Jump to content

Castillo Evans McGonagall (MM: B 97458)


Publicaciones recomendadas

Había decidido salir a caminar, necesitaba respirar un poco. Fue así como la noche cayó mientras sus pasos avanzaban por Ottery. La Gryffindor recorría las mansiones y castillos en forma distraída con la mirada, mientras por su mente desfilaban demasiados pensamientos. Estaba inquieta, no le agradaba el rumbo que algunos sucesos estaban tomando. No se trataba simplemente de los reglamentos tiránicos que la Ministra estaba implementando, sino que aquel ataque de los mortífagos frente a tantos muggles y la inoperancia demostrada por su sobrina al frente de la seguridad mágica... todo la llevaba a pensar de que la comunidad estaba funcionando muy mal, y aquello solo beneficiaba a quienes no quisiesen hacer lo mejor. 

Sin darse cuenta, se había detenido, frunciendo el ceño y respirando en forma agitada. Era poco lo que podía hacer para intentar arreglar las cosas. Apoyó las manos en sus piernas, encorvando un poco la figura, intentando respirar profundamente. En otros tiempos, habría sabido cómo proceder, habría buscado la forma de llegar a quien fuese necesario y conseguido los cambios que sentía tan necesarios . En cambio hoy... ¿Quién era ella para intentar resolver las cosas? Solo encontraba oídos sordos ante sus intentos de mejorar. 

Cerrando los ojos, intentó incorporarse, justo cuando una explosión cercana a donde se hallaba la dejaba aturdida. Intentó recomponerse y buscar el origen, aparentemente se trataba del castillo Evans McGonagall, al cual lograba divisar ya que se hallaba sobre una elevación del terreno. 

Se dio prisa para ingresar a los terrenos de pertenecientes a dicha familia, sosteniendo con la mano izquierda la larga falda de su túnica gris, sabía que muchos de los miembros de esa familia podrían encontrarse en el hogar y, por ende, corriendo peligro. No se veía nada desde el exterior, en absoluto, pero se apresuró a correr hacia la entrada... ¿habría intrusos en su interior? 

Sin pensarlo, llamó a la puerta. Era un acto cortés, en caso de escuchar nuevamente algo sospechoso entraría sin pensarlo dos veces.

4dV4RuU.gif

image.png

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

2dh9b22.jpg

La primavera aún conservaba la los restos de un inverno que no lograba despegarse del todo de Ottery. Una cansada Shelle se había calzado los borregos y la capa de gamuza color azabache para iniciar mi camino hacia el castillo de los Evans Mcgonagal.

El manto oscuro de la noche reinaba majestuoso con sus luces de estrellas, la magia podía sentirse, su tatuaje ardía y sabía que Mael la necesitaba para descargar su ira.

Sabia del atentado a King Cross y confiaba en que el muchacho se hubiera destacado en tal misión, de lo contrario se sentiría decepcionada que un miembro de su familia ¡su hijo! No destacara en una misión tan importante como simbólica. El quiebre de dos mundos, el mágico y muggle.

El camino serpenteaba por el borde del desfiladero hasta dar con el gamble te escalonado con la imagen del fénix ¡qué ave espléndida! Lastima que sea el emblema de aquellos que se llaman "justicieros", "héroes"... y no son más que traidores a la sangre, la verdadera, la pura.

Finalmente llegó al encuentro con Mael, se lo veía eufórico, podía sentir su deseo por destruir, por matar, lo veía en sus oscuras orbes. 

La máscara de hueso ocultaba parte de su rostro y la varita ya estaba dispuesta en la diestra de la pelirroja. Siguió los pasos de su hijo con una Salvaguardia mágica y atravesó la piedra.

Le llenó el pecho de orgullo verlo destruir la fuente y dejó escapar una risa de sus labios que se transformó en carcajada, no recordaba cuándo fue la última vez que rió, se sentía fantástico.

-¡Despertarán los elfos!- gritó entre risas -¡Quizas también despierten los pichones!

Dió un salto al borde destruido de la fuente y caminó sobre los adoquines sueltos mientras se llenaba de adrenalina, divisó más adelante la imponente torre cuadrada y con sus pulgares e índices formó un cuadro con ambas manos para mirar atraves de él con su ojo derecho.

-¿y si nos metemos dentro?- sugerí-O bien... podrías decirme qué te tiene así de enojado, Goldor.

672440170_firmadana.png.e290dcafe4b6fce4606f7d9799883adb.png

 

7hdosh8.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

[justify]Hacía mucho tiempo desde que había puesto un pie en ese pueblo mágico, algunos meses para ser exactos, y le parecía tan irreal. Danny sentía como si visitara el lugar por vez primera, aunque al mismo tiempo le parecía muy familiar. Era uno de sus días de descanso y lo había aprovechado para dar un paseo con la finalidad de descansar su cabeza de tanto pensamiento intrusivo que tanto le molestaba.[/i][/justify]

 

[justify][i]Llevaba una mochila al hombro, y como siempre su vestimenta era la de un chico muggle de su edad: pantalón de mezclilla ligeramente ajustado, camiseta de algodón y zapatos de deporte. Como siempre buscando su comodidad y un rato para distraerse. Habían pasado muchas cosas desde la última vez que había estado en Ottery.[/justify]

—¿Qué rayos?

[justify]De repente se detiene frente a una mansión que no había visto antes  y se queda mirando curioso hacia el frente de la misma. Había algo extraño que podía notar cerca de ahí a pesar de que no era capaz de escuchar el mínimo sonido a causa de su sordera, pero su vista no lo engañaba, aquello que acababa de ver eran rastros de algo destrozado en el interior, ¿Qué estaba pasando ahí adentro? Se queda inmóvil con expresión curiosa. Estaba tan concentrado en ver algo en el interior que no se daba cuenta de que alguien más estaba mirando también.[/justify]

Editado por Danny Lestrange
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

55ECdUt.jpg

 

El polvo de aquel patio interno se levantó alrededor, permitiendo a mi madre que se paseara entre él para mostrar lo divertida que se encontraba y lo, principalmente, predispuesta a acompañarme y a hacer de las suyas. No podía confirmar que el enojo se me fuera a pasar pero si de algo estaba seguro es que aquel escenario se sentía bien. Aún mi varita se encontraba aferrada entre mis dedos mientras el agua de la fuente se desbordaba por donde había impactado mi hechizo, mojando las baldosas de piedra del suelo.

 

Asesiné a mi madre con la peor mirada que podía tener. ¿Era un juego para ella?

 

¿Por qué me molestas, Shiva? —resoné mi nariz y mi garganta, observando aquella estructura cuadrada imponente que teníamos justo enfrente. Al parecer la joven madre tenía experiencia. ¿Quería llegar más lejos? Solamente quería demostrarle a la comunidad mágica un claro mensaje de quien era los que mandaban. Avancé hacia la siguiente etapa de aquel patio, uno más cerca de la entrada, donde había flores y plantas de todo tipo y una piscina. Pensé varias veces en flechas de fuego.

 

Pasé casi corriendo por al lado de mi madre, ignorándola un poco sobre que le contara los sucedido. No podía sobrepasarme con ella porque sabía que iba a irme mal. Las flechas de fuego fueron dirigidas a diferentes lados, empezando a incendiar tanto el césped como las plantas. Las llamas avivaron el sitio y lo iluminaron un poco más.

 

La fuente destruida en el primer patio y el segundo, incendiado. ¿Ibamos a llegar a la sala sin que nadie nos viniera a detener?

|| Familia Gryffindor|| MVhv2dX.gif
6xyyzqB.jpg
3OvMYJP.pngF7R5RJx.png

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Notó la llegada de otro joven, aparentemente atraído por los mismos sucesos. Los sonidos en el exterior no parecían querer detenerse y ningún miembro de la familia parecía querer o poder acercarse a abrir la puerta. ¿Qué sería lo mejor? Miró de reojo al muchacho, no parecía del todo preparado para algún tipo de enfrentamiento ¿Y ella creía estarlo? Claro que no, la última vez que había lanzado algún hechizo era contra su propia sobrina y para evitar que cometa locuras. 

—Expecto Patronum —pronunció casi en forma inconsciente. El búho plateado surgió desde la punta de su varita y viajó hacia donde los suyos pudiesen recibir su mensaje. Tal vez al recibir el mensaje otros se preocupaban del mismo modo por los sucesos. —No sé qué esté pasando, pero hay que ir con cuidado —advirtió al joven antes de apuntar a la pesada puerta —Alohomora —el portal se apartó abriéndoles paso. 

La Templaria respiró profundamente antes de ingresar, caminando en forma muy sigilosa, agradeciendo calzar siempre botas sin tacón. Puso todos sus sentidos en percibir el origen de cada sonido, intentando adivinar desde dónde provenían los disturbios. No sabía si el muchacho la seguiría, pero lo mejor sería que no sucediera, pues nunca se sabía el riesgo con que podrían chocarse. 

Voces provenían de uno de los patios, así que con el mismo cuidado avanzó hacia allí. Notó entonces filamentos de fuego que se dispersaban y chocaban con diferentes partes del lugar, encendiendo lo que encontraban a su paso. Las figuras de dos individuos lograban diferenciarse entre las danzantes llamas. Se acercó con más decisión al verlos, empezando a dejarse llevar por el enojo que aquellos sujetos estaban generándole.

—¿Acaso no tienen nada mejor que hacer? —inquirió, aferrando la varita, lista para defenderse. 

4dV4RuU.gif

image.png

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

2dh9b22.jpg.bbd3eacad8bd6b5af3568af7bb76761d.jpg

El semblante de la bruja ensombreció de golpe y estuvo apunto de escupir en la cara de su hijo una maldición imperdonable ¿osaba a hablarle de aquella manera? Sin embargo se limitó a ignorar al ojinegro y continuó visualizando la torre, algo allí la llamaba ¿qué maravillas esconderían los Evans McGonagall en esa estructura de piedra caliza?

Sin embargo Mael continuaba destruyendo todo a su paso y aquello animó a la bruja a avanzar al siguiente patio pisando fuerte los tres escalones que separaba cada sector, las flechas de fuego arrasaron con todo a su paso generando caos a los pies de la torre. Un poco más atrás se veían los establos donde numerosos animales se encontraban descansando bajo el umbral de la noche hasta entonces taciturna y ahora... bueno, empezaba el show.

La Lugarteniente avanzó hasta llegar al borde de la enorme piscina y empuñó su varita al cielo.

-Morsmorde- rugió y sintió como la serpiente en su cuerpo se convertía en fuego verde enrollándose en su diestra hasta penetrar en la varita dándole fuerzas para escupir al cielo la gran calavera con lengua de serpiente, provocando que las estrellas a su alrededor se apaguen a causa de una neblina donde solo la Marca Tenebrosa reinaba. El castillo había sido marcado ¿se defenderían? ¿llegarían los impuros a defenderla? ¿los traidores?

Rumbo al patio principal donde erguía el castillo, propiamente dicho donde quizás descanse la familia. Pero sus pasos fueron interrumpidos ante la percepción de un intruso... ¿o dos?

Su olfato no fallaba, allí había un licántropo y uno cuya sangre conocía, pero había alguien más y no podía distinguir de quién se trataba.

-Parece que tenemos compañía- murmuró Shiva,  relamiéndose los labios -Creo que sí habrá algo para comer después de todo.

672440170_firmadana.png.e290dcafe4b6fce4606f7d9799883adb.png

 

7hdosh8.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

El chico mira a la joven desconocida entrar a la casa y él, llevado por la curiosidad, se le ocurre dar un par de pasos también y pronto se encuentra dentro de la mansión. Entonces el joven tenía razón, algo estaba sucediendo ahí pero no podía darse cuenta de lo que era si no se acercaba un poco más.

 

 —¿Hola?

 

Se encontraba lo suficientemente cerca para darse cuenta del aroma a algo que se quemaba, su olfato era bastante agudo como para equivocarse, y continúa caminando detrás de la joven a unos cuantos pasos más atrás. Y, al igual que ella, había sacado su varita del bolsillo y ahora se mantenía en guardia. ¿Acaso serían ladrones? Sin embargo, pronto su pregunta obtuvo respuesta cuando descubre aquella marca tan conocida formada en el cielo, y el ardor en el antebrazo izquierdo lo confirma.

 

—¡Por todos los cielos!

 

Exclama sin preocuparse de que lo pudieran oír. Miembros del grupo al que había pertenecido en el pasado eran los que estaban ahí. Para colmo, Danny llevaba ya varias horas sintiéndose mal, le dolía la cabeza y su cuerpo también, y esto último solo acrecentaba su mal humor. Pero a pesar de eso, sigue adelante para descubrir quién era exactamente la persona o personas que estaban detrás de todo aquello y qué era lo que estaban buscando.

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

La marca tenebrosa estalló en el cielo e iluminó todo con una hermosa luz verde. Cada vez que aparecía en la escena donde me encontraba, era como que dentro de mi se activaba un interruptor capaz de provocar la libertad que necesitaba para hacer lo que fuera. La atención de ambos se centró en dos figuras que recién aparecían desde la entrada en aquella hermosa entrada ahora abierta.

 

¡Mica! ¡Era Mica! Era la primera vez que la veía desde la protección que me brindaba la máscara mortífaga. Claramente que no me reconocería por nada del mundo, aunque cambiara el tono de mi voz. ¿Qué hacía Mica allí a ésa hora? Según lo que sabía, si no estaba en la Gryffindor se encontraría en la Rune.

 

— ¿Acaso alguien te invitó, traidora a la sangre?

 

Le grité a la Gryffindor, observando detenidamente su varita. ¿Acaso sería capaz? Miré a Shelle y asentí con la cabeza.

 

¡Sectusempra! —levanté mi varita apuntando al pecho de Danny Lestrange, aquella figura que resultó ser un chico que llegó tras de Mica. Ninguno de los dos tenía nada que hacer allí. Nada. No les importaba. A los únicos que podría llegar a responder, era a la familia a los que estaban atacando. El rayo salió como una flecha, cruzando ambos patios para impactar el pecho del joven y desangrarlo.

 

El fuego por detrás se iba comiendo todo a su paso. A pesar de ser un fuego normal incluso las Flechas de Fuego llegaron a la puerta de aquellos establos. Los animales claramente que se habían despertado ante nuestra llegada. Pero ahora con el fuego en su puerta, se estaban alterando. Miré al cielo una vez más y pude ver la marca tenebrosa.

 

d7exsre-d8147648-3df0-48f7-8384-13bb1902

 

Apunté a la pared de aquella estructura cuadrada enorme. Con líneas color sangre se marcaron algunas palabras.

 

“Shiva y Goldor estuvieron aquí. Los vigilaremos”

 

|| Familia Gryffindor|| MVhv2dX.gif
6xyyzqB.jpg
3OvMYJP.pngF7R5RJx.png

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

UNrkZms.jpg

 

Darla llevaba varias horas intentando que el componente de aquella poción fuera el indicado, ninguna de las ramas de la verbena que tenía entre sus posesiones era la que mostraba las flores secas del tamaño ideal. Ya estaba a punto de desistir y cerrar todo cuando un búho entró volando al invernadero, dejándola sorprendida. Ese patronus plateado le resultaba por demás de familiar el último tiempo.

 

El lugar indicado por el patronus la sobresaltó, hacía milenios que no iba a la familia de su “hermanito”, de hecho hacía centenares de años que no sabía de él. Lanzó un suspiro y con un movimiento de la varita ordenó todo y se dispuso a aparecerse en el desfiladero en que se encontraba el castillo. No le importó lucir como una muggle de entrecasa, con zapatillas negras de cuero, jeans oscuros y una chomba azul que le quedaba algo grande, demostrando que era de su difunto prometido, la había encontrado olvidada entre la ropa pendiente de lavar y la había atesorado entre sus prendas favoritas, aún se sentía su aroma en ella.

 

Cuando llegó al lugar utilizó el phanton para atravesar el largo camino serpenteante y ya arriba supo que algo no iba bien, tocó los talismanes bajo su ropa y preparó su varita para entrar, la puerta estaba abierta y en el cielo lucía la Marca Tenebrosa.

 

—Maldita sea, esto no va a salir bien —susurró la pelirroja mientras sus pasos la llevaban hacia el interior de la residencia, adentrándose para atravesar el patio hacia el castillo.

iUsGOmg.gifQrhLJiI.gifCazador-TT.gif

Darla.png

P6ZPOPd.gifOpDjriL.gifchuuaCB.gif

Que no estés aquí no significa que no estés en mi corazón... Te amo Seba

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Una tercer figura apareció cerca de aquella puerta por donde se había acercado Mica. Al parecer, la marca tenebrosa había convocado algunas personas de más. Lo que realmente me había llamado la atención, era que en aquella casa parecía no haber nadie, realmente estaba solitaria. Luego de dejar el mensaje en la pared, caminé algunos pasos nuevamente hacia los tres. Mis energías de furia aún no se habían disipado.

 

Ajá, ve tú contra la pelirroja, Shiva. Patéale el trasero —dije con una sonrisa que tras la máscara no se notaba. Miré a Mica desafiándola y le dirigí una leve reverencia. Tras realizar una leve floritura exclamé: — Absorvere…

 

La muñeca que portaba la varita de Mica Gryffindor se vió afectada por mi maleficio, quebrándose y dejándole una herida. Si la mantenía asi, se le pudriría y estaba seguro que no podría mover su mano nuevamente. Era como una entrada en calor, era un desafio para ver que cualquiera que se entrometiera entre los Gryffindor, estaría en problemas. Y además tenía que aprovechar, ya que dentro de mi mansión no podía hacer nada contra nadie.

|| Familia Gryffindor|| MVhv2dX.gif
6xyyzqB.jpg
3OvMYJP.pngF7R5RJx.png

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Unirse a la conversación

Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

Guest
Responder a esta discusión...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Sólo se permiten 75 emoji.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.