Jump to content

- Hell MooN - (MM B: 110639)


Malum Luxure

Publicaciones recomendadas

~Camino a la Dumbledore~

 

Subimos todos al auto listos para ir a encontrarnos con @@Ada Camille Dumbledore me sentía mejor y eso era bueno, los gemelos hablaban con Damian y Alex mientras Sophia jugaba con su padre, no puede evitar mirar a mi amado lobo...se veía cansado pero aún así siempre dispuesto a ver por sus hijos. No pude evitar pensar en mi hermana y su estado de embarazo tan avanzado, la preocupación por la desaparición de @ hace meses. Di un leve suspiro no quería exteriorizar mis preocupaciones frente a mis hijos pues ellos no se merecían eso, era cierto que con esto había estado trabajando más ya que el ministerio de Francia se había quedado sin su ministra temporalmente.

 

-Mi amore no sabes nada de Taison?.- Le medio susurré a mi lobo. -Creo que es mejor llevar a Ada a Hell Moon y que salga un poco de la casa...le hará daño mucho encierro.- Le comenté esperando su opinión.

 

Amaba con el corazón a @@Eterno Black Triviani por que él siempre era mi toque a tierra cuando necesitaba frenar un poco, nuestros pequeños tenían mucho de su carácter sobretodo Sophia que es una copia femenina de su progenitor, los gemelos en cambio se parecen a mí pero aún así conservan bastante de las actitudes del mayor. La lluvia iba minimizando su fuerza pero eso no implicaba que no tuviera cuidado al manejar, si bien me había estado sintiendo mal últimamente estaba casi segura que se debía al cansancio de todo lo que ha pasado.

 

-Will crees que sea necesario informar a Francia sobre el estado de mi hermana?.- Le pregunté dudosa aunque quizá desearía hablarlo con mi bella antes de mover nada.

 

Podía sentir como los chicos cuchicheaban entre ellos y no puede evitar pensar en que andan, pues Damian vino de sorpresa y es que fuera preocupante pero si un poquito raro, ya que mi demo por lo general avisa sus visitas, los gemelos tienen adoración por su hermano y prestan atención a todo lo que dice en tono bajo pre casi no oye, su rostro está un poco serio pero al notar mi mirada sonríe tranquilo...más tarde hablaré con ellos, quiero saber en que andan y advertirles que cuiden de sus primos.

 

--------------------

 

~Lady con @@Datura en la actualidad~

 

Había entrado al bar como siempre, la clientela estaba bastante tranquila por ser temprano diría, lucia un vestido negro elegante que resaltaba mi rojo cabello y me hacía brillar, mi sonrisa amplia mientras saludaba a alguno que otro personaje nocturno, ya me conocían así que no era extraño recibir muchos elogios de parte de ellos...mi eso siempre insatisfecho buscaría más de seguro.

 

-Behemot sírveme algo fuerte...- Pedí al elfo de la barra mientras le deba una mirada al salón en general.

 

Cerca de mi note un joven parecía bailar divertido, estaba en un estado de relax distendido que me hizo sonreír, era probablemente la primera vez que lo veía, sus pasos no parecían tan coordinados con él quisiera pero aún así no se veía mal, no sería mala idea contratarlo para que baile en una jaula del sector VIP.

 

-Buenas noches caballero...puedo notar que se mueve usted bastante bien.- Solté una risita divertida por la situación. -Bienvenido a Hell moon hogar del pecado en un trago y la venta de casi todo lo que pueda imaginar.- Sin duda este lugar era mi orgullo.

 

La música se hizo más movida mientras yo le observaba divertida jugando con un mechón de mi cabello, parecía que sería una muy buena noche, no me extrañaba nada que a pesar de la oscuridad siempre esté lleno...pues damos todo eso que no te pueden dar en un lugar normal.

 

----------------------------

famlux10MSmkAvQ
Pics-Art-09-20-06-45-16
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

El tiempo parecía no trascurrir en ese lugar de lo bien que se lo pasaba uno, me había terminado la bebida y dejado el tarro en la barra dejando mis manos libres, ahora me podía relajar y empezar a bailar mejor ya que la música empezaba a ponerse mas de ambiente, no sabia si era el efecto de el alcohol o simplemente empezaba a soltarme, voltee la mirada hacia la barra donde pude observar a una hermosa mujer de vestido negro, no pude evitar sonreír cuando nuestras miradas se cruzaron, me puse un tanto nervioso pues observaba hacia donde me encontraba (por eso mis pasos no eran los mejores en esos momentos),

 

Aquel vestido resaltaba notablemente su figura y mis ojos recorrían el vestido detenidamente observando los detalles, sonreí inconscientemente mientras continuaba bailando. en esos momentos me decidí y me aproxime para poder socializar un poco. -Buenas noches mi lady- mencione inclinando mi cabeza un poco en forma de reverencia - un placer- me enderece fijando la mirada en sus rostro.

 

Me dio la bienvenida al lugar sin imaginar lo que por mi cabeza pasaba, "pecado" se quedo grabado en mi cabeza mientras pedía al de la barra lo mismo que la dama había pedido, al dar el primer trago me di cuenta que le gustaba lo bueno, "será una noche increíble" pensé mientras trataba de relajarme y me aproximaba mas,

 

De momento parecía que nos llevaríamos bien, la música se hizo mas movida para mi suerte y de inmediato hice una pequeña seña a Lady para saber si me acompañaba unos momentos, empecé a moverme rítmicamente y de un trago termine la bebida dejando el baso en la barra (con el pretexto de aproximarme mas).

 

Me encontraba ya bastante cera y extendí el brazo -me concedería esta pieza?- pregunte a Lady quien con una sonrisa en el rostro me observaba, la canción que se reprodujo en ese momento ayudaba a sacar los mejores pasos, espere Lady me diera alguna seña para continuar.

 

IMG-20210907-WA0099-20210911223026869-20

famlux10.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

- Aquel lugar era mas de lo que creyó en un momento. No es lo mismo escuchar de el, que verlo con tus propios ojos. Negó con la cabeza en un gesto algo divertido mientras esperaba al vampiro para que le acompañara al interior ¿Qué mejor que un sitio oscuro y cerrado para resguardar sus pequeñas charlas? Por otro lado, Derek no era el tipo de vampiro que se animara a caminar por unos callejones provistos de negocios múltiples. Se reiría seguro. A el le iban bien los sitios mas privados por lo que podía adivinar, asi como los bosques mas resguardados dada su santa gana de fastidiar.

 

Porque esa sonrisa a ella no la engañaba.

 

Vampiro idi***. - Pensó para si. Esa noche, estaba vestida de forma diferente. Un conjunto de blusa manga tres cuartos, que dejaba ver ligeramente al descubierto sus hombros, una mini falda tableada coqueta, ambas prendas en negro. Medias del mismo tono en rejilla y zapatillas con tacón mediano. Llevaba el cabello recogido en dos colitas que le daban un aire travieso y cubría sus hombros con un saco de piel, cuyo cuello tenía un borde apeluchado. Su atuendo era una mezcla perfecta entre la inocencia, la picardía y la elegancia, lo que resaltaba no solo la pálida piel de porcelana, sino también sus rasgos de exquisita belleza. El tono verde sedoso de su cabello, le daba un retoque espectacular. Pero por esta misma razón, mientras esperaba, se había visto asediada varias veces por hombres de edad superior, jóvenes ricos y algún que otro idi*** que le lanzaba piropos bastante extraños. Un par de veces incluso quisieron invitarla a pasar, bailar o divertirse, pero ella, ya conocedora de las intenciones de esos hombres, negaba con coquetería o simplemente prometía entrar... Pero no lo hacía. En un par de ocasiones, usó una mirada sensual entrecerrada y los hombres, como magnetizados por su belleza, entraban solos sin rechistar. ¡Y qué decir de los mismos porteros! Sinceramente estaba a un paso de mandarlos al diablo ¿De verdad este tipo de personas contrataba su madre para cuidar esos locales?

 

thumb-1920-938781.jpg

 

¿Porqué decidió arreglarse? Porque era una orgullosa Luxure, porque llevaba esa sangre en sus venas y porque como Triviani tenía que hacerle honor a la elegancia. Por eso se había vestido así... Aunque ahora que lo pensaba con claridad ¿Había hecho bien o cayó en el error de combinación y parecía mas una prostituta? ¡Por Merlín! Esperaba que no. Volvió a revisar su conjunto con calma, analizando su vestimenta punto a punto y al no estar satisfecha, sacó su varita, realizando unos pequeños cambios. Quería lucir regia, excelente, exquisita... Otra voz la interrumpió. Genial, mas idi***s.

 

Volvió a hacer esa mirada. Ella no padecía de frío o similar. Esperaba que Derek apareciera para entrar juntos y... conocerse mejor. La verdad es que, desde que conoció al vampiro, le había cobrado un especial interés por hacerle la vida imposible y embriagarlo con su misterio, pero lejos de ello, si le gustaba mas que todo atraerlo y llenarlo de intriga. Pero ¿Dónde estará? -

 

@@Derek Jackman

59sblFA.gif


Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Después de los exámenes T.I.M.O. el vampiro de ojos rojos fue invitado a tomar unas cuantas copas en un bar, al principio estaba incrédulo, no tenía idea de que decir así que solo aceptó sin pensar. Cuando tuvo tiempo pensó en su presentación, primero pensó en presentarse con algo más formal o acorde a la situación, tal vez una americana negra acompañada con una camisa de botones del mismo color, o a lo mejor con su típico conjunto de rojos y negros. El reloj le decía que tenía poco tiempo para decidirse, la hora acordada estaba cada vez más cerca, y mientras pensaba que elegir por su mente paso una idea, era la primera vez que salía con alguien para algo como eso, habían pasado años, incluso décadas desde la última vez que lo hizo, y por alguna razón en su mente resonaban las palabras que diría en el bar, el pelinegro no podía creer que tan solo el pensar en la situación le pusiera un poco nervioso. Negó con la cabeza y de último momento decidió ir vestido con su conjunto rojo y negro, lo clásico nunca pasa de moda y nunca falla.

 

—No puede ser, pero de lo que imagino. —dijo mientras encaminaba sus pasos a el callejón

 

Mientras buscaba el bar que le indicaron Derek observaba a las personas del lugar, la mayoría jóvenes que disfrutaban de eso, su juventud, la alegría de tener a alguien con quien compartir un agradable momento, su semblante se oscureció y sintió esa punzada de envidia llenar su pecho, sabía que para él ya no habría algo como eso, el regocijo de sentirse afortunado de vivir, así que para pensar en algo más apresuró el paso, no quería dejar esperando tanto tiempo a la peliverde. El sonido de sus botas sobre el adoquín, su figura sobresaliendo con la luz de las farolas y su pelo suelto bailando con la ligera brisa. Poco a poco se acercaba al local, sus ojos notaron que en la entrada la mujer que lo había invitado ya lo estaba esperando, una sonrisa apareció en su rostro, era casi involuntario. Decidido acortó distancia y se presentó.

 

—¿Cuánto tiempo llevas esperando? Hace frío, si quieres enfermar hay maneras más rápidas para ello. —ofreció una sonrisa al mismo tiempo que levantaba la mano en saludo

 

Justo después de ese poco amistoso saludo, el pelinegro miró el atuendo de la ojiazul, fácilmente podría ganar un premio de belleza, el conjunto hacía resaltar todo de ella, además de que tenía el balance perfecto entre sensualidad y elegancia, una combinación muy magnética y atractiva. Con una ligera sonrisa Derek dejó ver sus colmillos, como si hubiese visto a una futura víctima comenzó a acercarse, dejando escasos centímetros entre ambos y sin previo aviso levantó el codo como un caballero, un fugaz brillo carmín de sus pupilas apareció en cuanto la mujer aceptó el gesto.

 

Una música de ambiente amenizaba el lugar, las charlas y sonidos de cristal inundaban el salón, Derek camino junto a la mujer directo a la recepción para tener una mesa y conversar a gusto, aunque siendo sinceros a él se le da más el sarcasmo y el ponerle difícil la situación a sus acompañantes. La noche iniciaba y los nervios de aquel antiguo ser estaban empezando a aparecer, él estaba más acostumbrado a las peleas y combates con seres sobrenaturales, eso sí que lo entendía bien, las citas como esa eran terreno inexplorado para el hombre. Sin embargo, él nunca dijo no a una batalla y esa no sería la primera vez, respiro profundo y se dejó llevar por la situación, con una sonrisa lobuna y ojos despreocupados abrió la velada.

 

 

@@Agatha Andrómeda Abbott

iv13bY2.png


Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

- El ruido de pasos arrasó con la paz del callejón donde se encontraba. En medio de las farolas de neón de la puerta, cuya luz apenas le molestaba, apareció la persona que mas esperaba. Alguno que otro adolescente o joven adinerado entraba por esas puertas. Pero de entre todas esas gentes, solo una le interesaba. Una que, en particular, venía ataviado de un rojo sangre característico, haciendo una entrada un tanto peculiar. Le observó por el rabillo del ojo, sintiendo una impresión agradable, que su rostro inexpresivo no demostró en lo absoluto. Solo el podría causar esa clase de sensaciones. La naturaleza era benévola con sus ojos: un aire espectral le rodeaba, deshilachándose la bruma alrededor de su cuerpo. La gabardina roja cubriendo su traje de caballero. El típico sombrero de ala ancha, las lentillas naranja. Especialmente esa sonrisa pícara del cazador que tiene la presa asegurada. Alto de estatura, la sombra proyectada tras sus pasos como un segundo personaje que le resguardaba fielmente. El aire apenas agitaba la ropa. A la luz de las farolas, le recordaba bastante a una escena de novela caballeresca.

 

Altura y cuerpo perfectos. El prospecto ideal para las vampiras novatas. Un interesante elemento para ella. La mirada azul se posó en el vampiro que ahora se detenía frente a ella.

 

Si quisiese enfermar, habría buscado medios para hacerlo. - Replicó la doncella al observar como las sombras se desgarraban lentamente hasta darle paso. Finalmente había asistido a la cita, quizá un poco tarde ciertamente, pero la noche era aún tierna. Percibió en sus oídos un ligero borbotear mas agitado que de costumbre. - Sin embargo, ya no me es posible padecer de aquello que tortura a algunos. La naturaleza así lo ha dispuesto - La mirada del vampiro estaba posada en su persona y supuso que algo atraía su atención, por lo que dedujo que el atuendo empleado esa noche había sido el correcto. Ante la invitación llena de seguridad de Derek, ella aceptó el gesto de caballerosidad. Prefería entrar en compañía del vampiro ochentero con mirada de sádico y no junto a uno de esos jóvenes arrogantes y bastante ingenuos. No obstante, como toda mujer atenta, observó durante un rato el rostro de su acompañante en silencio mientras entraban al local. Su postura, su sonrisa, su lenguaje corporal... Y su mirada se detuvo en esos colmillos, blancos como el mas fino jade, afilados como la mejor de las lanzas. Se dejó llevar internamente por esa emoción desconocida que surgía en sus entrañas, pero que no llegó a manifestarse en su expresión, es decir la sensación de bienestar que se padece cuando se contempla algo que es agradable a la vista.

 

Pero como siempre Derek, en ese bullicio, siempre tenía que causar algún problema. Lo supo ante el nerviosismo de la mujer que los atendió en la recepción, especialmente cuando le reconoció. Sinceramente a Agatha no le interesaban del todo los negocios ocultos de sus padres, si bien era una aspirante al bando oscuro y poseía un vasto ejemplo de como obtener interesantes ganancias, ella se inclinaba especialmente por las pociones y el cuidado de las criaturas mágicas ¿Porqué? Solo ella lo sabía. Pero Derek pareció interpretar el nerviosismo de la mujer a su favor, asi que le dejó estar. Pero estuvo observándolo por momentos por sencilla curiosidad.

 

El lugar era un mar de personas de todo tipo con conversaciones decentes, misteriosas o bien, con entredichos de lujuria. Hubo mas de un alma que reparó en la presencia de Agatha, sorprendiéndose, pues a esos lugares no entraban adolescentes. No obstante nadie se había atrevido a molestarla por la presencia intimidatoria del joven que la acompañaba. Ellos decidieron tomar un lugar en la planta baja. Ciertamente estaban otras áreas en el mismo edificio que podrían servir, pero por ahora con una charla bastaba. Las dos barras estaban bien provistas de todo tipo de bebidas alcohólicas, arriba unos candelabros elegantes remataban el conjunto en una tenue lu que le daba un ambiente ideal para cualquier conversación. Varias mesas estaban atestadas de gente, incluyendo la barra, la doncella inclinó ligeramente la cabeza y fueron conducidos hacia la derecha, donde estaba la pequeña zona VIP. El área estaba mas apartada del resto e incluía algunas parejas hetero o bi, que se divertían secretamente provocándose con las bebidas y las caricias en un ambiente un tanto erótico y grosero. Muy vulgar para una doncella tan joven excepto para ella. No obstante, no dijo nada de lo que había percibido con sus sentidos, aunque había sentido el exquisito olor de la sangre fresca hasta hace poco.

 

Una vez en la mesa, se sentó con femineidad y elegancia, cruzando las piernas mientras extraía de su saco de piel un objeto largo. Sostuvo el mismo entre los dedos índice, medio y pulgar, desplegándolo con delicadeza. La tela se distendió junto al armazón, apareciendo un fino abanico de color negro con pequeñas flores bordadas en hilo rojo, en cuyo borde se erguían una fila de plumitas del mismo tono sedoso. Se abanicó lentamente con cierto aire aristocrático y porte seguro, manteniendo una postura recta, las sobresalientes curvas del pecho bajo la tela. Uno de los elfos se acercó a la mesa y ella pidió dos bebidas, como de costumbre, sin alcohol para ella, pues a pesar de su naturaleza, cuidaba bastante su apariencia hasta el último detalle. Una vez hecho esto, observó a su acompañante con calma. - Me agrada saber que te sientes tan confiado en mi compañía Derek. - Su rostro, semi oculto detrás del abanico, revelaba medio rostro. La lámpara que iluminaba el espacio donde se encontraban, teñía de suaves destellos dorados los azulados ojos rodeados de las largas y curvadas pestañas. Ese estanque apacible y grato que invitaba a nadar en medio de una piel de nieve aperlada cual porcelana fina. - Espero que goces junto a mi el resto de la velada ¿Deseas continuar solazándote en el silencio o prefieres iniciar la conversación? Me encantaría escucharte.

 

La doncella volvió a guardar silencio, cediéndole el turno de la palabra. Desde los TIMO habían tenido pocas oportunidades de conocerse un poco mas, incluso las interacciones entre ellos fueron un tanto frías excepto una, donde casi pudieron sentir sus alientos. Un momento casi caótico como complaciente, hermoso y cuya acción ligeramente precipitada, aún permanecía en la memoria de la dama, como un recordatorio de ciertos juegos y ciertas deudas, que quizá mas adelante le tocaría pagar ¿O quizá no? Aún no lo sabía, pero de momento, lo único que le interesaba era con quien estaba, el tiempo que compartía. Por una vez en la vida podía convivir tranquilamente con otro bebedor de sangre que no fueran sus hermanos o sus padres. El local le resultaba mucho mas cálido y acogedor a la vista aunque no lo aparentara. Las copas con las respectivas bebidas no tardaron en llegar a su mesa. Agatha las ignoró. La mejor bebida a su parecer, serían los relatos o los conocimientos que salieran de aquella boca, esa exquisita e interesante boca cuyos colmillos le atraían. Podría repasarlos con su lengua, sentirlos contra su piel, encajar sus labios ¿Qué le pasaba? En mas de seiscientos años jamás había experimentado otras emociones que no fueran la necesidad de alimento y la necesidad de protegerse. Ni siquiera cuando sus manos tocaron por primera vez la nieve de las cimas donde se encontraba su hogar, ni las fuertes creencias de sus padres habían conseguido afectarla ¿Porqué le pasaba? ¿Porqué otro bebedor de sangre como ella la alteraba? Aún asi permaneció impasible, silenciosa, esperando sus respuestas mientras meditaba tranquilamente en las suyas propias. Esperaba que su parte licántropo no tuviera nada que ver en ello, sería un verdadero problema si sucediera. -

 

@@Derek Jackman

Editado por Agatha Andrómeda Abbott

59sblFA.gif


Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Derek se extrañó al ver las reacciones de los demás comensales y de los trabajadores, no entendía bien porqué, pero sin darle más importancia acompañó a la mujer de cabello esmeralda a la zona VIP, el lugar de por sí ya es bastante elegante, pero la zona que se eligió era aún más elegante y refinada con una decoración exquisita y lujosa, algo oscura para tener una apropiada intimidad que roza los límites de la vulgaridad, la sonrisa del alto pelinegro se asoma presumiendo descaradamente sus colmillos. La mesa, la compañía, el ambiente, todo ere perfecto, sus traviesos ojos recorrieron lo que dejaba ver la tela y el abanico de plumas negro y disfrutando de su bella acompañante ordena un vino caro, la ojiazul pidió una bebida sin alcohol, algo raro a juzgar por la situación en la que se encontraba la pareja.

—Nunca he tenido problema para relacionarme con las mujeres hermosas —soltó sin vergüenza o previo aviso, miró por encima del armazón de los lentes.

Sus orbes se clavaron en las pupilas azules, queriendo develar sus pensamientos ante su atrevido comentario, sin embargo, la elegante y pudiente mujer no se inmuto, sin pensarlo una pequeña risita se escapó por entre los dientes del vampiro, cruzó las piernas y dejo una de sus manos sobre la mesa, al mismo tiempo que su otra era usada como apoyo para su rostro que se inclinaba para hacer un poco más íntima la charla. Con su voz profunda y algo seductora, quería tentar a la peliverde a entrar en su juego.

—Seré un libro abierto para ti, solo tienes que saberme leer, no pienso dejarlo tan fácil. Pero por ahora te podía decir algo de mi pasado

Derek respiro profundo, con delicadeza se quitó las gafas de sol, y dejó libre su negra cabellera, sus largos mechones cayeron libres sobre sus hombros, se irguió sobre su asiento, su rostro libre de accesorios se oscureció, tal vez esta era la primera vez que aquella linda peliverde lo veo sin su característica sonrisa, pero quién podía culparlo pues cada vez que Derek recordaba sus antiguos nombres, una tremenda tormenta de sentimientos lo asaltaba, a pesar de los años nunca sabía cómo tratar con ellos.

—Valaquia, lo que ahora es conocido como Rumanía, esa es mi tierra natal, sin embargo, ellos no me consideran compatriota, y no los culpo, lo que les hice nunca será perdonado…

La mirada del pelinegro no se apartaba de esos ojos azules como dos lagos calmados, en cada palabra se podía sentir la tristeza, la melancolía y cientos de sentimientos más, Derek no sabía cómo tratar con esos sentimientos, pero cada vez que hablaba de ello su dolor en vez de disminuir se hacía más grande, era el castigo adecuado para los crímenes tan crueles que cometió.

El vampiro saciaría la curiosidad de su compañera, tal vez no era la mejor estrategia, pero era la única que se le ocurría en esos momentos, contar algo sobre él, lo primero que se le ocurrió fue decirle algo sobre su pasado. Hace quinientos años su pecado lo marcó de por vida, castigándolo a vagar por toda la eternidad, su persona sería siempre un símbolo de maldad y crueldad. ¿Debería revelar esa información, así sin más? ¿Cómo reaccionaría aquella mujer a semejantes atrocidades que había hecho? ¿Aun estaría interesado en él? ¿Se asustaría y lo dejaría ahí mismo?

—Toda mi familia, todos mis amigos, todos mis amigos, todos aquellos que yo consideraba como los míos me dieron la espalda, mis ideales infundieron terror a mis amigos y a mis enemigos

Derek tenía la voz tan seria que el mismo se había dado cuenta de ello, tal vez estos no eran los mejores temas para hablar en una primera cita, pero la vida de aquel vampiro estaba llena de momentos trágicos y dramáticos, la felicidad para él era como una piedra preciosa, difícil de encontrar, cara e inasequible y que a veces era sobrevalorada, la oscuridad era lo único que conocía. La mujer ojiazul, misteriosa en todo momento lo veía y escuchaba sus palabras con atención, Derek no sabía si era porque aún estaba interesada en él o porque estaba pensando en cómo salir de ahí con vida, el pelinegro al no saber leer esos ojos tan calmados ante sus oscuras palabras, la miró e hizo una gesto con su mano dominante, su dedo índice le indico que bajara su abanico. El vampiro no quería continuar, no sin ver ese blanco rostro tan lindo como el de una muñeca de porcelana, inocente por fuera, ocultando, seduciendo.

—Quiero ver tu rostro, eres hermosa, no tienes por qué ocultarlo

Su semblante se relajó, su diestra se acercó lento al abanico, con su índice destapó esos hermosos ojos azules, aprovechó ese pequeño momento para sentir, aunque sea por unos escasos instantes, la aperlada piel de la peliverde; con delicadeza posó su el dorso de su mano sobre su mejilla, el primer contacto que aquel misterioso vampiro tenía con su compañera de clase, el pelinegro pudo sentir una pequeña descarga eléctrica al momento en que sus pieles se tocaron. Sus rojizos ojos se centraron en los de su contraria, su diestra se separó casi sin ganas de hacerlo, con una voz calmada le dirigió la palabra.

—No me dejes hablando solo querida, cuéntame algo sobre ti o de tu familia —con su diestra tomó la copa de vino que el elfo había traído y con calma tomó un largo trago de ese alcohol fuerte y dulce.

—Yo ya hablé un poco de mi y de mi oscuro pasado, es algo oscuro y está lleno de sangre, pero supongo que ya estarás acostumbrada a manejar con ello –con una pequeña pausa, Derek solo sonrió y mostró sus afilados colmillos al mismo tiempo que se acomodó en la silla.

—Sé que tu historia debe ser bastante interesante, una aspirante a la marca debe ser interesante —dejo la copa a la mitad.

El vino era una de sus bebidas predilectas, su parecido en color a la sangre le gustaba, le recordaba de cierta manera a sus épocas como mortal. El vampiro dejó salir un suspiro, quería saber más de la mujer, la intrigaba, le interesaba y quería saber si ella era también una vampiresa al igual que su abuela o tal vez era algo más, sea lo que sea, el vampiro quería saber, saciar su sed de curiosidad y sentirse satisfecho por, aunque sea por unos instantes.

@@Agatha Andrómeda Abbott

Editado por Derek Jackman

iv13bY2.png


Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

- El abanico se agitó lentamente refrescando el rostro de la doncella receptora de sus palabras. El bullicio de la gente variaba. A veces eran largas charlas alegres o simples comentarios aburridos. Algunos eran susurros. La luz de las bujías confería un tono ligeramente dorado a las estancias, haciendo resaltar el brillo de las botellas. En su pequeño espacio, rodeado de cortinajes e intimidad, dos vampiros intercambiaban sus impresiones. La dama Luxure escuchaba en silencio aquellos relatos, observando como este le sonreía en un intento felino de hacer caer a la presa. Sus ademantes, al principio tan osados, se habían vuelto ligeramente mas sumisos y cuando las gafas fueron colocadas en la mesa, ella detuvo el ondular de su abanico de plumas.

 

La vista delante de ella era diferente ahora. El ambiente bohemio, elegante y confidente, había logrado hacer que el vampiro abandonase dos de sus característicos elementos, tres para ser mas exactos. Aquella juvenil risa que escapaba de sus labios, fue música inolvidable a sus oídos. Por fin un gesto que no era ácido. Una frase escapó de sus labios ¿Qué estaba buscando? Porque si de conquistarla se trataba, aún era un vampiro bastante novato. O quizá lo dijo únicamente por molestar. En todo caso constató el rojizo cercano de sus ojos que se mezclaban junto a los azulados propios en una mirada hipnótica, tranquila, llena de seductor misterio. No obstante el tono de su voz adquirió un aire lúgubre después del coqueteo. Fue algo nuevo el que, el vampiro en particular empezara con la remembranza de ciertos recuerdos.

 

Valaquia. Eso estaba en el mundo muggle si podía recordar. Poseía un cierto conocimiento gracias a los documentos y libros que había en la biblioteca al respecto. Ello y algunas charlas con mestizos que provenían de la zona, asi como sus propias vivencias, podían decirle exactamente la localización si la viese en un mapa. Una tierra oscura con una historia muy triste. Prácticamente todos los sembrados y las vidas en ese lugar habían nacido mediante la sangre vertida de otros. Una tierra de traiciones, de historias interesantes, de intrigas, pero sobre todo una tierra en cuya historia siempre predominaría fuertemente la codicia. Si, por dinero se vertieron muchas vidas, por interés est****o, se torcieron los ideales... Ideales... Por lo que empezaba a escuchar, supo a quién tenía delante ¿Podía ser eso posible? Ella no tuvo tantos viajes, pero si vio muchas guerras. Parte de ellas le dieron alimento, pero jamás se quedó para constatar la profundidad de los hechos o de las víctimas. Quizá si se hubiese quedado, talvéz lo habría conocido, talvéz habría entendido la sed de venganza que anidaba en esa alma, talvéz... Talvéz los padres antiguos, los primeros padres, hubieran tenido misericordia de esa pobre alma y le habrían ayudado ¿Quién sabe?

 

Hubo un largo silencio y ante la petición, cedió un poco. El abanico bajó lentamente junto a la fuerza de aquel dedo que le impulsaba, plegándose por acción de los delgados dedos que lo sostenían. Ella lo cerró sin dejar de mirarlo a pesar de que ya habían servido las bebidas. No diría nada, no era necesario por ahora. La mano del vampiro se dirigió lentamente hacia su piel rozándola con delicadeza y ese simple roce bastó para que sintiera una repentina y extraña corriente eléctrica. Aquello fue sorpresivo pese a su rostro inexpresivo, pues nunca esperó experimentar una energía como aquella ¿Qué significaba? Lo que fuese, asintió despacio sin romper el contacto, parpadeando suavemente en un lento y femenino aleteo de sus pestañas y cuando aquella mano se alejó, ella procedió a contestarle con calma, tomando entre sus dedos la columnilla de la copa. Acercó el borde de cristal a sus gajos rosados y bebió un pequeño sorbo afrutado, bañando sus comisuras de un suave olor a fresas, devolviendo elegantemente la bebida a la mesa. Su vista se ocultó tras el cierre de los párpados y un pequeño suspiro. El abanico sobre la mesa.

 

- Entiendo perfectamente tu sentido de pérdida. Es una parte de ti en la cual no ahondaré por prudencia. Dejaré que me lo cuentes a su tiempo. - Ella volvió a observarle tranquilamente, cruzadas las piernas. - En cuanto a mi historia, hay mucho que decir, pero poco que entender. Como tu, pertenezco a las criaturas que divagan por las noches buscando su sustento. Siendo mudo testigo del pasar de los tiempos bajo mis plantas, observando como el hombre destruye su propio mundo y es incapaz de saciar su pequeña y vana existencia. Como tu, puedo calificar a la luna de amiga mia aunque sus rayos no bañen mi piel o mis ojos diariamente. Puedo abrazar la tierna caricia de los árboles sin sentirlos directamente. Puedo escuchar aquello mas escondido y entender los susurros del viento. Puedo contemplar los colores que la paleta de un pintor aplica afanosamente a un trozo de tela en busca de una perfección no rebuscada y de la luz que el vasto sol provee sin prerrogativas. Puedo ver y oír, sentir bajo mis dedos las necesidades ajenas ¿Pero acaso eso me es permitido? Camino como todos un sendero oscuro y oscilante, discreto y traicionero que me encubre misterios en sus raíces. Piso la tierra innoble que algún día abrirá para mi sus brazos y buscará recibirme si es que tengo ese mínimo derecho. Porque como todos, solo pertenezco a la existencia misma de un dios infundado y unas creencias religiosas extrañas. Un vaho existente lleno de dudas, una existencia borrosa en la eternidad inmensa, un ser que ansía simplemente encontrar aquello que busca. No importa si soy lobo, nube, cielo o estrella. Pues todas las noches admiro la Luna y las estrellas sus secretos me confían. Hablo del mundo como un lienzo en blanco mismo, en el que veo plasmada la suave y tímida poesía de la vida. Eso es lo que soy...-

 

Supo que había hablado demás. Quizá por el fervor mismo que ansiaba su alma de tener contacto con alguien que no fuera su familia, alguien que no fueran sus padres o hermanos. Ella no tenía compañía, no tenía amigos. Era un ser solitario a pesar de estar en grupos. Le gustaba la inflexión, la retrospección, por ello casi nadie solía hablarle muy a menudo. Una serpiente solitaria con una vasta visión del mundo. Suspiró. Buscó la copa y humedeció con elegante ademán su garganta. El borde apoyado en sus brillantes gajos, el líquido claro bajando como gotas celestiales en su interior. Otra pausa. La copa volvió a su sitio y los ojos azules buscaron los rojizos.

 

Ciertamente soy aspirante a la Marca, Derek. Pero mi historia es muy diferente. - La mirada azulada se suavizó ligeramente ante la vista de sus colmillos. Unos impresionantes y bonitos ejemplares blancos, afilados, terribles y a la vez... Dulces. En la penumbra de aquel lugar, en el silencio íntimo de aquella mesa apartada, la doncella volvió a guardar silencio, agradada por su elegante y misteriosa compañía. -

59sblFA.gif


Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Hell Moon siempre fue el hogar de los seres oscuros que buscan pasar un buen rato, beber los restos olvidados de la sangre mortal, quizá adquirir un objeto cuyo valor se pagó con la vida valiosa de alguien que será recordado por ello, pero también conviven los vicios del juego y el placer...es una armonía perfecta a decir verdad si es que la sabes disfrutar como se debe.

 

El cliente frente a mí parecía un caballero bastante divertido y amable, me invitó a bailar pero había prometido que me mantendría lejos de los movimientos que se puedan malinterpretar...no deseaba tener nuevamente problemas con mi pareja, así que le regalé una sonrisa encantadora para luego mirar por un momento a mi alrededor, note una cabellera verde muy familiar pero no estaba sola lo cual me extrañó un poco...sí estaba en lo correcto puede que a su padre no le agrade nada que la niña este aquí en primer lugar.

 

-Qué le parece si usted sigue danzando y yo le observo?.- Le propuse divertida mientras el elfo de la barra volvía a llenar las copas con lo mejor de la casa. -Hoy haremos un casting de bailarines para una fiesta que pensamos realizar en el local...y puede que sí le interesa lo podamos contratar.- Le comenté a @@Datura

 

Quizá no le interese lo que le había dicho al caballero o puede que si...no estaba nunca de más ofrecer la posibilidad, también esperaba a mi lobo @@Eterno Black Triviani pues me dijo que vendría a ayudar con los preparativos y demás cosas, me agradaba mucho la idea de tenerlo cerca...últimamente le necesitaba mucho, supongo que es así sentirse enamorado.

 

-Es usted originario de aquí o solo esta de visita?.-Le pregunté al mago en un arranque curioso mientras me acomodaba en un sofá cercano.

 

La música sonaba muy bien y las luces hacían el perfecto contraste, pensaba en mi tío @ y en mi bella @@Ada Camille Dumbledore quería darle a ambos el perfecto "Golden", una experiencia como la que yo viví alguna vez en uno de mis tantos viajes lleno de placeres exóticos...entretenimiento de calidad sin límite, lo que puedan querer y más, darles la más intensa fantasía, llevarlos si se puede a romper sus propios límites, dar un precedente para el futuro.

 

-No dejes nunca las copas de los presentes vacías.- Ordené suavemente a Behemot, quien estaba ordenando las bebidas.

 

Cada tanto observaba a @@Agatha Andrómeda Abbott y a @@Derek Jackman no perdía detalle de ellos, pues como madre de ella no perdería la oportunidad de cuidarla de cualquier pretendiente descarado que tenga intenciones con ella, por supuesto esperaría a su padre para hacer la presentaciones como corresponden y aclararle a ese joven que mi niña tiene una familia detrás que no dudará en desaparecerlo si intenta tan solo tocarle un cabello.

 

------------------------

famlux10MSmkAvQ
Pics-Art-09-20-06-45-16
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

  • 2 semanas más tarde...
Extrañamente @@Lady Luxure Grindelwald le había convencido para no se que cosa ir a su local, este sin embargo fue con un traje informal ¿acaso esta se encontraba conspirando para sacarle información sobre su ser amado? O es que por alguna forma le había descubierto, sin embargo, era muy posible ello. Y apareciendo entre llamaradas, se encontraba curioso como minino sobre que tema ella deseaba tratar, solo se quedo contemplado el horizonte, mientras que la brisa le caricia el rostro.


“¿Acaso habrá descubierto de quien estoy enamorado? Y de ¿Quién estoy ilusionado? Debo admitir que son dos personas, pero no siento lo mismo por ambas personas.”


Aunque algo este no podía soportar, y era confesar esos sentimientos, pero es posible que entre seres que le tenia confianza pudiera descubrir esos secretos, pero siendo alguien que no deseaba crecer, sino simplemente divertirse como un eterno niño, alguien que solo viva para el placer y asi nadie le podría lastimar, esa verdad y lo único que busca es el amor, ese dolor de su pasado un abismo de realidades que no deseaba confrontar, y como los misterios eran parte de su presente, del cual se sentía muy cómodo, solo se limito a observar como con cada paso se acercaba.


-Es pero que si conoce la verdad, guarde el secreto.-


Pensó en voz alta y camino rumbo a ese local, donde todo podía ocurrir, algo le decía que si debería crear realizar un trato o matar para que su ser amado no se entere, este se encontraba dispuesto hacerlo, ya que le aterraba la idea de lo que pudiera pasar por la mente de ese mago, pero aún así le seguirá amando. En ese se le vino una canción a la mente, algo que pudiera describir lo que sentía.

              ♥♥♥♥♥ Azrest♥♥♥♥ 

   vE0xWZ0.jpg

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

  • 3 semanas más tarde...

-De acuerdo- dije yo mientras mi prima se retiraba, - no te preocupes aquí estoy-le abrace y me di media vuelta, dirigiéndome al jardín, era un espacio amplio.

 

Botellas, y diversos tipos de sustancias empezaron a recorrer el lugar, Saque la varita y empecé a hacer música.

 

https://www.youtube.com/watch?v=8eYEW4q42y8

 

Las personas empezaron a bailar mientras yo hacia diversas maniobras con la varita.

 

IMG-20210907-WA0099-20210911223026869-20

famlux10.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Unirse a la conversación

Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

Guest
Responder a esta discusión...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Sólo se permiten 75 emoji.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.

La publicidad es necesaria para mantener esta Comunidad. Procuramos que sea una publicidad no agresiva y de calidad, pero resulta necesaria para ayudar a costear los costes de mantenimiento. Si quieres navegar por nuestro sitio web, por favor, desactiva el bloqueador de anuncios.

Muchas gracias por tu colaboración.

De acuerdo