban luego de encontrar a Valkyria ¿no reforzarían su seguridad? Reemplazar empleados del lugar resultaba más fácil decirlo que hacerlo, se necesitaba cierta planeación para no arruinar la operación, debían conocer sus hábitos, relaciones simples e incluso información técnica de sus trabajos. Por suerte, poseían la habilidad de entrar en la mente ajena con legeremancia por lo que podrían obtener esa información de forma relativamente sencilla pero ¿cómo llegar a esos empleados?

Duda poder encontrar cuatro empleados que aún no llegaran al trabajo y con un nivel de acceso adecuado para el rescate. Utiliza sus dedos para golpear la mesa, un tic que tiene cuando se encuentra pensando. Sospecha que dado que descubrieron a la bruja tan rápidamente, seguramente habrían cámaras en todas las secciones y ante la aparición de un elfo doméstico las alarmas saltaron. Enviar nuevamente a la elfina dentro sería solo colocarla en riesgo, además se aplicaría el dicho «Por haber golpeado la hierba, habéis asustado a la serpiente que se esconde en ella». Normalmente aquella estrategia se utiliza para sondear al oponente, pero en este caso golpear demasiado pronto podría causar que los investigadores notaran el peligro y destruyesen evidencia o matara a Valkyria.

Lo mejor sería ingresar como visitantes autorizados, conocer el interior y tener una mejor idea de a qué se enfrentan. Una vez teniendo más información y conociendo la ubicación de la bruja, deberían revelar sus identidades, tomar rehenes y salir de ahí con métodos quizás poco ortodoxos. El problema seguía siendo el mismo si él fuera un muggle ¿a qué visitantes dejaría entrar a aquellas instalaciones? Solo se le ocurrían dos opciones: políticos o diplomáticos influyentes o empresarios poderosos que quisieran financiar las investigaciones o comprar los futuros resultados. A penas piensa en la última opción, un nombre viene inmediatamente a su mente.

Tengo contactos con un empresario muggle bastante poderoso financieramente hablando. Quizás él pueda conseguir que entremos a las instalaciones e incluso podamos saber más sobre las investigaciones.

Hace años había tenido una visión sobre sus hijos. Aquella visión y sus deducciones le llevaron a investigar y mantener vigilada a Atenea, una bruja que trabajaba para él y que tenían una larga historia detrás. Un par de años atrás, el esposo de la bruja había convertido una empresa normal en un gran imperio empresarial. No duda que debido al crecimiento explosivo, su círculo social sea amplio. Un caballo negro solía llamar la atención.

Atenea le debe algunos favores, podía ser hora de cobrarlos.

Sin embargo, no estoy muy seguro de que acepte a algo tan riesgoso como esto y si lo hace no será gratis.

Debía decirlo porque si debía negociar con Frank Cooper quizás necesitaría la ayuda del simposio o de la Orden del Fénix para satisfacer sus demandas.


@Roxanne W. @Ellie Moody @Emily Karkarov




#5348090 Prueba del Libro del Caos - Mayo 2020

Escrito por Goderic Slithering el 21 mayo 2020 - 20:35


Maldición piensa algo enojado luego de ser afectado por su contrincante con un incómodo silencius. Aunque su furia está netamente relacionada a Peeves quien continúa realizando sus bromas de mal gusto e infantiles como «¿Tienes tanto susto que no puedes hablar?» o «Jaja mi belleza te dejó sin palabras». Además, la magia que había utilizado no le había traído la fortuna que espera, lo que claramente no ayuda a fomentar un buen humor.

Silenciado y de mal humor, se inspira en su arrebato interior para concentrarse y realizar una maldición sobre la bruja. Cualquier hechizo que trate de realizar sería evitado, surgiendo una versión ridícula. Espera que aquel efecto ridículo sea suficiente para desconcentrar a Peeves, desviando su atención. Y, en efecto, cuando la bruja trata de realizar un cinaede, no es capaz de pronunciarlo bien. El «cinetresde» pronunciado solo ocasionó unas chispas que revolotean antes de caer y las risas de Peeves que, por primera vez, le resulta contagiosa.

La fina capa de gas mágico que cubría a su contrincante, cortesía de aquel poderoso Cíclope (pero tan temperamental como para huir de Peeves) comienza a desaparecer. Sabe que sus efectos ya han desaparecido por lo que es hora de comenzar a atacar de verdad y no verse restringido sólo a poco dañinos. Ya no tendría esa capa para defenderla y, lo que era mejor, la bruja aún no poseía la fuerza para volver a invocarla.

¡Flechas de fuego!

Un conjunto de filamentos de fuego que salen disparados uno tras otro directo al torso de la bruja. Los filamentos al mínimo contacto incendiarían la piel de Emily, produciéndole no solo quemaduras sino también heridas sangrantes. Podía ser un hechizo bastante cruel y dañino pero, lamentablemente, había invocado a Peeves por lo que quería acabar rápido el duelo. Además, él sabe conocimientos de primeros auxilios por lo que no había peligro real en aquel enfrentamiento. Bueno, no había peligro más allá de perder la cordura ante los molestos comentarios del poltergeist.




#5347852 Enemigos de ayer y hoy

Escrito por Goderic Slithering el 19 mayo 2020 - 15:40

Maldice internamente al ver la situación actual. No sabe cuánto tiempo más podrá mantenerse a la cantidad absurda de objetos inanimados que cobran vida, además de aquellas criaturas demoníacas que lentamente se acercan. Rodeándolos. Sin dejarle mucha escapatoria. No le agrada sentirse cada vez más encerrado, como si los quisieran mantener reunidos en un lugar. Tiene un mal presentimiento pero ¿qué puede hacer? No es que estuviesen encerrados por propia voluntad. Repite en su mente que no debió sugerir el bajar al subsuelo.

Odia tener que estar en un estado de vigilia tan intenso. A diferencia de sus compañeros, él no reconoce ningún artefacto ya que participó en pocas misiones del clan. De hecho, cree solo haber participado en una donde debía ir tras un nigromante. No obstante, no logra ver ningún inferi en la cercanía (lo cual agradece porque siente que sería muy extraño guardar un muerto viviente en aquella bóveda) como para poner a prueba su experiencia. Por lo mismo, cada objeto desconocido podía resultar ser un objeto maldito y que quita vida sin importar su apariencia. Pueden lanzarle una piedra y el mago la esquivaría como si fuese su kriptonita.

Mientras esquiva trata de utilizar sus conocimiento de Fragoquinesis. Sin embargo, no resulta tan efectiva como desearía. Quizás sea porque los objetos se encuentran vivos y en movimiento, lo que dificulta concentrarse lo suficiente en su objetivo. Logra pequeños daños como en extremidades de ciertos objetos, como un par de dedos del monstruo metálico que solo le hacía enfadar más.

Teme que utilizar escendia fuera más peligroso que efectivo. Introducirse dentro de objetos malditos como aquellos podría dañar su propia alma o mente, o eso es lo que teoriza, por lo que no se atreve a poseer aquellos objetos. Sobretodo, porque teme que ya han sido poseídos por algo. Sus compañeras parecen sugerir que son demonios. Nunca había luchado contra una legión demoníaca. Se siente algo perdido pero como en toda batalla, las tropas perderían su cabeza si derrotaban a su general. Las preguntas eran... ¿quién era aquel general? ¿qué quiere? ¿dónde está?

Un sudor frío recorre su espalda cuando encuentra una posible respuesta.

¿Creen que vengan por el Necromicon?




#5347806 Prueba del Libro del Caos - Mayo 2020

Escrito por Goderic Slithering el 19 mayo 2020 - 00:18

Observa con molestia como su contrincante es capaz de invocar a un Cíclope quien está dispuesto a ayudarla con su potente magia. El rinoceronte se queda intentando golpear desde todos los ángulos sin embargo, los ataques no rinden fruto gracias a la capa gaseosa protectora. Realmente no le parece del todo justo tener a dos contrincante con los que luchar pero sabe que es una jugada riesgosa pues como podría beneficiarla también podría obstaculizarla. Increíblemente la suerte le sonríe esta vez.

Teme invocar un Señor del caos ¿y si surge la hechicera o un trol? Estaría perdido. Ya bastante malo era luchar contra 2 contrincante pero ¿contra 3? se volvería demasiado complicado. Sin embargo, debe reconocer que le atrae la idea de estrujar al cien por ciento sus capacidades para poder sobrevivir en una batalla como tal. La ventaja numérica no necesariamente implicaría su derrota. Habiéndose convencido invoca su propio Señor del Caos.

«¡Ouch! No puede ser posible»

Lógicamente hablando, la invocación de Peeves era una gran suerte ya que inmediatamente expulsa del lugar al Cíclope. Sin embargo, Goderic siente un poco de pesadez por no poder luchas en condiciones desfavorables pero, por sobretodo, el tener que soportar a Peeves por tanto tiempo no le era para nada de su agrado. Ignora sus chistes molestos sobre su edad y de cómo iba a ser derrotado por una mujer. Le parece de mal gusto las bromas misóginas pero no hay mucho que pueda hacer para hacerlo desaparecer.

Lanza las flores que surgen de su varita a la cara del poltergeist. Recibiendo de regreso algunos epítetos molestos sobre cómo el mago había caído rendido ante su belleza y por eso le regalaba aquellas flores. Sabe que su sobrina lo atacará aprovechando la distracción de Peeves, por lo que le ordena a su rinoceronte interponerse en cualquier hechizo que pudiese dañar a su creador.

Anular vitae

A penas aquellas palabras fueron pronunciadas, la bruja ya no podría realizar aquel encantamiento. Limitando así sus posibles estrategias futuras. El mago observa como su rinoceronte plateado comienza a desaparecer luego de defenderlo del hechizo enviado por la bruja, el cual sin duda reconoce como sectusempra.




#5347748 El Día de la Ira

Escrito por Goderic Slithering el 18 mayo 2020 - 16:35


Goderic


Su reloj comienza a arder. Abre inmediatamente sus ojos ¿qué cosa tan importante podría haber pasado para que lo despierten? Aunque con la situación general del mundo, temía lo peor. Observa las letras que aparecen en la correa de su reloj: C4M_07_IPP. Se levanta de un salto de la cama, ni siquiera tiene tiempo para bañarse antes de vestirse. Aquella clave era un código sencillo: Catástrofe nivel 4 (C4M), en la que se vió afectado el presidente del MACUSA (07) y se solicita instrucciones para proceder (IPP). No había necesidad de mencionar que una catástrofe de nivel 4 implica cientos de muertos e infraestructura crítica dañada por ello la reacción del mago.

Sabe que Wilkinson podría manejar la situación temporalmente pero sabe que su presencia es requerida. Gira sobre sus propios talones y desaparece rápidamente. Los rostros de angustia de sus subordinados le alarman. William Wilkinson, quien había quedado a cargo mientras él no estuviera, se acerca con notorio nerviosismo y preocupación. Su reporte breve le hace palidecer. ¿Hogwarts había sido atacado? Un escalofrío recorre su espalda. Siente alivio de haber retirado a sus hijos del colegio a penas comenzó a endurecerse la guerra.

Poco le importaron las quejas de sus hijos y la paz que exigía la Comunidad internacional de magia. No, sus hijos debían mantenerse en una casa segura de la Orden. No los expondría a algún peligro. Incluso si Hogwarts era el lugar más seguro para los jóvenes, el mago entendía que sitios de importancia como aquél y con tanta aglomeración de personas era sin duda un posible objetivo para aquellos que quisieran hacer daño importante a una nación.

¿Cuántos de los miembros del SMS murieron?

Casi todos nuestros espías en el MACUSA fallecieron, ya hemos encontrado sus cuerpos. Solo sobrevivió uno que estaba en una misión en una embajada extranjera. Ya me hice cargo de notificar a la familia, no se preocupe por ello.

Bien. Asegurate que nos les falte nada ¿Qué sabemos del presidente del MACUSA?

Desaparecido. No hemos encontrado su cuerpo, creemos que está vivo aunque hay algunos rumores que ha muerto.

No hagas nada para apagar aquellos rumores, al contrario alientalos. Lanza un grupo pequeño de búsqueda, pero tienes que ser sutil. Además, busca a un grupos de voluntarios para introducirse nuevamente como espías del MACUSA. Controla a los magicongresistas. Debes vigilarlos y utilizar nuestras cartas para frenarlos cuando se pasen de la raya.

La conversación se da mientras caminan a su oficina. Sabe que será un día ocupado. No hay mucho que hacer con los fallecidos dentro de la institución, tampoco con evitar un nuevo ataque muggle. Solo puede hacer sus esfuerzos para que lo peor de la política no acabe con la sociedad.

Llama a todo miembro del SMS que se encuentre realizando misiones del grado D a F en el extranjero y que regresen a los Estados Unidos con discreción. Los magos que se encuentren en los otros grados deben acercarse solo si la misión lo permite. Es probable que esta vez sí tengamos que actuar.

Se sienta penumbroso en la silla. Desde que había asumido el control del Servicio Mágico Secreto, no había realizado una orden de tal magnitud como aquella. No había interferido tan abiertamente ni siquiera en la guerra internacional. Sin embargo, ahora tendrían que trabajar tanto al cubierto y encubiertos. Odia esta sensación de muerte que circula en el ambiente. Está a punto de seguir dando instrucciones cuando su moneda manifiesta el llamado de Kaori. «¡¿Quieren que me divida en tres?!» piensa algo agobiado. No obstante, sabe que el llamado debe ser para algo importante.

William, debo irme. Estamos en contacto. Llamaré a James ¿lo recuerdas? Él te ayudará en lo que pueda, sigue sus consejos pero ten en cuenta que tu sigues al mando. Quiero un informe diario, sin importar lo irrelevante que parezca la información quiero conocerla. Recuerda que la misión principal de todos es mantenerse con vida, no quiero héroes ni mártires ¿escuchaste? Bueno, cuidate.

Por segunda vez en minutos, gira sobre sus talones. Bien podría abrir portales con la Fulgura Nox pero prefería la desaparición, aunque fuese más insegura con los riesgos inherentes. Al llegar, encuentra a tres brujas ya conocidas por él. Cada una con un rostro tan miserable como el anterior. Podía entenderlo, pocas veces se había visto un desastre de aquel nivel en el mundo mágico. Saluda con cortesía pero no dice palabras extras, sentía que sobraban. Nota el pensadero y se sumerge en él sin preguntar.

Levanta la cabeza y no dice nada. Su mandíbula se encuentra tan tensa controlando su ira que le resultaría difícil hablar. Espera que Kaori o Ellie den una instrucción.Probablemente el primer paso sea rescatar a Valkyria. Sin embargo, el mago no lo sugiere. No sabe si sería capaz de contenerse en aquellos momentos. Si veía a un muggle, a uno de aquellos que se hacían llamar científicos ¿sería capaz de controlarse? No lo sabe. Tampoco se encuentra muy seguro de querer deshacerse de aquellos pensamientos.




#5347705 El Día de la Ira

Escrito por Goderic Slithering el 18 mayo 2020 - 03:04

Frank Cooper

Le resulta difícil hacerlo pero logra separarse del abrazo con su hijo. Se limpia los resto de lágrimas que quedaban en su rostro con las manos, ya que el único pañuelo limpio que llevaba se lo había pasado a su hijo. Lo observa de pies a cabeza buscando cualquier señal de herida, su brillante y cálida sonrisa -que él no había notado- desaparece cuando nota con preocupación las manchas de sangre de Nicholas aunque pronto nota que la sangre no es de él. Reaparece aquella reconfortante sonrisa de alivio.

Un rostro familiar se acerca. Lo reconoce del mundo muggle aunque nunca se lo ha topado en persona. No se esfuerza en ocultar el asombro al descubrir que aquel hombre era un mago al igual que él. Quizás se convertiría en un punto de unión que le permitiría en un futuro aumentar sus socios comerciales y formar una alianza. A pesar de lo interesado que se siente en inmiscuirse en los motivos del porqué el mago se encuentra inserto en el mundo muggle evita mencionarlo. Cada persona tiene sus secretos y sería muy indiscreto preguntar por éstos en su primera reunión.

Exactamente, mi nombre es Frank Cooper. Mucho gusto en conocerlo en persona aunque desearía que no fuera en circunstancias tan alarmantes como estas. Estos muggles si que se fueron por la borda...— su instinto asesino comienza a fluir cuando su hijo le pega con su codo para ser presentado.— Él es mi hijo, Nicholas. Se encuentra bien, le agradezco su preocupación.

Los llantos y gritos de una alumna interrumpen su conversación. Al Cooper poco podría importarle la situación de los enterrados en la sala común de Slytherin. No, no tenía nada que ver con su linaje ni lo que profesaban sino simplemente no era de su interés. Ahora que su hijo se encontraba a salvo ya no tenía nada que hacer ahí. Deben volver rápido a casa, tomar un descanso y planear qué harán en el futuro. Él debía pensar qué haría con aquellos muggles que de pronto se hicieron valientes. Además, seguramente Atenea estaría muy preocupada solo viendo a su hijo sano y salvo podría relajarse.

Cuando está a punto de despedirse de Sebastian, observa el rostro de Nicholas. No necesita utilizar legeremancia para saber los pensamientos de su hijo. Si no se equivoca (y no lo hacía) su pensamiento sería algo como «¿Es en serio papá? ¡Vamos a ayudar! Ni se te ocurra fingir demencia sobre esto». Resopla descortesmente. Sin embargo, avanza en dirección de la chica, no tenía grandes ideas sobre qué hacer para ayudar ya que no se consideraba el mago más poderoso de la historia pero sabe que sería de ayuda. Antes de seguir avanzando mira a Nicholas advirtiéndole que no se separe de su lado.




#5347665 Prueba del Libro del Caos - Mayo 2020

Escrito por Goderic Slithering el 17 mayo 2020 - 23:08


El mago se acerca algo decepcionado. Esperaba algún tipo de recompensa por haber conseguido capturar la bandera. No le hubiera molestado que el premio hubiese sido aquella moneda o cualquier objeto sin valor. Sin embargo, al también recibirlo Emily le quitaba lo exclusivo y, por ende, ya no podía considerarse una recompensa. Además, por las palabras de la bruja quedaba claro que era un traslador. A pesar de su decepción inicial, aún así recibe con una sonrisa la moneda de la Guerrera Uzza en señal de haberse divertido con aquella lección.

En el instante que recibe la moneda, desaparece sin siquiera tener tiempo para despedirse de la bruja. El nuevo escenario que les da la bienvenida le llama su atención, logrando reconocer que se encontraban en lo que aparentaba ser un cráter. Observa que Emily, su oponente, se encuentra a unos ocho metros de distancia. Espacio suficiente para mantener un duelo, normalmente prefería una mayor separación pero no vale la pena el esfuerzo para el mago.

El ambiente en general era amplio y con un entorno belicista. Logra observar una flota de camiones militares a unos ocho metros de distancia a la espalda de la bruja. Sin embargo, por la distancia no logra apreciar muchos detalles aunque tampoco le llama su atención eran simples vehículos con un exterior adaptado para potenciar su camuflaje en exteriores montañosos. Nada que le llame realmente su atención.

A su izquierda el escenario era diferente y si capta su interés. Incluso se tienta a acercarse pero recuerda las palabras de la Uzza, por lo que se deshace de sus pensamientos. Su interés había sido atraído por dos tanques de apariencia antigua y abandonada que se encontraban equidistantes entre ambos magos, a unos 5 metros de distancia. Sus deseos de acercarse y estudiar aquel armamento luchan constantemente con su lógica. Venciendo finalmente esta última.

Corpus Patronus — dice e inmediatamente unos hilos plateados surgen de su varita formando un gran rinoceronte que viajó velozmente hacia la bruja para dañarla gravemente gracias a su poderoso e imponente cuerno.

El poder de la rueda de la fortuna le había dado la suficiente fuerza como para realizar un ataque más avanzado y efectivo contra la bruja.




#5347490 Centro de Reclutamiento de la Orden de Arqueomagos (MM B: 112993)

Escrito por Goderic Slithering el 16 mayo 2020 - 23:22

Nota la reacción de Mackenzie sobre la chispa y se sobresalta. Se sorprende no por reconocer sobre un término que, para él, resultaba tan vago como la chispa sino por las palabras que dice después ¿Magia antigua? No sabía muy bien a lo que se refería pero de alguna forma si lo hace. Quizás, solo quizás, su maestro tampoco tuviera idea. Lo que había aprendido era más bien una filosofía de vida, más que conocimiento teórico. Sin embargo, exactamente no tenía claridad de a qué se refería con magia antigua ¿quizás aquella sensación extraña que sintió en aquella cueva era rastros de magia antigua?

Goderic se encontraba levemente molesto aunque no lo demostrara en la superficie. No podía soportar el encontrarse en la ignorancia. El no poder dar respuestas certeras a la bruja, no saber sobre la arqueomagia, la magia antigua, ni siquiera le podía dar el nombre de su maestro porque no lo sabía. Todavía podía recordar como recibía la misma respuesta sin importar cuantas veces lo preguntara: «Mi nombre se perdió cuando me convertí en patriarca. Llámame como prefieras, patriarca, líder, guía, el sinnombre, cómo se te ocurre jaja».

A pesar de su confusión inicial, coloca suma atención a las palabras de Mackenzie. Comprende de la dualidad pues es la filosofía que practica aquel pueblo que lo acogió. Sin embargo, su relación con la magia antigua le era desconocida pero no le es difícil de asimilar.

No, no sé sobre la arqueomagia... Puedo deducir más o menos a partir del nombre pero sinceramente no tengo idea.

El mago no sabía que su chispa comenzó a desarrollarse con las enseñanzas de aquél pueblo. Una enseñanza vaga y más filosófica que teórica. Enfocada netamente en la dualidad y en el trato y respeto a la magia, más que a la arqueomagia o magia antigua. También desconoce sobre el origen del pueblo, si es mera casualidad o un arqueomago fue el fundador. Sin embargo una cosa es cierta: la filosofía respecto a la dualidad era muy similar lo que llevó a despertar la chispa del mago.

Toma otro trago de agua mientras Mackenzie parece estar pensando en algo. ¿Oscuridad? No entiende su pregunta. Trata de recordar algo que le sirva de guía para poder responder. Oscuridad. Podría ser la razón por la que siempre se vió atraído por la Orden Oscura. Había más que eso. Cierra los ojos y recuerda los tres meses encerrado en una cueva. Sin luz, solo oscuridad. Todavía puede recordar la desesperación inicial, pero lo que más recuerda era aquella alucinación (o lo que él cree que fue). Recuerda al niño, a los lobos y su pregunta ¿a qué lobo dejas morir?

» ¿Vas a dejar morir de hambre a tu lado oscuro? ¿dejarás morir tus miedos? ¿Quieres vivir sin miedos aunque eso termine rompiendo la balanza? El miedo es necesario para avanzar. El miedo te permite sobrevivir. ¡El miedo te invita a proteger! Si crees que puedes vivir sin él no sabes nada de la vida. El miedo a la muerte te invita a tener cuidado, el miedo a perder algo te hace atesorarlo ¿quieres ser indiferente? Si quieres serlo debes dejar morir a este lobo, pero sentiré más pena por ti que por él.

Sí, fue aquel día donde aprendió que incluso las cosas «negativas» tienen su lado «positivo». Aquel día aprendió a amar la luz y la oscuridad que residen en sí mismo. Entendió sobretodo que la oscuridad persé no era mala sino quién la utiliza. No está seguro de la respuesta que le dará a Mackenzie pero fluye naturalmente. Nunca ha utilizado magia antigua, o no conscientemente, como para responder con certeza pero su instinto y su alma le dan una respuesta clara.

Sí, oscuridad.— espera unos segundos para agregar.—Aunque ¿hay alguna forma de probarlo?


Off.-

@Mackenzie Malfoy perdon la demora




#5347398 Libro del Caos - Mayo 2020

Escrito por Goderic Slithering el 16 mayo 2020 - 00:09

«¡Oh, genial!»

La sangre comienza a centrarse en su cabeza. Odia aquella sensación. Realmente habían pasado años desde que había sido afectado por tal hechizo y realmente conseguía estresarlo. Por lo mismo, lo primero que hace al sentir que su mundo se volvía de cabeza fue realizar malhumorado su contrahechizo. Los años de experiencia en batalla ya lo habían vuelto un experto en cómo acomodar su cuerpo para la caída, por lo que al instante que menciona el Liberacorpus ya se había preparado para aterrizar sin ningún problema. Solo un leve mareo a causa del movimiento repentino de la sangre.

Cuando enfoca su mente puede observar que la bandera se encontraba tan cerca pero a la vez tan lejos. Sabe que la Guerrera trataría de impedir seguir avanzando por lo que trató de aumentar su ritmo mientras que la bruja seguía cegada. No se preocupa de Emily quien al parecer se había decidido por no atacar. De todas formas había utilizado la Rueda de fortuna, no sabía si su invocación había tenido un efecto o solo la bruja mantenía una actitud pasiva pero podía sentir que la magia caótica habían funcionado. En efecto, las cuerdas que Emily había tratado de invocar nunca lograron salir gracias a las influencias de las fuerzas del caos.

Llega a la cima, donde se encontraba la bandera y la toma con propiedad. Recuerda la primera prueba que tomó hace tiempo para unirse a un clan, donde debió subir una montaña sin su varita. « Demuestranos que eres capaz de hacer cosas por ti mismo, que tienes la fuerza de voluntad e inteligencia para luchar contra el cansancio y los distintos obstáculos que la naturaleza pondrá en tu camino». Todavía podía recordar el cansancio luego de aquella travesía. Ahora con mayor entrenamiento físico, solo la subida no fue realmente un desafío. Agradece no haberse encontrado con un Señor del Caos más problemático como un cíclope, un troll o una hechicera.

De fondo todavía puede escuchar a Peeves burlándose de Emily. Sabe que está pronto a desaparecer por lo que no se molesta en ponerle atención, incluso cuando sus bromas lo incluyen. No tenía tan poco carácter como para no poder soportar las bromas de un señor del caos tan infantil como aquel.

La próxima vez que invoques a Peeves te mataré solo para que desapareza.— bromea aunque se dirige a la guerrera Uzza para confirmar sus dichos.— ¿O sigue presente a pesar que su invocador haya muerto?




#5347220 Pensadero

Escrito por Goderic Slithering el 14 mayo 2020 - 02:17


Agradece poder volver a aquel lugar. Disfruta que la tradición del pensadero perdure aunque lamenta la destrucción del anterior. Muchos recuerdos se habían perdido, como su sueño profético de su hija Lily. Claramente seguían en su mente pero el paso del tiempo hacía que perdiera cualquier credibilidad, seguramente habían elementos olvidados mientras que su cerebro agregaba otros falsos. El poder del cerebro de modificar los recuerdos. El único que, por una extraña razón, se mantenía imperturbable al paso del tiempo era el que volvía a dejar.

Coloca su varita en su sien. El brillante líquido se vierte suavemente en el pensadero. Antes de colocarlo en una botella y guardarlo prefería revivir aquella experiencia. Le resultaba sanador.
 

...


El viaje había resultado ser largo y cansador. Mis hijos duermen exhaustos por la duración del viaje, ambos cargados en mis brazos. Lily va recostada en mi hombro izquierdo mientras que Fabián en el derecho. Llevar dos niños durmiendo es algo a lo que no estoy acostumbrado, así que lo considero bastante incómodo. Por un momento me arrepiento de no haber pedido la compañía de uno de mis elfos. Sin embargo, sé que tomé la decisión correcta. Este viaje debía hacerlo solo. No debía recibir ayuda.

El pueblo se ve tal cual lo recuerdo. Las casas cubiertas de piel de búfalo y de madera liviana, el viento que mueve las copas de los árboles a un ritmo casi hipnótico mientras niños despreocupados corren alrededor de un pequeño lobo amaestrado. Las mujeres llevan canastas con fruta y agua, preparándose para la hora de la comida mientras que los hombres regresan con un venado muerto en sus hombros. Por su forma de vivir nunca hubiera pensado que eran magos, después de todo ¿por qué cargar comida en sus hombros si podían hacer flotar con un sencillo hechizo? La respuesta la había conocido hace años atrás, la primera vez que visitó dicho lugar.

Los magos pueden llegar a perder su humanidad si se convierten en un ser dependiente de su varita. — sentenció el anciano con voz serena.— La magia es algo con lo que nacimos, pero no nacimos para ella. Busca la razón por la que naciste siendo mago. Busca cual es tu objetivo, el motivo de tener un poder que todos quisieran tener y cuando lo encuentres usa la magia para ello.

A pesar que entendí la conversación e intenté lograr aquella misma meta, no fuí capaz de lograrlo. Inevitablemente terminé utilizando la magia para todo, o quizás se pueda decir que la utilicé para nada. Quizás porque todavía no encuentro la respuesta del para qué poseo magia o tal vez simplemente porque estoy demasiado acostumbrado a utilizar la magia para la más mínima e insignificante tarea.

Una mujer de mi edad y su hija adolescente se acercan lentamente y en silencio, me ofrecen dejarles a mis hijos para que yo pueda moverme libremente dentro del pueblo. Se los entrego confiado en que sabrán cuidarlos. Camino más aliviado directo a la casa del jefe del clan y mi gran mentor que me ha enseñado tantas cosas que no sólo me han ayudado en mis deberes como miembro de la Orden del Fénix sino también como padre, como hombre y como humano.

Al entrar distingo rápidamente el olor intenso de un incienso. El jefe me mira desde su asiento como esperando mi llegada desde hace minutos. Nadie lo acompaña, sólo somos él y yo. Se levanta torpemente, demostrando el paso del tiempo en su cuerpo y golpea fuertemente el báculo de madera blanca contra el suelo. Inmediatamente un grupo de personas comienzan a entrar a la carpa y se sientan en las pieles que se encuentran alrededor mío, formando un círculo casi perfecto. Levanta un poco más el volumen de su voz y anuncia a los presentes la iniciación.

Les presento a Goderic Slithering, un nuevo hermano que se quiere unir con nuestro pueblo. Aceptará nuestras tradiciones y pensamientos, nos respetará como nosotros respetaremos a él y a su familia. Sin embargo, todo hombre de nuestro clan debe pasar por tres pruebas que le cataloga como un miembro adulto de nuestro pueblo. ¿Estás dispuesto a enfrentar tus temores, a tus debilidades, a tus inquietudes y a dejar tu yo antiguo para dar paso a un nuevo Goderic miembro de nuestro clan?

Estoy dispuesto a nacer de nuevo, como un fénix de sus cenizas.— respondo convencido de que el futuro no será fácil pero dispuesto a aceptar el reto.

Camina hacia mí y levanta su mano para dejarla sobre mi hombro. Sin ningún tipo de aviso desaparece junto conmigo en un remolino de figuras borrosas e imágenes distorsionadas. Mareado por el viaje repentino busco un punto de referencia para estabilizar mis sentidos. Noto que nos encontramos en la entrada a una montaña boscosa, supongo que será un lugar sagrado para ellos por lo que espero con respeto las instrucciones del anciano.

Entregame tu varita.

Con total confianza obedezco su orden, después de todo había sido el mismo anciano quien me había regalado aquella varita como señal de mi avance en nuestro primer encuentro. Por aquella época yo era un joven perdido en mi culpa, en mis miedos y sobretodo perdido en mi pasado. Sin embargo, la sabiduría de aquel pueblo me había permitido recobrar mi confianza y autocontrol para poder volver con mi familia y amigos. Les debo mucho, los siento parte de mi familia y por ello estoy seguro que debo superar estas pruebas para ser realmente uno con el clan.

Llega a la cima de la montaña. Demuestranos que eres capaz de hacer cosas por ti mismo, que tienes la fuerza de voluntad e inteligencia para luchar contra el cansancio y los distintos obstáculos que la naturaleza pondrá en tu camino pero sobretodo muéstrame que tu corazón no flaqueará por algo tan sencillo como esto. Te esperaré arriba.

Desaparece mientras me da una mirada confiada. No termino de decidir si lo hace para apoyarme o sólo para provocarme colocando mayor presión. Sin varita no puedo evitar sentirme inseguro, no conocía muy bien la geografía de la montaña pues nunca me habían dejado adentrarme a ella. No sabía qué clase de animales me esperan entre las sombras, tampoco sabía si existía algún tipo de planta u hongo venenoso. Sólo sabía que las próximas horas estaría sin su principal arma y herramienta diaria mientras se enfrentaba a peligros desconocidos.

El sol golpeaba con fuerza y, a pesar de la sombra brindada por los árboles que cubrían el inhóspito camino, siento la necesidad contínua de beber líquido pero sólo me han entregado una pequeña cantimplora que sé que debo racionar. Seco mi frente sudorosa cada minuto, aunque siento que poco a poco el intervalo dura menos. Aún faltan cerca de dos horas para que el sol se esconda, agradezco que me quede un poco más de tiempo con luz natural pero la temperatura, aunque comienza a bajar, se mantiene demasiada alta.

La noche se acerca a pasos apresurados y yo siento que no consigo avance. «Sigue tu camino» me repetía una y otra vez, para darme ánimos. Recojo una rama, que había caído de un árbol, para utilizarla a modo de bastón tratando de suavizar la caminata. Comprendo que debo conseguir agua y refugio ante que la oscuridad se apodere de la montaña y depredadores nocturnos salgan de cacería. Luego de cerca de una hora encuentro un pequeño riachuelo que uso para refrescarme y para rellenar la cantimplora que a estas alturas ya se encuentra vacía.

La noche llega casi sin aviso, por suerte ya he encontrado un refugio y paso la noche temeroso de que un oso u otro animal se acerque. El sol todavía no sale pero ya entiendo que debo salir, para avanzar lo mayor posible antes que la temperatura comience a subir nuevamente. Vuelvo a rellenar mi cantimplora y retomo el viaje. El estómago me ruge, exigiendo comida. Mastico una hoja que no parece venenosa en un intento inútil por calmar el hambre.

La cima no parece estar cerca, la sed comienza a aumentar pero la cantimplora se ha vuelto a vaciar. Sé que debería tomar un descanso, buscar comida y agua pero no lo hago. Sólo continuo avanzando sin parar. Un paso a la vez. Sin pensar en lo que me falta o en lo que vendrá, mis instintos dicen que falta poco aunque mi mente lo niegue. Decido simplemente confiar en mis instintos. Los instintos, si se saben escuchar, pueden ser una gran herramienta y ¿qué instinto puede ser más fuerte sino el de supervivencia? Horas después confirmo que tomé la decisión correcta cuando veo al anciano de pie esperando por mi.

Supongo que tendrás hambre y sed, incluso puedes tener miedo de lo que vendrá ¿quieres detener la prueba? — pregunta con una voz seria y con un tono amenazante, como avisando que no era un juego.

Con la cabeza niego la idea de detener la prueba, mi boca está demasiado seca por la deshidratación que no me siento capaz de emitir palabra alguna. Respiro fuertemente por la boca, tratando de recobrar el aire. Sigo al anciano luego que éste me hiciera una seña para hacerlo, caminamos unos minutos hasta que se detiene, lo cual agradezco ya que no siento que pueda dar un paso más.

Entra a esa cueva, allí deberás estar tres meses en la oscuridad y soledad.— dijo pausadamente.— Si eres capaz de sobrevivir en las sombras tu ser será más poderoso. Ve, vive, sienta la oscuridad y aprenderás a ver el corazón de tus enemigos y el tuyo propio ¿por qué actúan así? ¿y por qué haces lo que haces?

Avanzo con temor. El anciano no ha dicho nada de comida ni de agua. Mi instinto de supervivencia está tan dominante que no soy capaz de reaccionar sobre la oscuridad, la soledad ni las sabias palabras del jefe del clan. La oscuridad de la cueva me traga, a los pocos pasos no soy capaz de ver nada. Choco continuamente con piedras y tropiezo con las deformaciones del suelo.

Caigo una tercer vez y decido no volver a levantarme. Las rodillas duelen y sé que debo estar herido pero la oscuridad absoluta no me permite revisar su estado. Palpo tratando de notar si estoy sangrando y, por suerte, no era una herida profunda. Respiro profundo tratando de recobrar fuerzas. No hago ni el más mínimo movimiento en un esfuerzo de conservar energías mientras pienso en una forma viable de sobrevivir tres meses allí. Sé que fuera no deben ser más tarde que las 3 de la tarde pero por la oscuridad absoluta, el cansancio y la falta de sueño provocado por el desvelo de la noche anterior logran vencer a mi yo consciente y sin notarlo me quedo dormido.

Cuando me despierto me arrepiento de lo que he hecho. Ahora más que nunca he perdido la noción del tiempo, no sé cuánto dormí. No sé si ya ha pasado un día, si todavía era de día o si ya era de madrugada. Me levanto como puedo, quitando algunas piedrecillas que se incrustaron en mi cuerpo durante la siesta. Noto que las heridas de la rodillas ya cicatrizaron. Inconscientemente busco mi varita hasta que recuerdo que no la tengo junto a mi.

Al principio creo que me traerán comida y agua, luego de pasar algunas horas comprendo que no será así. Me levanto y comienzo mi búsqueda por sobrevivir. Mis ojos lentamente parecen acostumbrarse a la oscuridad, por lo menos ahora logro ver mi mano a unos 5 centímetros de mis ojos... lo cual no encuentro demasiado útil, pero dá esperanzas de que en pocos días más podré ver mucho mejor. Aunque sea sólo fé, me hace sentir más seguro pensando en que el futuro será mejor.

Me apoyo con una mano en una de las paredes de la cueva para no perderme. Cuando llevo caminando, lo que yo creo, una hora siento que la pared rocosa se encuentra húmeda. Instintivamente busco alrededor para encontrar la fuente de aquella humedad y logro palpar una fina y delgada hilera de agua que cae por la pared, no comprendo de dónde viene pero sé que eso no es tan importante por ahora. Debo hidratarme. Succiono lentamente, al principio la arenilla que se mezcla con el líquido me causa asco pero con fuerza de voluntad termino acostumbrándome a la sensación.

Ahora que tengo una de mis necesidades parcialmente cubierta debo pensar de donde proviene el agua, quizás sea una pequeña poza la que se filtra por la pared. Sin embargo, sin magia no sé como llegar a la ubicación de aquella fuente de agua por lo que luego de unas horas me rindo y decido utilizar la pared como sustento diario de líquido hasta que, por alguna razón, dejara de funcionar. Aunque espero que no sea pronto, ya que debo preocuparme de otras cosas antes como investigar la cueva para hacerme una idea de mi nuevo hogar y encontrar alimento.

No tengo problemas con el alimento. Por ahora no poseo hambre -o al menos es controlable- pero sé que cuando llegue el momento probablemente mi comida sea un murciélago o insectos. Dudo que pudiera encontrar algún alimento más tradicional en aquel lugar y no me moriría de hambre por quisquilloso, mi instinto de supervivencia no me lo permitiría de cualquier forma. Por suerte, no muy lejos de allí, encuentro un lugar rico en proteínas, con comida suficiente para aquellos meses de soledad.

Satisfechas mis necesidades básicas y sin mucho que hacer me quedo quieto en el centro de la cueva. Me siento como un niño perdido, que no sabe hacia donde ir y que sólo espera que una mano le guíe a su hogar, a un refugio donde sentirse en calma. No obstante, sé que eso no pasará. Sé que debo arreglármelas solo. Cierro los ojos unos segundos, no por cansancio sino para encontrarme. Cierro los ojos en un intento de ver y abrir mi corazón, lo esencial es invisible para los ojos ¿no? debo estar en calma conmigo mismo para poder sobrevivir, para no tener miedo y no cometer estupideces.

Luego de pasar el primer mes -o lo que yo creo es un mes- los días se vuelven muy tediosos. Ya no queda cueva para recorrer. Sé dónde hay agua y comida, por lo que ahora sólo como, bebo y duermo. Claramente utilizo el tiempo en que estoy despierto para reflexionar sobre cuestiones de mi vida pero luego de un tiempo mi mente no puede pensar con claridad y no puedo reflexionar profundamente.

La falta de luz solar comienza a afectarme, no tengo deseos de mantenerme despierto y cuando lo hago sólo es para alimentarme aunque últimamente lo hago en menor cantidad. No tengo muchos deseos de comer, luego de un mes de comer lo mismo y de mal sabor mi mente pide que frene de hacerlo. Las pesadillas comienzan a atormentar mi dormir y tiempo después comienzan también a atormentarme despierto.

Tengo siempre el mismo sueño. No lo logro recordar al despertar, pero cuando lo hago siento una sensación de temor, de pena y de culpa como si estuviera olvidando algo importante sólo para evitarme el dolor. Paso mis pocos momentos despiertos tratando de recordar algo, pero no puedo y eso me frustra. La frustración comienza a convertirse en ira y ésta a su vez termina convirtiéndose en culpa, debería usar aquella experiencia para lo contrario. Debía asesinar a mi lado negativo, eliminar el temor pero en vez de eso me estoy frustrando y enojando por un sueño que no recuerdo.

Me veo caminando en las calles cuando escucho detrás mío como Lily y Fabian me llaman con una sonrisa en su rostro. Pero yo al verlos me convierto en un hombre lobo que sin control empieza a atacar a Lily, dejándola desangrándose ahí. Fabian corre mejor suerte ya que solo acaba con unas heridas leves pero puedo verlo llorando al lado de su hermana muerta y maldiciendo por lo bajo a mi otro yo, a su padre. Al asesino de su hermana.

Me despierto con un grito de dolor. Un grito que surgía de lo más profundo de mi ser, sabiendo que sólo era un sueño pero la imagen y la sensaciones que sintió al verlo no era falso. Se sentía muy real. Necesitaba ver a mis hijos, pero no puedo salir de ahí. Coloco mis brazos alrededor de mis piernas acercándolas a mi pecho mientras respiro profundamente y trato de calmarme. Aquella noche había ganado la soledad y el miedo. Mi mundo se destruía, yo pensaba que era mucho más fuerte pero el miedo se había apoderado de mí ¿qué pasaba si mi sueño se hacía realidad? ¡era posible! Algún día podría perder el control y no quería imaginar lo que le pasaría a mis hijos o quien fuese que estuviese a mi lado. El miedo de perder mi realidad para enfrentarme a una más cruda me duele y hace que pierda el control. Como hacía mucho tiempo no lo hacía, lloro.

Temo volver a dormir. Sé que volveré a repetir el sueño o eso lo presiento. No quiero volver a pasar por eso, no importa si para ello debo dejar de dormir hasta reencontrarme con mis hijos. Decido recorrer nuevamente la caverna en un intento desesperado por hacer algo que me evite el dormir, ya mis ojos se han acostumbrado lo suficiente como para caminar sin tropezar con cada paso que doy. Encuentro un camino que antes no había descubierto, avanzo con cuidado entre dos paredes y encuentro una pequeña cámara natural donde existe un ínfimo agujero donde fluye algo de luz. No comprendo de dónde viene o si los del clan colocaron algun hechizo para imitar aquel pequeño haz de luz.

Ese pequeño y sutil gesto me ayuda a recobrar la compostura. «Siempre, siempre, habrá una luz» me reconforto quedandome largos minutos bajo el halo de luz, como si me estuviera bañando con luz. Estaba decidido. No iba a dejar que el caos se apoderara de mí, voy a salir del abismo a pesar de que estuve a punto de perder toda ilusión ahora era capaz de reconocer que siempre había esperanza para quien no se rendía. Regreso para tomar algo de agua y conseguir alimentos pero un ruido me sorprende.

Busco a mi alrededor pero mis ojos no son capaces de ver mucho puesto que se habían vuelto a acostumbrar a la luz por muy tenue que ésta fuera. De pronto, veo que algo se acerca lentamente y logro reconocer a la figura, ¿un lobo? ¿qué podía hacer un lobo ahí? levanto unas piedras del suelo dispuesto a atacar en caso de emergencia aunque sé que mucho daño no le haré. Sin embargo, no avanza. Otro lobo se le acerca pero éste no iba solo, sino que acompañado por un pequeño niño.

No entiendo nada. Sólo sé que no deben ser reales ningún niño se mantendría tan tranquilo al lado de dos bestias, menos en aquella oscuridad y sin la compañía de un adulto. No dice nada, pero se sienta en el suelo al lado de sus compañeros. Yo no le digo nada, no sé qué decir. Incluso creo haberme olvidado de mi propia voz, me siento y vigilo al niño aunque no sé cómo podría llegar a ser una amenaza. Luego de un tiempo decido dejarle solo e ir en búsqueda de mi alimento. Consigo una buena caza, bastantes insectos y un par de murciélagos.

El niño me mira como pidiéndome compartir mi comida. Le entrego un par de insectos y un murciélago para que se alimente.— ¿A quién debería alimentar? — Por primera vez escucho su voz. No entiendo su pregunta.— ¿A quién debería alimentar? — repite pero al ver mi reacción agrega.— ¿A quién debería alimentar? ¿Al lobo malo o al bueno?.— No debe decir nada más para entender lo que dice. Recuerdo la conversación que había tenido con el jefe del clan hace mucho tiempo.

Al lobo bueno — respondo amablemente.

Me sorprendo de lo clara que suena mi voz a pesar de llevar tanto tiempo sin decir palabra. Aquel cuento trataba de los dos lobos que viven de cada uno de nosotros. El primer lobo encarna la envidia, el rencor, la arrogancia, ese victimismo que nos hace sentir lástima de nosotros mismos y nos hace dejar de luchar. Un lobo que tiene miedo porque es inseguro, y que pretende encubrir ese miedo con agresividad, mintiendo, atacando a traición. El otro lobo, el que representa el amor, también tiene que luchar. El amor no es pasivo y despreocupado, tiene que luchar constantemente para sobrevivir. Tiene que esforzarse en cada momento para crear espacios de paz, de libertad, de afecto, de comprensión. Tiene que sobreponerse a la mentira de los demás, a su ingratitud, a la tentación que sentimos de responder al mal siguiendo la misma senda.

Los días pasan y el niño no responde a ninguna de mis preguntas. Sólo se queda sentado al lado de sus lobos mientras cada día me pide comida y pregunta a cuál debe alimentar. Yo siempre respondo al bueno. No puedo evitar sentir lástima por el otro lobo, que yace desnutrido y respira pesadamente. Sin embargo, a pesar de ver como muere lentamente por la falta de alimento sigo respondiendo lo mismo.

¿Vas a dejar morir de hambre a tu lado oscuro? ¿dejarás morir tus miedos ?

Su voz resulta más grave, como si fuera la voz de un adulto. El cambio de tono me sobresalta y lo miro algo asustado. No entiendo su pregunta del todo, mi decisión era clara. Debía deshacerme de aquel lobo, por muy cruel que fuera, no podía seguir alimentando al lobo del odio y miedo. ¿Por qué lo dejaría vivir? no le daría la posibilidad de tomar control sobre mi. Ante la falta de mi respuesta el niño vuelve a preguntar.

¿Quieres vivir sin miedos aunque eso termine rompiendo la balanza?— pregunta en un tono autoritario, como obligándome a responder pero no me da tiempo para hacerlo.—El miedo es necesario para avanzar. El miedo te permite sobrevivir. ¡El miedo te invita a proteger!— su voz es agresiva.—Si crees que puedes vivir sin él no sabes nada de la vida. El miedo a la muerte te invita a tener cuidado, el miedo a perder algo te hace atesorarlo ¿quieres ser indiferente? Si quieres serlo debes dejar morir a este lobo, pero sentiré más pena por ti que por él.

Al decir eso se aleja de mí, dejando detrás de sí una estela de pena e ira. Sus palabras me hacen tambalear. Aceptar su razonamiento significa destruir mis creencias, era destruir los ideales que había construido y protegido en los últimos años. A pesar de lo que significa aceptar sus palabras, siento que tiene razón. Siento que mis piernas pierden fuerza luego que un escalofrío recorra todo mi cuerpo. Mi mundo se derrumba mientras él sigue alejándose de mí, sintiendo desaprobación de él. Entiendo lo que quiere decir el niño. La vida es una dualidad, eliminar una parte no era natural.

¿Entonces qué debo hacer?— pregunto sin esperar respuesta ya que el niño ya había desaparecido de mi vista. Para mi sorpresa una voz me responde. La voz del niño, pero la voz original.— Debes vivir... vivir aceptándote, incluso al lobo que no te gustaría tener. Sólo vive.

Me dejo caer al suelo. Más por un golpe de cansancio que por otra cosa. Respiro agitadamente hasta lograr estabilizar mi ritmo. Mis ojos pesan a tal punto que realmente no logro mantenerlos abiertos. Siento que mis ojos queman del cansancio e instintivamente los llevo a mis ojos para frotarlos aunque no sirve de mucho. No puedo decir nada al niño que se marcha. Sé que tiene razón. La vida tenía esos dos lados que la hacían hermosa. El aceptar ese simple hecho hace que el cansancio acumulado en mi mente y cuerpo surja aliviado. Me resigno y me entrego a los gentiles brazos de un sueño acogedor. Un sueño cálido como hacía mucho no tenía uno. Realmente era un sueño reparador.

El tiempo avanza rápidamente luego de aquella conversación. La siguiente prueba se acerca a pasos agigantados y puedo sentir que crece la presión en mí. No obstante, me tranquilizo y espero un poco más confiado la siguiente prueba. Aunque no puedo reprimir las ansias que siento por reencontrarme con mis hijos. A pesar de ser pequeños en edad claramente la ausencia prolongada de su padre no puede ser bueno y eso me mata lentamente.

Una pequeña esfera de luz entra en la cueva y recorre su camino hasta encontrarme. No dice nada sólo regresa por su camino y supongo que significa que la hora de regresar ha llegado. Me siento feliz de poder salir de nuevo al exterior aunque me da temor ver que algo haya cambiado en aquellos meses de completo aislamiento. Bueno, a excepción de aquel misterioso niño. Todavía no sé si aquel niño era una alucinación, un encantamiento o un niño real enviado por los de la tribu pero no quería saber cual de esas opciones u otras era la correcta.

Al salir puedo ver que es de noche. Me alegro que el Jefe del clan Cape et Dagger haya sido tan cuidadoso como evitar salir en pleno día ya que sin duda mis ojos no podrían soportar el repentino golpe de luz solar.

Bienvenido de nuevo.— saluda con cortesía el viejo.— Te lo advierto, deberías parar. Si continuas podrías perder algo importante para ti. Si aún así quieres continuar, acompáñame.— agrega aunque esta vez con un tono más duro.

Lo sigo en silencio. No veo necesidad de responderle que estoy seguro de mis acciones y decisiones, tampoco de recordarle que quiero ser parte de aquel clan que ya era como una familia para mi. Aquellas cosas se lo iba a demostrar con acciones y no con simple palabras que cualquiera podría decir fácilmente. Las acciones valían mucho más que las palabras, así que el silencio en esta oportunidad sería mi mayor aliado.

La caminata no dura mucho. La oscuridad de la noche no me deja ver claramente lo que hay delante pero cuando una luz artificial alumbra el escenario me derrumbo. Lo que veo me paraliza. Ahí se encuentran mis hijos, amenazados con una daga que presiona levemente su cuello. Sé que si aplican un poco más de presión la sangre comenzará a fluir de su cuello amenazando con su vida. Destruyendo así mi propia vida.

Miedo, sí, esa era la palabra que describe todo lo que siento. Miedo por perder a mis hijos, miedo de quedarme solo en la oscuridad sumergido en el mar de mis desesperanzas. Es ese miedo el que se convierte en ira... odio hacia quien me amenaza, odio por ser débil, odio por no poder proteger a quien quiero. Ese odio se convierte en violencia que a su vez se convierte en descontrol. Soy incapaz de razonar, mis ojos estaban nublados al igual que mi mente, presos de mi ira y temor. Cautivo en mis potentes emociones que sólo me hunden más y más.

¿Qué querían? Ellos eran una familia para mi y ¿osan a amenazar a mis hijos? No lo puedo creer. Una lágrima comienza a formarse lentamente en mi párpado y rueda sin control por mi mejilla. Mis ojos se nublan por un llanto imparable y me avalanzo sobre los captores de mis hijos. Ya no me importa nada. ¿Unirme a su clan? ¿controlarme? Ahora eso era simplemente basura. Una mala idea. Un desperdicio de mi tiempo.

Escucho el aullido de un lobo. Lo escucho y se ríe. Una carcajada que inunda mi mente. No. La carcajada es real. ¿Me estoy riendo? ¿de qué? no lo sé. Puedo sentir un aroma a sangre. Siento mis músculos tensarse, suplicandome saltar sobre ellos y asesinarlos sin piedad. No importa que no tenga mi varita conmigo, soy un licantropo. Sólo debo dejar que el lobo tome el control de mi. Sólo debo rendirme y dejar que el lobo negro acabe con mis enemigos. Él saciará su sed de sangre, yo podré reencontrarme con mis hijos. Todo esta bien, ¿verdad? entonces ¿por qué estoy llorando? ¿por qué río? ¿por qué a pesar de que quiero comerme el corazón de mi enemigo simplemente no me muevo? ¿por qué a pesar de que quiero descuartizarlo y jugar con sus entrañas simplemente me quedo viendo como amenazan a mis hijos?

No comprendo nada. No me comprendo. Sólo quiero gritar. Me abrazo y siento un dolor punzante. Miro como de mis brazos fluye un hilo de sangre, herida causada por mis garras. Sí, el lobo ya está obteniendo su lugar. Sólo tengo que rendirme ¿no? ¿para qué seguir al mando si soy tan débil? No hay necesidad de seguir luchando. Lo sé. Simplemente no puedo dejarlo. Mi mente y corazón me dicen que paren. Mi cuerpo ya comienza a mostrar señales de transformación pero no puedo desconectarme. Quiero seguir luchando. No, no quiero. Pero igual lo haré. Era un guerrero, luchar era algo que corría en mis venas.

No quiero perder mi humanidad. Y no lo haré. No perderé el control, pero tampoco dejaré que hieran a mis hijos. Camino lentamente mirando a los ojos a mis rivales. Sus ojos muestran una pizca de miedo, lo logro notar. ¿Me teme? pues debe hacerlo. Me acerco más y estoy dispuesto a lanzarme aunque eso significara mi muerte. Caigo al suelo. Un lazo invisible me ata los tobillos impidiéndome avanzar más.

Lo haz logrado.— dije el viejo con una sonrisa en su rostro.— Haz logrado controlarte a pesar de todo. ¡Felicidades!

Tiempo después, cuando ya me encuentro recuperado de todo lo que había significado la prueba. El jefe me llama una vez más frente a él. Me mira gentilmente y comienza a conversar, como si estuviera presentandome. Como si estuviera iniciando oficialmente en clan.

Sin luz no hay oscuridad, sin dolor no hay felicidad. Sin fracasos no hay superación, entonces ¿por qué luchar contra la muerte? la muerte es un amigo que nos espera toda nuestra vida para ayudarnos a dar un paso hacia otro camino, hay que aceptar su compañía y su sombra. Nunca olvidar que vivimos en un ciclo bello y puro, con tristezas y alegrías pero siempre viviendo en la dualidad.

La magia está en todo lo que hacemos y en todo lo que nos rodea. La magia está en la vida y en la muerte. Renegar de la muerte es renegar de la magia, también es renegar de la vida. Si la muerte pierde su presencia ¿para qué quisieras ser fuerte? ¿qué querrías proteger? La muerte es una sombra que nos impulsa hacia delante, buscamos disfrutar nuestros días, conseguir un legado para cuando llegue nuestro final pero ¿qué pasará cuando no exista un final?.

Así que dinos, Goderic Slithering, nuevo miembro de nuestro clan. ¿Estás dispuesto a aceptar la muerte? ¿Juras nunca interferir con magia nigromante, prefiriendo ver morir a un ser querido ante que quitarle su humanidad al revivirlo?


Respiro profundamente. Entiendo lo que me dicen, sus razones y consecuencias. No obstante, no lo pienso mucho antes de responder.

Sí, lo juro.
 

...


Todas las personas se deshacen en una especie de humo negro. Los recuerdos de aquella aventura desaparecen. Goderic se aleja del cuarto renovado. Siempre le hacía bien recordar aquella vivencia que cambió su vida y su forma de vivir la magia.


 




#5346939 El Día de la Ira

Escrito por Goderic Slithering el 12 mayo 2020 - 03:41

Frank Cooper
Hace dos año


 
Bien, Russell sé rápido y dime qué necesitas.

Su tono era visiblemente desafiante. ¿Cómo no serlo? Cada día recuerda, los rostros de cada uno de los bastardos que se aprovecharon de su debilidad para apoderarse de la fortuna de su familia. Aún no entiende cómo puede estar actualmente frente a uno de ellos y no romperle el rostro a puño limpio. Su mandíbula se encuentra visiblemente tensa, sin embargo no parece sentir algún malestar por ello. El odio era más fuerte que el dolor.

¡Vamos! No me mires así, sabes que fui uno de los pocos que te apoyó realmente en el pasado. El resto de zánganos solo querían tu dinero. Estoy aquí para ofrecerte volver a tu puesto, la empresa te necesita ¿somos amigos, o no?.

Los ojos marrones de Cooper observan fijamente a su interlocutor. Russell siente un escalofrío al intercambiar miradas. Puede sentir como si pudiera ver sus mentiras, su pasado y alma. Puede observar la mueca burlesca en su rostro, mofándose de su paranoia como si pudiese leer su mente y saber el terror que le causa aquella mirada tan profunda que le hace sentirse desnudo. Carraspea su garganta en un intento fútil de batallar la vergüenza que siente por aquel sentimiento de transparencia.

¿Y? ¿Me ofreces el puesto y debo aceptarlo sin más? Podría aceptar pero tengo un par de condiciones.

Russell a penas pudo contener el tono de burla al negociar aquellas condiciones. Realmente podía aceptar cualquier condición ahí mismo, poco le importa dejar el cargo y sus acciones a disposición de Frank. Sabía gracias a sus contactos, que se estaba realizando una investigación financiera y delictual sobre los altos mandos de la empresa, en un gran golpe a varios grupos financieros ¿Que le importaba disminuir su fortuna a cambio de dejar a aquel hombre inocente y rabioso al mando? El podría recuperar todo fácilmente mientras su querido amigo pasaría un largo tiempo en la cárcel.

Ambas tazas de café ya se encuentran vacías. Las negociaciones se encuentran finalizadas y ya no quedan muchos detalles por discutir, incluso acuerdan una cita para firmar los papeles de firma de responsabilidad y autoridad para el siguiente día. La sonrisa de Cooper es tan amplia que llama la atención de su mujer, Atenea, quien se acerca curiosa. Su relación había mejorado desde el nacimiento de Nicholas quien ya cursaba su cuarto año en Hogwarts.

Jaja la vida me sonríe. Estos idi***s creen que me engañarán y quieren que sea su chivo expiatorio pero no saben que el cazador terminará siendo cazado.

Un frío recorrió su espalda ante su mirada. Un sentimiento encontrado, por una parte temía que Frank volviese al de antes pero, por otro lado, sentía cierta atracción hacia ese lado de él. Quizás, solo quizás, esta vez encontraría el equilibrio entre saciar su venganza y mantener la cordura para no dañarles a ella o a su hijo. Una sonrisa coqueta aflora de sus labios, encontrando cada vez más sexy a Frank, sobretodo cuando éste le cuenta sobre sus planes futuros. Puede saborear el poder, el éxito, la fortuna y sobretodo ver a su hombre lograr vengarse por su pasado.


Actualidad
El Día de la Ira
 

Disculpe Sr. Cooper pero al parecer hay más tráfico de lo normal. Favor tenga paciencia.

No se molesta en responder, menos a levantar la vista de su smartphone que lee con atención. Hace más de un año y medio que el mago había conseguido el control total de la empresa e imperio que había heredado de su padre y que había desperdiciado en su juventud. Respecto a la trampa que le habían colocado fue fácil zafarse utilizando un poco de magia, su habilidad de legeremancia le había ayudado en muchas oportunidades. Cada uno de los que se habían aprovechado alguna vez de él ahora se encontraba en la cárcel o muerto. Algunos murieron en sus manos, los más cobardes se suicidaron al ver todo lo que habían construido perdido. 

Su interés se concentra en cierta empresa a la que está pronto a comprar. Las acciones de varias empresas habían decaído enormemente mientras que otras se encontraban en pleno auge gracias a la guerra con los magos. Países y empresas que proveían principalmente cobre y otros materiales habían aumentado su valía ante el aumento de confección de armas solo ante la especulación. La recesión de la guerra europea colocaba en aprietos a varios países tercermundistas que comenzaban a entrar en la desesperación sin siquiera recibir un ataque de supremacistas.

La economía de mercado era un ser vivo cruel, aparentaba ser perfecto y equilibrado pero ante el más mínimo incidente podría acabar con la vida de cientos de miles de personas. Frank había hecho su movimiento en el primer minuto que supo que el ministro había anunciado. Jugando bien sus cartas había logrado que su imperio empresarial aumentar su valía, prácticamente ya se encontraba jugando en las grandes ligas. Su tiempo libre casi había desaparecido pero mantener viva la empresa y hacerla crecer parecía llenar el vacío que la muerte de su hermano había causado.

¿Qué le importaba a él la muerte de muggles y sus temores? Él hace años les había dicho que existía la magia pero ¿qué hicieron? lo trataron de haber enloquecido e incluso lo acusaron de sospechoso ante la muerte de Ryan. Se lo merecían. Hasta le causaba cierta gracia como los primeros días, la gente a parte de ir corriendo al supermercado a comprar comida y papel higiénico, también habían aumentado la solicitud de rejas y todo tipo de protección para sus casas ¡rejas de hierro! ¡cómo si eso fuese a detener a un mago!

Si tienes que pasar sobre todos esos autos, hazlo pero no puedo seguirme retrasando.

Ya se está agotando su paciencia. Siendo las 7:56 hrs tenía poco más de media hora para llegar a destino y, a aquel paso, no lo lograrían. El debate ridículo en la radio no hace más que empeorar su desesperación. Cuando está por ordenar que cambiase de estación o apagase el maldito aparato, un anuncio lo estremece. No se preocupa por nada más, abre la puerta de su automóvil y se baja. Puede escuchar algunos gritos de celebración en las calles. «¡Bien! ¡Se lo merecen!», «¡Muéranse bastardos!», «JaJaJa los magos también sangran ¿qué hay que temer?» Corre al primer callejón que encuentra y desaparece. Su preocupación poco espacio le da a la ira contra aquellos muggles pero recordaría cada una de aquellas frases. 


En Hogwarts
Después del ataque

«¡Nicholas!»

«Tienes que estar bien»

«¡Nicholas!»

«Por favor, no puedes hacernos esto»

«Sí, sí, estará bien... tiene que estarlo»

Su cara se encuentra completamente cubierta de polvo. Sus zapatos perfectamente lustrados hace tiempo que perdieron cualquier rastro de elegancia. Sus ojos brillan anunciando que en cualquier momento las lágrimas caerán pero aún se mantienen firmes, decididos a no aceptar que sus pensamientos negativos se apoderen de él. Solo es pesimismo. No se hará realidad. ¿Verdad?

Siente sus piernas débiles al ver el estado en que quedó el colegio. Puede observar el equipo de rescate, sacando cuerpo tras cuerpo. La poca fuerza que le queda desaparece junto a su racionalidad. Busca. Se detiene frente a cada camilla improvisada. Sigue buscando. Su hijo tiene que estar ayudando. Sí, eso debe estar haciendo. Está bien. Está colaborando, por eso no lo encuentra. 

«¡Nicholas!»

Su voz no sale. Sus lágrimas tampoco. Adolescentes sin brazos. Niños sin vidas. Sus esperanzas se quieren ir pero él no las deja. 

¿Papá?

Gira a la fuente de aquel sonido. Ahí estaba, su hijo, cubierto de polvo como él. Ambos saben que las palabras están demás. Se acercan y se dan un abrazo que parece no terminar. Un abrazo que les da a ambos tranquilidad. Las lágrimas al fin pueden salir.




#5346773 Libro del Caos - Mayo 2020

Escrito por Goderic Slithering el 11 mayo 2020 - 02:08

Una sonrisa se refleja en su rostro cuando nota que una pequeña cría de oso trata de llamar la atención de Emily. Se pregunta si aquella criatura logrará su cometido o no, con su amplia experiencia con criaturas mágicas y no mágicas, entiende que no tiene intenciones de dañar a la bruja y, es por lo mismo, que no interfiere. Tampoco está seguro si sería capaz de dañar a la cría o cómo evitaría que el animal no estorbara su paso.

¡Gracias Guerrera! — murmura para sí mismo, duda que alguien fuera capaz de escucharle.

Así era capaz de seguir avanzando sin interponerse en el camino de Emily quien era, aparentemente, su única contrincante pues la otra bruja no aparentaba querer participar en la competencia o era demasiado lenta para reaccionar ¿Quizás lo encontraba demasiado infantil? Particularmente, él prefería una actividad como aquella para poder pulir su magia ¿cuál era el propósito de casi siempre colocar en riesgo su vida para poder aprender más? Si bien era cierto que en condiciones extremas era más sencillo demostrar si la persona conocía o no la magia, ya estaba un poco cansado de siempre colocar su vida en juego.

Siente como si por su cuerpo recorriera mayor poder, no lo entiende al principio pero luego de unos segundos se da cuenta que el Señor del Caos que había invocado hace instantes le entregaba de su poder para permitirle superar sus límites y así utilizar magia aún más poderosa. No sabe si agradecer o no, sentía que de hacerlo el Señor del Caos le respondería con alguna pesadez.

¡Corpus patronus!

Hilos plateados comienzan a surgir de su varita. Realmente extraña la época en que utilizaba este hechizo para crear réplicas de criaturas tan maravillosas como un fénix o un dragón. Esta vez, los hilos se unen formando un oso de gran tamaño, uno que de pie sería aproximadamente de la misma altura de Goderic y, que al hacerlo, recibe las cuerdas que iban dirigidas hacia el mago.

Evitando el ataque de la Guerrera Uzza, el mago decide contraatacar.— ¡Strellatus!— un flash de luz impactaría en los ojos de Feyre y de Runihura, impidiendoles interrumpir más su camino a la bandera. Si nadie más le atacaba, lograría la captura de la bandera en unos pocos pasos más. Solo esperaba que la Uzza no se ofendiera por su contraataque sorpresa.




#5346392 Centro de Reclutamiento de la Orden de Arqueomagos (MM B: 112993)

Escrito por Goderic Slithering el 10 mayo 2020 - 00:44


No te preocupes por el desorden, fue mi error no avisar con anticipación mi visita. Disculpa la descortesía.— responde notando que su voz se encuentra un poco seca por los nervios

Una mueca se dibuja sutilmente en su rostro, la cual se desvanece rápidamente. El escenario que más temía se hacía realidad ¿qué le respondería a la bruja? ¿qué hacía allí? Ni él mismo lo sabía. Su maestro poco le había dicho. En realidad, le había dicho nada. Goderic conocía a la bruja por la Orden del Fénix y por su pasado como Warlock, asunto que su maestro claramente desconocía o no hubiese realizado aquella aclaración sobre el apellido Malfoy.

Estaré agradecido si me pudieses dar un poco de agua.— quizás así podría tener un poco de tiempo para pensar mejor las cosas.

Por una extraña razón, la postura y vestimenta cómoda de la bruja solo hace que se sienta más incómodo. Su mente acostumbrada a tomar decisiones rápidamente comienza a trazar los distintos caminos que podría elegir. La primera opción, y la que más le gustaría elegir, es simplemente inventarse una excusa, pedirle información importante de la Orden del fénix o algún asunto similar. También, en esa misma línea, podría justificar su salida aludiendo a la gran cantidad de trabajo pendiente que puede observar a simple vista. Un «Veo que tienes mucho trabajo, mejor vuelvo otro día» podría ser de utilidad.

La segunda opción resulta más fácil de imaginar, no hacer nada y cumplir con su objetivo inicial. Obedecer a su maestro, decir unas palabras generales del motivo del porqué está ahí y esperar que Mackenzie fuese lo suficientemente perceptiva para identificar el motivo de su visita. Motivo que él mismo desconocía. En caso contrario, resultaría en un momento incómodo pero ¿qué tan grave podía ser pasar un poco de vergüenza?

Sabe que es poco probable ejecutar la primera opción. Nada bueno saldría de desafiar a su maestro. Está seguro que no importa las veces ni cómo suplicara que se aclare, el mago se mantendría en silencio absoluto. Tan sabio y tan terco. Solo quedaba resumir la verdad pero ¿qué tenía permitido decir? Tampoco tenía deseos de andar divulgando las enseñanzas o forma de vida de aquél pueblo. «En los aprietos que me mete» piensa con cariño.

Pues el motivo de mi visita es... extraña. — dice mientras se ríe algo nervioso.— Para serte sincero ni yo estoy muy seguro del motivo. Si trato de resumir... alguien muy querido para mi y que me ha enseñado mucho, me dijo que viniera a verte y que tu sabrías reconocer... ¿cómo lo dijo? ¿la chispa en mi?

Después de unos breves segundos de silencio decide agregar un poco de información y contexto. Quizás podría ser de utilidad.

Hablábamos de la dualidad de la vida. Cómo hacerte más fuerte hace crecer también tus debilidades, por ejemplo, al subestimar a tu oponente. También que no hay luz sin sombra, vida sin muerte, que no existe el bien ni el mal y esas cosas. ¿Te recuerda a algo? ¿o mejor me voy porque solo te estoy quitando el tiempo?

Acaba con una broma para relajarse un poco aunque tampoco se sentiría ofendido si le invitaran a salir de aquel lugar. Bebe un sorbo de agua mientras espera que lo que acababa de mencionar fuera suficiente para darle alguna pista sobre su visita sino... realmente no sabría qué hacer ¿quizás ofrecerle ayuda con su trabajo acumulado como disculpa por ocupar su tiempo? Suspira.


@Mackenzie Malfoy







Alternar visibilidad del Shoutbox Tag Abrir el Shoutbox en una ventana emergente

@  Franko Lovegood : (25 mayo 2020 - 06:36 ) Dale joya gracias querida!
@  Franko Lovegood : (25 mayo 2020 - 06:36 ) @Isabella Hawthorne dimelo a mi que estoy hace 6 años sin rolear practicamente jajajaj
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 05:01 ) Hoy te mando un mp explicándote lo de la bóveda trastero
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 05:01 ) @Franko Lovegood JAJAJAJA me hiciste reír. Gracias, yo de a poco voy volviendo a rolear como antes lo hacía...estoy oxidada después de 3 años
@  Franko Lovegood : (25 mayo 2020 - 06:35 ) @Isabella Hawthorne me encanto hermanita! Me dejaste la vara alta (ese doble sentido si se puede ver :perv:) en cuanto a la buena calidad del rol, los mios suelen ser más toscos por decirlo de alguna forma jajaja
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 05:54 ) @Franko Lovegood Postee :rolleyes:
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 05:46 ) @Franko Lovegood Claro que sí, después de todo me lo merezco por recordar tus intereses :perv:
@  Franko Lovegood : (25 mayo 2020 - 05:41 ) @Isabella Hawthorne con mucho gusto lo haré :perv:
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 05:38 ) @Franko Lovegood Bueno, podrías emplear todas y cada una de ellas :perv:
@  Franko Lovegood : (25 mayo 2020 - 05:30 ) @Isabella Hawthorne tengo muchas cosas en mente para recompensarte hermanita :perv:
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 05:19 ) @Franko Lovegood ¿ya viste que te conseguí el patriarcado? Espero esta noche no duermas pensando en como recompensarme :perv:
@  Franko Lovegood : (25 mayo 2020 - 05:17 ) @Isabella Hawthorne *aplastado* hermanita! Eso me agrada :perv:
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 05:14 ) @Jacob Hawthorne Bueno, entonces no me siento culpable por no recordarte
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 05:13 ) @Franko Lovegood *lo aplasta* hermanito, ando inspirada, en poco posteo
@  Jacob Hawthorne : (25 mayo 2020 - 05:12 ) Recuerdo a Liam Negro.
@  Franko Lovegood : (25 mayo 2020 - 05:11 ) :ninja:
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 05:08 ) @Jacob Hawthorne jajajaja con esto ya es suficiente, de que somos parientes es indiscutible xD
@  Jacob Hawthorne : (25 mayo 2020 - 05:07 ) ¿Cuál registro? Ya no recuerdo.
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 05:06 ) @Matthew Triviani por eso hay que arrancarla de raíz del jardín :perv:
@  Matthew Triv... : (25 mayo 2020 - 05:04 ) @Isabella Hawthorne Yerba mala nunca muere '-'
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 05:03 ) Pero nos conocíamos o no? Porque en el registro leí que te convencimos con Liam y pediste ser mi hermano
@  Jacob Hawthorne : (25 mayo 2020 - 05:00 ) Lo dudo. Mejor conozcamonos de nuevo.
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 04:54 ) Jajajajaja soy la peor, iluminame para que te recuerde y juro darte amor JAJAJA ay soy tan Dori
@  Jacob Hawthorne : (25 mayo 2020 - 04:53 ) Que decepción.
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 04:49 ) @Jacob Hawthorne :blink: otro Hawthorne?!
@  Jacob Hawthorne : (25 mayo 2020 - 04:48 ) :sad:
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 04:46 ) @Matthew Triviani No me obligues a dejar a mi papi viudo (? :sad: A veces pasan accidentes
@  Matthew Triv... : (25 mayo 2020 - 04:42 ) @Jeranne Triviani no te voy a devolver nada, es evidencia para Amá. (?) @Isabella Hawthorne JAJAJAJAJ la favorita de Apá es Ori. Te metes en terreno peligroso (!) Yo que vos, me quedo con Caito nomás. Jajajajaja
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 04:32 ) @Jeranne Triviani the heck! Por qué? Si yo no te he hecho nada
@  Jeranne Triv... : (25 mayo 2020 - 04:29 ) @Isabella Hawthorne Si. :) Lo sientos *Voz de apu* xD Me gusta pelearte. Dejame un rato mas.
@  Jeranne Triv... : (25 mayo 2020 - 04:28 ) *Nuestro D:
@  Jeranne Triv... : (25 mayo 2020 - 04:28 ) @Isabella Hawthorne #Jamas No vamos a permitirlo. D: Aaron es nuesto. xD
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 04:28 ) @Jeranne Triviani Si!! e.e vienes a pelearme nada más te das cuenta?
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 04:26 ) Ustedes procuren que yo no sea la favorita de su padre(?)
@  Jeranne Triv... : (25 mayo 2020 - 04:26 ) @Isabella Hawthorne Jjajajajaja ¿Keaton? :o Me meti y no se que hablan. :D
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 04:25 ) @Jeranne Triviani Es mi papá! Yo se que soy YO su favorita
@  Jeranne Triv... : (25 mayo 2020 - 04:24 ) @Matthew Triviani Devuelve la pala, cabron. xD
@  Jeranne Triv... : (25 mayo 2020 - 04:24 ) @Isabella Hawthorne #Jamas
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 04:19 ) @Matthew Triviani LA FAVORITA SIIII! Y TENGO PRUEBAS! *lo muerde*
@  Matthew Triv... : (25 mayo 2020 - 04:09 ) @Paula Malfoy Pediste la baja de la Familia en tu ficha hace rato (?) No es por el formato xDDD @Isabella Hawthorne , la situación lo ameritaba, leí, ¿LE FAVORITE? nono. *saca la pala robada*(?)
@  Paula Malfoy : (25 mayo 2020 - 03:59 ) @Isabella Hawthorne que suerte yo a verdad ;v la veo dificil
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 03:49 ) @Paula Malfoy yo la edite el año pasado, asi que quede conforme...
@  Paula Malfoy : (25 mayo 2020 - 03:48 ) @Isabella Hawthorne debo limpiar mi ficha y va ser algo difícil sabes -.- /
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 03:45 ) @Paula Malfoy Jajaja yo pondre semiveela, pero en realidad seré Banshee xD como siempre
@  Paula Malfoy : (25 mayo 2020 - 03:44 ) @Isabella Hawthorne lose hermana pero igual en mi roles pongo que soy demonio y ia :v
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 03:42 ) No entiendo por qué el cambio e.e debian ampliar nada más pero bueno
@  Paula Malfoy : (25 mayo 2020 - 03:41 ) yo si debo pero bueno
@  Paula Malfoy : (25 mayo 2020 - 03:40 ) @Isabella Hawthorne T___T si hermana la raza demonio ya no esta T__T
@  Isabella Haw... : (25 mayo 2020 - 03:35 ) Yo ya no la voy a editar nunca en la vida jajajaja sacaron mi raza :cry:
@  Paula Malfoy : (25 mayo 2020 - 03:33 ) @Isabella Hawthorne es que yo debo arreglar mi ficha y estoy con sagits en ese proceso no hermana debo hacer ese nuevo formato en fin jajajaja mañana ya hago eso