Ir al contenido


Deiwan Rambaldi

Miembro desde 26 sep 2009
Última actividad oct 31 2014 00:24
****-

Temas que he comenzado

El Sastre

02 febrero 2014 - 04:15

BWcBxkQ.png

PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800


La capital francesa se encontraba bañada por la luz de la luna, tan solo una parte de ella dormía. Los aristócratas hacían lo propio en sus monumentales mansiones mientras el pueblo al que ignoraban, vivía sumido en la pobreza y miseria más absoluta.

El río Sena, las numerosas plazas y las incontables iglesias apestaban un hedor que se respiraba por igual bajo los puentes como en los palacios. Las calles parisinas olían a estiércol, a orina en los patios interiores junto a los escrementos de rata y madera podrida en los huecos de las escaleras; las cocinas desprendían un tufo a col podrida y grasa de carnero; los aposentos sin ventilación estaban repletas de una atmósfera de polvo enmohecido; los dormitorios, a sábanas grasientas, con edredones húmedos y al penetrante olor dulzón de los orinales. Las chimeneas mareaban con su azufre; las curtidurías, con lejías cáusticas y los mataderos, a sangre coagulada.

Hombres y mujeres desprendían demasiado sudor en sus sucios ropajes; en sus bocas, las dentaduras desgastadas exponían un aliento a cebolla y los cuerpos, cuando ya no eran jóvenes, olían a queso rancio y a leche agria. El campesino apestaba como el clérigo; el oficial de artesano como la esposa del maestro; asqueaba la nobleza entera y, sí, incluso el rey y la reina, tanto en verano como en invierno. Aún no se había atajado la actividad corrosiva de las bacterias, no existía manifestación de vida que no fuera acompañada de algún hedor.

El Cimetière des Innocents, situado entre la Rue aux Fers y la Rue de la Ferronnerie, era el lugar donde la peste se hacía infernal. Durante ochocientos años se había llevado allí a los muertos del hospital Hôtel-Dieu y de las parroquias vecinas; carretas con docenas de cadáveres habían vaciado su carga día tras día en largas fosas, acumulándose los huesos en osarios y sepulturas.


Esa noche, el vulgo frecuentaba como muchas otras, los pubs y clubs de alterne para gastar los insignificantes francos que ganaban en cervezas y mujeres de mala vida; era la única distracción que les ayudaba a desconectar de la cruel realidad en que se hallaba inmersa su lamentable existencia. El olor a alcohol de los borrachos pasaba desapercibido con la mugre de los vagabundos, que en su nostalgia de tiempos mejores, se sentaban en bancos a las orillas del Sena dirigiendo la vista de vez en cuando a la Catedral de Notredame conforme las campanas avisaban de una nueva hora.

Los mendigos se resguardaban entre cartón para refugiarse del frío de aquel invierno y poder dormir pese a las bajas temperaturas en plena calle, sin muchas esperanzas de amanecer vivos. De ser así, otra jornada de pedir limosna y rebuscar restos de comida entre la basura les aguardaría, e incluso para los más atrevidos, la picaresca del robo a los más distraídos.

Era imposible hallar a caballeros y damas a esas horas de la noche, ya no paseaban por hermosos jardines ni tomaban café con su círculo cerrado de clase alta mientras conversaban de temas banales donde el dinero era el protagonista. Paradógicamente, si la luz del día parecía adorarles, la oscuridad servía de cómplice para los malhechores y el peligro campaba a sus anchas sin asegurar la seguridad de nadie.

 


Inscripciones aqui


El Sastre

01 febrero 2014 - 20:43

BWcBxkQ.png

PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800


La ciudad de la Torre Eiffel se halla sumergida en la pomposa época victoriana, la sabiduría convencional redefiniría la estructura social catalogando a la población en tres categorías: los ricos, las clases medias y los pobres. Los prejuicios están a la orden del día, como instrumento estrella de los grupos conservadores, presididos entre otros, por los poseedores de grandes riquezas, quienes entre su vanidad y soberbia dominan cada día los pasos y el rumbo de su país.

Las damas pasean ataviadas con elegantes vestidos que enfatizan los importantes rangos sociales que ostentan luciendo a su vez grandes y elaborados peinados, no muy lejos de ellas son escoltadas por caballeros con sombreros de copas ceñidos su cabeza, mientras las observan modelar y abanicar sus rostros.

Sin embargo, mientras los humanos se dedican a despreciarse unos a otros, sirviéndose del poder del dinero como juez, una serie de individuos que, ya sea por ignorancia, desprecio o por desdén, pasan desapercibidos ante sus ojos: vampiros, licántropos, brujos y gitanos. Haciéndose pasar por simples mortales camuflando su verdadera naturaleza, atacan cuando menos uno lo espera. Sin embargo... unos pocos afortunados han logrado salvar el pellejo al encontrarse con ellos.

Podían asegurar su clandestinidad escudándose en rumores, delirios, leyendas y cuentos de viejas pero para su desgracia, la misma Inquisición, encabezada por el Papa, no pensaba quedarse de brazos cruzados y organizó sus propias brigadas o facciones para, discretamente, darles caza; ya que convivir con ellos no solo es jugar con el peligro, sino exponerse claramente a la muerte.

¿Te atreves a retroceder más doscientos años atrás en el tiempo?


 








---------------------------------------------------------------



Bueno, creo que no tengo mucho que añadir a partir de lo de arriba.

Empezó siendo un rol privado entre Heliké y servidor, pero decidimos no monopolizarlo para invitar a otros rolers a que enriquezcan el espacio con sus personajes.

Basándose en la época, se acepta en un principio cualquier tipo de personaje. Se puede ser un humano cualquiera, algún ser de naturaleza sobrenatural o incluso brujos/as y gitanos, ya que a ojos de la Inquisición, son herejes.

No es indispensable que interactuemos todos con todos, ya que yo me ceñiré en un principio a rolear exclusivamente con Heliké y ella conmigo, pero nada quita que mi personaje coincida con otro y roleen juntos si se tercia (siempre avisándolo de antemano). Tampoco sé si mucha gente se inscribirá o no xDDD

Creo que ya he explico todo mas o menos xD Este es el tópic de inscripción, siempre abierto para quien quiera participar. Dudas aquí, y Heliké y yo las responderemos.

Dejo la ficha:
 

FICHA DE INSCRIPCIÓN.


DATOS BÁSICOS

► Nombre del Personaje:
► Edad:
► Especie (Humano, gitano, brujo, licántropo, vampiro...)
► Lealtad (al Bien o al Mal)
► Clase Social:
► Orientación Sexual:
► Lugar de Origen:
► Profesión:
► Habilidad/Poder (para todos salvo humanos, pero sin pasarse xD):

DESCRIPCIÓN FÍSICA. (Puedes poner una imagen en spoiler o describirla).

DESCRIPCIÓN PSICOLÓGICA.

HISTORIA

DATOS EXTRAS (Opcional)


Rol Avanzado XXXIII

08 marzo 2012 - 22:52

Imagen Enviada



Londres, Marzo de 2012
Museo Británico


Al fondo de una enorme plaza, la imponente fachada del Museo Británico se elevaba como una ciudadela contra el cielo de Londres. Ni siquiera los más de tres mil metros cuadrados de plaza que se extendían entre las dos alas del museo eclipsaban su majestuosidad y la amplitud.

El museo ofrecía un aura casi sepulcral a aquella madrugada. El tono ocre pálido del mármol empleado en su construcción armonizaba con el color miel de la piedra de la fachada que se erigía por encima. Normalmente aquel espacio estaba siempre inundado de luz y de turistas, pero aquella noche se veía oscuro y desierto, envuelto en una atmósfera de frialdad más propia de una cripta.

Las galerías que durante su exposición al público aparecían muy bien iluminadas, estaban muy oscuras aquella noche. Los lienzos de gran formato, como fotografías que cobraban forma en una inmensa sala de revelado estaban rodeados de una atmósfera de silencio. El aire seco, desionizado, con una débil traza de carbon, producto de los deshumidificadores industriales para contrarrestar los efectos corrosivos del dióxido de carbono que exhalaban los visitantes. Las cámaras de videovigilancia, atornilladas en lo más alto de las paredes, emitian una luz roja parpadeante que se reflejaba en el pavimento.

Se sentía una sensación opresiva, por todas partes surgían sombras alargadas, y los techos abovedados, normalmente altísimos, se perdían al momento en la negrura. Los pasillos estaban iluminados por unos pilotos muy tenues que ayudaban a orientarse hacia donde quisieras marchar. Sin embargo, de la antesala salía una luz muy potente. Se trataba del despacho del ex director.

Un hombre corpuleto y pelirrojo, con un grueso traje claro que apenas le abarcaba las anchas espaldas buscaba un libro en concreto entre los que ofrecía la estanteria de madera noble que tenía frente a él. Sobre el borde de su enorme escritorio de anticuario yacía una figura de un caballero con armadura de unos sesenta centímetros de altura, que amenazaba con caer al suelo de un momento a otro. Estaba repleto de obras de trágicos griegos: Esquilo, Sófocles y Eurípides, la Odisea de Homero con adhesivos de colores y pósits con anotaciones de su puño y letra, manuales de historia amontonados unos encimas de otro y la novela, La Guerra de Troya de Jean Giraudoux.

Adrien Dupont estaba considerado como el mejor erudito especializado en mitología clásica. No era sólo que sintiera una pasión personal por el mundo grecorromano, sino que durante los veinte años que se mantuvo en su cargo de director, contribuyó a que el Museo Británico lograra tener la mayor colección del mundo sobre dicho tema en todas las manifiestaciones artísticas posibles, con especial hincapié en literatura, arte e historia.

Un objeto inesperado yacía en el suelo de parqué, a su izquierda. El cuadro de "Ulises y las sirenas" de Herbert Draper, valorado en más de mil millones de libras estaba ahí tirado como si fuera un cartel viejo.

Inesperadamente, colocó su ancha mano sobre sus carnosos labios y avanzó con rapidez hacia su escritorio; abrió el primer cajón y revolvió buscando algo, sin embargo volvió a cerrar para abrir el segundo y repetir la misma acción, ésta vez para sacar una lupa. La acercó al libro de Homero e instintivamente, agarró una petaca del bolsillo de su traje para pegar un sorbo de whisky ante lo que acababa de percatarse: la primera letra de cada palabra en sentido vertical de esas dos páginas podía formar una frase en griego. Aprovechando sus conocimientos, la tradujo al latín:

In hac hora et hoc loco, duci mecum ego volo esse


La pronunció en voz alta e inmediatamente la zona de las costuras del libro comenzaron a desprender una luz de color anaranjado. Dupont frunció el ceño extrañado, pensó que el estrés de tantas horas de investigación le estaban jugando una mala pasada a su mente al ofrecerle semejante visión. Parpadeó varias veces y se pellizcó para comprobar que no se había quedado dormido en su silla de cuero marrón; con una mezcla de curiosidad y temor tocó el libro y sintió que le succionaba su mano. Lo arrojó al suelo y se resistió agarrándose a la silla; fue en vano porque la fuerza era superior. Tomó su pluma mientras su cuerpo se empezaba a introducir dentro del mismo y rápidamente escribió lo que había pronunciado en el cuadro para finalmente desaparecer. El libro, que parecía tener voluntad propia, una vez que se lo tragó, se cerró.

~~*~~

Troya, 1200 a.C aprox.

Abrió los ojos y se halló en un una colina ventosa que daba al mar, una ciudadela de dimensiones reducidas estaba rodeada por murallas. Fuera de ese recinto, humildes viviendas de barro se extendían a sendos lados. Creyó estar en un parque de atracciones con ambientación medieval, pero al cruzarse con varias personas supo que se equivocaba de época; sin embargo, éstas murmuraban entre ellas en griego clásico. Algunas le miraban extrañados, otras se escondían de él.

-Deben estar bien metidas en su papel-se dijo bastante sorprendido por su profesionalidad.

Subió unas largas escalinatas para llegar a la parte más elevada de la ciudad atraído por el humo negro que parecía tragarse el cielo. Alguien debía haberlo provocado, por lo que se acercaría a preguntarle donde estaba y pedirle su ayuda para volver. Admiró una de las torres de vigilancia desde donde se podía observar cualquier movimiento que se produjera en los cuatro puntos cardinales. Sin embargo, estaba vacía.

Dos grandes portones permanecían abiertos de par en par, por lo que logró colarse sin dificultad alguna. Edificios de ladrillos y piedra, entre ellos el palacio del rey y varios templos, estaban semidestruidos y masacrados. Un gigantesco caballo de madera hueco tenía una puerta movil donde se podían introducir quien quisiera, no obstante el olor a putrefacto imperaba con el de vino. Giró 180º y descubrió atónito diversos cadáveres por todos lados que eran recogidos en camillas por varios hogareños. Casi le da un infarto, no podía creerselo.

¡Estaba en la Troya mitológica tras su derrota e invasión por los griegos!

♠ ĔĿ ŁĔĠĂĐŎ ĐĔ ẄĨĿŁĬĂМ ♠

07 enero 2012 - 02:19

Imagen Enviada




Paris, Abril de 1789

La capital francesa se encontraba bañada por la luz de la luna, tan solo una parte de ella dormía. Los aristócratas hacían lo propio en sus monumentales mansiones mientras el pueblo al que ignoraban, vivía sumido en la pobreza y miseria más absoluta.

El río Sena, las numerosas plazas y las incontables iglesias apestaban un hedor que se respiraba por igual bajo los puentes como en los palacios. Las calles parisinas olían a estiércol, a orina en los patios interiores junto a los escrementos de rata y madera podrida en los huecos de las escaleras; las cocinas desprendían un tufo a col podrida y grasa de carnero; los aposentos sin ventilación estaban repletas de una atmósfera de polvo enmohecido; los dormitorios, a sábanas grasientas, con edredones húmedos y al penetrante olor dulzón de los orinales. Las chimeneas mareaban con su azufre; las curtidurías, con lejías cáusticas y los mataderos, a sangre coagulada.

Hombres y mujeres desprendían demasiado sudor en sus sucios ropajes; en sus bocas, las dentaduras desgastadas exponían un aliento a cebolla y los cuerpos, cuando ya no eran jóvenes, olían a queso rancio y a leche agria. El campesino apestaba como el clérigo; el oficial de artesano como la esposa del maestro; asqueaba la nobleza entera y, sí, incluso el rey y la reina, tanto en verano como en invierno. Aún no se había atajado la actividad corrosiva de las bacterias, no existía manifestación de vida que no fuera acompañada de algún hedor.

El Cimetière des Innocents, situado entre la Rue aux Fers y la Rue de la Ferronnerie, era el lugar donde la peste se hacía infernal. Durante ochocientos años se había llevado allí a los muertos del hospital Hôtel-Dieu y de las parroquias vecinas; carretas con docenas de cadáveres habían vaciado su carga día tras día en largas fosas, acumulándose los huesos en osarios y sepulturas.


Esa noche, el vulgo frecuentaba como muchas otras, los pubs y clubs de alterne para gastar los insignificantes francos que ganaban en cervezas y mujeres de mala vida; era la única distracción que les ayudaba a desconectar de la cruel realidad en que se hallaba inmersa su lamentable existencia. El olor a alcohol de los borrachos pasaba desapercibido con la mugre de los vagabundos, que en su nostalgia de tiempos mejores, se sentaban en bancos a las orillas del Sena dirigiendo la vista de vez en cuando a la Catedral de Notredame conforme las campanas avisaban de una nueva hora.

Los mendigos se resguardaban entre cartón para refugiarse del frío de aquel invierno y poder dormir pese a las bajas temperaturas en plena calle, sin muchas esperanzas de amanecer vivos. De ser así, otra jornada de pedir limosna y rebuscar restos de comida entre la basura les aguardaría, e incluso para los más atrevidos, la picaresca del robo a los más distraídos.

Era imposible hallar a caballeros y damas a esas horas de la noche, ya no paseaban por hermosos jardines ni tomaban café con su círculo cerrado de clase alta mientras conversaban de temas banales donde el dinero era el protagonista. Paradógicamente, si la luz del día parecía adorarles, la oscuridad servía de cómplice para los malhechores y el peligro campaba a sus anchas sin asegurar la seguridad de nadie.


No lejos de ese dantesco cuadro, en una de las imponentes mansiones del centro de Paris, cercana al Palacio de las Tejeras donde los reyes dormían, una criatura de la noche permanecía apoyada en un gran ventanal con la mirada perdida. Los Guerreros de la Muerte habían salido a cumplir sus órdenes como buenos perros fieles a su amo; Kraven en su día fue uno de ellos, no el más valiente de los vampiros en luchar y dar cazar licántropos pero sí el más inteligente para ganarse la confianza de Viktor, el rey de los vampiros. Su pellejo ya no estaba en juego cuando la oscuridad tejía su manto y eso conllevaba hacer patrullaje, tal como mandaba la jerarquía de los chupasangres; directamente, se quedaba a salvo en aquel refugio protegido y custodiado por innumerables "hormigas legionarias" que hacían guardia, predispuestas en los alrededores, capaces de sacrificarse por él ante cualquier amenaza.

Se sentía absolutamente como el rey del tablero de ajedrez, los peones y demas fichas se moverían a su voluntad con tan solo un chasquido de dedos; aborrecía con todas sus fuerzas a los hombres lobo y no puso impedimento alguno, cuando Viktor, antes de hibernar, le dio instrucciones para perseguirlos hasta su extinción. El asesinato de William había inclinado la balanza a favor de la raza vampírica y sería de necios no aprovechar la ocasión para reforzar su supremacía.

Su actual y privilegiada situación le brindaba tiempo para cuidar su imagen y asemejarse más a un perezoso humano que a una bestia depredadora. No cazaba, sus siervos le traían varias fulanas cada noche, incautas todas ellas creyendo que compartirían una noche de placer con un feo y viejo adinerado a cambio de un puñado de monedas. La expresión de sus caras cambiaba por completo cuando se alegraban de su suerte, en un principio, al contemplar a un apuesto y esbelto joven, de piel clara, ojos verdes y melena oscura ataviado con ropajes propios de un señor. Lamentablemente, su suerte se torcía cuando una vez que jugaba lo suficiente con ellas como gato con el ratón que le serviría de alimento, ponía fin a su vida. Era justo el momento en que pupilas desaparecían de sus ojos, tornándose en negro azabache y sus colmillos afilados crecían hasta rozar y sobresalir de sus delgados labios. El pavor que experimentaba sus víctimas ante la contemplación de su real condición le excitaba.

Esa noche, uno de sus compañeros le había traído dos vírgenes que había secuestrado previamente; era su plato preferido, su sangre pura era más jugosa y tan preciada como la inocencia que transmitían. Ordenó que las dejara pasar y se marchara, a continuación las niñas, asustadas y desconcertadas, aún con lágrimas en los ojos, se sentaban sobre una cama. No se había girado, les daba totalmente la espalda. En un momento no muy lejano, se dispondría a comenzar su cena.

¤.Quantico.¤ (MM B: 94493)

01 septiembre 2011 - 19:54

Imagen Enviada


Quantico posee una arquitectura modernista cuyo edificio está adaptado para garantizar la privacidad y la comodidad de sus clientes.
Lo más llamativo de su exterior son los diversos colores, determinados al area en que se está trabajando en el mismo y su consiguiente diferenciación.


Imagen Enviada


Al entrar a la recepción, no tardarás mucho en ser atendid@. Consta de un equipo de tres elfinas muy responsables encargadas del ámbito de las tres plantas del local: Cindy (Psiquiatría), Sydney (Gimnasio) y Sally (yoga)

Pasando un hermoso pasillo bien iluminado esta el mapa del lugar justo enfrente de los elevadores para que pudieran ir al piso o edificio de su preferencia; así mismo un par de escaleras a cada lado de los ascensores para los que preferían caminar.




Imagen Enviada

En el primer edificio hallarás cuadros de personajes ilustres del estudio de la mente. Se halla dividida en diversas salas, donde recibierás atención personalizada de un mago o bruja perteneciente al gabinete de los mejores y más prestigiosos analizadores de conducta y expertos en psiquiatría del mundo.

¿Tienes trastornos de personalidad? ¿Sufres ansiedad o depresión? ¿Te consideras esquizofrénico o tienes adicciones que se salen fuera de lo normal? No te preocupes, no estás enferm@, ni mucho menos, te escucharemos, asesoraemos y ayudaremos. No te averguences, y confia en nuestra terapia, más de mil casos avalan nuestra profesionalidad y éxitos.

Para los estudiosos o interesados en el tema, se halla una pequeña biblioteca y hemeroteca con obras y material concerniente a la conducta y a la psiquiatría humana. Todos están disponibles al público para leerse dentro del edificio, en préstamo o la venta.



Imagen Enviada

El culto al cuerpo impera en la sociedad actual, y la imagen impera a la hora de solicitar trabajo, dar buena impresion en las entrevistas previas asi como en el trato con los demás. No te preocupes por tu físico, aqui hallarás un enorme gimnasio que cuenta con la mayor proporcion de máquinas de toda Inglaterra: cintas andadoras, pesas, bicicletas estáticas, etc.

No obstante, tambien consta de una sauna para quemar calorías y reactivar la circulación de la sangre; sentirse bien en tu cuerpo nunca ha estado tan cerca de ser posible, y ya de paso puedes congeniar con otros compañeros y deleitarte con la decoración a base de esculturas helenísticas desnudas mientras desgastas lo que te sobra y haces músculo.

Por si lo necesitaras, tienes orientador o entrenador personal, dispuesto a estudiar tu fisionomía y aconsejarte los mejores ejercicios para que trabajes la parte de tu cuerpo que tantas pesadillas te ocasiona y alcances tus objetivos y seas testigo de ellos en el menor tiempo posible. Adios a los michelines, a las cartucheras y a la dichosa celulitis, apuesta por un vientre plano y un gluteo firme.

Si gozas de buena fisionomía, no te preocupes. El mantenimiento tambien tiene lugar en este lugar.



Imagen Enviada

Y por último, la sala de yoga, especialidad en la meditación y relajación.
Gozarás de la paz espiritual, la tranquilidad y sosiego que necesitas para que rindas en tu trabajo, desbloquees la tensión acumulada y mejorar tu caracter, dando más accesibilidad a todos cuanto te rodean.

Supervisados por magos y brujas orientales, el tiempo con estos ejercicios se te pasarán volando. ¡Compruebalo tú mism@!





¤.Empleados.¤

Se buscan empleados: psiquiatras, entrenadores personales, profesores de yoga, etc,.


Ethan Rambaldi, psiquiatra.
Emily Prentiss(*), psiquiatra.
Derek Morgan(*), monitor de gimnasio.
Gabrielle Solis(*), profesora de yoga.
Annabella Rinaldi (*), profesora de yoga.


Elfinas:
Cindy (Área de Psiquiatría)
Sydney (Área de Gimnasio)
Sandy (Área de Yoga)



¤.Afiliados.¤
¿Te gustaría obtener grandes beneficios como 200 Galeones al mes?
No esperes más. Entra al registro y entérate de cómo hacerlo.


(*) Personajes inventados para rolear por el dueño y los afiliados del local.


Imagen Enviada



Alternar visibilidad del Shoutbox Tag Abrir el Shoutbox en una ventana emergente

@  Dick Grayson : (01 abril 2020 - 01:57 ) :o
@  Caroline Ryd... : (01 abril 2020 - 01:56 ) @Aaron Black Lestrange wn, el Apolo se había perdido toda la tarde y ya me tenía llorando :cry: recién apareció y no quiere entrar u_u
@  Aaron Black... : (01 abril 2020 - 01:35 ) la orden de los ninjas :ninja:
@  Finnick Odair : (01 abril 2020 - 01:33 ) :ninja:
@  Franko Lovegood : (01 abril 2020 - 01:29 ) :ninja:
@  Zoella Triviani : (01 abril 2020 - 01:25 ) :ninja:
@  Aaron Black... : (01 abril 2020 - 01:25 ) :ninja:
@  Finnick Odair : (01 abril 2020 - 01:24 ) :ninja:
@  Franko Lovegood : (01 abril 2020 - 01:23 ) :ninja:
@  stnazi : (01 abril 2020 - 12:53 ) :ninja:
@  Ada Camille... : (31 marzo 2020 - 11:34 ) @Fokker a dormir donde te trasnocharon primo
@  Fokker : (31 marzo 2020 - 11:04 ) zzzzz
@  Zoella Triviani : (31 marzo 2020 - 10:19 ) @Hades Ragnarok Alcohol
@  Hades Ragnarok : (31 marzo 2020 - 10:01 ) @Zoella Triviani que busca?
@  Ada Camille... : (31 marzo 2020 - 09:21 ) @Ernest Macnair Wilfred ok tienes que consentir a tu thestral para que se relaje un poco
@  Zoella Triviani : (31 marzo 2020 - 08:58 ) la vieja Inés
@  Lysander S. : (31 marzo 2020 - 08:43 ) ¿Quién es?
@  Zoella Triviani : (31 marzo 2020 - 08:00 ) @Finnick Odair ella es loca de nacimiento(?
@  Finnick Odair : (31 marzo 2020 - 07:45 ) @Zoella Triviani tienes loca a la pobre perra (?
@  Zoella Triviani : (31 marzo 2020 - 07:36 ) @Finnick Odair me niego(? :o
@  Finnick Odair : (31 marzo 2020 - 07:25 ) @Zoella Triviani liberalo(?
@  stnazi : (31 marzo 2020 - 06:46 ) :ninja:
@  Zoella Triviani : (31 marzo 2020 - 06:34 ) el otro día me contaba sus razones de escaparse siempre
@  Zoella Triviani : (31 marzo 2020 - 06:33 ) u.ú a mi me habla mi perrita
@  Finnick Odair : (31 marzo 2020 - 06:11 ) Ahahaha @Ernest Macnair Wilfred suerte no soy el único, pensé que ya tenía un problema u.u xD
@  Ernest Macna... : (31 marzo 2020 - 06:08 ) @Finnick Odair Los tenedores tienen una vida muy interesante, supe de uno que rescate que habia estado en la barriga de una ballena (?)
@  Ernest Macna... : (31 marzo 2020 - 06:07 ) Yo ya estoy por volver :3
@  Finnick Odair : (31 marzo 2020 - 06:07 ) Yo me siento en el cuento de la bella y la bestia, donde todos los utensilios me hablan (? xDd
@  Zoella Triviani : (31 marzo 2020 - 06:03 ) Yo ya estaba loca antes del encierro, así que no siento mucha diferencia
@  Ernest Macna... : (31 marzo 2020 - 06:00 ) @Ada Camille Dumbledore Yo aun estoy bien con el encierro, aunque creo que el thestral aqui a mi lado si le afecto, ya no quiere comer nada :(
@  Ada Camille... : (31 marzo 2020 - 05:52 ) hola gente!!!! que tal el encierro... yo ya termine de enloquecer XD
@  Finnick Odair : (31 marzo 2020 - 05:50 ) :ninja: :ninja: :ninja:
@  Zoella Triviani : (31 marzo 2020 - 05:49 ) :ninja: :ninja: :ninja: :ninja:
@  Finnick Odair : (31 marzo 2020 - 05:33 ) :ninja: :ninja: :ninja:
@  Zoella Triviani : (31 marzo 2020 - 05:11 ) :ninja: :ninja:
@  Eobard Thawne : (31 marzo 2020 - 04:59 ) :ninja:
@  Ashura Lestr... : (31 marzo 2020 - 04:44 ) @Aaron Black Lestrange me quedé dormida anoche, perdón xD
@  Aaron Black... : (31 marzo 2020 - 07:16 ) @Near un pasado que deberías recuperar T.T ! Jajaja abrazo compa !
@  Maida I. Yaxley : (31 marzo 2020 - 06:49 ) @Near Le dijiste: Aquí paraba cuando no quería ver humanos (?)
@  Near : (31 marzo 2020 - 06:46 ) Hola... Le mostraba mi pasado a un amigo jajajaaja
@  Aaron Black... : (31 marzo 2020 - 06:42 ) @Near hola man jiji
@  Aaron Black... : (31 marzo 2020 - 06:41 ) @Ashura Lestrange bien bien ...aunque ya con algo de sueño jajaja acá son las 2.42
@  Maida I. Yaxley : (31 marzo 2020 - 06:37 ) Bambiiii! xD
@  Near : (31 marzo 2020 - 06:37 ) .
@  Ashura Lestr... : (31 marzo 2020 - 06:04 ) @Aaron Black Lestrange Bien bien y tú?
@  Aaron Black... : (31 marzo 2020 - 05:35 ) @Ashura Lestrange mi llave secreta! <3 cómo estás ashu
@  Aaron Black... : (31 marzo 2020 - 05:34 ) @Caroline Ryddleturn Wn me pasa igual! jajaja... por la alergia sé que es la gata (?) xD mira la peli!! es super boni (?) :rolleyes: jajaja..
@  Caroline Ryd... : (31 marzo 2020 - 05:26 ) @Aaron Black Lestrange lo peor son las plantas �� al menos sé que soy alérgica y que no es coronavirus (? Yo no lo vi todavía, no me llama la atención (?
@  Ashura Lestr... : (31 marzo 2020 - 05:19 ) :rolleyes:
@  Aaron Black... : (31 marzo 2020 - 05:12 ) @Caroline Ryddleturn eiia la alergica ! jajajajajaj... Uyy yo no quiero ver nada triste, suficiente tengo con las noticias y los estados foriles xDD. Aunque hoy, por segunda vez, miré The Shack! ( muy linda peli por cierto). Quiero q estrene la casa de papel !!