Jump to content

Stormride Ghost Ship (MM B: 102158)


Axel Rexdemort

Publicaciones recomendadas

Frustración. Esa era la única palabra que Orión encontraba para describir a Frenger. Por otro lado, culpa, era con la que él se definía. Era obvio que necesitaba un acompañamiento más presente. Por eso calló cuando expresaba su situación. Y habló de su hijo. Él tampoco lo conocía, porque Gabrielle había preferido criarlo fuera del mundo mágico. No podía decirle nada, él tampoco fue el padre ejemplar.

 

Sentía su respiración entre cortada. Todo el malestar del Rexdemort se trasladaba como electricidad en agua. Era eso, o el Black había dominado por completo la empatía. No se inmutó, aun cuando sabía que en cualquier momento podía recibir un puñetazo en su cara. Total, para eso había ido a buscarlo. Sus ojos iban y venían, entre los movimientos, la manta en el suelo, su saco, el fuego. Todo.

 

El acento escandinavo era fuerte. Pero su entendimiento iba más allá. No hacía falta saber cada palabra específicamente para tomar conciencia de la situación.

 

- ¿Quieres un té? En mi habitación tengo algunos, además necesito algo para cubrirme.

 

- Un té suena perfecto.

 

Se levantó, cuando él guardó silencio. En el movimiento, tomó el sobretodo. Se acercó a él por su espalda y se lo colocó con cierta firmeza sobre los hombros, para que no se negara. La diferencia de altura se notaba a espaldas. Mejor, más fácil para el Black cargar al Rexdemort hasta su habitación.

 

- Tampoco conozco a mi sobrino. Me encantaría. Ella lo ocultó de todos, no te lo tomes personal. Además, puedes ir a visitarla. Sé que la Black nunca fue de tu agrado. A decir verdad, nunca fue el agrado de todos. Pero, ¿sabes? Es una de las matriarcas. Eso te convertiría en… ¿El primer damo?

 

Soltó un resoplo a modo de risa bajo su propio est****o chiste. Y tras dos pasos llegaron a la habitación.

 

- Todo será mejor, Frenger. Descansa un poco y deja al experto con el té.

 

Con su varita, conjuró un leve fuego frente suyo. Sacó su monedero de piel de Moke, del que retiró una pequeña tetera despintada y dos grandes tazas. Moviendo naturalmente su arma, iba preparando la infusión. Finalmente sacó una botella de whisky de dragón.

 

- ¿El trabajo como va? Me habías dicho la última vez que eras Warlocks. Mírate, maldito, en la más alta política. Nunca pensé que sería el fracasado de los dos ¿te acuerdas esa batalla con electricidad? Casi nos matamos los dos y sólo por probar quién sabía manejar mejor la varita.

 

Había quedado de espaldas al Rexdemort. Preparaba el blend de té, mientras hervía el agua.

 

- He notado que todos usan anillos y joyería bastante ridícula. Dime por favor que no haces lo mismo –giró su cabeza y lo miró-. ¿Tienes ropa? ¿O también te tengo que prestar mis pantalones?

 

 

@@Axel Rexdemort

Editado por Orión Black

QlJxtuG.png
3wkkc9v.gif

ZREaNtC.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

-Seria primer caballero.- Suspiro resignado tomando la ropa saliendo de la habitación, el clima en Ottery era muy frio últimamente esa temporada del año.

 

Salir de la sala del timón no era difícil, pero el trayecto era helado, eso adoraba el Rexdemort sentir el aire helado recorrer su espalda. Así bajo hasta la habitación principal, ya no le molestaba la chica que manoseaba sus pertenencias.

 

Axel estaba en silencio, sus pensamientos no podían alejarse del rostro de su mujer, aquella mujer que tanto extrañaba, su caminar taciturno era reflejo de sus sentimientos y confusiones.

 

Entro lentamente en su habitación, sentándose pausadamente sobre la cama. Levanto la mirada a Orión, el cual parecía experto en bebidas. Axel solo permaneció en silencio.

 

-No es un trabajo tan difícil como parece, la política no es precisamente mi mejor arma. - Llevando su mano a sus sienes y después quitar el cabello sobre su frente. – Al menos gano lo suficiente para comer. – Recordando aquel extraño duelo, una tenue sonrisa se escondió bajo la sutil barba del Rexdemort.

 

Axel movió algunos detritos sobre aquella tosca mesa al lado de su cama, necesitaba un cigarro. Escuchaba sereno las palabras de Orión, su amigo tenía razón; tenía que dejar de pensar en el pasado, pero no quería separarse de Gabrielle Delacour. Un largo suspiro prosiguió dentro de aquella negra confusión.

 

-Muy ridícula realmente.- Para apuntar con el dedo medio una pared de su habitación, donde varios colgantes y anillos existían. Su propia colección. –Algunos pueden ser realmente útiles.- Mostrándole su dedo medio totalmente erecto, donde su anillo de nigromante se encontraba y sonriéndole.

 

El tatuado se levantó, dejando la prenda de Orión sobre la cama. Para ponerse de pie y desabotonar el botón de sus jeans, los cuales estaban bastante mojados de los tobillos.

 

-No tengo mucha, pero si, si tengo ropa.- Bajándose los pantalones húmedos, conocía a Orión desde hace años, no le molestaba que lo viera en ropa interior. – No tienes que prestarme tus pantalones, tengo propios. –

 

Acercándose a un ropero igual de irregular que todos los muebles de la habitación, Axel comenzó a buscar un par de pantalones secos. -¿Cómo vas tú, ya tienes trabajo? – Moviendo con los dedos la ropa e inspeccionándola con cuidado. – Eh visto un par de solicitudes a tu nombre para entrar al ministerio.- Sacando unos pantaloncillos cortos y dándose la vuelta para volver a ver el rostro de su cuñado.

 

-Entrar al ministerio actualmente es algo difícil.- Poniéndose los pantalones, para dejar de mostrar aquellos bóxers negros después de acomodarse por debajo. – Pero cada mes hay nuevas oportunidades. – Abotonando sus pantaloncillos, mirando con curiosidad la tetera. - ¿Tardara mucho? – Apuntó con la mirada las bebidas, prosiguiendo a secarse los pies con lo que parecia una toalla.

tumblr_pc99s5DebJ1xo09zio2_75sq.png






tumblr_phak5acqf61xo09zio2_r1_400.png

http://i.imgur.com/tZhdsN8.gif G4D5FhY.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Frenger, tan… él como siempre. Parecía que pasaban los años y el Rexdemort sacaba la esencia más pura de Orión, porque en el momento que escuchó la cremallera bajar, él se puso rojo. No era gran cosa, pero no evitó sentir un nudo en la garganta. Intentó tragar. Carraspear. Mover la cabeza. Casi se le cae todo. El hecho de confianza era lo que le molestaba. Eso y el no compartir el mismo bando. Por suerte, un cambio de tema lo despejó.

 

- He visto un par de solicitudes a tu nombre para entrar al ministerio.

 

- Ajjj. El ministerio…

 

La tetera llegó al punto necesario de calor. Quitó el fuego y comenzó a tirar las hierbas necesarias. Necesitaban calor. Mitad del agua lo absorbieron las hierbas, las cuales consistían en un potente Darjeeling, con canela. La otra mitad la compensó con whisky de dragón. Fuerte el té. Bastante fuerte. Sirvió un poco en las tazas que tenía. La de él, era la misma que había usado esa tarde con Gatiux. La de su acompañante, se trataba de una astillada.

 

De las dos, salían el típico vapor que causaba el agua caliente en tal frío ambiente. Se sentó en la cama y le pasó la otra taza. Comenzó a tomar, sintiendo el alcohol caliente bajando por sus entrañas, con el fuerte olor al té ambarino, característico de ese blend.

 

- Estoy en Misterios. Supongo que puedo contarte. Al fin de cuentas, eres uno de los jefes de todos. Reconozco que aspiraba a un par de puestos más allá de un simple inefable. Pero creo que mi nombre da un poco de miedo. Digo, por el apellido y eso.

 

La familia Black tenía un pasado bastante oscuro y los miembros actuales tampoco hacían mucho para cambiar la situación. Después de todo, era una avaricia sin fundamentos. Y estos eran el por qué:

 

- De todas maneras voy a desistir de seguir postulándome. El Departamento es muy desorganizado. Todavía la gente no sabe exactamente qué hacer. Intento ayudar y eso, pero a veces, tengo las manos demasiado atadas. A veces siento que Ottery tiene demasiados misterios para mi gusto. Como si alguien los causara de verdad. Lo peor de todo es que algunos llevan meses y otros años en resolverse.

 

Le dio otro trago. Sus mejillas se ponían un poco coloradas. Ya casi se había terminado el whisky-té. Se sacó las botas y se apoyó en el respaldar de la cama.

 

- Puedes guardarte tu dedo de nigromante ¿Acaso tomaste el curso para levantar a tu amigo muerto? –Hizo un ademán hacia la virilidad de Frenger y se rió bastante de su chiste-. La otra vez me enteré que fue gracias a esos Arcanos el por qué perdí la Visión. Mejor. Tuve unas vacaciones de ver siempre eventos desastrosos. Pero ya la extraño.

 

La tenue luz hacía que algunos bordes de los muebles se presentaran difusos. La habitación de por sí era chica y el fuego de la tetera había levantado un poco la temperatura. Increíblemente, la cama podía soportar tanto los 90 kilos de Orión, como el peso del que fuera su dueño. Bueno, de ser así, deberíamos preguntarnos por la estabilidad del barco en sí.

 

- ¿Por qué no te mudas? No te digo de venir a la Black, pero, capaz… ¿Otro lugar? No sé. Estuve frecuentando un par de bares en los peores barrios de Londres y necesito un compañero de pelea.

 

 

 

@@Axel Rexdemort

QlJxtuG.png
3wkkc9v.gif

ZREaNtC.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

La cara de Axel estaba menos sombría que de costumbre, la sonrisa no era algo habitual en su habitación pero tener a su amigo allí le despertaba recuerdos del pasado. Axel miró con algo de nostalgia el botón de su pantalón, después la tetera y los movimientos de Orión, lanzo un suspiro melancólico casi indetectable e intento sonreír.

 

-Al menos la habitación tendrá un aroma herbal y no de sudor. – Sentándose al lado de Orión en la cama, clavando los ojos en la bebida. Axel estaba en silencio, escuchaba las palabras del Black dentro de aquella aura taciturna.

 

Podía sentir el vapor desprenderse de la infusión, el cual golpeaba directamente su rostro y parte de su torso desnudo. Por un momento sintió que el tiempo estaba congelado.

 

Al sentir el tambaleo de la cama, así como los molestos ruidos al rechinar, sacaron de su trance a Frenger el cual sintió las manos calientes contra la taza y dio un ruidoso sorbo.

 

Sintió el líquido recorrerle la garganta, Axel hizo un gesto amable y giro la cabeza, al ver como Orión se ponía cómodo en su propia cama, una sonrisa turbada fue lo siguiente.

 

-Ja.- Replicó al escuchar el comentario sobre la Nigromancia, era verdad que Axel había estudiado ese arte prohibido a causa de un amigo muerto; era algo egoísta el haber aprendido a desafiar a la muerte, solo por querer recuperar a su esposa y a su cuñado. Y ahora las cosas se habían tergiversado, estaba su cuñado acostado y descalzo sobre su cama. Ya de nada le servía una habilidad tan extraña y perturbadora.

 

-Mi “amigo” – Hizo un gesto de comillas con la mano libre, su acento nórdico era muy notorio. –No tiene ningún problema. – Tomando un segundo trago de la infusión caliente, después de comprender a lo que el Black hacía referencia. – Te puedo confirmar que funciona muy bien, es más estoy seguro que funciona mucho mejor que algunos otros.- Clavando los ojos sobre los pantalones de Orión el cual se encontraba recostado y una pequeña carcajada se atravesó. Notando que su cuñado había entendido el reto. – A las pruebas me remito.- Dio un nuevo sorbo, esquivando la sonrisa pueril que apareció entre el pelo de su rostro.

 

-¿Mudarme? – Ya podía ver el fondo de la taza en su bebida. – No tengo ningún otro lugar.- Respondió circunspecto. Dejando la taza en la mesa al lado de su cama, intentando evadir el tema, la familia Rexdemort yacía muerta de la sociedad de Ottery desde hace años, causa de la Marca Tenebrosa . – Creo que ahora solo me preocupa, con que rellenar este espacio. – Levantando el brazo izquierdo, para que Orión viera debajo de su axila, una zona limpia de tinta. – Quizá me tatué un pollo. – Suspiró.

tumblr_pc99s5DebJ1xo09zio2_75sq.png






tumblr_phak5acqf61xo09zio2_r1_400.png

http://i.imgur.com/tZhdsN8.gif G4D5FhY.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

- ¿¡Pruebas!? ¡JA!

 

Se había acomodado un poco para que Frenger entrara en la cama. Con un movimiento de la varita, hizo que directamente el whisky volara a su mano libre. Sirvió hasta la mitad en la taza de él. Como si fuera todo normal y legal. Después de todo, hacía bastante tiempo que él no disfrutaba una bebida con alguien conocido.

 

- Te puedo asegurar que tengo más sexo, del que te puedas imaginar –le tomó de la nuca para moverle un poco la cabeza, a modo de un cariño masculino-. Voy a empezar a pensar que lo que extrañas es la intimidad y por eso andas de tan mal humor. Acaso, ¿cuántas veces te juntaste con Gabrielle?

 

Ya tuvo que hablar de la vida sexual de sus hermanas cuando entendió que Luisitha había sufrido un aborto espontáneo. Y Frenger era como el hermano que nunca le dio Fernando, así que estaba todo legal.

 

- Yo estoy viviendo con Gatiux, gracias por preguntar. Vivimos libremente y ya empezamos a dormir en la misma cama ¿cuántos fueron? ¿Cinco años para eso? Tampoco te puedo dar consejos de pareja.

 

Le dio un gran trago al whisky. Levantó su nariz, sintiéndose un poco más revitalizado por la bebida. Prefería la cerveza. Pero en donde estaban necesitaba más calor que otra cosa. Movió su cuerpo por sobre el del Rexdemort para tomar la taza que había dejado. La llenó hasta la mitad con alcohol y se la puso en el pecho.

 

- Let’s drink our problems away, ye’old friend –a veces, y solo a veces se le salía el irlandés-. Puedes verla en hémù. Voy a estar ahí también por si las cosas se ponen un poco shady.

 

Se terminó de otro trago la taza y volvió a servirse unas medidas.

 

- Vamos a hacer una cosa. Sé que no te agrada la Black. Si llego a irme a otro lugar te aviso. Será muy vintage éste lugar, pero te prefiero más en la tierra de los vivos ¿Si?

 

¿Un pollo? ¿Enserio? Levantó sus cobrizas cejas.

 

- ¡Hazlo! Sabes que te acepto por lo que eres. Con todas tus cosas. Tengo un hijo que tiene un estudio de tatuajes. Le puedo avisar si deseas ir. Capaz y te puede hacer precio o algo.

QlJxtuG.png
3wkkc9v.gif

ZREaNtC.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Sintió las manos de su cuñado sobre su cabeza, y no tuvo más que una mueca de hastió cuando este lo agarro en contra de su voluntad.

 

-No seas pervertido.- Respondió el muchacho Rexdemort, zafándose con rapidez de las muestras de cariño de su amigo. –En serio… ¿Quieres saber sobre cuantas veces me eh ****** a tu hermana? - Frunció el entrecejo y bajo la quijada, levantando una mano, haciendo una mueca extraña.

 

-What?- Fue lo único que Axel pudo exclamar, riendo para sí mismo al escuchar como ahora hablaba de otra mujer. – ¿Gatiux está contigo? – Su pregunta había sido ignorada, pues Orión solo llenaba su taza con algo de whisky.

 

-Pobre mujer, que pena por ella.- Balbuceó sin importarle que su amigo lo escuchara, hablar de mujeres no era algo que hiciera Axel a menudo, considerando que vivía en un barco abandonado con dos Jobberknols y un Augurey.

 

Dio un sorbo largo, podía sentir el licor atravesar su tatuada garganta. Mientras se sentaba en el borde de la cama y dejaba que su “invitado” se acomodara a sus anchas. Axel solo carraspeo y trago saliva.

 

-¿Hemu? – Repitió bajando la mirada en el licor, ¿Era acaso que su cuñado se estaba poniendo de boca floja y cariñoso? Se dio media vuelta, coloco su codo sobre su barbilla, y continuo en silencio mientras sus ojos se enfocaban en los labios de Orión. – Eres terrible.- Suspiro, dando un trago completo, dejando la taza vacía por segunda ocasión.

 

Axel exhalo, dejo salir el aire de su pecho. El whisky le había hecho efecto, ya había olvidado que ni siquiera estaba completamente vestido.

 

-Prefiero no hablar de hijos.- Fueron sus palabras, las cuales estaban inundadas sobre un aura seca. Levantándose de golpe de donde se encontraba sentado.

 

-¿Quieres ver algo sorprendente que aprendí del maestro Báleyr? – Cambiando rápidamente el tema, Axel había estado demasiado tiempo solo y no era una fácil víctima del alcohol para terminar hablando de cuantas personas conocía.

 

Orión veía recostado desde la cama, Axel había tomado su varita, y hacia un par de movimientos invisibles sobre el suelo.

-Este es un truco genial.- Sonrió Axel, para acercarse a Orión y tomarlo de la mano, levantándolo de su cama. - Fulgura Nox.- Cerrando los ojos y respirando sereno.

 

Las figuras que Axel había hecho en el aire, pronto tomaron un color blanco, y una oscuridad emergió del centro de un circulo que flotaba en el aire.

 

-Este perro viejo, sabe algunos trucos nuevos.- Apuntando el portal. – Hace unos meses, que practico. - ¿Quieres conocer el mundo de los muertos? – Justamente el danés investigaba sobre eso, deseaba poder revivir a algunos muertos, pero esa idea habia desaparecido, cuando se reencontro con Gabrielle, en aquella cafeteria semanas atrás.

.

Axel le ofreció su mano derecha, la cual tenía tatuada la palabra DEATH en los dedos. – Entonces, deseas conocer el lugar? Te enseñare a mi amigo el muerto- Bromeó nuevamente.

tumblr_pc99s5DebJ1xo09zio2_75sq.png






tumblr_phak5acqf61xo09zio2_r1_400.png

http://i.imgur.com/tZhdsN8.gif G4D5FhY.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

¿Saben que es de mala educación preguntar por el significado de los tatuajes ajenos? Bueno, no hay ninguna etiqueta donde se explaye contundentemente el tema, pero era sentido común. Al menos, para Orión. Un tatuaje, como el suyo (el de la marca) era algo personal. El diseño existía para él y sólo para él. Porque casi nadie lo veía. Casi nadie lo iba a entender. Era diferente al de la media y había una razón personal. Así, volvemos al tema del principio.

 

¿Por qué empecé hablando de esto?

 

Porque Orión no había notado completamente todas las tintas de Frenger. Fue cuando este último se sentó al pie de la cama, en esa turbia habitación, que con las leves luces pudo reconocer evidentemente cada una de las ilustraciones. Vamos a ser honestos. Nuestro amigo mortífago no era de los más brillantes. Su atención tenía límites, como todos en realidad, y cada vez que se encontraba con Frenger, en lo máximo que podía pensar era en su bienestar… psico-social. Irónico, cuando él tenía igual, o más problemas que él.

 

Pero no. No voy a hacer un ensayo sobre el tema.

 

Ya que podría hablar. En realidad, escribir, sobre cómo fue la perspectiva de Orión ante esa situación. Porque él buscó la marca. Con ojos cansados y poca esperanza.

 

Diablos.

 

Ya que recibió una patada. Soltaba risas irónicas ante los comentarios de él. Pero el dolor, o bueno, el hueco estaba. Puso la mano sobre su vientre. Terminó de beber su whisky.

 

Pero no. Aunque sus ojos estaban abiertos, no miraba.

 

Porque él, recorría de pé a pá, cada uno de los movimientos en su relación. Le estaba hablando, pero no procesaba lo que escuchaba. Era como ese momento en que se ponía a descifrar un texto en runas antiguas, o una de sus predicciones. Vamos a ser honestos (devuelta). Las letras entraban y salían, como una máquina. En realidad, lo estaba escuchando, pero el proceso era inconsciente. Parpadeaba lentamente. Tomaba más whisky. Miraba para abajo. Se fijaba en el portal, que se había abierto, oscuro, sin temperatura.

 

¿Por qué terminé hablando de conciencia?

 

¿Saben que a veces nos abstraemos de la propia conversación? Bueno, eso le pasó a Orión. Parpadeó rápido y un “Claro” salió de su boca, tras tomar con seguridad la mano de Frenger. No puedo evitar conectar esta escena a la famosa Un mundo ideal, de un largometraje animado. Leyó el DEATH. Volvió a la cara del danés. Miró al portal. Su camisa desarreglada. Sus pasos cortos. Su risa ante los chistes. Terminó con un “El perro debe bañarse de vez en cuando”.

 

Parpadeó un par de veces. Obviamente asustado. No ibas al mundo de los muertos todos los días. Y eso de cruzar portales de oscuridad máxima no era algo propiamente suyo. Sintió un frío diferente al que reinaba en el barco. Era pesado. Lo sentía sobre sus hombros, que ejercía la presión suficiente como para modificar su postura. No veía nada. Sus ojos no se acostumbraban a lo que había pasado ese portal.

 

¿A dónde es que lo llevaba Axel?

 

 

@@Axel Rexdemort

Editado por Orión Yaxley

QlJxtuG.png
3wkkc9v.gif

ZREaNtC.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

  • 1 mes más tarde...

— No se que esperaba realmente — masculló Apolo observando el barco con desconfianza.

 

Poniendo los ojos en blanco, se encamino hacia lo que parecía ser la entrada del local de Axel. Lo había encontrado con algo de ayuda, por lo que técnicamente estaba realizando una visita sorpresa. Pero el barco en el que ahora residía Axel estaba lejos de verse acogedor, por mucho que a Apolo le gustase todo lo relacionado con el mar.

 

Y es que el navío tenia toda la pinta de o estar embrujado o de navegar por las noches secuestrando gente. El como se encontraba algo así en el Callejón Diagon era una pregunta que esperaba pudiera resolver, pero por lo pronto con encontrar al Rexdemort le bastaba. Su pelo azul, revuelto por la caminata que había tenido que hacer, ahora estaba mas corto, y se veía mas informal que la ultima vez que se habían visto gracias a la camisa sin mangas que llevaba puesta.

 

En una situación distinta hubiera obviado la entrada principal y habría intentado escalar por las sogas del barco, pero sabia Dios desde hace cuanto tiempo que no las reemplazaban. Así que solo le quedaba moverse por el reducido escaleron que existía para ingresar a la cubierta, y rezar por que arriba no hubiese nada peligroso esperando antes de encontrar a Axel.

 

La parte superior, a pesar de estar a rebozar de cachivaches, se veía mucho mas limpia. Y para Apolo fue una sorpresa agradable y que lo asusto un poco al mismo tiempo (si, sensación rara). Axel era un dejado, que él supiera a lo mas debería barrer por encima y meter el polvo bajo las alfombras. ¿Tanto había cambiado o es que solo estaba asumiendo cosas este ultimo tiempo?

¿Axel, estas en casa? — preguntó alzando la voz, buscando con la mirada el acceso al interior del barco.

Paseo la vista por el lugar girando alrededor del mástil, pero no se atrevió a tocar nada hasta que algo lo sobresalto: Al mirar de reojo una de las cajas había descubierto una espada oxidada de esas antiguas que solo vez en museos. Con algo de culpa y antes de que apareciera quien buscaba, Apolo saco la espada de su guarda y la blandió con algo de dificultad por el peso.

¡Por el poder del Océano! — bromeó levantando la espada en alto.

@@Axel Rexdemort

Editado por Apolo Granger

PB6kIUF.png

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

  • 9 meses más tarde...

¿Cuantas veces habia decidido ir a diagon a recorrer los negocios de los compañeros?, la verdad perdía la cuenta, una de las cosas que hacían que los magos de hoy en dia quedarán en la ruina eran los altos costos y los precios de los estudios mágicos, la verdad no queria recordar la ultima vez que había hecho uno de los libros mágicos... literal quedó en la ruina, ahora salir a distraerse sin pensar en galeones y cuentas era una buena opcion, se habia enterado que allá en el callejon varios compañeros de bando sufrían por los recaudos mensuales, las cuotas de cada mes en alquileres eran exorbitantes y ¿que pasa si tu local esta en decadencia y nadie lo visita?, pues literal te lo cierran..esa gente de verdad a lestat lo detestaban... pero de una cosa estaba seguro, mientras tuviera piernas y disposición ayudaria a todos sus compañeros a que sus locales siguieran en pie, así no conociera para nada de que se trataba el local..como olvidar el dia que fue a parar a un local de ropa interior femenina...pero esa era otra historia...

 

 

lestat llegó temprano, aun los rayos del sol se dispersaron entre las nubes chorreando un poco de color por los distintos locales, la verdad era un dia calido y aunque no hacía calor, se podia disfrutar de una buena caminata, apareció cerca de el caldero chorreante y desde allí comenzó a descender....no sabia donde se encontraba pero estaba seguro que lo encontraria pronto...camino camino hasta llegar ¿A las afueras?, de verdad esta gente ya no puede hacer locales dentro del callejon..entonces lo vio...era un navio inmenso con detalles ¿piratas? o.o...por las barbas de mi abuelo..esto todo el tiempo estaba aqui y jamas me habia dado cuenta...

 

El barco anclado era un local de artefactos en venta, leyó el letrero.. sip.. no había duda era un local de la orden del fenix y mas por el fénix dorado que brillaba en una esquina...

 

¿buenas? ¿Alguien en casa?..El myrddin un poco timido dio unos pasos hacia adelante, la verdad no conocía al dueño, axel era simplemente uno de los compañeros de la orden que quizas habia visto un par de veces en las reuniones pero de ahí a entablar una conversación era simplemente casi nula. Este seria un buen momento para conocerlo mejor...

 

-@@Axel Rexdemort ¿Escuche que necesitabas ayuda con tu local y pues...obviamente ese es mi trabajo...¿Estas?- grito esta vez el myrddin esperando la figura humana que le respondiera ¿Estaria solo?...se pregunto mirando a todas partes.

http://i.imgur.com/99cSgr3.gifhttp://i.imgur.com/Q9IMsKl.gifDC0QuCr.gif



Lqnxk1W.png


17IXMIM.gifhttp://i.imgur.com/ocz5yvA.gifgUf9pEi.gif


Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Iris Apfel

Llevó sus arrugados dedos sobre sus labios completamente rojos, para soltar una enorme bocanada de humo casi purpura, con un movimiento lento y delicado, para seguir observando una revista muggle.

 

-Odio esta nueva tendencia de princesa.- Exclamó subiendo un poco el tono de su voz, mirando con desdén bajo esas enormes gafas la página donde algunas modelos posaban. Iris era una mujer experta en el mundo de la moda, le gustaba gastar sus días criticando las revistas de moda de todo el planeta tierra y ahora que se encontraba de vacaciones en Inglaterra pensó que sería una buena idea visitar a su amigo Axel. – Quisiera quitarle esos zapatos la hacen ver más vieja que yo.- Escupió de nueva cuenta para volver a su cigarro.

 

-¿Por dios mamacita, estas en tus cabales?, VIVIENNE YA ERES UNA ANCIANA DESQUISIADA, NO PUEDE SER, NO PUEDE SER, NOO PUEDE SER!- Sin embargo sus reclamos a la publicación de papel cesaron cuando escucho un ruido extraño. - ¿Sera ese inútil bueno para nada, que me saque de este antro de mala muerte? – Se levantó con extraña facilidad para una mujer de su edad, dejando la revista en la silla donde se encontraba y se dispuso a atravesar la habitación, donde Axel tenía su colección de objetos.- ¿No es el inútil? – Se preguntó en silencio al percatarse que una voz desconocida preguntaba por el joven Rexdemort.

 

La viuda Apfel subió las escaleras hacia la proa del barco, solo en la cabeza de Axel tener un negocio dentro de un barco era una buena idea, y obviamente Iris consideraba esto muy fuera de lugar, aunque podía reconocer que el trabajo de manteamiento del barco y la decoración era exquisita, y más si ella era quien la había patrocinado.

 

Por el pequeño umbral salió una figura muy delgada envuelta en una chaqueta de cachemir negro y el sonido de más de cinco collares de cuentas de diferentes colores y materiales que se balanceaban sobre el cuello de la mujer. – ¿Quién eres? – Preguntó desde lejos acercándose a su ritmo (que al fin de cuentas era una anciana en zapatos de tacón alto) mientras sus ojos recorrían la silueta del joven que había llegado al negocio. - ¿Un amigo del inútil? – Replico una vez que estaba lo bastante cerca para que su cansada vista bajo aquellos enormes marcos rojos distinguieran a un hombre apuesto.

 

@@Lestat Rambaldi

tumblr_pc99s5DebJ1xo09zio2_75sq.png






tumblr_phak5acqf61xo09zio2_r1_400.png

http://i.imgur.com/tZhdsN8.gif G4D5FhY.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Unirse a la conversación

Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

Guest
Responder a esta discusión...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Sólo se permiten 75 emoji.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.

La publicidad es necesaria para mantener esta Comunidad. Procuramos que sea una publicidad no agresiva y de calidad, pero resulta necesaria para ayudar a costear los costes de mantenimiento. Si quieres navegar por nuestro sitio web, por favor, desactiva el bloqueador de anuncios.

Muchas gracias por tu colaboración.

De acuerdo