Jump to content

Libro del Equilibrio (6)


Lisa Weasley Delacour
 Compartir

Publicaciones recomendadas

- Las siete maravillas del mundo antiguo son obras arquitectónicas que los helenos consideraban dignas de ser visitadas. Todas ellas son únicas e imponentes, características de la región y quienes las construyeron - La voz de Runihura resonaba en el claustro de profesores. Sus ojos cerrados meditando cada palabra. La joven guerrera era una apasionada de todo aquello y así lo haca ver cada vez que podía – La lista definitiva fue obra de un pintor neerlandés llamado Maerten van Heemskrerck, quien en el siglo dieciséis dibujo un cuadro por cada una de las reliquias….

- ¿Y esta clase de historia improvisada? - Pregunte con cierto retintín, pues tenia cierta idea del motivo por el cual la fémina me dejaba caer aquella información. Ella, junto con Badru, eran dos de mis mentores en lo que se refería a libros de hechizos. Ambos me conocían bien, uno mas que otro debido a la conexión que compartíamos desde el primer momento. Estaba claro que la morena podía leerme con sorprendente facilidad y aunque su forma de ser conllevaba respeto a sus reglas y costumbres, el pasar tiempo conmigo la había hecho un poco mas abierta a las bromas.

- Has de visitar cada una de ellas y hallar la esencia de la misma - Su respuesta me dejo totalmente muda. ¿A que miércoles se refería con su esencia? ¿A su alma tal vez? Pero…. ¿acaso las esculturas poseían alma? Quizás fuese de su creador o tal vez algo del ambiente en el cual estaba ubicada. No tenia la menor idea y la Nefir lo sabia. Le gustaba ponerme en apuros, pues según ella solo con retos se aprendía. Como estaba claro, no detallo nada mas de la misión, tan solo dejo escapar una sonrisa maliciosa. Y con las mismas se fue, dejando la habitación en total silencio.

Llegue al aula horas después, aun intentando hallar la lógica a las palabras de la extravagante Uzza – Esta loca – Murmure. Tras unos pocos segundos el murmullo de los nuevos pupilos comenzó a escucharse por el pasillo. Tense mi cuerpo y deje que estos llegasen a su sitio, el cual elegirían según les conviniese. No paso mucho mas rato, cuando ya había empezado a hablar y a comentar la situación en la cual nos habíamos visto envueltos. Yo por ser quien dirigía la cátedra y ellos porque serian mis ayudantes en las diferentes pesquisas que llevaríamos a cabo.

- La Gran Piramide de Guiza. Los jardines colgantes de Babilonia. El templo de Artemisa. La estatua de Zeus en Olimpia. El Mausoleo de Halicarnaso. El Coloso de Rodas y el Faro de Alejandria – Nombre con pulcritud y eficiencia cada una de las obras maestras – ¿Sabéis que nombre poseen todas ellas en conjunto? - La primera cuestión del día y no seria la ultima - Bienvenidos a la mayor de las aventuras - Era, como decía Mei, algo dramática cuando se trataba de exponer mis conocimientos al mundo, pero ¿que quedaba de la vida sin un poco de vistosidad y actuación?

 

 

___________________________________

ALUMNOS
Arya T. Macnair
Jessi Stabolito
Sofia Elizabeth Granger G
Helike Rambaldi Vladimir

Editado por Elvis F. Gryffindor

                            WFlgMYZ.gif

Firma lobo 2.jpg

                                                        XEPq2Tk.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Estaba midiendo con cuidado unos pequeños trozos de cuerno de Erumpent en la habitación cuando un crack hizo que los soltara e hiciese volar por accidente parte de la pared.

 

- ¡Maldita elfina de los demonios! - le grité, sabía que no tenía ninguna culpa pero también cómo yo le había indicado que no debía molestarme cuando estaba trabajando en casa. Eso más que nada, me fastidiaba bastante.

 

- Disculpe señorita. Pero venía a recordarle sus clases - solté un juramento, estaba cansada y fastidiada. Sí, había echado la solicitud hacía más de un mes, pero claro, siendo período vacacional no empezarían las clases a primeros de septiembre. Al menos tenía a Galadriel como una agenda con patas, aunque como en esa ocasión me diesen ganas de estrangularla y eso que apenas había asomado el sol por el horizonte. Debía ser bastante temprano.

 

- Está bien... - no pude evitar un exabrupto que ella apenas había escuchado y me dirigí al cuarto de baño a darme una buena ducha, me acordé enseguida y antes de cerrar la puerta:

 

- Arregla eso, ¿quieres? Además limpia todo lo demás. Si necesitas ayuda, ya sabes lo que tienes que hacer - la sirviente negó con la cabeza y se dispuso a hacer sus tareas. En cuánto terminé en el baño y entrado de nuevo a mi habitación todo estaba impoluto.

 

No quería retrasarme demasiado así que con rapidez puse mis prendas interiores, además de una camiseta, cazadora de cuero, tejanos y botas de piel de dragón. No quería dejarme nada importante. Me puse en el cuello el monedero de piel de moke, los dos libros (el Libro de la Fortaleza y el de la Sangre) y los anillos y amuletos que seguramente necesitaría, por supuesto mi inseparable pitillera de plata, una cajita con pociones varias, galeones y otros objetos de menor tamaño.

 

Cuando estuve lista até el pelo en una cola de caballo alta y recogí la varita de álamo que tenía encima de la mesita de noche. Me fijé en el reloj y marcaba las ocho menos diez. La hora justa para llegar con puntualidad. Así que "suspirando" de nuevo, me giré sobre mis talones y haciendo uso del encantamiento de aparición llegué a la Universidad. Con algo de prisa, recorrí el terreno hasta buscar el aula de la clase del Libro del Equilibrio. En cuánto me adentré en el aula, me quedé estupefacta. Una sonrisa maliciosa se mostró en mi cara sin poder evitarlo. En ese instante un reloj cercano sonaba dando la hora.

 

Guardé la varita en el interior de la chaqueta, me senté en uno de los pupitres y puse los pies encima de la mesa, haciendo así que fuese un balancín. No sabía qué compañeros tendría en esa ocasión pero sabía que no tardarían en llegar para descubrirlo.

 

Empezó con una pequeña diatriba y no pude evitar alzar las dos cejas a cada palabra dicha...

 

- ¿Acaso señora, nos toma por tontos? - pregunté burlonamente- Todo el mundo los conoce, por supuesto. Son las bien llamadas siete maravillas del mundo Antiguo. Por supuesto, tengo que hacer un inciso en cierto punto - chasqueé la lengua- que yo sepa en el otro lado - no pude evitar mostrar una cara de asco - no saben si a ciencia cierta los Jardines Colgantes de Babilonia han existido en realidad o tan sólo son un mito. En mi caso, yo lo sustituiría por la gran Biblioteca de Alejandría, uno de mis monumentos antiguos favoritos - asentí con la cabeza. No pretendía ser una sabionda, pero si ella nos preguntaba, ¿tendría acaso que darle una respuesta corta?

 

- Es cierto que los he visitado con el profesor Hades, pero yo creo que todo era un burdo montaje de magia para poder conseguir el tan ansiado enlace a los libros - me encogí de hombros en ésta ocasión. Saqué los pies de encima de la mesa y puse las manos cruzadas debajo del mentón para apoyar la cabeza.

 

- ¿Aventura? - bufé un poco - mientras no sea enfrentarnos a esfinges, demonios del agua y a inferis, cuenta conmigo - ahora puse un brazo detrás del respaldo de la silla, mirando fijamente a la Weasley.

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Un nuevo libro comenzaba en estos días y Jessie estaba inscrita para poder obtener los grandiosos poderes que este le otorgaba, así que cuando recibió la notificación de que la clase estaba por comenzar, tomo sus cosas, el libro de hechizos y los amuletos que le hubieron dado al momento de la comprar el libro.

 

Salió de la mansión Black Lestrange con el libro en la mano, sabía que no debía de dejarle en casa y por supuesto no debía de exponerlo a ojos indiscretos, pero ella siempre había preferido llevar sus libros en la mano, los sentía más seguros, más reales y parte de ella, que era lo que debía de hacer para poder utilizarlos.

 

Caminaba sin mucha prisa, llevaba tiempo de sobra y por sobre todas las cosas disfrutaba caminar. No le tomo mucho tiempo llegar a su clase, donde ya había una chica; la conocía del trabajo y la quería mucho. Se acerco a ella y se sentó a su lado, observando y prestando atención a lo que decía la mujer que impartía la cátedra.

 

 

Aun no entendía el porque debía de ir a aquellos lugares pero si era parte de la clase prefería que todo terminara pronto, ya que ir por los antiguos paises a conocer esos lugares no era algo que... no volvería a hacer en su vida.

 

-¿En verdad tendremos que ir a todos esos lugares? No he tenido muy buenas experiencias visitando algunos de ellos. - murmuro un poco preocupado por lo que estaba pasando en la clase

ojrlZad.png


http://i1008.photobucket.com/albums/af203/kath603/hufflepuff.gif http://i.imgur.com/5Sd2r7R.gif http://i45.tinypic.com/wuo67r.jpg


Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

—Lisa ♥

 

Saltó de la cama con la nota entre manos temblorosas, había esperado tanto que la carta llegase del ateneo que por un tiempo lo había olvidado por completo. Tampoco estaba preparada para ver a la bruja, luego de que todo se salió de control en su breve ausencia ya no habían vuelto a verse ni a hablar, Macnair no se atrevía a buscarla para contarle lo que hubo vivido en la isla, la forma en que alguien conocido por ambas había asesinado a sangre fría a una adolescente Ámbar, alguien que en el futuro ya no existía debido a eso, era una situación verdaderamente engorrosa más comprendía que lo absurdos rumores sobre su deserción sumado a la forma en que protegió a su padre delante del resto de sus compañeros le habría llegado rápidamente y por ello la conexión que tenían se habría quebrantado.

 

Hunter por siempre, pensó mirándose al espejo. Dos lobos de una misma especie jamás hubieran sobrevivido.

 

Recordó como un flash a ver su cuello vacío el medallón que compartía con Lisa más rápidamente sacudió la cabeza y se colocó una cadena con los amuletos de los libros ya cursados, luego ató su cabello nuevamente rojizo y refregaba sus ojos, llegaría tarde a la clase si no se daba prisa. Ató las cintas de sus botas de montaña, se colocó un suéter verde botella sobre una camisa blanca y lo acomodó a la cintura de unos vaqueros pulcros, por primera vez no llevaba tela rasgada o mal vista por el resto, quería demostrarle a quién aun consideraba su hermana mayor que estaba bien, debía esconder las noches en vela, y la falta de alimentación.

 

Corrió por los pasillos de la Universidad apresando contra su pecho el libro de tonalidades azules y grueso contenido tratando de hallar el aula correspondiente, para cuando lo hizo solo logró escuchar que dos mujeres cuestionaban sobre visitas, aventuras y por su coeficiente intelectual por lo que tuvo que sacar conclusiones antes de que Weasley le sacase la cabeza de su sitio. —De aventuras se hacen los guerreros— comentó tomando asiento en el último pupitre del aula y acomodando un mechón de cabello que se le había escapado sobre la frente así como los bordes de su gabardina gris gruesa, el clima comenzaba a volverse inestable por aquellas fechas y lo volvían todo más difícil.

 

—Lamento la demora.

nqOolSA.gif

xQB7Qk7_d.webp?maxwidth=640&shape=thumb&

uhmdsoi.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

No esperé contestación alguna y me encogí de hombros. Mientras, la esperaba continuaba al ingreso de los nuevos alumnos.

 

En cuánto la puerta del aula se abrió me sorprendió ver a Jess que se sentó al lado mío...

 

- Así que, compañera de clase ¿eh? - le dije con sorna y una mueca graciosa- espero que lo pasemos bien - le dije susurrándole al oído a sabiendas de que podía oírlo...

 

Me fijé en que a la chica, no le hacía ninguna gracia ir de tour por esos sitios en cambio yo, estaba ilusionada, no podía evitarlo...

 

- No te quejes, que al menos no tienes que pagar una fortuna por tener que visitar esos sitios... Créeme que yo también he visitado los jardines de Babilonia con Hades... malditos guardias - refunfuñé yo al recordarlo - pero esperemos que la profesora - hice hincapié y con mofa ante la última palabra- tenga valor para seguir hacia adelante...

 

Suspiré y mientras esperábamos al resto de las personas, saqué el Libro del Equilibrio, al hacerlo se escucharon varios ruidos dentro del monedero y negué con la cabeza:

 

- Maldita sea, ahora tengo que volver a colocarlo todo... qué pereza - bufé...

 

Fui revisando las hojas de ese tomo y estaba ansiosa por probar los nuevos hechizos que contenía. Al menos tendría más poder si me atacaban y no usar solamente los conjuros que el Ministerio como civil, me permitía utilizar en caso de necesidad.

 

Al poco rato de entrar Jess, alguien más había accedido al lugar y me fijé en la bruja. Era Arya, la conocía del ministerio.

 

- Otra más que se apunta - le dije a la compañera que tenía a mi lado y haciéndole un gesto con la cabeza.

 

- ¿Tienes pensado seguir cursando los siguientes niveles de magia? - le pregunté con curiosidad mirando a mi compañera (@)- Yo sí, y hasta dónde me den los galeones para pagar las matrículas - reí por lo bajo << y sobre todo, para seguir obteniendo más poder y magia>> pensé en esos instantes al quedarme callada.

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Se levanto con pocas ganas de ir a la clase, a pesar de su pedido los directores habían insistido en matricularla en la siguiente clase, como si no supiera el resultado, a pesar de poner su mayor esfuerzo la vez anterior, había sido la única con un insuficiente en su nota. Guardo sus libros en la mochila, se coloco los amuletos y anillos en una cadena de oro irrompible y coloco los frascos y pequeños costales en un compartimiento especial dentro de la mochila y se cambio de ropa. Como poco o nada le hacían los climas del mundo humano, se coloco un short de mezclilla, una blusa de tirantes negra y la capa de viaje sobre los hombros y cara, dejando esta semidescubierta, no quería llamar la atención sobre ella.

 

Camino tranquilamente por el campus hasta que llego a donde se llevaba a cabo la clase y se dio cuenta con un poco de disgusto que era la última en llegar, por lo que aquello de no llamar la atención quedaba totalmente descartado, todos los ojos se giraron hacia ella que se encogió de hombros y se sentó al fondo del salón. Había alcanzado a escuchar que hablaban de las 7 maravillas del mundo muggle, ella habia visto caer un par en su larga vida, no tan larga para verlas nacer desde luego, pero si para verlas destruirse por la mano del hombre y su tendencia a destruir lo que no entiende.

 

- también se cree que todos son ellos son centros mágicos o algunos van mas alla al creer que podrian ser portales que transportan a otras dimensiones, por ello algunos de ellos han sido protegidos con hechizos parecidos a el de Hogwarts - dijo aportando un poco de lo que sabía sobre aquellos lugares a sus compañeras. Se cruzo de piernas y coloco su mochila en medio de ellas y frente a su cuerpo para mantener siempre a la vista sus cosas, conociendo a la profesora en cuestión podría mandarlas sin previo aviso a algún hoyo profundo y no quería quedarse sin sus cosas.

 

Al mirar mejor a sus compañeras se dio cuenta que su hija estaba presente por lo que la saludo desde lejos con la mano en alto esperando que la viera, quería hablar con ella desde hacia días pero la ocasión simplemente no se había dado .

c3cuSMA.gif4dV4RuU.gif

adUnqJb.png

8qIYq5A.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Omití cualquier comentario irónico que se me fue ocurriendo mientras escuchaba la respuesta de la fémina. Se vería su valentía en el momento preciso y no a través de sus claras y mal intencionadas palabras hacia mi persona. Asentí cuando dejo de hablar, creyendo firmemente que se estaba extralimitando, pues se había puesto a la defensiva mucho antes de que yo la atacase. ¿Miedo quizás? Era muy probable. Sonreí de forma poco notable y continué a la espera de que demás llegasen.


Una segunda mujer arribo al aula. La mala suerte me acompañaba clase tras clase en la universidad. Esta mucho mas comedida que la anterior, cosa que agradecí. Mi carácter era difícil de controlar. A ambas las conocía de sobra. Y pondría la mano en el fuego asegurando que no soportarían los peligros y aventuras que estábamos a punto de vivir – Seguimos los mandatos de los Uzzas, gracias a los cuales estáis aprendiendo tan increíbles poderes – No me iba a molestar en dar mas detalles, algún día lo entenderían.


Las dos ultimas personas no tardaron en hacer acto de presencia. Abrí mucho los ojos cuando descubrí la figura de mi anterior compañera de bando. Hacia tiempo no veía a la Macnair y me sorprendió el hecho de que estuviese tan entera cuando los mortifagos habían capturado a su hija hacia pocos días. Tal vez y los murmullos eran ciertos y la bruja había asumido su lado oscuro, cediendo sus dones al rival – No hay apuro – Respondí, mientras confirmaba lo dicho por Granger. Magia y de la mas antigua.


- Tienes toda la razón Sofia y es por eso por lo que hemos de aprender una serie de conjuros extras para internarnos en todas ellas y salir ilesos – Era hora de comenzar – Flechas de fuego es un dinámica invocación que nos librara de los endemoniados inferis que custodian la pirámide de Guiza. Para lograr crearlas con eficacia debéis pronunciar dichas palabras y realizar este movimiento – Les mostré como mi varita se movía de izquierda a derecha y luego costaba el aire de forma transversal – Probadlo.


En cuanto lo dominasen, el viaje empezaría – Si tenéis alguna duda, podéis preguntarla sin ningún tipo de preocupación. Para eso estoy – Cuatro muñecos de madera y heno aparecieron de la nada, cada uno frente a un alumno – Esos maniquíes serán quienes recibirán el daño – Anuncie con determinación, alejándome unos metros del centro del aula. Las chicas se pusieron manos a la obra, yo tras ellas observaba su manejo y les explicaba el contra conjuro. Algo necesario por si se saliese de control.


- En caso de que vosotros seáis el blanco de este maleficio podéis eliminarlo usando un aguamenti y dos episkeys. Sencillo ¿No os parece?

                            WFlgMYZ.gif

Firma lobo 2.jpg

                                                        XEPq2Tk.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Me callé en esos momentos... La verdad es que ni me apetecía seguir lanzándole pullas, estábamos ahí para aprender los hechizos del libro y eso era lo único que me interesaba.

 

Alcé una ceja ¿inferis en la pirámide de Giza? Desde luego, los magos egipcios se procuraban salvaguardar sus propios tesoros. Aunque fueran moles de piedra que habían sido levantados hacía ya, más de tres mil años. Una larga vida, pensé para mí.

 

Pero la profesora no tardó en hablar. Comenzó hablando sobre las flechas de fuego, había leído ese hechizo en el libro y la verdad es que estaba ansiosa por probarlo, debía ser interesante poder probarlo. Además, que me recordaba mucho al fuego maldito, salvo que éste no tenía forma definida, claro está en forma animal.

 

Presté atención en cómo hacía el movimiento con su varita e invocó unos cuatro muñecos para practicar...

 

- Vaya vaya, así que, magia vudú - reí por lo bajo, mientras miraba a Jess con una mueca burlona - oye, ¿qué te parece probarlo con un muggle? - le dije por lo bajo. Seguro que hasta le haría gracia.

 

Saqué mi arma mágica del bolsillo y repetí el gesto que había hecho Lisa. Pensé en la invocación y volví a repetir el gesto pensando en "flechas de fuego" de la varita salieron varios filamentos de fuego que dieron en el primer muñeco de madera y heno. Empezó a arder en cuestión de segundos y asentí satisfecha... Pero no pude evitar decir...

 

- Demasiado fácil. Si hay un montón de inferis, dudo mucho que entre cuatro personas podamos batirlos a todos - me encogí de hombros. Estaba ansiosa por empezar - se agradece el modo de contrarrestar ese hehizo... ¿También vale para una horda de vampiros? - Le pregunté a Lisa... evidentemente no era ningún tipo de amenaza, sólo era por seguridad si, por ejemplo, se atrevían a atacar cualquiera de las casas que yo visitaba.

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

La voz de Sofía la tomó por sorpresa, la bruja sonrió de lado notando como al parecer allí algunos eran amigos y se dijo a sí misma que cursaría dicho libro como todos los demás, sola. No conocía demasiado a Heliké pero su forma de proceder no solo para con la profesora —que una vez más recordemos era como su hermana mayor— sino en la forma de tratar de englobar atención, no, no le gusta en lo absoluto su comportamiento. En cuanto a Jessie, ésta no podría hacerle daño ya, ninguna de las dos podría después de aquel especie de pacto silencioso que habían hecho, aun le debía una disculpa por tratar de matarla en el laberinto cuando solo buscó ayudar a Pik pero al menos una de las cuatro debería aprender a separar las cosas.

 

Wealey explicó uno de los tantos hechizos que aprenderían comentando que les sería útil en la travesía que estaban a punto aventurar así que no dudó un instante en ponerse de pie, varita en mano, echando una única ojeada a su libro solo para no perderlo de vista no porque se tuviera desconfianza; Arya había nacido diestra para aquello y no era la única que lo sabía para el día de la fecha. Contempló los muñecos de entrenamiento y por un instante sintió una punzada muy grande en la sien izquierda, cientos eran los entrenamientos que había compartido con la morena pero ya no lo recordaría, salvo el apoyo incondicional que ésta le dio en distintos momentos de su vida y bajo circunstancias extremas.

 

—Flechas de fuego

 

No separó sus labios, mentalizó cada palabra en su cabeza hasta que éstas tomaron forma y obligaron por instinto a su diestra a moverse de forma transversal, de izquierda a derecha, cortando el aire a unos centímetros de su ubicación para más tarde oír el restallido del hechizo y uno tras otro aquellos flameantes filamentos semejantes a —como su nombre bien lo dice— flechas de fuego que con el simple impacto rasgaron la madera y la incendiaron de inmediato. Macnair se sorprendió pues no fue algo inmediato, la invocación era consecutivo por lo que sintió temblar su brazo cuando lo pegó al cuerpo y volvió la mirada algo pálida en dirección a Lisa, se adentraba poco a poco en un campo de máximo poder.

 

—No sé si con una horda, pero quizás solo con uno funcione.

 

Sí, lo suyo había sido una amenaza.

nqOolSA.gif

xQB7Qk7_d.webp?maxwidth=640&shape=thumb&

uhmdsoi.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

No buscaba su aceptación o reconocimiento, eso lo tenia claro así que no agradeció que le diese la razón aunque por educación debería haberlo hecho, lastima que ella era mal educada. Se levanto cuando la profesora les indico como hacer el hechizo aunque ella ya lo sabia, era recusante, así que su movimiento de muñeca fue rápido y preciso.

 

- flechas de fuego - dijo apuntando hacia el blanco que no ofrecía mayor resistencia o dificultad. Los filamentos de fuego salieron de su varita con precisión y golpearon en varias partes del cuerpo de paja dejándolo envuelto en fuego. Se acerco lo suficiente para lanzarle un aguamenti y no recibir nada del fuego que la paja se encargaba de alimentar. Había deseado golpear en su mayor parte el torso y así había sido.

 

- interesante...¿que tal si uso un semillas de hielo en lugar de un aguamenti, daría el mismo resultado en cuanto apagar el fuego? - le pregunto a la bruja pues su curiosidad podía mas que cualquier otro sentimiento que pudiese generarle la profesora. En aquel momento no era Sofia la vampira malhumorada sino mas bien la científica, su mente pedía conocimiento sobre lo que pasaba a su alrededor, conocimiento, comprensión, pruebas. A pesar de ya no ser mas parte de los aurores o inquisidores su mente seguía trabajando igual que si aun estuviese ahi

c3cuSMA.gif4dV4RuU.gif

adUnqJb.png

8qIYq5A.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Guest
Esta discusión está cerrada a nuevas respuestas.
 Compartir

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.