Ir al contenido


Fin de la Primera Temporada de Rol en la CMI. Ya puedes votar a tus roles y roleros preferidos en los Premios de Final de Temporada. Link
Conoce el nuevo contexto de rol global de la Segunda Temporada de Rol en la CMI. Link

Valeskya Granger

Miembro desde 23 mar 2009
Última actividad may 29 2020 14:32
*****

#5312359 ☦ Catemaco's Magic☦ (MM B: 111338)

Escrito por Valeskya Granger el 10 enero 2020 - 19:19

- Confiar en alguien casi hasta la ceguera podría traerte muchos problemas ¿lo sabes verdad? – Exclamó con gravedad la ojivioleta, haciendo caso omiso a la mueca de su hermano, como si quisiera restarle seriedad a la conversación.
 
Lo había dicho a manera de respuesta a raíz de la confesión que acaba de hacer su hermano; ella sabía perfectamente, por no decir que ya lo había vivido, el que confiar en alguien podía atraer desgracias y en el mundo mágico eran del tipo de errores que podían salir muy caros. Inevitablemente Valeskya había dejado de ser humana por enamorarse de la persona equivocada; el solo pensar en eso provocó que suspirara como si los recuerdos se agolparan contra ella, uno a uno. Era una serie de errores y pensar que en  cada paso que había dado en lo poco que podía recordar de su vida, había confiado en una serie de personas y no siempre había terminado bien.
 
- El punto es…- Dijo al cabo de unos instantes, después de haber obligado a su mente a volver al presente. - Que quizás el ser familia pueda ser nuestro lazo más fuerte y no solo entre ambos, sino hablando del resto. Somos diferentes y nos queremos a nuestra manera. Estoy segura que cada uno de nosotros conoce las debilidades del resto y sin embargo, es como un secreto que nadie trata de utilizar en contra de nosotros mismos… Solo nosotros podríamos ser la excepción.- Sonrió levemente.
 
- Volviendo al tema – Susurró, mientras se removía sobre su asiento. - Te había comentado que no solo es un número el que rige la vida, sino tu nombre también y la combinación de ambos, puede decirnos mucho más de quién eres… hasta tenebroso puede resultar. – Con un movimiento de su varita y durante unos instantes, se escuchó el rasgar de una pluma escribiendo sobre el pergamino. -  Número seis… dice que eres una persona inteligente y adaptable.- Exclamó con escepticismo.
 
- Dice que ante el mundo te muestras escéptico, brusco… en otras palabras, tienes un disfraz para ocultar que en el fondo eres romántico y sentimental, sin llegar al descontrol… - Soltó una risotada y luego tosió. - Perdona, perdí la seriedad con esto último… creo que hice un mal cálculo numérico, porque eso último no me la creo, pero ni un poco. – Entrecerraba los ojos mientras miraba el pergamino con cada palabra que decía, seguramente algo había hecho mal.
 
- Ah claro, es que no hay error. – Exclamó la pelinegra mientras recuperaba la seriedad. - Eres una persona que al reprimir durante mucho tiempo tus sentimientos, hace que el disfraz se vuelva real… ahora sí, ya es más como tú este asunto. – Dijo con total seguridad. - En resumen, eres un gran enigma hermanito…o quizás no, creo que te conozco lo suficiente como para decir que eres un libro abierto para demostrar lo que sientes. O simplemente ya perdiste la habilidad de poder ocultarme las cosas.-
 
Valeskya se quedó en silencio durante unos instantes, como si lo que acabara de decir se tratara de una gran revelación, pero no para Joaquín, sino para ella. Tal vez se trataba del acercamiento que se había dado entre ambos durante su regreso, pero ni todos los años que habían permanecido separados, pudieron impedir que se conocieran tan bien en poco tiempo. Todo eso también tenía otro significado: que quizás su hermano pudiera percibir lo mismo de ella ¿En qué momento se había descuidado como para dejar que él se percatara de cómo se sentía?



#5275283 ⋆ Chocolate Paradise ⋆ (MM B: 112207)

Escrito por Valeskya Granger el 20 agosto 2019 - 17:30

Fingió no prestar mucha atención a las palabras de Ollivander con  respecto a la historia de cómo no llegó a tolerar el azúcar de un día para otro. De igual forma, sabía hasta que había llegado el momento de no seguir insistiendo con la historia, incluso llegó a creer que quizás había logrado que Garry se sintiera incómodo y por esa razón había preferido fingir que estaba buscando algo inexistente entre las estanterías de cristal que estaban frente a ella. Era una forma de evitar que un potencial [?] cliente, pudiera marcharse.
 
- Te agradezco por ofrecer ayuda para reparar la mansión, la verdad es que prefiero esperar a una decisión unánime acerca de lo que haremos como familia, ya sabes, unión, lealtad y todo eso…- La verdad es que ni siquiera había sido un tema de discusión reciente, ya que cada quien había tomado su camino y todos parecían tener poco tiempo para esas cosas. - Debes saber que las tiendas de campaña pueden resultar bastante útiles en momentos difíciles.- Añadió distraídamente.
 
¿Cómo podía haberlo olvidado? Si al final se habían encontrado en San Valentín y se habían escabullido en unas tiendas bastante similares. La comodidad era suficiente como para no quejarse durante meses sobre el tener que vivir en un lugar improvisado. La ojivioleta no pudo evitar suspirar al pensar en qué sería de todos ellos próximamente; había una posibilidad de mudarse, pero definitivamente ese no era el momento adecuado, no había recursos suficientes.
 
- ¿Sabes? A veces olvido que la magia puede solucionarnos muchas cosas. Es la costumbre de vivir mucho tiempo entre muggles y regresar a depender de la magia, no es tan sencillo, al menos para mí.- La bruja tenía una pequeña charola en la mano, mientras que con la varita en la otra mano, hacía una selección de diversos chocolates, los cuales iban flotando hasta depositarse suavemente en la pequeña pieza de plata. - Además, se aproximan tiempos difíciles… quizás necesitaremos tener un refugio sólido pronto. Ya sé que te dije que te agradecía la ayuda que ofreces, aunque… -
 
Dejó la frase en el aire, era como si la Granger estuviera teniendo una revolución de ideas y estuviera divagando acerca de lo que debía hacer, todo en voz alta. Distraídamente fue acomodando las piezas de chocolate, de diferentes presentaciones y las colocaba en una pequeña canasta; con un movimiento de su varita, hizo aparecer unas pequeñas flores a manera de decoración y unas piezas de papel dorado comestible que quedaban esparcidas en cada pieza de chocolate. Si se trataba de una cita, al menos debía esforzarse, ya que Ollivander parecía estar extraviado en esas cosas.
 
- Todo en este lugar tiene chocolate, nada de frutos secos ni cosas de esas.- Pronunció al tiempo en que le colocaba la pequeña canasta en las manos del mago. - Así que… creo que con esto será suficiente para darle una buena impresión a la persona con la que vas a salir. ¡No lo agites! – Lo reprendió sin razón aparente. - Unas flores creo que tampoco estarían de más… si es que quieres causar una mayor impresión.- Dijo bruscamente.
 
¿Por qué de repente se sentía molesta? No tenía que preguntárselo, ella lo sabía bastante bien: no pudo evitar pensar en él. Sentía esa clásica opresión en el pecho, pero que no le ocasionaba dolor, más bien era un sentimiento parecido a la venganza o el odio [?]. Ollivander no tenía la culpa, obviamente, así que trató de componer un poco la actitud que había tenido. 
 
- Si no estás convencido de tener una cita… no sé ¿por qué lo haces entonces? – Preguntó con cautela. - A menos que, no sé, trataras de infiltrarte en algún lado y quisieras deshacerte de alguien… Si fuera mi caso, yo creo que intentaría inyectar veneno en uno de los chocolates… sería como el crimen perfecto. Aunque claro, estamos hablando de un caso hipotético. – Murmuró distraídamente.
 
@



#5275108 Elecciones

Escrito por Valeskya Granger el 19 agosto 2019 - 19:42

Cafetería enfrente del Ministerio de Magia.
Antes de saber que Aaron resultara elegido.
 
- ¡Claro! ¡No puede esperarse menos de nuestra líder vitalicia! –
 
Valeskya soltó una risotada, sin importarle que casi todo el local se quedara en silencio al notar la poca educación que demostraba al hablar y reír sin ninguna clase de discreción.  Lo cierto es que por algo le gustaba estar cerca de su familia, ya que así podía mostrarse tal cual era en todo su esplendor. Y es que parecía que hubiera escuchado solo buenas noticias de parte de Zahil mientras veía las cosas a través de aquella esfera de cristal; sin embargo, a pesar del negro panorama que pintaba tanto para ellas como para el resto de la comunidad mágica, las predicciones solían emocionarla más de la cuenta. 
 
- ¿Debemos irnos tan pronto? ¿No deberíamos quedarnos al menos para saber quién será la persona que nos traerá tanta desgracia? – Preguntó la ojivioleta, visiblemente decepcionada. Si bien poco le interesaba saber el rumbo que tomaría ese evento político de gran magnitud, la incertidumbre de saber si su prima se equivocaría por primera vez en una predicción, ocasionaba que ella insistiera en que se quedaran. - Pero si no tenemos opción…- Dijo finalmente, mientras se encogía de hombros.
 
Pocas veces solía llevarle la contraria a su prima, más cuando se trataba en decisiones familiares; cualquier cosa que haya visto entre las nieblas escondidas de aquella esfera de cristal, era lo suficientemente inquietante como para que ella quisiera regresar a proteger al resto de los Granger, lo que quedaba de la mansión y los negocios. La pelinegra suspiró, ya tendría el tiempo suficiente para preguntarle a su prima con detalle lo que había visto. 
 
- Un placer vernos nuevamente, Eileen. – Exclamó la joven con excesiva cortesía. - Espero que tengamos la oportunidad de reunirnos nuevamente, en un panorama más optimista que este.- Dijo misteriosamente al tiempo que se levantaba y se marchaba de ahí.
 
Ottery Fitness. 
Callejón Diagon.
Después de la elección y el discurso de la muerte [?].
 
- Qué conmovedor. –
 
Exclamó secamente la pelinegra mientras terminaba de leer las últimas palabras que venían impresas en el periódico. Formaban parte del discurso que había dado el ahora Primer Ministro, junto con una fotografía suya. La bruja examinó cuidadosamente a la persona que se movía en aquel pedazo de papel impreso; le resultaba difícil encontrar algo positivo en su persona, aunque supuso que era por las palabras que había dicho Zahil. Tampoco lo conocía, al menos no recordaba haberlo visto antes ¿Él sería la persona de traer toda la oscuridad nuevamente? Era algo que le resultaba difícil de creer.
 
- ¿Crees que se trate del títere de alguien? – Exclamó en voz alta, mientras escuchaba refunfuñar a la rubia mientras apuntaba con su varita hacia el exterior del local. Desde que había visto la esfera de cristal, se encontraba de un mal humor. -  La imagen que proyecta el tal Aarón parece ser de todo, menos de alguien que pueda abrir la caja de Pandora. – Agitó el periódico, el cual había recogido desde muy temprano y no había dejado que nadie más lo leyera antes que ella. 
 
- ¿No deberíamos considerar el irnos de aquí para siempre? Quizás sea lo mejor… no me agrada la idea de tener que estar escondiéndome como si fuera una delincuente. – Se puso de pie y observó aquella capa que parecía formarse encima de Ottery Fitness, casi invisible. - Esto cada vez se pondrá más difícil para nosotros ¿cierto? –
 
A medida que la Granger hablaba, el tono de su voz iba bajando cada vez más. Conocía a su prima lo suficiente para saber cómo reaccionaría ante la propuesta de tener que irse. Pero al menos no perdía nada con intentarlo.
 



#5275072 Natural Poison (MM B: 112609)

Escrito por Valeskya Granger el 19 agosto 2019 - 18:24

Se sobresaltó al escuchar las palabras del mago tan cerca de su oído. Tal vez si en ese momento hubiera tenido el pequeño frasco en sus manos, no hubiera quedado nada de él… ni del que le había provocado el susto. “¿En qué momento…?” Se preguntó la ojivioleta mientras miraba a los ojos al joven, quien parecía estar concentrado en observarla, quién sabe con qué finalidad. Y es que Ollivander parecía tener una habilidad extraordinaria para llegar e irse de forma tan sigilosa, como si de un ninja se tratara. A la bruja no le fue posible disimular una mueca de decepción al escuchar que se trataba de una imitación.
 
- ¿La imitación tiene alguna clase de efecto? ¿O simplemente es el líquido con el color y ya? – Le fue inevitable responder con otras preguntas. Cruzó los brazos y se mordió el labio. - Solamente era curiosidad. Es del tipo de cosas que te gustaría probar aunque fuera solo una vez en la vida. Nunca he experimentado con una poción así, razón por la cual fue demasiado tentador para mí, ver un frasco tan a la luz… hasta que has dicho que no es real. –
 
No había ninguna mentira en lo que había dicho; de hecho nunca había conocido a alguien que hubiera pasado por los efectos de aquella poción. ¿Y si el otro mago venía por algo similar? Le fue inevitable pensar que quizás el negocio de Ollivander no era quizás de lo más inocente; un negocio de pociones resultaba ser bastante atractivo para la gente como ella, que no solo tenía que llegar a pedir algo que cumpliera con sus deseos, sin tener que revisar libros y libros hasta dar con la solución indicada. Y también podría resultar peligroso, si es que ese lugar pudiera albergar clientes que gustaban de las artes oscuras.
 
- Tienes un poco de… cosa… - Exclamó la pelinegra al cabo de unos instantes de silencio. Estiró una de sus pálidas manos y la estiro hasta apenas tocar el brazo de Ollivander. - Supongo que se trata de tierra ¿o me equivoco? – La mirada de la Granger examinó cuidadosamente al mago: lo asoció inmediatamente con un jardinero y hasta tuvo la impresión de que él parecía sentirse a gusto en ese atuendo. 
 
- Supongo que has de preguntarte cómo es que nos hemos vuelto a encontrar. – Soltó así sin más. - Casualidad nada más. Ando en búsqueda de una planta que sea capaz de sobrevivir en mis manos. Últimamente he sentido curiosidad por tener una flor, blanca de preferencia y bueno, por eso estoy acá.-
 
Valeskya omitió el hecho de que ya había buscado una planta en otro lado y  el tener que contar una experiencia que si bien no fue desagradable, esperaba algo más; aunque después de un tiempo, fue inevitable preguntarse a sí misma si ella no había sido la causa por la cual no había quedado contenta con aquella compra ¿había sido muy exigente? ¿o no había sido lo suficientemente específica? Cualquiera que hubiera sido el caso, ya no había nada por hacer.
 
- Y si tienes tiempo… no me molestaría que me mostraras el lugar. Aprovechando que eres el encargado y eso. Quizás me animaría a llevar algo más que una planta, como esa poción que dices que probablemente tengas en existencia. O tal vez algo como… filtro de muertos en vida.- Las últimas palabras de la joven salieron casi sin pensar. - Supongo que también tienes varios elixires peligrosos… lo cual hace que me pregunte si no te da temor que tu clientela se torne mucho más oscura.- Susurró al tiempo que se sujetaba del brazo de Garry. 
 
- Espero que no te moleste tanta familiaridad, digamos que estoy de buen humor, casi podría abrazar a cualquiera.- Exclamó mientras esperaba que la respuesta a conocer el lugar, fuera afirmativa [?].
 
@



#5273736 Elecciones

Escrito por Valeskya Granger el 12 agosto 2019 - 18:46

- Se vienen tiempos de angustia, aunque nada que una buena taza de té no pueda solucionar, querida prima… y Eileen, por supuesto.-
 
Exclamó la Granger mientras se dirigía por primera vez hacia Eileen, a quien no había visto desde que había llegado, era como si hubiera tenido un lapsus de ceguera temporal [?]. El punto es que ya se encontraban las tres sobre la mesa de la cafetería, como si fuera una sala de espera de algún hospital. La ojivioleta quedó observando fijamente hacia la entrada, como si alguien fuera a aparecer de repente a darle las noticias que, al menos ella, no quería escuchar. “¿Saldrían las cosas bien?” Era lo que solía preguntarse desde que los rumores habían comenzado a esparcirse por toda la comunidad mágica.
 
- Tal vez mi punto de vista sea bastante pesimista con… todo esto. – Dijo la bruja al cabo de un rato. La taza de humeante té de menta había llegado, a lo que comenzó a echar uno, dos, tres cubos de azúcar. - Tantos años con lo mismo ¿qué es lo que las hace pensar a ustedes que las cosas van a ser diferentes? Es decir, el problema no es cambiar a una sola persona, el Ministro en este caso. Todo esto es un sistema, bastante complejo de hecho, el decir que cortar la cabeza va a solucionar a todos los que siguen las órdenes es una total mentira. – Bebió un sorbo de té y continuó.
 
- El problema son las personas, queriditas.- Exclamó con un pequeño tono de broma. - Lo ideal es que el puesto lo obtuviera el que menos ansía el poder. Lo cual es como… encontrar una aguja en un pajar. – Se había emocionado con la opinión acerca del tema, ahora nadie podía detenerla [?].- Por ejemplo, Zahil es probable que quisiera ser la Ministra solo para que al Congreso de Adivinación le dieran más presupuesto y claro, que tomaran más en serio la importancia de lo que las nieblas del futuro nos deparan a todos. –
 
- Le falta más azúcar…- Dijo la ojivioleta en un susurro. Volvió a echar otros tres cubos de azúcar y un poco de leche. - El punto de todo esto es… que al final, el poder no está hecho para que cualquiera lo posea, no es tan simple. Por alguna razón, parece que todos enloquecen cuando creen tener el control de algo. – Después de lo dicho, soltó un suspiro que probablemente las mesas de al lado pudieron escucharla. Esas cosas la agobiaban, lo único que esperaba era que todo acabara pronto y así cada quien podía seguir con su vida.
 
- Había decidido dejar todo esto a la expectativa Za, creí que sería divertido todo esto verlo desde el asiento de alguien que no logra ver lo que hay más allá de las nieblas que giran en la bola de cristal. Sin embargo, la curiosidad me gana.- Sonrió y se frotó las manos con emoción. - Como líder vitalicia, deberías hacernos el honor de mostrarnos una lectura de lo que va a pasar con todos nosotros ¿Los Granger pasaremos hambre? ¿Los del Congreso de Adivinación nos quedaremos sin trabajo? ¿La comunidad mágica estará a salvo? ¿El ganador será una persona buena o mala? –
 
Valeskya sabía que todas esas preguntas eran difíciles de resolver, no siempre se podía ver con claridad lo que estaba a punto de suceder, había muchos factores que influirían en esas elecciones, lo que no estaba segura, es que incluso ella, estuviera dispuesta a tomar iniciativa y votar por cualquiera que fuera el candidato.
 
 



#5272897 Elecciones

Escrito por Valeskya Granger el 07 agosto 2019 - 22:01

- Qué locura es todo esto.-
 
La Granger habló con el volumen lo suficientemente alto, sin dirigirse a nadie en particular y sin preocuparle que un par de brujas que iban pasando, la observaran de una manera muy extraña. De la noche a la mañana, todo parecía dar un giro inesperado, de una forma tan absurda para la joven, que cuando había escuchado por primera vez los rumores, se había reído, como hacía mucho tiempo que no pasaba. Todo le parecía un chiste, una broma exquisitamente diseñada y lo mejor, es que tendría asiento en primera fila para poder observar mejor el panorama.
 
Se mantuvo de pie, aún indecisa sobre si debía entrar o no; en otra situación, seguramente hubiera echado un vistazo a la bola de cristal, pero creyó que solo por esa vez, sería mucho más divertido ver si todo lo que estaba ocurriendo poseía algún elemento sorpresa. Y vaya que lo había, de alguna forma u otra, varios ciudadanos estaban dispuestos a tomar el cargo de Primer Ministro. La ojivioleta ni siquiera estaba segura acerca de querer participar, le parecía algo demasiado banal.
 
Y es que a ella poco o nada le importaba el destino que pudiera tomar la comunidad. Si bien era cierto que tanto ella como su familia formaban parte de esa comunidad, pocas veces le interesaba lo que sucedía más allá de la mansión, siempre y cuando no los afectaran. Aunque eso no evitaba que se mantuviera informada y sobretodo, el hecho de tener una opinión acerca de ese tema que muchas veces prefería guardarse para sí misma y así evitar que alguien pudiera resultar ofendido o peor aún, pudiera desarrollarse un debate en donde dudaba que alguno cedería. 
 
Fue inevitable para la bruja soltar un suspiro; ese día especialmente se sentía de buen humor, como si el destino le tuviera algo preparado, aunque no estaba segura de qué. Creyó escuchar el tintineo de unos vasos y giró hacia sus espaldas: una nueva cafetería había abierto sus puertas al público y se encontraba algo concurrido, lo que hizo a la joven suponer que era consecuencia de todo el ajetreo que se estaba originando en el Ministerio de Magia. Entrecerró los ojos, como si con ello lograra enfocar a alguien que había creído ver.
 
- ¡ZAAAAAAAA! – Dijo la pelinegra mientras empujaba la puerta, sin importarle que muchos la miraran de forma extraña. - Hora del té ¿eh? – Mientras se sentaba, vio que la persona que la atendía acercó una segunda taza. Ella no se negó. - Creo que la situación lo amerita –
 
- ¿Leeremos las tazas del café? ¿Armaremos una revolución? ¿Pediremos limosna? ¿Haremos una manifestación? – Preguntó alegremente. Lo que fuera a ocurrir, estaba dispuesta a correr riesgos, pues un poco de acción no les vendría mal. - ¿Crees que algo bueno pueda salir de todo esto? Es decir, tantas cosas que han estado ocurriendo… no sé, tú lo debes entender mejor que nadie.-
 
Lo cierto era que cualquiera que fuera el motivo, la bruja se encontraba expectante sobre lo que estaba a punto de ocurrir.
 



#5272426 ⋆ Chocolate Paradise ⋆ (MM B: 112207)

Escrito por Valeskya Granger el 05 agosto 2019 - 19:45

Valeskya ya estaba acostumbrándose a los saludos por parte de Ollivander, el tono con el que solía decirlo siempre le daba la impresión de que parecía estar agobiado por algo desconocido, aunque con el tiempo se dio cuenta de que era parte de su curiosa personalidad. Varios encuentros con él y aún sentía que apenas lo conocía, tenía la impresión de que solamente había visto la punta del iceberg [?] en cuanto a su personalidad se refería. De alguna extraña forma, él le simpatizaba, como pocas personas y se sentía cómoda con su compañía, más de lo que podía aceptar.
 
De todas formas, estaba segura que la presencia de alguien como él en un local de dulces, no era el más adecuado. Evitó reírse burlonamente al ver que él era el tipo de mago que no encajaba en cualquier lado y esta vez no era la excepción. Incluso la forma en la que hablaba, daba la impresión de que siempre parecía llegar a cualquier lugar por accidente; escuchó con paciencia lo que Garry tenía que decir acerca de su presencia, lo cual era bastante entretenido para la ojivioleta, ya que incluso unas cuantas palabras le daban la impresión que parecía salir con bastante esfuerzo de sus labios. 
 
- Bien – Exclamó mientras hacía a un lado los chocolates que le había ofrecido. - La verdad es que parecen ser los tiempos en que todo el mundo se va a algún lado. Debe ser la temporada… supongo. – Se encogió de hombros, haciendo a alusión de que ella también se había marchado por algún tiempo. - Y la mansión eh… no sé, francamente no he ido a ver cómo están las cosas. Incluso si me preguntas por mi familia, ahora mismo no sabría cómo responder.-
 
En otra situación, pudo haber sentido algo de vergüenza por esa confesión, sin embargo, también sabía que si algo malo hubiese ocurrido, seguramente tendría noticias, o eso era lo que esperaba al menos. Cuando decían que los Granger eran unidos, no precisamente requerían estar juntos para poder llevarse bien, era una relación algo extraña, pero que de cierta forma a todos les caía bien y lo aceptaban sin más. 
 
- Es extraño debo decirte, que después de tus andanzas por el sur, hayas decidido visitar Honeydukes y después venir acá… aunque francamente puedo darme una idea del porqué. – Esta vez fue inevitable reír al ver cómo había rechazado el chocolate y pensar en la cantidad de veces que debió rechazar ofrecimientos en aquella otra tienda. - Si me preguntas, el chocolate blanco es mi favorito, es dulce pero no tan empalagoso… aunque creo que será un caso especial contigo… por cierto, ese cerdo viene con más chocolate de relleno.- Le indicó a Ollivander.
 
- ¿Has probado el chocolate oscuro? Es más amargo que el habitual y si viene relleno con algo como alcohol o cerezas, quizás puedas tolerarlo. – Intentaba no reír descaradamente, mientras trataba de esconder la cara en la repisa de cristal con numerosas formas, colores y sabores. Eligió un par de piezas: una era un chocolate en forma ovalada y la otra era un cuadrado pequeño, ambos hechos de chocolate amargo. - Toma, intenta probar con esto y me dices qué tal. – Aguardó expectante, aunque ya esperaba un inminente rechazo de su parte.
 
- Volviendo al tema de la mansión, quizás sea momento de regresar a ver qué podemos hacer. Aunque por fortuna, nadie querrá meterse en un montón de escombros para robar ¿cierto? – Pronunciar esas últimas palabras, era como tener que aceptar una horrible realidad, una que le provocaba cierto malestar. Prefirió cambiar el tema bruscamente, otra vez.  - Por cierto, me da curiosidad saber por qué de repente hay tanto interés de tu parte por un dulce. ¿Es para un regalo? – Lo miró a los ojos y esperó respuesta.
 
 
@



#5272381 Natural Poison (MM B: 112609)

Escrito por Valeskya Granger el 05 agosto 2019 - 16:54

- Esto es lo que faltaba…-
 
La joven habló en voz alta, al tiempo que volteaba hacia todos lados como si estuviera preocupada de que alguien la pudiera observar. Tenía tiempo que no paseaba por el Callejón. Había hecho un mini viaje [?] y ahora que estaba de vuelta, prefería disfrutar un poco del aire fresco, como si con eso pudiera olvidar todo lo que ocurría a su alrededor y no es que fuera algo malo precisamente, pero ese día en particular, sentía la necesidad de estar alejada de todo y de todos. Sin embargo, ahí estaba, caminando y como si estuviera en búsqueda de algo que no sabía exactamente qué era.
 
Instintivamente cruzó los brazos, como si sintiera frío, aunque solo se limitó a observar de reojo los locales que ya conocía de siempre y aunque tuviera curiosidad de entrar a ver cada uno, muchas veces resultaba ser una pérdida de tiempo y no precisamente porque el local no ofreciera cosas estupendas, sino muchas veces era por la gente; no solo por los dueños de los locales, que o no estaban o simplemente andaban en su mundo, sino también muchos de estos lugares solían estar tan vacíos, que la Granger muchas veces dudaba de que éstos aún se encontraran abiertos. 
 
Hasta que vio ese local en particular que llamó su atención, no solo por el nombre, sino que anteriormente había visitado a un lugar de herbolaria y no había resultado bien; “¿será posible que esta vez sí me hagan caso?” Pensó con amargura la ojivioleta, quien recordó la planta que había comprado y había resultado… bastante muggle y por lo consiguiente, decepcionante. Aunque por lo que vio a simple vista, no esperaba encontrar una flor en particular, sino esperaba al menos que el dueño supiera lo necesario para llevar un negocio de ese tipo.
 
En realidad el nombre del local no le decía mucho, sin embargo había algo que seguramente tenían y que ella en su momento había necesitado: pociones. Y es que habían transcurrido un tiempo breve en el que ella y su hermano habían experimentado al intentar preparar una poción para su negocio y por consiguiente, ésta había salido mal. La bruja sacudió la cabeza, como si intentara alejar ese mal pensamiento de su mente. “Al menos espero que den un curso al menos”, pensó, algo molesta; y es que al menos estudiar pociones era algo que estaba bastante alejado de sus prioridades en ese momento.
 
Al entrar y observar las mesas, pudo notar que al menos no estaba tan errada de lo que imaginó al inicio. Había una persona más en el lugar, aunque no prestó mucha más atención y se mantuvo curioseando cerca de la entrada, esperando a que el mago fuera atendido. Una voz bastante familiar, hizo que la ojivioleta volteara de manera brusca y sin disimulo; “Ollivander” fue lo único que dijo para sus adentros. De todas las habilidades que el mago pudiera tener, definitivamente ese local era lo menos pensado; con eso la joven se dio cuenta de que no lo conocía tanto como ella pensaba.
 
Hizo lo que creyó prudente en ese momento: saludó con un gesto en la mano, mientras que su rostro mostraba un gesto parecido a “¿qué rayos haces acá?”. Se mantuvo alejada, aguardando el momento en el que llegara su turno. Vio un pequeño estante con frascos de diferentes tamaños y con contenido de diferente color. Si bien la Granger no era experta en la materia, podía reconocer perfectamente el frasco de felix felices que descansaba en el lugar más alejado. Lo que supuso que el dejarlo expuesto tan a la vista, es porque seguramente había alguna forma de proteger que no cualquiera pudiera llevarse algo sin previa autorización del dueño.
 
Cuando reaccionó, se vio a sí misma con su pálida mano extendida hacia aquel diminuto frasco…
 
@



#5272380 Ottery Fitness (MM B: 111388)

Escrito por Valeskya Granger el 05 agosto 2019 - 16:52

Para la bruja no pasó desapercibida la palabra que al menos hasta ese momento resultó desconocida. Tomó nota mental de que tendría que investigarlo más tarde; era eso o tendría que hacer a un lado su orgullo y así tener que preguntarle al mago qué significaba, lo cual obviamente no sucedería. Tuvo una sensación extraña al escuchar el agradecimiento por la oportunidad, lo cual solo se limitó a responderle con un ademán en la mano, como si indicara que no era necesario pronunciar aquellas palabras. 
 
Escuchó con atención los motivos que lo habían llevado hasta ahí; ciertamente la Granger sintió curiosidad acerca de lo que tenía que decir, pues conocía a pocas personas que realmente se mostraran con interés en trabajar y mucho menos para dejar de depender económicamente de los padres. Ella estaba segura que al menos un 99% de los habitantes de la comunidad mágica, gustaba de vivir bien y a través de fortunas o herencias que no les pertenecían. Pocos, muy pocos realmente, mostraban un interés genuino por intentar ser independiente. 
 
- Interesante... – Dijo la joven en un susurro apenas audible. - Más curioso aún, que no he preguntado tu nombre y ya estás semi aceptado así sin más. – Sonrió brevemente. - Como te mencioné, este lugar surgió como negocio familiar y bueno… - Comenzó a contar con los dedos el tiempo que el lugar estaba funcionando. - ¡Por Merlín! ¡Más de un año! El tiempo pasa demasiado rápido. Con seguridad hubiera podido afirmar que solo habían transcurrido unos cuantos meses si acaso.-
 
De repente sintió como si el tiempo se hubiera detenido para ella en ese largo año; eso le daba cierta nostalgia porque al menos, tenía algo que compartir con el resto de su familia y por eso había nacido Ottery Fitness, aunque más que nada era por la necesidad de tener galeones en la bóveda familiar que casi se encontraba vacía. Aunque claro, aún no había confianza suficiente como para andar contando esos problemas económicos a cualquier persona. De hecho, eso podía llamarse como el secreto familiar mejor guardado de los Granger; aunque claro, había una enorme diferencia entre la bóveda familiar y la personal de cada uno de los miembros de la familia y eso era lo que todavía lograba mantenerlos a flote. 
 
Se había quedado de pie en la piscina, la calma de aquella agua cristalina resultaba casi atrayente para entrar a nadar un poco. Aunque la ojivioleta particularmente no solía ser aficionada al deporte, pero sin duda nadar era del tipo de actividad que solía disfrutar aunque más como pasatiempo que como una competición en sí. No era de extrañar que una persona que gustaba del deporte, hubiera terminado buscando en un trabajo en un lugar como Ottery Fitness.
 
- Después de todo lo que me has contado, realmente me da la impresión de que eres una persona a la que le gusta competir. Y me da un poco de pena que acá no puedas encontrar esa emoción.- Soltó las palabras sin pensar, sin pensar en que quizás podría resultar ofensivo o desilusionante. -  Y esto contesta en parte a la pregunta que hiciste… realmente vienen pocas personas a nadar, todo este lugar está diseñado más como pasatiempo. A diferencia del público americano, acá no hay mucha motivación por el deporte, parece. – Dijo, mientras se encogía de hombros.
 
- De igual forma, cuando tengas tiempo libre, no dudes en utilizar las instalaciones. Para eso están. – Realmente no suponía ningún problema para ella, ni mucho menos para el resto de sus familiares. - Nosotros hacemos eso en nuestro tiempo libre, particularmente me gusta más estar en el spa. – Dicho esto, con un ademán lo invitó a continuar el camino hacia otra área. - También tenemos un restaurante y bueno, está de más que te diga que siempre estamos dispuestos a aceptar nuevas ideas. – 
 
- Dijiste que estabas acá con tu familia. Por curiosidad solamente ¿quiénes son? La comunidad acá es tan pequeña, que no dudaría en que quizás conozca a alguien de tu familia. Digamos que serviría también para poder conocernos mejor. Aunque claro que sabré entender si no quieres platicar sobre eso, así que bueno, también debo preguntar si tienes más dudas con respecto a este lugar. – Aguardó la respuesta mientras sus pasos los llevaban al área de spa.
 



#5271918 • El Trastero • (MM B: 110968)

Escrito por Valeskya Granger el 02 agosto 2019 - 22:28

Tropezó al intentar bajar del armario, para su fortuna estaba sujetándose con la puerta cuando había sucedido y eso impidió que terminara de estrellarse contra el suelo. Todo lo ocurrido solo servía para incrementar el malestar que estaba reuniendo desde la aparición de aquel ente. Valeskya se sentía hasta mareada, pero solo lo atribuyó a la descarga de adrenalina de todo lo que había pasado en el negocio y de cómo era que habían acabado en otro lugar. Se quedó de pie junto al armario, mientras su mente intentaba asimilar las cosas de una manera más lenta.
 
No le gustaba haberse metido en una situación así, odiaba eso de tener que lanzar hechizos a diestra y siniestra. Era como tener una especie de duelo con algo que no se sabía cómo iba a reaccionar o sin tener la certeza de qué tan peligroso podía ser. Era casi un hecho de que, en caso de que ella no lo hubiera logrado, seguramente Eileen hubiera aportado a la situación y mucho mejor sin dudas. De todas formas la Granger jamás reconocería que las cosas no terminarían bien si se hubieran quedado allí. 
 
Suspiró mientras su mirada recorría el lugar, solo para terminar de darse cuenta de dónde estaba en realidad. Había escuchado a la bruja mencionar que el lugar era seguro y por el tono de voz que había empleado, seguramente no era la primera vez que llegaba allí. Como siempre, la ojivioleta no tenía ni la más remota idea de qué negocio podría tratarse, ya que al menos al echar un vistazo hacia las ventanas, se dio cuenta de que continuaban en algún lugar dentro del Callejón Diagon. 
 
Habían casi tantas cosas como en el negocio del que ellos venían huyendo, solo que tenían un toque algo más excéntrico, desde el punto de vista de la ojivioleta. Le dio la espalda a Eileen y a Ollivander, cuando ésta preguntó sobre lo que había ocurrido; le fue inevitable a la bruja resoplar con fastidio y sin disimulo. Fingía ver un jarrón que parecía ser costoso mientras escuchaba lo que el mago tenía que decir al respecto; definitivamente todo había sido por andar de curiosos jugando a los exploradores, aunque evidentemente para la Granger, toda la culpa era de él.
 
- Algo como eso pasó…- Repitió arrastrando las palabras. Siguió examinando el jarrón como si fuera lo más interesante del mundo, aunque claramente se daba cuenta de que Garry esperaba a que ella dijera algo. - Ya está todo dicho. Se debía suponer que un baúl que abre tan fácil, no tendría que guardar algo como eso… a menos, que claramente fuera colocado ahí con toda la intención. –
 
No había pensado en esa última posibilidad, todo lo había soltado de repente y como si las ideas fueran apareciendo rápidamente tras cada palabra que la joven pronunciaba.  Ignoró a propósito la pregunta de Ollivander porque, era evidente que no se encontraba bien; se sorprendió al ver que sus manos aún parecían temblar un poco. Giró sobre sí misma y miró a ambos como si fuera la primera vez que se los encontraba allí; trató de que su voz sonara firme.
 
- Lo que haría evidente que alguien quería dañar a Eileen, ya que quien fuera que haya dejado ese baúl, no lo hizo pensando en que alguien curioso llegaría a forzar la cerradura ¿cierto? – Se encogió de hombros, solo soltaba ideas vagas de lo que podía haber ocurrido. - Otra cosa, es que “eso” no puede quedarse deambulando por el negocio... hay que hacer algo o podría escaparse, no se… - Esas últimas palabras las había soltado sin mucha convicción.
 
- En lo que a mí respecta, francamente no me atrae para nada la idea de regresar. Aunque me siento algo responsable de lo ocurrido, ciertamente en un grado mucho menor comparándolo con él.- Señaló al joven. - Lo que sea que haya que hacer, que sea de una vez… Ha sido un día con demasiadas emociones, diría yo.- Dijo con resignación y aguardó respuesta.
 
 
@ @



#5271812 Ottery Fitness (MM B: 111388)

Escrito por Valeskya Granger el 02 agosto 2019 - 04:31

Era extraño, después de semanas de no haber tenido una gran cantidad de clientes, ahora aparecía alguien a solicitar trabajo. Al menos para ella, era la primera vez que se veía en una situación de tener que emplear a alguien. Generalmente ella solía atender sus negocios y en todo caso, explotar la capacidad de su elfina para que la ayudara, aunque muy pocas veces sucedía eso. Extendió una de sus pálidas manos para tomar el CV que le ofrecía el mago y revisarlo; no sabía exactamente qué decir, al menos él tenía bastante claros sus objetivos. Aguardó a que terminara de hablar y tras una larga pausa, dijo:

 

- En primer lugar, me extraña que alguien te hable bien de este lugar. – Era inevitable el comentario, la ojivioleta esbozó una breve sonrisa. No iba a explicarle las causas por las que ella tenía la creciente sensación de que tanto ella como su familia, no eran muy bien vistos por la mayoría de la comunidad. - Es broma – Mintió descaradamente.

 

- Por otro lado, Ottery Fitness es un negocio cien por ciento familiar. En todo caso, no es algo que me corresponda a mí directamente tomar una decisión tan importante.- Se quedó pensativa unos instantes antes de mirarlo y hacerle una invitación a caminar por el lugar. - Si bien es cierto que soy una de las encargadas del lugar, considero correcto que exista una votación por parte del resto para saber si es necesaria tu ayuda… aunque francamente dudo que se nieguen. –

 

Mientras hablaba caminaba despacio, para que el joven de ojos azules conociera el lugar y así mismo se terminara de convencer si estaba haciendo bien en tener que quedarse allí. Sin embargo, la mente de la Granger repasaba las palabras, tanto las que había leído en el CV, como las que había resumido. Conocía pocas personas tan entusiastas como aquel chico, lo que en parte le recordaba a ella cuando había llegado por primera vez al Callejón Diagón. Trató de hacer a un lado el mal pensamiento sobre lo mal que le había ido y no le haría mención de ello.

 

- Sinceramente, tampoco podemos ofrecerte muchos galeones, al menos al inicio. Es algo que podríamos negociar... si quieres, claro está.  – Suspiró, no entraría en detalles acerca de la mala situación económica por la que estaban atravesando. - Solo es cuestión de esperar en lo que aparece algún otro Granger que te de su voto de confianza y con eso estarías en el negocio ¿qué te parece? Serán un par de horas si acaso, la mayoría suele rondar por acá de manera habitual. – Dicho esto, su mirada violácea recorrió el lugar, esperando ver a alguien.

 

- Con respecto a tus habilidades, contamos con una clientela bastante fuera de lo común, así que tampoco tendrás mucho trabajo… ya sabes, la mayoría siendo magos, hay que ser bastante torpe para tener un accidente grave.  – Dijo pensativa mientras lo guiaba hacia la alberca techada y el lugar se iluminaba ante la presencia del mago y la bruja. - Lo cierto es que me causa mucha curiosidad lo de la cultura deportiva en Ilvermorny… tendrás que platicarme sobre eso.- Estas últimas palabras eran simplemente por querer saber, aunque de repente tuvo una idea, al ver las aguas cristalinas de aquella piscina.

 

- ¿Sabes? Dices que tomaste un curso de guardavidas. Tal vez si pudiéramos ofrecer un curso de natación y primeros auxilios en caso de ahogamiento sería ¡GENIAL! – La idea había llegado a ella de repente y de inicio le encantaba. - ¿Qué te parece? Obviamente tú serías el instructor. – La ojivioleta quedó expectante a la respuesta del joven.

 

@Ares Summers




#5271162 ⋆ Chocolate Paradise ⋆ (MM B: 112207)

Escrito por Valeskya Granger el 29 julio 2019 - 22:37

Los días transcurrían lentamente y la bruja observaba cómo las cosas parecían transcurrir sin sentido alguno para ella: los días iguales, la gente yendo y viniendo por los diversos locales del Callejón, aunque con menos frecuencia de la habitual. No sabía si se trataban de vacaciones, o simplemente era la percepción de ella, de la desgana que sentía por todo. Quizás necesitaba un cambio de aires o un poco más de actividad de la que tenía en ese momento. Permanecía en la planta alta de la chocolatería, pensando en qué podía hacer para poder hacer que el negocio prosperara un poco más.
 
Pensó enseguida en la extraña conversación que había tenido meses antes. “La chica asiática ¿qué habrá sido de ella?”, se preguntó a sí misma; le costaba imaginársela enfrascada en una situación tan… muggle. ¿Huir de un matrimonio arreglado? Sin duda era un buen motivo para burlarse, era demasiado arcaico pensar de esa manera en los tiempos en los que se encontraban. Bodas y divorcios ¿qué más daba eso? Al final de cuentas, la misma sociedad era la que imponía las cosas y a la vez servía para juzgar a todo aquel que fuera contra todas aquellas leyes y creencias.
 
Suspiró. Otra cosa más en qué pensar. No, definitivamente no era como dejaría pasar otro día más. Para su fortuna o desgracia, su elfina doméstica siempre estaba allí, pendiente de todo lo que pudiera pasar en el negocio; si la memoria de Valeskya no fallaba, parecía que días atrás le había hablado algo acerca de un “paraíso de chocolate”, o al menos así le había entendido ella, quien solo se había limitado a asentir con la cabeza mientras estaba acostada, con los brazos extendidos y mirando hacia el techo.
 
- Breena ¿De qué va exactamente el “paraíso de chocolate que me decías? – 
 
Habló en voz alta, mientras veía que la elfina la observaba con los ojos entrecerrados, esperando a que la ojivioleta se dignara a hacer algo más que quedarse acostada. Había aprendido a no debatir acerca de ese tema, ya que solo eran por temporadas, aunque en esta ocasión la Granger ya estaba extendiéndose más de la cuenta.  Los ojos de la bruja se posaron el a criatura y le sonrió amablemente, como pocas veces; finalmente se sentó y aguardó una respuesta.
 
- Es simple – Contestó la elfina con una voz aguda. - Es hacer un escaparate especial, para los chicos se encuentran de vacaciones. Es representar una playa, sol, palmeras y unas personas… todo hecho con chocolate, claro ¿qué le parece? – Preguntó, expectante a lo que la joven tenía que decir.
 
- ¿No estarán esperando a que yo apruebe algo así verdad? – Arqueó una ceja. - Es excelente  ¡Me encanta! Lo suficiente como para que yo baje a revisar si podemos hacer espacio.-
 
Sin decir más, se levantó de un brinco y llevó las manos a su cintura: andaba con jeans, tenis y una playera en color rojo. Acomodó su cabello en una coleta y con un ademán apresuró a su elfina para que bajara y fue tras ella. Al traspasar la barrera que dividía a ambas plantas del local, pudo distinguir a una persona que parecía buscar algo, o bien, que parecía estar perdido. Antes de que pudiera acercarse a preguntar si se le ofrecía algo, la ojivioleta arqueó una ceja al ver de quién se trataba.
 
- De todos los lugares, este sin duda es el lugar más extraño para encontrar a Ollivander deambulando por aquí. – Dijo a manera de saludo. - No pensé que gustaras del chocolate… ¿Cómo has estado? – Contuvo las ganas de comentarle que en realidad dudara que pudiera gustarle algo, aunque recordó que todavía no lo conocía para afirmar o negar algo. Tomó una de las cajas que estaba detrás del cristal y se la ofreció, aunque tenía ciertas dudas de que accediera.
 
@



#5271160 Ottery Fitness (MM B: 111388)

Escrito por Valeskya Granger el 29 julio 2019 - 22:35

Estaba sumamente curiosa ante la respuesta que su hermano tenía para dar; se dio cuenta que el Granger era de las poquísimas personas con las que podía tener conversaciones, de las cuales muchas de ellas no solían terminar bien, pero en esta ocasión era diferente. No es que tuviera algo en mente, salvo molestarlo un poco y de paso satisfacer un poco su curiosidad con respecto a la opinión que tenía de ese tema que solía ser tan delicado. Tenía serias dudas con respecto a obtener una respuesta que la bruja pudiera considerar como “buena”, ya que lo más seguro, es que adoptaría una postura bastante neutral, como en casi todas las cosas que no concernían a su modo de vida.
 
La ojivioleta, claramente tenía la respuesta preparada para el probable caso en que él quisiera preguntarle lo mismo. Las mismas palabras que siempre decía a alguien que ella no conocía; el bando y solo con las personas que lo integraban, habían sido una parte muy importante de su vida, pero hasta ese punto, sentía que ya había dado todo lo que tenía que dar. En esos momentos, lo que ella consideraba, es que ya no había guerra, ya no había motivos de discordancias entre mortífagos contra el resto de las personas o al menos es lo que ella creía.
 
“Me da lo mismo lo que ocurra, si hay bandos o no, que se maten entre ellos si quieren y que nos dejen a mí y a mi familia en paz”, pensó rápidamente la joven de negro cabello. Era básicamente la respuesta rápida a cualquier pregunta relacionada y al menos en ese momento, no era ninguna mentira. Resopló, aunque procuró darle la espalda al Granger para que no viera la reacción de ese momento. Comenzó a caminar desde la cocina, hacia el área del restaurante, con la clara intención de alejarse de ese lugar en donde acababan de pasar un mal rato, después de una poción fallida.
 
Por alguna razón, volteó hacia el recibidor y vio a un joven que parecía estar interesado por entrar al local. Pensó en dejar que alguno de los elfos se hiciera cargo de atenderlo y seguir hablando con Joaquín, aunque claramente no era la opción correcta; cuando habían decidido abrir aquel negocio familiar, claramente todos habían quedado en dar lo mejor de ellos y tratar de aportar cada uno. Miró a su hermano, que parecía estar absuelto en su mundo, o al menos eso creyó.
 
- Es un cliente, creo que lo adecuado es que alguno de los dos lo atienda.- Dijo algo impaciente. - Aunque supongo que dejarás que yo lo haga ¿Cierto? – Entrecerró los ojos y añadió. - Aunque claro, es evidente que la poción te ha dejado peor que a mí. –
 
Aunque había intentado mantener el tono de sarcasmo, ciertamente no había sido una burla; era evidente que lo que había visto lo había dejado perturbado. En cambio ella, aún intentaba no pensar mucho en eso; sin duda tendría una eternidad de sobra para poder hacerlo. Le hizo un ademán al Granger, para que la esperara mientras encaminaba sus pasos hacia la recepción; pensó en que sería muy complicado poder hablar de lo que vio con alguien. Era algo difícil de entender sin duda, y encontrar a alguien que pudiera creerles, sería peor.
 
- ¡Hola! Bienvenido a Ottery Fitness – Interrumpió al elfo antes de que pudiera responder e intentó sonar cordial ante el joven que ahora se encontraba frente a ella. - Negocio de la Familia Granger ¿Necesitas ayuda con algo? ¿O buscas a alguien de la familia? De una forma u otra, no estaría de más que probaras todos los servicios que este lugar puede ofrecer. – Sonrió. Sin duda su hermano hubiera reído al ver su intento de querer parecer amable.
 
Había sonado breve, pero ciertamente no sabía qué más decir o hacer, hasta que el invitado le dijera qué era lo que estaba buscando. Aguardó respuesta.
 



#5270539 • El Trastero • (MM B: 110968)

Escrito por Valeskya Granger el 22 julio 2019 - 19:25

“Qué raro es este tío”, volvió a repetir la joven en su mente por décima vez. Sin duda el Ollivander era una de las personas más extrañas que había conocido, o al menos hasta donde su mente le permitía recordarlo. La forma en la que algunas personas reaccionaban siempre era diferente, pero no al punto de la indiferencia; Valeskya no estaba segura de que se tratara de eso o simple exceso de confianza porque creía (erróneamente) que ella podría salvarlos a los dos de un ataque de ese tipo.
 
Lo que sea que fuera la causa, no se trataba de algo que hiciera sentir cómoda a la Granger; nunca se había dado a la tarea de defender a alguien más que no fuera ella misma. Solo se atrevería a arriesgarse por su familia y para su fortuna, ellos solían arreglárselas bastante bien sin ella, así que estar en una situación como esa, solo empeoraba su estado de ánimo. Al menos ya no estaba tan sola, ya había alguien más en escena y así veía una oportunidad con quién repartir responsabilidad si alguien resultaba herido [?].
 
Ignoró a Garry cuando hizo el comentario acerca de que podría ir a visitarlo a casa de todas formas, aún con el baúl allí. No quería ni imaginar lo que podía ocurrir si algo así llegara a cumplirse y  evitó volver a hacer el comentario acerca de la varita olvidada en solo Merlín sabía dónde. La Granger se conocía lo suficiente como para darse cuenta que no dejaría vivir al mago, echándole en cara a cada rato la situación por la que estaban pasando. Suspiró casi con resignación y le lanzó una mirada a Ollivander, transmitiéndole telepáticamente un “no tienes remedio”.
 
Creyó oír un tintineo de frascos, pero no tuvo tiempo de prestar la atención suficiente como para ver de qué se trataba. La mirada de la bruja estaba totalmente concentrada en la criatura, a la cual Eileen había bloqueado con una especie de barrera o algo similar. Antes de que pudiera preguntar si al fin todo había terminado, unas palabras de alerta a seguir a la otra bruja le dieron la clara señal de que solo se trataba de algo temporal. Un armario evanescente que se encontraba ahí, esperando a ser utilizado; Valeskya solo había leído ciertas cosas sobre ellos y no tenía idea de cómo funcionaban, así que la idea de pasar al interior, no le agradó al inicio: comenzó a correr y se detuvo frente a él.
 
- Estoo…. ¿Quién pasa primero? – Preguntó, haciéndose la desentendida, mientras hacía un gesto a Eileen para que pasara antes que ella. Era eso o no entraría sola.
 
¿Sería igual que aparecerse? Lo dudaba muchísimo, al menos para eso no tendrían que entrar los tres en un espacio reducido. Esperó a la otra bruja para entrar, mientras vio a la criatura emitir un alarido que indicaba que falta poco para liberarse de aquella prisión mágica improvisada. Contuvo las ganas de darle un empujón a Eileen para que se apresurara y dudosa, puso un pie en el armario, hasta que escuchó a un rígido Garry alegando que se quedaría para esperar. Eso fue más de lo que la Granger pudo tolerar.
 
- ¿Piensas esperar el próximo viaje? – Le dijo con todo el sarcasmo que pudo. - A menos de que tu idea sea agarrarte a puñetazos con una criatura, ente o coso mágico… está de sobra decir que dudo que tengas oportunidad alguna SIN TU VARITAAAAAA. – Acto seguido, lo sujetó con fuerza y comenzó a jalarlo hacia el armario. - Si no entras y esa cosa se libera, serás el culpable de que pasemos a la historia como el trío que murió porque uno de ellos se negó a entrar a un armario que pudo haberlos salvado. – [?]
 
Tal como era de esperarse, el mueble apenas daba espacio para tres personas, apuró a Ollivander para que cerrara la puerta. La ojivioleta alcanzó a ver a la criatura liberarse completamente y arremeter hacia ellos; un rayo salió en dirección hacia la puerta del armario, justo cuando esta se cerraba y antes de quedar todo a oscuras, tuvo la sensación de que algo chocaba contra ellos y que caían de espaldas, a pesar de que aún continuaba de pie. Dedujo que era por el impacto de aquel hechizo en el momento justo en el que se transportaban a donde se encontraba el otro armario evanescente.
 
- Anda, Ollivander.- Incitó al mago para que abriera un poco la puerta. - Esto… ¿A dónde se supone que llevaba esto? – Dejó la pregunta en el aire, mientras sus ojos se acostumbraban a la oscuridad.
 
@ @



#5270301 Plantilla: Inscripción de la ocupación o empleo mágico

Escrito por Valeskya Granger el 19 julio 2019 - 20:57

Nick: Valeskya Granger

 

Link a la bóveda: Bóveda

 

Rol de personaje: Asistente ejecutiva de la Líder Vitalicia del Congreso de Adivinación // Aritmántica de tiempo libre.

 

Información adicional: Debido a que el Congreso de Adivinación no suele darse a basto con el trabajo de identificar a las personas que verdaderamente poseen el don, Valeskya es el filtro a superar antes de pasar a la prueba final y que la líder autorice la entrada a dicho congreso. También aprovecha el puesto de su prima para no llegar muchas veces a trabajar y dedicarse a realizar trabajos de aritmancia desde la comodidad de su hogar.







Alternar visibilidad del Shoutbox Tag Abrir el Shoutbox en una ventana emergente

@  Damon Zakhae... : (31 mayo 2020 - 06:20 ) @Isabella Hawthorne poco a poco manita :love
@  Eobard Thawne : (31 mayo 2020 - 06:09 ) :ninja:
@  Isabella Haw... : (31 mayo 2020 - 05:40 ) La cuarentena me vino como anillo al dedo, necesitaba estar en casa sin hacer nada y eso me regresó al foro... Pero ya voy tomando el ritmo anterior y me cuesta adaptarme
@  Isabella Haw... : (31 mayo 2020 - 05:37 ) @Damon Zakhaev Kalutskikh no me lo recuerdes! En el verano trabajaba 14hs corridas y no paraba ni a almorzar
@  Damon Zakhae... : (31 mayo 2020 - 05:33 ) @Isabella Hawthorne a veces las obligaciones consumen un poco, pero la idea es no excederse <_<
@  Isabella Haw... : (31 mayo 2020 - 05:30 ) Terminé temprano, a las 8. Pero luego salí y son las 1 y 30 y apenas llego a casa T.T
@  Isabella Haw... : (31 mayo 2020 - 05:29 ) Tengo que rolear ;_; reanimame hasta que haga mi post asi puedo cobrar este mes jaja
@  Damon Zakhae... : (31 mayo 2020 - 05:29 ) @Isabella Hawthorne mejor, :love así no me quedo en la soledad (? // cuidado con los excesos en el trabajo, puede ser perjudicial
@  Isabella Haw... : (31 mayo 2020 - 05:27 ) @Damon Zakhaev Kalutskikh intentaré no cerrar los ojos(?) Mi espíritu te molestará :rolleyes:
@  Damon Zakhae... : (31 mayo 2020 - 05:25 ) @Isabella Hawthorne D: *la sacude un poco* no se mueraaaaaaaaaaaaaa, que despues no tendré a quien moelestar :cry:
@  Isabella Haw... : (31 mayo 2020 - 05:22 ) @Damon Zakhaev Kalutskikh *lo abraza super fuerte* :love: Manito! Bien, llegando a casa, muerta
@  Damon Zakhae... : (31 mayo 2020 - 05:21 ) @Isabella Hawthorne manitaaaaaaaaaaaaaa *le abraza fuerte* ¿cómo estás?
@  Isabella Haw... : (31 mayo 2020 - 05:19 ) @Damon Zakhaev Kalutskikh *se le sube encima* :love:
@  Damon Zakhae... : (31 mayo 2020 - 05:18 ) @Isabella Hawthorne *le lanza chokos* :ninja:
@  Ada Camille... : (31 mayo 2020 - 04:08 ) Hasta mañana mundo magico, pasen linda noche
@  Franko Lovegood : (31 mayo 2020 - 03:47 ) :ninja:
@  taison_greyback : (31 mayo 2020 - 01:35 ) :ninja:
@  Hades Ragnarok : (31 mayo 2020 - 12:06 ) @Ada Camille Dumbledore @Isabella Hawthorne *se las lelva a ambas*
@  Hades Ragnarok : (31 mayo 2020 - 12:03 ) @Isabella Hawthorne mejor contestame el MP XD jajaja
@  Ada Camille... : (30 mayo 2020 - 11:56 ) @Isabella Hawthorne jajajaja a los duelos!!!! No dije nada de varitas jajaja
@  Isabella Haw... : (30 mayo 2020 - 11:55 ) Osea que le van más las varitas? :o bueno, vamos a buscar a otro
@  Ada Camille... : (30 mayo 2020 - 11:54 ) @Isabella Hawthorne si Isa pero el dijo que no, que seria un trio de duelo!
@  Isabella Haw... : (30 mayo 2020 - 11:54 ) *huyo a terminar pendientes* T.T
@  Ada Camille... : (30 mayo 2020 - 11:54 ) @Hades Ragnarok jajaja bueno
@  Isabella Haw... : (30 mayo 2020 - 11:53 ) Leí trío? :perv:
@  Hades Ragnarok : (30 mayo 2020 - 11:53 ) @Ada Camille Dumbledore :perv: jajaja, ok, lo tendre en cuenta XD
@  Ada Camille... : (30 mayo 2020 - 11:51 ) @Hades Ragnarok seria buenísimo jajaja hace muchos años no monto a un dragon
@  Hades Ragnarok : (30 mayo 2020 - 11:41 ) @Ada Camille Dumbledore Clkaro Lyocasto estara feliz de salir a pasear XD
@  Ada Camille... : (30 mayo 2020 - 11:38 ) @Hades Ragnarok vendrás en tu dragón?
@  Ada Camille... : (30 mayo 2020 - 11:37 ) @Hades Ragnarok seria maravilloso, sobretodo porque no hay camas en piso y tenemos las pacientes aquí
@  Hades Ragnarok : (30 mayo 2020 - 11:30 ) @Ada Camille Dumbledore quiere que vaya a rescatarte? XD jajaja
@  Ada Camille... : (30 mayo 2020 - 11:27 ) @Hades Ragnarok jajaja trabajar me esta afectando
@  Hades Ragnarok : (30 mayo 2020 - 11:24 ) @Ada Camille Dumbledore jajaja, nop XD jajaja, te aseguro que no XD jajaja
@  Ada Camille... : (30 mayo 2020 - 11:23 ) @Hades Ragnarok :perv: jajaja a que te imaginaste un trío
@  Hades Ragnarok : (30 mayo 2020 - 11:21 ) @Ada Camille Dumbledore suena peligroso pero me arriesgo jajaja
@  Ada Camille... : (30 mayo 2020 - 11:19 ) Contra ti* (odio mi corrector)
@  Ada Camille... : (30 mayo 2020 - 11:18 ) @Hades Ragnarok jajaja vino por mi... Somos dos contrario
@  Ada Camille... : (30 mayo 2020 - 11:18 ) @Isabella Hawthorne :love:
@  Hades Ragnarok : (30 mayo 2020 - 11:18 ) @Ada Camille Dumbledore capaz venga Isabella a defenderte -*se encoje de hombros* aunque eso significaria que la atraparia a ella XD
@  Isabella Haw... : (30 mayo 2020 - 11:17 ) Awwwn Ada! Love you <3
@  Ada Camille... : (30 mayo 2020 - 11:16 ) @Hades Ragnarok jajaja todavia puedo gritar... XD
@  Ada Camille... : (30 mayo 2020 - 11:16 ) @Hades Ragnarok *atrapada*
@  Hades Ragnarok : (30 mayo 2020 - 11:09 ) @Ada Camille Dumbledore y usted que?, se defendera solita tambien? XD *la atrapo y me la llevo*
@  Ada Camille... : (30 mayo 2020 - 11:00 ) @Hades Ragnarok por eso mismo :P
@  Hades Ragnarok : (30 mayo 2020 - 11:00 ) @Ada Camille Dumbledore jamas he dicho lo contrario XD jajaja
@  Ada Camille... : (30 mayo 2020 - 10:53 ) @Hades Ragnarok lo inténtare señor oscuro.. Usted es malo >_>
@  Hades Ragnarok : (30 mayo 2020 - 10:48 ) @Ada Camille Dumbledore cree poder? XD
@  Ada Camille... : (30 mayo 2020 - 10:44 ) @Hades Ragnarok yo la voy a proteger de ti... B)
@  Hades Ragnarok : (30 mayo 2020 - 10:43 ) @Ada Camille Dumbledore porque no? XD
@  Ada Camille... : (30 mayo 2020 - 10:39 ) @Hades Ragnarok <_< no le hagas nada a Isabella