Ir al contenido


¿Quieres jugar al Quidditch? ¡¡¡Apúntate!!!
Abiertas las inscripciones a bandos. ¡¡¡Inscríbete a la Orden del Fénix o a la Marca Tenebrosa!!!
¡¡¡Inscribe tu ocupación o empleo mágico!!!

Foro en remodelación. Disculpa las molestias

Blackimse

Miembro desde 04 dic 2009
Última actividad Hoy, 01:43
***--

#5316040 Concurso de Firmas

Escrito por Blackimse el 12 febrero 2020 - 01:11

Firmas enviadas




#5074016 In Memoriam Lyra Katara Selwyn

Escrito por Blackimse el 09 mayo 2017 - 02:39

Lyra... Katara... Minina linda.
 
A pesar de no conocerte tanto como hubiese querido, caló hondo tu intespestiva partida, aún siendo tan lejano el día de tu partida. En el corazón quedará esa dulce minina blanca robaplumas y amante de la leche, galletas, chocolates, listones (excepto los rosas) y de arañar algunos muebles y vestimentas.
 
Con unas pocas palabras transformabas una atmósfera pesada y aburrida, en una cálida y alegre con tu forma de ser divertida, querida y entrañanble. Gran rolera y duelista, sólo superado por tu cariño al hablar con todos de los mas diversos temas. Serás siempre una de mis primeras inspiraciones a los tochos de antaño y a las ganas de hacer dramas.
 
Todos en el grupo lamentamos tu partida. Pero nos queda el consuelo que estarás mejor ahora. Cuéntale a ese otro hermoso ángel que tenemos que aún lo llevamos en el corazón, igual que tu, ahora y para siempre.
 
 
SEMPER FIDELIS
 
Blackimse
 
Karina del C.-
 
 
 
 
 
 
 
P.d: *Deja ovillos, listones, leche y un cerro de chocolates y galletas*



#5057766 Sánix's, venta de varitas (MM B: 109795)

Escrito por Blackimse el 19 febrero 2017 - 00:22

Tal y como lo esperaba, la expresión en la cara de Arcanus revelaba que estaba decepcionado con su decisión. Arcanus jamás le había demostrado, mas allá de una tutoría, que realmente le interesaba a la bruja mientras era mortífaga, así que no veía necesidad de entrar a la Orden, ni por aquel mago ni por los principios que protegía el grupo al que pertenecía.
 
-¿Reflejado en tí?... Gracias a Merlín que no Arcanus- Corrigió algo divertida la Black -Si, amo los duelos tal y como recuerdas. Amo la adrenalina de salir en las noches, perseguir las presas y tenerlos a punto de tiro, o proteger a un amigo de una muerte segura... Pero ser el reflejo de ti implicaría tener tus mismos odios y rencores, los mismos deseos y sueños... Eso, amigo, es algo que no concibo, ni quiero consebir en mi vida- Añadió.
 
Blackimse se separó de su punto de apoyo, la mesa, para acercarse a uno de los estantes que no había sido dañado con su accidenatado llegar, sacó una caja con cuidado y la abrió para contemplar la varita que ellí se encontaba.
 
-Las generaciones cambiaron, pero para mal, ya pocos magos se quedan a defender sus ideales en el mundo mágico. No me extrañaría que en un par de años más sólo nazcan squibs y no mágicos en la familia de los magos. Aunque les enseñes, no tendrán que proteger, y si lo hacen, temo que no será como tu se los enseñes, pues el suelo donde plantarás tu semilla es infértil.-
 
Tomó con su siniestra la varita y la observó ya algo aburrida, quizás habría algo de interesante que hacer en el callejón diagon
 
-Si, quieres que esta tienda sea el precio a la Orden del fénix... ¿No sería el equivalente a.... lamerle las botas?. Descuida, no le diré a nadie que quieres impresionar a la los altos rangos, siendo sólo un aspirante con experiencia te será muy fácil subir de rango. Incluso pasarán por alto tu egocentrismo y tu falta de tacto en el equipo con tal que logres dar tus enseñanzas y te sientas cómodo entre ellos... Así están de desesperados, y para suerte de ellos. Tú quieres venganza y la quieres a cualquier costo. 
 
Agitó la varita, pero no hubo ningún resultado, no hubieron chispas. Mientras la dejaba en su caja de vuelta a su posición original, dando la espalda a Arcanus sin temor a que éste la atacara para llevársela a la Orden, sabía que no se atrevería a hacerlo.
 
-Además no seas ciego a tus propios ojos, sabes de sobra que los mortífagos eran superiores a los fenixianos, y no por sus hechizos, sino porque ellos tenían que ellos no: Capacidad para mejorar. Mientras estuve en la marca siempre cazábamos, asesinabamos o metíamos en Numengard a aquellos que osaran ir en nuestra contra. ¿O te harás el desmemorizado?. Si los fenixianos comenzaron a surgir, no era porque aprendieran a manejar la varita, sino porque los mortífagos cayeron en el juego de la corrumpción y las envidias sin sentido. Eso nos dividió mas y nos debilitó. Es por eso que la considero la maldición imperdonable más poderosa.
 
 
Observó cómo el mago se alejaba de ella, hablando bajo sobre otro mago que la bruja no conocía
 
-Mira quien habla, señor sencillez.... 
 
Debía decidir si quedarse allí o partir. Conociendo a Arcanus, haber rechazado su propuesta era el equivalente a un hasta nunca.



#5056262 Sánix's, venta de varitas (MM B: 109795)

Escrito por Blackimse el 17 febrero 2017 - 03:38

Blackimse, decepcionada agachó la cabeza y miró el suelo cubierto de polvo.
 
-Sí, eras uno de los mejores Arcanus, lo reconozco. Pero no el único. Lamentablemente mis vida no recuerda la presencia de las leyendas mortífagas. Me hubiese gustado a ver a los mejores pelear entre sí. Y cuando pude presenciarlo, ya estaban viejos o consumidos por la avaricia.- Concordó, pensando en las épicas historias que le contaban sus superiores sobre los duelos de práctica que tenían en la marca.
 
-¿Otra vez con la visión de pobre alma machacada?. Deja de hacerte el sufrido hombre por Merlín, que no te sale.- Se giró para enfrentarlo -También me enfrenté a los líderes e incluso a ese viejo que se sienta en ese trono y los ordenaba como piezas de ajedréz, a su conveniencia y tuve mis consecuencias. Pero no ando lamentándolo como un niño que ha perdido su juguete preferido.- Dijo, teniendo en mente que volver a perder los estribos no tendría sentido a esas alturas de la conversación, Arcanus había caido en el pozo sin fondo del resentimiento y no había forma de que ella le hiciera entrar en razón. 
 
Lamentando su resolución, se acercó a la mesa, tras pasar su mano por sus superficie y limpiándola del polvo, apoyó la cadera contra ella y quedando con sus brazos cruzados, mirando hacia la ventana de la biblioteca.
 
-Entonces crees que mi amistad no tuvo sentido mientras fueras líder...- Le miró algo confundida. -¿Valió lo que vale el polvo de tu tienda lo que todos hicimos por la marca con tal que tu solo brilles- Resolvió algo decepcionada.
 
Blackimse escuchó sin sorpresa la noticia de el reclutamiento de Arcanus a la orden, pues su comportamiento sólo iba encaminada a esa meta: Destruir y mantener su ego en alto. Sacó su varita de canelo negro y la observó con nostalgia de los duelos y de sus victorias obtenidas con ella, ya sea rescatando sus compañeros, ganando duelos o protegiendo a sus compañeros durante los tediosos asaltos en el mundo mágico.
 
La marca de antes ya no existía, sólo en sus recuerdos. Como decía Arcanus; la camaradería y amistad bajo fuego existía... Pero el p*** poder corrompió a todos aquellos sedientos de fama y gloria eterna.
 
-Y ahora recurres a mi en busca de mi apoyo...- Comentó sin ánimo ante la amenaza del mago - No me asustas Arcanus, tal vez los de la orden tengan trucos baratos instaurados mediante el ministerio para hacer a los fenixianos mas poderosos, pero siguen siendo los mismos cobardes de siempre. Y la prueba está en que no he visto ninguno desde mi regreso al mundo mágico. ¿Qué esperas hacer con un montón de magos que ante la mínima presencia mortífaga huyen despavoridos?- Rió divertida ante la espectativa de ver a Arcanus tratando de enseñar a un grupo de magos cobardes.
 
-Yo haré lo que me venga en gana, tenlo presente. Si quiero puedo irme a la marca y enseñar lo que aprendí de tí - Aventuró a decir, observando la cara que pondría el mago -A diferencia de ti, a mi me da exactamente igual las envidias que me hayan tenido o los intentos de trapear el piso conmigo. Supe pararles los carros y no quedar con odios y resentimientos. Algo que tu nunca supiste hacer, eres el tipico niño que le digan que todo lo que hizo está bien y que le den su estrellita de superado- Añadió, volvieron a guardar su varita. 
 
-Lo siento Arcanus, la orden nunca me ha llamado la atención. Son sólo aficionados que creen que está bien proteger a los seres que no han sido capaces de recibir la adaptación natural llamada magia. Por estar en desventaja competitiva aquellos no magos están condenados a la extinción. Sólo que esta vez, prefiero ver cómo se matan entre ellos con guerras, asesinatos, conflictos, accidentes en sus cacharros y otras variaciones. Sin embargo, si necesitas conversar o pasar un buen rato, estaré encantada de acompañarte... Siempre y cuando no volvamos a tocar este tema. No soy una bruja rencorosa, pero vivir en el pasado me parece una pérdida de tiempo.- Finalizó
 
Un estallido llamó la atención de repente de la Black -Una aparición...- Alcanzó a pensar mientras giraba la cabeza en el momento en que Agatone desaparecía junto con un mago que no conocía. El destino de Agatone con aquel muchacho no le interesaban a la Black, pero la razón por la que había ido sí, por lo que añadió a Arcanus
 
-¿Ya necesitas guardaespaldas?, ¿O acaso no te ha gustado mi decisión?- Preguntó



#5054342 Sánix's, venta de varitas (MM B: 109795)

Escrito por Blackimse el 15 febrero 2017 - 05:34

Blackimse no estaba acostumbrada a que otros magos que no fueran sanadores cuidaran de sus heridas, pero había que admitir que aquel vampiro era de mayor utilidad que los hechizos curativos de Arcanus. Rápidamente curó sus heridas, las cuales tras un poco de espasmo, se cerraron, dejando unas apenas reconocibles cicatrices.

 

-Espero que desaparezcan en una semana, no quiero añadir más a mi colección- Comentó algo divertida, tratando de distender el humor de su amigo enojado.

 

Tras escuchar la historia de Slugha, Blackimse  entendió un poco más de la duende que ahora se hallaba inconsciente y herida.

 

-Entiendo… No quise armar escándalo en la biblioteca producto de su forma de expresarse. De seguro sólo quería desahogar su rabia con alguien para entender su propio dolor- Hipotetizó la Black mientras Agatone revisaba a la duende. –Si necesitas algo de medicamentos, mi botiquín o mi caldero estarán a tu disposición…- Ofreció –Aunque me sorprende que los duendes del banco hallan soportado su rabia tanto tiempo y le dejaran trabajar. Supongo que las bóvedas eran de tal importancia que no querían que la información de ésta duende cayera en malas manos- Añadió.

 

Agatone comenzó a entrar en un terreno delicado al intentar opinar sobre los bandos. Blackimse no tenía recuerdos de aquel joven en la marca, por lo que siempre tuvo para con él una actitud discreta y cauta.

 

-Así es, muchas cosas pasaron… Y pronto todas las buenas obras que hacíamos eran eclipsadas por las malas. La bendición resultó ser una maldición y los dones no fueron usados correctamente.- Ironizó la Black

 

–No esperes que todo haya sido un cuento feliz, muchos de nuestros compañeros, incluyéndonos pasamos por tiempos en donde nos cuestionábamos diariamente la razón de nuestros actos y acciones.- Comentó la Black, cruzándose de brazos

 

La joven agradeció mentalmente que Agatone decidiera apartarse un momento del local, pues, aunque Arcanus confiara en él, no se sentía cómoda al compartir esa información de forma tan poco discreta como lo hacía el ex mortífago.

 

-Mantenme al tanto de su progreso.- Dijo antes que la figura del mago y la duende desapareciesen tras el umbral de la puerta. Tras esto, unos segundos de silencio se apoderaron del local.

 

-Que yo recuerde… Tú te fuiste primero de la marca,  sin decir nada a nadie y de un momento a otro…- Fue lo único que alcanzó a decir antes que Arcanus comenzara a vociferar. Tal y como recordaba la pelinegra ante la sola insinuación de sus compañeros en aquel bando hizo estallar el orgullo de Arcanus, haciendo su comportamiento violento y en apariencia algo irreflexivo, mientras verreaba sobre sus logros, atribuyéndolos a sólo su solitario esfuerzo y constancia. Aunque para la mujer que se hallaba en el sillón observando tal espectáculo tuviera algo de razón su protesta, sabía que en aquellas noches frías en los callejones, mansiones y locales, nunca estuvo solo. Sólo bastaba con que llamara a sus compañeros mediante la marca en su brazo para que desde bases a ángeles caídos acudieran a ayudarle o protegerle si aquello era necesario. Estaba de prueba viviente ella misma: Muchas veces despertaba en medio de las noches, con su cuerpo cubierto por un sudor frío y la marca en su brazo ardiendo hasta el hueso, dando aviso de una nueva cacería de los fenixianos, un asesinato en progreso o una captura o intento de rescate. Rápidamente se vestía sin dudar para luego tomar su varita y desaparecer de su habitación y luchar al lado de él y de otros tantos mortífagos a los que ella les había ofrecido su varita, aún a costa de su propia vida y libertad.

 

-Basta…- Susurró levente cerrando los ojos y poniendo su mano en su frente, observando que aquel mago se acercaba raudo a ella, comenzando a seguir con su verborrea  muy cerca de ella. Sin embargo no se dejó intimidar y no se movió de la silla ni mostró signo de debilidad.

 

-Basta…- Dijo en tono normal, a pocos centímetros de su cara, mientras su mente aún procesaba la verborrea con el hecho que aquel mago se enrolaría en la orden del fénix.

Siguió escuchando atentamente su verborrea, intentando comprender su decisión de unirse a aquel bando, hasta que en un punto dado se aburrió de su comportamiento y velozmente se levantó de la silla, como si un rayo le hubiese recorrido por la espalda y dio un puñetazo a la mesa más cercana, que era a unos 30 centímetros de aquella silla.

 

-¡ARCANUS, DETENTE EN ESTE MISMO INSTANTE!- Irrumpió la voz de la joven con tanta fuerza y seriedad, que la duende, de haber estado consciente, detectaría rastros que la otrora Nigromante de la Marca tenebrosa. Sin siquiera pensar en que el mago enfrente suyo había sido su maestro de duelos y amigo, se acercó peligrosamente a Arcanus, mientras se alejaba, se plantó enfrente suyo a unos cincuenta centímetros de él y le lanzó una bofetada con tanta energía que su palma quedó ardiendo luego de aquella brusca acción.

 

-¡No sé quién eres o quién te crees que eres Arcanus!- Le miró desafiante, quedándose plantada en el mismo sitio desde donde le plantó la bofetada, con ambos puños cerrados –Si es que crees que luchaste solo siempre, que sólo tú has vencido a incontables fenixianos, que sólo lograste rescatar a varios mortífagos de las celdas de Abbadon o que estuviste solo en tus análisis estratégicos de batallas, o en las postulaciones de proyectos de alto impacto… ¡ERES UN CABEZADURA!- Le gritó con un tono duro que denotaba su enojo. -¡¿Quién fue el que se marchó sin más cuando no encontró otra solución?!, ¡¿Quién fue el desagradecido que se fue y dio la espalda a todos los que te apoyaban?!- Exijió saber.

Blackimse en ese momento se detuvo para controlar su agitada respiración. Frustrada ante aquel hecho pues aunque había sido entrenada por aquel ex mortífago frente de ella, ya no sentía el hombre de fuerte coraza y corazón justo y orgulloso de lo que amaba. Lo que veían sus orbes era un niño berrincheando por haber quedado en segundo lugar en alguna competencia que no merecía la pena ganar.

 

-Dime una cosa... Arcanus- Enfrentando sus orbes castaños sin titubear -¿Hasta que rango llegaste gracias a nuestro apoyo?, porque solo estoy segura que no lo hubieses logrado...- Le desafió a responder, pues sabía de antemano la verdadera respuesta a su pregunta. -Responde: ¡¿Hasta qué rango llegaste dentro de la Marca tenebrosa?!- Le desafió a responder al ex líder de la Marca Tenebrosa.

 

Si algo había calado hondo en su relación con aquel grupo de mortífagos fué que, durante sus últimos años en la Marca tenebrosa habían sido en parte muy aburridos debido a la escasa presencia de los miembros de la orden del fénix en el mundo mágico. Aunque ello gatillara en el casi total control por parte del grupo de los puntos estratégicos del mundo mágico: San Mungo, Callejón Diagon, e incluso el mismísimo ministerio de Magia. Esto había acarreado un efecto negativo muy poco esperado; Una lucha de poder en la que el mismo Arcanus se había visto envuelto en contra de los altos líderes, incluso cuando aquel mortífago que admiraba en sus tiempos subió a lo alto de los líderes. A ella no le gustaba mucho ese tipo de manipulaciones, por lo que cuando el conflicto dentro de la marca se hizo insostenible al punto que no representaba los ideales que ella creía defender, optó por alejarse y atender sus propios problemas, entre ellos, Zorces.

 

-Si aún te empeñas afirmar que todo lo has conseguido tu solo, y que el resto de nosotros no significó nada para tí dentro de la marca...Y que todo de lo que afirmabas de compañerismo, camaradería y esos ideales te importaban un reverendo pepino... Entonces esta conversación termina aquí, ya no tengo nada que hacer en este lugar.- Resolvió en un tono tranquilo, pero frío, pasando por su lado y quedándose a medio camino entre él y la salida del local. -No me quedaré para ver a un monigote de lo que era Arcanus Black. Añadió




#5050910 Sánix's, venta de varitas (MM B: 109795)

Escrito por Blackimse el 12 febrero 2017 - 19:16

La tranquilidad que reinaba en aquellas horas de la noche en el local Sánix se vió interrumpida por una estruendosa explosión, en donde  una bruja, acompañada por una delgada duende aparecieron con tanta fuerza, que ambas salieron expulsadas a lados opuestos. Blackimse golpeó con su cuerpo el estante con tanta fuerza, que soltó un grito de dolor que se pudo escuchar en toda la sala circular. Algunas de las cajas que reposaban en el estante que contenían varitas mágicas cayeron al suelo, algunas de ellas botando su tan preciado contenido por toda la extensión del suelo de madera.

 

-¡Demonios!- Escupió la Black mientras se agarraba su cadera y su brazo, por sobre su vestido verde botella ya se asoman en ambos lugares manchas marrones irregulares, signos evidentes de que las heridas hechas por las flechas se había extendido lentamente durante el pequeño desastre que había hecho en la biblioteca.

 

-¿Los empleados del ministerio habrían ido por la duende?, ¿O estaban al tanto del desorden que estarían a punto de causar los duendecillos que la hirieron?. Aquello permanecería en un velo de misterio para la Black, pero si ello le aseguraba que la duende estaría a salvo bien podría permitirselo.

 

-¿Y la duende?- Miró ávida a su alrededor, buscando su delgada figura, pero no la encontró por ninguna parte, quizás estaría inconsciente debajo de las pilas de cajas de varitas. Se levantó despacio, arreglando su vestido y su capa de viaje antes de caminar hacia las pilas de cajas, despejando cada una de ella, en búsqueda de la duende. Mientras lo hacía se iba preguntando por el lugar dónde había ido a parar. El lugar parecía pulcro y elegante, no era un local que ella recordara que lo había visitado, ni menos comprado en él, dado que sus dos varitas, la que estaba guardada en la mansión Black y la que ahora descansaba en su bolsillo, habían sido compradas en Ollivander´s hacía muchos años atrás. Tampoco recordaba haber ido al ministerio para hacer el papeleo necesario para la obtención de una tercera varita. Simplemente no la necesitaba.

 

Obtuvo su respuesta al ver el logo de la tienda en el reflejo de la tienda de enfrente al mirar la ventana del propio local: Este local habia estado abandonado en el el callejón Diagon hacía muchos años. Solía pasar por al frente de él camino al Banco o al caldero chorreante y siempre lo había visto de la misma forma: Cerrado, desvencijado, y sus superficies cubiertas por capas de polvo y telarañas y quizás alguna que otra Deoxys. Seguramente al momento de desaparecer de la biblioteca se concentró en el primer lugar en el que estaba segura no la encontrarían ni a ella ni a la duende e inconscientemente la imágen de la tienda destartalada llegó a su mente.

 

-Tengo que controlar más a dónde voy, puede ser peligroso- Pensó mientras seguía buscando a la duende por aquella sala.




#5050175 Azarí (MM B: 109745)

Escrito por Blackimse el 11 febrero 2017 - 05:11

off rol: ¿Querían que participaramos en su rol?... Aténganse a las consecuencias XD
 
********************
 
A medida que pasaban los minutos la Black podía entender un poco más el comportamiento de aquella duende. Gracias a Merlín no había tenido la experiencia de perder a sus familiares en manos de la Orden del Fénix, pero sí había tenido que enterrar no sólo a su madre, sino a la persona que la sustituyó cuando ésta falleció. Ambas brujas se encontraban en una abandonada tumba en la mansión Black. Este pensamiento produjo en ella un sentimiento de tristeza y verguenza por no haberlos ido a ver durante tantos años, el dolor de haberlas perdido superó por amplia mayoria sus ganas de recordarlas, tanto que la única vez que las fué a ver, fué cuando se encontró con la Orden del Fénix atacando su mansión.
 
-No te pediré que te disculpes, estás en tu derecho de estar enojada con la raza mágica. Pero ten en mente que no sólo tu perdiste familiares y amigos en el camino de la vida....- 
 
Por el rabillo del ojo divisó a unos magos entrar a la biblioteca, su forma altanera y peculiar forma de vestir le dió una pista a la pelinegra de que eran funcionarios del ministerio de la magia, cosa que le llamó mucho la atención, DEBIDO A QUE EN ESE MOMENTO NO HABÍA RAZÓN POR LA QUE AQUELLOS SUJETOS ESTUVIERAN EN AQUEL LUGAR. Dirigió su mirada a la duende mientras se le formaba una horrible hipótesis: Alguien había enviado un reclamo al departamento de control de criaturas, y ahora venían a por la duende para que justificara sus actos recientes. Lentamente se fué acercando a su mesa y cogió su bolso de viaje, para colocárselo y asegurárselo para que no se le cayera ante cualquier enfrentamiento.
 
COMO SI LAS BRUJAS HUBIESEN PRESENCIADO QUE ALGO OCURRIRÍA, una estampida de duendecillos APARECIÓ MÁGICAMENTE DE LA NADA, vociferando a viva voz sobre los malos tratos que éstos recibían de parte de los magos, y que habían decidido hacer una huelga reclamando sus derechos.
 
-¡¿Qué carajos...?!- Atinó a pensar la Black desviando la mirada de la duende y observando el tumulto de duendecillos
 
Los duendecillos rápidamente se apearon de unos pequeños arcos con flechas. De dónde las habían sacado era algo que Blackimse nunca sabría. Tras unos pocos gritos más, varias flechas salieron disparadas en varias direcciones, en particular un puñado de ellas se dirigían a la Black y a la duende. Sin pensárselo dos veces la Black se acercó a la duende a paso rápido haciendo un gesto amplio con su brazo derecho, invocando en ella la única gruesa de viaje tono carmesí, agarrando de aquella mano su capa, se abalanzó sobre la duende y  sostuvo con su mano libre su cabeza para que al terminar en el suelo no se hiciera daño. Mientras caían al suelo, esquivando algunas flechas de fuego, por sobre su cabeza pasó también un libro volando quisás de qué lugar, en su trayectoria interceptó unas pocas flechas encendidas, cayendo en el suelo a dos metros de ellos. 
 
-¿Estás bien?-Le preguntó a la duende mientras alzaba el brazo. Mientras lo hacía el dolor se hizo presente en su brazo y en su cadera. Por muy grande que fuera aquel libro que habían lanzado para protegerlos, no era suficiente para escudarlas de todas, dos flechas le habían impactado en su cuerpo y su ropa se comenzaba a teñir de un rojo carmesí. La pelinegra aguantó el grito mientras se giraba con cuidado y con su mano libre, apagaba el fuego y se sacaba las flechas del cuerpo. Su preocupación hacia el estado de la duende pasó a ser la de la integridad de la biblioteca en donde se encontraban en ese momento.
 
-Por Merlín, si los duendecillos siguen así con las flechas incendiarias, quemarán la bliblioteca..- Se alzó con dificultad, mirando los estantes, cortinas, cuadros y tapetes con flechas ardientes clavadas. Al pasar su mirada por un estante en particular se le formó una idea en su cabeza - Quédate cerca, por ningún motivo te alejes de mí- Le ordenó a la duende en un tono que no admitía réplicas. Corrió aguantando el dolor en su cadera y entró entre las hileras de estantes, buscando un libro en particular, esperando que la duende siguiera sus pasos de cerca.
 
-Ciclo del agua... Influencia de la magia en los cursos hídricos... Hidrólisis mágica... Desastres climáticos causados mediante magia... ¡Éste es!- Tomó el libro titulado "Desastres climáticos causados mediante magia: Una guía práctica", manteniéndolo apretado contra su pecho para evitar que se abriera.
 
-Duende, no sé tu nombre, pero agárrate de mí y no me sueltes- Indicó la Black mientras pasaba a apretar el libro con una mano y con su brazo herido, tomaba la mano de la duende con fuerza. Cerró los ojos y se concentró, en un segundo desapareció de aquel lugar y reapareció medio segundo después en lo alto de una de las estatuas en el fondo de la biblioteca.
 
-Sujétate mientras acabo con esto....-Sacó su varita rápidamente y apuntó a las estanterías 
 
-IMPERVIUS!- El hechizo cayó sobre varias estanterías, haciendo que éstas adquirieran la habilidad de repeler el agua. Repitió varias veces el hechizo para proteger los estantes. Guardó su varita de canelo negro en el bolsillo opuesto a donde estaba la duende y al tener su mano libre de nuevo, aferró su mano a la de la duende.
 
-Ahora que comience la acción de los bomberos, sólo que será un poco más... Drástico- Dijo algo divertida entre los dolores que comenzaban a afectar su cadera. Abrió el libro con una mano en la sección de tsunamis... Y lo arrojó al suelo.
 
Desde el libro comenzó a salir torrentes de agua con tanta fuerza que comenzaron a inundar el piso de la biblioteca, apagando las flechas incendiarias y llevándoselas consigo. La fuerza de las corrientes que se formaban que eran capaces de llevarse a cualquier mago o duendecillo desprevenido que se encontrase desde el nivel del suelo hasta casi dos metros de altura. Sin embargo como la bruja y la duende se encontraban en altura estaban a salvo. Las olas que se formaban formaban chispas de agua que contribuian a mantener una humedad en el ambiente que apagaban las flechas de fuego que se encontraban clavadas en lo alto. 
 
-Vámonos, no quiero mojarme... -Mintió la Black a la duende mientras apretaba su delgada mano con fuerza y en un giro sobre sí mismas ambos desaparecieron del lugar, dejando que la inundación siguiera. Mesas y sillas flotaban como si fueran icebergs errantes, chocando con las enormes estanterías protegidas por el agua. Las cortinas danzaban como si fueran algas de un extraño color. Los duendecillos salieron arrastrados por el agua hacia la entrada u habían sido forzados a alcanzar niveles altos dentro de la biblioteca para no morir ahogados.
  
******
Off: Por favor, para la próxima vez, más coherencia en sus roles. Gracias.
 
 



#5049857 Azarí (MM B: 109745)

Escrito por Blackimse el 10 febrero 2017 - 16:49

-¿Contenerse?- Pensó para si misma la pelinegra. En otros tiempos ante sólo las ofensas que le había causado aquel ser, no hubiese dudado en levantarla del suelo y estamparla en cada muralla de aquel lugar, de transformar su ropa en miles de medusas y cualquier animal que envenara para hacerle sentir el más agonizante dolor, e incluso conjurar fuegos malditos para quemarla hasta morir. Pero los años y la separación de Zorces hicieron resurgir la cordura en la Black, haciéndola más reflexiba en sus actos.
 
Mientras colocaba aquel libro en su lugar, Blackimse intentaba darle una explicación al comportamiento de aquella duende. Al fijarse en su forma de clasificar a los magos pudo teorizar que habría sufrido alguna experiencia tan traumatica que le hubiese resultado en abandonar los comportamientos reservados e introvertidos propios de los duendes. A eso sumado el hecho que aquella criatura insistía en asociarla sin pruebas a la marca tenebrosa era indicativo seguro que algún mortífago le hubiese hecho algún daño mientras se realizaban los asaltos a casas, mansiones y edificios relacionados con la orden del fénix, aunque tampoco podía descartar a los magos de la luz en la cara, sabía de sobra que ellos eran tan capaces como ellos de hacer daño a otros magos e inlcuso torturar a elfos y duendes, en búsqueda de información para lograr aunque sea la captura de algún mortífago... Sin resultados evidentes, por supuesto.
 
-Sólo para que lo tengas en mente...- Comenzó a decir la Black manteniendo el tono calmado, pero cauta al observar sus movimientos, pues sabía que los duendes podían usar magia, quería evitar aquel enfrentamiento directo -La actitud o inclinación a cometer acciones destructivas contra la propiedad pública o privada sin consideración hacia los demás se denomina vandalismo, y es un tipo de delito, que tengo entendido se sanciona en el mundo muggle. En el mundo mágico esa definición no tiene porqué cambiar y por eso es un delito, y es lo que acabas de hacer con la pobre planta, sólo que yo he decidido arreglarla para que no te descubran...De nada.- Comentó.
 
Caminando hacia el sofá sabiendo que le daba la espalda a la duende, intentaba mantener su cautela en bajo perfil, no quería que la criatura se siguiera sobresaltando por nada.
 
-No te daré un sermón que exculpe más a la raza mágica si eso es lo que buscas para darle fin a tu rabia hacia nosotros- Indicó la Black mientras acariciaba el lomo del libro que puso en ese mismo instante en el librero -Al igual que tu, somos animales, criaturas en escencia que sólo nos vanagloriamos de la inteligencia como argumento de superioridad frente a seres como los hipogrifos, unicornios y puffskein. Tanta egolatría ha hecho que los magos antepongan sus propios razonamientos por encima de las soluciones racionales... En ambos extremos de la balanza- Elevó su varita de canelo negro e hizo una floritura elegante: De la punta de ésta nacieron a la par dos figuras de humo, las insignias de la orden del fénix y la marca tenebrosa, dos extremos de una misma moneda. -La superivencia nos obliga estar en constante conflicto, es una lucha para sobrevivir. Ya sea por cazar a un ciervo, obtener un T.I.M.O mas alto que el resto o simplemente sobrevivir a la vida con nuestros ideales y principios. Todo es una constante lucha. Sólo que seres como tú y yo tenemos algo a favor: La magia, lamentablemente los perjudicados en esto son los que no tienen tantas ventajas como nosotros, o los oprimidos como en tu caso y el de los elfos domésticos o las personas no mágicas-
 
Se sentó en un sofá teniendo a buen resguardo su varita de canelo negro.
 
-Siento mucho no poder ayudarte, no conozco a quien mató a tus hijos. Pues me fuí del mundo mágico cuando mis últimos familiares vivos murieron de vejez y para evitar dañar a mi misma y a los demás... Además, el mundo es muy basto como para quedarme aquí encerrada sólo porque el ministerio de magia se le dió la real gana. Yo sé mantener el secreto de la magia de los no magicos.- Dijo algo molesta, no le gustaba que le dijesen qué podía hacer y qué no, ya no era una niña a la que tenían que vigilar y cuidar. Se aferró a su varita con fuerza mientras ocultaba su brazo que la sostenía entre los plieges de su capa. -Si ya terminaste de lanzar tu sarta de rabias, me dedicaré a seguir mi lectura. Espero que encuentres a quien buscas, pero en tu lugar, iría al ministerio de magia. Ellos han de tener más información que yo en algún lugar del departamento donde se encuentran los Aurores, si es que les interesa investigar tu caso, de otra manera no estarías aquí lanzandome semejante verborrea injustificada.-



#5049057 Azarí (MM B: 109745)

Escrito por Blackimse el 09 febrero 2017 - 00:18

Blackimse se sobresaltó al escuchar a alguien que hablaba, se giró con tal violencia que su vestido verde botella hizo un pequeño vuelo. instintivamente acercó su mano a su bolsillo donde estaba su varita, pero se contuvo al ver que era sólo una mujer.
 
-Ho... Hola...-Saludó alejando su mano de su bolsillo, se alejó un poco de la ventana y metió unas pocas pertenencias a su bolso que había sacado mientras leía la historia. -Casi me ha dado un infarto, gracias por la intención- Indicó la Black a Nymphadora (?) mientras ésta se dirigía rauda a atender a otro mago que a esas horas circulaba por la biblioteca.
 
Más calmada de aquel susto, la bruja acarició la tapa del libro que estaba leyendo, pensando en si podía llevárselo a casa para poder terminar de leerlo. Pero noe staba segura si la bibliotecaria le aceptaría que se llevase aquel libro al mundo muggle, pues el mundo mágico ya no acaparaba en lo más minimo su atención desde la última gran disputa en el mundo mágico y su posterior separación de aquella entidad que tanto había detestado. 
 
Por su mente pasó la idea de volver al castillo Black a visitar la blanca tumba de sus padres, no había ido desde hacía varios años y la maleza ya debía alcanzar su blanco granito a niveles alarmantes y la rosa de cristal que había dejado debía estar resquebrajada y sucia, sin embargo no sabía con quienes se encontraría en aquel lugar, pues el mundo mágico había pasado a una decadencia tal que tal vez se encontrara a algunos fenixianos volviendo a entrar a robar a la mansión, tal como pasó la última vez que encontró a una maga que conocía bajo el alero de la orden, y que destrozaba la que había sido su lugar de formación como bruja.
 
-Disculpe...- Oyó a lo lejos, la pelinegra alzó la mirada pensando en que dirigian a ella, sin embargo era sólo un grupo de magos conversando entre si, quizás sólo se había imaginado aquel hecho, o era alguna señal de que alguien la estaba buscando en aquel lugar.
 
Al ver que nadie le prestaba atención, decidió sentarse de nuevo cómodamente en el sofá tras tomar el libro y apoyarlo en sus manos, comenzó a leer tranquilamente.
 
off: proximo rol será mas largo, lo prometo u.u



#5048515 Azarí (MM B: 109745)

Escrito por Blackimse el 08 febrero 2017 - 00:02

El sonido agitado de su respiración al correr impulsada por el miedo se abría paso por el paisaje noturno en aquel sector boscoso del norte de Rynirian. Su única arma, la espada de zafiro, se hallaba bajo su capa enfundada en cuero de jabalí, golpeando contra su muslo derecho al ritmo de su carrera a toda velocidad que llevaba su dueña, chocando con algún tronco o piedra que la joven escalase. 
 
-*****... Porqué me metí en este lío- Jadeó mientras se detenía y colocaba su mano en un tronco de Roble para contener su hiperventilación -¿En qué estaba pensando?- Se reprochó.
 
Se acomodó la capucha y acomodó su pelo para que sus perlados orbes escudriñaran la noche y sus oídos escucharan el débil silencio instalado a sus alrededores. Tras unos inquietantes segundos, sólo obtenía como respuesta el débil sonido de los insectos nocturnos o algún o que otro pequeño animal molesto por su presencia en aquel descampado bosque. Su mano libre, la siniestra, recorrió su cadera despacio y en silencio para detenerse en la delicada empuñadura de plata de su espada. 
 
-...Debe estar por aquí, sería extraño que no lograra rastrearme...- Pensó controlando ya su agitada respiración y colocaba su espalda contra el tronco de un árbol y se sentaba en el sucio suelo del bosque. Tras abrir su bolso de viaje buscando una poción que le diera fuerzas para continuar, observó agrupados en un rincón de está los objetos místicos que se había traído consigo desde el altar de Hulord sin permiso del sacerdote líder. Se apretó con furia los dientes y se castigó mentalmente por haber caído en la treta de ese ser y robar aquellos artefactos del altar. Se arrepintió de no haber comentado el encuentro con el demonio a su maestro, sin duda el viejo calvo la hubiese reprendido y quizás hasta prohibido de participar de las actividades con los demás aprendices, pero eso era un precio razonable si las joyas que ahora estaban en su bolso, estaban a salvo. 
 
-******- Se volvió a maldecir. 
 
 Aunque no conocía a la mayoria en lo más mínimo sabía que necesitaría de ellos en ese momento, no quedaba de otra pues había caído en la trampa del cazador y debía sobrevivir si quería que aquellos objetos no cayeran en sus garras... Arrepentirse ya no servía de nada a esas alturas. Entre sus pensamiento apenas distinguió un sonido, apenas perceptible que le hizo alertarse de golpe, acelerando sus pulsaciones y liberando adrenalina a su cuerpo que la hizo tirarse al suelo  a su lado derecho, sin importar golpear golpearse la rodilla con una de las rocas musgosas que allí habían, era aquello o perder la vida.
 
-!Mi****!-
 
Sintió por su espalda y caderas la trayectoria silbante de un proyectil del tamaño mayor al de un guisante, que pasó a máxima velocidad y siguió su camino sin herirla y perderse en la oscuridad de la noche.
 
-"Esquiva si es que puedes... Sobrevive si quieres y mátame...O yo lo haré antes."- Recordó el rostro de su cazador inbuido en una macabra sonrisa mientras la soltaba en aquel bosque - Corre pequeña liebre...corre- Finalizó en un tono grave, riendo sonoramente mientras preparaba su arma de alto calibre, un pesado prototipo de fusil bastante arcaico, lleno de tuvos e indicadores que la joven no sabía para que se usaban.
 
En el segundo en que se levantaba, un segundo silbido cortó el silencio, obligándola a correr a tropezones para esquivarlo. Sin embargo, ésta logró herirla en el brazo a la altura del codo. comenzando a oscurecer su ropa de un carmesí oscuro. 
 
-Mi****... Más rápido, !Muévete!- Se gritó para sí misma mientras volvía a correr, esta vez en otra dirección -Tercera...- Contó al escuchar el tercer silbido, lejos de ella, algo más alegre porque era un tiro desperdiciado -Sólo queda uno... Tengo una oportunidad-
 
El silencio se apoderó del bosque por escasos instantes, tras realizarse un sencillo conjuro que detenía el sangrado en su brazo. Procedió a correr en dirección al origen de los disparos. En su piel corría un escalofrío al pensar en lo que pasaría si lo enfrentaba antes del cuarto disparo. Quizas ya sabía que iba en camino a enfrentarlo y sólo esperaba que estuviera a suficiente distancia como para no esquivarlo... Sólo tenía esta oportunidad y tenía que aprovecharla o perdería su vida...
 
****
Blackimse levantó la mirada del polvoso libro que sostenía en sus manos y se levantó de la butaca en la que se había sentado, sus piernas temblorosas y entumecidas por la inactividad se negaban a seguir sus órdenes, moviéndose torpes y poco normales.
 
-Por favor...- Se quejó para sí misma mientras marcaba la página del libro y lo cerraba con cuidado para dejarlo sobre la mesita de Raulí que estaba al lado de la butaca. Se estiró, sintiendo el tronar de su espalda y huesos antes de observar la ventana más cercana de aquella biblioteca. Notó que se le había ido el día leyendo en aquella biblioteca que había encontrado paseando por el callejón Diagon.
 
-No ha sido una pérdida de tiempo...- Suspiró pensando en si seguir leyendo o ir a buscar algo para comer.
 
***
 
 
Off: Son Bienvenidos a acompañarme si así lo desean.



#4998169 Walhalla (MM B: 108231)

Escrito por Blackimse el 10 septiembre 2016 - 22:26

La luz y el calor de la tarde que entraba por el gran ventanal acariciaba las superficies de la elegante oficina en el centro de la ciudad de Londres. Mientras sus últimos recorridos por la habitación antes de morir en el ocaso pasó por el blanco piso de alfombra para luego trepar por las paredes cubiertas con elegantes cuadros y se topaba con el único objeto vivo de aquel lugar. La figura quieta de una pelinegra que no se había dado cuenta del paso de las horas en aquel lugar, siendo el único sonido constante el teclear en su computadora, o la "tonta útil" como ella solía llamarlo frente a sus compañeros de trabajo.
 
-!Listo!... - Exclamó alejándose triunfal de su laptop y estirándose en la silla reclinable. Hacer las planificaciones para los viajes de terreno no eran de su agrado, pero esa cosa imprecindible si quería hacer muestreos para los proyectos que la empresa para la que trabajaba. 
 
-Podría haberlo hecho sola, pero hubiese llamado mucho la atención...- Pensó para sí misma aburrida mientras guardaba todo en su escritorio. -Los muggles eran muy lentos e ineficientes para este tipo de trabajos- Añadió como pensamiento final antes de cerrar los cajones con una llave color plateado de su llavero y retornándolo al bolso negro. Al levantar la vista de su cartera su vista se topó con su varita de canelo negro, la que ahora descansaba en una vitrina forrado de terciopelo verde, a sólo unos pasos de la mujer. Sus nuevos compañeros de trabajo siempre quedaban asombrados mirándola unos minutos cuando entraban a su oficina. Ya era una rutina el explicarles que aquella varita no era mas que una réplica de una que usó un famoso mago muggle y que la había adquirido puesto en aquella vitrina como un recordatorio que las cosas imposibles pueden suceder. 
 
Tras levantarse de su asiento y caminar con tranquilidad en sus botines de cuero, se acercó a la vitrina, abriéndose ésta instantáneamente al entrar en contacto con la yema de sus dedos, la cerradura estaba reforzada con magia de irrompibilidad y para que sólo pudiera abrirse ante la mujer que ahora tomaba la varita entre sus dedos.
 
Sonrió ante la perpectiva que se formaba en su mente.
 
La noche cayó sobre ella al salir del edificio, envuelta en su atuendo formal de abrigo negro y largo que a la vez que ocultaba a su varita entre sus plieges, protegía su blazer blanco y pantalones negro de las inclemencias del tiempo. Recorrió las calles sin rumbo aparente, hasta que al momento de entrar por un callejón desapareció envuelta en las sombras.
 
Apareció segundos después en la entrada del callejón Knockturne, la cual estaba siempre abarrotada de magos.
 
-Veamos que hay de interesante por acá- Pensó mientras sus tacones resonaban por la calle empredrada mientras se dirigía al callejón Diagon. -Me alegro de no haber venido una semana antes- Se sorprendió al recordar que el gentío a fines de Agosto sería insoportable con los niños y jóvenes comprando sus materiales, ropas y animales que llevarían a los distintos colegios de magia, entre ellos, Hogwarts.
 
De vez en cuando se detenía frente a las tiendas para ver las diferentes novedades que habían llegado al mundo mágico, pero ya sin ánimo de entrar en los más mínimo, encaminó sus pasos hasta el caldero con la idea de pasar la noche allí, pero a pocos pasos de llegar a su destino un cartel llama la atención de la mujer y la hace acercarse
 
-Walhalla... Leyó
 
Los elfos del local giraron sus cabezas al ver a la nueva clienta entrar.
 
-Buenas...- Saludó de forma algo seca -¿Con quién tengo que hablar para reservar un rato el estadio?- Preguntó mirando a los elfos, de forma inmediata uno se acercó mientras traía bajo su flacuchento brazo un libro muy ajado y amarillento.
 
-Buenas Noches Señorita, conmigo tiene que hacer la reservación -La miró de arriba a abajo- ¿Tiene escoba y equipamiento necesario?- Preguntó mientras abría el libro y otro ayudante le llevaba una pluma y tinta necesarias.
 
-No te preocupes, tengo lo que necesito. Además no me quedaré mucho... Menos si no tienen equipo de obstáculos- Dijo mientras caminaba hacia los vestuarios sin preocuparse que el elfo doméstico le seguia de cerca con el libro saltando en sus manos y su compañero luchaba por no derramar la tinta en el piso de madera mientras le seguía.
 
-!Oh si, lo tenemos...!-Dijo muy orgulloso.
 
-Bien, ¿Cuál es la tarifa por usar el estadio por hora?
 
-3 galeones por hora señorita.
 
-Bien, con una hora me bastará...- Metió la mano al bolsillo interior de su abrigo y sacó las tres monedas de oro y se las entregó al elfo con un pequeño lanzamiento en el aire.
 
-Pero señorita, hay gente en el estadio...- Añadió mientras levantaba la vista del libro mientras las monedas caían entre las hojas de éste.
 
-No hay problema, no me molestarán...- Dijo mientras entraba y cerraba la puerta de los vestuarios tras ella.
 
Salió al gran estadio con una túnica violeta cubriendo su ropa y con el pelo largo azabache amarrado en una elegante coleta y su fuel saeta de fuego en su mano derecha. Tras caminar y atravezar la puerta del estadio, se dirigió hacia el centro del estadio y la montó. Tras tranquilizarse dió una patada en el suelo y se elevó. La sensación de libertad que esto le dió no se comparaba a las apariciones, pues esto no era instantáneo, le daba el poder de moverse en el tiempo y dirección que ella quisiese y disfrutar de ello.
 
Apretó sus manos enguantadas en cuero contra la madera de la saeta y comenzó a acelerar hacia los arcos. Escuchando sólo el rugido del viento en sus oídos, hizo un spin a último momento para evitar la colisión contra las torres de espectadores, para luego subir hasta casi el techo del estadio y recorrerlo en todo su perímetro en menos de un minuto. Probó varias velocidades y ángulos de vuelo antes de percatarse que uno de los elfos con los que había hablado estaba en el campo con un baúl que parecía tener vida propia.
 
Off: Lo dejo hasta acá, si alguien acompaña, bienvenido, sino continuo no mas n.n



#4928104 ~The Best of Movie~ (MM B: 107260)

Escrito por Blackimse el 16 febrero 2016 - 18:21

Blackimse ante la mensión de los errores por parte de la castaña, se dirigió a la sala de cine. Tras entrar a la espaciosa sala, se ubicó en los asientos centrales para no perderse de la película. Tras acomodar sus bocadillos a un lado y esperar a que Valkirya se sentase a su lado y acomodase sus cosas para comer, sin preocupaciones metió la mano en el bolso de viaje y hurgó en él un momento. Tras escudriñar y que sonaran tintineos y raspones unos minutos extrajo una cadena elegante de platino, hermosamente fabricada en estilo doblecadena  tan fina que sólo pocos joyeros en el mundo podrían atribuirse su autoría. Engarzado y en contraste con ese tesoro, lo que fué una hermosa pluma hecha de cristal y fortalecido con magia negra de alto nivel, yacía rota e incompleta, habiendo perdido su punta y mostrando las diversas grietas abiertas por una fuerza mágica que en mundo ya no existe.
 
-Si... Todos cometimos errores, no se cuál fue el mío, pero te aseguro que lo pagué muy caro.- Aquel colgante que usaba para contener a su alterego yacía inerte e inservible en su mano.
 
-Tal vez sea el que lleve una sorpresa... Aunque no lo creo- Suspiró mientras guardaba sin preocipación aquel objeto dentro de su bolso de viaje y se acomodó el mismo en su regazo  y se dispuso a mirar a los magos que comenzaban a repletar el cine.
 
-No te preocupes por su actitud, algún día te agradecerá que le hayas puesto en el buen camino -Añadió mientras tomaba un poco de palomitas y se las llevaba a la boca. -¿Qué trabajo hace? Puede que lo pase a ver mas tarde o directamente en tu mansión- Pensó
 
Las luces de la sala se apagaron y todo quedó oscuro, pronto la gran pantalla se iluminó y los primeros comerciales comenzaron a pasar en la gran pantalla.
 
- Tengo una duda...¿Es seguro ahora el mundo mágico?- Quiso preguntar mirando de reojo a la castaña, sabiendo que en el pasado el mundo mágico se había quedado inmerso en una lucha de poder entre dos bandos de magia opuestos.
 
 



#4923523 ~The Best of Movie~ (MM B: 107260)

Escrito por Blackimse el 10 febrero 2016 - 23:34

La pelinegra se sintió un poco tonta al imaginar que la chica tendría un ejército de elfos, tal vez las redes mágicas fueran tan fuertes como aquellas redes que los muggles llamaban "sociales". Llegó a pensar que podría obtener mucha información de aquellas criaturas que los magos siempre subestimaban, tal vez incluso poder volver a encontrar la tumba de su madre o el destino de su antigua biblioteca, o de sus cosas, las que había dejado sin cuidado a manos de los elfos de la mansión que se crió alguna vez y no estaba segura volver algún día.
 
El nombre de Bastian de los labios de la castaña resonó en su mente y generó una sonrisa algo burlesca.
 
-Bastian... ¿Cambiado? Eso sólo lo creeré cuando lo vea- Suspiró y se arregló el mechón de pelo de su cara despreocupadamente -Cuando me vea imagino que sólo dirá "Porqué no moriste", o algo asi, nunca le gustó mi "pequeña" pelea con el ser que el mismo creó en su afán de proteger sus investigaciones.
 
Se levantó con cuidado de no botar sus bocadillos y se acomodo el bolso que tenia a su lado, el que emitió un ligero tintineo metálico.
 
-Ya veo... Kelian... Debe estar todo un jovencito...-Recordó la última vez que lo vió, en la mansión Rowle donde tuvo aquella discusión con el recién mencionado Bastián- Le llevaré un pequeño regalo, de seguro le gustará lo que encontre en las profundidades de las montañas- Sonrió, sabiendo que a al que fue pequeño Kelian le gustaba mucho investigar, como a su vago padre mago.
 
Se encaminó a la sala de cine, pero se giró en el camino para ver a la castaña.
 
-Iré a la mansión entonces, debo tener un lugar para dejar estas cosas antes de emprender la búsqueda de ciertos artefactos de mi propiedad... Y no tengo por donde empezar.- Suspiró resignada. -¿Vienes a ver la película?, ¿O tienes cosas que hacer?- Preguntó



#4915685 ~The Best of Movie~ (MM B: 107260)

Escrito por Blackimse el 28 enero 2016 - 19:44

El viento ausente del verano trajo de nuevo a las calles de Diagon a una joven de cabellos negros, de aspecto algo cansado. En su bolso que se movía al compás de sus zapatos de terreno, iban diversos objetos que ella había recolectado en su largo viaje, items que la magia de aquellos lugares nunca había visto ni verá jamás, puesto que se había planteado alejar las tentaciones de poder a los magos y brujas de aquel mundo que conocía, el único del que tenía sus primeros recuerdos.

 

La ojicafé miró hacia el cielo para reconocer por sobre el horizonte de locales que conformaban la zigzageante área de negocios, el gran edificio marmolado... Gringotts.

 

-Sólo espero que algo quede... Pensó, mientras entraba en su interior y se encaminaba a una de las ventanillas, donde un duende le miró desdeñosamente antes de dirigirle la palabra.

 

-¿En qué le puedo servir?... -Preguntó, arrastrando la última palabra

 

-Este... Quisiera saber... Quisiera saber el estado de mi bóveda- Dijo algo nerviosa mientras buscaba en su bolso, la llave de sus ahorros.

 

-¿Cuál es el número de su bóveda?...- Comentó el duende, sin dejar de notar el tatuaje del águila tribal en el antebrazo de la joven.

 

En ese momento la joven cayó en cuenta de un descuido: Había olvidado el número de su bóveda.

 

-Este... No lo recuerdo.... -Sonrió algo triste, mientras sacaba de su bolso la bendita llave. El duende la tomó entre sus dedos y la examinó como un profesor a una prueba para detectar trampas. Tras esto, sólo miró con desdén a la bruja y comentó.

 

-Buscaremos en la zona donde pertenece la llave, con algo de suerte recordarás el número.

 

Tras lo que parecieron horas, emergió de las cavernas en el carrito de los duendes, algo mareada por la poca costumbre de moverse en semejante medio de transporte por largos tiempos. Agradeció amablemente al duende el que le hubiera ayudado a recordar su número de bóveda y se encaminó hacia la salida, con la sensación de que el duende la estaba mandando a recoger estiércol de dragón a sus espaldas.

 

La monedas en su poder le dieron a la joven algo más de alegría y tranquilidad. Los años de viaje la habían privado de todo lo que añoraba de la civilización, y ansiaba poder disfrutar de los placeres que entregaba la vida en la urbe mágica: Comió hasta reventar en un restaurant y se recogeó en las diversas tiendas de magia, comprando algunas cosas que le parecían nuevas a su vista, y dejando otras cosas poderosas de lado: No queria caer en la tentación ahora que era una persona libre de aquel pasado que casi acaba con su vida.

 

Tras recorrer la calle casi en el ocaso, un edificio llamó su atención. Alto y de construcción elegante y firme, con el logo de un cine se había puesto en el callejón, anunciando a todas las personas que pasaban por enfrente, las películas que exhibían, catalogándose como el mejor de todos los cines.

 

-Muy humildes al decirlo... Pensó la Black, quien se puso a leer las reseñas de las películas que estaban cerca de comenzar. Metió la mano en su bolso y vió que le quedaban un par de galeones, por lo que se acercó a la ventanilla y decidió comprar una entrada para "The Revenant", luego caminó por el elegante y moderno cine algo perdida, buscando las salas de cine. Cuando encontró la que exhibiría la película,  se sentó en una de las butacas de cuero para poder descansar de su agotador día, sólo esperaba no quedarse dormida antes de que la función comenzace....

 

 

******

@Valkirya Black Lestrange

 




#4845346 La cura del SIDA

Escrito por Blackimse el 08 septiembre 2015 - 00:52

Ammm primero que nada, mejórate pronto n.n no se puede ir a un laboratorio o a cualquier trabajo estando resfriada (para tu trabajo y tus compañeros :s)
 
Volviendo al tema del tabú, afortunadamente hemos avanzado desde la edad del oscurantismo social en cuanto al trato a los pacientes seropositivos,lamentablemente este cambio de paradigma sólo ocurre en el entorno cercano de la persona enferma. Si tu vas por la calle y preguntas al azar si te sentarías a tomar un café con un seropositivo, muchas personas la pensaría dos veces antes de contestar, muchas de ellas rehuirían ya que pensarían que la enfermedad es transmisible por vía aérea (como en el caso de algunos resfríos virales)... ¿Cómo se controla eso?, Pues con la única arma que tenemos contra eso: Educación, tanto en casa (la cual en la actualidad es en muchos lugares, escasa) como en el colegio. No sacamos con sacar reformas para cambiar la manera de tratar a las personas (leyes antidisciminación como en el caso de los homofóbicos hacia los homosexuales). Pero el primer paso es cambiar uno mismo (ahora hay que decirle esto mismo a cada persona que viva cerca de uno y lo primero que pensarán es que uno mismo tiene SIDA u.uU)
 
Con respecto al tema del catolicismo es un tema más complicado, debido a que es algo que se inculca en la familia por generaciones, como una suerte de respuesta universal a falta de información con bases científicas (y funcionaba en la época medieval, pero los tiempos cambian). En mis clases de universidad recuerdo que un día un profesor nos habló sobre la influencia de la biología en ciertos contenidos bíblicos. Me sorprendí en ese momento al darme cuenta que algunas de las enfermedades y torturas que se consideraban "divinos" en ese momento, son el reflejo de actos que las mismas personas hacían versículos atrás (el caso de la serpiente de fuego, con el gusano de Guinea es un caso excepcional que me dejó sin palabras XD). No culpo a la iglesia ser como es, ya que era lo necesario en ese momento para tener un orden ya sea social o moral... Sin los 12 mandamientos esto sería Sodoma y Gomorra, o peor... 
 
Generar un cambio a este nivel requerirá mucho tiempo, debido a que la religión se va heredando y la tasa de personas que deciden que camino religioso-moral va creciendo lentamente. Y es en este momento donde entran los chantas que, queriendo voltear las cosas a su favor, les cuentan sólo una parte de la historia: la mala, la cruel, la sin esperanza, conspiranoica y terrible que puede llegar a ser la sociedad. Es un gran obstáculo para una persona que busca respuestas y que no se conforma con la simple explicación divina
 
 
Cambiando de motivo dentro de este gran tema de conversación, agradezco lo que dijiste sobre la explicación XD como esto es un foro de rol, y como dijo Elvis, muchos de aquí no saben lo que nosotras sabemos sobre las ciencias biológica, asi que es por eso que me enfoco principalmente en explicar omitiendo los detalles innecesarios y vagos que lo único que hacen es aburrir al lector. Recuerda que una base de educación es que se les enseñe a partir de lo que ellos conocen. Es por esto que mi explicación acerca del tipo de virus que presenta el SIDA es vaga. Para ti, recalco que los ARN y ADN monocatenarios que presentan los virus, tienen propiedades fisico y químicas que los hace mucho mas inestables como a por ejemplo a ondas que supra o infrarrojas, lo que hace que las unidades escenciales de desprendan en algunos sectores y el ADN/ARN  se vaya lentamente deteriorando, o en algunos casos mejorando (mutación esporádica!). Así que, me pareció necesario dejar ese tema en ese punto para no cargar más al lectores (es un foro de rol, no de virología!!! XDD) :3
 
Así como dices, cada día se descubren nuevas cosas acerca de este virus, lo que dificulta más el descubrimiento de una vacuna efectiva, pero los científicos aún no han perdido la batalla....
 
P.s.: Lamento la tardanza, poco tiempo para responder n.n






Alternar visibilidad del Shoutbox Tag Abrir el Shoutbox en una ventana emergente

@  Ariane Dumbl... : (23 febrero 2020 - 12:49 ) :blink:
@  Gabriel W Di... : (23 febrero 2020 - 12:16 ) :ninja:
@  Ariane Dumbl... : (22 febrero 2020 - 09:14 ) :ninja:
@  Gabriel W Di... : (22 febrero 2020 - 09:12 ) .
@  Fokker : (22 febrero 2020 - 09:11 ) gracias :3
@  Ariane Dumbl... : (22 febrero 2020 - 09:08 ) @Fokker listo!
@  Fokker : (22 febrero 2020 - 08:39 ) Like x favor ---> http://www.harrylati...-7#entry5327134 xD
@  Fokker : (22 febrero 2020 - 07:30 ) Ariane puedo ir a tocarte el violin al jardin de las flores xD
@  Ariane Dumbl... : (22 febrero 2020 - 07:26 ) @Azzlaer Triviani muchas gracias ♥️
@  Azzlaer Triv... : (22 febrero 2020 - 07:09 ) @Ariane Dumbledore Listo ♥
@  Ariane Dumbl... : (22 febrero 2020 - 05:42 ) Hola gente buenas noches, por favor regalen en Likes en este post, gracias http://www.harrylati...ores/?p=5326519
@  Fokker : (21 febrero 2020 - 10:52 ) zzzzz
@  Eobard Thawne : (21 febrero 2020 - 07:34 ) :ninja:
@  neotrix92 : (21 febrero 2020 - 06:32 ) buen dia gente
@  Reacon : (21 febrero 2020 - 07:50 ) :P
@  Lady Luxure... : (21 febrero 2020 - 05:46 ) @Ariane Dumbledore yo entro sin permiso
@  Hades Ragnarok : (21 febrero 2020 - 05:07 ) :ninja:
@  Ariane Dumbl... : (21 febrero 2020 - 04:43 ) @Lacedaemon Scamander sip además me gust tu blinkie
@  Lacedaemon S... : (21 febrero 2020 - 04:17 ) @Ariane Dumbledore bueno, espero me votes
@  Ariane Dumbl... : (21 febrero 2020 - 03:42 ) @Lacedaemon Scamander en parejas ya voté, pero en blinkies no
@  Ariane Dumbl... : (21 febrero 2020 - 03:35 ) @Kamra Ashriver R. Delacour a mi ya me inspiraron
@  Lacedaemon S... : (21 febrero 2020 - 03:07 ) @Ariane Dumbledore blinkies (? Y mejor pareja
@  Kamra Ashriv... : (21 febrero 2020 - 02:51 ) @Ariane Dumbledore hola! Yo estoy bien, esperando para hacer lo mismo, a ver si me inspira para responder jaja
@  Ariane Dumbl... : (21 febrero 2020 - 02:23 ) @Lacedaemon Scamander en donde??? Si ya no he votado hay con gusto lo hare
@  Lacedaemon S... : (21 febrero 2020 - 02:20 ) Voten por mi (?
@  Ariane Dumbl... : (21 febrero 2020 - 02:15 ) @Kamra Ashriver R. Delacour hola Kamra... Aquí nada raro, esperando para rolear, tu como estas?...
@  Kamra Ashriv... : (21 febrero 2020 - 02:14 ) Que cuentan ?
@  Ariane Dumbl... : (21 febrero 2020 - 02:11 ) @Fokker ♥️
@  Ariane Dumbl... : (21 febrero 2020 - 02:10 ) @Lady Luxure Grindelwald tendo un cobija abrigada... Te animas a meterte en mis cobijas???
@  Lady Luxure... : (21 febrero 2020 - 01:59 ) @Ariane Dumbledore está noche hace frío
@  Fokker : (21 febrero 2020 - 01:52 ) pos si xD
@  Ariane Dumbl... : (21 febrero 2020 - 01:51 ) @Fokker jajaja somos familia finalmente Xd
@  Fokker : (21 febrero 2020 - 01:45 ) pues estamos igual xDD
@  Ariane Dumbl... : (21 febrero 2020 - 01:43 ) @Fokker no jajajaja solo estoy roleando, ni he leído q tengo q hacer
@  Ariane Dumbl... : (21 febrero 2020 - 01:43 ) @Lady Luxure Grindelwald :perv:
@  Fokker : (21 febrero 2020 - 01:40 ) Ariane ya cumpliste tus retos??
@  Lady Luxure... : (21 febrero 2020 - 01:39 ) @Ariane Dumbledore por favor jajajajaja
@  Ariane Dumbl... : (21 febrero 2020 - 01:38 ) @Fokker bien roleando y haciendo lo mimo
@  Fokker : (21 febrero 2020 - 01:38 ) bien spameando un rato, que tal estas??
@  Ariane Dumbl... : (21 febrero 2020 - 01:34 ) @Fokker hola primo como vas?
@  Fokker : (21 febrero 2020 - 01:25 ) Hola Ariane
@  Fokker : (21 febrero 2020 - 01:24 ) ya no se puede dormir tranquilo xD
@  Ariane Dumbl... : (21 febrero 2020 - 01:23 ) @Fokker *le pongo un hielo en la espalda *
@  Fokker : (21 febrero 2020 - 01:21 ) zzzzz
@  Ariane Dumbl... : (21 febrero 2020 - 01:00 ) @Lady Luxure Grindelwald te dejo abierta la ventana milady ♥️
@  Lady Luxure... : (21 febrero 2020 - 12:38 ) @Ariane Dumbledore *luna negra* en la noche subo por el balcón(?
@  Ariane Dumbl... : (21 febrero 2020 - 12:31 ) @Lady Luxure Grindelwald ya voté, te espero en casa :perv:
@  Lady Luxure... : (21 febrero 2020 - 12:00 ) Voten por mí...prometo cosas ilegales para todos
@  Lacedaemon S... : (20 febrero 2020 - 11:30 ) quizá por eso cueste trabajo votar.
@  Feyre Rhiann... : (20 febrero 2020 - 09:46 ) @Lacedaemon Scamander no, la idea es que se vote la idea, no al user