Ir al contenido


Conoce el nuevo contexto de rol global de la Segunda Temporada de Rol en la CMI. Link

Mahia Black

Miembro desde 13 abr 2008
Última actividad mar 17 2019 18:54
***--

#5131892 →~*Mansión Delacour*~← (MM B: 94786)

Escrito por Mahia Black el 11 enero 2018 - 23:20

Un bostezo, dos. ¿Por qué había aceptado? Era demasiado temprano para estar ya en actividad, sobre todo al ser una bestia nocturna. Los ojos le lloraban bajo la máscara mortífaga y ni siquiera se había molestado en peinarse, de cualquier manera la capucha negra de su túnica no dejaría que nadie viera ni siquiera el color de su cabello. Los amaneceres sólo eran bonitos si los podía pasar abrazada a su novia.

 

Llegó a donde se encontraban sus compañeros en los terrenos de la Mansión Delacour y pasó el brazo izquierdo con el que sostenía la varita sobre los hombros del mortífago a cargo, colgándose un poco de él. Saludó a la otra muchacha con la mano derecha y terminó de abrazar al Mago Oscuro. Lo consideraba un buen amigo y le tenía cariño y respeto, aunque fuese su jefe dentro del ministerio.

 

Te veo hasta en la sopa. ¿Me extrañabas? – Se separó dando saltitos y le sacó la lengua, aunque el gesto no pudiese ser apreciado. – Tenemos todo listo. Sólo hace falta que des la orden. -




#5126157 .: Mansión Riddle :. (MM B: 92561)

Escrito por Mahia Black el 30 diciembre 2017 - 20:56

Alternó su atención repetidas veces entre Gabrielle y Maida. Rascó su nuca con algo de desesperación y suspiró. No había tenido respuesta por parte de ninguna de las dos. Sabía que su novia no estaba de humor, ni siquiera le había podido pedir que hablaran. Tenía deseos de saber cómo estaba, qué había hecho, si iba a volver o al menos si la iba a perdonar. Quizá más tarde tenería la oportunidad.

 

Giró su cara para buscar el lugar donde estaban las bebidas y poder ir a servirles por cortesía pese al tácito rechazo a su oferta, pero en vez de eso se encontró con una figura que reconocía bastante bien; un chico de gran parecido a ella, alto y con unos preciosos ojos plateados. Levantó una ceja al verlo y sonrió. Estaba salvada de hacer algo terrible con su posición en la Marca Tenebrosa por el bien de su otra hija.

 

Bajó el rostro al oído de su novia y le advirtió de la presencia de Aaron, depositando un suave beso en el lugar antes de girarse hacia el muchacho. Le pidió disculpas a Maida con la excusa de ir a buscar algo de beber y exhortó a Gabrielle con la mirada para que la esperase.

 

Se separó un poco de ellas y tocó el hombro del Black, haciéndolo distraer de la persona a la cual le había hablado. Procuró mover su torso un poco hacia el costado para que su interlocutor la viera y le arrojó una mirada amenazante para que se fuera, luego sonrió a su hijo como si nada hubiese sucedido.

 

– Aaron. Lamento decirte que estás metido en un gran aprieto. Jessie estaba a punto de matarte. – Bajó su mano hasta el brazo del hombre y lo enganchó colocándose a su lado para caminar juntos, llevándolo hacia las escaleras. Había crecido desde la última vez que lo había visto, y los ocho centímetros que había de diferencia entre los dos se hacían notar en ese momento.

 

– Ella está arriba, primer piso. El ruido de sus despotricadas y las cosas rompiéndose te harán saber dónde está. Pero te sugiero que te apures y vayas preparado para un Cruciatus, o algo así… – Lo soltó al borde del primer peldaño y levantó la mano nuevamente para acariciar su rostro, palmeando luego su mejilla un par de veces. A veces se preguntaba por qué no había sacado su color de cabello, le habría hecho ver un poco más apuesto de lo que ya era. – Cuando todo esto termine vení a hablar conmigo. Si querés. –

 

Se alejó rápido, del mismo modo en el que había aparecido. No se preocupó, él ya estaba acostumbrado. Pasó por la cocina y robó una botella de champagne y tres copas. Dio unas cuantas órdenes a los elfos para que ya saliesen a atender a los invitados y repartieran un poco del cáterin de la boda, pese a lo mucho que odiaba tener que usar a los sirvientes; luego, volvió hacia donde estaba Gabrielle con Maida, mostrando la botella en alto. 

 

@Aaron Black Lestrange




#5122441 .: Mansión Riddle :. (MM B: 92561)

Escrito por Mahia Black el 24 diciembre 2017 - 05:03

Apretó los labios y aceptó el reto en silencio. Aquella era la única mujer que podía hacerle quedarse quieta o muda en segundos. Agradeció la sujeción de sus manos y prestó atención a la charla entre su sobrina y novia. Sabía que Gabrielle estaba incómoda, quizá con su presencia, quizá con la del resto de la gente, pero no lo demostraba, al menos no para quien no la conocía.

 

 – Jajaja no hace falta que te regreses a ningún lado. Pero deberíamos hacer una reunión para poder organizar bien nuestro árbol. – Miró de reojo a su hermana. – Incluyendo a tu madre y a los demás. Si bien nos hemos separado seguimos siendo familia.

 

Extrañaba a Luisitha. El castillo no era lo mismo sin sus hermanos. Estaba acostumbrada a la falta de Fernando, pero con el tiempo había empezado a amar el carácter despreocupado e insoportable de orión, las locuras y personalidad aniñada de Luisitha, y, en los últimos días o semanas, la sonrisa, presencia, firmeza, elegancia y elocuencia de Gabrielle. Los extrañaba a los tres, y sobre todo a la última.

 

La había descuidado. De nuevo. Sabía lo dolida que estaba. Lo suficiente para no dormir a su lado por mucho tiempo. Había probado de su propia medicina y no le había gustado. Le dolía haberle hecho pasar por eso. La amaba demasiado. Si tenía suerte, quizá podría algún día repararlo.

 

Abrió los ojos como platos con el comentario de Maida y levantó el mentón a propósito, recorriendo el resto de la sala con la mirada unos segundos mientras se hacía la que silbaba. La verdad era que casi no conocía a su hijo. Lo había parido y huido; era una de sus vergüenzas. No él, sino sus actos para con él. Al parecer los genes eran más fuertes que el abandono, y el muchacho hacía acople de su ascendencia en cuanto a algunas actitudes.

 

De hecho Jessie estaba… particularmente alterada. Le hablé, pero no era lo que necesitaba. – Plantó los orbes azules en la miel de los de la castaña y los entrecerró un poco, levantando la mano instintivamente para acomodar su cabello, pero bajándola al segundo sabiendo que eso no le haría gracia. – Le preocupa la ausencia de Orión y de Aaron, y demás hermanos.  No quería “entregarse sola” al altar. Estaba que largaba fuego. En parte la entiendo

 

Se encogió de hombros. No sabía lo que ella sentía. Nunca había pasado por eso. Pero lo imaginaba. Lo había imaginado cada segundo de cada día por cada mes que había pasado al lado de Gabrielle.

 

Ahora al menos consiguió a Ares. Pero me parece mal de Orión que no haya asistido, o la demora. Quizá si servimos un poco de té el olor lo llame -  Irguió los hombros y se soltó el pelo, que cuidadosamente había atado en un armonioso peinado. – En cuanto a Aaron… veré si puedo llamarlo de “esa” manera. Aunque no debería, es lo único que se me ocurre. -.

 

La matarían por usar la Marca Tenebrosa. Aunque lo dudaba. Nada la había matado anteriormente. Nada lo haría ahora.

 

¿Quieren algo de beber?




#5122347 .: Mansión Riddle :. (MM B: 92561)

Escrito por Mahia Black el 23 diciembre 2017 - 22:59

Algo había estado a punto de salir de la boca de su hija, pero sólo fue un intento. La interrupción de Alegna y Aries obstaculizó aquél momento “madre e hija” que estaban viviendo. Uno de los pocos que habían tenido, a decir verdad. Llevó su mano a la nuca y saludó a Aries con la cabeza, levantándose mientras escuchaba ahora sí las explicaciones de su hija.

 

– Justamente de eso hablaba. Quien te entregue, quien no esté, si están o no tus tios o hermanos... que te de igual. Es tu momento. Disfrutalo. – Se dirigió hacia la puerta, pues ya no hacía falta que estuviera allí y su muchacha se veía más tranquila. Apoyó la mano en el hombro de Alegna antes de salir para evitar trastabillar.

 

Ahora tenés quien te acompañe. No mates a nadie, y si lo haces, que sea sólo a Orión. - Rió y cruzó el límite entre el cuarto y el pasillo, girando su rostro para ver sobre su hombro – Voy a ir a buscar a tu madre, debe estar enojada conmigo a estas alturas y no hay forma de empezar el festín si no bajas, asique te recomiendo celeridad.

 

Le hubiese gustado volver a correr, no obstante eso hubiese significado quizá una fractura de tobillo. Ya había tenido suerte una vez, al principio de la noche, no la tentaría nuevamente. Si bien el tiempo que había estado con Jessie había sido ínfimo, Gabrielle no la había seguido y lo más probable era que aún estuviese enojada con ella.

 

Apretó los labios y los ojos, culpándose mentalmente mientras palmeaba su frente unas cuantas veces antes de llegar a la sala donde estaban las sillas para la ceremonia. Gabrielle estaba con Maida, y Mahia se frotó las manos con nerviosismo, tratando de evitar cualquier comienzo de sudor frío. Se acercó lento, sonriendo de medio lado en un gesto casi tímido para interrumpir la pequeña reunión.

 

Hola Maida. No esperaba verte. Ya está casi todo listo arriba. Jessie estaba loca, ha roto la mitad de la habitación pero creo que ya se ha calmado, no debe tardar en bajar. – Miró a su hermana y se puso a su lado, casi rozando su mano con la de ella. Se acercó a su oído y murmuró – Je suis désolé, ai je des ennuis? -




#5121967 Primera planta: Objetos Mágicos

Escrito por Mahia Black el 21 diciembre 2017 - 22:42

Qué verguenza! jaja espero haber aprendido :) a ver si ahora te la dejo correcta:

 

Puertas Mágicas 40 
Aliento de pimienta 20
 
Planilla de Compra​s Normales para Personajes:
ID: 42748
Link a la Bóveda Trastero: 
Link a la Bóveda de la cual se hará el descuento: Bóveda Mahia Black
Fecha: 21/12/2017
 
Objeto: Vuelapluma
Puntos: 10
Precio: 500 G
 
Objeto:
Puntos:
Precio: 
 
Total de puntos: 10
Total de Galeones: 500
 
 
ahora sí esperemos que quede aprobada la compra :P



#5121851 .: Mansión Riddle :. (MM B: 92561)

Escrito por Mahia Black el 21 diciembre 2017 - 05:30

Esto me pasa por atolondrada. Podría haber preguntado primero – Se rascó la nuca con resignación. Podría volver y preguntar a algún elfo dónde estaba la habitación de Jessica, pero su orgullo no le dejaba hacerlo. Aunque sería algo gracioso. De cualquier manera, odiaba hablar con elfos.

 

Bufó y continuó su camino peldaño a peldaño. Aún se le hacía rara la situación. Al adoptar a Jessica nunca pensó en asistir a una boda con ella, y menos a la de ella. Siempre la había visto como una niña pequeña. Con sus noviecitos y salidas, y todo lo que una mujercita solía hacer mientras iba creciendo, pero sin embargo sólo al conocer a sus nietas había caído en cuenta de que su hija ahora era una mujer.

 

Y pronto una mujer casada.

 

Quizá podría usar algo de Aliento de pimienta en la copa de Jess para que Otto se… WOAH – Se paró en seco y levantó los brazos en alto mientras daba un paso hacia atrás.

 

Miró hacia atrás para ver por qué no había rodado por las escaleras, pero se dio cuenta de que los escalones se habían terminado hacía unos momentos. Suspiró y rio, volviendo la mirada risueña hasta Alegna.

 

– Últimamente nos estamos viendo bastante. Aunque estaba absorta en mis pensamientos y no te vi –. Le sacó la lengua y mostró los colmillos. Siguió con la mirada el trayecto que había marcado la mano de la mortífaga y agradeció el saber hacia dónde se tenía que dirigir.

 

– No te preocupes, yo me encargo. De paso cuando le encuentres si podés te pediría que heches un vistazo a los invitados y me avises, así podemos decirle a la niña si es hora o no.

 

Le respondió el abrazo y la dejó ir, encaminándose hasta la puerta que le llevaba a la futura recién casada. Pidió permiso y asomó la cabeza, levantando una ceja al ver los vidrios rotos y la cortina moviéndose por la falta de cobertura en la ventana. Definitivamente la había criado un poco parecida a sus madres; si bien Gabrielle era más calma en el aspecto de romper las cosas, solía tener nervios. En cuanto a Mahia, ella era la bestia de la relación, la que rompía las cosas, o las quemaba.

 

 – Si entro, ¿no me vas a matar a varitazos? – La saludó con la mano y se adentró en el lugar, entornando la puerta a posterior. Se acercó a ella, que por fin se había quedado quieta al verla, y dudó si abrazarla, pero finalmente la envolvió en un corto abrazo y le tomó la cara con ambas manos de manera delicada para no correr el maquillaje.

 

No hicieron falta palabras. No por ahora. Tampoco sabía qué decir ni qué hacer para ayudarla. Dio unas dos palmaditas en la mejilla de Jessica y se alejó, sentándose al borde de la cama, dejando sus dos brazos hacia atrás para mantenerse erguida. Suspiró y la invitó a sentarse, palmeando el lugar del colchón que estaba a su lado.

 

Creo que yo estaría igual de nerviosa si me casara con tu madre – Bajó la mirada un segundo y la volvió a levantar – Quitando todos los problemas y mis malos actos, o el hecho de que ella esté… bueno, no viene al caso, pero sería el momento más hermoso de mi vida… el poder ver a la mujer que amo acercarse a mi lentamente, vestida de blanco y sabiendo que pronto va a ser mi esposa, quien elegí para pasar el resto de mi vida… -

 

Sólo se limitaba a hablar sin siquiera estar segura de cuál era el inconveniente de su hija.

 

 – Y creo que sería perfecto. Más allá de cualquier eventualidad en la preparación, o en su vestimenta, o en los invitados y su atención. Ni siquiera me preocuparía el resto de las personas; lo que piensen, su presencia o ausencia, si les gusta la unión o no, o si alguien se opone… Y creo que eso es lo que está sintiendo Otto… Asique deberías tranquilizarte y disfrutar de este momento que es un momento totalmente hermoso, y dejar que los nervios se vayan. Pero podés contarme, ¿qué te tiene así hija? -




#5121543 Primera planta: Objetos Mágicos

Escrito por Mahia Black el 19 diciembre 2017 - 21:49

Buenas Tardes!

 

Les dejo el formulario, espero que esté bien.  Un saludo

 

 

Puertas Mágicas 40 
Aliento de pimienta 20
 
Planilla de Compra​s Normales para Personajes:
ID: 42748
Link a la Bóveda Trastero: 
Link a la Bóveda de la cual se hará el descuento: Bóveda Mahia Black
Fecha: 19/12/2017
 
Objeto: Vuelapluma
Puntos: 40
Precio: 2000 G
 
Objeto: Aliento de pimienta
Puntos: 20
Precio: 1000 G
 
Total de puntos: 60
Total de Galeones: 3000

 

 




#5118544 .:: Castillo Black ::. (MM B: 97834)

Escrito por Mahia Black el 05 diciembre 2017 - 06:48

Esa discusión ya estaba siendo algo sin sentido que no llevaría a ningún lado. Luisitha se había ido porque quería. Y, tal vez, estaba teniendo algo de sangre fría al no darle mayor importancia, pero las dos eran Black y tenían el mismo enfermizo problema de desaparecer cada tanto. Un hábito horrible que destruía su vida, pero que por algún impulso de idiotez no podían evitar. Aunque si no comenzaban a hacerlo pronto, se quedarían sólo con su puñado de historias y sin nadie a quien contárselas. Por lo que esperaba que ella estuviese bien, confiaba en su criterio.

 

–  Te voy a transferir un dinero suficiente para que puedas comprar el mejor rastreador del mercado Maida. Mañana iré a Gringotts, pero necesitaría que vayas a nuestra lechucería y envíes un mensaje con tu número de bóveda para que lo agreguen a mis autorizados.  – Hizo aparecer la pluma que usaba en sus reportajes del profeta y un pergamino y, apoyándolos en la pared para escribir la nota con su puño y letra explicando el inconveniente y lo que se realizaría – Toma. Sólo falta agregarle tus datos. Hacelo y avísame cuando esté listo –

 

Se mostró un poco molesta por la invasión tan prolongada a su habitación, pero le sonrió discretamente. Suponía que eso le iba a hacer un favor a la muchacha. Seguramente la cuenta de los Yaxley era ya abultada, pero era su forma de ayudar, puesto que no se le ocurría qué más hacer. De todas maneras, el objeto iba a quedar para la casa Black luego de ser utilizado, tenga el efecto deseado o no.

 

Recordó el comentario de su novia y sonrió mirando hacia ella. Negando con la cabeza ante la falta de argumento para poder contestarle. Ella tenía razón. La amaba con locura y sabía que hacía mal en dejarla sola tanto tiempo, no le quitaría el derecho a bromear sobre eso.  La miró con amor y pena, bajando los ojos al instante, pero moviendo una vez más la varita para que en su lado de la cama apareciera un gran chocolate y una rosa amarilla. Probablemente nadie se hubiese dado cuenta del gesto.

 

– A Aaron no lo veo hace rato. De hecho, hablando de eso… Quiero hablar con mis hijos… nuestros hijos – Corrigió, pensando en su mujer con una gran sonrisa en su boca – y ver si tienen ganas de organizar una gran reunión de familias de magos en este castillo. Quizá resulte. Quizá no. Pero si lo querés ver y lo encuentro, puedo llevártelo más tarde. –

 

Surcó el tramo que había entre ella y la puerta y la abrió rápidamente. Señalando la salida con el otro brazo.

 

Ahora, los invito a retirarse si no tienen nada más que decir.  Pero si tienen ganas de pasar un rato organizando una fiesta, o tienen alguna idea para ayudar, pueden quedarse en el living hasta que yo baje. Sólo demoraré unos minutos… aún estoy descalza y con el pelo mojado… -




#5107568 .:: Castillo Black ::. (MM B: 97834)

Escrito por Mahia Black el 19 octubre 2017 - 19:21

Levantó la cabeza hacia la lluvia de la regadera y trató en vano de quitar el agua con la palma de la mano. Ya había enjabonado su cuerpo y su cabello estaba completamente limpio, pero podía escuchar las voces provenientes de la habitación y quería darle tiempo a que terminaran de hablar. No obstante, si continuaba allí se iba a arrugar más que con el paso de los años.

 

Cerró la llave y se cubrió con la toalla, envolviendo su pelo dorado con una más pequeña. Alistó su ropa y se cambió una vez seca. Como pocas veces ocurría, había optado por una falda negra con pequeños vuelos que quedaban unos cuatro dedos por encima de la rodilla, y una camisa blanca a tres cuartos de manga con detalles dorados en los botones. Una delicada chaquetilla beige de cuero  terminaba su vestimenta.

 

Arremangó los puños de la chaqueta hasta mitad y dejó desprendida la cremallera. Los pies los tendría descalzos hasta llegar al ropero donde se pondría unos tenis muggle seguramente, puesto que odiaba usar zapatos de tacón. Por último, desprendió los tres primeros botones de la camisa, dejando un escote en V atrevido pero que no mostraba demasiado.

 

Sacó la toalla de su cabello y abrió la puerta justo a tiempo para escuchar las últimas frases de Maida. Vio sus rostros girar hacia ella y avanzó unos pasos para unirse a las mujeres.

 

 – No creo que exista un hechizo de rastreo pero para la familia Black. Sobre todo si el miembro abandonó el castillo para ir a vivir con otra familia. –

 

Sus palabras fueron tajantes y sus ojos azules no demostraron demasiada pena por ello. Volvió sus ojos a Gabrielle pero evitó hacer contactos con los de ella por unos segundos, puesto que no quería averiguar si había reproche aún en ellos. Pero su amor le venció el miedo y la miró, perdiéndose  en aquellos orbes miel  que le quitaban el aliento. Sonrió con alegría y aflojó sus hombros, volviendo hacia Maida para responder con más tacto.

 

 – Pero sigue siendo una Black, y mi hermana. Así que vamos a tratar de encontrarla. En primer lugar,  ¿sabes si Luisitha estaba teniendo algún problema con otro miembro de la Yaxley? Sé que abandonó las filas, por lo tanto no podemos llamarla a nuestra manera, si sabés de lo que hablo.

 

Colocó delicadamente su pelo de lado y comenzó a secarlo mientras hablaba. No tenía miedo de mencionar la Marca Tenebrosa frente a la niña. Podía reconocer a un mortífago cuando lo veía, aún fuera de la fortaleza, pero quién sabe, quizás era la costumbre.

 

 – ¿Bridget? Estás muy callada, ¿querés aportar algo? – Dejó su cabello listo e hizo desaparecer la toalla con la varita. Estaba siendo vaga, pero no quería alejarse. Estiró la mano izquierda hacia su novia y le tomó de la cintura delicadamente. 




#5105926 .:: Castillo Black ::. (MM B: 97834)

Escrito por Mahia Black el 13 octubre 2017 - 19:43

Esbozó una sonrisa de cara a la pregunta recibida y se despegó de la puerta, cerrándola tras ella. Se acercó a Gabrielle y con la mirada llena de pena le pidió disculpas con la mirada, depositando un tierno beso en la comisura de sus labios pese a saber que la había dejado sola. Le apretó la mano y se acercó más a ella, embriagándose en su perfume. La amaba, y se podía notar en sus ojos cuando la miraba.

 

Se giró hacia Bridget, quien estaba expectante, y encogió los hombros.

 

 – Esa es una pregunta que últimamente me hacen mucho en mi propia casa, aunque esta vez sea en mi propia habitación – Pasó al lado de la muchacha mientras hablaba, agachándose frente a la chimenea. Prendió el fuego y tiró un leño más grande dentro. No tenía frío, pero le encantaba la luz tenue que daba el fuego, y más aún amaba el sonido de su crepitar. Además, sabía que Gabrielle prefería el calor. – Mi nombre es Mahia Black. –

 

Se levantó. Pensó en pararse frente a la pelirroja y extender la mano hacia ella, pero la última vez que lo había hecho no le había salido muy bien. Le explicó que era la madre de Evarela, dejando tácito el hecho de que la relación que las unía era de Abuela-Nieta. Se sintió tentada en hacer un gesto casi materno y acariciar la mejilla de su nieta, pero cuando iba a hacerlo la puerta volvió a sonar.  

 

Giró los ojos y movió la varita para que esta se abriera, dejando paso a una Maida que lucía algo tímida. Comenzaba a molestarse un poco. No estaba acostumbrada a tener tanta gente, y menos dentro de sus aposentos. Apenas si se habían mudado a la planta preferencial del patriarcado y ya todo el mundo sabía donde habitaban. Era eso, o quizá había un hechizo colocado por elfos que comunicase las puertas de la parte de sus viejos cuartos con el nuevo. No lo sabía.

 

 Y aunque no quisiera asumirlo, lo que más le hacía ruido era no poder hablar con la Delacour, quien estaba muy callada.

 

 – Bueno, me iré a dar una ducha y las dejaré que hablen. Por algo seguramente han venido hasta aquí. Cuando esté presentable me uniré a ustedes. – Apuntó con la varita al closet ampliado en una de las paredes del cuarto y sacó unas prendas de ropa limpia para cambiar la que tenía y las hizo seguirla hasta el cuarto de baño – Me cambiaré dentro. No creo que quieran un espectáculo… Al me nos no todas. –

 

Le guiñó un ojo a su mujer de manera sexy y, dándoles la espalda, comenzó a quitarse la remera antes de entrar al baño, cerrando la puerta con el pie tras ella. 




#5095132 La Torre Negra (MM B: 100782)

Escrito por Mahia Black el 19 agosto 2017 - 21:24

Lo primero que ha llegado a mis oídos es que al menos dos personas habían quedado enterradas bajo los escombros – Relató Mahia, mirando curiosa mientras se acercaba a lo que quedaba del local donde había tenido lugar el desafortunado hecho.

 

Hablaba tranquila, levantando la máquina grabadora muggle hacia su boca mientras presionaba el botón rojo que llevaba la inscripción de “record”. Era bastante anticuado, y sabía muy bien que ni siquiera ya en el mundo no mágico ese objeto era utilizado con frecuencia, pero adoraba cómo giraba el “cassete”, o como quiera que se llamara, sin necesidad de usar magia; incluso más fascinante le resultaba el saber que, luego, apretando el botón de abajo volvería a escuchar su voz con todo lo que había dicho anteriormente.

 

 – Un hecho lamentable – Prosiguió – Afortunadamente, ninguno ha muerto. Si bien esto nos da tranquilidad, la noticia es más que un simple desmoronamiento. Lo que nos importa a todos es que uno de los dos accidentados se trata ni nada más ni nada menos que del mismo Primer Ministro, Crazy Malfoy. –

 

No revelaría su fuente de información, no tan temprano, pero debía admitir que confiaba mucho en ella. Era poco tiempo llevaba trabajando como reportera,  no obstante ya tenía gente en varios lugares que le chivateaba los chismes y su deber era confirmarlos y publicarlos. Y este, en particular, era la pepita de oro que había buscado durante el tiempo que llevaba en El Profeta.

 

Su informante le había asegurado que era el señor Malfoy sin ninguna duda el que había sufrido el derrumbe, y que cualquiera que estuviese en el lugar trataría de ocultarlo. Sobre todo si venían del departamento de Accidentes. Seguro se sentían acorralados y en un buen lío y para ellos lo mejor era minimizar el problema.

 

Eso no le iba a detener. La verdad debía siempre salir a la luz.  Daba gracias a que su novia había salido ya de ese departamento.

 

Apretó más su sombrero de reportera contra cabeza desde atrás. Un toque de formalidad en su vestimenta que le pareció gracioso. No combinaba tanto con sus pantalones de jean negros y su jersey azul, pero le gustaba. Además, siempre había evitado hacer el ridículo en sus años pasados. Quizá era el momento de empezar ahora.

 

Pudo ver de reojo que ya una de las reporteras del Profeta se encontraba hablando con una mujer que no tenía el mejor de los aspectos, pero que parecía conocer muy bien. Decidió dejarla hacer su trabajo, esperando que las historias que ella y su compañera recopilaran coincidieran al final del día. No estaba segura de que la otra mujer la reconociera, por lo que no la saludo y siguió de largo. Pudo reconocer a su cuñada, Gatiux, en el lugar y se acercó a ella para hablar.

 

–  ¡Hola Gatiux! Tanto tiempo. ¿Cómo está mi hermanito? Ya ni se pasa por casa a saludar – Le saludó de manera amigable y paró la grabadora para hablar con ella extra profesionalmente. – Vengo del profeta. He empezado un nuevo trabajo ahí y necesito dar una nota. ¿Crees que me podrás ayudar? O al menos me des el nombre de quien esté dispuesto.




#5094698 Crazy Awards 2017 2.0

Escrito por Mahia Black el 17 agosto 2017 - 20:24

Mortífaga y reportera a la vez. A falta de uno, tenía dos motivos que la obligaban a estar allí, por lo que cumpliría doble función en la fiesta. Si es que así podía catalogarse; más que fiesta parecía una excusa para sacar los trapitos al sol y poder decir libremente lo que cada uno pensaba de sus compañeros. “No es mala idea”, pensó la primera vez que había participado en unos Crazy Awards. Estaban bien, alentaban a reírse sin tope de crueldad de los demás y no con ellos, y lo exoneraba a uno de sufrir represalias por eso. Técnicamente.

 

La Black siguió los pasos de su jefe y su novia, deteniéndose un minuto para apreciar el sutil aroma dulce que había en el aire. Raro para una taberna, pero agradable.

 

Sacó su pluma y un cuaderno y miró a su alrededor para buscar a quien entrevistar. No estaba segura de cómo tomar ese trabajo adecuadamente; antes de llegar había debatido, sin llegar a un acuerdo consigo misma, entre observar el espectáculo y redactarlo en una nota, sin necesidad de hablar con alguien más, o hacer sociales y saber qué opinaba el público del asunto.

 

Mahia no era una persona muy sociable, pero se sentía abierta en ese momento, y terminó decantando por la segunda opción.

 

Echó una última mirada a Gabrielle que se había alejado junto a Yekaterina y soltó una risa al verla chocarse con él y hacerse la desentendida. Movió la cabeza de lado a lado con fingida desaprobación y le guiñó un ojo aunque ella no la estuviese viendo. En un rato la buscaría para invitarle algo de tomar, como si fuese la primera vez que la veía.

 

¡Oiga! Si, a usted le hablo. – Gritó y alagó la mano para detener a una muchacha de cabello azul que pasó a su lado. Pero no le prestó ninguna intención. Con un poco de frustración comenzó a corretear detrás de los invitados, los cuales se encontraban enfrascados en su charlatanería y cotillería, e ignoraban sus palabras.

 

Aquello era más difícil de lo que había pensado. 

 

***************

 

Spoiler




#5085321 Pociones & Encantamientos

Escrito por Mahia Black el 10 julio 2017 - 18:39

 – No estoy de acuerdo con vos. Para ser un excelente duelista tenes que saber utilizar hasta el hechizo más inofensivo, porque muchas veces eso marca la diferencia; saber adecuar cada hechizo a la situación y sacarle el mejor provecho… distingue a un simple hechicero, de un excelente encantador.

 

Mientras hablaba la Black se había alejado de la mesa que utilizaban los alumnos de encantamientos y se había posicionado a un costado pero más cerca de Colt que de su compañera. Se podría decir que estaba a mitad de camino. Con la varita apuntando hacia el mesón y musitando claramente “Morphos” había convertido la mesa en un perro de tamaño mediano, que más se parecía a un lobo que a otra cosa.

 

 – Sabiendo de encantamientos podés dar vida, por ejemplo. Pero la inteligencia de un duelista le da otro significado a ese ser. – El can caminó lentamente hacia la Mahia, haciendo un rodeo por en torno a sus piernas antes de acabar sentado frente a ella. La ojiazul se hincó y acarició la cabeza del perro, moviendo sus orejas con lentitud. Susurró algo en voz baja para que sólo el animal lo oyera, le dio una palmadita, y el perro volvió al lugar en donde estaba la mesa.

 

 – Puede ser una simple compañía, o un medio de defensa, o de ataque. Supongamos que en vez de un perro he creado un tigre, que por razones obvias no lo he hecho – Apuntó con su varita a Patrick y mandó al animal a atacarlo. – Él tendría que defenderse del felino y yo tendría las manos libres para poder seguir atacando... también suponiendo que fuese mi aliado…

 

 – Aguamenti – Dijo claramente, lanzando un chorro de abundante agua que formó al instante un charco. El Can patinó en él sin poder frenar su carrera y cayó de bruces, volviendo a resbalar en el intento de levantarse. – Un hechizo tan simple y común como ese puede ayudar. Claro que hay que tener en cuenta que yo estoy en medio del camino de los dos, y que no lo hubiese logrado si estuviera detrás. En ese caso podría haber hecho un Oppugno para controlarlo. En este caso no lo hago porque ya soy su creadora.

 

Nuevamente guió al perro hacia donde estaba anteriormente la mesa y le apuntó con la varita.

 

 Sectusempra – Un rayo rojo salió de su varita, impactando directo en el animal. Varios cortes en el pecho y costado empezaron a sangrar de manera rápida, generando que el perro perdiese la vida y volviera a ser una mesa en cuestión de minutos. Eso había sido cruel, pero hacer una maldición imperdonable la habría expuesto en su rol de Mortífaga.

 

 – Claramente eso no es todo. Se pueden hacer encantamientos que te cubran del frío, que reparen tus objetos rotos por el enemigo; endurecer cualquier objeto para que sea una defensa, crear aves para parar rayos. Hechizos que usarías en cualquier situación normal, pero con otras intenciones… Entonces, a mi modo de ver, para ser un experto en duelos sólo tenes que agregarle la inteligencia y agallas a la información sobre encantamientos, que obviamente la sabes en su totalidad. Asique… Creo que en lo que a mi concierne, estoy lista para ser aprobada. A menos que nuestro profesor piense que nos falta por aprender algo más. – Miró a colt a los ojos y sonrió, preguntando luego con fingida inocencia – ¿Algo que nos quiera enseñar usted querido profesor? –




#5084258 .:: Castillo Black ::. (MM B: 97834)

Escrito por Mahia Black el 07 julio 2017 - 05:21

Estando allá veremos quién se muda con quién”… Esa era una sutil manera de aceptar su propuesta. Si bien su hermana no había dicho que sí de manera literal, su frase le daba entender a Mahia que su idea había sido vista con buenos ojos. Y eso le hacía más que feliz. Repetía las palabras en su mente una y otra vez mientras se concentraba por aparecerse en su cuarto, con la castaña entre sus brazos, dando pequeños besos en su cuello, erizándole los bellos de la nuca.

 

Llegamos, bella durmiente – Murmuró en el oído de Gabrielle una vez en su habitación. Depositó un beso en él y alejó el rostro para mirarla a los ojos. Le sonrió, suspiró y  suavemente la recostó en su lecho.

 

Conociendo a su novia, estaba segura de que pasar frío era lo último que deseaba en ese momento, pero era inevitable debido a la pérdida de sangre.

 

Quitó sus zapatos y removió su vestido y capa con un movimiento de varita. Rebuscó en su armario y volvió con una remera de las suyas y su sweater azul preferido, colocándoselo mientras se sentaba a su lado. Las prendas le quedaban algo grandes, puesto que la Black era más alta, y los puños del abrigo llegaban a cubrir hasta sus manos. Quizás había sido demasiado el atrevimiento de modificar un poco su vestimenta, pero tanto sus ropas como las de ella estaban impregnadas de olor a humo y alcohol.

 

Lo siento amor, no tengo nada rosa. A decir verdad dudo tener algo que no sea blanco, negro, azul o verde.  – Bajó la mirada y entornó las cejas con evidente consternación en sus ojos, ladeando la cabeza hacia su hombro derecho mientras pensaba. – Me vas a tener que acompañar a elegir guardarropa, un poco de elegancia no me haría nada mal.

 

Una vez cómoda,  arropó sus piernas desnudas con el edredón que se encontraba bien doblado a los pies de la cama.

 

 – Podes cambiarte luego, ahora descansá

 

Acomodó un mechón rebelde detrás de su oreja. No hacían falta palabras, puesto que sólo con mirarse entendían todo. Era parte de la conexión que había surgido hacía muchos años ya, y que no hacía otra cosa que aumentar. La invitó a cerrar los ojos nuevamente y bajó la mano hacia su mejilla con un toque delicado antes de pararse.

 

Voy a bajar a prepararte algo de comer. ¿Vas a estar bien sola? Una vez que hayas descansado lo suficiente bajá y de paso hablamos de lo que te propuse antes. –

 

Mientras esperaba su respuesta volvió a su ropero y separó una muda de ropa: una camisa entallada esmeralda y una falda de jean. Se quitó la chaqueta y la remera lentamente, subiendo los brazos, mostrando en el movimiento los músculos en su espalda. Se cambió, haciendo lo propio con sus pantalones y la falda.

 

No le gustaba la idea de dejarla sola. Frunció la boca y volvió a su lado, acuclillándose y tomando su mano mientras se acercaba a darle un beso en los labios. Jadeó al sentirla y la acarició sutilmente con la lengua, humedeciendo sus labios y aplicando un poco más de presión luego, separándose antes de que todo se volviera borroso nuevamente. Algo agitado se incorporó sin soltarla, deseándola.

 

Siento que no puedo estar ni un minuto lejos de vos. Te espero abajo amor. -

 

Le sonrió una última vez y cerró la puerta tras de ella, asegurándose de que su amada se hubiese recostado. Descendió las escaleras bajando los peldaños de dos en dos mientras se arremangaba los puños de la camisa hasta por encima del codo y saltó los últimos 3 escalones a la vez, comenzando a dirigirse hacia la cocina. Dejó salir una pequeña carcajada de felicidad al recordar a la ojimiel en su cama y miró hacia atrás, tentada en volver para acostarse con ella.

 

Necesita comer, animal, casi la dejas anémica” pensó, reprimiéndose a sí misma. Siguió su camino, moviendo la cabeza para despejar la idea, sabiendo que ya tendrían tiempo para volver a estar juntas.

 

Ya casi llegaba hasta su destino cuando escuchó las voces de Otto y dos mujeres más. Normalmente no le habría dado mucha importancia. El patriarca Black era un buen tipo, lo quería, pero nunca habían sido demasiado cercanos y prácticamente no compartían intereses afines, por lo que sus charlas se daban por dos motivos: por casualidad, o por reuniones familiares.

 

No obstante, en aquel momento Mahia había reconocido la voz de una de las mujeres. Alzó las cejas sorprendida y dio dos pasos hacia atrás, mirando a través de la puerta que daba al living: Jessie, su hija adoptiva, se encontraba abrazada a Otto y ambos sonreían junto a otra muchachita. Extrañamente, su primogénita no le había avisado que haría visita, y estaba más que segura de que a Gabrielle tampoco.

 

 

 – ¡Jessie! ¿Cómo estás mi niña? Veo que el motivo e tu visita no son tus madres - Alzó la voz un poco mientras se desviaba de su objetivo y los llamaba, divirtiéndose un poco. La apuntó con un dedo y con fingida indignación le recriminó  – Podrías haber avisado mujercita. De todas maneras acá todo queda en familia. –




#5068234 .:: Castillo Black ::. (MM B: 97834)

Escrito por Mahia Black el 31 marzo 2017 - 05:32

Estaba segura de haber visto a Akiza en algún momento otro momento de su vida. Quizá cuando era más pequeña o en algún desayuno que últimamente se hubiese realizado en el castillo, pero realmente no estaba muy segura. Sólo sabía que aquellos rasgos femeninos y cabellos dorados se le hacían extremadamente familiares. Tal vez fuese lo mucho que se parecía a su madre, exceptuando la altura y aquellos ojos azules que más se parecían a los de ella que a los de la Delacour.

 

Mahia se quedó detrás de Gabrielle mientras esta trataba con su hija, dejándoles un poco de espacio para que se pusieran al día, observando detenidamente a la menor de las tres. Si bien la muchacha se mostraba algo confundida luego de haber sido sorprendida por su madre, no parecía deberse a ello el sobresalto. La miró extrañada y evitó realizar alguna consulta sobre ello, por el momento se dedicaría a conocerla.

 

Apreció la sutil reverencia y le devolvió el gesto con la mano libre. La oyó hablar y apretó discretamente el agarre que tenía con su hermana antes de responderle.

 

- Tu tía, sí. Podría decirse que sí... en cierto sentido. – Sonrió de costado, mostrando uno de los colmillos a su sobrina.  No le tenía confianza aún, pero era la hija de su hermana y le interesaba conocerla, por lo que regalarle una o dos sonrisas más de lo que normalmente haría no caía mal.

 

- Tu madre habla mucho y muy bien de vos… De hecho venía con el único motivo de conocerte. Yo y tu madre somos muy cercanas, pero nunca estuve lo suficiente en el castillo como para conocer al resto de los que viven acá. Ahora me quedo para siempre…– Dio un paso hacia ella y se frenó en seco, manteniendo un poco de distancia mientras le señalaba el ingreso al castillo con la mano libre - ¿Nos acompañas a picar algo? Podemos hacer que los elfos nos preparen buena comida… o simplemente puedo cocinar yo y de paso disfrutas de la compañía de tu madre.

 

Se volvió hacia Gabrielle esperando su aprobación y aflojó la mirada, suspirando y conteniendo el impulso de atraerla hacia ella y depositar un suave beso en sus labios. Primero quería que ella tomara las riendas con su hija y pudiese hablarle a su modo. Movió los labios en silencio, gesticulando un "te amo" mudo, y se volvió a su Akiza para esperar su respuesta. 







Alternar visibilidad del Shoutbox Tag Abrir el Shoutbox en una ventana emergente

@  Ada Camille... : (06 junio 2020 - 06:41 ) Hasta mañana mundo magico, sueñen lindl
@  Ada Camille... : (06 junio 2020 - 04:24 ) :ninja: :ninja: :ninja: :ninja:
@  Kamra Ashriv... : (06 junio 2020 - 04:16 ) :ninja: :ninja: :ninja: :ninja: :ninja:
@  Ada Camille... : (06 junio 2020 - 04:15 ) :ninja: :ninja: :ninja: :ninja:
@  Kamra Ashriv... : (06 junio 2020 - 04:14 ) :ninja: :ninja: :ninja:
@  Ada Camille... : (06 junio 2020 - 04:12 ) :ninja: :ninja:
@  Matthew Triv... : (06 junio 2020 - 03:54 ) :ninja:
@  Hades Ragnarok : (06 junio 2020 - 03:15 ) @Paula Malfoy bien, y tu?, como te portas?
@  Ada Camille... : (06 junio 2020 - 03:04 ) @Hades Ragnarok *atrapada *
@  Paula Malfoy : (06 junio 2020 - 02:55 ) @Hades Ragnarok como estas padrino
@  Hades Ragnarok : (06 junio 2020 - 02:54 ) @Ada Camille Dumbledore *la atrapo y me la llevo*
@  Ada Camille... : (06 junio 2020 - 02:33 ) Linda noche, como van?
@  Ada Camille... : (06 junio 2020 - 02:28 ) @Hades Ragnarok ;)
@  Hades Ragnarok : (06 junio 2020 - 02:28 ) @Shelle Dumbledore B.L XD jajaja, buena tecnica
@  Hades Ragnarok : (06 junio 2020 - 02:28 ) @Paula Malfoy ahijadosa jhermosa
@  Paula Malfoy : (06 junio 2020 - 02:23 ) @Hades Ragnarok ❤️ padrino
@  Shelle Dumbl... : (06 junio 2020 - 02:17 ) :kage bunshin:
@  Hades Ragnarok : (06 junio 2020 - 02:14 ) :ninja: :ninja:
@  Ada Camille... : (06 junio 2020 - 02:04 ) :ninja:
@  Reacon : (06 junio 2020 - 12:22 ) @Anthony Ryvak Dracony si, es por la tormenta tropital cristobal, acuerdate vivo en un puerto, asi que toda la casa esta llena de agua xD , mientras sacamos el agua a cubetas y no se para que la verdad..
@  Alessia BL C... : (06 junio 2020 - 12:16 ) :ninja:
@  Ada Camille... : (05 junio 2020 - 11:45 ) :ninja:
@  Eobard Thawne : (05 junio 2020 - 11:03 ) :ninja:
@  Shelle Dumbl... : (05 junio 2020 - 10:49 ) que se cuenta por acá
@  Shelle Dumbl... : (05 junio 2020 - 10:47 ) :lol:
@  -Eterno Blac... : (05 junio 2020 - 10:42 ) ^_^
@  Hades Ragnarok : (05 junio 2020 - 10:39 ) :ninja:
@  Shelle Dumbl... : (05 junio 2020 - 09:53 ) buenaas <3
@  Anthony Ryva... : (05 junio 2020 - 09:29 ) @Reacon ¡Papi! :o ¿Es por la excesiva lluvia? ¿se desbordo un río? ¿qué dicen los de protección civil?
@  Reacon : (05 junio 2020 - 03:23 ) @Anthony Ryvak Dracony mi niño...mi casa se inunda xD
@  Ada Camille... : (05 junio 2020 - 03:20 ) @-Eterno Black Triviani *apachurrada* buen dia tio
@  -Eterno Blac... : (05 junio 2020 - 03:16 ) @Ada Camille Dumbledore Le apachurro contodo el cuerpo
@  Ada Camille... : (05 junio 2020 - 03:03 ) Buen dia Mundo mágico
@  Paula Malfoy : (05 junio 2020 - 02:11 ) @Hades Ragnarok padrino *lo abraza *
@  Hades Ragnarok : (05 junio 2020 - 11:57 ) :ninja: :ninja:
@  Ada Camille... : (05 junio 2020 - 05:25 ) :ninja:
@  Eobard Thawne : (05 junio 2020 - 05:24 ) .
@  -Eterno Blac... : (05 junio 2020 - 05:17 ) Aplasta a @Isabella Hawthorne y se va
@  Isabella Haw... : (05 junio 2020 - 03:00 ) @Paula Malfoy Hermana! *la aplasta*
@  Paula Malfoy : (05 junio 2020 - 02:57 ) :ninja:
@  Isabella Haw... : (05 junio 2020 - 02:38 ) JAJAJAJAJA es que yo te busco la lengua
@  Franko Lovegood : (05 junio 2020 - 02:37 ) Jajajajajajaj
@  Franko Lovegood : (05 junio 2020 - 02:37 ) No voy a responder a ese comentario porq después me decis q soy muy explicito
@  Isabella Haw... : (05 junio 2020 - 02:34 ) @Franko Lovegood Es que me gusta jugar con fuego :perv:
@  Franko Lovegood : (05 junio 2020 - 02:27 ) @Isabella Hawthorne jajajaja q tienes con el fuego? Sos una piromana en potencia hermana jajajajaj
@  Isabella Haw... : (05 junio 2020 - 02:22 ) JAJAJAAJA es la verdad, no aparezco en dos días dedicame memes y prendelos fuego asi me llegan al infierno(??
@  Isabella Haw... : (05 junio 2020 - 02:21 ) @Franko Lovegood cuando vuelvas prende fuego todo(? Jajajaa y después un shot de lavandina y destergente y sos inmune hermano(?
@  Franko Lovegood : (05 junio 2020 - 02:18 ) @Isabella Hawthorne Isabella!! Jajaj dios, no digas eso... ue me queda a mi que mañana voy a capital federal, el principal foco del pais
@  Isabella Haw... : (05 junio 2020 - 02:13 ) @Franko Lovegood acá hace 3 diaa apareció el primer caso ya vay como 6 contagios ay no. Si un día me pierdo es porque me contagie y morí(?
@  Franko Lovegood : (05 junio 2020 - 02:11 ) @Isabella Hawthorne hoy tranqui... pero mañana a oficina jajaja despues de 75 dias de estar encerrado en casa voy a salir por 1ra vez