Jump to content

Las Herederas de Violetta Beauvais (MM B: 111261)


Publicaciones recomendadas

Prácticamente subió a Sagitas a empujones hacia el piso superior, aunque antes de eso hechizó la puerta para que nadie pudiera entrar y colocó el cartel de "CERRADO" bien visible. Necesitaba que nadie las molestara, al menos durante unos minutos. Iba a hacer lo mismo cuando alcanzaron la parte superior, pero Sagitas se le adelantó. Asintió con la cabeza y procedió a revisar rápidamente el lugar, como si buscara algo. Removió hasta las puertas de los armarios donde guardaba varitas y componentes de fabricación, así como otros artículos.

 

Cuando decidió que nadie las espiaba y que estaban seguras, soltó un profundo suspiro y se quedó mirando a la Potter Blue, que acababa de preguntarle si se había cortado el pelo.

 

En circunstancias normales, aquellas pregunta en un momento similar le habría causado un profundo estrés que habría terminado en un grito, o una burla. Pero en ese momento... no pudo evitar echarse a reír mientras se llevaba una mano a la cara y se cubría los ojos.

 

Eres increíble —le dijo, entre risas. Se acercó a ella y la observó, con gesto cansado y afectuoso. Toda la tensión que había acumulado en los últimos meses parecía haber quedado relegada a un segundo plano, y ahora la Gaunt lucía simplemente cansada—. No sé si te viene bien o no, o si sigues enfadada conmigo. Pero... yo necesito un abrazo —soltó. Y sin dejarle tiempo para pensar, la rodeó con los brazos y se mantuvo así durante unos segundos—. ¿Sabes? He pasado todo este tiempo preocupada por ti, pero no podía volver —se separó de ella un poco pero mantuvo ambas manos apoyadas en los brazos de la pelimalva—. ¿Estás bien? ¿Sigues siendo ministra? ¿Alguien te ha causado problemas? Tengo ganas de matar gente. No, no, es broma, olvida eso último. Es que tenía ganas de verte. Eres a la primera que he buscado nada más regresar... espero que Jeremy no se entere. Y hablando de eso... —frunció el ceño, recordando algo que la traía de cabeza—. ¿Cuánto hace que no le ves? ¿Sabes si... sabes si está con otra, o algo así? *****, soy un desastre.

 

Se separó de ella y puso los ojos en blanco. Los nervios la habían traicionado y había terminado soltando como cien preguntas en menos de un minuto. Le sonrió a modo de disculpa y se dejó caer sobre una de las sillas que había en la habitación.

 

Vale, disculpa mi intensidad. Necesito sentarme un poco, beber algo y que me pongas al día. Veeeeenga, no te hagas de rogar, amiga. Más aún cuando nuestra última conversación quedó a medias... con lo interesante que estaba —añadió, sonriéndole con gesto burlón. Dejó su varita sobre la mesa y luego se la quedó mirando, con los brazos cruzados. Quería dejarle bien claro que venía en son de paz... a pesar de lo que había pasado entre ellas unos meses antes.

AYlDcNN.gif


oizsVNM.jpg

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Decidido. Anne estaba loca, o un poco más loca que la última vez que la vi. Ese era un gran problema porque me interesaba que entendiera bien lo que tenía que decirle sobre mi cambio de bando. Cuando, después de trastear por medio altillo del negocio en busca de vete-a-saber-qué, se volvió y me dijo que era increíble, puse cara de no entenderla. Yo siempre soy creíble, incluso cuando miento..., o eso creía...

 

-- Pues claro que te doy un abrazo, amiga -- "siempre que no me avadees por la espalda antes de que te dé mi noticia", estuve a punto de añadir, aunque permanecí en silencio, mi amiga parecía no necesitar de coletillas hirientes en aquel momento.

 

Después, a mis labios se unió una sonrisa de orgullo al saber que yo era la primera en quien pensaba al volver, antes que el mismo Jeremy. Aunque dejé de sonreír ante el alud de pregunta que me lanzo encima. La zarandeé por los hombros.

 

-- Mujer, tranquila, que estás en casa, bueno, casi, este negocio es como casi nuestra casa, así que estás segura. A ver, por partes. Sigo siendo Ministra, no sé por cuanto tiempo antes de que me derroquen, pero soy la Ministra de Magia de Inglaterra aún. Jeremy ha sido el soltero más monje que he visto jamás, no te preocupes, te ha guardado casi luto por tu desaparición.

 

Su sonrisa me devolvió algo de tranquilidad a mí y mucho a ella, supongo, pues parecía estar volviendo a controla la situación, aunque fuera un poquito.

 

-- Vale, vale, un trago no te vendrá mal, amiga. ¿Te hace un whisky de fuego? Pero no toda la botella, que es de importación.

 

Moví la varita y me senté a su lado, mientras una botella en cristal tallado y dos vasos especiales de culo grueso se depositaban en una bandeja de plata que vino volando y se colocó bajo ellos, levitando a la altura de la mano de Anne, para que bebiera.

 

-- Me alegro que saques el tema de la última conversación que mantuvimos aquí. Tuviste la desfachatez de decirme que eran miembro de la marca y que Aaron era tu padre. -- Mi tono sonó muy duro, como si estuviera echándole en cara algo. Después, lo relajé y reí un poco. -- Si me enseñas tu Marca, yo te enseño la mía, Amiga.

WGnAuqD.png

Icr0JPz.gifKRLtVZp.giftOWLU4S.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

  • 2 semanas más tarde...

Se relajó al escuchar que su amiga seguía siendo ministra. Bien, al menos su amiga seguía en el lugar que merecía. Saber que Jeremy seguía soltero fue otra gran noticia, aunque eso no significaba que todo estuviese solucionado. Todavía tenía que hablar con él, explicarle porqué había pasado meses fuera y rezar para que la perdonase y no la mandase al cuerno. Solo de pensar en todo aquello le hizo sentir que se caería de la silla en cualquier momento.

 

Miró con ojos ávidos el whisky de fuego que le tendía su amiga y se sintió culpable, recordando la promesa que le había hecho a su amigo Amadou unas semanas antes. Nada de alcohol, prometió. Qué difícil sería cumplir con aquellas palabras así, sin más. "Ojos que no ven...", pensó mientras tomaba el vaso y le daba un sorbito.

 

-- Gracias, amiga, está de muerte --le dijo, soltando el vaso en la mesa mientras la escuchaba hacer referencia a lo que había pasado entre ellas la última vez que se habían visto--. Espera, espera, no hay porqué hablar de es...

 

Las palabras murieron en sus labios al escuchar sus últimas palabras. Había hablado de "la marca", y había dicho "la mía". La suya. Su marca. Pero ella... ¿qué marca? Por segunda vez en pocos minutos, sintió que perdería el conocimiento y se caería de la silla.

 

-- Amiga, se te ha subido muy rápido el whisky de fuego --comentó, intentando aparentar tranquilidad. No pudo evitar rascarse el antebrazo izquierdo, convenientemente cubierto por la tela de su jersey, intentando percibir si había entendido bien. Tras unos segundos de tensión, no pudo aguantarse más--. ¿Qué marca, Sagitas, qué marca? ¿Me estás diciendo que eres... tú...? Pero... Sagitas, me dijiste que pertenecías a la Orden del Fénix. ¡Me dijiste que los mortífagos éramos unos criminales y yonosé qué más! ¿Cómo...? ¿Cuándo...?

 

Paró de hablar cuando se dio cuenta de que las ideas se le atropellaban en el cerebro y no conseguía formular las frases completas. Era mejor esperar a que ella le diese una explicación. Solo entonces recordó otra cosa que había dicho.

 

-- Mi suegro, querida, Aaron era mi suegro y seguirá siéndolo si Jeremy no me manda al cuerno.

 

 

 

@@Sagitas Potter Blue

AYlDcNN.gif


oizsVNM.jpg

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Unirse a la conversación

Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

Guest
Responder a esta discusión...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Sólo se permiten 75 emoji.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.