Jump to content

Mansión "Ojo Loco" Potter Blue (MM B: 78439)


Publicaciones recomendadas

Hacia muchos días que había decidido acercarme a la prima Sagitas y a la familia, pero aún desconfiaba de mi mismo, no sabia cual era el momento indicado o como debía de hacerlo, la verdad es que también ya me había cansado de estar viviendo en posadas y posadas.

 

Ser un viajero era bueno, mas cuando sabias que tu permanencia en ese lugar era muy poca, pero realmente el vivir en posadas, hostales, hoteles y casas de invitado no era nada saludable, o mejor dicho era algo cansado, nada como descansar sobre tu propia cama.

 

Llegue a las puertas de la mansión Ojoloco, no sabia si me recibirían bien o si me echarían del lugar, pero sinceramente era momento de unirme a la familia. Llame a las mismas y espere a ser atendido.

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

La reunión fue interrumpida de nuevo por la presencia de un elfo que intentaba llamar mi atención. Yo quería seguir metiéndome con Hayame, una diversión particularmente agradable para mí pero, por algún motivo, aquel elfo intentaba que me acercara. Sólo le faltaba ponerse a bailar para que todos nos diéramos cuenta que quería decirme algo en privado. Tuve que dejar de meterme con la barriga neo-nata de mi hermana e ir tras él. Por supuesto, no cerré la puerta porque quería enterarme de todo lo que hacían o decían en la salita de la chimenea.

 

-- A ver... ¿Qué pasa? -- No era Harpo, quien solía comunicarme las desgracias de la familia pero, aún así, me preocupaba.

 

-- Hay un... un... una... un ovoide rompiéndose en...

 

Fruncí el ceño. ¿Un ovoide? ¿Qué era un ovoide? Fuera lo que fuera, el elfo estaba bien preocupado. En ese momento llamaron a la puerta, la excusa perfecta para cortar una conversación tan aburrida.

 

-- Bueno, antes de que se rompa, ponerle celo mágico. Díselo a Harpo, que él te ayudará a restaurarlo. Ahora permíteme, he de abrir la puerta.

 

Por supuesto, podría habérselo dicho a él, que la abriera, pero prefería huir de allá. Por eso, casi corrí a la puerta y la abrí, antes de que volvieran a golpear en ella. No esperaba encontrarme a mi primo y puse cara de lela. La corregí al instante, por si es que pensaba que su presencia me molestaba.

 

-- ¡Dj! ¡Qué sorpresa verte! Hem... -- me asomé un poco y miré por encima de su hombro, como si esperara ver a alguien más. -- ¿Quieres pasar... ? -- ¡Qué tontería, no habría llamado para quedarse allá, esperando! Me puse a reír por mi torpeza. -- ¿O vienes a venderme una enciclopedia de hechizos básicos? Naaa, es broma. Pasa, estamos en la salita de la chimenea, tomando un café. ¿Quieres conocer a la familia? No creo que conozcas a muchos pero está Hayame, hablándonos de su hijo recién nacido. ¿Lo sabías?

 

¿Y dónde estaba mi educación, hablando como una descosida delante de la puerta, interrumpiendo su entrada? Me aparté para dejarle paso.

WGnAuqD.png

Icr0JPz.gifKRLtVZp.giftOWLU4S.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Permanecí en silencio mientras la familia hablaba de hacer una intervención a la tía Hayame por la llegada de su bebé sin avisar. Todos sabíamos que estaba embarazada pero ella había tenido al niño sin decirnos nada. No era gran excusa, creo que nadie nos habíamos fijado en que su barriga ya no era tan grande ni que sus pechos estaban manchados de leche ( :D ) Esperábamos que volviera de recibir a las visitas. Matt pidió que merendáramos y yo pensé que sí, que era buena idea. La tía Ash también pensaba como yo y apoyó la idea de la merienda.

 

Tía Sagitas, sin embargo, prefería la idea de buscar al bebé recién nacido porque decía que Haya lo escondía de nosotras. Esa idea me pareció divertida y reí un poquito. Además, si realmente lo escondía, con los gritos que Sagis daba a diestro y siniestro seguro que se asustaría y lloraría.

 

- ¿Qué es una intervención? ¿Una operación quirúgica? - capaz era la tía de ahondar en la barriga para ver si aún lo tenía escondido en ella. Reí algo más fuerte... Aquella familia era de lo más divertida. Para hacerme reír aún más, la tía dijo que escondía el cadáver de un antiguo novio en los jardines.

 

Estallé en risas pero, después, me di cuenta que su tono era algo nostálgico y arrugué el entrecejo.

 

- No es cierto, ¿verdad? - pregunté, bajito. Yo quería conocer esa historia, de ser verdad. La tía Sagis era capaz, lo volvía a decir, de sorprendernos con la veracidad de ese suceso. Que él quisiera matarle y que ella conservara su cuerpo en la mansión era una visión que consideraba poco probable pero no del todo imposible.

 

Pero entraron Lisette y Hayame asi que me quedé con las ganas de saber. Se lo preguntaría en cuanto pudiera. Ahora era un elfo quien la interrumpía y la hizo salir. Asi que yo, tan curiosa como ella, me levanté, apoyé mis manos en el hueco de la puerta, asomé mi cabeza por el mismo y contemplé la escena...

 

- La tía habla de un ovoide que se está rompiendo - les chivé a la familia que aún quedaba en la sala de la chimenea. - Ahora va a abrir la puerta a alguien. ¡Es @@djvash Asturias! ¡¡Hola, primo, pasa! La tía es capaz de dejarte en la puerta todo el día.

AebdpFW.png?1

7sfPjxW.gif idFgtQA.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

En el medio del cielo la luna resplandeciente se encontraba brillando sin cesar, acompañada por miles de estrellas que únicamente se lograban visualizar como putitos dorados en el inmenso manto de color azul marino. La luz que se proyectaba sobre los jardines de la mansión Black Lestrange, le permitía caminar libremente, por lo que respirando profundamente medito un momento, sobre la adrenalina que extrañaba sentir correr por sus venas, al lanzar hechizos a diestra y siniestra.

 

Necesitaba nuevamente esa sensación, por lo que disfrutando de como el clima despeinaba un poco su rubia cabellera, se le ocurrió la idea de ir a hacerle alguna visita a los miembros de la Orden del Fénix. Sin pensarlo demasiado, levantó su varita mágica y descubriendo el tatuaje de la Marca Tenebrosa, que reposaba sobre su izquierda, asintió con tranquilidad, sabía a donde tenía que ir y confiaba en que sus compañeros la secundaran, así que, sin más colocó sobre su rostro una máscara de color plateada con filigranas, de tal manera que esta cubriera por completo su identidad, una vez que estuvo lista dio un medio giro para desaparecer en una voluta de humo negro.

 

Segundos después, reapareció en los terrenos colindantes a la Mansión de la familia Potter Blue, aquella que era propiedad de una de las Warlocks, pero que, según sus fuentes, era miembro de la organización desaparecida conocida como la Orden del Fénix. Comenzando a andar lentamente para llegar hasta los jardines, allí se detuvo y levantó su diestra con su arma mágica y tocó el tatuaje del cráneo con una serpiente saliendo de él, y llamó a sus compañeros de bando, los cuales esperaba que no se demoraran mucho en arribar.

 

—Bienvenidos, tenemos una misión esta noche. —saludó la nigromante con una sonrisa imperceptible en los labios, notando que poco tiempo después, alguien llegaba.

 

Caminando un poco más, continuó con su andar hasta el patio de armas, sitio adecuado para comenzar a darles las indicaciones, las cuales esperaba que fueran de su agrado y les permitieran disfrutar de ese momento, de volver a sentir el poder fluir por sus venas y la magia transformada en hechizos.

6uw7fbr.png

8kKbsCi.gif|| sgN2plD.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Desde que oscureció, la joven había permanecido sentada en una silla reclinable ubicada en el jardín de la mansión Black Lestrange, observando las estrellas mientras pensaba en lo que iba a hacer o no con su vida. En un momento sus parpados comenzaron a cerrarse lentamente, pues a pesar de que no estaba realmente cansada, el silencio y tranquilidad de la noche le provocaban sueño.


El ardor proveniente del tatuaje hizo que pegara un pequeño saltito en el lugar, al tiempo que sus ojos se cerraron con más fuerza. Sólo le tomó unos segundos para entender de qué se trataba e inmediatamente se levantó de si sitio, primero para acomodarse un poco la remera y el jean que llevaba puesto y, en segundo lugar, para girar sobre su propio eje, desapareciendo de su hogar.


Al aparecer, o mejor dicho caer en los terrenos de la mansión Potter Blue, no tardó en palpar su varita en uno de los bolsillos de su pantalón para luego pasarla por delante de su rostro, creando una máscara plateada que cubriría su identidad. Miró a su alrededor, y ya sintiéndose menos aturdida pudo encontrar a sus compañeros, por lo que camino hacía ellos.

http://i.imgur.com/DV8mZwJ.gif
http://i.imgur.com/8NWGEA0.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

—Parece que la diversión no deja de llamar a mi puerta— terció una media sonrisa en sus labios, separándose ligeramente de la piel que hasta hace unos instantes, le daba un reconfortante cobijo—Lo siento—agregó mordiendo el labio inferior del morochoso, perdiéndose ligeramente en un estupor agradable—Desearía poder quedarme, pero el deber me llama—saliendo de la cama dejaba que la sábana cayera despreocupada al suelo, escapando un sonoro crack de sus dedos se vio ataviada por unos jeans entallados acompañados por un corsé azul oscuro. Sus botas de piel de dragón, le protegerían del frío suelo, pero aquello no le causaría el menor malestar a Malfoy.


—Ha sido un verdadero placer, nos veremos después—arañando con las yemas de sus dedos su marmórea faz desde la frente hasta la barbilla, dejaba que una densa neblina se apoderará de su nívea piel. Rodeándola completamente se solidificó en una máscara azul metálico que tenia tatuado sobre el ojo izquierdo un pequeño relámpago de color violeta oscuro, dando la apariencia de que era una vieja cicatriz de guerra que desaparecía al romper en el encanto de su protección de metal. Por ahora la dejaría intacta, no deseaba que nadie descubriera su maquiavelica personalidad o le acusarán de ser una persona despiadada y desalmada solo por el simple hecho de formar parte de la Marca Tenebrosa.


Un ardor placentero quemaba alguna zona de su parte, ahí donde habitaba el tatuaje de la serpiente abrazada por una calavera que le servía como morada—Tan excitante como siempre—relamiendo sus labios dejaba que ese calor se apoderará de todos sus sentidos—Me voy—despidiéndose de su acompañante le lanzaba un beso al aire, deslizándose hasta la ventana posándose sobre el alfeizar de la misma se lanzó al vació, sintiendo el aire golpear sus cabellos dorados, justo antes de chocar con el suelo desapareció en medio de un estruendoso relámpago. Su destino era la Mansión “Ojo Loco” Potter Blue, apareciendo en los terrenos colindantes a esa residencia, caminaba por los mismos con una soltura que rayaba en el hastió.


—Como le complican a uno la existencia— ladeando su cabeza, no detuvo su andar contoneando con sensualidad sus estilizadas caderas. Topándose con los jardines continuaba andando sin dejar de sentir el ardor que se atenuaba más y más en su piel, acrecentando sus ganas de destruir todo lo que se cruzará en su camino. Dando con el patio de armas, dejando escapar una fuerte carcajada se topaba con la entrada a la casona principal, no había sido del todo un reto. Estaba a nada de toparse con sus compañeras de bando y dar inicio a la verdadera diversión, aquella noche seria testigo de todo aquello, la frescura que emanaba de esta sería ideal para acallar los gritos de las criaturas que estaba nada de masacrar.


Sus ojos le dedicaron una mirada impasible a la luna, recordando cual era su única finalidad dentro del mundo mágico. Causar dolor y destrucción a su paso, nada más que eso impulsaba las acciones de Malfoy desde ahora y en adelante.

Soy de la sangre del dragón ♦ Sinister Blade ♦ No te mostraré misericordia
monsjuv2021
¿Qué serías capaz de ofrecerme que valga el precio de mis recuerdos?
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

—Pueden destruir y matar a toda criatura que se encuentren en la mansión —soltó con voz tranquila y relajada—. Sin embargo, tienen una misión esta noche.

 

Continuando con su camino, paró un segundo al instante en que llegó al patio estilo de armas, girándose un momento, espero que sus compañeras la hubiesen seguido y así había sido. Mirándolas, descubrió que entre ellas estaba su hija menor, Romina. Si bien, no le agradó mucho el tenerla allí, supo que había regresado y que por tanto, el bando nuevamente podría contar con sus servicios, así que como madre estaría lo más pendiente posible.

 

Aunque, no era el modelo de madre, le preocupaban un poco sus hijos, así que no podía evadir algunas responsabilidades. Sacando de su mente esas cuestiones, asintió con tranquilidad, al notar que Juv también se encontraba en el lugar, una de sus viejas amigas de paseo y que en más de una ocasión, lucho con ella codo con codo para salvar su vida o matar a los rivales.

 

—La misión, es traerme alguna prenda de ropa de nuestra querida Warlock Sagitas, ¿por qué? Por el simple hecho, de que tenemos ciertas sospechas de su vinculación con algunos magos de calaña baja y queremos comprobarlo.

 

Ese fue el momento en que reveló que hacían allí, así que sin mirarlas por más tiempo, continuó con su andar hasta llegar a la entrada de la puerta de la casona, la cual con un rápido movimiento de varita derribo.

 

—Así que, vayan… sean libres de destrozar lo que deseen. —completó con una sonrisa en los labios.

 

Ingresando al vestíbulo en donde una fila por ambos lados de armaduras comenzaba a acompañarla durante su camino, ¿estaban animadas mágicamente? Muy posiblemente, pero por el momento, no le hicieron absolutamente nada.

6uw7fbr.png

8kKbsCi.gif|| sgN2plD.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Se quedó en silencio, observando todo a su alrededor al tiempo que esperaba a que diesen indicaciones. No podía negar que se sentía un poco nerviosa, pero a la vez estaba ansiosa por empezar sin importar de que se tratase la misión. Al escuchar a la persona que hablaba la reconoció casi inmediatamente.


— ¿Me hiciste venir para “robar” unas prendas? ¿Es en serio?— las palabras salieron de su boca con un poco de molestia y tras soltar un pequeño bufido. Aunque si se hubiese tratado de otra persona dando indicaciones no se hubiera molestado en decir nada, pero como se trataba de su madre, ¿Qué más daba? —Esperaba algo más emocionante— susurró para sí misma mientras ingresaba a la mansión.


Su primera opción, considerando la misión, era dirigirse a alguna de las habitaciones hasta encontrar alguna prenda, pero al darse cuenta de que no conocía de vista a la persona nombrada por su madre decidió dirigirse al comedor soltando pequeños suspiros mientras pensaba cuáles serían sus siguientes acciones.


Muchas veces no lograba entender porque se complicaba tanto al momento de hacer las cosas, pero teniendo en cuenta que era su primera vez en una misión, le iba a llevar algo de tiempo no solo acostumbrarse, sino que las cosas le salieran con naturalidad.

http://i.imgur.com/DV8mZwJ.gif
http://i.imgur.com/8NWGEA0.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

—¿Magos de calaña baja?—inquirió meditabunda Malfoy, no recordaba con claridad a los magos o brujas que pertenecían a la Orden del Fénix. Pero si las sospechas provenían de parte de Mía y otros altos rangos, no le quedaba la menor duda de que podrían estar en lo cierto—¿Qué clase de prendas?, no creas que voy a meter las manos en el cajón donde guarde sus ropa más intima y privada—la sola idea le causaba una sensación de rechazó. Avanzando hacia el interior de la mansión, dejaba escapar profunda bocanada de aire, le entusiasmaba la idea de volver a las andadas y todo eso, pero sin tener un blanco perteneciente al bando rival, no le causaba tanta emoción al final.


—Veré que pillo, pero no prometo nada—soltaba sin la más minina expresión en sus palabras. Su surda se amoldó a la perfección a su varita, aquella arma negra como el ala de un cuervo—Iré a echar un vistazo, puede que me tope con algo que realmente despierte mi interés—rodeando sus ojos agitaba de cuando en cuando su varita, dando un fuerte golpe con ella sobre al aire soltó despreocupada—Fuego Maldito—brotando de la punta de esta una lengua de fuego que sobrevoló el interior de la mansión, dando fuertes aletazos esperaba la orden de Malfoy.


—Impacta en el primer elfo que veas y quémalo por completo, poco me importa que se me acuse de matar sirvientes o criaturas indefensas—esbozando una lóbrega sonrisa en sus labios, percibió el quejido del pequeño ser—Es una pena—escondiendo una risita cínica en sus labios se puso a indagar dentro de la mansión. ¿Dónde estaría ubicado en cuarto de la Warlock?, ¿Qué cosas prohibidas encontraría una vez que diera con el?. Una y mil ideas revoloteaban en su cabeza, no le quedaba la menor duda de que su cabeza muchas veces era la parte mas siniestra y nociva que poseía.


Abriendo puerta tras puerta, no daba con lo que deseaba y eso comenzó a sacarle de sus casillas. Ya se enterarían de lo que era capaz, retomando su tarea no cesaría hasta dar con su objetivo final.

Soy de la sangre del dragón ♦ Sinister Blade ♦ No te mostraré misericordia
monsjuv2021
¿Qué serías capaz de ofrecerme que valga el precio de mis recuerdos?
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

—Cariño, recuerda que puedo hacerte ir a donde quiera y cuando quiera. —sus palabras salieron acompañadas de una sonrisa que afortunadamente no fue perceptible gracias a la máscara que cubría su rostro— Así que no te enojes y mejor coopera.

 

Al no poder hablar libremente, esperaba que su hija entendiera que se refería que al ser su madre y ella, ser menor de edad, tenía cierto poder aún sobre su futuro, eso sin contar el simple hecho de que era su alto rango al mando. Por lo que mirando como se retira, soltó una risotada. Girando a ver a Juv, negó con lentitud y esperaba que no tuviesen que hacer eso, porque sería deplorable, siendo que ella pensaba más a algo relacionado a su atuendo ridículo de payasita.

 

—No, por favor… no pienses siquiera en ese tipo de prendas, mejor en algo más interesante o en todo aquello que creas que nos puede servir. —respondió a su comentario.

 

Las dos brujas, se habían ido dejándola completamente sola, así que al ver que se encargarían del interior de la morada negó con lentitud y comenzó a volver al exterior de la casona. Era momento de recorrer los jardines y crear un poco de caos, que bien podía ser parte del regalo que les dejaran a los habitantes de aquella morada.

 

Fuego negro —siseó con tranquilidad, logrando que una bola de fuego apareciera al menos tres metros por encima de ella y la siguiera por allí donde sus pasos fueran.

 

Al instante en que llegó al laboratorio, asintió con diversión y con un ágil movimiento de su arma mágica la bola de fuego impactó en la puerta del lugar, logrando que esta saliera en cientos de pedacitos y que un pequeño incendio comenzara a extenderse por todo el sitio, esto gracias a las diversas sustancias que tenían guardadas en ese sitio.

6uw7fbr.png

8kKbsCi.gif|| sgN2plD.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Unirse a la conversación

Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

Guest
Responder a esta discusión...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Sólo se permiten 75 emoji.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.