Jump to content

The Hipster Coffee (MM B: 113133)


Eobard Thawne

Publicaciones recomendadas

Nk6gLcC.png

 

 

Lo que inició como un pequeño oasis en el amplio desierto de las dependencias ministeriales, había trascendido. Pasaron de un modesto espacio de apenas centímetros, a un local en el que lograron acomodarse mejor. Desde el exterior, los amplios ventanales dan vista de lo que uno podría encontrarse si decide hacer una visita.

 

Enfiladas según el tipo de bebida que se prepara, se encuentran las máquinas sobre una mesita de caoba, justo detrás de la barra. De acero inoxidable, y con una palanca que permite el paso de la bebida al recipiente en el que se sirve. Para evitar confusiones, hay etiquetas a un costado, que indican lo que se obtendrá. Un encantamiento simple, les permite funcionar sin requerir que haya alguien tirando de la barra.

 

Sobre éstas, se muestra el menú de las diversas infusiones, cafés y tés que ofrece el negocio, con forma de mapamundi indicando a qué país pertenecen. Desde un clásico arábico, un veracruzano de altura, hasta un marrakesh helado o un frappucino.

 

En complemento con los productos que se ofertan, cuenta con un área de mesas y asientos de roble, para poder disfrutar de su infusión, o bien, simplemente sentarse para relajarse de un día largo. A manera de sugerencia de un Black Lestrange, considerando la tendencia de los magos a emplear algunos artefactos muggles en los últimos años, se instaló un sistema de Wi-Fi. Hipster Coffee ofrece a sus clientes un rato de esparcimiento en compañía de una buena bebida.

 

Afiliados

Se aceptan afiliados.
Se les pagará el 50% de sus posteos en el local

Criaturas:

Objetos:

Elfos: Los elfos no tienen costo alguno y no dan puntos al no ser considerados criaturas.

Editado por Eobard A. Black Lestrange

Oig0yX6.gif

RoYj4Ub.jpg

6zgFTe2.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

  • 4 semanas más tarde...

Madre e hijo planeaban otra tardé juntos despues de varios días sin verse, el Malfoy había pasado gran parte de sus días pintando los cuartos de los quintillizos al estilo muggle, porque? Por el simple hecho de que estaba aburido.

 

El castaño estaba pensando seriamente en conseguir un trabajo pero queria buscar algo acorde a lo que le gustaba como crear o usar pociones para la creacion de nuevos.

 

-Lo siento- se disculpo Alessandra con su hijo -perdi el tiempo en unas cosas, llevas mucho esperando?- le pregunto preocupada.

 

Alec habia llegado hace poco a la cafeteria nueva del primo de su madre, decidieron encontrarse ahi para poder hablar tranquilos mientras se deleitaban con los distintos cafes del lugar.

 

-No para nada, acabo de llegar- le aviso.

 

Alec le hecho un vistazo a su madre para verla enfundada en una falda de tubo negra y una camisa azul ajustada al cuerpo junto a unos tacones aguja y su cabello rubio atado en un moño medio desordenado y con varios mechones salidos.

 

-Recien sales del trabajo?- le pregunto Alec a su madre al ver tambien una gran carpeta negra con folios y hojas.

 

-Si, ya sabes Halloween- le dijo como si eso lo explicara todo.

 

Alessandra miro de reojo al castaño para comprobar que el estaba vestido de forma elegante tambien con una camisa azul claro remangada hasta arriba del codo mostrando unos musculosos brazos blancos y unos pantalones de vestir negro.

 

-Tu tambien pareces que vienes de trabajar- rio la Delacour sabiendo que no trabajaba.

 

-Ya pronto espero conseguir algo- le riño.

 

-Has ordenado?- le pregunto Alessandra a su hijo pero este nego con la cabeza.

 

-Te estaba esperando- le explico.

mellis-conej.gif| Teta-Darla-4.gifSean-y-Leslie

IMG-20220405-WA0045.jpg

|Yarar-Conf-as.gif | GSV2021-Sx-Ly-K-2.gif

 


Regalos

  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Tras una mañana complicada en su segundo día en Londres, Elizabeth pasó por la cafetería Hipster, el aroma de aquel tan delicioso grano tostado de las costas de México le habían hecho desear probar un poco aquel día. Iba de la mano con Dexter, su hijo quien ya tenía once años y cada vez más se parecía a la demonio.

     

    Al entrar a la cafetería, Dexter eligió una mesa contigua a donde se encontraban lo que parecía ser una madre con su hijo. Mientras ella se dirigía a la barra para pedir un café lechero para ella y un espumoso de chocolate para su hijo.

     

    Cuando obtuvo ambas bebidas camino hasta donde se encontraba Dexter jugando con su varita haciendo levitar el azúcar y las servilletas que se encontraban en la mesa. Al tiempo que miraba a la mujer rubia en la mesa contigua.

     

    -Dex, ¿qué haces cariño? -le preguntó a su hijo aún cuando conocía la respuesta. Dexter extrañaba vivir en Londres con la familia.

     

    -¿Alguna vez has pensado en ser rubia como todos los Malfoy? -el pelinegra soltó como si le reprochara a su madre no contar con todas las características que la hacían una Malfoy.

     

    -Yo no soy un Malfoy. -respondió con tranquilidad mientras bebía un trago de su taza de café lechero.

     

    -La abuela Mistify lo es. -replicó Dexter al momento que mencionaba a la madre de la mujer de piel canela. Elizabeth sonrió. Podría explicarle a su hijo el por qué ella no era una Malfoy, pero procuró cambiar el tema.

     

    -No le llames abuela a Mistify, a ella no le gustaría. -respondió con parsimonia. Dexter la miró a los ojos y bufo, estaba un tanto harto de que su madre cambiará el tema cada que él intentaba hacer que se quedarán en aquella ciudad.

    6ulee7D.gifoPlJzyO.gifM99Ea8K.gif 

    gAoWsCL.png


    Regalos

  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    -Yo quiero probar un frappucino- le dijo Alessandra a su hijo.

     

    Alec la miro y asintio con la mirada mientras veia los carteles con lo que habia para beber, las puertas del lugar se abrieron para dejar que las voces de una mujer y lo que le parecio a Alec un niño entran al local pero el no los miro sino que siguio observando que iba a tomar.

     

    Una figura femenina se paro frente suyo tapandole la vista, Alec iba a quejarse pero no pudo porque se quedo como bobo observando a la mujer hasta que le dieron su pedido y fue a sentarse con el niño que se parecia a ella.

     

    <<Su hijo>> le hablo su conciencia.

     

    -Alec vas a pedir?- le pregunto su madre haciendo sobresaltar al castaño.

     

    -He si claro, me voy por el Espresso Panna- le dijo.

     

    Alessandra lo miro extraña al ver el comportamiento de su hijo, de reojo y sacudiendo su cabello de forma distraida miro detras suyo a un niño y su madre o hermana supuso.

     

    <<-¿Alguna vez has pensado en ser rubia como todos los Malfoy?>> aquella frase dejo helados a ambos magos.

     

    Alec tenia una ceja levantada mirando a su madre que tenia los ojos chicos lo que ocaciono que el Malfoy soltara una sonora carcajada.

     

    -Oye muchacho, ella no es rubia por ser Malfoy sino Delacour- le explico Alec al pequeño que parecia estar molesto.

     

    -Alec Amadeo Malfoy, callate- medio chillo y gruño Alessandra.

     

    Alec se molesto porque habia usado su segundo nombre, que no le gustaba. Miro ceñudo a su madre.

     

    -Disculpe a mi hijo tiene una boca enorme que no sabe cuando cerrarla- se disculpo Alessandra con la mujer -escuche que son Malfoy, este tonto de aqui tambien lo es pero azares del destino no conoce a nadie de aquella familia- le dijo Alessandra al pequeño para guiñarle un ojo.

     

    -"Tonto"? Vaya gracias- gruño Alec -ire por los cafes- se quejo levantandose de la silla.

     

    -Todos los Malfoy tienen ese caracter?- le pregunto curiosa Alessandra a la mujer.

     

    -Te escuche- se quejo Alec desde la barra para pedir los cafes -un Espresso Panna y frappucino con seis trozos de pastel de chocolate- pidio fulminando a su madre con la mirada.

    mellis-conej.gif| Teta-Darla-4.gifSean-y-Leslie

    IMG-20220405-WA0045.jpg

    |Yarar-Conf-as.gif | GSV2021-Sx-Ly-K-2.gif

     


    Regalos

  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Elizabeth no había prestado atención al joven de la mesa contigua hasta que le escucho dirigirse a Dexter, el cual lo miraba como si fuera un bicho raro al meterse en su conversación. Ella estaba segura que Dex, iba a responderle de forma poco cortés a Alec por haberse metido en la conversación con su madre. Pará alivio de la Malfoy, que la madre del chico interviniera hizo que el niño de once años empezará a comer su pan y a beber su chocolate.

     

    --Lamentablemente, somos más cabeza dura. -- respondió a la pregunta de Alessandra sobre si todos los Malfoy tenían aquel mal carácter que parecía tener su hijo. --Sino mire a mi hijo, tiene la mitad de años que su hijo y esta cabreado. Sólo que él no se puede levantar de la mesa, que si no ya estaría a tres locales de aquí.

     

    --¿Enserio, madre? –cuestionó Dexter ante el comentario a la mujer rubia. –Sabes, iré a casa de la abuela Mistify.

     

    Dexter se puso de pie. Estaba decidido a irse, pero la mujer de piel canela no había tenido que decir palabra alguna, para que volviera a tomar asiento. Pará cuando Alec regresó a la mesa fue la propia Elizabeth quien se puso de pie y le extendió la mano.

     

    --Mucho gusto, Elizabeth Malfoy. Su madre ma ha dicho que casi no conoce a ningún Malfoy, si gusta puedo ser la primer persona que conozcas…

    6ulee7D.gifoPlJzyO.gifM99Ea8K.gif 

    gAoWsCL.png


    Regalos

  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Trabajar dentro del mundillo de las finanzas, era algo que cada día comenzaba a pesarle más y más; las ganas y el ánimo por continuar contribuyendo a la buenaventura de los magos que en vez de agradecer, solo se quejaban. Pensando en eso, no dudó siquiera un segundo el instante en que Aries y Eobard le propusieron la creación de una sociedad para una pequeña isla que fungirá como cafetería, aceptó y dispuso de sus fondos para realizarlo.

    Mirando los planos, supo que sería exitoso y que podrían obtener buenas ganancias. Con eso en mente, mantuvo una buena actitud, y el día en que le avisaron sería la inauguración se encaminó hasta la habitación de su hijo y allí, pidió a l elfo doméstico que le informará que era momento de irse, y lo mismo hizo con Aries, porque no confiaba en que los dos se presentaran a tiempo frente a las instalaciones del Banco Mágico de Gringotts, sitio en donde se encontraría su bonita isla.

    -Me iré Clariss. -anuncio con tranquilidad.

    Abandonando la mansión Black Lestrage, dio un medio giro que consiguió llevarla hasta las calles empedradas del Callejón Diagón. En aquel sitio, supo que no tenía porque correr o estresarse, porque aún era temprano y la gente, dudaba que apareciera puntualmente, por más que les ofrecieran alguna bebida o pastel por motivo de apertura, ¿a alguien le interesaban aún las cosas gratuitas?

    Parecía que no, así que con pocas esperanzas de personal pero con buena actitud por estar viendo delante de sus ojos el fruto del trabajo de varios meses, esbozó una media sonrisa.
    6uw7fbr.png

    8kKbsCi.gif|| sgN2plD.gif


    Regalos

  • 2
  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Alessandra gimió ante las palabras de Elizabeth, lo que le faltaba, ya de porsi había heredado su mala costumbre de discutir por todo, bufar cuando algo le molestaba y lo que más odiaba Alessandra de ella era que ser más terco que una mula.

     

    -Su padre no debió ser Malfoy del todo porque era un amor...cuando quería- agregó lo último en vos baja.

     

    Le dieron ganas de llorar a la Delacour, le había costado que la aceptará de nuevo en su vida después de que lo dejará con su padre y le ponía ansiosa que de alguna manera el rencor hacía ella volviera.

     

    -Pues disfrútalo que apenas cresca no durará en hacerlo- río la Nigromante ante la actitud del niño.

     

    No pudo evitar mirar a su hijo que volvía con su pedido en una bandeja al ser bastante para dos personas pero ambos tenían un gran estómago. Alec había crecido con su padre Matthew y su tia Cirse, ambos habían influenciado en el carácter frío del castaño cuando niño al igual que Alan su gemelo.

     

    -Alec Malfoy- se presentó el castaño besando la mano de Elizabeth -los únicos Malfoy que conozco son mi padre, tía, sobrino y hermano pero encantado de conocer a otra Malfoy-

     

    Alec se corrió para permitirle sentarse a la joven para después mirar a su madre, esta solo rodó los ojos y se corrió también para que el niño se siente a su lado.

     

    -¿Que los trae por acá?- pregunto Alec a Elizabeth.

    mellis-conej.gif| Teta-Darla-4.gifSean-y-Leslie

    IMG-20220405-WA0045.jpg

    |Yarar-Conf-as.gif | GSV2021-Sx-Ly-K-2.gif

     


    Regalos

  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    • 2 semanas más tarde...

    Elizabeth Malfoy

    La mujer de cabellera negra se distrajo con la mujer rubia que acababa de entrar al local, la conocía de toda la vida, bueno no tan así, pero era una de sus casi hermanas. La forma de caminar de aquella fémina aun cuando se encontraba de espaldas y a varios metros de ella era reconocible para cualquier persona que estuviese familiarizada con la matriarca de los Black Lestrange.

    Lo último que había llegado hasta los oídos de la morena, era que Mia estaba a punto de contraer nupcias con León Crowley, así que, aunque se moría de ganas de abrazar a una de sus mejores amigas y hermana, prefería que la rubia no supiera que Elizabeth se encontraba en Londres aún menos por la forma en la que se había ido.

    Dexter. —dijo como respuesta a la pregunta de Alec y como quien llamaba la atención de su hijo que se estaba levantando de la mesa y caminaba rápido hasta donde se encontraba Mía Black Lestrange. Ya no podía hacer nada, el joven de cabello negro y ojos grises se había quedado frente a la ojiverde. —Me estoy separando de su padre y los últimos días han sido discusiones, Dexter quería que regresara a Londres con mi familia. —confesó sin quitarle los ojos de encima a su hijo.

    Dexter.
    Al encuentro con Mia.

    Tía Mia… tía Mia. —grito emocionado mientras abrazaba a la bruja de cabello rubio a la altura de la cintura. —¿Te acuerdas de mí? Soy Dexter.

    Habían pasado 4 años desde la última vez que el joven de ojos plateados se encontraba con aquella mujer de mirada dura pero un gran corazón, al menos eso era lo que Elizabeth siempre le decía al joven mago que estaba por cumplir los 11 años de edad y empezaría su formación en Hogwarts.

    Hemos regresado, mamá se encuentra conversando con familiares de la Malfoy. —señaló a la mesa donde Elizabeth se encontraba sentada bebiendo una taza de chocolate con bombones. —¿Quieres venir con nosotros? ¿Me puedo sentar contigo y acompañarte?

    6ulee7D.gifoPlJzyO.gifM99Ea8K.gif 

    gAoWsCL.png


    Regalos

  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Alessandra comenzó a comer su merienda callada escuchando todo lo que hablaban su hijo y Elizabeth, los observaba como halcón analizando cada movimiento dado por ambos.

     

    Alec por otro lado sonreía a Elizabeth con coquetería, le había llamado mucho la atención cuando la vio entrar, quería ser su amigo pero la mirada que Alessandra les dirigía lo ponía con los nervios a flor de piel, no necesitaba verla podía sentir como los taladraba pero decidió ignorarla y esperaba que su acompañante igual.

     

    Las puertas del local de abrieron y una bruja rubia guapa entro pero Alec poco caso hizo, sólo quería hablar con la Malfoy pero Alessandra se detuvo a mitad de su bebida al reconocer a Mía pero el pequeño Dexter había salido corriendo al encuentro de la Black Lestrange.

     

    -Que mal eso- se lamentó con sinceridad Alec, no recordaba a sus padres pelear pero si recordaba a Ángel con sus maletas llendose en plena noche como una ladrona - pero al menos cuentas con el apoyo de tu familia- Alec tendió su mano para tomar la de la bruja.

     

    Alessandra en cambió estaba paralizada, ¿enserio tenían que hablar de eso frente suyo? Pensó horrorizada ante el giró de la conversación. Su corazón latía con fuerza que parecía que lo podrían escuchar todos a su alrededor.

     

    -¿Cómo se lo está tomando Dexter?- le preguntó Alec.

     

    Alessandra con eso se removió incómoda en su asiento queriendo que la tierra se ls tragara.

     

    -Si me disculpan voy al tocador- aviso la Delacour saliendo disparada a buscar el baño.

    mellis-conej.gif| Teta-Darla-4.gifSean-y-Leslie

    IMG-20220405-WA0045.jpg

    |Yarar-Conf-as.gif | GSV2021-Sx-Ly-K-2.gif

     


    Regalos

  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    El local, aún se encontraba solo, únicamente la presencia de un par de empleados quiénes serían los encargados de atender a cada uno de los cliententes o posibles clientes que se acercaran en los próximos minutos, horas, días, semanas, meses o incluso años si es que duraba y prosperaba el negocio abierto. Considerando, la idea de moficiar algunos detalles de la decoración antes de que alguno de los Black Lestrange llegará, negó con lentitud y esbozó una media sonrisa.

     

    -Un capuccino. -ordenó sin inmutarse al primero de los empleados que tuvo delante.

     

    Sabía que probar los productos era tarea de los dueños, así que con eso sería con lo que iniciaría y poco o nada le importará que Eobard y Aries, aún no hicieran acto de presencia, quería comprobar que tan ricos estaban los postres y la variedad que estaban ofreciendo, y posteriormente, quizás probaría los sandwiches y demás entremeses que se habían incorporado al menú en los últimos días después de algunas discusiones entre los tres.

     

    -Además de un cheesecake -tras añadir una cosa más a su orden, se dejó caer sobre uno de los pequeños sofás que pretendían ser para el descanso o reposo de todas las personas que acudieran por trabajo, esparcimiento o por alguna reunión o cita de trabajo.

     

    Estaban pensando en cualquier posible situación o servicio que pudiesen necesitar los clientes, implementando además, tecnologías muggles que eran novedosas dentro del mundo mágico, y que a pesar de ser parte de otro sistema social, se estaba buscando colocar para mejorar y facilitar la vida a los magos y brujas londinenses.

    Metida en sus pensamientos, la palabra tía la trajo a la realidad. ¿Quién la llamaba de esa manera? No sabía, hasta que fijó su vista en el pequeño que tenía delante.
    -Hola Dexter, claro que me acuerdo de ti cariño. -saludó al pequeño y le daba un beso en la frente. Ese pequeño, era como un segundo hijo para ella, así que obviamente que podía estar allí.
    Al separarse lo miró y supo que Elizabeth había vuelto y no sabía como se tomaría lo que tendría que decirle, así que de momento no iría con el pequeño a la Malfoy, se quedaría allí...
    -Puedes acompañarme, ¿quieres pedir algo? Lo que quieras, te lo traerán y después de que comas algo, iremos con tu mamá -añadió jugando con el anillo de compromiso que tenía entre sus dedos- ¿como es que volvieron? ¿cuándo? -le preguntó.
    6uw7fbr.png

    8kKbsCi.gif|| sgN2plD.gif


    Regalos

  • 2
  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Unirse a la conversación

    Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

    Guest
    Responder a esta discusión...

    ×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

      Sólo se permiten 75 emoji.

    ×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

    ×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

    ×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

    Cargando...

    Sobre nosotros:

    Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

    Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

    ¡Vive la Magia!

    ×
    ×
    • Crear nuevo...

    Información importante

    We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.