Jump to content

Publicaciones recomendadas

La sed de sangre que el mago despedía era como un hedor que inundaba el aire a su alrededor. Gryffindor aún se aferraba firmemente a su varita. Con el humor volátil de Bel y el descaro del hombre que se interponía entre ellos, no había forma de predecir qué sucedería a continuación.

 

Y casi como si pudiera leer sus pensamientos, Bel actuó de la forma más inesperada. Había subestimado el estado de intoxicación en el que se encontraba su amiga y ahora estaba siendo apuntado. El amenazador se había vuelto el amenazante. Pero Gryffindor no se inmutó.

 

—Baja la varita— Su tono de voz había bajado y sus ojos eran gélidos. —Ambos sabemos quiénes serían los perdedores si me enfrentan.

 

El sonido de cristal haciéndose pedazos contra el suelo, producto de la poción que el mago había dejado caer, quebró la tensión. La varita de Gryffindor permaneció apuntando a su amiga, pero sus ojos se desviaron hacia... Matthew. Una sonrisa torcida, interrumpida solo por la cicatriz que recorría su rostro, se dibujó en él. No era muy asiduo a tales gestos puesto que generalmente eran interpretados como una mueca, pero no había podido evitarlo.

 

—¿Tu también quieres intentarlo? Veremos quién ata primero a quién. El ganador escoge el juego— Respondió con humor.

 

Gryffindor tuvo que reprimir la sorpresa al verse transportado por el tal Matthew antes de que tuviera tiempo para reaccionar. El sótano en el que habían aparecido parecía exclamar muerte desde cada rincón oscuro. Era el último sitio donde debían estar. Si Bel no entraba pronto en razón, los problemas continuarían escalando.

 

—Bel, no me hagas llevarte a la fuerza. Sabes que lo haré— Amenazó aún sabiendo que era en vano. —Es tu última advertencia.

 

Mientras tanto, el mago revelaba más y más de su oscura naturaleza. Gryffindor consideró atacarlo por un momento, pero sentía una fascinación oscura por ver hasta dónde llegaría. Si tan solo pudiera poner a Bel a salvo. La situación sería mucho más manejable si estuviera a solas con Matthew. Ambos empujarían al otro hasta sus límites y el ganador se llevaría todo.

 

 

@@Matthew B. Triviani @

  • Me gusta 1

.-*[[ GPciano de Alma || http://i.imgur.com/LVhxFeN.gif || Sandía del Mal ]]*-.


dMI6qmD.jpg


iBdleJO.gifhttp://i.imgur.com/IYtjXny.gifjGrxcer.gif


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
  • Respuestas 221
  • Created
  • Last Reply

Top Posters In This Topic

Top Posters In This Topic

Popular Posts

Habían sido unos días bastantes movidos, eso de ir al ministerio a tramitar ciertas cosas para tener mas protegido a su local. Su familia sanguínea era la única que podía aparecerse en su local y ahor

http://i.imgur.com/ht2PNWu.png Ubicado a un par de puestos de la heladería de Floreans, de un local bi plaza sale un delicioso aroma a pastel recién horneado mezclado con café tostado. Al ingresa

Se estaba dando cuenta que era adicto a la cafeína. «¿Eso era bueno o malo?» tocó su barbilla y se cuestionó. Evito sonreír al escucharla. Es que Matthew se imaginaba mas o menos a que se refería y e

Para quien hubiera notado algún cambio en él, podía resultar obvio que había regresado a ser él Matt que migró de Rumania. Pues, ninguno de ellos lo conocía realmente y no importaba mucho en aquel momento. ¿Cuanto tiempo les queda? Carraspeo el gitano, dando un sorbo a su copa esperado que la mujer escondida diera aparición. Aclaró la garganta Si gustan, pueden agarrar una copa y beber. No los envenenare; al menos por ahora. (?) Su típica sonrisa irónica lo acompañaba.

Era ese tipo de reacciones lo que lo llevaban a pensar que había elegido el camino correcto al alejarse de toda sociedad. Tanta cursilería junta, era insufrible. Relajo los músculos y dejó largar un suspiro. Tenía la impresión de que estaba a punto de hablarle a un infante. Se inclinó hacia atrás y estiró el cuello para ver si lograba relajarse, pero se le hizo imposible. Además, aunque no se le pasó por alto los comentarios del joven Pakami.

Yo deseo intentar muchas cosas contigo, cariño. intentó, pero no supo si logró, sonar amable. Pareces tener mucha seguridad sobre tu supervivencia bajo este techo y en estas condiciones se quedó de pie frente a él, mientras lo miraba con un gesto entre curioso y altanero. ¡Calmados! se movió con ligereza y movió ambas manos en forma de burla. ¿Somos tres personas que buscan diversión? ¿no?

 

@@Pakami Gryffindor @

Editado por Matthew B. Triviani
  • Me gusta 1

E6Z36oT.png


"Encuentras mis palabras oscuras. La oscuridad está en nuestras almas ¿No crees?"


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
Cuando de forma intempestiva aparecí en ese sótano, me costó unos segundos reponerme al viaje y también acostumbrarme a los olores concentrados que ese lugar tenía, que dificultaban la respiración. Matthew hablaba con desparpajo respecto a matar, revelando de forma bastante rápida lo más retorcido de sus pensamientos, pero esta vez fue más notorio para mí que había en su declaración una nota de desafío, hacia mí pero especialmente hacia Pakami.


Recibí la copa que me sirvió y olfateé el contenido intentando averiguar que podía ser aquella bebida sin etiqueta. Cuando Paji volvió a insistir en su pedido, dejando en claro que no lo intentaría más, y con un ligero quiebre en su voz mientras decía aquello, consideré por primera vez su pedido.


Pero ¿no decía el mismo Matthew que tenía que ser muy idi*** para matar a alguien dentro de las instalaciones de su local? Bien podía estar mintiendo...pero el instinto me decía lo contrario. De hecho, esa opción se condecía bien con el pensamiento claramente planificado que parecía poseer.


Así que jugué mis cartas a ese hecho, negando con la cabeza la última oferta de Pakami de retirarme de allí.


Si tuviera veneno, estarías contradiciendo tu propia afirmación, por demás inteligente, de que no quieres cadáveres en tu local y molestos aurores tras dicha pista— expliqué mientras de forma desafiante alzaba la copa en su dirección y daba un largo sorbo a la bebida— ¿brindamos entonces por este "inesperado" encuentro?


Reí ante las últimas palabras que el "anfitrión" nos daba.


Si me preguntas por qué cosa me divierte más ahora, te diré que es verlos a ambos tan concentrados en demostrarle al otro la superioridad de sus fuerzas — apurando el contenido de la copa hasta dejarla vacía proseguí— ¿es que todos los hombres necesitan alardear de manera semejante?


Yo no tenía necesidad de mostrar ambos que era la más diestra allí. ¿Pero hasta donde eran capaces ellos de llevar aquel enfrentamiento?


Intenten todo lo que quieran Paji, Mattie — el apelativo cariñoso a Triviani surgido espontáneamente me hizo sonreir de lo tierno que sonaba y como era de contrastante para alguien sádico como lo era él— yo creo que podría hacer de una linda juez y enfrentarme al ganador ¿qué dicen?



2CPQnUJ.gif


y7BT7xE.jpg


slOsoH8.gifkUFJW5z.gifSt2c7Sr.gif

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Sonrío casi a gusto, sinceramente había un segundo de serenidad cuando la veía, quizás cumpliendo el cometido que se había pedido, tal vez recordando la sinceridad de un niño de siete años condenado a una soledad abrumadora, a un caracter frio y a veces hostil. Si el viejo estuviera vivo se alegraría y tal vez ofrecería una vaso de whisky mientras los niños se divierten, como ahora, momento que limitó a observar sin moverse de su lugar.

 

Jamás intentaria dañarte, Bel. Él se rio ante la inquietud de sus movimientos. Parecen no conocer el sarcasmo...

 

Con un pequeño movimiento de su mano, disipó a la sombra que le acompañaba para no tener que dar más explicaciones de las que probablemente daría y mientras chocaba la copa con la bruja dejando que un sonido delicado parecido a no tener fin retumbara en los huecos del lugar, fingiendo bienestar, comenzó a dar pasos lentos pero seguros en su dirección. Aún poseía cierto encanto, el disimulo de sus pasos y como olvidar ese gesto inmaduro cada vez que la encontraba. En silencio cubrió sus ojos, rogando por que sus manos no se sintieran tan frías hasta el punto de causarle algún dolor y como se esperaba, minutos después, la bruja rozaba sus manos para quitarlas.

 

No hay nada que demostrar, las palabras son argumentos tan vacíos que una pequeña brisa sin fuerza las arrastra hasta el olvido. Soltó ¿Sin matar? Susurró en su oído, con un tono melodramático y seductor a la vez.

 

La sonrisa llena de satisfacción se dibujó en los bordes de los labios carmesí de Matthew y luego de decir aquello, se giró con cierta lentitud sobre su eje hasta quedar ladeado a la bruja, pero con una vista de su perfil perfecto, tan asi, que podia incluso admirar ese brillo emergiendo de sus ojos cafés y que de vez en vez parecían consumirlo.

 

@ @@Pakami Gryffindor

edit: perdon la doble mención, no había destacado el dialogo xD

Editado por Matthew B. Triviani
  • Me gusta 1

E6Z36oT.png


"Encuentras mis palabras oscuras. La oscuridad está en nuestras almas ¿No crees?"


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Suspiró por lo que parecía la millonésima vez aquel día. La inmadurez de Bel parecía crecer exponencialmente bajo los efectos de lo que sea que había tomado. Él no se sentía lo suficientemente paciente para esperar a que la función de circo terminara. Se mantuvo firme, con la mirada fija en los ojos de Matthew mientras el mago intentaba intimidarlo utilizando la cercanía. Por el más breve momento, el pensamiento de que Gryffindor se sentiría más a gusto cuanta más cercanía compartieran, cruzó por su cabeza. Pero antes de que su cuerpo compartiera el desafío de su mente y se moviera por sí mismo, Matthew se había apartado.

 

—Al parecer ustedes dos tienen más en común de lo que aparentan— Mantenía un tono calmado mientras extendía la mano libre para tomar una copa llena del líquido que el mago les había ofrecido.

 

Pausó sus palabras un momento antes de vaciar el contenido en su boca y lanzar la copa a un lado, estrellándola contra la pared más cercana.

 

—No tengo nada que hacer aquí— Gruñó. —Estoy seguro de que Catherine estará encantada de saber dónde te encuentras, en qué estado y con qué compañía, Bel.

 

Gryffindor comenzó a caminar lentamente en dirección a las escaleras que, imaginaba, llevarían a la salida de aquel lugar.

 

—Y a ti— Sus ojos brillaron cuando se dirigió al mago. —Procura que no vuelva a encontrarte. Si no fuera porque ella está presente, éste encuentro hubiese terminado muy diferente.

 

 

@@Matthew B. Triviani @

  • Me gusta 1

.-*[[ GPciano de Alma || http://i.imgur.com/LVhxFeN.gif || Sandía del Mal ]]*-.


dMI6qmD.jpg


iBdleJO.gifhttp://i.imgur.com/IYtjXny.gifjGrxcer.gif


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Molesta, furiosa, harta. Eran sólo unos pocos calificativos al estado en que Jessie se encontraba en ese momento cortando los ingredientes para una tarta de frutas en el sótano del loca.

 

-¿Cómo demonios se le ocurría a ese bastardo hijo mío traerlos a este lugar

 

Con cada palabra que decía, Jessie profanan una a una las fiestas delicadas que pondría en la tarta, pero al darse cuenta del desastre que hizo optó por botarlas al cacho de basura.

 

Furiosa, encajó el cuchillo en la tabla de.picar y tras limpiarse las manos en el delantal dejando unas marcas rojas parecidas a la sangre pero que en realidad eran rastros de cereza prosiguió a encaminar sus pasos hasta donde estaba su hijo con sus invitados.

 

-Hola... Buenas tardes, bienvenidos a cintas de colores, cafetería que en su interior cuenta con una tienda de regalos y confites ¿Qué demonios hacen en el sótano de mi local? Si se puede saber

 

Fulminó con sus grises ojos primero a Bel, luego a Pakami y por último a su bastardo. Rodó los ojos cansada aún sintiendo como los restos de cereza goteaban de sus dedos cual gotas de sangre.

 

-¿O es que acaso son los ingredientes del pastel de humanos? Seguro a los vampiros y licántropos les encantará

 

Sonrió con malicia invocando el cuchillo que acaba de clavar en la tabla el cual apareció en su mano sin dilación.

 

-¿Por cuál de tus dos amiguitos comenzamos? La bella dama que te acompaña o por el caballero... Sé que tu gusto se inclina hacia "cierto" lado pero no te ves tan como como hubiera imaginado y por lo que alcance a escuchar es ella... La que te interesa

 

Sonreía con malicia acercándose a su hijo con el cuchillo mientras acariciaba el cuello del mismo sin dejar de observar a los invitados de Matthew.

 

-Tal vez mi bastardo no se decante.por asesinar en nuestro local, por "miedo" al ministerio. Pero a mí no me importa en lo más mínimo. Sé cómo ocultar las evidencias e incluso como hacer que ustedes se olviden hasta de sus nombre así que... Solo lo preguntaré una vez más ¿Qué demonios hacen EN MI SÓTANO?

 

Un brillo asesinó, que solo guardaba para sus matanzas en Ottery se apoderó de sus grises ojos mientras el cuchillo que portaba en su mano izquierda dejaba a su paso un hilito de sangre en el cuello de Matthew.

 

@@Matthew B. Triviani @@Pakami Gryffindor @

  • Me gusta 1

ojrlZad.png


http://i1008.photobucket.com/albums/af203/kath603/hufflepuff.gif http://i.imgur.com/5Sd2r7R.gif http://i45.tinypic.com/wuo67r.jpg


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

~Haise Malfoy

 

—No puedo decirte nada de momento, no estoy autorizado para ello. Si, Malfoy tiene planes para mi lejos de Londres, no se exactamente a donde planea enviarme o cuando. Pero lo que si es un hecho es que me iré por una larga temporada, al menos hasta que lo que me ha pedido, ya no le resulte un peligro o le sea arrancado de tajo de su vida—explicaba serenándose poco a poco. Las palabras de Viana desataron de nueva cuenta su ira, ¿cómo demonios se atrevía a callarse el nombre del tipo que le tenia amenazada?. Sus orbes azul oscuro destellaron de rabia, deseaba poner darle todo el apoyo que necesitaba, pero ante la negativa de está le dejaba completamente atado de manos.
El barullo dentro del local, ya le estaba crispando a el también. Parecía que la dueña dejaba entrar a cualquier clase de persona que se relacionaba con su hijo, no le extrañaba las amistades que solían rodear al Triviani. Los malos modales eran algo que no se aprendía dentro de casa, sino que se iban adquiriendo gracias a las personas que poco a poco se adherían a nuestro entorno social—Comprendo, pero vine aquí para hablar de nosotros, no de la fiesta que se están montando dentro de este lugar—su voz era áspera y gruesa—Ya no podes seguir escondiéndome cosas, sabes que detestó las evasivas y tu eres experta en aplicar todas y cada una de ellas, cuando nos cruzamos o intentó saber quién demonios te provoca tanto temor. A mi no me importa en lo más mínimo, Jessie. Volví a Londres por ti, solamente por ti—apretaba los puños intentando contener su cólera.
—Por las buenas o por las malas me dirás lo que deseo saber. Ya no te voy a permitir permanecer con la boca cerrada, he sido demasiado tolerante. Pero todos tenemos un limite y tu rebasaste el mío—mirándole fijamente, ya no se mostraba dispuesto a seguir con esa pantomima barata—¿Y bien?—acercándose hasta donde estaba la joven, no le permitiría salir del mostrador por ningún motivo. Ella demasiado fuerte como para que intentará vencerlo y lanzarle una bofetada no era recomendable, no con la poca paciencia que contaba en esos instantes—¿Quién demonios es?—tomándole con firmeza por los brazos ejercía un poco de presión sobre estos. Jamás le lastimaría, pero una cosa era ser su novio y otra muy diferente, el idi*** al que siempre le rehuía sin razón o motivo alguno.

 

@@Jessie Black Lestrange

Fire Tomaré lo que es mío con fuego y sangreBlood
 
Juv-Mons82.png
 
Soy de la sangre del dragón zsqRCI1.gif No te mostraré misericordia
Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

El demonio caminaba hacia la tiernda magica que se le hacia familiar el nombre, ponia su mano en la manilla de la puerta girandola, para entrar sin tiempo que perder. Otto miraba todo el decorado con la mirada, viendo el sitio tenia timepo sin venir por este lugar ojala el amor de su vida no se lo coma vivo por su ausencia en este local familiar que compartian ambos tanto ella como el.Ella como dueña el como ayudante o afiliado dependiendo de como quieras verla o llamarlo, en eso el demonio caminaba dentro del sitio saludando a los presentes incluso tambien a los elfos y los trabajadores del sitio.

 

 

Le parecio raro no ver a su esposa en el sitio de hecho Otto miraba de un lado hacia otro, pero no habia presencia de la señora Black.Asi que sin tiempo que perder se ponia detras del mostrador, para ayudar a los elfos con unos pedidos.Supongo que Jessie haria acto de presencia dentro de poco solo tendria que esperar asi de simple. Ahora del demonio preparaba una ronza de cafe para una parejas de magos que que tenian una conversacion interesante mientras luego ponia las tazas en una bandeja para llevarselo a los clientes sin tiempo que perder.

Editado por OttoBlack

http://i.imgur.com/ZYFIXYU.gifhttp://i40.tinypic.com/2r5qj5t.gifhttp://i.imgur.com/qXM43G2.gif


JbsvzsI.png


http://i.imgur.com/KCHOT.gifhttp://i.imgur.com/OFnOy.gifhttp://i.imgur.com/lHKTz0x.gif


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
  • 2 semanas más tarde...
— El problema aquí es que posiblemente el concepto de dañar que tienes abarque mucho menos de lo que significa para mí, Mattie.
Quizá fuera que el efecto del alihotsy que todavía se resistía a amainar, pero aun en el mar de dudas que representaba el comportamiento del joven Triviani, los chispazos de lucidez que mostraban resultaban francamente atrayentes. ¿Pero era lucidez o como me habían dicho mucho tiempo atrás era que terminaba interesada por la gente abiertamente retorcida? Como si fueran puzzles tan difíciles, que por eso mismo me empeñaba en comprender y resolver.
Podía sentarme a reflexionar sobre ello todo lo que quedara del día, pero tenerlo cerca era tan inquietante, que pronto mis pensamientos apenas daban para experimentar el hormigueo que me producía en el cuerpo el roce de sus manos y los susurros al oído, los que hicieron que toda mi atención irremediablemente se concentrara en él, con la vista fija en la sonrisa que ahora esbozaba y con sus palabras flotando, casi que envolviéndome.
El terreno de la seducción nunca había sido el mío. ¡Ah si! pensé entonces, quizá esa era la más poderosa razón por la cual aquel muchachito estaba resultando un problema tan atrapante y preocupante a la vez. Sus dotes para seducir...
Fue en ese instante que la voz de Pakami irrumpió en medio de aquel momento, y el sonido de su copa haciéndose mil pedazos contra la pared terminó por quebrar el encanto. Girando la cabeza en su dirección, apenas podía dar crédito a lo que estaba diciendo ¿en verdad se iba? ¿y porqué demonios mencionaba a Catherine?
— No creo que Catherine tenga interés alguno en mis asuntos. Si quieres irte no seré yo la que detenga, pero en serio, creí que...
Callé de repente ¿qué era lo que esperaba de Pakami? era la primera en saber de los trastornos que a ambos nos había producido la guerra mágica ¿cómo había podido entonces pensar que como yo él solo podría dejarse llevar? No mucho tiempo atrás, la discusión sobre quien era más fuerte y quién había salido peor parado había quedado sin resolver entre ambos, puesto que la conclusión no había podido ser otra que reconocer que cada vez que nos juntábamos los recuerdos del pasado nos atosigaban tanto, que quizá lo mejor era que ni siquiera nos viéramos seguido. Sin embargo, en este último retorno algo había cambiado en él, algo que todavía desconocía y me hacía maldecir mentalmente a P-ko por haberlo involucrado en ese asunto.
Tal vez y que se fuera era lo mejor después de todo.
Pero antes que pudiera hacerlo, alguien más hizo presencia en el sótano. Nada más y nada menos que Jessie Black Lestrange. El aspecto que traía era bastante tétrico, y como un acto reflejo observé mi varita que traía en el cinto. Era más que evidente la furia que traía encima por vernos allí, plasmada en sus ojos y que no tardó en trasladarse a sus palabras. Pero era Jessie, una de las personas que estaba lejos de provocarme cualquier clase de espanto.
No creo que vaya a tener buen sabor para tus clientes Jessie— respondí a la mujer, más cerca de la risa que de la turbación que suponía quería provocarme invocando incluso un cuchillo entre sus manos — aunque claro, si dices que a Mattie le intereso, quizá él sea el único que quiera "comerme".
Las comillas que había trazado en el aire con los dedos al decir las últimas palabras dejaban en claro el doble sentido con que había querido expresarlas. La situación sin duda era surrealista, con Jessie exudando todo aquel olor frutal y mostrando una vena psicópata que jamás había mostrado en el Ministerio, y con toda aquella autosuficiencia que resultaba cansina cuando la había visto meter la para varias veces.
Vaya, tal parece que como la mayoría de criminales CO-BAR-DES, solo en la soledad de tu sótano te animas a mostrar tu verdadera cara. Al menos tu hijo al que despectivamente tildas de bastardo nunca ha escondido lo que es— me encogí de hombros mientras ella seguía vomitando toda el rencor que suponía había acumulado pacientemente en mi contra— nada da más asco que la gente como tú, hipócrita y que solo sabe ocupar un cargo para alardear de él.
Ella alzó mucho más la voz, posiblemente en un intento por mostrar lo serio que iba con sus intenciones.
Siendo parte de la Orden del Fénix por tantos años ¿no crees que conozca de sobra como operan los asesinos Jessie? Que decepcionante realmente ¿esta eres tú entonces? ¿una burda desquiciada con aroma a frutas, vociferando en lo profundo de un sótano?— dejé escapar una carcajada y vi entonces como la mujer acercándose a Matthew ejercía presión con el cuchillo en en su cuello hasta provocar un minúsculo corte del que se deslizó un hilo de sangre— ¿en serio vas a matar a tu hijo? ¿que pretendes probar con eso exactamente? Ay Jessie, deberías haber aprendido que para gente como yo la muerte dejó de ser la peor de las amenazas hace mucho. Una lástima, te tomé por alguien más inteligente, pero tal parece que incluso esa idea está más allá de tu comprensión.
Contra lo que podía esperarse, estaba disfrutando de decirle todo eso a la mujer, ahora que se dignaba a mostrar lo que realmente era. ¿Y de cualquier modo no había sido siempre una gozada provocarla cuando compartíamos piso en el Ministerio de Magia? Con la vista puesta en Triviani, no pude evitar bromear con él.
— Francamente Mattie, no entiendo de donde sacaste la astucia y la valentía. Porque de ella está claro que no.

 

@@Jessie Black Lestrange @@Matthew B. Triviani @@Pakami Gryffindor

2CPQnUJ.gif


y7BT7xE.jpg


slOsoH8.gifkUFJW5z.gifSt2c7Sr.gif

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
  • 2 meses más tarde...

Meses después

 

Los meses habían transcurrido, en su local había varias cosas que no estaban bien, desde marcas de hechizos que ella, Otto o Matthew no habían dejado hasta un artefacto extraño... Era una bufanda con los colores de Slytherin y ella no había ido a esa casa en el colegio.

 

Terminaba de recoger unas cosas en la tienda de regalos, varias cajas y botes estaban tirados con su contenido esparcidos.

 

Le había dado el día libre a Viana, la pobre había quedado traumada luego de que le contará lo que había vivido cuando ingresarán al local.

 

Había visto al hombre pero no lo podía identificar porque llevaba el rostro cubierto con una máscara Kabuki, aquello era aún más extraño.

 

Suspiró al dejar un bote metálico en la repisa más alta que contenía grajeas de todos los sabores las cuales sonaron al hacer contacto en la repisa.

 

Aún le quedaba mucho por acomodar, aún con la ayuda de Oki y Uri aquello estaba siendo una tarea Titania y sin Otro y Matthew no creía que terminaría pronto.

 

Dejo de levitar para posicionar sus pies en la tierra para seguir acomodando cosas en su lugar cuando la campanilla de entrada anunció que alguien había llegado.

 

-Le dije a Viana que antes de irse colocará el letrero de cerrado

 

Dejo a un lado el trapo con el que estaba limpiando y se acercó a la puerta donde un hombre más alto que ella la observaba detenidamente.

 

-Lo lamento señor, mi empleada no puso el letrero de que el día de hoy no abriremos, pero podría ofrecerle una rebaja de pastel como disculpa por las molestias que le ocasiona el cierre temporal de la tienda

 

Sonrió a modo de saludo limpiando sus manos en el delantal blanco con rosado que cubría sus ropas.

 

@@Radamantys

ojrlZad.png


http://i1008.photobucket.com/albums/af203/kath603/hufflepuff.gif http://i.imgur.com/5Sd2r7R.gif http://i45.tinypic.com/wuo67r.jpg


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Unirse a la conversación

Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

Guest
Responder a esta discusión...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Sólo se permiten 75 emoji.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.