Jump to content

Prueba Libro del Caos #3


Bakari
 Compartir

Publicaciones recomendadas

Cuando los tres estuvieron de vuelta a la universidad, el Uzza se concentró y llamó su propio Señor del Caos. Pensó y pensó en que quería uno en específico, que le sirviera para poner al límite a sus alumnos y hacerlos distraerse de la consecución de los poderes del caos. Sin embargo, Anubis, aquel viejo detestable, le había enviado a Peeves. El poltergeist era una verdadera molestia, un dolor de muelas, un… problema que Bakari no tenía por qué enfrentar.

 

No te atrevas a molestarme, estás advertido, Peeves.

 

Sentenció con voz dura mientras lo señalaba con el dedo índice, inspirando cierto dejo de autoridad que incluso Peeves sabía que era de temer. Bufó enojado ante los designios del universo, sus actuales alumnos verían aquel obstáculo como la burla que era. Aunque, de cierta forma, su presencia le serviría a Bakari para llevar a los extremos la paciencia de los jóvenes, que seguramente no aguantarían que se burlen de ellos.

 

Pero puedes hacer lo que quieras con ellos.

 

Hizo un ademán señalando a ambos, a quienes había explicado que deberían enfrentarse entre ellos, usando los poderes que el Libro del Caos tenía para ofrecerles. Los poderes de ambos habían vuelto a la normalidad y se encontraban en igualdad de condiciones, con la excepción de que Peeves buscaría la forma de arruinarles el dia.

 

El duelo se llevaría a cabo allí mismo, en el amplio prado que estaba justo entre el lago y la carpa donde vivía Bakari. Solo habían unas cuantas piedras de diversos tamaños en el suelo y unos cuantos árboles con su respectiva vida silvestre en ellos. El calor, contrastante al frío del río en el que habían estado antes, empezaba a volverlo loco. Solo esperaba que tanto Anne como Zack demostraran sus habilidades en ese instante, y recordaran que un guerrero tomaba riesgos.

 

 

@ vs @@Zack Ivashkov

 

  • El duelo se regirá por las reglas de duelos 1vs1

  • Tienen que rolear a Peeves, por el tiempo que dura su invocación.

  • Los hechizos a utilizar son hasta el rango tempestad y libros de hechizos hasta el Libro del Caos.

  • Pasadas 48 hrs sin respuesta en el duelo, se considerará abandono.

  • La prueba durará una semana a partir de la apertura del topic. Pasados tres días sin respuesta sin que el usuario rolee llegada, se considerará abandono.

Editado por Bakari
KrnKYo1.png
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

La respuesta llegó no mucho después de manifestar su inquietud referente a la siguiente actividad, solo que no con palabras sino con hechos. Zack observó atentamente los movimientos de Bakari y los resultados de ellos, un despreciable Peeves. Nunca antes había tenido que lidiar con uno, pero sabía, al igual que el resto de los magos, que era lo suficiente molesto como para querer salir corriendo del lugar donde se encontrara. Las fuerzas del caos en aquella oportunidad les dieron el privilegio de gozar de su compañía.


—Encantador — murmuró desanimado rodando los ojos en dirección a Anne. Por supuesto nadie quería tener a un burlón pendiente de arruinar el día, pero ellos no tenían forma de evitarlo. Tomando en cuenta que ambos Mortífagos eran los únicos cursantes, Ivashkov asumió que se tendrían que enfrentar entre sí para demostrar los conocimientos aprendidos. Por tal motivo se desplazó por el prado en busca de una posición cómoda que le permitiera visualizar a su actual oponente además de la proximidad a los elementos que podrían ser de ayuda en el duelo.


Su vestimenta también cambió a una remera de tela fina, pues el calor ahí era muy diferente al intenso frío del ambiente anterior. Unos jeans cubrieron la parte de baja de su cuerpo al igual que los zapatos deportivos blancos protegieron sus pies. El césped estaba corto, ventaja significativa dado que se podría apreciar cualquier insecto o criatura que anduviera por ahí. Había unas cuantas rocas dispersas y árboles que ambientaban la escena.


—Veamos qué tan buena sigue mi fortuna — comentó con marcado sarcasmo, pues ya había demostrado que las fuerzas del caos no estaban de su lado. Sin embargo se atrevió a invocar la rueda del caos e inocentemente esperar un efecto positivo. Al sentir su varita vibrar quiso lanzar mil y un improperios al aire, sabía que su poder se había minado, más de lo que de por sí ya estaba en ese tipo de enfrentamientos. El Peeves por supuesto también haría de las suyas, otra traba molesta en el camino.


—Arena de Hechicero — pensó ya con varita en mano provocando una ceguera inmediata en Anne gracias a los huesos cristalizados de un mago, no obstante en él también surtió un efecto negativo. Una nube de polvo común se levantó de la nada a todo su alrededor justo al tiempo que daba un largo suspiro de resignación por su efecto negativo en la rueda del caos. Claro que aquello solo ayudó a aspirar gran cantidad del polvo que terminó ahogándolo entre fuertes tosidos descontrolados. Todo gracias al Peeves.


A él no le resultó gracioso en absoluto, en duelos le gustaba estar concentrado para no perderse detalles de lo que su contrincante hacía. Se llevó la mano al pecho para intentar calmarse y contuvo la respiración unos segundos, eso le ayudó a retomar el control, aunque la molestia del polvo continuó. Lo detestable del asunto era no poder hacer nada al respecto.

5CBNzmy.jpg

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Habían aparecido en el espacio que había cerca del Ateneo, muy distinto al escenario en el que habían probado los poderes que les confería el caos. El clima había cambiado totalmente, por lo que en cuanto comprendió que allí llevarían a cabo el tradicional duelo que componían las pruebas de las clases de los libros de poderes, se decidió a cambiarse de ropa para estar lo más cómoda posible y que el calor no fuera un factor negativo en su rendimiento. Mientras lo hacía, comprobó que Bakari hacía algo y, al escuchar el comentario sacástico de Zack, alzó la mirada para ver que había un Peeves allí cerca.

 

Oh sí, empezamos muy bien —apostilló, poniendo los ojos en blanco. Su ropa ahora básicamente se componía por el pantalón vaquero y las botas de suela de goma que había llevado desde el principio y una blusa de tirantes mucho más fresca, de algodón, que dejaba a la vista su pálida piel. Zack ya se había colocado a una distancia prudencial de ella, y Anne vio cómo comenzaba a invocar los poderes del caos. Aunque las cosas no le salieron como había previsto desde el principio. Se habría echado a reir de buena gana si no hubiera sido porque acababa de perder parcialmente la visión a causa de las arenas de hechicero que le había mandado su compañero. Parpadeó con torpeza mientras se tambaleaba ligeramente: tener problemas de visión era probablemente una de las cosas que más la desestabilizaban en el mundo.

 

Se moría de ganas por rascarse la cara para librarse de aquella incómoda molestia, aunque sabía que sería algo inútil. Tanto así que sólo podría deshacerse de sus efectos con magia, aunque no estaba segura de querer usar una oportunidad de atacar al Ivashkov para eso. Por eso se concentró en invocar las fuerzas del caos tal y como había hecho Zack solo que, en su caso, probaría fortuna con la rueda del poder. Y, una vez más, sintió que el caos resultaba más favorable para ella que para su compañero, pues sintió una vibración extraña en la varita, como si ésta estuviera a punto de rebosar de poder. Los efectos habían sido positivos, así que podría usar hechizos un poco más altos de los que había señalado Bakari, que no eran todos los que Zack y ella estaban acostumbrados a manejar.

 

Cinaede —pronunció claramente, con la varita firmemente asida con la mano izquierda. El efecto de aquel hechizo envenenador saldría bien a pesar de que la Gaunt no podía ver, pues no necesitaba apuntar a su contrincante directamente para realizarlo. Aquel veneno gaseoso extraído de los pétalos de pensamiento rodearían a Zack para introducirse en sus vías respiratorias y bloquearlas. Si no detenía el efecto, éste luego pasaría a la sangre y podría terminar matándole. Aunque Anne no iba a permitirse eso, si bien no manifestaría aquel pensamiento a no ser que tuviera que intervenir, pues seguramente Bakari no viera con buenos ojos que salvase a su compañero en mitad del duelo en el que debía derrotarle. Además, Zack podría zafarse de aquel problema sin ninguna duda, la Gaunt contaba con ello. Pero tenía muy claro que no iba a matar a su compañero. «Necrohands», invocó entonces, aprovechándose del efecto positivo de la rueda del poder. Dos manos gigantes surgieron del suelo ante ella, con no más de un metro de distancia entre ambas. Éstas acompañarían durante un rato a su invocadora para protegerla de ser necesario, o para atacar si así lo determinaba ella. Mientras tanto, debería esperar a que el efecto de la arena del hechicero desapareciera.

 

Quiso moverse hacia un lado pero, a causa de la dificultosa visión, tropezó y estuvo a punto de caer. Peeves estalló en carcajadas.

 

Maldita sea, ¿acaso no soy suficientemente patosa yo sola como para que tú empeores el asunto, Zack? —exclamó, angustiada. Las carcajadas del poltergeist aumentaron.

AYlDcNN.gif


oizsVNM.jpg

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Tenía conocimiento de lo molesto que era estar ciego en medio de una batalla, él mismo lo experimentaba con frecuencia en los asaltos, por lo que entendía bien la inquietud de Anne que, si bien no manifestó ninguna palabra ofensiva en contra de su compañero, se le notaba bastante incómoda. De cualquier forma la bruja se las ingenió para seguir humillándolo con su buena fortuna, invocando las fuerzas del caos obteniendo resultados positivos nuevamente. Zack guardó silencio, debía estar pagando todo el mal que hizo en las calles del pueblo.

—Anapneo — el hechizo surtió efecto pocos segundos después de que un cinaede comenzara a tapar las vías respiratorias del vampiro. El color de su piel cambió, tornándose rojizo y luego al intentar pasar a un violeta preocupante, los efectos del ataque fueron cancelados. Había llevado ambas manos a su cuello como un impulso desesperado por salir del paso, pero eso no le sirvió para nada más que lucir cómico a punto de morir. Todavía sentía molestias en su cuerpo, por lo que decidió aliviarlas con una curación sencilla aprendida en su entrenamiento con los Uzza sobre la fortaleza interna. Eso le sirvió para erradicar por completo cualquier rastro del cinaede.

A continuación observó dos manos fantasmales surgiendo de la tierra para proteger a Anne. Sería fastidioso tener que lidiar con ellas a futuro, pero tampoco había muchas formas de eliminarlas. Si bien estuvo ciega durante sus primeros movimientos, la bruja recobraría la visión en muy poco tiempo, segundos que Zack debía aprovechar. Se puso manos a la obra invocando la rueda del poder también. Ahora podía hacer los movimientos en el aire con más soltura, casi como si lo fuera aprendido desde hacía mucho tiempo. Su confianza en las fuerzas del caos esa vez le ayudó.

—¡Excelente! — al fin se acercó una ventaja —Detritus — murmuró a continuación invocando una fina niebla que se adhirió a su piel, como una sencilla pero resistente película que lo mantendría inmune a cualquier ataque externo, incluso la vestimenta que llevaba quedó fuera de la protección. Ella tenía sus manos gigantes, ahora él podría recibir rayos o invocaciones sin sufrir sus efectos. Pero no todo era tan bonito como lo imaginó, comenzó a sentir una molestia en la parte baja casi al instante de haber hecho el hechizo.

—¡Maldición! — exclamó empuñando su varita. Dado que el gas se había adherido a su cuerpo de manera instantánea, también comprimió la ropa interior y el pantalón que vestía, causándole una fuerte incomodidad en su entrepierna, lo suficiente como para no poder apartar la mente de la sensación. Podría despojarse de todas sus prendas bajas sin ningún pudor. Pero algo le indicaba que resistiera un poco más, quizás Anne no esperaba un show de tal tipo en medio del duelo. Gracias al Peeves, podría considerar convertirse en nudista.

5CBNzmy.jpg

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Zack reaccionó bien ante su envenenamiento, Anne había estado segura de ello desde el principio. Luego vio cómo se realizaba una defensa más, una de rango superior, la cual había sido posible tras haber tenido buena fortuna con la rueda de poder, tal y como le había ocurrido a ella un poco antes. Ahora era su turno de mover ficha, y no estaba segura de cómo continuar a causa de su actual estado: seguía sin poder ver correctamente. Aunque sabía que le quedaba poco de aquel molesto efecto con el que Zack había decidido empezar la prueba.

 

Decidió probar otro de los poderes del caos que no habían practicado en clase: la rueda del tiempo. Con este poder, podría alterar la última defensa de su compañero siempre y cuando la suerte estuviera de su parte, porque podría evitar la defensa de Zack... o aumentarla. En cualquier caso, estaba decidida a probarlo y así lo hizo, entornando sus ojos que tan poca utilidad tenían en aquel momento. Se concentró al máximo para volver a invocar a las fuerzas del caos, esta vez referentes al Tiempo. Sintió que la cabeza parecía darle vueltas y se dio cuenta de que había funcionado, aunque tuvo que estar atenta para escuchar lo que hacía Zack a continuación para saber si le había salido bien la maniobra o no. Y no pudo más que sonreír cuando notó que, tras el anapneo, el Ivashkov no pudo usar su segunda opción gracias a la alteración positiva que la Gaunt acababa de hacer con el tiempo.

 

«Maldición», pensó entonces. Y no porque quisiera maldecir su suerte en el duelo, sino porque acababa de utilizar uno de los poderes del libro de la sangre para atacar a su compañero. De esta forma, Zack no podría usar hechizos verbales en su siguiente acción pues si lo hacía, estos no le saldrían correctamente al verse maldito y no poderlos pronunciar bien.

 

Pronto perdería el efecto que la hacía estar prácticamente ciega, pero aún debía aguantar un poco más así. Quiso caminar un poco y volvió a tropezar, aunque esta vez sí que cayó de bruces cuando larga era. Soltó un gemido en el suelo, mientras Peeves se burlaba de ella.

 

Aprovecha para reirte de mí, est****o poltergeist —murmuró, con los dientes apretados. Se puso de pie con lentitud, y se dejó guiar por el aroma de Zack guiándose por sus poderes licántropos para más o menos colocarse frente a él, aunque no podía saber con exactitud su posición al verse priivada de la visión. «Arena del Hechicero», pensó entonces, con la intención de devolverle el golpe al Ángel Caído. Los huesos cristalizados de un mago nublarían la visión del chico, del mismo modo en que lo habían hecho un poco antes con ella. Ahora no podría apuntar si no se sanaba, tal y como le había pasado a ella hasta entonces.

AYlDcNN.gif


oizsVNM.jpg

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Sabía muy bien que las cosas no siempre salían como uno quería. Pero comprobarlo a cada segundo que pasaba en aquél duelo comenzaba a enfurecerlo de tal manera que sus mejillas llegaron a ruborizarse como muestra del enojo. Fue simplemente increíble ver como las fuerzas del caos estaban siempre a favor de Anne y ella pudo hacer que el detritus de Zack desapareciera dejándolo totalmente desprotegido, y haciendo que fuera inútil la rueda de poder que había invocado con anterioridad. Tensó la mandíbula reprimiendo un grito. No perdería el control ahí, menos estando frente a su compañera de bando. Tenía que disfrutarse el momento como un duelo amistoso y continuar.


Notó que Anne se quedó en silencio meditando su siguiente movimiento, aunque también se le veía entusiasmada por haber anulado la última acción del Ángel Caído. Este último observó, a la espera de que algo en el ambiente cambiara, o en él. Tras ver que nada sucedía, decidió atacar.


—Flechas de Fuego — pensó apuntando a su contrincante. Una andanada de filamentos ardientes salió rumbo al objetivo que marcó con la punta de su varita. En caso de que Anne no utilizara una pronta defensa, tendría severas quemaduras además de aquellas cosas encendiendo su piel. Sería terrorífico ver a un colega arder, pero de ser necesario cerraría los ojos, estaban en medio de una prueba, era inevitable no atacar de esa forma.


Justo luego de su hechizo Gaunt invocó la arena de hechicero alrededor de Zack. Eso lo dejó ciego instantáneamente, justo como ella lo estuvo. Sin entrar en pánico optó por una rápida defensa al ataque, una bastante sencilla por cierto.


—Cantar de Eléboro— su varita comenzó a emitir una vibración musical apenas audible para sí mismo. Los efectos curativos de la canción hicieron de las suyas y le devolvieron la visión, además de que lo protegería contra ataques a cualquiera de sus cinco sentido durante los siguientes minutos. De todas formas, no todo fue tan positivo, pues fue recuperando la vista con flashes cegadores de luces de colores. Olvidaba que el peeves seguía ahí haciendo de las suyas.


—¿Cuándo es que termina de desaparecer este desgraciado? — soltó enfurecido por la molestia en sus ojos.

5CBNzmy.jpg

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Guest
Esta discusión está cerrada a nuevas respuestas.
 Compartir

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.