Jump to content

Publicaciones recomendadas

Riuu aceptó de buena gana el ofrecimiento que Rory indicó con aquel gesto de su mano y ojos, tomó Riuu una rebanada de la pizza del pelirrojo, era de otros tipos de ingredientes pero también muy rica por lo que la disfrutó bastante-Gracias-dijo al joven y siguió comiendo su pizza.

 

“No se habla con la boca llena “.....ah!¿de quién recordaba esa frase?....dolorosa sensación era el forzarse a recordar, así que dejó de intentar lo, se apuró a terminar el bocado para responder:

 

-Así que si no se donde ir o donde están quienes me conozcan ¿eso significa que estoy perdido?........¿qué es guerra?(A pesar de no estar junto a Frederick, Riuu se estremeció, algo en él era como un timbre de alarma que sonaba insistente en sus oídos....no le gustaba esa sensación, mejor sería terminar toda la pizza e irse, menos mal que no necesitaba llevar le parte a Frederick, él decía en tono misterioso “desde que nos conocimos, tú me has alimentado, estoy satisfecho, gracias Riuu”...realmente él no recuerda darle nada, pero cree en la palabra de Frederick, seguro que su dieta es muy distinta a la de otros animales.

 

Si, de verdad es una suerte que sea tan sencillo alimentar a Frederick que es tres veces más alto de la talla de Riuu (aunque el niño mago es más bajo que los chicos de su edad...) ahora que lo piensa, no preguntó detalles como ese al duende, solo se emocionó de contar con acompañante...

 

Riuu aprovecha que el joven se quedó pensativo y él siguió engullendo la pizza, luego escuchó el motivo de tanta cavilación de Rory. Eran preguntas muy difíciles de responder...y esta ese punto que dice Rory de que los duendes no son criaturas confiables...si eso es verdad ¿entonces porque era el celador de Frederick...porque dijo aquello de la ley de la Vida?

 

Es un aprieto muy gordo...¿Cómo se supone que explicará lo que no entiende? Y luego esta la promesa que le hizo a Frederick sobre no dejar que los humanos le vieran...no era su intención faltar a esa promesa ¿pero de que otro modo podría hacerse entender? No le iba a gustar a Frederick, de seguro que no, pero Riuu invitó a Rory a conocer a su acompañante.

 

—Bueno...pues él si es un acompañante y pues...tal vez...tal vez sea una criatura como dices que es el duende, será mejor si me acompañas afuera y te lo muestro, así sabrás que es Frederick.

 

No aguardo a que el joven pelirrojo diera su respuesta, sé puso de pie, metió las manos en los bolsillos y caminó con la cabeza baja abandonando el local, debía cruzar la calle pues Frederick se había quedado junto a un frondoso árbol que proporciona una gran sombra, Riuu no miró si Rory iba detrás suyo, aunque si notó como Frederick abrió sus ojos rojos y extendió lateralmente sus delgadas patas delanteras, la cara negra mostró sorpresa y con rapidez se “metió “ a la sombra, tenia esperanza de no ser distinguido, después de que su escamosa piel negra lo minimizará...encogió su larga cola y largo cuello a su enorme cuerpo, sus impresionantes cuernos podrían hacer pensar que era malo... y acarrear problemas mayúsculos...cerró los ojos y para mayor seguridad, se los cubrió con ambas patas...el negro dragón del miedo no se explica porque Riuu rompió la promesa de guardar en secreto su existencia...tal vez por eso mismo sintió que el niño mago lo alimentó hace poco...

 

@@Rory Despard

  • Me gusta 1

aXi3meO.png


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
  • 2 semanas más tarde...
  • Respuestas 200
  • Created
  • Last Reply

Top Posters In This Topic

Top Posters In This Topic

Popular Posts

Nombre de los propietarios: Nicole Evans Crowley & Romina Targaryen Rubro al que se dedicará: Comida y Diversión Descripción: Un nuevo establecimiento abría sus puertas en el Callejón Diagón.

Sentados en aquel lugar con una oscura noche un poco fría, mire por ultima vez el rostros de Noah pues ya seria la ultima vez que lo vería pues mis ocupaciones me llamaban, pero sin antes llevarlo a c

—Aunque hayamos tardado mucho, todo esto valió la pena— comentó a su prima mirándola con una sonrisa, se sentía orgullosa de que ambas hubiesen podido arreglar aquella casa vieja y dejarla en las cond

Una cosa podía ser que no tuvieras un conocimiento pleno de las circunstancias que involucraban la actual guerra que se vivía ¿pero no conocer el significado de la palabra guerra en sí misma? ¿de dónde es que ese muchachito provenía? Rory es demasiado transparente en sus emociones, y el asombro se dibuja rápidamente en su rostro. Él no está perdido (aparentemente) porque hasta donde está entendiendo el tal Frederick lo acompaña todo el tiempo, y en cuanto termina la pizza, justo cuando cree que todo no podrá ponerse más extraño, el chiquillo está invitándole a conocer al misterioso acompañante.

 

Un intenso debate se gesta en el interior del predicador. De una parte, hay demasiados elementos sospechosos en el asunto, por lo que lo más adecuado podía ser el simplemente alejarse, pero ¿cómo podía dejar en desamparo a alguien que estaba comprobando que no tenía idea de los riesgos que corría? No, estaba casi seguro que si Dios lo estaba poniendo en su camino, era su deber apoyar hasta donde pudiera y asegurarse que se mantuviera a salvo.

 

Así que se apresuró en seguirlo, luego de pagar lo consumido. Rory iba en silencio, pero a medida que se acercaban a donde la criatura se encontraba, era capaz de percibir, gracias a sus poderes de clan del bando, tan perceptivos de las fuerzas de la naturaleza, que ese ser era sumamente particular.

 

- Está allí, a la sombra del árbol ¿cierto?- alcanzó a decir no distinguiendo al detalle a la criatura pero sí siendo capaz de sentir su esencia y presencia- un dragón muy particular vaya. Ahora entiendo que no te sea un problema estar perdido, con semejante guardián.

 

Nuevas preguntas se abrían en su mente. La energía que aquel ser emanaba era oscura, pero su afán de proteger, o cuanto menos, mantener a salvo a Riuu era genuina. ¿Dónde habría encontrado a ese ser? Él había dicho crípticamente que "la vida" se lo había concedido, pero eso no concretizaba nada.

 

Lejos de aclararse, todo se iba complejizando en torno al muchacho.

 

- ¿Ya tienes un lugar a dónde ir luego de aquí? Quiero decir una habitación, un lugar para pasar la noche. Porque las calles son muy inseguras.

  • Me gusta 2

2CPQnUJ.gif


y7BT7xE.jpg


slOsoH8.gifkUFJW5z.gifSt2c7Sr.gif

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

El negro dragón del miedo está aterrado, Riuu se encoge por la culpa de poner al descubierto la existencia de Frederick...el dragón pregunta al aire:

—¿Qué va a pasar ahora?— Pregunta en un susurro de temblorosa voz...Frederick cree que no hay posibilidades favorables ahora que el niño mago a roto el secreto....

 

Riuu responde a su temeroso acompañante (el niño también tiene su voz quebrada, Frederick podría abandonarlo, irse indignado por su falta de palabra... y lo toca mientras le suplica):

 

—No te enojes, es que....no supe como explicar de que estás conmigo...

 

—¿Explicar? ¡No abría que explicar nada si no hubieses faltado a tu promesa!¡Tú lo prometiste! Pero no, ahora ese humano me clavará su espada, procurará matarme, me quitará la vida...—Expresaba atormentado por lo que podría ocurrir... la mayoría teme a los dragones, todos los dragones lo saben... aunque el duende aquel señaló que Frederick es ignorante... como son todos los dragones del miedo. (Por eso tienen tanto miedo).

 

Riuu se giró a observar a Rory, el pelirrojo mago, aunque está sorprendido, no hace intento de empuñar espada o alguna otra arma. Y Riuu notó algo más, al parecer, Rory no entendió que dijo Frederick...era...si, como si Frederick hablará un idioma diferente al inglés.

 

Riuu escuchó la pregunta, aunque no alcanzó a responder debido a que miraba con pánico, como perdió aquella estatura alta... el efecto de la pócima se agotó y ahora luce su verdadera apariencia... el niño mago se abrazó a Frederick, le hubiera gustado contar a Rory sobre los lugares donde ha ido, su encuentro con el mago Carrow (quien le dió el frasco con aquella pócima) pero está paralizado al quedar frente al joven tal cual es...

 

Sus ojos azul oscuro, miran fijamente al mago...

  • Me gusta 2

aXi3meO.png


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
Era simplemente impresionante, el nivel de comunicación que la criatura y Riuu poseían. Y aun así el dragón lucía aterrado y Rory intuía en sus ojos un miedo profundo ¿miedo a los seres humanos en general o a él en particular? No podía detenerse a averiguarlo en ese momento, y tampoco a diferencia del muchachito podía comunicarse con el dragón, así que acercándose un poco más, se quedó observándole, intentando transmitirle calma y compasión, para que supiera que no pensaba hacerle daño.


Sin saber si había conseguido su cometido o no, se giró hacia Riuu para que el muchacho le ayudase a explicar al dragón que no tenía ninguna mala intención con él, pero entonces contempló como este iba cambiando lentamente, reduciendo drásticamente su estatura en el proceso.


¡Era un niño!


Y cuando lo vio con esa expectación, e inquietud, fielmente reflejada en su mirada, Rory se convenció de que no era una opción dejarlo ni a él ni a su acompañante a solas. Era hasta inhumano hacerlo, con los peligrosas que las calles se tornaban al caer la noche.


Ten por seguro, que no voy a permitir que a ninguno de los dos les suceda nada malo— inclinándose para quedar a la altura de él, Rory lo tomó por los hombres y sacudió sus cabellos— me tendrás que contar como te hiciste con la poción para pasar por alguien adulto. Es una travesura que podría haberte salido muy cara.


Él definitivamente no iba culpar al niño por el asunto ¿pero que tipo de desalmado sujeto podía haberle dado semejante brebaje sin mayores advertencias? Riuu en realidad tenía suerte de que se hubiera cruzado con una persona noble como él, en algún de uno de los muchos desalmados que pululaban en las calles.


— Hay un lugar donde no habría problema de que se quedaran, pero tienen que prometerme que no intentarán escaparse o cosa parecida ¿de acuerdo?

2CPQnUJ.gif


y7BT7xE.jpg


slOsoH8.gifkUFJW5z.gifSt2c7Sr.gif

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Su cuerpo tenso mientras intercambia mirada con aquel humano, el negro dragón del miedo tiene terror pero no solo él, Riuu de pronto vuelve a su aspecto real y el pánico que siente, proporciona a Frederick un alimento muy apetecible, esto es motivo de regocijo para él, pues recupera su gran talla.

 

El negro dragón del miedo iba a desgranar todos sus sospechas sobre los problemas que se avecinan sobre ellos, pero aquel humano se acercó lentamente y fijó su mirada a la de él, Frederick sintió que se asomaba a un lugar en calma como aquel castillo donde antes se encontraba y del parecido con aquel sitio, sintió que no era un riesgo para él o para Riuu.

 

Frederick sentía como Riuu se agazapaba a su cuerpo y aunque era como si le otorgase valía como ser, con su larga cola lo abrazó y volvió a lamer la mejilla del niño, le empujó lo suficiente para que Riuu recobrara una postura más erguida y en ese momento, aquel pelirrojo humano, que probablemente fuese mago, tomó de los hombros al niño y habló con él.

 

Riuu lo escuchó, probablemente por su cabeza pasaban pensamientos preocupantes por lo que Frederick le dice al muchachito:

—Yo siento que sus palabras son sinceras, sus ojos no son de “agua turbia” como ese otro mago al que escuchaste a pesar de mis protestas, ademas, no quiero dormir una noche en este lugar lleno de tantos peligros... y no deberíamos separarnos...¿comprendes?

 

El niño mago tiene la idea de que su cabeza le explotará igual que el pecho ante los brincos agitados de su corazón...”no debes permitir que te vean recobrar tu edad”... le había advertido Carrow, pero no hubo algo que le hiciera sentir que la pócima estaba perdiendo su efecto... fue tan repentino que se paralizó de miedo...

 

Antes no había Frederick alentarlo o aconsejarlo con tal calma, por lo general, el negro dragón del miedo, suele montar en histeria y gritar sin ton ni son, regañándole o hablando con ironía, por eso Riuu se animó a responder a Rory:

 

—Bueno... siempre y cuando Frederick y yo estemos juntos, acepto y prometo lo que solicitas... ¿Cómo llegaremos a ese lugar?

 

@@Rory Despard

  • Me gusta 1

aXi3meO.png


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
  • 3 semanas más tarde...

El negocio seguía ahí, en pie y funcionando. Aquello le saco una sonrisa, era casi un milagro, la última vez había tenido que hacer todo un proceso de papeles e idas y venidas al Ministerio para poder abrir nuevamente las puertas de aquel proyecto que había empezado con su prima muchos años atrás.

 

El recuerdo de Romina genero una punzada de nostalgia y de cariño, llevaba años sin saber de ella, había partido no mucho tiempo después de que ella hiciera lo mismo.

 

Ingreso al lugar con Van a su lado, nada más cruzar las puertas de cristal el olor a masa horneándose la asalto, abriéndole el apetito de manera inmediata. Todo estaba como lo había dejado la última vez, así que sufrió una especie de choque, el tiempo no parecía haber pasado en el establecimiento.

 

Agradable fue su sorpresa al ver que había gente en el lugar, disfrutando de los platillos que ahí servían. Quien se hubiera quedado a cargo durante su ausencia había hecho un buen trabajo, tendría que encontrar la manera de agradecérselo, había librado a la bruja de hacer un montón de papeleo indeseado.

 

-Muy bien Van, veamos como a estado este lugar en nuestra ausencia y aprovechamos y comemos algo.

 

El domestico dio unos brinquitos ansiosos y juntos caminaron al fondo del restaurante, pasando por la barra, una pizza de peperoni no les vendría nada mal.

  • Me gusta 1

|| 4GfTlba.gif ||


bor4Ktn.png


xcLm9MX.gif || || 3LeUwT8.gif

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
  • 3 semanas más tarde...

Le debía aquella visita. O más precisamente muchas explicaciones.

 

Era difícil recordar cuándo y cómo había sido el último encuentro con Nicole. Había sido en el Castillo, pero los detalles se escapaban en mi memoria, como si fueran agua escurriéndose entre mis dedos. Tampoco es que por aquel entonces hubiera estado bien. Había partido de hecho, con la firme intención de no volver, pues sin magia, Ottery no ofrecía ningún lugar para mí.

 

O eso era lo que había creído.

 

Y ella había tomado su propio camino también. Extrañamente, como si alguna clase de hilo invisible nos mantuviese conectadas, las dos habíamos terminado cruzando el charco y vivido aventuras en el "Nuevo continente" que en su inmensidad había impedido que nos cruzácemos una sola vez. Yo había vuelto a Ottery, y ella, apenas hace dos días había retornado también. El ataque en el castillo había enturbiado nuestro reencuentro en la biblioteca, mas ya con las cosas algo más estables, esperaba esa tarde, poner al día todos los asuntos que teníamos pendientes y así ordenar al menos un poco el caos de mi vida y mis relaciones, ahora que por fin mi interior se encontraba más sano y estable.

 

No fue difícil, tras presentarme como su madre, que el dependiente me dejara cruzar al espacio reservado para el personal del local. La encontré allí con Van, su elfo que era como su mano derecha, almorzando y charlando alegremente. Alzando la mano la saludé con cierta timidez, pues en nuestro primer encuentro había percibido los cambios que también en ella se habían operado.

 

No era más la dulce niña que yo había recibido tantos años atrás en el Castillo Evans. Sabía que había frecuentado bastante a los Crowley, familia con la que tenía lazos lejanos y de quienes no conservaba los mejores recuerdos, pero no podía ser únicamente por la influencia de ellos que ahora en los ojos de Nicole la inocencia parecía ausente.

 

Era más probable que la guerra y pérdidas que yo desconocía hubiesen generado esa nueva madurez que le veía. Pero deseaba con todo el corazón, que a diferencia mía, esos cambios no se hubiesen llevado consigo también su esperanza.

 

Aparentemente mis miedos eran infundados pues allí estaba riendo con Van, pero solo después de la charla, iba tener completa certeza.

 

@@Nicole Evans Crowley

2CPQnUJ.gif


y7BT7xE.jpg


slOsoH8.gifkUFJW5z.gifSt2c7Sr.gif

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

No tenía mucho de haber llegado al lugar, honestamente, pero se sentía como si hubiesen pasado horas. ¿Serían los nervios? Tal vez, más por la sosobra de no saber si llegaría a la cita, porque de estar en su lugar hasta lo reconsideraría. No sabía si aquello tenía un aire de despedida y esa era una de las cosas que más temía. Lanzó un leve suspiro antes de decidirse a entrar por completo al establecimiento, que fue lo más parecido que encontró al lugar donde se habían visto por vez primera o al menos en la segunda planta.

 

¿Hacia cuanto la veía? Años. Y muchos. Estaba segura de que recordaba cada parte de su rostro, lo había memorizado, también anticipaba la manera en cómo se sentiría al tenerla de frente, porque sin importar los años o la falta de contacto, siempre volvían a cómo todo había empezado.

 

Decidió saltarse la parte de la comida e ir directamente al segundo piso. Por lo temprano que era la música era suave, las mesas estaban todas desocupadas a excepción de una, la de ellas. Solo había una mesera que de momento le había servido un vaso de soda con limón y sal. Apenas dio un sorbo hizo un gesto desagradable, pero después se acostumbró. Empezó a jugar con el anillo girándolo alrededor de su dedo, ese mismo anillo que sirvió para sellar muchas cosas. @@Sophie M.

Editado por Tauro M.

UASDi2b.gif
HakOva6.png
XzWZp5H.gif

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Uno... dos.... y ahora la cuenta estaba perdida. Cada respiro es más corto que el anterior.

El corazón hace eco del malestar y más que latir parecía martillar. Es difícil comprender aquel sentimiento tan incapacitante y a pesar de los diversos intentos de aislar el motivo para sentirme así, me había esquivado hasta ahora. Nervios e incertidumbre resultan peor que un veneno y la sensación de fatalidad casi tenía un gusto definido en mi boca.

¿Años? Para esta altura podía hablarse casi de lustros. Pero podrían pasar vidas y hasta un par de eternidades que aquella firma me haría moverme hasta en mi lecho de muerte, pero hoy no era ese el caso, aunque si estuviese vestida para matar.

Sabía de memoria mi destino pero con suerte sería distractor y lo verifico una vez más, salgo sin mirarme en el espejo o el reloj pero sé que voy tarde, es más como una firma personal.

La entrada del primer piso es quizá demasiado brillante, con paso ligero evado las voces de conversaciones amenas. El acceso al segundo piso por el contrario, resulta oscuro, la música cambia dramáticamente y mi memoria de regala un vórtice de memorias sobre como ingresaba a aquel club tantísimas décadas atrás, pero en aquella ocasión mechones azules me guiaban y me llevaban de la mano.

Detesto la desventaja de llegar pasada la hora, me siento vulnerable mientras busco con la mirada por alguna facción conocida. Mi cuerpo sabe que la ha encontrado aun si mi cerebro no lo registra de inmediato, se relaja, la respiración se normaliza y los últimos pasos en su dirección son los más fáciles.

Noto su gesto nervioso desde lejos apenas un instante antes de que note que me dirijo hasta ella y detenga lo que hacían sus manos, un asomo de sonrisa en mis labios mientras que noto que los suyos se parecen tanto a los de mis sueños.

– Espero no llegar tarde.

Y es interesante como aquella frase a pesar de parecer inofensiva evoca tanto entre las dos.

@@Tauro M.

EcRpQeP.jpg


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
¿Que si la vio llegar? Por supuesto que sí, fue capaz de sentir su aroma poco antes de que pusiera un pie en el lugar. No le quitó la vista de encima, tampoco es como si pudiera y cada paso que daba para acercarse duró más de lo necesario. Le dedicó una sonrisa disimulada, dandole a entender que los nervios iban pasando de a poco ahora que estaba ahí, que ella era de las pocas, si es que acaso la única, que lograba tener ese efecto tranquilizador. Esperó con casi impaciencia a que terminara de acersarse.


– Espero no llegar tarde.


Negó con la cabeza, expresando una sonrisa diferente, de alegría.


-- Llegas en el momento justo, al lugar indicado, como siempre ha sido --le respondió, poniéndose en pie para jalar la silla y esperar a que se sentara. De inmediato hizo señas al mesero --No es justo que tengas la garganta seca. ¿Me harías el honor de decidir qué estaremos tomando el día de hoy? Tú sabes, para celebrar la ocasión --. El que actuara así tan natural y confiada delante de ella ayudaba a disipar su nerviosismo, pero tenía tanto tiempo que no la veía que no estaba segura de qué tanto había cambiado en su vida, o en la de ella misma. De todas las personas que conocía ella era la primera a la que veía. Eso decía mucho, ¿no? --Y también algo de picar --añadió, para después de un rato decir:


-- Me gusta tanto verte. @@Sophie M.

UASDi2b.gif
HakOva6.png
XzWZp5H.gif

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Unirse a la conversación

Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

Guest
Responder a esta discusión...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Sólo se permiten 75 emoji.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.