Jump to content

Publicaciones recomendadas

Vaya, al parecer me había pasado con el comentario. Pero a mí favor tenía que decir que Sagitas casi siempre empezaba las broncas, vale que yo también pero ésta vez me dejé llevar por la ira.

 

- y entonces ¿porqué apenas lo veo? - pregunté a Matt en cuánto salió en defensa de su padre. La verdad, es que no lo entendía.

 

- No comprendo qué es lo que puede haber en el otro lado más interesante que cuidar de su propia familia...

 

Vaya y ahora Sagitas empezó a llorar. La verdad es que me dio pena. En esos momentos, en parte, comprendía cómo a veces se podía sentir sóla por el simple hecho de que arremetía contra todos cuando se trataba de sus hijos. Era lo que los muggles llamaba el "nido del síndrome vacío".

 

- Tranquilo Matt, no pienso tocar ese libro. No me interesa - me encogí de hombros...

 

- Tranquila Sagitas - susurré- yo no quería... pero - no sabía cómo decir las palabras, sobre todo para que no llorara más.

 

- Lo siento - murmuré... Ahora sí que claudiqué. Me crucé de brazos y no volví a decir más nada.

JLRMGrb_zpszf0fulty.jpg


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
  • 2 semanas más tarde...
  • Respuestas 163
  • Created
  • Last Reply

Top Posters In This Topic

Top Posters In This Topic

Popular Posts

- Eh! es una bonita historia, pero no se si sabes que yo también soy tu hijo y a diferencia de Ithilion entiendo bastante bien de lo que estáis hablando....y la verdad, no me gusta imaginar....ciertas

Alcé la ceja, viendo como pasaba la mano por los dibujos, leyendo y releyendo las palabras de Jack. Me explicó que a lo que Jack se refería eran precisamente las cosas que una sacerdotisa hacía. Ella

¿Cuánto tiempo estuve allá arriba en el desván, buscando comida? Supongo que mucho tiempo, porque me senté un momento encima de la cama para calmarme. Matt había preguntado al niñito que le demostrara

Sagitas se habái qeudado bien tocada con el comentario de heliké. Abrazó el libro contra ella, como si aquello la consolase, pues en realidad era lo único qeu ahora mismo tenía de Jack. Heliké no había calculado los daños de lo qeu decía.

 

Y eso qeu habían comenzado como con todas las peleas qeu solían iniciar entre ellas.

 

Apreté el hombro de Sagitas para qeu se tranquilizara un poco. Al final el fantasma acabaría volviendo, estaba seguro.

 

- Jack no está al otro lado. En realidad...Fuimos a buscar su cuerpo. Amenazaban a la familia y acabamos encontrándolo. Nosotros regresamos pero él aun busca la forma de regresar con él. Pero estoy seguro de que estará de vuelta muy pronto.

 

Y eso qeu nos llevábamos mal entre nosotros.

 

Heliké acabó claudicando en aquella pelea. Dolía verlas a las dos asi, tan echas polvo.

 

- Va, necesitamos animarnos un poco. Que te trae por aqui Heli? necesitas ayuda con algo o solo estás de visita?

M4xQXhr.jpg

XaIHB03.gif.8d9da3f22cdcf76478ba8b5e63d5666a.gif KhGckEc.gif.6e9b2b71e2797bafac6806b66df1d1b0.gif

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

¿Pero es que esta chica no podía permanecer callada sin estropearlo más? Ahora soltaba que no lo veía y que si habría algo por el otro mundo que fuera más apetecible que yo. Aquello me hizo rabiar mucho y como estaba llorando, lloré de nuevo, pero ahora apretando la mandíbula; me dieron ganas de pegarle una bofetada. ¡La odiaba, la odiaba!

 

Apreté con más fuerza el libro contra mi pecho y me pasé la otra mano por la nariz, limpiándola con el dorso de la misma.

 

-- Os dejo, hablar de lo que queráis, pues es tu novia. Yo me voy a mi cuarto, a leer un poco las palabras de mi marido y a echarle de menos.

 

Di media vuelta y abrí la puerta de los jardines, la que llevaba hacia la mansión Potter Black. Había bruma, mucha bruma, tanta bruma que parecía una nube gris de humo. En el centro, varios puntos de luz roja, como ojos que oteaban por en medio como si buscaran víctimas. Además, un susurro de " muere, muere, muere..." apoyaba esa sensación de peligro.

 

Cerré la puerta de golpe y me apoyé en ella, con los ojos desorbitados.

 

-- Mejor lo leo en el desván, después de cerrar a cal y canto puertas y ventanas.

 

Y corrí escaleras arriba a proteger la parte alta para que no entrara aquello, fuera lo que fuera. Hoy no tenía ganas de enfrentarme a cosas extrañas.

WGnAuqD.png

Icr0JPz.gifKRLtVZp.giftOWLU4S.gif

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

La prima Heliké dijo que había venido en son de paz y arrugué la nariz. No era así como se ponía paz, acusando. Sus palabras fueron tan duras con la tía que yo misma me asusté. Vi a la Tía Sagis muy débil en aquel momento. La acusación le había dado tan fuerte que su reacción fue de incrédula primero y después se puso a llorar.

 

- ¡Tía, por la Diosa Gea, no llores! – me quise acerar a ella, pero hasta yo misma estaba aturdida con las palabras de Helike y las lágrimas de la tía. - No quiso decir eso, estoy segura.

 

No, no lo estaba. Helike sabía dar donde dolía. Sagis me dio mucha lástima, defendiendo a su marido y diciendo que no la había abandonado. Hasta conmovió a la prima, quien pidió disculpas. Pero conocía a la tía, no se las iba a permitir. Se iba, a pesar que el primo intentaba volver a la normalidad e iniciar un tema de conversación.

 

- No le dejes irse, Matt.

 

Nos sorprendió a todos volviendo a entrar. Desde mi posición noté que había tormenta allá fuera, o era de noche, porque el cielo estaba gris.

 

- ¿Tía?

 

Algo iba mal pero… no sabía bien lo que era.

 

- ¿Tía? ¿Por qué cierras puertas y ventanas? ¿Pasa algo ahí fuera?

AebdpFW.png?1

7sfPjxW.gif idFgtQA.gif

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Contesté a Xell desde arriba, ya en el desván, asomando la cabeza.

 

-- No sé... Esa bruma de ahí fuera parece... parece poco normal. Yo voy a cerrar todo por aquí arriba y os aconsejo que hagáis lo mismo allá abajo. Poner toallas o ropa o cualquier tipo de aislante por cualquier fisura por la que pueda penetrar: puertas, ventanas, hueco de extracción de humos...

 

Ni que megas fuera una taberna o una discoteca, pero ello me entenderían, estaba segura.

 

-- La última vez que vi una niebla así fue en la Taberna y no fue nada agradable. Odio que pasen estas cosas pero... ¿Es que hay un equinoccio cerca? Me he dado cuenta que cuando sucede esto suele acercarse fechas astrológicas de este tipo.

 

¿Se decía así, fechas astrológicas? Bueno, ellos me entendían, yo estaba muy nerviosa para buscar la palabra adecuada.

 

-- ¿Alguien sabe donde está Ithilion? -- sabía que estaba a salvo. Los elfos no dejarían que le pasara nada de nada. Aún así, no podía dejar de preocuparme. -- Si me hicieron caso, los elfos deben de haber dejado suficiente comida y agua para poder sobrevivir un par de días. Lo mandé la última vez, por si se repetía.

 

Dejé el libro en la estantería del desván, encima de la cama plegable, y procedí al cierre de todas las ventanas para evitar que aquella niebla rara invadiera el local, como la última vez.

WGnAuqD.png

Icr0JPz.gifKRLtVZp.giftOWLU4S.gif

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
  • 2 semanas más tarde...

Ofendida, dolida por haber escuchado como Heliké se metía con ella y su relación con Jack, Sagitas había decidido qeu lo mejor era marcharse con el libro del fantasma para poder leerlo fuera, aunque sin tiempo para salir a detenerla o a que la puerta se cerrara, regresó poniendo la excusa de qeu prefería leer encerrada a cal y canto en el desván.

 

Fruncí el ceño, todo aquello me parecía rarísimo...y más aun cuando nos advirtió a Heliké y a mi qeu tapáramos cualquier rendija del piso inferior.

 

- Lo mejor es usar la sal! es una barrera de protección básica. - dije en voz alta para que me escucharan.

 

- Ithilion sigue fuera, jugando con Fenrir. - me volví hacia Heliké. - Ayúdalas con la sal, yo voy a por ellos.

 

las dejé alli dentro, mientras yo salía a los jardines, bajo el cielo cada vez más gris, oscuro...sentí una opresión instantánea en el pecho, además de un fuerte dolor de cabeza provocado por una repentina sensación de odio. Alguien iba a morir. Alguien debía morir.

 

- Fenrir! It![7i] - llamé en voz alta. Lo mejor era ponerse a cubierto cuanto antes.

M4xQXhr.jpg

XaIHB03.gif.8d9da3f22cdcf76478ba8b5e63d5666a.gif KhGckEc.gif.6e9b2b71e2797bafac6806b66df1d1b0.gif

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
  • 3 semanas más tarde...

¿Qué la bruma no era normal? No entendía nada pero si la tía aconseja que cerremos todo, eso es lo que había que hacer, ¡y lo más deprisa posible!

 

Cerré todas las rendijas con miedo pues parecía que entraba algo de niebla a través de las rendijas más insospechadas. Por donde veía pasar un poco de aire. allá corría y ponía un trapo grueso que lo tapara. Pronto me quedé sin toallas ni gamuzas.

 

- ¿La niebla de la Taberna? ¿Aquella?

 

Yo la había vivido y había sido terrible.

 

- ¿Por qué ha de ser la misma? No me asustes, tía. Primo, corre, cierra todo. Claro que tenemos cerca el equinoccio de verano. Ya... Creo que en un par de días. ¿Eso es malo?

 

Matt sugería sal. Conocía su poder, así que le ayudé también a cerrar las puertas y ventanas con una línea de sal.

 

- ¿Pero tú vas a salir fuera? ¡Matt! Es peligroso.

 

Pero era para buscar a Fenrir y a Ithilion.

 

- Vale, sal y yo bloqueo de nuevo la puerta. Pero no tardes en volver....

AebdpFW.png?1

7sfPjxW.gif idFgtQA.gif

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

- No te preocupes Xellita...no quiero quedarme demasiado tiempo con ellos fuera. - dije antes de salir corriendo por la puerta.

 

Detrás de mi el golpetazo de la puerta. Tendrían qeu abrir para qeu pudiéramos pasar, o al menos dejar entrar a los niños.

 

De pronto parecía que era de noche, con aquella niebla espesa haciéndose con todo el jardín poco a poco. Oía el gruñido de Fenrir, aullaba y gruñía con el pelo erizado justo delante de Ithilion.

 

- Fenrir! llévalo dentro! - ordené al lobo.

 

El animal no tardó en girarse. Mordió el cuello de la camiseta del pequeño, cual cachorro lo levantó y comenzó a correr para ponerle a salvo. Murmuré un par de hechizos protectores antesd e salir corriendo tras ellos. Me costaba respirar, notaba una fuerte presión en el pecho e incluso salía vaho cuando respiraba.

 

- Abrid! dejadles pasar! - les grité, mientras sentía un extraño golpe en la espalda, a la altura del omóplato izquierdo, a pesar de que eso no me detuvo.

M4xQXhr.jpg

XaIHB03.gif.8d9da3f22cdcf76478ba8b5e63d5666a.gif KhGckEc.gif.6e9b2b71e2797bafac6806b66df1d1b0.gif

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

De un momento a otro las cosas parecían complicarse. No entendía nada. Pero Sagitas se había largado al piso superior para seguir leyendo el libro del fantasma. Me revolvía inquieta, la verdad es que a veces me pasaba con ciertos comentarios pero es que... ¡ya estaba cansada! Aunque yo muchas veces era cierto que la provocaba... pero también era cierto que, también me gustaba picarla...

 

- ¿Cerrar? - pregunté confusa. Había visto como Sagitas había entrado de nuevo y nos había mandado cerrar puertas y ventanas. La verdad es que mi pregunta era tonta.

 

- La verdad es que no tengo ni idea -respondí a la prima Xell. Me levanté y me dirigí hacia a una de las ventanas. Parecía que de repente había mucha niebla...

 

- Qué raro - susurré.

 

Escuchábamos a Sagitas desde el piso de arriba, decía algo de astrológico... No lo sabía pero recordaba lo sucedido en la Taberna, lo recordaba bastante bien y no me había gustado en absoluto.

 

- Está bien - asentí con la cabeza al oír la sugerencia de Matt. Sí, la última vez había funcionado bastante bien y no había entrado esa niebla...

 

No había sopesado las palabras de Xell...

 

- ¡Matt! - grité yo- ¡ten cuidado cariño, recoge al crío y a Fenrir y vente pronto! - le pedí yo.

 

Abría la puerta urgentemente al pedido de mi pareja. El lobo traía al chico, trotando y parecía ¿feliz? Bueno, nunca había sabido cómo interpretar sus gestos.

 

Tiré del brazo de Matt hacia adentro y bloqueé la puerta... Vi un salero cerca y lo esparcí por debajo.

 

- Bueno ahora sólo esperar y que se largue de una maldita vez - gruñí yo, por lo bajo.

 

- ¿Estás bien? - pregunté... Porque la verdad esa niebla no me daba mucha confianza, mejor dicho, ninguna.

JLRMGrb_zpszf0fulty.jpg


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Estaba arriba muy atareada, poniendo mantas, sábanas, toallas, cualquier cosa de trapo que encontrara, en la ventana y en los respiraderos. Miré el techo y rogué para que no hubiera goteras. Si se colaba una gota de agua, también se podría colar la maldita niebla.

 

Estaba preocupaba por eso y estaba poniendo un repelus con la varita cuando sentí la conversación entre Xell y Matt, abajo. Él llamaba a Fenrir y sentí el golpe de la puerta. Salí volando por la escalera mientras les gritaba.

 

-- ¿Pero qué ha hecho ese loco? ¿No os dije que cerrárais todo? ¿Para qué ha salido?

 

Heliké también estaba preocupada por él.

 

-- ¿Crío? ¿Qué crío? ¿Ithilion? ¿Pero no se supone que estaba a salvo en la casa? ¡¡Demonios!!

 

Abrimos la puerta en cuanto él dijo que lo hiciéramos y, entonces, mi sobrina tiró de matt hacia el interior. Fenrir traía al chiquillo enganchado en los colmillos, como si se tratara de una cría. Me agaché y abracé a mi hijo, temblando. Yo. Yo temblaba, él no, parecía divertido.

 

-- Mamiiii, Fenri trota como los hipogrifos, es genial. ¿Puedo repetirlo?

 

-- Ni se te ocurra, hoy no. Mañana, ¿Vale, cariño? Ahora vamos a comer chocolate calentito, que hace frío.

 

Y lo volví a abrazar, asustada.

WGnAuqD.png

Icr0JPz.gifKRLtVZp.giftOWLU4S.gif

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Unirse a la conversación

Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

Guest
Responder a esta discusión...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Sólo se permiten 75 emoji.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.