Jump to content

~Mansión de la Familia Gryffindor~ (MM: B 104490)


Mael Blackfyre

Publicaciones recomendadas

Evidentemente hoy no lograría mas triunfos, le bastaría ver a sus colegas ganar y sentirse feliz por ellos. No estaba satisfecho pero eso le ayudaría de momento. El Malfoy vió a sus amigos comenzar a reagruparse para irse del lugar y el también decidió hacer lo mismo.

Sacudió su rubio cabello y con varita en mano colocó unas banderas referentes a la Orden del Fenix, era una victoria que sabía dulce, y le llenaba de felicidad, al menos pudo ser testigo de como los mortífagos se iban corriendo por sus vidas.

Acto seguido se dispuso a continuar su sagrada siesta, esperaba más redadas, mas ataques y sobretodo, mejorar…

 

Nkp8B2JS_400x400.jpg

9SoES3m.png

bfqucW5.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

La batalla había concluido, con una contundente victoria del bando. Incluso a último momento, un miembro (Ludwig) se había sumado, y antre la disparidad numérica y la muerte de sus compañeros, el último de los mortífagos había optado por irse del campo de batalla, llevándose a uno de los suyos, todo lo que podía permitirse estando él también herido.

De repente, la visión que le había anunciado la muerte de Elvis reverberó en su memoria, combinada con la visión del mago en aquel campo yermo, donde el líder de los mortífagos había convertido su muerte en un espectáculo para el resto de sus huestes. La familia Gryffindor no había sido la misma desde entonces, y sin la presencia del mago, rápidamente otros miembros habían puesto la casa al servicio de ideales de pureza de sangre que nunca habían sido los del antiguo patriarca.

— Con nosotros está nuestro Dios, para ayudarnos a pelear cada batalla— murmuró casi para si mismo mientras elevaba una plegaria por el cuerpo del hombre caído. 

Algunos miembros, espontáneamente habían empezado a colocar los carteles con el gran símbolo de la orden del fénix, en vívidos colores naranjas. Rory no había alcanzado a verlo con sus propios ojos, pero quiso creer que con ello, algo del antiguo esplendor de aquella familia tan afín a la luz y a la nobleza y valor, volvía con aquel pequeño pero signficativo gesto.

Otro de los miembros de la comitiva que lo había acompañado ese día partía, seguramente bastante cansado por todo lo acontecido. Al predicador le había parecido que al inclinarse ante el cadáver había tomado algo de él, pero si poder cerciorarse dada la oscuridad de esa noche de cielo plomizo y con la lluvia empañando su visión, no dijo nada y solo dejó que el mago se marchase.

A la pregunta de Madeleine, pronto se sumó la de Hannah, ambas a la espera de su siguiente orden. 

— Llenemos la fachada con las imágenes de la Orden del Fénix. Estoy seguro que eso reconfortará a Lunita. Y les recordará a esos miserables que le provocaron tanto dolor, que no está sola en su lucha por mantener el legado de la luz vivo en esta casa. Que hoy, y siempre, estaremos para ella y para todos quienes, incluso en los momentos más aciagos, eligen el camino y el modo correcto de hacer las cosas.

Entonces, tal cual habían hecho los otros, él mismo alzó su varita, ya no para dañar sino para que quedara ese enorme cartel justo en medio de la fachada de los Gryffindor.

 

5SFoyC3.png

🦁ESTAMOS CONTIGO LUNITA🦁

 

Había una última cosa que necesitaba hacer.  Palpando su pecho, desabrochó el par de botones superiores de su túnica y entonces sacó del bolsillo de su camisa, los cientos de estampitas de Santa Pelagia de Antioquia, patrona de los arrepentidos, que al reverso llevaban una simple plegaria, la cual el mago esperaba pudiese conmover las almas de quienes, por quien sabe qué circunstancias, habían terminado endureciendo su corazón y torciendo su camino.

Con el suave movimiento de su varita las estampitas volaron, como si se tratase de frágiles aves y cayeron todas a lo largo de las escalinatas, el jardín e incluso sobre el cuerpo del mortífago caído. 

BbXRh68.jpg

5K1rCnF.jpg

 

No había más por hacer,  y de todas formas empezaba a pasarle factura toda la magia empleada. Así que, haciendo acopio de las fuerzas que le quedaban,  abrió un portal usando la magia uzza y esperó que Madeleine, Melrose y Hannah ingresasen por él rumbo a la residencia Potter, para luego echando un último vistazo, desaparecer también a través del portal.

OFF

Spoiler

 

Bien jugado chicos, muchas gracias a todes por el esfuerzo para conseguir este enfrentamiento ¡y que vengan muchos más O/ 

Saldos:

ODF: Ilesos todos

MT: Muertos Elvis y Maida, herido Aaron

 

 

cpoR6Mo.gif

feMqRqE.gif

kUFJW5z.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Habían pasado unos cuantos minutos luego del regreso de Annick a la mansión. Se había ausentado algunas horas yendo a verificar su solitario negocio y aprovechando para llevar de paseo a su pequeño hijo, y a su regreso se había topado con una escena que hacía bastante tiempo no había visto: los estragos de un enfrentamiento entre fenixianos y mortífagos. Lo supo por los mensajes que habían dejado.

Como la Orden del Fénix formaba parte de un pasado que le dolía, pidió a los elfos domésticos que reunieran los carteles y los llevaran a la habitación de Luna, ya que uno de ellos tenía dedicatoria para la chica. La pelirroja había decidido no involucrarse ni emitir opiniones sobre la Orden por respeto a las decisiones de la matriarca.

De pronto escuchó que alguien tocaba la puerta y decía algo que no pudo comprender en su totalidad. O quizá sí había comprendido, pero le resultaba tan extraño que creyó que no había escuchado bien. Dijo a los elfos que ella atendería y les pidió que se dieran prisa con la limpieza, así que se encaminó hacia la entrada y aprovechó para reparar el perchero y colocarlo en su lugar.

Hola ―saludó intentando esbozar una sonrisa, ese gesto que tanto le dolía hacer desde la muerte de su esposo―. Soy Annick.

Se trataba de un joven pelirrojo y de ojos verdes, rasgos que compartía con Annick. Por un momento se preguntó si serían familiares, pero luego pensó que durante años no había logrado averiguar mucho acerca de la familia de sus padres, así que era poco probable que tuviera algún parentesco con el recién llegado.

¿Has dicho algo sobre una nota? ¿Buscas a alguien en particular? ―preguntó frunciendo ligeramente el entrecejo en señal de confusión, pero casi al instante se dio cuenta de que estaba siendo poco amable―. Disculpa la descortesía ―se apresuró a añadir y se hizo a un lado para abrir la puerta por completo―. ¿Quieres pasar?

@ Luk Vaak  @ Mael Blackfyre

gnDEgfw.gif                   ¡Gracias, Elviro! 😍

QMxjxpE.jpg
HBbtNSf.giffSL7BoU.gif ~ JJlyjO8.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

No tuvo que esperar mucho tiempo hasta que una figura apareció tras la puerta con una sonrisa. Se trataba de una mujer con la que parecía compartir algunos rasgos como el cabello pelirrojo y los ojos verdes. Tenía la piel bastante blanca, cosa que ya no sorprendía al joven, pues en esta zona había bastantes personas que compartían esta característica, empezando por él mismo.

- Hola Annick, encantado - comenzó el joven devolviéndole una sonrisa - espero no molestar, no tenía muy claro si debía pasarme o escribir primero - continuó mientras movía sus manos disimuladamente para intentar controlar sus nervios.

La mujer que le había atendido no parecía saber muy bien de qué se trataba aquella nota que había recibido. Bien podría tratarse de alguna broma pesada de otra persona, pero también cabía la posibilidad de que la hubiera escrito cualquier otro miembro de la familia. En cualquier caso, esperaba poder llegar a buen puerto en aquella ocasión, pues la necesidad de alojarse en algún lugar se había convertido en algo prioritario, no tenía mucho más dinero para seguir pagando por malos albergues, ni tampoco quería seguir haciéndolo.

- Sinceramente... - dijo en tono bajo antes de quedarse unos segundos pensando cuáles serían sus siguientes palabras. A lo que ella pareció cortarle, o quizás no haberle escuchado, y le invitó a pasar para continuar la conversación. Al menos era un primer paso, había logrado pasar del portón de la entrada.

Avanzó rápidamente, aceptando la invitación de Annick, aunque se detuvo unos metros después, pues no tenía claro hacia qué lugar de la mansión debía dirigirse. Tampoco quería colarse en algún lugar privado en su primera visita, quería tratar de causar una buena primera impresión.

- Contestando a tu pregunta, puse varios anuncios en algunos negocios, y recibí una nota de alguien de esta familia invitándome a visitar la mansión - comentó pensando que quizás sonaba demasiado raro todo, aunque esperaba que no fuera así - en mi anuncio indicaba que necesitaba un lugar donde alojarme, y que a cambio podría proporcionar servicios a quien pudiera ofrecérmelo - añadió para tratar de dar algo más de contexto a la conversación, esperando que así sonase todo más factible - ¿sabes quién pudo haberme enviado dicha nota? ¿o con quién podría hablar para tratar este trueque? - terminó tratando de ofrecer una de sus mejores sonrisas, esperando que no le echase rápidamente del lugar.

@ Annick McKinnon  @ Mael Blackfyre

Editado por Luk Vaak
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Harmony Gryffindor Dumbledore 

Días antes de la intromisión de la Orden con Shelle

 

Había extrañado tanto a su madre, pero sobretodo esos abrazos qué le reconfortaban, aunque sabía que ella no se permitía las muestras de afecto, con la pelirroja era diferente y eso la hacía sentir muy bien, luego de tanto tiempo separada de su madre, ese abrazo que le devolvía iba cargado de lo mucho que la había extrañado. 

 

Después de haberse separado y ver que Wicky se iba a buscar la habitación que le había pedido su ama, la mesa estaba servida, había comida deliciosa qué ella esperaba probar, habíatomado un plato y colocado un wafle en él, lo cortaba con delicada, pero se detuvo al escuchar  a su madre, su tono de voz era seguro, nunca escuchó aulgo qué pudiera escuchar como queja o pesar, pero por lo bien que la conocía sabía que todo aquello era como ir arrastrando una piedra pesada que no te deja avanzar. Podía esperar a comer, su madre era primero.

 

-Estoy segura que harás un gran trabajo con esta familia, sé que no ha sido fácil desde...- no iba a mencionar lobque había sucedido tras la toma del matriarcado, la muerte de su abuelo era un tema muy delicado, incluso para ella que no lo había conocido -desde que tú y mi hermano se han hecho cargo  de esta familia. 

 

Fue tan bueno cambiar de tema, ahora le daría los pormenores de su empleo.

 

-Sí, mi hermanita Ada fue la que sugirió qué trabajara en el ministerio francés junto con ellos y yo me siento muy cómoda con ese trabajo, me permite conocer gente nueva y asistir a los mejores eventos de Inglaterra. 

 

Sí,  a Harmony le gustaban las fiestas, era normal para una jovencita de su edad, pero también haría todo lo posible por pasar el mayor tiempo que pudiera con Shelle.

 

Se quedó meditando mientras observaba a su madre, hasta que se le ocurrió una idea -¿Qué planes tienes para hoy?

 

@ Dana Gryffindor

yIuGYN9.png

OT5TFqP.gif. NjOuVbx.gif. cpoR6Mo.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Salí de mi habitación preparado para acomodar algunas cosas dentro de la mansión Gryffindor. Tenía que admitir que desde mi ingreso aquel hogar, no le había dedicado mucho tiempo. Pero en mi defensa tampoco había mucho para hacer. La Gryffindor en su momento era un sitio totalmente al que había conocido, según aquella familia. Y era cierto porque lo había comprobado en el tapiz que remarcaba cada uno de los nombres. Pero ahora estaba más solitaria que de costumbre.

Bajé las escaleras mientras escuchaba dos voces desde la sala. Una era Annick, estaba seguro porque su tono cálido y tranquilo me lo indicaba. El otro no lo pude reconocer. Ni siquiera cuando me presenté en la sala y me acerqué a ellos con el ceño fruncido aún. Que se aflojó al oir el nombre con el que se había presentado.

Si, fui yo —le dije, colocándome del otro lado. A Annick solamente la saludé con un gesto de la cabeza. Y me enfoqué especialmente en el joven. Al parecer había hecho lo necesario para que al joven le llegara la carta de invitación. Había continuado con el trabajo de los Gryfindor de dar hospedaje a quien necesitara y eso había funcionado al parecer—. Soy Mael, uno de los patriarcas de la Gryffindor.

No intenté estrechar su mano como lo solían hacer el resto de las personas. Esperaba que con aquel gesto de la cabeza y mi nombre alcanzara. Miré alrededor en busca de alguno de los elfos. Todos en la cocina. Volví la vista a Luk.

No es ningún trueque. Todos hemos pasado por la necesidad de un lugar. Si sigues las reglas de la mansión, el respeto a los familiares y brindas una mano a ése hogar, estoy seguro que no vamos a tener problemas contigo —dije aquello como si me hubiera memorizado cada palabra textualmente. Miré a Annick—. ¿No es cierto? Creo que es buen momento de comer algo, tengo mucha hambre. ¿Me acompañan? —no era muy bueno para la parte social, pero de alguna manera me obligaba a ello, porque ésa posición en la familia me obligaba.

 

@ Annick McKinnon  @ Luk Vaak

F7R5RJx_d.webp
Firma2.png
|| Familia Gryffindor||

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Estaba en mi habitación como tantas otras veces leyendo cuando observé varios carteles que parecían apoyarme a mí. Cuándo había pasado eso? Parpadeé asombrada de ver a los elfos dejar todo eso en mi cuarto, apenas si pude asentirle con la cabeza, porque me había quedado muda por demás de todo eso, en especial el "estamos con vos Lunita", era reconfortante saber que no estaba sola y que aún tenía amigos y familia que me ayudaban a seguir adelante. 

 

- Sabes una cosa Arturo? Nunca imaginé los carteles, seguro que fue Rory o quizás Darla no lo crees así? Aunque creo que es algo que mi amigo haría no? Estoy asombrada y feliz, no estoy sola, no lo estoy - Repetí una y otra vez como si no pudiera creermelo del todo - 

 

- Señorita Gryffindor es lo que intento decirle, jamás estará sola mientras tenga a su familia y amigos con usted y mientras me tenga a mí para ayudarla en todo - dijo mi elfo mirándome con sus negros ojos - 

 

Me pregunté que pensaría si supiera que apenas comía algo gracias a él, no hablaba de comida exactamente, hablaba de animales, alces en concreto, suspiré porque mis ojos estaban rojos aún pese a todos los alces que había comido por eso me había recluido en mi habitación y no había salido de allí en semanas, aunque decidí que ya era hora de que me vieran de nuevo, así que además de hablarle decidí bajar al salón para ver qué me había perdido en mi larga ausencia. 

 

- gracias por cuidarme y por ayudarme en estos momentos, si no fuera por vos no se que hubiera sido de mi... Bueno seguro que lo pasaba peor de lo que lo pase, siempre estaré en deuda con vos, Arturo - le dije mientras me miraba al espejo preocupada - 

 

- Señorita para eso estoy, para ayudarla cuando más lo necesita y sabe que siempre contará conmigo - dijo con su voz llena de orgullo por verme después de semanas, pese a que su dueña no traía las mejores pintas - 

 

Mis cabellos pelirrojos estaban alborotados a mi alrededor de cualquier manera, mis manos lucían descuidadas, mi camisa blanca estaba limpia y mis pantalones nuevos violeta me hacían ver entre elegante y pordiosera a partes iguales, suspiré porque no había tiempo de arreglarlo y dicho sea de paso, a nadie extrañaría mi aspecto actual, aún debía de pasar un duelo y extrañaba demasiado a papá, así que no debía de explicar porque estaba de esa manera, supuse que todos los entenderían o al menos lo comprenderían un poco. 

 

Mi elfo no volvió a responderme nada, sólo se me quedó viendo mientras abría la puerta de la habitación y caminaba hacia la Sala de estar, desde donde escuchaba a mamá y a mi sobrino hablando, también pude escuchar a alguien que jamás había escuchado en mi vida, así que imaginé que Mael había cumplido en traer gente a la mansión, lo cual me hacía sentir alegre, por lo menos alguien si se había ocupado de la familia en lugar de autocompadecerse de si mismo, así que recordé agradecérselo luego aunque no supiera como se lo tomaría en realidad, aunque claro todo era conjetura mía, no tenía ninguna certeza de lo que sospechaba que había pasado en realidad. 

 

- Hola a todos, lamento no haber venido antes estuve en mi habitación haciendo pociones y se me fue la noción del tiempo, mucho gusto soy Luna Gryffindor Delacour, encantada de conocerle y pues si van a comer los acompaño si quieren, los extrañe demasiado - Dije con mi cantarina voz presentándome con Luk y dirigiendo las últimas palabras a mamá y a mi sobrino - 

 

Lo cierto es que esperaba que no se asustaran por mi aspecto, sólo quería pasar un momento familiar y me dije que era una buena idea, ya que llevaba un tiempo desconectada de todo y de la familia sobretodo, aunque era entendible y se sabía que era porque extrañaba a papá, era imperdonable haber desaparecido tanto tiempo, así que espere poder recuperar el tiempo que había perdido intentando pasar el duelo que aún seguía descubriendo como sobrellevar lo mejor posible. 

 

@ Annick McKinnon .    @ Mael Blackfyre . @ Luk Vaak

 

 

 

IMG-20211017-WA0051 (1).jpg

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Aquella noche luego de la celda

—No pisaba ésta casa en años...

Mi voz se perdió con la última amenaza de la pelirroja. Observé su cuarto, sencillo pero elegante y programé una huida estratégica midiendo la puerta y la ventana, la única ventana que allí había; me habían sacado de la celda donde Aaron me quiso sin demasiadas explicaciones así que aquello podría ser una trampa más, desconocía a mis compañeros. La Mansión Gryffindor dejó atrás sus años de gloria con el falleciiento de Elvis, lo notaba en el aire, en el ambiente. Un tímido elfo se nos unió acatando las órdenes de Shelle al pie de la letra mientras mis orbes se perdían en el líquido ámbar de la bebida. Giraba el vaso con habilidad entre los dedos, los hielos tintineaban cuando chocaban contra los bordes dorados más aun no me atrevía a dar el primer sorbo.

El cansancio, el alcohol y yo no éramos grandes amigos. 

—No pienso quedarme más de lo suficiente, así que no atormentes a tu servicio querida. 

No estaba del todo segura sobre su identidad ¿Quién estaba frente a mi? sentada con total tranquilidad bebiendo luego de quebrantar una orden de su Líder. Mis tiempos de Lugartenientes se habían terminado pero hasta entonces podía reconocer un desacato tan abominable. Pero entonces lo vi, no sé cómo ni por qué, pero algo en sus ojos lo gritaba sin abrir tan siquiera la boca. Me senté a su lado, empiné el vaso y se me llenaron los ojos de lágrimas, no solo por la fuerza del trago sino por la cantidad de recuerdos que comenzaron a ahogarme ¡Era su hija! 

La piel se me erizó, tuve que aceptar quedarme allí luego del segundo vaso y la respuesta que posiblemente ella estuviera esperando de mi "Lo mismo que tú, Shelle, quiero venganza". Jamás estaría del todo segura si sería capaz, llegado el momento, de traicionar a Aaron pero en el futuro inmediato, en aquel presente, la sangre me hervía y estaba furiosa. Un Macnair colérico era peor que un dragón con mal humor. @ Dana Gryffindor

Más tarde, cuando todo se hubo terminado para las dos, accedí por la puerta que me conducía al cuarto de huéspedes preparado especialmente para mi y tomé un largo baño donde pude drenar los sentimientos encontrados que me producía estar encerrada allí. Al intentar dormir no fui capaz de pegar ojo, di vueltas en la cama enredándome con las cobijas totalmente negada a bajar, aun cuando conocía la mansión como la palma de mi mano, no quería verlo en cuadros, no quería escuchar su voz, sabía que sería capaz de cualquier cosa y eso incluía destrozo a la propiedad privada. 

Luego pensé en Annick ¿Cuándo había sido la última vez que nos vimos? En el pequeño hijo que Elvis dejó allí. Los recuerdos me sacaron de la cama, ataron un lazo alrededor de mi cintura y me permitieron deambular como un fantasma por los pasillos y escaleras, descalza, congelada y con el cabello rojizo tan largo como antaño, lindando mis caderas. Buscaba a mi padre aun sabiendo que no lo encontraría. 

@ Mael Blackfyre  @ Annick McKinnon


Regalos

  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    El ministerio italiano de magia estaba estableciendo su poder en el mundo mágico, y como parte de la estrategia propagandística planearon la organización de una gala benéfica en pro de la causa común, aquello también era una forma encubierta de decir "aquí estamos"....

    Lord Cubías como ministro entrante se encargó él mismo de firmar las invitaciones a aquel acto, en el que pretenderían reunir a las principales familias mágicas y diplomáticos del mundo con el fin de establecer nuevas alianzas y consolidar el poderío.

    El elfo Chuck de la familia Triviani fue el designado para entregar la invitación a una de las familias de la zona, el domesticó se aproximó a la entrada principal de aquella imponente mansión y dejó sobre las puertas un elegante pergamino en la que rezaban los detalles de aquel magno evento junto a la dirección del lugar.

    M5Sratt.png

    @ Mael Blackfyre  @ ZahiLestrange  @ Nate Weasley  @ Beryl Serenity Hawthorne @ Arcanus  

    GALA DE BENEFICENCIA - TRALADOR

    ----

    off: La gala es el CMI ahí está el enlace, vayan a rolear con nosotros y sumar galeones de paso jejeje

    Editado por Lord Cubias

    bfqucW5.gif

    Firma Cubias.jpg

    Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Cuando Luk explicó que alguien le había enviado una nota anónima invitándolo a hospedarse en la mansión, Annick pensó que tal vez había sido Luna quien lo había hecho, y estaba a punto de decirle eso; pero se sorprendió cuando escuchó la voz de Mael atribuyéndose la acción. Como el joven Blackfyre a veces parecía ser distante y poco social, esa muestra de altruismo llamó la atención de la pelirroja.

    Tal como dice Mael, no es necesario un trueque ni ningún otro tipo de pago ―confirmó intentando esbozar una sonrisa, un gesto que le dolía desde la muerte de su esposo―. Esta familia siempre brinda ayuda a quien lo necesita, así que no te sientas obligado a retribuir nada.

    A pesar de que Mael había dado muestras de apoyo a Annick, la bruja aún lo lograba establecer con él el mismo grado de cercanía y familiaridad que con el resto de los Gryffindor; y no sabía si se debía al carácter poco social del chico o a que ella inconscientemente tenía ciertas reservas debido a quién era la madre del joven. Como no deseaba que eso último influyera, aprovechó que al parecer Blackfyre estaba haciendo un esfuerzo por socializar un poco y los invitó a acompañarlo a comer.

    Sí sí, vamos. Es buena idea ―le hizo una seña a Luk para indicarle dónde se encontraba el área del comedor―. Luk, más tarde te mostraremos la casa para que la conozcas; mientras tanto, seguro tienes hambre o deseas descansar.

    Entonces apareció Luna quien, como cualquier otro Gryffindor, se presentó con Luk y continuó actuando de manera natural, como si recibir a desconocidos fuera algo normal. Y de hecho lo era.

    Claro, acompáñanos, Luna. También te extraño ―no quiso decir “te extrañamos” porque no deseaba estirar demasiado el ánimo de Mael, pues Annick sospechaba que el chico no estaba acostumbrado a ese tipo de muestras de afecto―. ¿Acabas de llegar al pueblo, Luk? ¿Se puede saber de dónde vienes? ―luego miró a Mael y quiso incluirlo en la conversación deseando no abrumarlo―. Mael también llegó al pueblo no hace mucho tiempo, ¿verdad Mael? Seguro ambos podrán identificarse en varios aspectos.

     

    @ Mael Blackfyre  @ Luk Vaak  @ Luna Gryffindor Delacour

    gnDEgfw.gif                   ¡Gracias, Elviro! 😍

    QMxjxpE.jpg
    HBbtNSf.giffSL7BoU.gif ~ JJlyjO8.gif

     

    Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Unirse a la conversación

    Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

    Guest
    Responder a esta discusión...

    ×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

      Sólo se permiten 75 emoji.

    ×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

    ×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

    ×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

    Cargando...

    Sobre nosotros:

    Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

    Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

    ¡Vive la Magia!

    ×
    ×
    • Crear nuevo...

    Información importante

    We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.

    La publicidad es necesaria para mantener esta Comunidad. Procuramos que sea una publicidad no agresiva y de calidad, pero resulta necesaria para ayudar a costear los costes de mantenimiento. Si quieres navegar por nuestro sitio web, por favor, desactiva el bloqueador de anuncios.

    Muchas gracias por tu colaboración.

    De acuerdo