Jump to content

Leyes Mágicas


Leslie Ashryver PB

Publicaciones recomendadas

http://i.imgur.com/62CwdZa.jpg

 

 

 

 

 

Alessandra estaba mirando a su Ave de Trueno en el patio del castillo Rambaldi, frente la criatura se encontraban tres sobres que contenían el aviso de que su clase de Leyes Mágicas estaba lista. Tres distintos truenos calleron sobre los sobres y desaparecieron directo dónde estaban sus alumnos.

 

Alessandra suspiro y con eso desaparecio a los terrenos de la Universidad, estaba nerviosa ya que era su primera clase de Leyes después de haber aprobado la materia el mes pasado. Amaba dar Defensa, poner pruebas físicas y aveces acompañar a sus alumnos en ellas o sólo observar pero aquéllo sería completamente nuevo.

 

Llegó al aula que había elegido para impartir la materia, había decidido no darla en su aula normal porque le resultó muy oscura asi que la cambió por algo cómodo y familiar que era la de DCAO, al ingresar con un movimiento de su varita de Vid acomodó tres pupitres frente al escritorio, había sido todo muy formal con su anterior profesora por lo que esperaba que su clase fuera más distendida y llevadera. Dejó sus apuntes sobre la mesa para depositar unos pergaminos sobre el pupitre de los alumnos más unas plumas especiales que no necesitaban tinta.

 

Se había puesto unos jeans azules ajustados y una blusa blanca además de que su cabello rubio estaba suelto, sus tacones resonaban en el aula vacía ansiosa de que llegarán, por lo que se sentó en el escritorio a esperar.

 

 

 

@@Athena Rouvás

@Kritzai

@@Thomas E. Gryffindor

Editado por Alessandra G. Delacour

mellis-conej.gif| Teta-Darla-4.gifSean-y-Leslie

Yarar-Conf-as.gif
HQlCpHN.gif|Sailor-Venus.gif | GSV2021-Sx-Ly-K-2.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

El día comenzó temprano, como sucedía usualmente. Cambiar de estilo de vida así lo demandaba, y en los últimos meses habían sucedido con más frecuencia que en los años anteriores; no quedaba más que acostumbrarse y aprender a vivir con ello.

 

Aún con algo de sueño y con el cabello un poco enmarañado Rouvás tomó un desayuno a la ligera para luego partir a la Universidad aunque aquel día en calidad de alumna. Por una vez en su vida pensaba llegar a la hora, para no darle la oportunidad a Gryffindor de protestar por su poca puntualidad, ni a Alessandra la de creer que no se presentaría. Al parecer lo estaba consiguiendo, recorrió los pasillo con prontitud hasta dar con el aula en que se impartiría Leyes Mágicas, una clase que desde hace tiempo deseaba aprender pero que por una u otra razón se terminaba postergando.

 

—Hola, buen día. —Saludó mientras se internaba en las filas de pupitres con sus respectivas sillas hasta alcanzar las que estaban al frente. Serían pocos alumnos, siempre los eran en los Conocimientos, así que no tenía sentido tomar asiento en medio o atrás. —Athena Rouvás, vengo para aprender sobre Leyes mágicas, o bueno, supongo que interiorizar un poco más sobre ellas. —Se explayó mientras tomaba finalmente asiento comprobando que solo estaban las dos.

 

Rouvás llevaba ropa más bien suelta aquel día, una remera sencilla color celeste con una luna en la parte delantera y jeans gastados en las rodillas. Zapatillas por calzado. La capa de viaje había quedado muy bien guardada en el hogar de los Moody desde que el calor veraniego comenzó a pegar con demasiada fuerza en las últimas semanas y había obligado a una buena parte de la población a abandonar aquella preciada prenda en el mundo de la magia.

 

Traía un cuaderno y lápiz en una pequeña mochila que colgó en el respaldo de la silla aunque prontamente se percató que sobre el pupitre también había una pluma y un par de pergaminos, supuso que serían para tomar notas, o quizás para algún examen al final de la clase que evitara que pudieran hacer trampas. No iba con esa intención, pero era muy válido pues no siempre la gente es de fiar.

 

—Tal vez se escuche un poco ansioso, no es que lo esté, pero ¿qué veremos? Así, como a grandes rasgos. —Cuestionó, aunque estaba segura que no tardaría en averiguar de que se trataría la lección.

http://i.imgur.com/IfqD21o.gifhttp://i.imgur.com/PkAsq8i.gifhttp://i.imgur.com/qVzS2LZ.gifnJHjjJQ.gif


tNdJEiz.jpg


WhHfWcz.gif 2QBiHc2.gif


Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Alessandra miraba por la ventana del aula mientras esperaba a que sus alumnos llegarán.

 

Se sobresalto al escuchar la puerta abrirse y por ella ver a la nueva directora, con algo de torpeza saltó del escritorio por si alguien más llegaba pero Athena era la primera y unica por el momento. El sol de aquel dia entraba por las ventanas iluminando el lugar por lo que la rubia miró lo que traía la bruja.

 

- Hola Athena- saludo con una sonrisa.

 

Dejó que la Rouvás tomara asiento mientras que ella con un movimiento de la varita hizo que la tiza del pizzaron se pusiera a escribir " Infracciones de la Cláusula 73", le pareció un buen tema a tratar con tanto caos en el Ministerio sobre criaturas mágicas y sobre mantener el secreto mágico.

 

- Veremos El estatuto Mágico y sus Infracciones- le dijo a la bruja - dime conoces la Cláusula 73?-

 

Quería saber que tanto sabía sobre Leyes mientras esperaban a ver si los demás llegarían o no.

mellis-conej.gif| Teta-Darla-4.gifSean-y-Leslie

Yarar-Conf-as.gif
HQlCpHN.gif|Sailor-Venus.gif | GSV2021-Sx-Ly-K-2.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Leyes Mágicas era el nuevo conocimiento que el pelirrojo deseaba aprender, y también incorporar a su muy abultado currículum que ya pesaba bastante desde hace un tiempo hasta ahora; especialmente por todas las habilidades y las sapiencias ancestrales que el muchacho había adquirido de la mano de los Arcanos y Uzzas. No era un tema sencillo para Elros, sobretodo porque había tenido que leer bastante el Estatuto cuando estuvo a cargo de uno de los antiguos departamentos del Ministerio; y eso (bueno, a cualquier adolescente) le agobiaba lo suficiente como para querer salir corriendo de las aulas universitarias, de la misma forma que huyó (mentalmente) cuando se enteró de que sería padre en cuestión de meses. -Pensándolo bien... será mejor que no me presente. Son pocos galeones a perder... ¿Qué crees Brahmsy?- consultó el fenixiano a su elfo; el cual permanecía frente a la puerta de su alcoba, observándole mientras su amo tomaba desayuno sentado a los pies de la cama con la bandeja que recientemente le había subido desde la cocina del hogar de los Gryffindor. |Usted sabrá lo que hace, Señor... Brahms no puede influir en sus decisiones ni tampoco incentivar su vagancia| respondió el pequeño, sonriendo por lo bajo. -Tienes razón... Tendré que ser valiente y enfrentar esta... ¿Batalla? ¡Merlín! Leyes Mágicas con Rouvás justo ahora... ¡Bah! ¿Quién me mandó, eh?- gruñó con un trozo de pan en la boca, que por poco se atasca en su garganta de no ser por el zumo de naranjas que bebió con prontitud con tal de hacer correr el bolo alimenticio hacia su estómago de recorrido infinito, según le reprochaba su novia.


Con una sudadera azul que llevaba estampada a las mismísimas reliquias de la muerte en el centro, jeans oscuro y deportivas níveas; el veinteañero se precipitó a descender las escaleras de la mansión de sus padres, cogió sus gafas de sol y un jockey que estaban sobre la mesa de arrimo a la entrada del vestíbulo, y salió hacia los jardines delanteros hasta envolverse en una niebla blanquecina que se lanzó por el cielo despejado de aquel día de verano rumbo a los terrenos de la Universidad. El joven sabía, de antemano, que la griega no era muy puntual que digamos, así que optó por esconderse detrás de un árbol hasta que la viese pasar hacia el salón donde Alessandra les estaría esperando, según en pergamino que ésta envió a través de un trueno muy peculiar. Y así fue, la rubia pasó casi corriendo por encima suyo (sin verle) con una mochila muy infantil a cuestas; por lo que Thomas dejó pasar un par de minutos antes de subir al encuentro de su nueva cátedra. -Debe ser aquella que habla sobre la responsabilidad de ocultación, atención y control de las criaturas mágicas, señorita Rambaldi... Añadida en 1750- se explayó el animago mientras ingresaba a la sala y tomaba posición en el pupitre más cercano a Athena, a quien saludó con una sonrisa seductora y un guiño, algo torpe, de su ojo izquierdo (pues ya se había quitado las gafas brunas en el trayecto al asiento).

Editado por Thomas E. Gryffindor

http://i.imgur.com/YixhdWQ.gif WhHfWcz.gif


JBFFwjg.jpg


http://i.imgur.com/knynzGJ.gifhttp://i.imgur.com/mrr8AMB.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Es un milagro... Pensó Rouvás mientras veía a Gryffindor tomar asiento cerca de su pupitre y guiñarle un ojo algo torpe. No pudo evitar soltar una risita ante su gesto tan poco serio en medio de una clase de Leyes Mágicas. Aunque claro, no es que Alessandra se atenuara a esa esencia, esperaba que no pues así el aprendizaje se tornaba más dinámico. Por respuesta a Elros, Athena alzó un par de centímetros la mano derecha y la agitó a modo de saludo para luego retornar su atención a la clase; o bueno, a la pregunta que la profesora acababa de formular y que Gryffindor había respondido. Ella de todas maneras tenía cosas para añadir.

 

—Como ha dicho el joven aquí presente. —Tosió nada disimulada por tener que tratarlo así, le causaba gracia. —Menciona que cada gobierno velará por mantener en secreto las criaturas, seres o espíritus que estén en su territorio, y que en caso de que algún muggle descubra la existencia de ellos el gobierno quedará sujeto a disciplina por la Confederación Internacional de Magos.

 

Es una norma bastante difícil de cumplir a decir verdad, no se puede evitar que las criaturas tomen el rumbo que su instinto les indica. Tampoco que algunos espíritus hagan sus desmanes en forma de Poltergeit. Quizás los seres son los que más distanciados están de los muggles dado que prefieren su propia comunidad, así se ha sabido de los centauros, o de las sirenas que habitan el lago de Hogwarts. Pero a los demás debe ser bastante más complicado mantenerlos a raya.

 

—Debe ser un poco problemático mantenerlos en sus habitats, sobretodo a las criaturas. —Comentó. —¿Es común que este acuerdo se rompa constantemente? Digo, no he leído recientemente en el Profeta algún echo de esta índole pero si me han contado un par de historias, sobretodo la del Kelpie, esa es popular.

 

>>¿Cuáles vendrían siendo los castigos? Supongo también que han variado con los años, han pasado ya un par de siglos. —Aunque honestamente el mundo de la magia no cambia demasiado sus tradiciones, hay que ver que todavía todos usan popularmente las capas y no solo para viajar. — Y creo que tengo una última duda, ¿el Departamento de Control de criatura mágicas también tuvo su inicio con esta norma? Porque dudo mucho que solo se haya armado para controlar lo que la gente tiene en casa. —Que a veces puede ser tan o más peligroso que lo que anda al aire libre. Los casos de dragones o parecidos son frecuentes.

http://i.imgur.com/IfqD21o.gifhttp://i.imgur.com/PkAsq8i.gifhttp://i.imgur.com/qVzS2LZ.gifnJHjjJQ.gif


tNdJEiz.jpg


WhHfWcz.gif 2QBiHc2.gif


Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Sobre la repisa el reloj mágico marcaba la hora dejando ver que ya era relativamente tarde, y en donde iniciaba su clase tal vez habría comenzado. Kritzai fruncio el ceño mientras enrredaba su corbata roja sobre su cuello. Dejando muy notoria sobre la camisa negra que traía. Se colocó el sacó color gris con rapidez mientras alistaba con sus manos dejándolo perfecto combinando con su pantalon gris y zapatos muy bien lustrados. Tomó su varita de la repisa y se dirigió a la salida de la habitación dejando atrás el cuerpo dormido de su amada despues de aquella noche. Con su cabello perfecta mente peinado hacia atrás y un olor a colonia varonil muy sutil pero a la ves fuerte salio de la habitación del hotel con camino hacia el exterior.

 

Era ya muy tarde y esperaba Kritzai que eso no le tomara factura. Llegando después de salir del hotel a una calle en Londres concurrida de muggles. El castaño buscaba con la mirada algún lugar para desparecer pensando incluso hacerlo a su plena vista. No nescesito eso llegando a una vuelta de esquina sin nadie cerca. Saco su varita y caminado desapareció dejando su estela en vacío para materializarse caminando aun hacia la universidad mágica.

 

Sus unos peldaños mientras pasaban magos y brujas con túnicas y libros en sus manos. Llego hasta la entrada y el semivacío del atrio le recibió mientras caminaba hasta la aula correspondiente a su clase de leyes mágicas. Visualizó el nombre y como era ya seguro algunas voces se escuchaban detrás de la puerta. Bufo para si mismo sabiendas que era su error por su gran retraso. Kritzai toco la puerta e inmediatamente abrió la puerta entrando en el aula. Habían tres personas. Un par de brujas y un mago. Hablando sobre la clase la cual el castaño comento rápidamente tras el hecho de que había interrumpido.

 

---- Hola a todos... Una verdadera disculpa por mi tardía espero no tener problemas con ello, no hay excusas pero deseo aprender...--- Dijo Kritzai a sabiendas que tenia la mirada de todos hacia el. No sabia quien daría la clase hasta que su mirada se dirigió encontró con la de ella. Era Alessandra y esperaba que la tensión y de su pasado entre ellos no afectara en aquel lla clase.

 

Miro el pizarron y leyó analizando lo que estaba escrito. Se leía sobre alguna ley de infracciones al estatuto del secreto. Esperaba el Gaunt antes de responder a algo primero ser aceptado en la clase.

 

 

@

GxQq8SZ.gif

 

2gjw5Jh.png

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

<<Bien!>> pensó al ver que todos los alumnos anotados llegaban a la clase.

 

- Asi es el Decreto habla sobre el avistamiento de criaturas mágicas de las que no se tiene control- habló haciendo hincapié en lo último - El Yeti cómo bien dicen y el Kelpie al que los muggles llaman "Monstruo de Lago Ness" son criaturas de las cuales se les "permite" andar sin cuidado-

 

Alessandra mientras escuchaba a Athena hacer varias preguntas fue escribiendo en el pizzaron de lo que hablaba la cláusula para poder asi responder a sus preguntas.

 

 

En 1750, se añadió la cláusula 73 al Estatuto. Está dice:

 

Cada órgano de gobierno mágico será el responsable de la ocultación, la atención y el control de todas las bestias mágicas, seres y espíritus que habitan dentro de las fronteras de su territorio. Si cualquier criatura causa daños, o queda en conocimiento de la comunidad Muggle, la nación de este órgano de gobierno mágico, éste será sujeto de disciplina por la Confederación Internacional de Magos.

 

- Athena, si está cláusula suele romperse bastante porque los muggles han empezado a volverse más curiosos a lo que los rodea pero por fortuna contamos que ellos deben tener pruebas para demostrar "la verdad"- fruncio el ceño cuándo habló del Profeta - el tema del Kelpie al ser una criatura mágica tiene su forma de protegerse, no es tonta al dejarse ver por cualquiera por eso se siguen considerando un mito para los muggles en cambió el Yeti es otro tema ya que se lo ha visto en reiteradas ocaciones en otras épocas pero ahora cuenta con la protección de un grupo de magos desmemorizadores que lo sigue manteniendo en secreto- explicó.

 

Siempre había sentido curiosidad del porque los muggles ante cualquier cosa desconocida trataban de buscarle una respuesta científica, cómo si todo tuviera una explicación de algún falló en las células y por eso eran los cambios.

 

- En cuánto a los castigos no hay mucho de los que se pueda decir, si es grave se los encarcela pero claro si sigue cometiendo faltas ignorando los avisos del Ministerio se le expulsa del mundo mágico rompiendo su varita y que no tenga contacto con nada magico-.

 

Mientras pensaba la respuesta de la última pregunta de la directora se dirigió al cajón del escritorio para sacar un cepillo de dientes, un peine y una lata de coca, no era necesario que los tres tomarán uno cada uno sino lo que importaba era el viaje que arían al mundo muggle y lo que debían hacer.

 

-Si, el departamento fue fundado apartir de está norma ya que a su vez se buscaba una forma de proteger tanto a los muggles de las criaturas peligrosas cómo a las bestias y seres-.

 

- Bien ahora quiero que en base al Decreto que vayan al mundo muggle y que directamente pregunten a las personas "que piensan sobre la posibilidad de que existan las criaturas mágicas, Seres o Bestias" y no habló del Yeti ni del Kelpie sino de cualquier otra que sea conocida a nivel mundial- los miró conteniendo la respiración a los que seguía - tendrán que hacerse pasar por algún reportero o una de esas personas que son "fans" de lo raro-

 

Les hizo una señal para que se animarán a tomar los objetos sobre el escritorio.

 

-Al menos el de unas tres personas quiero la opinion y en base a eso me diran ustedes si el mundo muggle esta listo para conocer la verdad tras sus mitos-

Editado por Alessandra G. Delacour

mellis-conej.gif| Teta-Darla-4.gifSean-y-Leslie

Yarar-Conf-as.gif
HQlCpHN.gif|Sailor-Venus.gif | GSV2021-Sx-Ly-K-2.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

—¿Al mundo muggle?— Oh... Bueno, ella no era ninguna experta en temas muggles, así que tendría que hacer lo mejor posible para no decir nada que fuese impropio.— Espero volver con vida. —Mentó para ella misma.

Y por viva se refería al tema de no poder utilizar magia para mantenerse a salvo de algunas cosas. Como buena bruja no era muy sensata de esperar a cruzar con luz verde el semáforo, o de respetar esas pistas para gente en esas cosas llamadas ciclovías. Vaya a saber una cómo es que los muggles las identifican. Cabe mencionar que no tiene mucha noción de señalética del tránsito, nunca la ha necesitado en el mundo mágico. Todo lo que necesita saber es que no debe caminar por donde circulan autos y con eso estará a salvo.

Sin más, se pone de pie para salir al exterior a buscar las opiniones necesarias. Hace un calor horrible, espera poder sobrevivir a esa jungla.

Entrevista N°1

—¡Hola señor! ¿Podría hacerle un par de preguntas?

Rouvás iba con una remera blanca con Duende dibujado en el frente, tal cual si fuese fans de aquellos seres que atienden Gringgots. La mirada del caballero se dirigió rápidamente al estampado; no era como los muggles veían o imaginaban a un Duende. Por lo general ellos lo asocian más a pequeñas criaturas con gorritos en la cabeza y cosas así.

—Verá... Soy escritora de cuentos infantiles, y estoy... ehm... entrevistando gente para hacerme una idea sobre que tema fantásticos tratar. —Intentó sonar lo más convincente posible.

—¿Cuentos infantiles? ¿Con personajes como el que traes en la polera? ¡A menos que sean cuentos de Halloween espantarás a todos los niños! —Era un abuelito, tendría pasado de unos 70 años, con el pelo cano y de gafas. No se veía de muy buen humor. Ahora Rouvás lamentaba no haberse percatado de ese detalle antes. —Mira niña, Rouvás alzó una ceja ante la palabra. todos los temas han sido escritos, si quieres algo que funcione escribe alguna aventura del ratón de los dientes, o del conejo de pascua, aventuras para que los niños sigan imaginando.

—¿Ratón de los dientes? —Preguntó solo modulando, porque no tenía ni remota idea de quien estaba hablando. —Bueno, yo pensaba abordar sobre cosas como sirenas, unicornios o centauros y así, ya sabe, porque esas criaturas existen.— Lo afirmó.

—¿Qué dices? ¡Nada de eso existe! Habrase visto... Todo eso es de la imaginación de los niños ¡es su inocencia!

Definitivamente no tenía un buen día el viejito cascarrabias porque la aseveración de Athena pareció ofenderlo, se puso de pie con ayuda del bastón que tenía afirmado en una mano y luego emprendió la marcha poniendo termino a la conversación. Un no creyente... Rouvás suspiró con pesar.

Entevista N°2

—... Y bueno, estoy bucando opinión sobre el hecho de que las criaturas o seres míticos como Unicornios, "el monstruo del Lago Ness" o los duendes existen. Porque hay evidencia de que ellos están en este mundo y que...

—Hermana, hermana, tranquila... Vas muy rápido.

Esta vez el "entrevistado" era un joven de una edad aproximada a la de ella. Vestía informal y traída audífonos enormes en la cabeza y orejas; pese a estar en una conversación podía escuchar parte de la música que llevaba a buen volumen ¿cómo lo hacía para concentrarse en ambos? Ni siquiera logró identificar el ritmo, debía ser de esas cosas que escuchan los jóvenes actuales.

Retomó el hilo de la charla.

—No creo que existan esas cosas, has leído demasiados cuentos, hermana... Lo único que existe en esta vida, aparte de nosotros es la vida en otros planetas, estamos rodeados y apuesto que... ¡Algún día intentarán atacarnos!

Rouvás pestañeó repetidamente. Genial, un fanático de la vida extraterrestre.

—Pero ambas cosas calificarían como extraordinarias...

—¿Has visto tu un unicornio cruzando la calle ahora? En cambio, ayer apareció un OVNI sobre el Big Ben, mucha gente lo vio... Parecía un poco emocionado con el tema.

Le siguió hablando del suceso, que hasta había salido en esa caja que los muggles llaman t.v hasta que tuvo que ingeniárselas para deshacerse de él. Su emoción fue subiendo por niveles insospechados hasta revelar el fanático-obsesivo-compulsivo sobre el tema. Luego de unos quince minutos, logró huir de ahí.

Entrevista N°3

—¿Qué te pasa?

La que preguntaba era una niña. Athena no se dio cuenta de cuando llegó a su lado ya que estaba distraída sentada en un columpio mientras mirada las formas de unas nubes perdidas en el cielo. De seguro era el parque donde la pequeña jugaba. Miró hacia el frente, había una señora sentada cerca que de seguro era la madre vigilando lo que hacía la pequeña que o tenía más de 6 años.

—Oh, nada pequeña. Solo estaba pasando el rato...— Se animó a contarle.— ¿Qué es eso? Señaló su peluche, era muñeco con de seguro mucho uso porque estaba algo sucio y desgastado, pero se veía que ella le tenía cariño. —Se parece a un Billywig...

—¿Un qué?... No se qué es eso, pero este se llama tommy ¡Mira! —Se lo enseñó mejor. Sin duda tenía un parecido a dichas criaturas.

—Oh, ya veo ¿Y que hace Tommy?

—¡Muchas cosas! Mi tío que me regaló dice que puede volar, aunque él me quiere tanto que nunca vuela de mi lado, además me puede defender de la gente mala. Si te pica con su aguijón te hará flotar por el aire y no podrás regresar a la tierra.

—¿Eh?

—¡Eso! Sería genial que me picara uno a mí, ¡así podría volar!

Editado por Athena Rouvás

http://i.imgur.com/IfqD21o.gifhttp://i.imgur.com/PkAsq8i.gifhttp://i.imgur.com/qVzS2LZ.gifnJHjjJQ.gif


tNdJEiz.jpg


WhHfWcz.gif 2QBiHc2.gif


Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Tal y como lo pensaba Elros, Athena no tardó en complementar la información acerca de las diversas infracciones de la cláusula que guardaba relación con las criaturas y seres mágicos; y no quedando satisfecha con demostrar cierta erudición con la temática, la griega agregó un par de preguntas que instauraron un manojo de dudas en la mente un tanto dispersa del joven pelirrojo que odiaba memorizar tantas leyes. -Creo entender que eso de los castigos bajo la mira de la Confederación Internacional de Magos es...- fue lo que alcanzó a pronunciar el muchacho; debido a que un hombre de orbes avellanados y esencia que olía a "perro mojado" ingresó al aula, obviamente pidiendo las disculpas del caso ante la impuntualidad que no pasó desapercibida por todos los allí presentes. -Buenas noches- susurró Gryffindor hacia Rouvás; claramente haciendo un comentario mal avenido sobre Kritzai.


-Entiendo, profesora Rambaldi... que las criaturas también pueden ser... "sacrificadas" ¿O no? O sea... a modo de castigo cuando ocurre algún hecho grave que pudiese poner en peligro la vida de un muggle- musitó el animago mientras la docente sacaba tres objetos del cajón del escritorio que estaba en la sala; cosas que eran conocidas por Thomas y que no tardó en atribuirle un carácter ligado a los trasladores, sobretodo después de la tarea que Alessandra les encomendó. Tras ver que la directora (ahora su nueva jefa) se ponía en marcha; Elros se aproximó hasta la profesora y cogió la lata de "Coca-Cola", siendo absorbido por una energía que lo materializó atrás de un arbusto en lo que parecía ser un enorme y frondoso parque.


<<"Grant Park"... Chicago>> era la frase que se podía leer en uno de los carteles que el veinteañero logró divisar a lo lejos; percatándose que se encontraba en Estados Unidos y que, para el colmo, no estaba solo. Otras pancartas se titulaban: "Pokémon Go", "Go Fest" y "Check-In"; tantos nombres extraños y dibujos animados que sólo Voldemort podría haber concebido en su lúgubre y retorcida consciencia. -¿Dónde estoy? Nunca había visto estas criaturas mágicas en mi vida... Me imagino que el Concilio algún día las llevará al Magic Mall- pensaba el fortachón en voz baja, haciendo notar la falta de cultura y conocimiento en su rostro, ya que un niño (de al menos diez años) se le acercó con un aparato electrónico en sus manos. |¿Dónde está tu celular? ¿Escaneaste el código QR del evento?| consultó el nene que tenía su cabello amarrado con un par de ¿orejas? amarillas que terminaban en color negro. -Ehh no sé a qué te refieres... pero yo creo que sí, o no podría haber ingresado ¿Verdad? Pero... ¡Espera! No te vayas jovencito... necesito consultarte algo... ¿Crees en los animales fantásticos?- preguntó Elros al menor de edad; el cual le miró con cierta curiosidad innegable, aunque no tardó en contestar. |Pues claro, güey... Celebi es el mejor de todos, pinche cabrón... ¡Que tengas buena caza! Adiós| y así se despidió sin nada más que decir; dejando a un Elros absolutamente sumergido en la ignorancia y con un "tic" nervioso que no pudo controlar hasta que una señora obesa le habló por la espalda con un chillido agudo que no parecía ser muy simpático ni amigable que digamos, sino más bien "comercial".


|¿Necesitais una recarga?| inquirió la españolada mujer, exhibiéndole otra cosa portátil que parecía ser el sustento de energía del objeto que todos los individuos portaban mientras caminaban; realmente parecían un grupo de fenómenos familiarizados o extraídos de una secta de fanáticos religiosos en búsqueda de algún ritual satánico. -No, no, no es necesario... muchas gracias de todas maneras... aunque para serle franco, estimada... me gustaría consultarle sobre su creencia en mitos y leyendas ¿Conoce alguna?- cuestionó Gryffindor con una tímida sonrisa plasmada en su cara; la misma que se desfiguraba con cada segundo que transcurría mientras la señora rascaba su barbilla. |Os debo confesar que siempre me ha molado la historia del caballo de la laguna de Vacaras en Andalucía... Contaba mi abuela que se trataba de un hermoso corcel blanco con grandes alas que fue atrapado por dos hombres... pastores ilusos que le montaron y salieron despedidos por los cielos con el animal... Me cago en la pu...| fue lo que pudo relatar la gorda, ya que otro "rellenito" llegó a su lado y se la llevó con la consigna de que había un "Unown" en un "cebo" y que debían atraparlo. -¡Por Merlín! Estos muggles están todos locos... pero quizás lo que ha narrado esta mujer se conecta con los abraxans o los aethonans... ¡Insólito!- exclamó Thomas sorprendido mientras caminaba por el parque; hasta que finalmente se sentó en una banca donde descansaba una... ¿monja con celular?... Extraordinario.

Editado por Thomas E. Gryffindor

http://i.imgur.com/YixhdWQ.gif WhHfWcz.gif


JBFFwjg.jpg


http://i.imgur.com/knynzGJ.gifhttp://i.imgur.com/mrr8AMB.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

De vuelta en la sala de clases.


Luego de contar las que fueron las tres experiencias más notables, ya que las hubieron más pero no logró tener ninguna respuesta que considerara relacionada al tema, expuso lo que sería su conclusión de esa salida. No era muy alentador que digamos, aunque ella prefería su mundo oculto a decir verdad luego de todo lo escuchado o visto.


—Honestamente, Alessandra, los muggles son muy excépticos, e incluso pareciera que temiesen que existan las cosas relacionadas con la magia. Lo que no pueden manejar no los hace muy felices, aunque los niños tienen el potencial de creer, más que nada por los cuentos y la imaginación, aunque al llegar un momento dejan de prestar atención a esas cosas y se vuelven como la mayoría de los adultos.


Conversó con varias personas más ese día, y con muy pocas encontró algún indicio de que ellos pudiesen estar listos para convivir con toda la realidad que han tenido enfrente por siglos pero que se niegan a ver y disfrutar.


—No creo que estén preparados aún, menos para un golpe así. Tal vez de manera gradual y muy, muy lenta.

http://i.imgur.com/IfqD21o.gifhttp://i.imgur.com/PkAsq8i.gifhttp://i.imgur.com/qVzS2LZ.gifnJHjjJQ.gif


tNdJEiz.jpg


WhHfWcz.gif 2QBiHc2.gif


Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Guest
Esta discusión está cerrada a nuevas respuestas.

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.