Jump to content

Prueba Libro del Caos #2


Bakari
 Compartir

Publicaciones recomendadas

Lyra había aceptado ser desafiada. Y más aún, le había pedido que lanzara un par de hechizos en su contra, para probar otros poderes del caos. Bakari sonrió divertido ante el atrevimiento de la muchacha, y ante su forma de adelantarse a sus acciones.En otro caso hubiera considerado aquello como una verdadera falta de respeto, sin embargo, el que Lyra buscara más retos solo significaba que no se estaba equivocando, que muy probablemente había lo conseguido.

 

Por supuesto que le daría la oportunidad de mostrar los otros poderes, pero sería en ese instante, en un duelo contra él. Las alumnas anteriores se habían enfrentado entre ellas dejándole las expectativas muy altas ante los nuevos que se atrevieran a cursar la prueba, pues si quería, Bakari podía ponerse muy minucioso a la hora de evaluar. Lyra debería mostrar valor y mucha astucia, como hasta ese instante, para hacerse con los oderes del caos.

 

Más allá de ganar, Bakari prefería que su pupila se arriesgara, muy a pesar de que la suerte parecía haberla abandonado durante el tiempo que habían compartido durante el entrenamiento. Muestra de ello era el trol que seguía arrancando árboles y lanzándoselos sin piedad, afortanadamente su cerebro era tan pequeño que no podía coordinar más acciones a la vez o Lyra estaría en serios problemas.

 

Recuperada de la vista y con el señor del caos casi a punto de desaparecer, la muchacha podría concentrarse en su enfrentamiento. Se realizaría allí mismo, a las orillas del lago, en aquel jardín a pocos metros de su carpa, donde le gustaría estar en ese momento en lugar de combatir ¿acaso no entendían que se había retirado por algo? ¿que las guerras ya no eran lo suyo? Bufó, al menos esta vez valía la pena que lo sacaran de su viaje espiritual

 

Uh, con que estás lista.

 

Dijo rascándose la calva con la punta de la varita mágica. Le hizo una seña a Lyra para que se alejara, o acercara, lo suficiente hasta que se sintiera cómoda. La muchacha debía sentirse afortunada, Bakari jamás había sido tan condescendiente con alguien. Le sonrió ampliamente mostrándole a nueva cuenta sus torcidos dientes. Ni él mismo sabía si era una sonrisa llena de malicia o si se trataba de su forma de animarla a continuar.

 

Invocó unas flechas de fuego. Su expresión cambió por completo, mostrándose serio, marcándose más las arrugas que surcaban su rostro. Los filamentos de fuego iban uno detrás del otro hacia Katara. Sabía que ella podría dominar cualquier cosa que se le presentara, debía hacerlo para mantener su conciencia tranquila y tratar de disipar las pesadillas que aún lo atormentaban.

 

Lyra Katara Selwyn vs Bakari

 

  • El duelo comienza con el trol invocado de la clase y solo durará un turno. La defensa contra el trol no consumirá acción.

  • El duelo se regirá por las reglas de duelos 1vs1

  • Los hechizos a utilizar son los de neutrales graduados y libros de hechizos hasta el Libro del Caos.

  • Pasadas 48 hrs sin respuesta del alumno al contrincante, se considerará abandono.

  • La prueba durará una semana a partir de la apertura del topic. Pasados los tres días sin respuesta y el usuario no rolea llegada, se considerará abandono.

KrnKYo1.png
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Por fin pude ver otra vez, cosa que me alegraba. Al menos por un momento, porque cuando vi al trol desee seguir ciega al menos hasta que desapareciera. No era una criatura muy inteligente que digamos ni su apariencia era agradable. Además de que seguia maltratando a la naturaleza.

 

Aunque lo que más me molestaba era tener que repetir varias veces el mismo hechizo para que no me impactará el árbol. ¿Qué hechizos se usaban antes de tener los libros? Me acordé de algo que podía usar, siempre que se tomará en cuenta que al ser arrancado de esa forma el árbol ya no era un ser vivo, literalmente. Algunas de sus raíces quedaban en el sitio por lo que el pobre ya estaba muriendo, siendo un objeto.

 

-Reducio.- Exclamé.

 

El árbol ya muerto a esas alturas y no tan grande, de dos metros de altura, quedo reducido hasta tres veces su tamaño normal. Alcanzó a golpearme un poco pero el daño no era considerable como como si lo hubiera sido el impacto en su tamaño original.

 

El guerrero Bakari ya me había mandado un hechizo, por lo que me concentré para cambiar mi suerte, esta vez sin tener los ojos cerrados para invocar la rueda del caos. Esta vez sentí que la suerte me favorecía y me otorgaba un gran poder bastante grande para tener un efecto crítico en mis hechizos, por lo que decidi arriesgarme, mandando un ataque primero y después curarme, no sin antes haberme alejado del guerrero unos diez metros, manteniendo esa distancia durante el duelo.

 

-Cinaede- Fue el hechizo que mencione, señalado previamente con mi varita.

 

El efecto fue inmediato. Pude imaginar como un gas invisible penetraba en las vias respiratorias de mi oponente, haciendo más daño del normal, cortándolas para después pasar a la sangre. Esperaba sorprender al uzza con mi decisión, hasta el momento mis movimientos habían sido bastantes predecibles.

 

Sentí ardor en mi piel una vez que impactaron algunas de las flechas de fuego, mismas que quedaron repartidas en mis brazos y en las piernas, por lo que . me señale a mi misma y pensé en un aguamenti. Con eso las llamas se apagaron y me quite las flechas del cuerpo. Aprovecharía para curarme por completo. De inmediato, pensé en un curación que termino por cerrar todas las heridas, sin dejar una cicatriz. Tenía que tener más cuidado en el futuro.

 

Todo había sido muy raro, llevaba la misma ropa con la que llegue a clase, ya que no había habido una pausa, lo cual me alegraba. También llevaba todavía los amuletos y anillos ganados hasta el momento con los cursos, los anillos seguian colgados de las mismas cadenas que los amuletos, siendo más fácil de esta forma poder cargarlos.

 

Espere la respuesta del guerrero, deseando ver como manejaba esta situación.

SMLQYQL.jpg
EPjHROm.gif ~eAnQFcJ.gif ~ PowpgLI.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Nada mal. Pensó Bakari mientras Lyra se defendía por última vez del trol y éste desaparecía tras atormentarlos durante tanto tiempo con su fea presencia y sus gruñidos ensordecedores. Se concentró en examinar los movimientos de la joven, si estaba nerviosa, si se mostraba segura, si sentía miedo o no. Lo único que le molestaba a Bakari era que se mostraba ciertamente insegura… y sin razón. Bakari esperaba sorprenderse.

 

Y lo hizo, sentía que se cortaban sus vías respiratorias; Lyra había escogido uno de los mejores hechizos. Más allá de dolor o la sensación de ahogo, el guerrero se sentía ligeramente orgulloso de la decisión de la jovencita frente a sus ojos, primero porque, a pesar de que no le había ido bien hasta ese momento, decidió desafiar nuevamente a los poderes del caos, esta vez obteniendo la buena fortuna. Y en segunda instancia porque no se estaba conteniendo.

 

Torció los labios como si fuera a sonreír nuevamente, pero el gas producto del cinaede comenzaba a hacerle efecto y se detuvo antes, quedando su expresión como una mueca grotesca, en un rostro lleno de arrugas, lo cual lo hacía más incómodo todavía. Oh, los pétalos de pensamientos siempre tan útiles, con sus efectos tan impredecibles, tan letales en ocasiones.

 

Decidió no meterle presión a Lyra, estaba seguro de que se preocuparía por sus heridas y desviaría su atención. Pensó en el anapneo, concentrándose, justo antes de que Lyra se curara de las flechas con agua. Tomó una fuerte bocanada de aire llenando sus pulmones nuevamente en cuanto el efecto abrió nuevamente sus vías respiratorias. Bendito aire que entraba. No era la primera vez que sentía esa presión y definitivamente no le gustaba sentirse limitado de esa forma.

 

Decidió imitarla.

 

Cinaede. Ella más que nadie sabría los efectos que ese corto pero potente hechizo podía hacer. El gas invisible la rodearía igual que a Bakari. Aunque, a pesar de ser un uzza, su poder era inferior que el de la muchacha. ¡Los beneficios de arriesgarse! Otra vez el orgullo, de saber que no estaba perdiendo el tiempo, de que las pesadillas que lo seguirían esa noche al volver a enfrentarse a alguien valdrían la pena.

 

Curación. Tocó ligeramente uno de los colgantes que cargaba en su cuello, uno de los que más usaba. Decidió empezar a cerrar sus heridas causadas por el cinaede en sus vías respiratorias a pesar de que tenía mucho tiempo por delante para hacerlo, tampoco podía descuidarse. Ahora todo dependía de su contrincante, y de qué tanto se cuidaba.

 

KrnKYo1.png
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Cada vz más me gustaban los hechizos del caos, aunque a diferencia de los demás eran demasiado impredecibles, por lo que a veces era mejor pensar cual usar, por eso decidí invocar a las fuerzas del caos para pedir fortuna.

 

No necesite cerrar los ojos para concentrarme esta vez, iba mejorando en eso al menos. Sentí como la energía de antes salia desde mi interior, era una sensación muy extraña y no me terminaba de acostumbrar. Esperaba que algo maravilloso sucediera y la suete estuviera conmigo de nuevo, pero no paso nada esta vez.

 

-Vaya suerte.- Pensé, más bien divertida por el asunto que por estar quejándome.

 

Afortunadamente el resultado no había sido grave, sin embargo empecé a sentir las molestias ocasionadas por el cinaede mandado por el guerrero Bakari, empezando a sentir como ese gas invisible penetraba en mis vías respiratorias.

 

-Flechas de fuego. - Pensé, señalando a mi oponente.

 

De inmediato el calor se dejo sentir por un momento, por los filamentos de fuego que salian de mi varita. Imaginé los efectos del hechizo cuando tocara la piel del guerrero, pero dudaba mucho que se dejara impactar por los mismos, solamente tenía intención de distraerlo por un breve tiempo en lo que me curaba.

 

Me señale a mi misma mientras pensaba en un anapneo. Apenas era el primer paso de muchos que tenía que hacer para librarme por completo del veneno, una forma más elegante de envenenar y menos complicada que el estar creando animalitos que pueden fallar de todas formas.

 

Mis vias respiratorias se despejaron pero todavía tenía que curarme el veneno que corría por mi sangre, deseaba que la suerte no le ayudará al uzza, pero estaba preparada a cualquier sorpresa que quisiera darme.

SMLQYQL.jpg
EPjHROm.gif ~eAnQFcJ.gif ~ PowpgLI.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Miró a Lyra escudriñando su rostro, sin notar ningún atisbo de decepción en su rostro al ver que no funcionaba la rueda que intentó invocar. Eso le gustaba a Bakari, a veces las cosas no resultaban como la planeábamos al momento de usar los poderes de Libro del Caos, pero seguir adelante con la mente en el duelo sin prestar atención a externalidades era una de las cosas que más apreciaba.

 

Bakari pensó en el salvaguarda mágica para evitar las flechas de fuego. No le hacía ninguna gracia lidiar con aquellas molestas flechas, ni maltratar más aún su ya cansado cuerpo, ya de por sí lleno de cicatrices y más marcas de batallas. Se hizo intangible, de forma que las flechas pasaron de largo sin hacerle ningún rasguño, perdiéndose en la distancia, casi tocando el agua del lago que estaba a sus espaldas.

 

Se concentró un instante, dejando que todo alrededor desapareciera,uniendo su poder en sus manos que mantenía unidas apuntando al suelo, sintiendo una especial pero conocida sensación al momento de invocar la Rueda del Tiempo. ¿Cuáles serían los resultados arrojados? Lyra había tomado un gran riesgo al no curarse al inicio y atacar en su lugar...

 

Parecía que Anubis había reconsiderado su accionar ante Lyra, a quien había conferido las peores de las suertes durante el entrenamiento. Había jugado una de sus cartas más peligrosas, evitar que se realizara el anapneo utilizando la rueda del tiempo, pero aquel designio fue negado y la muchacha continuaba viviendo, con sus vías respiratorias ahora destapadas, aunque con una hemorragia todavía por tratar.

 

No solo me estás convenciendo a mí, jovencita, tu suerte ha cambiado.

 

Dijo, obviamente refiriéndose al dios que regía el Libro del Caos. Era interesante como un poder como el que Lyra estaba aprendiendo podía cambiar drásticamente los resultados de un duelo, incluso los resultados de una verdadera guerra. No quería detenerse demasiado ni perder el tiempo en charlas, agitó la varita mágica, esta vez lanzando un hechizo clásico, pero poderoso.

 

Sectusempra.

 

El rayo viajaba los metros que separaban a Bakari de Lyra, intentando llegar hasta su pecho para provocarle varias heridas de las cuáles tendría que preocuparse de emergencia. Dudaba mucho que la joven se dejara impactar, pero debía esperar como lo sorprendía esta vez.

KrnKYo1.png
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Sonrei ante las palabras del guerrero, tenía razón en que mi suerte había cambiado, aunque el hechizo utilizado no había sido el idoneo para aprovecharlo, pero al fin y al cabo estaba aprendiendo todavía. De todas formas, ver que la suerte cambiaba me hacia sentir más segura, aunque en ese momento, solamente podía utilizar hechizos de defensa.

 

Invoque a las fuerzas del caos para obtener poder, al menos crear una defensa diferente y me fue concedido, si bien hubiera preferido haber utilizado ese poder para atacar, pero no era tiempo todavía.

 

Las fuerzas del caos seguian siendo favorables y senti como el poder aumentaba en mi, por lo que de inmediato señale con mi varita enfrente de mi.

 

-Fortificum- Dije en voz alta.

 

Delante de mi surgió una muralla rectangular y ondulada que detuvo el sectusempra . Estaba hecha de un extraño cristal resistente que me permitía ver los movimientos de mi oponente, de dos metros de alto y cinco de largo. No necesitaba algo de mayor tamaño para cubrirme totalmente de los rayos que mi oponente quisiera mandarme.

 

Me señale a mi misma y pensé en un episkey, sintiéndome mejor pero no estaba curada del todo todavía.

 

-Lo sé, ya era hora de que cambiara, guerrero Bakari.- Contesté al comentario que hizo antes de mandarme su ataque.

 

Volví a mirar la muralla, orgullosa. En situaciones normales no la hubiera podido crear y era bonito ver el cambio de mi suerte reflejado en algo tangible. Debía de ser más cuidadosa, en los duelos de las clases de los libros nunca me había visto en una situación como esta, en que solo podía defenderme y curarme. Odiaba no poder atacar de nuevo, pero al menos seguia viva.

SMLQYQL.jpg
EPjHROm.gif ~eAnQFcJ.gif ~ PowpgLI.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Guest
Esta discusión está cerrada a nuevas respuestas.
 Compartir

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.