Ir al contenido


¿Quieres jugar al Quidditch? ¡¡¡Apúntate!!!
Abiertas las inscripciones a bandos. ¡¡¡Inscríbete a la Orden del Fénix o a la Marca Tenebrosa!!!
¡¡¡Inscribe tu ocupación o empleo mágico!!!

Foro en remodelación. Disculpa las molestias

Felias Snape Triviani

Miembro desde 16 oct 2008
Última actividad ago 18 2019 17:18
***--

#5135374 Familia Gryffindor (MM)

Escrito por Felias Snape Triviani el 23 enero 2018 - 22:55

Buenas vengo a que amablemente me dejen ser parte de la familia. No prometo ser lo más activo del mundo, pero de vez en cuando voy a pasarme. Es que la vida muggle me tiene muy atareado. Así que queda en su poder la desición de darle cobijo a este pobre indigente.

 

Datos:
Nick: Felias Snape Triviani
Parentesco: Sobrino de Elvis



#5068791 Primera planta: Objetos mágicos

Escrito por Felias Snape Triviani el 04 abril 2017 - 14:05

Aquel día podría decirse de primera mano que era igual que cualquier otro: el sol amaneció radiante, la brisa matutina levantaba túnicas y coletas de cabello y los madrugadores transeúntes de Diagon se repantigaban en los diferentes escaparates del callejón. Pero si había algo que odiaba Snape en sobremanera, era la obligación de tener que asistir al Magic Mall sin el debido desayuno de café previo. 
 
Por suerte había encontrado un pequeño bar de camino a la tienda ministerial (demasiado similar a una extensa cadena de cafeterías muggles) en el que compró dos venti de café moca y aprovechó el viaje para llevarse un capuccino para Wanda. Sabía le gustaban a pesar de su ascendencia de raza pura.  
 
-Buenos días Wanda- saludó con hubo subido la escalera y saludado a la esbelta y rubia mujer. Ella se abalanzó sobre el café caliente y con una sonrisa comenzó a beber. -Despacio mujer, no vaya ser que te quemes.-
 
-¡Gracias Snape!- agradeció mientras dejaba de beber con los ojos cerrados y disfrutaba el momento (?). -A propósito, buenos días. Ese hombre quiere llevar unos Huevos de Dragón pero no sabía cómo proceder con respecto a las bóvedas...- se disculpó mientras tomaba asiento detrás del mostrador. 
 
-No te preocupes, déjame a mi.- respondió dando otro trago a su café y acercándose al mostrador. -¡Ernest!- se sorprendió al verle. -¿Es necesario que siendo el Jefe de todo esto..- con su mirada abarcó toda la planta de objetos, refiriéndose al Magic Mall en si mismo. -...llenes un formulario? Y no nos trates de usted, por Jebús.-
 
No estaba seguro cómo proceder con respecto al uso de las llaves de los fundadores de Hogwarts dado que nunca había entregado su contenido o siquiera visitado una. 
 
-Bueno Ernesto, creo que esto lo sabes mejor que yo. La ficha está perfecto, todo en orden. Pero dime tú, ¿como entraremos a la bóveda de Hufflepuff y llevarnos uno de estos huevos? ¿Tenemos un contacto en Gringotts que nos ayude con esto?-
___________________________
 
@Ernest Macnair Wilfred todo en orden, compra ACEPTADA.



#5067378 Segunda Planta: Pociones

Escrito por Felias Snape Triviani el 28 marzo 2017 - 19:20



Luego de la ajetreada mañana que Felias tuvo, no precisamente en el Magic Mall sino por las audiciones que le obligaron tener en el Ministerio de Magia, se vio obligado a subir a la segunda dado que había trabajado pendiente, según la lechuza que le había enviado Fredson (el viejo empleado) por lo que quisiese o no, allí se encontraba.

La mujer que anteriormente se había llevado la cámara de fotos en la planta inferior, se había dirigido a la segunda planta para llevarse algunas pociones que, si mal no adivinada, serían para el uso de la cámara. Aunque, ¿qué otra cosa se llevaría?

-Buenos días señorita... Black... - saludó confuso al ver las prendas en distintas tonalidades de rojo que vestía. Parecía estar cubierta en sangre. -Señorita, tenemos las pociones, no hay problema, pero faltan algunos datos en la ficha. Y no puedo arreglarlo yo dado que si se enteran...-con su varita corrigió el nombre de la mujer -... que no vuelva a ocurrir por favor, porque si hay problema me lo descontarán de mi sueldo.-

El viejo Fredson se dispuso a entregarle las pociones y mientras lo hacia, se acercó a Felias el hombre que había visto poco tiempo atrás en la planta inferior, la de Objetos Mágicos. Felias le sonrió calidamente y le extendió la mano simplemente para tocarle un poco... (?).

-Buenos días de nuevo. ¿Qué puedo hacer por vos? Si tienes el dinero suficiente, todo es posible...- sonrió abiertamente para romper el hielo y agregó. -No hay problemas con las pociones que desea, ya mismo se las preparo.- se acercó un poco a su rostro y agregó, mirando sus labios. -Si quieres puedo no cobrartelas.-

Estaba por seguir aquel flirteo barato cuando vio que se acercaba uno de los miembros de la Logia, aquellos seres (?) que pertenecían al selecto grupo de conciliadores con el fin de controlar y mediar la compra-venta de bienes y productos. Le reconoció por la vestimenta y cuando se hubo acercado lo suficiente, le reconoció como el hombre que en otro tiempo le había atendido a él mismo en aquella misma planta, el hombre que se había puesto celoso con el trato de Licaón y el hombre a quien había pensado más de la cuenta.

-¡Señor Gaunt! ¿Qué haces aquí?- inquirió confuso. -Sabe que si precisa algo se lo puedo alcanzar a su oficina. Sisi, por supuesto que está todo en orden.- no era sí, ¿pero cómo podría resistirse ante aquellos ojos? -Ya le traigo sus pociones.-
______________________________

@Lunatica Lupin Evil Black compra RECHAZADA. El nick no está linkeado a la ficha: arregla eso y la fecha. Lo demás está bien.
@Cillian y @Emmet Haughton Gaunt todo en orden, compras ACEPTADAS.


#5066550 Prueba Libro de la Fortaleza~

Escrito por Felias Snape Triviani el 24 marzo 2017 - 21:35

Pudo percibir el titubeo en el rostro de Avril, a quien miraba fijamente, luego de que el vampiro hubo lanzado su hechizo desarmador. Pero la determinación en el rostro de la Malfoy llegó justo a tiempo cuando lanzó un conjuro muchísimo más ofensivo de lo que Felias podría haber pensando.

-¡Ahhh! ¿¡Qué haces!?- exclamó con vesania.

El impacto del rayo le había desestabilizado y para evitar caer hacia atrás, giró levemente su cuerpo y una rodilla tocó el suelo. Con su mano libre, la derecha, cubrió la herida del hombro que había comenzado a emanar sangre, tiñiendo el blanco de su remera en un rojo intenso. No eran las únicas heridas que se había abierto pero no podía concentrarse en ello. Sus ojos se ofuscaron por un segundo ante la repentina pérdida de sangre y temió caer en la inconciencia. Cuando su mano derecha dejó la herida y la usó para apoyarse en el suelo, pudo sentir un pequeño temblor en la hierba aunque bien podría haber sido él mismo que temblaba.

Levantó la vista para ver a Avril luego de que perdió la varita y que esta había caído a varios metros de ella. Se estaba moviendo para recuperarla y así poder continuar el duelo pero a pesar de que ella no tenía varita, había logrado una pequeña ventaja sobre Snape debido que él estaaa cubriéndose de sangre cada vez más y ella se encontraba ilesa.

-¡Accio varita!- había levantado la mano izquierda con presteza, aún con la mirada nublada pero intentando conseguir una clara ventaja sobre ella.

Vio la oportunidad y la tomó. Antes de que Avril aferrase su varita del suelo, esta salió volando con un rápido movimiento hacia Snape quien la tomó con la misma mano izquierda, por lo que ambas quedaron juntas. El temblor del suelo estaba aumentando y Felias llegó a la conclusión de que no era él quien temblaba, no así. Malfoy estaba indefensa en ese momento por lo que se tomó la libertad de mirar a su alrededor, al centro del apagado volcán pero nada fuera de lo común le llamó la atención.

Las heridas estaban comenzando a ser un problema por la cantidad de sangre que había perdido; la remera que vestía tenía más rojo que blanco e incluso su pantalón de mesclilla había adquirido un tono marrón. A pesar de que siempre había sido bueno en la medimagia (o como algunos le llamaban, primeros auxilios) ningún encantamiento acorde para la situación le vino en mente. Pero como si algo en su interior hubiese escuchado su plegaria, algo en él vibró levemente y esta vez si supo era él. Tomó el amuleto que había quitado de su monedero ubicándolo en su mano mientras contemplaba el topacio amarillo que reflejó la luz del sol.

Los colores que emanaron de él no eran amarillo por el sol o la joya misma, no era luz blanca ni luz pura. Era la intersección del encuentro de luz viva con magia poderosísima, era dominio, vida y fuego al mismo tiempo. Parecía un arcoiris pequeño y brillante pero Felias supo que era algo más que simples colores: era octarino, un color púpura-amarillo-verdoso, una conjución de todos los colores pero con el agregado de vida porque no había otra forma de describirlo. Felias cerró la mano con fuerza dejando que el calor del amuleto de la curación cubriera su mano extendiéndose por su cuerpo y sintió como recobraba la compostura y algunas de sus heridas comenaron a cerrarse. Podía sentir la magia octarina violentada por los Uzza que se había hecho cargo de su propio dolor, volviéndolo a la vida, devolviéndole el sentir.

A pesar de que todavía se sentía débil, pudo ponerse de pie aún con el amuleto en su mano derecha cuando le vio. Era una criatura enorme, equina, con rostro humano y salvajismo puro. Habían pasado demasiados años desde la última vez que Snape vio un centauro y se preguntó porqué estarían allí, en una isla solitaria en medio del pecífico.

-¡Intrusos! ¿Cómo osáis intervenir en los terreros sagrados de nuestra Madre Tierra?-

Tenía un rostro cubierto de pelo y el cabello que llegaba a sus hombros, lacio y negro como la noche, se elevaba hacia atrás con la brisa que venía del mar. Se había acercado del lado de la planicie divisando primero a Snape, por lo que le miraba a sus bicolores ojos con una furia que prometía represalias. Snape se irguió temeroso dado que no era una simple criatura lo que los enfrentaba sino un ser con orgullo y poder, y eran ellos, los magos, quienes habían invadido su tierra.

-No queremos problemas- dijo Snape intentando que su voz sonara calmada pero sabía que no lo estaba. Conocía lo que un centauro podía hacer y solo magía muy poderosa podría detenerlos. -¡Lo que aquí hagamos no es de su incumbencia!-

-¡Rano Raraku pertenece al clan de la Arboleda! ¡No tenéis derecho!- su voz era potente, provenía del pecho con una fuerte vibración. Dobló levemente sus patas delanteras y cargó hacia Snape. -¡Os arrepentiréis!-

El temblor que sacudió la tierra fue tan intenso que el vampiro casi perdió el equilibro. Levantó la mano izquierda intentando lanzar un hechizo de desarme doble (debido a las dos varitas que portaba) pero el centauro no tenía arma alguna. Abrió su mano derecha dejando caer el amuleto y sujetó las varitas con ambas manos. Apenas cuando faltaban dos metros para la embestida, el hehizo Salvaguarda Mágica cruzó la mente del Snape quizás al recordar que la profesora lo habia utillizado para evitar el ataque de los billiwygs, y se volvió intangible en el momento. El centauro cruzó su cuerpo como si fuera niebla y Snape quedó perplejo en el lugar ante lo que habiá sucedido.

Se volteó con rapidez, mirando como el centauro se había detenido varios metros más adelante mimrándolo con ferocidad. Felias no sabía que pasaba por la mente de la criatura pero quizás había llegado a la conclusión que Avril sería un blanco más fácil por lo que se dirigió hacia ella.

-¡Avril! ¡Cuidado!- tomó la varita de la mujer y la lanzó con fuerza por el aire hacia su dirección. -¡Expulso!- exclamó con su propia varita apuntando a la varita de Avril, que le dió en el aire con la intención de volver a armar a Malfoy. No era su enemiga, no era su contrincante. Eran colegas y no iba a privarle de su artefacto por excelencia. ¿Sería sufiente el expulso para que cogiera la varita?




#5066325 Prueba Libro de la Fortaleza~

Escrito por Felias Snape Triviani el 23 marzo 2017 - 18:01

Luego del pequeño y repentino ataque que habían sufrido de los billywig y de la pobre defensa que Felias había invocado (lo primero que se le había ocurrido; un chorro de agua y la repentina invocación de una bandada de aves), aún se sentía exaltado. A pesar de que lo que menos había hecho fue practicar o demostrar los conocimientos aprendidos para vincularse con la poderosa magia Uzza, la instructora había llegado a la insólita conclusión de que debían tener un duelo para probarse como capaces de emprender el camino que conllevaba aquel vínculo.  
 
-Oh mi****- susurró cuando la mujer hubo terminado la corta explicación de lo que deberían hacer para demostrar que merecían aquel conocimiento. -No me he leído los libros. Maldición, maldición...- agregó.. 
 
Mientras la señorita Rouvás explicaba que podrían controlar a la bestia alada que minutos atrás habían subyugado, Felias aprovechó para tomar el monedero de piel de Moke y asió todas las joyas mágicas de su interior. Siete anillos cayeron en la palma de su mano y volvió a exhalar una maldición. A pesar de que tenían diferentes usos y eran ligeramente diferentes, parecía imposible diferenciarlos y más cuando uno no estaba acostumbrado a ellos. Solo pudo reconocer el Anillo de Plagas porque era el que había vibrado minutos atrás. 
 
Snape miró a la instructora Rouvás y luego a Malfoy quien sería su contrincante en aquel duelo. No sabía que aún podría sentir algo como aquello y menos a esa edad, pero un escalofrío recorrió su espalda como un pinchazo infinito que terminó en su cabeza. Hacia muchos años que no se batía a duelo, y en esta oportunidad había dos componentes que complicaban la situación: por un lado, sabía y conocía por experiencia propia el poder duelístico de Avril Malfoy, por lo que solo un estúpido le subestimaría. Por otro lado, los pocos conocimientos que tenía sobre los poderes de la Fortaleza le daban un aspecto amargo a lo que pudiese ocurrir a continuación.
 
Solo cubrió tres dedos con anillos, reconociendo el anillo volador porque lo había visto muchas veces en la mano de Licaón; lo puso en el dedo medio. Se sonó los dedos nervioso y miró una vez más a su alrededor: la verde planicie que se perdía en el horizonte, en el mar; la brisa que elevaba el cabello de los presentes y los hermosos caballos alados que habían alzado vuelo nuevamente planeando sobre los magos.  
 
-Esto no me gusta nada, Avril- se había colocado a una buena distancia de ella, quizás a una docena de pasos, y se concentró en su figura. No entendía porque debía tener un duelo para demostrar los conocimientos de magia Uzza pero sabía era la única posibilidad de salir airoso, victorioso y con una historia que contar a El Profeta y llevar a cabo su cometido contra los guerreros. Debía poner fin de una vez por toda a esos elitistas.  -Sabes que nunca te atacaría. No podría...-
 
Le observó a los ojos, era mirada gris tan inteligente que había dedicado a la protección de criaturas y cuyo gusto compartía con Snape mismo. ¿Cómo podría hacerlo? Atacar a un colega y compañero iba en contra de sus principios si no había intereses de por medio pero por otro lado, era la única forma de que la instructora determinase que era digno de la magia que, después de todo, querían aprender. 
 
-Discúlpame Avril...- el único motivo por el que procedió, fue saber que ella sería lo suficientemente habilidosa como para defenderse correctamente. -¡Expelliarmus!- 
 
Era un encantamiento básico y más defensivo que ofensivo, pero con el poder suficiente para desarmar al objetivo quien perdería tiempo para recuperar la varita. Un segundo antes de lanzar el hechizo Felias había hecho contacto directo con la mirada azul intensa como cielo en ocaso de la instructora, preguntándose si alguien en su posición disfrutaría aquel espectáculo. El rayo que Felias invocó partió de su varita con un estruendo ensordecedor que se alejó haciendo eco por la isla, de un color rojo vivo que le recordó a la sangre. Volvió la mirada al frente y se concentró en lo que sucedería. 
 



#5066307 Familia Yaxley (MM)

Escrito por Felias Snape Triviani el 23 marzo 2017 - 15:25

Nick: Felias Snape Triviani

¿Qué es lo que más te gusta de tu personaje?: Lo reservado que puede llegar a ser con algunas cosas a pesar de que suele ser muy abierto en lo que piensa. Sabe cuando cerrar la boca. 

¿Estás preparado para ser un Yaxley?: Bien dicho; ¿acaso alguien lo está?

¿Estás teniendo un lindo día hoy?: Precisamente hoy sí porque mañana es feriado y estoy entablando una conversación con mi crush :love: 

 

 

Buenos días. Solo estoy aquí por obligación dado que diferentes circunstancias de la vida hicieron que perdiera una de las dos familias y por consiguiente me vi llevado por el destino a unirme a una familia. Debido a que la mayoría de las familias actuales son indecente, inactivas, proselitistas, pedantes, anárquicas y altaneras, me vi buscando algo nuevo, lo que me trajo aquí.

 

Espero tener un lindo lugarcito en la familia.  




#5066091 Primera planta: Objetos mágicos

Escrito por Felias Snape Triviani el 22 marzo 2017 - 15:18

-Bueno, he regresado hace poco tiempo al Concilio, querida Sagis- comentó en respuesta a su comentario sobre la rareza de verle por allí. -Pero sé que amas venir a malgastar tus galeones; de hecho, ¿sabías que tenemos una estantería de expedientes con tus compras?- agregó susurrando. 

Aquello quizás no era algo que debía decir a viva voz pero la verdad es que tampoco era desconocido que el mismísimo Concilio de Mercaderes llevaba un exhaustivo control de los magos y brujas que compraban en el Magic Mall. Y en el caso de los compulsivos gastadores, se había tomado la precaución de directamente dedicarle una estantería completa en las oficinas. 

 

-¡No me digas!- exclamó al escuchar el pequeño problema que tenía con su esfinge. -Debes tener cuidado, madre mía. Nadie querría toparse con una esfinge cuyos enigmas no pueden ser resueltos. ¿Lo has hablado con el ministerio? Por ahora Harpo es la solución pero...- meditó unos segundos pensando en las posibilidades de distintos daños colaterales que la pérdida del bueno de Harpo podrían ocasionar. -¡Ay! Eso es malo Sagis, que no se enteren en el Departamento de Control y Regulación porque intentarán callar a la pobre criatura. 

 

La verdad es que a pesar de que las esfinges eran criaturas parlantes (y que en otro tiempo fueron consideradas "seres" cuando se hubo clasificado a "toda criatura parlante se clasificaría como SER") la verdad es que eran muy peligrosas dado que intentarían devorarte si sus acertijos eran mal respondidos. Claro, si eras inteligente y no sabías la respuesta simplemente no responderías por lo que te dejaría ir, ¿pero qué pasaba si la criatura estaba postrada ante la puerta del baño? ¿Acaso irías a hacer tus cosillas al jardín o intentarías responder? ¡Qué dilema! 

 

-Si, solo dos. En realidad tengo entendido que el Concilio quiso que los árabes trajeran más alfombras pero supongo su escepticismo del auge de escobas en Gran Bretaña fue suficiente para que lo pensaran dos veces. Digo, ¿quién no tiene una escoba en su casa?- hizo una pausa y luego respondió ante el pedido de reserva. -No puedo tomarte la reserva simplemente porque no sabemos cuando los medio-orientales querrán tratar nuevamente con nosotros pero si les demostramos la demanda que estas Alfombras tuvieron, pues... te mandaré una lechuza ni bien entren.-

 

-Gracias a ti querida, ¡Nos vemos la próxima!-

 

Mientras la pelivioleta se alejaba algo irrumpió en su boca y la llenó de tal forma que casi se ahoga. Cuando pudo notar qué había pasado, se dio cuenta que su prima le había puesto una media de lycra para callarlo ante tanta cháchara. Le dedicó una feroz mirada y mientras ella se puso a atender a Cye (la cuñada de Sagitas; lo sabía porque ella lo había mencionado) y quien se puso detrás, a la vieja conocida Aleera. ¿Qué hacia allí? 

 

Por otro lado, Felias se quitó la media de la boca y se acercó al siguiente en la fila, una bruja alta, ojos azules eléctricos y y mirada profunda. 

 

-Buenos días señorita Bodrik.- saludó mientras leía el pergamino. -Si, tenemos stock de lo que pide aunque este es el último set.- se lo entregó a la mujer y agregó. -Retírese rápido del Magic Mall antes de que alguien quiera quitárselo.- 

 

-¡Aleera!- saludó cuando terminó con Bodrik y vio que Candela le entregaba los objetos que había solicitado. -Tanto tiempo, ¿qué haces por aquí? No hables con Candela, mi prima está medio pirada. No le hagas caso- miró a su prima y agregó. -Déjamela a mi.- volvió a mirar a Aleera y tomó el pergamino que le extendió. -Señorita Malfoy, todo en orden. Nuestra asistente Wanda McGregor te entregará la capa y el pensadero a tu derecha. No olvides dejar la propina.-

 

Luego de entregarle lo correspondiente a Malfoy, volvió aquel elfo esclavizado por el yugo de Colt  que ya Felias se había cansado de ver. Tendría que hablar con el Ministerio por aquel tipo de tratos ante ese tipo de seres. Colt no se saldría con la suya (?). 

 

-Disculpe, señor elfo. ¿Cuál es su nombre? Dígale que no hay más sets de Quidditch; pero aquí tiene la última capa....- se la entregó mientras tomaba la bolsita con galeones. 

______________________

 

@Bodrik todo en orden, compra ACEPTADA.

@Aleera Lux Evanik Malfoy todo en orden, compra ACEPTADA.

@Patrick Colt no tenemos más sets de Quidditch. Te entrego la capa nomas. ACEPTADA.

 

AGOTADO SET DE QUIDDITCH
AGOTADO CAPA CAMALEON
AGOTADO PENSADERO



#5065899 Planta Baja, trastienda: Criaturas Mágicas

Escrito por Felias Snape Triviani el 21 marzo 2017 - 19:28

Había postergado la visita a la trastienda porque quería evitar el tumulto de personas que se estaba acumulando, muchísimo de la cantidad de cliente que se habían amontonado horas antes en la primera planta, y eso que ya su prima, Candela, había entregado varios bichos por aquí y por allá. Pero como le informó que había demasiadas personas le pidió (no utilizó esa palabra expresamente dado que sería muy difícil que Candela pidiera algo) y se estaba haciendo de noche decidió bajar de la segunda planta (a la que recién había acudido en busca de tranquilidad) y atender a varios clientes antes de que se sacaran los ojos. 
 
-¡A ver, a ver!, un poquito de orden- demandó entre graznidos, gritos, relinchos, barritos y pedidos desganados. -Tu... ¿Cómo te llamas? A tí te recuerdo, Black Lestrange, ¿verdad? Un jobberknoll para ti... ¡Edna! ¿Serías tan amable de entregarle el pájaro azul a...? ¡NO! Ese no, el moteado. Si...Ese...- volvió a mirar a Amelie. -Cuídelo bien.-
 
Se dio vuelta para ver al próximo solicitante y resultó ser (¡Por dios santo, otra vez!) la doña bruja enana. ¿Es que el demonio quería hacerle caer en la tentación y maldecir a la mujer? 
 
-Buenas tardes señorita Madeleine Moody... ¿Así que quiere un Kneazle? Tiene suerte de que hemos dejado de traer a los cruces de estos felinos con los gatos muggles; ahora solo recibiremos kneazles de pura raza...¿Cuál quiere?- cuando la mujer lo hubo elegido se lo entregó en una pequeña jaulita.
 
-¡Candela! ¿Qué haces?- le preguntó a su prima cuando vio que se había puesto a llenar un pergamino de compra en vez de seguir atendiendo a los clientes. -Ya tendrás tiempo para el gato ese, que de por si no creo te falten en tu vida... (?)... Luego te llevarás uno...-
 
Se volteó para ver (de nuevo) al joven Gryffindor que había visto previamente en la planta de pociones y con anterioridad en la planta de objetos. Le miró con amabilidad y escuchó lo que tuviese que decirle. 
 
-¿Acaso me dijo "señorita" Triviani?- le dijo a Thomas Gryffindor. Quizás debido a que su primer le había confundido con una mujer, ahora el cliente hacia lo mismo pero con él... Quién sabía. -Occamy y Plimpy, a la orden. Recuerde por favor que no le puedo guardar nada; cuando vuelva veremos si quedan de estos bichos. A menos, claro, que...- hizo un gesto con la mano solicitando una gran propina.
 
El último cliente que se puso a atender fue el mismo elfo de la planta superior que otrora le había intentando entregar un pañuelo para liberarlo del yugo de Colt, pero aún no sabía si había funcionado. Lo que pudo notar, claramente, fue el gesto de asco que tenía en su rostro. 
 
-Espero que ese gesto no sea por mi, señor elfo- sonrió con amabilidad. -Pero si, aquí puede ser un poco oloroso. Luego de acostumbras.- tomó el pergamino y se lo aprobó. -Todo en orden, puede llevarle el Cangrejo y el Billiwyg a su "querido" amo...-
___________________

 

@ @ @Candela Triviani @Thomas E. Gryffindor @Patrick Colt compras ACEPTADAS a los 5, ningún rechazo por ahora. 
 
ATENCION: Compras tomadas hasta el posteo #145 inclusive. Ya nos pasaremos a tomar el resto. 



#5065894 Segunda Planta: Pociones

Escrito por Felias Snape Triviani el 21 marzo 2017 - 18:53

Felias se sentía agotado. Había estado todo el día encerrado en la primera planta con clientes avaros que querían objetos totalmente inútiles en la vida cotidiana pero aparentemente ninguno podría vivir sin ellos. De hecho, ya muchos de aquellos artículos se habían acabado. Fue tal el hastío que luego del mediodía decidió subir a la segunda planta que estaba siendo atendida por el viejo Fredson, que no solo tenía demasiados años para ser contados y un historial impoluto en conocimientos de filtros y pociones, sino que era casi completamente sordo. Pero al menos evitaría el tumulto de clientes. 
 
-Buenos días señor Gryffindor- le saludó cuando ingresó al reconocerle. 
 
A pesar de que estaba esperándole, era el único mago que se encontraba en la planta con el pergamino de compra listo. Si Felias podía despacharlo rápido, se quedaría solo y tranquilo por varias horas hasta que algún otro cliente se dignase a acudir. Era imperioso, entonces, atender bien y ligero al señor Thomas. La presencia de Fredson, el viejo ayudante, no contaba.
 
-¿Primavera? Ya lo creo. ¿Asistirá usted a los festivales de equinoccio? Son muy importantes en nuestra cultura y la astronomía.- agregó luego de escuchar el comentario del hombre respecto a la estación que empezaba aquel mismo día. 
 
Aceptó el pergamino que pedía una poción vigorizante, la misma que Felias recomendaba beber para contrarrestrar los efectos colaterales del excesivo consumo de Felix Felicis, y procedió a envolver la poción con papel madera color verde. 
 
-Todo en orden, y sí, tenemos en stock. Espero que tenga buen día y suerte en las Festividades de Equinoccio. - Le volvió a saludar y se alegró de volver a la tranquilidad. No bajaría a la trastienda ni loco. Aquel sector era un desmadre. 
___________________________
 
@Thomas E. Gryffindor todo en orden. Compra ACEPTADA. 
 



#5065887 Primera planta: Objetos mágicos

Escrito por Felias Snape Triviani el 21 marzo 2017 - 17:36

Luego de atener a los de aquella mañana los clientes seguían llegando. Entre Wanda McGregor, la ayudante cuya compañía le aliviaba parte del trabajo de la planta, y él ya se habían tomado más de cuatro tazas de café expreso, y grandes. La cantidad de personas que habían concurrido al Magic Mall aquel día era descomunal, tanto que creyó no podría irse hasta que vaciaran las góndolas, estanterías y vitrinas que allí se mostraban. De una forma u otra, iban a quedarse sin stock.

La siguiente mujer le parecía conocida de algún lugar pero no podría decir de dónde. Era alta, de cabello castaño y unos extraños ojos rojos. Saludó de forma simple y solicito un set de quidditch mientras entregaba el pergamino.

-Buenos días señorita Black Lestrange- le saludó. -Todo en orden. A su derecha Wanda le entregará el set de quidditch. ¿No quisiera llevar algunas escobas? ¡Tenemos muchas!-

Mientras la bruja se alejaba para recibir el paquete envuelto de Wanda, Felias pudo ver con sus bicolores ojos una cabellera violácea al final de la fila que pertenecía a una mujer que acababa de llegar y parecía nerviosa. Le pareció saber quién era a pesar de no ver su rostro dado que aquel color de cabello era tan normal como ver un dragón sobrevolando el Callejón Diagon.

-Señor Gryffindor, ¿qué sucedió? ¿algún problema con su alfombra? ¡No hay reembolso!- pero el hombre se puso a hacer un comentario sobre el bullicio que se había creado y que incluso las criaturas de la planta baja parecían percibir el estado de locura masiva. -Si, suele pasar cuando sacamos nuevos productos que son poco cotidianos. Le aseguro que mañana esta tienda estará vacía. Por lo pronto, todo en orden con su compra. A su derecha Wanda le entregará el pedido- estampó el sello de "aprobado" y le saludó con una sonrisa.

La siguiente mujer fue la misma que ya había visto dos veces y le dolían los ojos. ¡La enana de nuevo! ¡La confafuladora del demonio! ¿Acaso quería volverlo loco? Eran tan pequeña que apenas le llegaba su cintura, medía la mitad que una persona normal. ¿Qué era? Le saludó nuevamente mientras tomaba su pergamino y despidió a Moody luego de estampar el "rechazado" en su ficha. -Lo siento enan...Moody. No tenemos más baúles. Vuelva prontos-

El siguiente pergamino que apareció ante si estaba sucio, arrugado y tenia la marca de una huella de zapato de hombre. ¿Acaso lo habían tirado al suelo adrede? Tenía el sello de "rechazado" en la mano, por lo que sería muy fácil hacerlo... de todas formas aquel formulario no estaba en condiciones. ¿Qué haría? Estaba por rechazarlo hasta que vio los saltones ojos de la pequeña criaturas que le había extendido el papel y su corazón se sobresaltó de ternura (?). ¿Qué le diría su amo si no llevaba los objetos requeridos?

-Buenos días hermosura. Tu amo es una bestia, ¿verdad que si?- le saludó al ver el nombre de la ficha, el nombre del amo. ¡Era hora de liberarlo! -El señor Colt no merece tener elfos- susurró para que solo él le escuchase. Aprobó la ficha, tomó un pañuelo limpio de color azul que tenía en su bolsillo (que escondió detrás de la ficha) y se lo entregó al elfo. -A su derecha la señorita Wanda le entregará el pedido.-

No tenía idea de las consecuencias de aquellas acciones pero si había algo de lo que estaba seguro es que solo un Triviani podía tener un ejército de elfos domésticos a su merced. Y Colt no era un Triviani y tampoco alguien que pudiese ir dando órdenes a su servidumbre... (?). Así que deseó que el elfo tomara la prenda aunque había pocas posibilidades de que creyese que eran de su amo.

La siguientes mujer ya se había acercado mientras le entregaba el pergamino por lo que le saludó con igual amabilidad. -Buenos días señorita Lenteric. No se preocupe, no me hace perder el tiempo...- si lo hace, pero no podía decirlo en voz alta. -Todo en orden con la ficha. ¡Wanda! ¿Ya terminaste con eso? Entregale a Lenteric un falsoscopio y un monedero de piel de moke... ¡De Moke!-

Por último, mientras Lenteric se acercaba a Wanda (que ya había entregado los pedidos anteriores) se acercó la bruja que ya había divisado con anterioridad y dueña de aquella cabellera violácea.

-¡Sagitas!- se sorprendió al verle o al menos aquello quiso simular, dado que se había imagino que sería ella quien portase aquella melena. -Buenas tardes, que extraño verte aquí... ¿Has podido conseguir las esfinges o tebos para tu circo? Incluso hemos traído otros bichos. Déjame ver qué me quedó...-

Tomó el libro grande y gordo de encuadernación en cuero morado (color del Concilio) mientras con su varita pasaba las páginas hasta donde quería. Leyó con atención y le pasó el comunicado a Sagitas.

-No, lo siento querida, los árabes solo nos mandaron dos alfombras. No sé si porque son caras (y requieren mucha materia prima) o porque primero querían ver cómo iría el mercado de alfombras en Londres. Pero ya hace algunas horas se llevaron las alfombras. Con respecto a lo demás...- chequeó el pergamino con el pedido. -... todo en orden. Wanda a tu derecha te entregará el set de quidditch y las botas. ¡Que dejes de ir descalza al fin!- bromeó.

-¡Siguiente!-
_______________________________
 

@ todo en orden, compra ACEPTADA. 

@Thomas E. Gryffindor todo en orden, compra ACEPTADA. 

@ compra RECHAZADA. Se acabaron los baules. 

@Patrick Colt todo en orden, compra ACEPTADA. Otra cosa, a veces es confuso ver con qué personaje o ser estás roleando si no lo especificas bien. 

@  todo en orden, compra ACEPTADA. 

@ todo en orden, compra ACEPTADA. 

 

 




#5065844 Primera planta: Objetos mágicos

Escrito por Felias Snape Triviani el 21 marzo 2017 - 13:29

Luego de los pocos minutos que se tomó de descanso y de los cuales aprovechó para tomarse un café bien a lo muggle (y preparado por la buena de Wanda que lo había preparando bajo la orden de Snape pero previendo que el lugar se llenaría aún más de gente). Antes de poder darse cuenta, el vampiro ya estaba tras el mostrador con la esbelta y rubia Wanda McGregor, su ayudante, a su lado dispuesta a sacar a todos los clientes del Magic Mall lo más satisfechos posibles. Ajustaron sus túnicas moradas y enviaron sendas miradas al primero de la fila. 
 
Orión. 
 
Pero antes de poder atenderle vio como su prima metía un pergamino de compra disimuladamente en el mostrador en el que ponía no solo los objetos que quería (y que no iba a pagar por ellos, sino que esperaba que Felias los "consiguiera para ella") sino que su silencio se iba a romper de forma rápida si no actuaba. Por lo que mientras Orión terminaba de escribir su propio pedida, sacó su varita, encogió un set de quidditch y lo escondió en un costado. Ni bien tuviese tiempo se lo llevaría de incógnito. 
 
Y se acercó Orión, al fin. Había vuelto y Felias pensó que quizás aún siendo pobre quería ser tan popular como los demás al asistir a la tienda y llevarse algunos objetos. Se preguntó si "Alfombra Voladora" sería lo que leyese en el pergamino pero no creía que pudiese pagarla (y no mencionemos que se habían acabado recientemente). 
 
-Si, Orión, ya està...- le respondió mientras leía el pergamino manchado de tinta y con partes tachadas. -¿Yaxley? Hace unos minutos una bruja de apellido Yaxley quiso llevarse una de las alfombras. Creo que ella sí tenía el dinero. ¿Burgués? No, parecía una cualquiera...- le pasó el pergamino a Wanda para que se hiciese cargo de la entrega de sus objetos luego de haber estampado el sello de "aprobado" en el papel. 
 
La siguiente bruja que se acercó resultó ser lo que Felias llama una mal educado, o quizás simplemente una irreverente por omitir lo que todos tienen la obligación de dar: un saludo. No pedía mucho, pero le gustaba que las personas dijesen buen día, buenas tardes o buenas noches. Que va, se conformaba con un simple hola. Pero aquella mujer de nariz respingada, ojos café y manos tan pequeñas que le disgustaron tan solo verla, no emitió palabra alguna. 
 
-Buenas noches señora Evans McGonagall- le saludó luego de ver su nombre en la ficha. -La próxima intente al menos saludar que no somos sus esclavos.- estuvo a punto de estampar el sello de reprobado sin motivo alguno pero luego cambió de opinión. 
 
El siguiente que le dejó un pergamino tampoco saludó, pero al menos le había visto aquel mismo día en otra planta por lo que simplemente rodó los ojos al ver la pequeña bolsita de mimbre que contenía los galeones. Era un gesto demasiado pedante y precisamente él era el tipo de personas a los que Orión había estado denominando "burgueses", lo que vivían con galeones en el bolsillo preparados para cualquier situaciòn que requiriese de un soborno en metálico. 
 
-Wanda, ¿listo con el señor Yaxley? Entrégale los objetos a la señorita Evans McGonagall y al señor Colt por favor.-
 
Su ayudante se dispuso a entregar todos los objetos pendientes mientras iba anotando el stock real de los objetos que iban saliendo. Ya habìa pasado una vez que un chistocito habìa usado la madición geminio para replicar objetos pero que obviamente no tenían el valor real. ¡El problema que ocasionó! Snape no quiso recordar aquello así que siguió atendiendo al próximo mago que se acercó, que resultó ser alguien conocido. 
 
-Buenos días señor Severus Black...- le recordó porque no hacia mucho tiempo atrás había ido a su negocio Sánix de Diagon buscando una varita que funcionase de verdad y no como las que vendían en Ollivander. Aquel vejestorio de persona ya no podría crear una sola varita que lanzase chispas. -¿Cómo le fue con la varita de laurel y núcleo de veneno de acromántula?- cómo olvidarle. Tomó su pergamino y solo le aceptó uno de los objetos. -Lo siento señor Black, ya no tenemos Navajas. Si le interesa puedo ofrecerle...- se quedó pensando unos segundos. -...escobas. Tenemos muchas escobas. Wanda te entregará las botas; ya era hora que dejaras de ir descalzo.-
 
Aunque la próxima bruja no le saludó, le habló con cortesía y ya venía preparada con el pergamino debidamente completado, por lo que poco se detuvo con ella aunque se aseguró de saludarla como correspondía (y como la irreverente señorita McGonagall que ya se había retirado). Esta bruja tenía un rostro extraño, poco común y aún así se las arreglaba para ser consideraba... bonita. Cara alargada, ojos saltones y castaños claros, nariz aguileña. 
 
-Buenos días señorita Rambaldi Vladimir- le saludó y miró lo que solicitaba. -Sus datos están correctos, pero no tenemos más navajas, lástima. Y solo nos queda un baúl, así que usted se está llevando el último.- se giró a donde estaba Wanda y le gritó -¡Wanda! Que se vayan todos los que quieren alfombras, navajas o baúles. ¡Que no hay más!- aprobó la ficha de Heliké y se lo pasó a Wanda para que se lo entregase. 
 
-¡Siguiente!-
_________________________________
 
ATENCION: Para ir en orden, tomé solo parte de los pedidos pendientes, específicamente hasta el posteo #126 (anteriores a mi rol anterior) AUNQUE sí incluí el rechazo de posteo #130
 
@Orión Yaxley todo en orden. Compra ACEPTADA. 
 
@ todo en orden. Compra ACEPTADA. 
 
@Patrick Colt todo en orden. Compra ACEPTADA (lee más abajo sobre tu segunda compra). 
 
@Albus Severus Black No hay más navajas. Solo te tomo las Botas. Compra ACEPTADA. 
 
@ no hay más navajas. Solo te tomo el Baúl. Compra ACEPTADA. 
 
@Candela Triviani no hay más baules. Solo te tomo el Set de Quidditch. Compra ACEPTADA. 
 
@Patrick Colt tu segunda compra RECHAZADA. Aunque no contesté tu rol, no puedes hacer una compra sin que se haya tomado la anterior. Así que solo cuenta la primera. A partir de ahora SI puedes hacer una nueva compra. 
 
AGOTADO ALFOMBRA VOLADORA
AGOTADO NAVAJA MAGICA MULTIUSOS
AGOTADO BAUL DE SIETE CERROJOS



#5065773 Primera planta: Objetos mágicos

Escrito por Felias Snape Triviani el 21 marzo 2017 - 04:48

Aparentemente le llegó tarde la información de que habían repuesto el stock de ciertos artículos mágicos incluyendo el stock de algunas criaturas, pero si había algo que le había fascinado al Snape fue enterarse de las nuevas criaturas que trajeron como novedad al Magic Mal, y no hablaba de simples criaturas sino de cosas realmente extraordinarias: Occamys desde lo más lejos que pudiera traerse (aunque se trasportaron en pequeñísimas cajas), las grandes jaulas para los Tebos, las Esfinges (dios se apiade de aquellos que pudiesen llevarse alguna) y algunos Plimpys. ¿Qué algunos no hacian té de plimpy? ¿Dónde lo había oído?

Lo que si oyó fue el repentino barullo que se armó en la primera planta; magos y brujas que se encontraban en otros sectores del Magic Mall, algunos que estaban en Diagon y que oyeron (o leyeron en cartelera) las novededades de lo que había ingresado se apresuaron a ingresar a la primera planta y el desorden ocasiado fue demasiado... Pero todos decidieron acercarse al mismo momento a la planta y por un instante Snape se sintió abarratodo.

-¡Malditos sean todos! ¡Largaos!- empezó a decir Wanda que aún se sentía un poco mareada y desconcertada por el encantamiento confundus que Felias le había lanzada poco tiempo atrás.

-¡Calla Wanda!- le reprendió Felias. -Que estos humanos vienen a comprar. ¡Haz café!-

Recibió primero a la enana cuya mirada había intentando evitar en la planta superior y que no hizo diferencia esta vez. Seguramente sería extraño intentar mirarle a los ojos porque de alguna u otra forma le acusaría de machista opresor. ¿Sería demasiado si se agachaba y le saludaba desde su altura? Lo hizo, esperando no obtener represalías negativas.

-Buenas noches otra vez, señorita Moody- dijo señorita porque parecía una niña, no porque lo fuera (aunque a decir verdad poco le importaba la verdadera edad de la bruja). -Como siempre su pergamino tiene todo en orden. Mi ayudante Wanda McGregor...- la señaló, quien intentaba vanamente de que las personas no se encimacen unas sobre otras ni rompiesen ninguno de los objetos mágicos valiosos que allí se encontraba -...le entregrá los objetos.-

Cuando la pequeña mujer se hizo a un lado esperando que Wanda le diera sus objetos (los polvos Flú y la capa Camaleón), la esbelta ayudante que mostraba sin tapujos su labial rojo dejó pasar al siguiente cliente, una mujer también esbelta, altura vulgar y cabello rubio. No sabía a quién le hablaba, pero escuchó que rezaba que aquella fuese su última compra.

-Buenas noches señorita Delacour...- le saludó mientras aceptaba su pergamino y rapidamente (para no demorar a los demás clientes) revisaba que no quisiera llevarse nada ilegal ni objetos poderosos por fuera de su habilitación ministerial. ¡Que todo debía estar en reglas! -¡Por Merlín, Zeus y Quetzalcoatl! ¿En serio quieres gastar esa cantidad de galeones en una alfombra? Es puro lujo, le advierto. Las escobas son más fehacientes y cuestan mucho menos...- como la mujer parecía decidida en realizar aquel gasto por una alfombra familiar y recién llegada de Oriente, Snape decidió darle para delante. Luego se arrepentió. -No se la entregaré, es peligroso. ¡Siguiente!-

El próximo que se acercó resultó ser también alguien conocido, nada menos que el famoso (y no por buenas historias) Orión. Pero quizás se había arrepentido de gastar mucha plata y había recordado lo pobre que era por lo que se retiró aún con el pergamino en la mano. Felias rodó sus bicolores ojos poniéndolos en blanco y esperó que se acercase el siguiente cliente. Este era alto, esbelto, de piel pálida y a Felias le pareció curioso que no tuviese cabello más que el de la cabeza (al menos de forma visible). ¿Sería lampiño en todo el cuerpo? Reprimió los pensamientos antes de que se salieran de control y le saludó.

-Buenos días queridísimo señor Gryffindor.- le saludó con extrema cortesía dado que no puedo evitar sonreir abiertamente ante el gesto amable del joven y, quizás debía admitir, porque le atrajo desde un primer momento. -Todo en orden señorito- aplastó con fuerza el pergamino con la palabra "aprobado" y se lo entregó a Wanda. -La señorita Wanda McGregor le entregará la alfombra y la navaja. Por favor, sea precavido con la misma, ahora vinieron mucho más filosas que las anteriores. No solo la verdad corta...- le sonrió mientras guiñaba un ojo.

La siguiente bruja que avanzó (previa autorización de Wanda, ¡que ayudante más eficiente!) resultó ser bien fea. Tenía el cabello castaño y lacio, unos ojos grises como los ojos de un gato y aún así, saludó con cortesía. Felias se preguntó si devolver el mismo saludo y evitar el contacto directo como había hecho con la enana que se había presentado minutos atrás, o atenderle como a una persona normal. ¿Cómo debía proceder? Pasaron varios segundos de escepticismo cuando notó que Wanda estaba muy ocupada entregando los objetos por lo que no pudo dilatar el saludo de la cliente.

-Buenos días señorita...- aceptó el pergamino y lo leyó. -Yaxley... ¿Yaxley?- preguntó curioso. Últimamente había visto demasiados magos y brujas con ese apellido por todo Ottery y Diagon por lo que se preguntó dónde se habían escondido los últimos años. No era normal. -La señorita McGregor le entregará la alfombra. ¡Wanda! -le habló a su ayudante mientras terminaba de envolver la capa para Moody. -Enrolle esta alfombra y deja pasar al siguiente cliente. ¡Ah, no, espere! Esa alfombra es la de Delacour... Lo siento Yaxley, no tenemos más alfombras Siga participando-.

La siguiente mujer resultó ser nada menos que una bruja que ya había visto con anteriodad en Gringotts aunque no podría decir a ciencia cierta si era pobre o no. Si, aquel dato era el único que le interaba a Snape dado que las relaciones que crease en su vida dependían de la cantidad de metálico disponibles en las bóvedas de sus relaciones. ¡No había excepciones! Y mucho más debía tener en cuenta aquel dato si iban a comprar al Magic Mall. Felias ajustó su túnica morada y miró a la mujer, alta, tez blanca, cabello rubio y un aspecto de proletariaba y alta alcurnia. El otro extremo de la pobreza, Felias detestaba ambos.

-Buenas noches señora Black Lestrange. ¿Usted también viene a por la alfombra?- se extrañó y echó una mirada de desagrado a su compañera de planta, Wanda McGregor. ¿Acaso no conocían las escobas? Aparentemente poco sabían de los efectos colaterales que podían traer el uso continuo de las alfombras, porque todos las pedían. Quizás Snape debía dejar de pensar en lo que pudiese ocurrir y primero en vender. -¡No hay alfombras! ¡Se acabó! Lo siento señorita, los árabes solo nos enviaron dos alfombras y aquellos dos...- señaló a Yaxley y Gryffindor que salían de la planta con sendos paquetes alargados -...se han llevado las únicas dos alfombras que teníamos. Si quiere algo para moverse con presteza, puedo ofrecerle escobas. ¡Tenemos montones! Si quiere puedo ofrecerle Botas de Siete Leguas... no le andaría mal vestir calzado de vez en cuando...- le entregó el pergamino a Wanda y ella, con sus labios pintarrajeados de rojo, se dispusó a entregar los objetos pendientes. Le despidió con un gesto de su mano mientras estampaba el "rechazado" en su pergamino. -¡Chau!- le espetó a la Black Lestrange.
 
La siguiente mujer fue nada menos que una de las ex-empleadas del Magic Mall (y que previamente le había aceptado  de contrabando muchas de las compras que él mismo había realizado) y que en la actualidad había sido promovida a las filas del Concilio mismo, el grupo actual llamado "Logia". Por tal motivo, sabía que ella entendería si le atendía de forma rápida.
 
-Buenas noches Catherine, espero no te importe tomar tu misma los objetos. El pergamino está todo en orden. ¿Recuerdas dónde están? Mientras tomas los objetos atenderé al próximo...- que se no se había hecho esperar. Pero iba a tomarse dos minutos antes de seguir...
____________________________________
ALFOMBRA VOLADORA AGOTADA
NAVAJA MAGICA MULTIUSO AGOTADA
 
@ todo en orden. Compra APROBADA..
 
@ todo en orden. Compra ACEPTADA (en el rol puse que no te entregaba nada porque primero te la iba a rechazar xD Pero luego vi que estaba todo en orden pero no tuve tiempo de editar el rol xD)
 
@Orión Yaxley tu rol está asi que te menciono igual; compra RECHAZADA al editar. Espero la próxima.
 
@Thomas E. Gryffindor todo en orden. Compra ACEPTADA.
 
@ alfombras agotadas; compra RECHAZADA.
 
@ ficha bien pero se acabaron las alfombras :ninja: Reclamos, a los dos usuarios que se las llevaron xDDD Compra RECHAZADA.
 
@ todo en orden. Compra ACEPTADA.

 

ACLARACION: Compras tomadas hasta la página 12 completa; si nadie me hace puente procederé a editar este posteo.




#5065610 Segunda Planta: Pociones

Escrito por Felias Snape Triviani el 20 marzo 2017 - 21:20

El Snape se había quedado estupefacto ante las muecas que hacia su interlocutor como si absorbiera hasta lo inconcebible un aroma que Snape no podía sentir. Parecía excitarlo de una forma poco convencional y se preguntó qué sería aquello. No que le interesase, no, pero le intrigaba el hecho de que, despreocupado, se concentrase en otra cosa que no fuera la conversación que estaban teniendo. 
 
Poco y nada se había relacionado con ese tal Colt dado que las pocas misiones o actividades que otrora hubiese realizado para el bando que antaño pertenecieron, ninguna había sido con la compañía de ese hombre. Pero le conocía, claro. No le iba a ningunear ni tratar como quizás merecía ser tratado pero de sobra estaba decir que todos en algún momento le habían oído mencionar. No siempre bajo buenos pretextos. 
 
-¿Juego de palabras?- repitió confuso. -Puedo asegurarle que no juego con palabras a pesar de que las palabras sí sean un juego para mi. Y le pido por favor que apunte su varita hacia otro lado.- agregó al ver que su varita se dirigía directo a su rostro; el aludido se defendió diciendo que no le dañaría sino solo darle más trabajo. Y claro, para eso estaba Snape. Le pareció que Colt iba a agregar un comentario por el tipo de mueca que hizo pero a continuación solo le pidió un par de pociones. 
 
-Poción re-abastecedora de sangre y un crece-huesos para el señor, querido Fredson- le ordenó al viejo ayudante de la planta. -No se las envuelvas, así están bien. -
 
Mientras el vejestorio de persona le entregaba las pociones a Colt, se acercó una bruja con cabello largo y ondulado de un color parecido al chocolate. Le sonrió con amabilidad pidiéndole dos pociones. 
 
-Buenos días señorita...- miró el pergamino que había escrito -...Rambaldi Vladimir. Déjeme ver si tengo de estas pociones...-
 
Tomó el súper libro que constaba del listado de todas las pociones en stock y, mientras tocaba con su varita de ébano el libro (gordo, largo y de encuadernación de cuero morado, el color del Magic Mall) las páginas pasaron rápidamente hasta detenerse en los nombres buscados. 
 
-No hay problema señorita Rambaldi, todo en orden. El anciano que está a su derecha...- señaló a Fredson (muy sordo era el pobre) -...le entregará las pociones.- con un movimiento de su varita un pequeño pergamino voló hacia las manos de Fredson quien se dispuso a entregarle las pociones. 
 
Con la tercera cliente que se acercó no hubo conversación de por medio, al menos proveniente de ella (dado que ni siquiera saludó, algo que le pareció muy irrespetuoso teniendo en cuenta que ellos, los empleados del Magic Mall, debían atender todo el día a clientes amables, de mal humor, irrespetuosos y alegres) pero Snape sí se aseguró de mostrar cortesía. 
 
-Buenos días señorita Moody- saludó al ver el pergamino que le había entregado e intentando evitar mirarla directamente porque sino se iba a notar su mueca de disgusto al estar ante una bruja de tan poca estatura.
 
Dicen que las personas de ese tamaño congenian con el demonio.... Estuvo a punto de sacar su crucifijo que colgaba del cuello pero prefirió sin embargo despedirla rápido. -Señorita Moody, tome las pociones, su ficha no está correctamente llenada pero... yo lo hago, no se preocupe- con otro movimiento de su varita completó la línea faltante y le entregó las pociones que volaron previamente hacia él. -¡Adios Moody!- y deseó que nunca más vuelva (era de mala suerte). 
__________________________
 
@Patrick Colt te faltaron las sumas de los puntos y galeones abajo en la ficha; pero por esta vez lo dejo pasar dado que la suma la podemos hacer nosotros. Pero ADVERTENCIA: que no vuelva a pasar porque la próxima será rechazada. 
 
@ todo en orden querida :D
 
@ te faltó poner link a tu ficha de personaje en el nick; por esta vez lo dejo pasar pero ADVERTENCIA: la próxima será rechazado. 
 
POCION CRECE-HUESOS AGOTADA



#5065380 Libro de la Fortaleza~

Escrito por Felias Snape Triviani el 18 marzo 2017 - 19:20

Luego de la experiencia vivida con los aethonans que le rodeaban se sentía extasiado por el poder que el hechizo aprendido del libro le había podido demostrar, un vínculo con sus mascotas que nunca había podido experimentar antes. Sus ojos se habían humecido y miraban en lo profundo de aquella bestia alada cuando un profundo sentimiento de desasosiego recorrió su espina dorsal. Bajó la mirada unos segundos, confundido, sin saber lo que le había pasado y volvió a levantar la vista hacia el caballo cuyo enlace había logrado tan solo unos minutos atrás para darse cuando que su propia visión había cambiado.

No eran sus caballos. Miró confundido a su alrededor, a los otros tres caballos ahora totalmente desconocidos que volaban sobre ellos, el aethonan que Arcanus había intentando incendiar... Eran bestias ajenas a las suyas y no pudo evitar preguntarse qué demonios había ocurrido. Miró perplejo a la profesora con la varita de ébano colgando de su brazo izquierdo, a su lado, sintiendo una leve vibración de un anillo al cual no le podía prestar atención. La extrañesa cambió y miró con auténtica vesania a cada de unos los presentes, intentando dilucidar quién había sido el causante del encantamiento confundus que le habían lanzado, dado que era la única posibilidad y explicación lógica que él haya confundido a cuatro bestias totalmente desconocidas en sus cuatro amados caballos alados.

-¿Quién...- empezó a decir en un susurro porque el estado de su cuerpo no le permitía hablar con más voz. De hecho, se preguntó dónde se encontraba y le costó todo un minuto completo, mientras miraba a su aldededor, de lograr comprender el escenario que le rodeaba. Pudo ver el risco de su izquierda con una pequeña y extraña nube que rauda se acercaba, la extensión de verde que se alejaba hacia el horizonte, el arona a sal que se sentía en el aire y le quemaba la nariz. Si, ya comprendía. Rano Raraku. Allí se encontraba.

No había podido identificar las palabras de la instructora ni lo que decía sobre uno de los anillos hasta que fue demasiado tarde y fueron invadidos por aquella nube que resultó ser un enjambre de Billywigs, unos pequeños insectos azulados que zumbaban con frenética fuerza. Cuando Felias se giró hacia donde se encontraban los demás, solo pudo ver a Avril que intentaba espantar a los insectos a su alrededor mientras le gritaba a la profesora por una explicación más clara de lo que deberían hacer. Y Arcanus... ¿Dónde estaba? Le buscó dos segundos más y allí lo vio, a los lejos, cayendo por el risco mientras era empujado por unos de los caballos. ¿Acaso era el que él había controlado? No lo supo, porque su estado de confusión por el hechizo que alguién le había lanzado le nubló la percecpción real de las verdaderas caractísticas de las bestias.

Volvió en si cuando sintió un pinchazo agudo en su brazo derecho; varios de aquellos insectos volaban alrededor de él buscando un lugar donde clavar su aguijón y Felias comenzó a agitar los brazos con vehemencia, olvidando por un momento que tenía su varita en la mano izquieda la cual comenzó a echar chispas rojas por su cuenta.

-¡Aguamenti!- un chorró de agua emanó de su varita cual Peña de Horeb y los insectos esquivaron el agua con su extraña velocidad de vuelo. Felias aún se sentía desconcertado, tenía los ojos ofuscados y le costaba concentrarse. Aún no podía quitar de su cabeza el hecho de haber creído ver (y establecer un vínculo mágico de aquel tipo, como la vieja civilización de los Na'Vi) a sus amadas mascotas. ¡Maldito seas Zeus!

-¡Avis!- una bandada de unas pequeñas aves negras partieron raudas de la varita de ébano y le rodearon mientras perseguían a los insectos, devorándolos. Eran mirlos, un tipo de aves que se alimentaba principalmente de insectos por lo que no tardaron en eliminar la mayor parte de los billywig y logrando que los demás se alejaran circunstancialmente del Snape con objetivo Avril y la profesora.

-¡Gracias por el aviso de que tenga cuidado, profesora!- le recriminó, dado que podría haberle avisado antes de aquel repentino ataque. -¿Y cómo haremos para practicar el hechizo si no nos dice cómo?- agregó mientas los mirlos negros volaban a su alrededor, defensivamente. No recordaba cuánto duraba aquel encantamiento pero no creía que fuera por mucho más. -No sé por qué demonios he aceptado venir aquí- Agregó por lo bajo. Y justo lo recordó, para hacer una detallada investigación de los peligros que conllevaba el uso y vínculo de aquellos libros para posteriormente, realizar una demanda como correspondía ante el  Ministerio de Magia. Pobres aquellos que defendían los ideales Uzza.




#5064488 .: Mansión Riddle :. (MM B: 92561)

Escrito por Felias Snape Triviani el 14 marzo 2017 - 03:13

Y no fue mucho lo que tuvo que esperar. Aunque la presencia de aquel mago le sorprendió en varios aspectos. El primero y principal es que había estado atento a la mansión en si esperando que alguien saliese de la misma para, de alguna u otra forma cuya acción resolutiva llegaría eventualmente, convencerle de ayudarle a entrar al edificio. Pero el hombre llegó desde la aldea, portando un pesado maletín con extraños ganchos que aseguraban su apertura indeseada. Pero no se distrajo en aquel detalle sino que alzó la mirada para penetrar aquellos ojos que otrora hubo de admirar.

 

-Orión...- susurró, entre sorprendido y exaltado. La primera imagen que cruzó su mente no fueron las clases de duelo que le había impartido hacia ya tantos atrás (en un vago intento de que los hechizos, conjuros y encantamientos lanzados por Snape tuvieran un sentido y razón de ser), los asaltos en los que habían participado varita con varita una al lado de la otra (aquellas épocas cuando supo ascender al impío cargo de mago oscuro) o las misiones que supieron emprender. No, ninguna de ellas. Sino que fue otra escena la que irrumpió ante sus ojos, bochornosa en algunos sentidos, graciosa en pocos otros, pero tan vivido como si hubiese sido ayer. Estaba él en un sillón de una mansión ya olvidada, enredado entre los brazos de una banshee que con el tiempo supo olvidar, con su morena y cándida piel rozando la suya como la primavera que se avecinaba y una lasciva y ambarina mirada que no parecía conocer control alguno. Y allí, en aquella situación, les había visto Orión.

 

Felias miró a su salvador de la noche que podría llevarle una vez más a la mansión y le siguió. Estaba claro que el vampiro conocía el lugar y que en un tiempo había sido conocedor de los secretos del encantamiento fidelio pero, cuando se hubo apartado de las filas mortífagas, había perdido con él el derecho de intromisión. Claro, perdió la capacidad de entrar pero no pudo (ni pudieron) hacerle olvidar la ubicación del lugar. Y por eso había acudido allí con el fin de infiltrarse al lugar que una vez llamó hogar y a la espera de un chivo expiatorio que sucumbiera ante sus deseos.

 

-No esperaba... verte hoy- agregó sin poder quitar el sentimiento de sorpresa mientras avanzaban hacia la entrada de la mansión. -No que no fuese un gusto.- agregó ruborizándose más de lo querido. -¿Ayudarte? ¿En qué puedo ayudarte, Orión?- le gustaba pronunciar su nombre.

 

Mientras caminaban a la mansión recordó haber escuchado que él trabajaba en el Departamento de Misterios (sin tener idea qué hacia allí) pero con el dato de que para trabajar en aquel departamento debía tener ciertos conocimietos sobre magia experimental... O poco ortodoxa. De hecho, él mismo había llegado a pensar trabajar allí para desenvolver sus experiencias en la extrema rama de la magia adivinatoria. Y allí era dónde creía que él podría ayudarle.

 

Cuando hubieron cruzado la herrumbrada verja de la mansión y con ella el límite del encantamiento fidelio, no puedo evitar sorprederse ante la visión que había creído no poder olvidar. Pero tanto tiempo era el que había pasado desde su última incursión en el edificio Riddle que indudablemente desconocía la magnánima esplendorosidad que embargaba estar allí. Y no era solo el edificio, las luces de hogares que se podían ver por las ventanas (que no estaban tapiadas), los jardines multicolores o la humareda que se alzaba sobre el techo. No. Era más que eso; era el sentimiento de volver a un lugar que por mucho tiempo le había acogido; y tal fue la emoción que por un momento se olvidó de sus verdaderos intereses allí.

 

-Cerebro...- repitió en voz baja mientras seguían andando y se acercaban al interior de la fachada. -Hablando de cerebro, he querido hacerte una pregunta desde que te vi. Siempre me han interesado las artes adivinatorias y, no creas que estoy pecando de falsa modestia, pero soy bueno con ellas. Creía que me faltaba algo y por este motivo decidí instruirme en el noble arte de la Aritmancia. Ya sabes, números...- entraron a la mansión y se dirigieron donde sabía estaba la cocina. -Pero he tenido algunos problemas. Una bruja famosa destacó una rivalidad entre la adivinación y la aritmancia, muy a pesar de que ambas buscan predecir el futuro aunque por medios diferentes. Y a pesar de que a esta bruja, creo se llamaba Granger, siempre ha preferido la aritmancia al no encontrar hechos comprobables o relevantes en la adivinación, a mi me pasa todo lo contrario. No solo encuentro interesante a la adivinación sino que me ha sido más que útil; y actualmente me encuentro en dificultades de entender el verdadero motivo y la aplicación práctica de la aritmancia- concluyó. Temió haberse enredado en la explicación.

 

Terminó la perorata mientras entraban en la cocina y su acompañante le daba instrucciones a un elfo de que realice los preparativos. Antes de responder su cuestionamiento, Orión le explicó cuál era su finalidad allí y que pretendía realizar un pequeño "grupo de estudio", algo en lo que Felias se opinía firmemente. No tenía problemas en realizarle algunas preguntar a él sabiendo cuál era su vocación en el Ministerio de Magia pero de ahí a pertenecer a grupo de estudio... Aborreció la simple idea.

 

-He estado bien, gracias por preguntar.- contestó de forma escueta. Aunque le pareció que la pregunta no era simple cortesía sino que de verdad quería saber cómo había estado, la verdad es que no quería hablar del tema. El "pequeño" problema que había tenido con Marco Livúa sumado a su descontrol años atrás el cual provocó una víctima más en su haber, no le daban confianza para hablar del tema, y menos en un lugar como aquel donde las paredes oían. -Y sí, como te venía diciendo, estoy en una clase avanzada de aritmancia que me está sacando canas. Que casualidad haber caído en tu grupo de estudio- sonrió solo por el hecho de quién estaba frente a él y no por la situación que se estaba por dar. Odiaba los grupos. -¿Qué me puedes decir de las propiedades mágicas de los números? O, al menos, una pequeña ayuda.-

 

Su ojo como el ámbar brilló con fuerza mientras penetraba con el azul intenso los orbes cerúleos de Orión; se dio cuenta que para mirarle a los ojos tenía que alzar la vista dado que él era más alto. No se dió cuenta hasta aquel momento cuánto le gustaba el azul.







Alternar visibilidad del Shoutbox Tag Abrir el Shoutbox en una ventana emergente

@  Feyre Rhiann... : (17 febrero 2020 - 05:47 ) @Anthony Ryvak Dracony i need you
@  Hannity Olli... : (17 febrero 2020 - 04:58 ) Me ayudan con un like por favor *_* http://www.harrylati...orar/?p=5318227
@  Feyre Rhiann... : (17 febrero 2020 - 04:16 ) @Tauro M
@  Alessandra I... : (17 febrero 2020 - 10:51 ) @Feyre Rhiannon Macnair gracias!!
@  Reacon : (17 febrero 2020 - 08:19 ) algo tarde mi niño no crees?
@  Feyre Rhiann... : (17 febrero 2020 - 08:11 ) Ya está!
@  Alessandra I... : (17 febrero 2020 - 08:00 ) Me ayudan con sus likes por fa?? http://www.harrylati...ores/?p=5320763
@  Anthony Ryva... : (17 febrero 2020 - 07:27 ) @Tauro M. respondido
@  Tauro M. : (17 febrero 2020 - 07:25 ) @Anthony Ryvak Dracony Mira el mp xD
@  Anthony Ryva... : (17 febrero 2020 - 07:22 ) @Tauro M. si, dime
@  Tauro M. : (17 febrero 2020 - 06:58 ) @Anthony T.T *lo llama*
@  Tauro M. : (17 febrero 2020 - 06:53 ) @Ariane Dumbledore Uy :C espero que pronto te recuperes. de verdad
@  Ariane Dumbl... : (17 febrero 2020 - 06:07 ) @Tauro M. No se como paso, solo tuve una picadura simple, no pensé q terminará en eso y pues aquí fue donde me dijeron de la epidemia
@  Ariane Dumbl... : (17 febrero 2020 - 06:05 ) @Tauro M. Pues me dio la fiebre acá, pero me contagie en Cali
@  Tauro M. : (17 febrero 2020 - 06:04 ) Noooo D: ¿En serio? ¿Te dio acá?
@  Ariane Dumbl... : (17 febrero 2020 - 06:04 ) Aún * odio mi corrector
@  Ariane Dumbl... : (17 febrero 2020 - 06:02 ) @Tauro M. No he viajado, sin estoy en Bogotá... Pero en cama, al parecer tengo dengue, me hacen la prueba definitiva en sangre el martes -,. -
@  Tauro M. : (17 febrero 2020 - 06:00 ) @Ariane Dumbledore Nunca nos vimos :c
@  Ariane Dumbl... : (17 febrero 2020 - 05:58 ) @Tauro M. Allá voy... Hay q aprovechar el insomnio
@  Tauro M. : (17 febrero 2020 - 05:55 ) Holii ayuden con el spam aqui! http://www.harrylati...19#entry5320807
@  Ariane Dumbl... : (17 febrero 2020 - 05:46 ) @Hades Ragnarok uhm aceptó el chocolate!
@  Hades Ragnarok : (17 febrero 2020 - 05:14 ) @Hannity Ollivander cargando celular... Bebe con loca y señora fea
@  Hades Ragnarok : (17 febrero 2020 - 05:09 ) @Ariane Dumbledore le debo un like o un chocolate ^^
@  Ariane Dumbl... : (17 febrero 2020 - 04:53 ) :D
@  Hades Ragnarok : (17 febrero 2020 - 04:49 ) @Ariane Dumbledore muchas gracias
@  Ariane Dumbl... : (17 febrero 2020 - 04:45 ) Listo señor @Hades Ragnarok
@  Oriánthi : (17 febrero 2020 - 02:30 ) @Hades Ragnarok listo corazon!
@  Hades Ragnarok : (17 febrero 2020 - 02:28 ) Solo 4 likes mas si? ---> http://www.harrylati...ores/?p=5318904
@  Azzlaer Triv... : (17 febrero 2020 - 02:03 ) :ninja:
@  Reacon : (17 febrero 2020 - 01:10 ) @Anthony Ryvak Dracony yo no suelo soñar o tener pesadillas por que no le tomo importancia a nada muchas cosas :S
@  Reacon : (17 febrero 2020 - 01:10 ) @Anthony Ryvak Dracony quizas es por que tienes muchos pendientes mi niño, intenta aclarar tu cabecita y tus ideas...si piensas mucho sobre algo sueles soñar con algo relacionado a eso
@  Anthony Ryva... : (17 febrero 2020 - 12:22 ) en mis pesadillas me siento perdido, estoy en lugares con muchos caminos o en casas con cuartos secretos...muy raro!
@  Anthony Ryva... : (17 febrero 2020 - 12:21 ) @Reacon En la escuela bien, aunque me queda poco tiempo para venir, del resto,mas o menos, tristeando por Yol...que si tiene mucha tarea y luego tengo q esperar en casa q mejor me duermo, me da mucho sueño!
@  Reacon : (17 febrero 2020 - 12:12 ) y tu cmo vas mi angelito? que ah pasado este tiempo que tu padre se fue a conquistar el mundo xD
@  Anthony Ryva... : (17 febrero 2020 - 12:09 ) @Reacon ^_^ ¡Me alegro mucho por ti!
@  Reacon : (17 febrero 2020 - 12:02 ) @Anthony Ryvak Dracony ains me siento feliz *abrazito* jaja cumpli mi sueño :P
@  Anthony Ryva... : (16 febrero 2020 - 11:57 ) @Reacon ¡buen nombre! :)
@  Reacon : (16 febrero 2020 - 11:54 ) @Anthony Ryvak Dracony ah espera estoy en un error...ella se fue ya a otro clan jaja, entonces estoy matando a su antiguo clan, por cierto no te dije o creo que si, nuestro nuevo nombre es elite demolicion group :P ahora somos los EDG
@  Anthony Ryva... : (16 febrero 2020 - 11:49 ) @Reacon ¡Wuo! pobre de mami! le va a dar un mal sabor de boca perder...¡y con lo que odia perder!
@  Reacon : (16 febrero 2020 - 11:44 ) @Anthony Ryvak Dracony en mi viaje a otros lados consegui gente experta mientras los mios mejoraban, ahora somos capaz de igualar lo que 50 personas normalmente hacen, y como te digo estoy en proceso de absorver clanes latinos, asi que...no creo que tu madre tenga la capacidad para eso, de hecho en este momento estoy masacrando a su clan o.o
@  Reacon : (16 febrero 2020 - 11:43 ) @Anthony Ryvak Dracony aunque lo intente no puede jaja...me fui de leroy como su ayudante, y volvi despues de un tiempo a conquistar el servidor con solo 17 personas >:D
@  Anthony Ryva... : (16 febrero 2020 - 11:40 ) @Reacon jajaja espero que mami no te vuelva a matar porque le robes gente...
@  Reacon : (16 febrero 2020 - 11:29 ) @Anthony Ryvak Dracony mejor no puedo estar la verdad jajaja :P
@  Reacon : (16 febrero 2020 - 11:29 ) @Anthony Ryvak Dracony nuestros editores de video hoy se estan poniendo a trabajar, leroy esta feliz, estoy absorviendo un clan mas pequeño pero igual de poderoso para aumentar mis numeros, tambien me estoy robando gente del clan de tu mami :P
@  Reacon : (16 febrero 2020 - 11:28 ) @Anthony Ryvak Dracony :blush: ayer mi nuevo clan entro formalmente en el top de mejores clanes del servidor y solo tenemos 17 personas, de las cuales normalmente solo tenemos 10 conectadas :blush:
@  Anthony Ryva... : (16 febrero 2020 - 11:22 ) @Reacon :rolleyes: ¡wuo! feliz... :sad: eso me parece muy bien
@  Reacon : (16 febrero 2020 - 11:15 ) @Anthony Ryvak Dracony jajaja mi niño debes aprender a ser mas ordenado :sad: yo limpie todo ayer por que ando feliz <3 jajaja
@  Anthony Ryva... : (16 febrero 2020 - 11:13 ) @Reacon si...tendré paciencia, hoy me toca hacer limpieza profunda en mi cuarto...voy a tardar una semana! ¿sabes cuantos huesos tengo tirados por ahí? ushhhhh!
@  Reacon : (16 febrero 2020 - 11:11 ) @Anthony Ryvak Dracony tambien el mio falla :S , pero animo ni niño xD, este mes es lindo
@  Anthony Ryva... : (16 febrero 2020 - 11:09 ) @Reacon bien, aunque mi internet esta muy mal