Jump to content

Fabricantes de Mentiras (MM B: 95760)


Publicaciones recomendadas

Me quedé parado como una estatua frente a las llamas, que lamían los pies de Mica Gryffindor. Asentía en mi mente sobre la idea que accediera ante la petición de ir a presenciar el funeral. La bruja nombró el sitio donde quería ir y el fogonazo la envolvió y se la llevó de Fabricantes de Mentiras. En aquel momento di un salto, porque tenía que actuar en tan solo minutos, ¡segundos! Casi corriendo (y esquivando cosas) fui a la repisa que había estado limpiando.

¿Dónde estás, maldición…? —mientras había charlado con la bruja, había estado limpiando aquella biblioteca. Pero más que limpiando, me estaba asegurando que Mica no se le diera por revolver el local y encontrar esos papeles de propiedad de Elvis Gryffindor. Los había encontrado en su trastero. Con eso me había enterado varias cosas, entre ellos que tenía libre movilidad como patriarca en la mansión, las conexiones flú, algunos datos importantes del Ministerio y las propiedades del mago. Que claramente ahora me pertenecían, porque la bóveda era mía.

Encontré los pergaminos, los guardé en aquel sobre de papel madera y todo eso, lo metí entre mis ropas, en aquellos bolsillos extensibles que escondían muchas cosas. Cuando me aseguré de que todo quedara a mi cuidado, literalmente, con la varita hice un par de movimientos. El primero hizo que se reacomodara todo lo que habíamos tocado con Mica, como su comida. En el segundo, aquellos libros y pergaminos que tendría que acomodar después, se apilaron, eran solamente papelerío de objetos. Y por últimos, las luces se apagaron.

De unas dos o tres zancadas, llegué a la puerta del local y coloqué un cartel de “Cerrado”. Estaba seguro que ningún cliente llegaría, mucho menos a ésas horas de las noches, pero tenía que dejar todo cerrado para cuando volvieran con Mica. Sellé la puerta mágicamente y desaparecí. Tenía que llegar a la mansión Gryffindor en cuanto antes. Desaparecí de las calles del Callejón Diagon.

 

@@Mica Gryffindor

  • Me gusta 1
Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
  • 2 semanas más tarde...
  • Respuestas 109
  • Created
  • Last Reply

Top Posters In This Topic

Top Posters In This Topic

Popular Posts

Llegar a ellos no era nada sencillo, pero el hacerlo solía siempre brindar una respuesta gratificante. Aquellos eran maestros del engaño, verdaderos fabricantes de mentiras (como el propio nombre de s

Su elfina la había traído a algún tipo de sótano, no estaba muy segura si el lugar era donde debíamos estar. Su cabeza estallaba, aún no se había recupetado totalmente del hechizo y su vista no era mu

Estaba petrificado. Realmente me había tomado desprevenido por toda la situación. Aunque tenía que decir que en otros tiempos me hubiera dolido ver aquella imagen. Al parecer el tiempo había hecho est

El funeral había terminado, o al menos así había sido para ella. La elfina de su cuñada había llegado a convocarla, intentando que se juntase con el resto de la familia, pero ella no estaba dispuesta a tales cosas. No se sentía digna de estar con ellos, no luego de tanto tiempo alejada. ¿Qué pensarían? No necesitaba esa mirada acusadora en los ojos de Arabella, o las preguntas innecesarias en boca de todo aquel que se creyese digno de juzgar sus acciones.


Pocos creerían realmente su amnesia, pocos se interesarían realmente por su bienestar. ¿Acaso alguno de ellos había intentado contactarla? ¿Ubicar su paradero? ¿Saber qué le había sucedido? No lo creía, había tenido que regresar sola o casi… si no fuese por ese collar con la forma de un fénix que la trasladó “a casa”, o a lo que era su casa hasta antes de partir, nunca hubiera tenido respuestas.


Llegó con esos pensamientos a la puerta del local. Llevaba caminando desde la mansión y nunca se había propuesto realmente un rumbo, pero ¿a dónde más podía dirigirse? Se había despedido del Black un poco antes, sin atreverse a revelarle que no tenía un sitio en el que vivir realmente, de seguro él habría pensado que, tras saludarlo, había regresado dentro de su antigua casa. No había tenido valor de decirle que nunca más pretendería ingresar. Ese hombre le importaba, solo esperaba no terminar alejándolo como a todo el mundo.


Encontró la puerta del lugar cerrada, sellada con hechizos que no reconocía en ese momento. ¿Los recordaría algún día o se trataba de magia nueva y distinta a la empleada antes por su hermano? Sin embargo, no era lo único que podía hacer.


-Fulgura Nox- se concentró para lograr aquel portal, sabía muy bien al sitio en que estaba viajando, era el interior de aquel local, aquella zona que tan solo los antiguos propietarios y Mael conocían. Lo traspasó y lo cerró apenas estuvo en la sala, que se mantenía en penumbras. Se dirigió como antes al que ya era su lugar en esa sala, trataría de dormir un rato acurrucada en ese sillón, como ya lo había logrado antes. Luego encontraría cómo pasar mejor sus horas.




Perdón por la demora!

  • Me gusta 1

4dV4RuU.gif

 

l1zMpEm.png

 

 

mnHB9fN.gif

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

El funeral había concluido y ya había transcurrido toda la noche. Me había quedado junto a mi madre Shelle para acompañarla un rato más. Varias personas se habían quedado más traumados de la cuenta y tenía que admitir que me provocaba curiosidad al conocer un poco más sobre la vida del ex patriarca. ¿En qué se había metido? Solamente sabia pocas cosas y que se había enfrentado en un gran duelo contra el lider mortífago. Eso quería decir que se trataba de una batalla más de aquella guerra entre bandos. Y habían hablado sobre el Inquisidor. Debería averiguar eso también.

Había pasado casi toda la noche en vela. Mi cabeza no habia parado ni un segundo aunque tenía que saber que estaba un poco más tranquilo. Parte de mi plan de amortiguar las cosas había salido bien y aquellos papeles que había encontrado dentro de la bóveda trastero del Gryffindor, ahora se encontraban en la mansión, como si él mismo las hubiera dejado allí. Las había modificado tan sutil que no se darían cuenta. Y todo para justificar lo que me habia adquirido para mi. No podrían hacer nada bajo ése criterio.

El sol estaba empezando a salir nuevamente. Apenas los primeros rayos del sol traspasaban la línea del horizonte. Quería evitar a toda costa aquella primera mañana en la mansión luego del funeral. Seguramente sería uno de los momentos más incómodos. ¿Tomaríamos café como si nada? No. Me había aparecido entre las calles del Diagón, cerquita de mi negocio. Llegué a la fachada de Fabricantes de Mentiras y abrí la puerta fácilmente.

Deberíamos renovar un poco aquel sitio. Un lugar de libros y objetos usados no atraía demasiado, había muchos negocios parecidos a aquel. Ya se me ocurriría como hacerlo. Traspasé el vestíbulo y llegué al cuarto. Allí estaba nuevamente Mica.

¿Estás mejor? No voy a traerte el desayuno —¿sonaba bien como una broma? No lo sabía.

 

@@Mica Gryffindor

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

La mañana había llegado por fin. Había sido una noche extraña, incómoda y llena de recuerdos que iban y venían en su mente. Por momentos se adormecía, no soñaba, por suerte. Pero en otros el insomnio la hacía pensar en tantas cosas que deseaba volver a su estado de amnesia.

Cuando Mael llegó al local, ya estaba despierta desde hacía un buen tiempo. Se sorprendió un poco al alegrarse de verlo, aunque tal vez era porque al estar con alguien su mente sería menos dueña de la situación. Las palabras del joven no le sonaron agresivas, aunque sí algo bruscas pero ¿acaso estaba intentando bromear? No lo sabría entonces y no lo preguntaría.

-Estoy bastante mejor, gracias -sentía más gratitud de la que expresaba, si no fuese por él se habría quedado allí llorando en lugar de acudir a despedir a su mellizo. -Y no necesito desayunar nada, no tengo apetito -agregó incorporándose -¿Te has quedado en la Gryffindor? -le daba curiosidad saber cómo estaban todos, aunque no lo iba a preguntar de forma directa.

Por la noche había estado pensando mucho en la posibilidad de asistir a la reunión familiar, si bien no era algo que quería, sentía que se lo debía a su cuñada. Se había propuesto no regresar... pero ¿podría simplemente ocultar sus orígenes o abandonarlos así como así?

 

@@Mael Blackfyre

  • Me gusta 1

4dV4RuU.gif

 

l1zMpEm.png

 

 

mnHB9fN.gif

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Había algo diferente en Mica, tal vez el brillo de su mirada o parte de la opresión en su pecho había desaparecido. Aunque había intentado, no había podido ponerme en la horma de sus zapatos. Estaba claro que no era un buen ejemplo en cuanto a la familia, porque no había tenido una de la misma manera que ella. Hasta que no pise la mansión, ni aquel país, no sabía cómo funcionaban las cosas. Muy distintas a como me lo había imaginado.

Si —me quedé pensativo por unos momentos. Era extraño aquello, pensar sobre mi siendo un Gryffindor. Habían cosas que aún no encajaban—. Aunque de todos, soy el que menos la pasó peor anoche —le comenté. No faltaba demasiado para aquella reunión. Era cierto. Y tampoco para algunos problemas que se iban a presentar. Algo me obligó a contarle a Mica (una parte) de lo que había hecho—. Encontré los papeles del negocio aquí y lo dejé en la mansión. Pensé que tenía que estar allí.

Me quedé pensando un poco más. Reposé mi vista en varios puntos del local y todo estaba igual. Estaba seguro de que aquello iba a llevar más tiempo del que creíamos. Necesitábamos pequeños trabajos, contactos cercanos e ir extendiendo el (buen) rumor de cómo funcionaban las cosas. Aproveché a rebuscar entre mis ropas. En el último tiempo, había usado aquello como algo privado, pero debería encontrar otro sitio más seguro. Encontré lo que buscaba.

-- Tu parte, como quedamos —le tendí la pequeña bolsita de cuero. La moví un poco y resonaron aquellas monedas de oro—. Vino una bruja. Muy anciana, muy rica y muy maldita —sonreí. No entendí porqué me había sonado gracioso—. Sólo quería que alguien ajeno a su familia se llevara algunas cosas de la casa de su hermana y recuperarlas. Algo así como una herencia que jamás quiso dividir su hermana. Solo eso.

Lo que me llamaba la atención, era que no había costado casi nada de trabajo. No entendía porqué, generalmente cuantas más pertenencias tenía alguien de la comunidad mágicas, más los resguardaban. Me había encontrado con varias cosas. Incluso en mi llegada al país. Aunque sea, algunos colocaban encantamientos como alarmas, o hechizos desilusionadores. La anciana bruja parecía más conforme por molestar a su hermana que por lo que había llevado.

@@Mica Gryffindor

  • Me gusta 1
Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
Asintió ante la respuesta de Mael, no esperaba realmente que él sintiera pesar por la muerte de su hermano. De hecho, no sabía si lo conocía realmente y no parecía ser en absoluto demostrativo. El comentario sobre los papeles del negocio no le fue muy significativo, a fin de cuentas, ya no le interesaban las cuestiones legales referentes al local, mientras que le permitiese seguir quedándose allí por un tiempo.


Notó que la atención de su socio se desviaba a distintos puntos del local. Se sintió entonces avergonzada de no haber hecho anda realmente, tan solo utilizar el lugar como refugio para dormir. Debería empezar a moverse si quería ganarse su permanencia allí, pues el sitio ya no le correspondía como antes. Se puso de pie, al tiempo que él le tendía una bolsita de cuero explicándole que era “su parte”. Lo miró confundida mientras él le contaba algunos detalles de la labor realizada, al tiempo que negaba tranquilamente.


–No hice nada para ganármelo, quédatelo hasta que pueda empezar a colaborar realmente –era la realidad, no le importaba el dinero en ese momento.


Se puso de pie y se retiró hacia las estanterías, si quería ser de utilidad debería, al menos conocer lo que había en el lugar. Empezó a recorrer con la mirada todo. El orden del recinto gritaba el nombre de su hermano, puesto que si algo de todo eso hubiese estado a su cargo no se encontraría nunca así de ordenado. Era evidente que había sido utilizado prácticamente hasta el final…


¿Irás a la reunión? –lo buscó con la mirada, como intentando decidir si ella misma acudiría– tengo algo de miedo sobre lo que se pueda charlar – admitió, no sabía por qué estaba confiándole eso, tal vez porque necesitaba poder decírselo a alguien.


  • Me gusta 1

4dV4RuU.gif

 

l1zMpEm.png

 

 

mnHB9fN.gif

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Levanté los hombros e hice una mueca tras la negativa de la Gryffindor al no querer las monedas. No pensaba insistir demasiado si ella no quería pero si íbamos al caso, yo si necesitaba aquellas monedas, porque todo era plata dentro de la comunidad mágica, y mucho más cuando no tenías un trabajo estable. La muchacha empezó a actuar como si hubiera recibido una orden. Aunque prefería verla así y no derretida en un sillón.

¿Debo ir a la reunión? —aquella pregunta a modo de respuesta sabía que no iba a servirle de mucho y que la bruja solamente quería hablar un poco. Me quedé pensativo sobre ésa situación, porque no estaba muy seguro de cómo se desenvolvía aquella familia. Solo pronosticaba que no iban a mejorar aquellos tiempos y que en vez de encontrar soluciones íbamos a entrar en épocas de turbulencias—. No estoy seguro. No sé qué podría aportar allí ni si me necesitan.

La bruja demostraba su temor y no sabía muy bien qué iba a pasar pero claramente que las intenciones de la familia era principalmente como iban a proseguir. Más cuando la figura a cargo de todo se había ido. Miré a Mica y luego al resto de las cosas. Al parecer ése sitio para la socia era casi un hogar y para el anterior propietario había sido un refugio. ¿Fabricantes de Mentiras era eso para cada uno? Porque desde que lo había conocido, se había limitado solamente a estar ahí también. La Yaxley por dentro era igual que por fuera y la Gryffindor aún no estaban las cosas en su lugar.

Estoy pensando en buscar un trabajo. Éste negocio necesita más apertura y contactos, que aún no tengo. Y se que el Ministerio ahora necesita gente —decía aquello porque no podía comentarle a Mica que era un caos. De lo poco que sabía entre el Edicto, la disolución del Wizengamot, la creación de la Brigada y todo lo relacionado al inquisidor, todo, era una excusa para conseguir algún puesto allí. Si era cuestiones de escalar y conseguir seguramente no sería difícil—. Y de algo hay que mantener a la mansión. ¿No crees? —había que pagar servicios ministeriales y nadie allí parecía querer trabajar.

Tal vez necesitaban alguna manera de dar ingreso a la familia. ¿Pero cuàl?


@@Mica Gryffindor

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
Le alegró no tener que discutir con el caballero respecto a la bolsita de monedas. Así lo prefería, ella se ganaría su propio dinero siempre que tuviese la oportunidad, y eso ya se lo estaba dando. Se sentía agradecida, aunque era algo contradictorio, puesto que el joven no había adquirido ese sitio de la forma más transparente… o al menos eso sospechaba.


-Como miembro de la familia, creo que tienes el derecho a estar. No veo por qué no… aunque es una decisión tuya y de nadie más. – se encogió de hombros, a fin de cuentas, no era quién para entrometerse.


Mientras él cambiaba de tema, se quedó pensando. Casi había olvidado la cantidad de empleos que el mundo mágico ofrecía, al estar tan alejada y preocupada tan solo por problemas familiares. Recordó dos sitios en que había trabajado: el Cuartel de Aurores, sin dudas su lugar preferido, pero al que no regresaría ya sin su hermano por allí; y el Departamento de Transportes. Tal vez ese último era la respuesta, al menos por el momento.


-Creo que pediré empleo en el Departamento de Transportes, puede ser útil poder tener acceso a redes de transportes mágicos y ya he trabajado allí con anterioridad- murmuró en voz alta, como poniendo sonido a sus pensamientos. -Me parece bien que busques un empleo, te servirá también para incorporarte a la comunidad… aunque ciertamente no me importa mucho ya cómo va a mantenerse la mansión, no pienso volver a vivir allí. – sintió que sonaba más seca de lo que pretendía, pero no se arrepentía de afirmarlo. -¿En qué te gustaría trabajar? -cambió de tema y de tono, suavizando los modos e intentando sonreír.


  • Me gusta 1

4dV4RuU.gif

 

l1zMpEm.png

 

 

mnHB9fN.gif

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Mica tenía razón. Y era solamente mi decisión si quería estar. Tenía demasiadas dudas y tenía que admitir que no me molestaban las miradas acusadoras o las palabras afiladas, porque al fin de cuentas había confirmado que ninguna de ellas me podía afectar, porque no había tenido relación con Elvis. Aunque en realidad fuera el nieto, era alguien lejano. ¿O no? Si tenía que tener cuidado con lo que decía.

Me quedé pensando en el tema que proseguía en la conversación. Aquel país tenía muchos más empleos y era más abierto a otras personas que no trabajaban, por ejemplo, en el Ministerio. Me había enterado que había embajadores y directores de otros países de otras instituciones. ¿Qué los hacía trabajar allí? El negocio no me alcanzaba por lo que tenía que improvisar (y las monedas que conseguía se gastaban rápido).

Ehm… —pensé. ¿En qué me gustaba trabajar? No se lo podía decir explícitamente. Las artes oscuras eran mi debilidad, me dejaba arrastrar por ellas fácilmente pero no podía vivir de ellas. En casi ningún país aceptaban ese tipo de negocios. Si tan solo Mica viera algunos objetos que poseía, estaba seguro que no estaría en el mismo local que éstos—. Realmente no se. De lo que estoy seguro es que no me gustaría quedarme solamente en una oficina. Me gusta el trabajo de campo, meterme en las situaciones para arreglarlas. ¿Tal vez algún servicio que pueda brindar en los hogares? No lo se.

Cada uno de esos sitios era un posible lugar donde sacar provecho. A veces las personas no sabían lo que tenían entre sus manos. A veces las familias simplemente querían despojarse de sus herencias anticuadas. Y otras veces, no se acordaban por mis encantamientos desmemorizadores. Pero al fin de cuentas, tenia que insertarme dentro de aquella sociedad y seguiría el consejo de Mica. Bruja que me acercaba cada vez mas, increíblemente, mientras que de mi madre solamente encontraba silencio y lejanía.

 

@@Mica Gryffindor

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
  • 1 mes más tarde...

Comprendió en ese momento que no tenía mucho más que decir, puesto que Mael llevaba poco tiempo en aquella comunidad y, tal vez, necesitaba más tiempo para saber a qué quería dedicarse. No lo conocía lo suficiente como para poder orientarlo, ni se encontraba con las fuerzas para poder ponerse a investigar respecto a puestos disponibles o necesidades de la comunidad. En otro momento, habría sido la primera en ponerse en marcha para ayudar. 

La hora de la reunión familiar llegó y  se dispuso a marcharse. Mael también lo hizo en algún momento aunque no se fueron juntos. Era natural, a fin de cuentas no dejaban de ser desconocidos que estaban asociándose. 

******************************************

Las llamas de la chimenea se intensificaron y tomaron un color verde brillante, desde el cual surgió la figura de la Gryffindor. Esta vez traía entre sus manos un pensadero, el cual depositó enseguida sobre la mesa, mirándolo como embobada. No importaba el objeto en sí, sino los pensamientos que contenía en su interior, la preciada información de cómo había su hermano sido asesinado. Sabía que no podía dejar que nadie accediera a ellos hasta que se dieran a conocer, así que debía ser rápida. 

Buscó en su bolso dos pequeños frasquitos que en otro momento hubiese utilizado para alguna poción, rebuscó dentro del pensadero y tomó los dos recuerdos que le interesaban, llenando cada uno de ellos. Sin demorarse, los selló y guardó nuevamente, colgando su bolso nuevamente de su cuerpo y ahora sí pudiendo relajarse en su ya asiduo asiento. 

Cuando Mael regresara tendrían mucho por charlar. Sabía que faltaban partes del testamento de su hermano, sabía que había aprovechado el dolor familiar para "conformarlos" con simple plalabrerío. Pero ¿Por qué? ¿Acaso ese sujeto se había quedado con todo? Su cabeza parecía al borde de explotar entre tantas cosas, no iba a transmitir la inquietud a los demás, solo quería saber los motivos y nada más. 

@Mael Blackfyre

4dV4RuU.gif

 

l1zMpEm.png

 

 

mnHB9fN.gif

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Unirse a la conversación

Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

Guest
Responder a esta discusión...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Sólo se permiten 75 emoji.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.