Jump to content

El Parque de las Lamentaciones y Circ dels Joglars (MM B: 102350)


Publicaciones recomendadas

En los rediles

La miré con atención y como era de esperarse no había cambiado mucho y una media sonrisa escapó de mi rostro al verle amarrar la varita al cabello, si, era la misma que recordaba pero a la vez se le miraba más madura. Afuera el ajetreo no paraba pero a ella parecía no importarle, su pregunta no me pilló desprevenido pero si revolvió algunos viejos recuerdos de mis andanzas lejos del circo.

-La vida, pues no me puedo quejar, muchos viajes, mucho whisky de fuego y una que otra decepción. Sonreí de medio lado mientras acariciaba las cabezas de mis hipogrifos y la miraba acercarse con demasiada cautela y su pregunta me sacó de balance.

-¿Llevarlos conmigo? Aquí son felices y si, han hecho un gran trabajo con ellos y no podían estar en un mejor lugar, aunque no niego que les hecho de menos y me hacen falta pero mi estilo de vida no me dejaría tenerlos a mi lado.

@ Sagitas Potter Blue me miraba y sabía que algo más sucedía en el lugar y que mi presencia era algo bastante inesperado. Sentí el cabezazo de Selaris pidiendo mayor atención, había dejado de acariciarles.

 

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

En los rediles:

Sí, la situación eran de esas extremas que el Ministerio suele marcar como de especial alarma, sobre todo si podían haber salido de la zona de protección y entrar en el pueblo. Son algo exagerados... Sonreí con el pensamiento y terminé por acercarme a Solaris, quien le acababa de pedir atención a su dueño.

-- ¿Sólo alguna que otra decepción, @ -zacek- ? Pues entonces es que has sido afortunado... 

Suspiré un poco mientras, a lo lejos, se sentía una sirena. Estos elfos... Con ese ruido conseguirían que se alejaran más del Circo, en vez de volver a nosotros. Debería ayudarles... Por lo contrario, señalé con la mano la antigua roulotte que hacía de comedor para todos. En realidad sólo era la fachada pues se accedía con ella a una carpa enorme de cafetería, con sillas, mesas e incluso una sala de descanso con sofás y mesas de juegos y mil cosas que se le ocurrían a mis empleados. Sólo que, desde fuera, no parecía lo grande que era.

-- ¿Te apetece un café, o tal vez otro whisky de fuego? Podemos contarnos mil cosas de todos estos años. Yo no recuerdo si sabías de mi marido y de mis hijos cuando te fuiste, ni mil detalles más que no sé si conoces... -- Como quitándole importancia, caminando hacia la cafetería, le solté: -- ¿Sabías que soy la nueva Ministra de Inglaterra?

Me giré sólo para ver su reacción y, después, volví a reanudar el camino. Yo necesitaba un café bien cargadito. El día empezaba movido.

WGnAuqD.png

Icr0JPz.gifKRLtVZp.giftOWLU4S.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

En lo rediles

El circo estaba agitado más de lo que recordaba y el escuchar a lo lejos aquella sirena me puso algo inquieto porque sólo significaba que algo mayor estaba ocurriendo pero ella parecía despreocupada así que no le di mayor importancia y esperaba que aquel enano gruñón hiciera las cosas bien. Al escuchar su propuesta me sacó de balance, no pensaba hacer de mi visita algo duradero pero siendo honesto, no es que tuviera algún lugar al cual llegar.

-Creo que es muy temprano para tomar café, así que te tomo la palabra del whisky de fuego...

Empezaba a caminar tras de ella cuando escuché lo que me decía y la noticia tardó en ser procesada por mi cerebro y trastabillé

- @ Sagitas Potter Blue ministra de Inglaterra, vaya que el mundo mágico se encuentra desesperado, ¡¿Dónde quedó aquella chica que le temía a Van Helsing?!

Editado por -zacek-

 

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

  • 3 semanas más tarde...

La risa inundó aquella cafetería, vacía en aquellos momentos. Me tomé un buen sorbo de café caliente, muy azucarado, y sonreí con cierta melancolía.

-- Ay, añoro aquella mujercita que temía a todos y a todo, pero que no dudaba en tirarse de cabeza a cualquier aventura. Phanser fue un buen director y me enseñó muchas cosas.

En el exterior, varios gritos anunciaron que habían avistado algunas de las bestias desaparecidas. Me sentí algo triste, ahora que él había venido, yo tenía que ocuparme de una emergencia.

-- Tenemos varias criaturas salvajes sueltas por el Parque de las Lamentaciones. A pesar de su nombre, no me gustaría perder a ningún animal o ser humano lo suficientemente tonto como para ponerse delante de ellas. Tengo trabajo.

Me levanté y le tendí la mano, sabiendo que tal vez fuera la última vez que le veía en mucho tiempo. Era nuestro destino, él venía, estaba un rato con sus hipogrifos y volvía a desaparecer.

-- Bien, eres bienvenido a cualquier parte del circo y del parque, aunque tal vez me esperaría un rato en salir, al menos hasta que encontremos la Serpiente cornuda. A los basiliscos les tengo calados, seguro que quieren hacer travesuras y poner huevos. Pero la serpiente cornuda es una mala bestia, siempre pienso que debiera ponerle mucho más seguridad a su alrededor.

Me alejé tras apurar el final del café y me dirigí a la puerta. Desde allá, le grité.

-- Por cierto, me casé. Tengo un marido fantasma que seguro que te estará echando un ojo. Le quiero mucho, para toda la eternidad, espero.

Me reí de nuevo y salí, tenía que incorporarme a la búsqueda de los animales desaparecidos.

WGnAuqD.png

Icr0JPz.gifKRLtVZp.giftOWLU4S.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Le miraba atento y me daba cuenta de todo lo que la bruja de cabellos multicolor había crecido durante su estadía en el circo y un dejo de melancolía me hizo hacer una media sonrisa. El barullo normal del circo nos hizo volver a la realidad y, por su expresión, me di cuenta que el breve reencuentro había terminado

-Bueno, será que en este circo nunca habrá paz alguna.

Le sonreí y la miré alejarse mientras paseaba mi copa entre mis dedos y la alzaba al escuchar que se había casado deseando lo mejor para la nueva pareja.

Encaminé mis pasos de vuelta a los corrales mientras elfos y duendes iban y venían gritando cosas sin sentido y a mi memoria venían todas las aventuras vividas en el circo. Stelaris y Aquarius parecían ansiosos de mi vuelta y aproveché para seguir alimentándolos y jugando con ellos mientras pensaba qué sería de mi vida a partir de abandonar aquel lugar.

 

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Un par de elfos pasaron corriendo, sujetándose las orejas con las que se tapaban medio los ojos, como si no quisieran mirar algo, con lo que tropezaban con casi todo. Intenté pararles para preguntarles y uno de ellos me llevó por delante. Rodó un par de vueltas y se quedó encogido, con los ojos apretados y murmurando algo así como "yo no, a mí no, no me comas..."

Me reí. De acuerdo que no puedo burlarme del miedo del pobre elfo, pero sí, me reí al verle en aquella postura.

-- ¡Eh, qué yo no como elfos! ¿De qué huis? ¿De los basiliscos? -- Tenía que ser eso, si no querían mirar contra quién había tropezado. -- Anda, levántate. Refugiaron en algún sitio seguro, en la cafetería o en la enfermería. Allá, los animales no pueden entrar, así que no os pasará nada.

Miré hacia el lugar de donde venían los elfos. De los rediles. ¿Era posible que los basiliscos, domados, hubieran preferido volver a la tranquilidad de su zona de confort? Oteé el cielo oscuro, nadie había disparado señales de que los habían encontrado. Di media vuelta y me dirigí hacia allá, con cuidado, con la varita alzada por si tenía que avisar yo de que los había encontrado.

Entré con cuidado en los rediles, a partir de aquella línea, empezaba la nueva reserva mágica que había creado para mis animales, con las zonas separadas para que no se hicieran daño entre ellos, sobre todo de los animales fieros que se odiaban entre sí. Noté la voz suave de Zacek, quien hablaba con sus dos hipogrifos, seguramente. Le saludé y dejé la mano en alto, quieta. A su espalda, una sombra zigzagueante y amenazadora, se acercaba a ellos. Tragué saliva. No podía soltar chispas de aviso o el basilisco, mejor dicho, la basilisco, pues enseguida reconocía que era Dora, podría asustarse y tirarse sobre los animales y mi amigo. Era muy rápida cuando quería.

-- @ -zacek- , con precaución, gírate unos 30 grados hacia tu derecha para dejarlo a tu espalda y, si puedes, cúbrete los ojos. Tienes a mi nena por detrás, parece enfadada, no sé qué le pasa.

Era cierto, la Basilisca estaba hecha una idem, no recordaba que le pasara nada la última vez que le pasé la revisión.

 

OFF: tienes 16G tuyos que puedes reclamar aquí, https://www.harrylatino.org/forums/topic/115592-cambio-de-puntos-pendientes-por-galeones/ No son muchos, pero son tuyos.

 

WGnAuqD.png

Icr0JPz.gifKRLtVZp.giftOWLU4S.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Unirse a la conversación

Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

Guest
Responder a esta discusión...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Sólo se permiten 75 emoji.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.