Jump to content

Publicaciones recomendadas

Había caído en los brazos de mi hijo al salir de la clínica y había perdido el sentido. No entendía lo que había pasado. ¿Por qué había necesitado curarme yo misma y nadie de mi bando lo había hecho? Era algo sobre lo que pensar cuando me sanara. Sentía dolor por dentro, un dolor que iba más allá de las heridas sufridas y de la pérdida de contacto con mi marido. Recordaba todo y realmente me dolía haberme separado de él, por una vez que había conseguido estar a su altura. Pero el dolor iba más allá, la incomprensión de lo sucedido con mis compañeros de bando. ¿Es que realmente no querían que yo reviviera? ¿Querían eliminar así a un Warlock? Todo eso me torturaba mientras mi cuerpo era transportado en brazos hasta que me pusieron en una camilla.

 

-- No, en una camilla no, me moriré de nuevo.

 

Tal vez era normal que sintiera miedo cuando acababa de levantarme de una después de 3 días muerta sin ayuda de nadie. Pero esta vez no era así. Hayame pedía un quirófano y material de farmacia. Mi cuerpo empezó a temblar con convulsiones.

 

-- ¿Quirófano? ¡Loca estoy si tú me operas! ¡Qué busquen a un matasanos mejor que ella, por favor! Y cuidado con las pastillas reabastecedoras de sangre, que aún no nos han servido el nuevo pedido. ¡Dioses, que alguien me quité este dolor que siento! -- pensaba para mis adentros.

 

Abrí un poco los ojos y apenas distinguí a nadie. Intenté mover una mano pero estaba todo el mundo toqueteándome. Dioses, si eran peores que mi marido... Volví a cerrar los ojos y me dio mucho miedo a morirme. ¡Qué cosas! Cinco minutos antes quería seguir muerta a toda costa.

 

-- Matt... No me dejes...

 

¿Lo dije o lo murmuré?

 

Ni idea.

WGnAuqD.png

Icr0JPz.gifKRLtVZp.giftOWLU4S.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Una mueca apareció en el rostro de la chica al ver los gestos que hacía su hermana, todavía mareada por su malestar

Las luces blancas y brillantes de los pasillos de la clínica lo llenaban todo y le hizo ceñas a dos sanadores para que terminaran de guiar la camilla mientras que la vampiro se detenía solo un momento para ver a quienes se quedaban atrás

-Gracias por cuidarla

Dijo la Snape observando a Reena mientras que movía la cabeza a modo de agradecimiento

-Las tendremos informadas de todo lo que suceda, por lo pronto ya se ve bastante delicada y es que su cuerpo estuvo demasiado inactivo vitalmente desde hace demasiados días

Frunció el ceño con algo de molestia, que la hubieran dejado de esa manera tenía cero lógica

Ojalá que...

Resopló

-Pero al menos les puedo decir que va a estar bien- se animó a sonreír levemente para infundir ánimos a la familia que se iba a quedar en el exterior del quirófano a la espera de la recuperación de la mujer de cabellos violetas- tenemos la mejor tecnología frutal en este hospital y estamos acostumbrados a trabajar con muy poco

Se sentía muy orgullosa, desde tiempos inmemoriales ese tipo de curaciones se llevaban a cabo entre los que trabajaban con ella

-Ahora tengo que ir a encargarme personalmente de lo que suceda, pero espero que podamos terminar pronto

Añadió y levantó su pulgar para dar ánimos antes de darse la vuelta y comenzar a correr para alcanzar a la camilla

-Haz fuerza Sagitas!... mañana despertarás MUY bien, vas a ver!

B9rYupA.png



http://i.imgur.com/7WhajUW.gif


Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Había sujetado a Sagitas por puros reflejos. Contemplar su cuerpo tambaleante fue chocante. Cierto, qeu la había visto herida otras veces, cierto que no era algo qeu me afectara tanto como el hecho de verla, recién revivida y volviendo a morir porque sangraba una vez más.

 

Asi qeu la aferré, y con su cabeza apoyada contra mi pecho, aquel grupo familiar compuesto por Hayame, la tía recién conocida, Reena y Xell, acabamos llegando hasta Santos Mangos, con Sagitas inconsciente y sangrando. Las gotas rojas mancharon todo el camino de la recepción, hasta que uno de los enfermeros trajo una camilla donde, con cierta reticencia, tumbé a Sagitas. Tenía la parte izquierda del cuerpo dormida a causa del fantasmal frío de Jack. El fantasma no se separaba del lado de Sagitas, y por tanto, de mi.

 

Lancé una mirada de soslayo a Reena y Xell, que parecían quedarse a esperar. Pero Sagitas había murmurado algo mientras intentaba agarrarme, y entendí qeu tenía que estar con ella.

 

Asi que caminé con paso ligero junto a la camilla, hacia el quirófano que habían preparado para Sagitas. Me sentía algo inútil, ya que no tenía conocimientos de sanación. Podía curar heridas básicas, pero alli tenía la sensación de ser más estorbo qeu otra cosa. Asi que apreté la mano de Sagitas.

 

 

- Niña...estamos aqui....aguanta. Sigue con vida. - susurraba Jack a su oido, agarrando su otra mano. No lo veía en ese momento, ya qeu el fantasma prefería no ser visible para que las enfermeras no comenzaran a asustarse o murmurar. Pero lo sentía, y sabía que estaba tan preocupado como triste.

M4xQXhr.jpg

XaIHB03.gif.8d9da3f22cdcf76478ba8b5e63d5666a.gif KhGckEc.gif.6e9b2b71e2797bafac6806b66df1d1b0.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

La pelirroja continuaba avanzando a su manera al lado de su hermana hasta que pudo ver el ingreso al quirófano y a un pequeño grupo de sanadores que ya les esperaban con los tapabocas puestos y las batas de cirugía encima del cuerpo; las enfermeras que ayudarían en el procedimiento se adelantaron para recibir la camilla de los primeros magos y brujas que habían llevado a la mujer y entonces, la arrastraron al interior.

-Matt, vienes conmigo

Ordenó la bruja pelirroja con un timbre autoritario, no podían perder tiempo y el chico debía de ser esterilizado en cuanto fuera posible para llegar hasta su hermana

Un grupo de enfermeras empezó a quitarles algunas prendas de ropa y llevaron a Matt a un lado para rociarle con líquidos

-Matt, ven

Dijo la Snape viéndole de reojo y le guió hasta donde había unos lavabos de metal con unas llaves de agua alargadas y un jabón extraño que salia mágicamente

-Vas a hacer exactamente lo que yo, de acuerdo?

Le dijo viéndolo a los ojos para luego, pasar las manos y los brazos hasta el codo por debajo de la máquina expendedora de jabón que la roció de espuma que tenía un aroma muy intenso

-A lavarnos... tallate como yo, 40 segundos y entonces con el codo abres la llave de agua y te enjuagas sin tocar nada, incluso no cierres la llave que ya lo hará otra enfermera... pero imita mis movimientos- decía conforme comenzaba a tallarse los brazos, los dedos y por debajo de las uñas con un cepillito especial que tenían cerca

B9rYupA.png



http://i.imgur.com/7WhajUW.gif


Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

La puerta de acceso a la zona de los quirófanos de urgencia se cerró delante de nosotras tres, dejándonos solas. Allá quedaban las palabras de la tía pidiendo ayuda y la de Matt que quería estar con su madre. Sonreí con delicadeza a la tía Haya cuando dio las gracias a mami por cuidar a su hermana Ash. La tía rubita, como yo, permanecía callada, seguro que muy afectada por lo que había sucedido.

 

-Vamos, nos informarán de todo, dejemos que hagan lo que tengan que hacer.

 

Silencio.

 

- La salvarán. Estamos en la mejor clínica de todo Londres. Eso ha dicho. Yo he estado muchas veces aqui - Miré a Reena de reojo, no estaba segura de las veces que había entrado en aquel centro para curarme heridas sin que ella lo supiera. - Hace tiempo de eso, mami - la tranquilicé.

 

Noté que un espíritu preocupado cruzaba por delante de nosotras. No lo ví pero su esencia era clara: el tío Jack estaba con su mujer y ningún quirófano iba a frenar eso. Seguro que Reena también lo había notado.

 

- ¿Conoces la historia de los tías Sagis y Jack? - pregunté a Ash. Necesitábamos matar el tiempo de alguna manera pues prometía pasar mucho hasta que nos dieran noticias.

AebdpFW.png?1

7sfPjxW.gif idFgtQA.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

La tía me llamó. Alli, Hayame parecía pez en el agua, estaba en su salsa, ella mandaba y los demás, obedecían. La seguí, soltando la mano de Sagitas, pero sabiendo qeu Jack seguiría con ella, agarrándole la mano y susurrándole cosas al oido, palabras tal vez de ánimo, o vete a saber que, para mantenerla con nosotros.

 

En cuanto pasé a la sala anexa con Hayame, unas enfermeras comenzaron a quitarnos la ropa, lo cual hizo qeu me pusiera colorado, aunqeu entendí qeu debíamos ponernos otro tipo de ropa. Me tendieron un uniforme de color azul claro qeu me puse, mientras escuchaba su explicación sobre como lavarnos las manos, y además, nos rociaban con alguna clase de spray.

 

Al ver mi ropa, noté que estaba cubierta de la sangre qeu Sagitas había ido perdiendo por el camino. Eso me hizo sentir mal, pero comencé a lavarme las manos, frotando con un cepillo como hacía la tía. Tenía que esterilizar las manos para no comprometer a Sagitas.

 

Cuando acabamos con la tarea de limpieza, abrií la puerta con el codo, y ambos nos adentramos de nuevo en esa sala de quirófano, donde ahora, Sagitas estaba preparada para la intervención.

 

"Y ahora que?" me pregunté.

M4xQXhr.jpg

XaIHB03.gif.8d9da3f22cdcf76478ba8b5e63d5666a.gif KhGckEc.gif.6e9b2b71e2797bafac6806b66df1d1b0.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

La jovencita miraba con los ojos llorosos y muy preocupados a la chica que le hablaba y que le habían presentado como familia pero no quería llorar porque entonces solo preocuparí a los demás pero si se sentía muy nerviosa sobre todo porque su mala hermana le había ordenado que se quedara atrás.

Y otra miembro de la familia había sido cuidadosa con ella y la había agarrado para que hiciera caso pero de todas maneras le revolvía el estómago pensar que había una persona herida y que ella no podía hacer nada en absoluto para ayudar a nadie.

-No, no conozco la historia de ellos.

Admitió a la bonita chica que recordaba que Sagitas le había dicho en una de las mansiones que se llamaba Xell, si, era Xell Vladimir y ahora se acordaba que ese apellido lo había llevado antes la hechicer vampiro pelirroja.

-No sabía que era posible que uno se pudiera casar con un fatasma y Sagitas quería quedarse con su gran amor en forma de fantasma así que no entiendo como revivió si ella no quería.

Se talló los ojos con tristeza porque no se imaginaba estar apartada de sus seres amados.


719Nt58.gif
http://i.imgur.com/7WhajUW.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Algo sentía roto por dentro. Supongo que es algo normal cuando estás herida de gravedad y sabes que podrías llevar días viva y, sin embargo, yaces en una camilla muriéndote por falta de ayuda. No culpaba a mis familiares. Al contrario; si seguía viva en aquel instante era porque ellos me habían ayudado a volver a este mundo y desear continuar en él a pesar de que sabía lo que me perdía.

 

Pero había un sentimiento extraño de derrota que me impedía avanzar. No sólo era el hecho de que me daban vueltas, me tocaban, me ponían cacharros de goma, pitidos por todas partes, luces, sonidos extraños... Eso descoloca a cualquiera. Era algo anímico, el sentir que una idea firme que siempre había tenido y creído en ella, se había roto en mil pedazos. Era miembro de la Orden y la imagen del fénix en la que siempre me había amparado había estallado en fragmentos tan pequeños y tan hirientes que apenas quedaba algo a lo que aferrarme. Sí que lo había, por supuesto, pero no a lo que había esperado y me había fallado.

 

La voz de Haya diciéndome que hiciera fuerza, que iba a salvarme.

 

La presión de la mano de mi hijo quien estaba a mi lado a pesar que nunca le hubiera hecho entrar en la clínica por propio albedrío.

 

La voz de Jack, preocupada, diciéndome que aguantara, sabiendo que cada paso que hacían por salvarnos hacía más imposible aquella escena de amor que habíamos concertado en el CCU, de fantasmas.

 

Valía la pena volver por la familia. Pero...

 

Algo la dormía. Esperaba que fuera lo que te ponen para las operaciones y no que realmente, todo aquello por lo que había pasado no había merecido la pena. Creo que me dormí. No estoy segura aunque debió ser porque...

 

Un granito de luz roja como el fuego, más pequeño que un punto de arena en una mesa vacía, lucía en mi mano. Caminaba desnuda por un pasillo sin fin y con la mirada perdida. Ni siquiera sé como llegué a verlo. Mantuve la mano quieta y completamente abierta en un gesto de desaprobación. Por un momento, pudo ser una mota de algún bicho desagradable y pensé en tirarlo al suelo y pisotearlo, de rabia y de miedo a... eso.

Pero no. Dejé la mano quieta y lo observé, buen rato... Iba creciendo, a un ritmo muy lento. Parecía un grano. Parecía una semilla. Parecía...

-- ¡Una cría de ave fénix aún dentro de su huevo...!

Sonreí y relajé la mano para que fuera un cobijo y no una arma arrojadiza. Sabía lo que era: era mi espíritu de la Orden del Fénix que había sucumbido ante lo sucedido. Pero ahí estaba, débil y creciendo, de nuevo, para adquirir una nueva forma. Y entendí que yo siempre sería fiel, leal, a la esencia de la Orden del Fénix y que siempre lucharía a su lado, a pesar de los pesares, porque la esencia era buena aunque se cubriera después de falsos oropeles y plumas de ganso que engalanaran pero que no servían más que de adorno visual. La esencia del sentimiento de la Orden era lo que valía y sí, yo siempre fue y sería una orgullosa miembro amante del bando, una fenixiana del corazón. Sonreí a mi cría de fénix y la acerqué a mi corazón, sintiendo como entraba dentro y crecía de nuevo.

 

Grité, estaba en el quirófano y no quería morirme. Pero ¿grité o estaba dormida?

WGnAuqD.png

Icr0JPz.gifKRLtVZp.giftOWLU4S.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

No estaba segura de ser la que mas tranquila permanecía de las tres, pero en mi interior sentía una calma extraña. Tenía la mirada puesta en un punto imaginario de la pared de enfrente y mi cabeza estaba analizando la situación en la que me encontraba.

 

Sagitas había vuelto a su cuerpo y ahora estaban aplicándole la sanación a ese cuerpo. Pero lo que me preocupaba mas, era el hecho de que mi subconsciente o la unión religiosa o simplemente la sangre que compartíamos, me hubiera advertido del peligro de mi querida tía.

 

No parecía haber una explicación sencilla que simplemente excluyera al resto, por lo que aparté esas divagaciones de mi mente y volví al presente, donde una parte de la familia esperaba noticias y la otra intentaba un milagro.

 

-Oh! Ash, ¿por qué no iban a poder casarse? ¿No sabes que hasta los muggles se casan consigo mismos y con objetos?

 

Me di cuenta de que ahí había hablado la influencia muggilizada de mi tía, ya que por mi misma evitaba todo contancto con ellos.

 

-Un fantasma tiene capacidad de elección, en cierto modo y este más porque en vez de estar ligado a un lugar como todos, está ligado a Sagitas. El poder del amor.

 

Le sonreí un poco para que no tuviera una mala impresión mía, no estaba en ambiente como para malentendidos. Lo importante era que la pelivioleta se recuperase y por gesto mecánico, cerré los ojos y levanté una plegaria muda por mi tía. El tejo milenario me haría el favor de salvar a mi tía si la magia convencional se quedaba corta.

 

El grito que me hizo abrir los ojos fue desgarrador. Provenía de puertas a dentro, pero como no podíamos pasar, no podíamos saber si se trataba de alguno de nosotros u otro paciente. La espera iba a ser larga.

Sacerdotisa·Madre·Compañera


http://oi63.tinypic.com/9qy628.jpg


Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

El grito no lo había esperado

Ya hacía un rato que habían terminado de hacer los arreglos y las enfermeras habían ayudado a que terminara de vestirse su sobrino, tenía tanta prisa que casi se metía con la ropa que él mismo se había puesto y las sanadoras corrieron a detenerlo antes de que pudiera ingresar al quirófano

-Que tenemos que ponerle nosotras las ropas, no las debe de tocar usted!!- le habían dicho con alarma para luego, regresarlo a la habitación aunque Hayame no sabía si se había dejado o no o si les había discutido algo

Lo único que sabía es que ahora el chico estaba ahí y que estaba al lado de su madre

Y eso era lo importante

-Vamos a comenzar con esto- había dicho al resto de sanadores y medimagos que estaban con ella, escuchándose su voz algo ahogada por el tapabocas pero entonces su hermana había dejado salir ese grito y de inmediato las enfermeras comenzaron a buscar la causa

La propia vampiro se había inclinado sobre Sagitas, pasando la varita por encima para analizarla y entonces, dejó salir un suspiro

-Esta bien, es el miedo

Suspiró y otro de los medimagos la sostuvo para aplicarle un nuevo hechizo para dormirla y anestesiarla

-Terminen de sedarla y hay que proceder. Trajeron las unidades de sangre? si? bien, hagan el conteo a la falta y apúntenlo en la bitácora, haganlo lento en lo que curamos y cerramos heridas para que no se pierda durante la reposición completa, de todas maneras, hagan un paso de suero

Iba diciendo mientras que acomodaban la tela azul por encima de las zonas necesarias y entonces, empezaban a curar el cuerpo por regiones

Todos hechizos reconocibles, así que había que hacer algunas de las curaciones con magia más que con instrumental

Sonrió

"Y por eso me siento orgullosa, nunca se nos ocurriría no defender a alguien de la familia sin importar que tengamos que lanzarnos en solitario de cabeza. Nos apoyen nuestros supuestos equipos o no, que de apoyo nomás en los panfletos"

Se rió para sus adentros y discretamente, le apretó la otra mano a su hermana

"Estarás bien Sagitas. Nunca te has dejado caer y esta no será la excepción" añadió en su mente antes de seguir las curaciones

Serían unas horas muy largas

B9rYupA.png



http://i.imgur.com/7WhajUW.gif


Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Unirse a la conversación

Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

Guest
Responder a esta discusión...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Sólo se permiten 75 emoji.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.