Jump to content

Publicaciones recomendadas

Sangiovese & Merlot

El lugar estaba estratégicamente levantado a pocos pasos de la Tienda de Varitas Ollivander's y justo en frente a la Casa de Infusiones Ill Buon Gusto, facilitándole el gerenciamiento de ambos negocios a las dueñas y aquello saltaba a la luz. Lucrezia Di Médici había adquirido aquella propiedad a una humilde comerciante que décadas atrás había invertido sus pocos ahorros en abrir un comercio de golosinas varias que luego de varios años al servicio de la comunidad había cosechado cierto renombre entre los amantes de la comida chatarra. Sin embargo, una época que demandaba más mesura en la dieta de los magos y bruja había provocado una merma en el número de clientes así como una precipitada nulidad en las ganancias. La aristócrata italiana había utilizado una vieja artimaña financiera gracias a su influencia en el Banco Médici comprando aquel espacio aun en actividad a precio vil, apenas unos galeones por encima de un mes de alquiler en la zona más oculta del Callejón Knockturn.

 

 

Un ojo avezado en el arte del comercio y los negocios no podía más que alabar y envidiar la ubicación que aquel recinto tenía. Dentro de una de las zonas más transitadas del Callejón Diagon y cerca del centro neurálgico que constituía el Banco Mágico Gringotts, el contexto espacial no hacía más que potenciar su capacidad de generar dinero. Cientos de magos y brujas de todas edades, procedencias, clases sociales y poder adquisitivo pasaban cada jornada de compras por enfrente de aquel amplio local. Los imponentes rayos del sol lograban atravesar los altos techos que eran moneda corriente en la zona y bañaban con su tenue luz la fachada del lugar durante todo el día. El reconocible olor a vino que se percibía alrededor, danzando perpetuamente en el aire, conformaba una perfecta invitación implícita a frenar y admirar el negocio que allí se alzaba con toda su elegancia.

 

 

Completamente construida en madera de nogal endurecida y laqueada para proporcionarle a la estructura resistencia y una estética más moderna, la bodega Sangiovese & Merlot era sin dudas llamativa en aquella callejuela del Diagon, ya que disonaba totalmente con las construcciones en piedra que tenía a los lados. Un cartel colgante, unido a un borde de madera mediante dos fuertes cadenas de oro, indicaba con la elegante caligrafía de Lucrezia el nombre del lugar y lo resaltaban mediante centellantes letras doradas. Bajo éste se encontraba la entrada, constituida por una puerta doble de igual material que su marco y el resto de la construcción y que en ambos paneles contaba con dos pequeñas ventanas redondas que permitían ver hacia el interior del lugar. A ambos lados de ésta se ubicaban dos barriles de mediana altura y duela ancha meramente ornamentales, con el único fin de contextualizar la naturaleza del negocio. Dos notables ventanales ladeaban también la entrada y le concedían cierta iluminación natural durante el día, aunque la dueña había mandado a colocar dos cortinas guinda para mantener la atmósfera cerrada que gustaba imponer en el lugar.

 

 

A diferencia del exterior, el interior del local si hacía gala del gusto refinado y lujoso que caracterizaba a Lucrezia Di Médici. Sin embargo, ésta había desecho la idea de una decoración grandilocuente típica del resto de sus propiedades y decidió dejar que la exquisitez de su ser la denotaran los detalles: Los cuadros renacentistas originales colgados cuidadosamente de la pared en sus marcos dorados, espaciados unos de otros estratégicamente para no saturar la vista de los clientes ni los amantes de aquel tipo de arte, de óleo y de retratos; la cobriza e imponente araña colgante, que servía como una única luminaria que llegaba con su calidez hasta al más inaccesible recoveco del lugar, presentaba en los bordes detalles en oro y plata; las copas, de lujoso cristal Baccarat, eran diseñadas exclusivamente para ser exhibidas y utilizadas en el local, constituyendo verdaderas obras de arte en esencia. Cada mínimo aspecto de aquel lugar había sido elucubrado con espíritu perfeccionista y minucioso.

 

 

El mobiliario estaba dispuesto de una manera armoniosa y milimétricamente medida. Cuatro filas de redondas mesas de madera de olivo se extendían en el lugar, con el suficiente hueco entre ellas para transitar con total normalidad por un recinto que invitaba a hacerlo. Cada una contaba con un juego de cinco sillas del mismo material, que formaban un conjunto homogéneo donde primaba la pulcritud y el lustre que los elfos domésticos sacaban sobre las tablas. El mobiliario no presentaba ningún tipo de diseño destacable, más bien eran totalmente comunes en cualquier bodega de similares características. En las paredes laterales a la entrada se podían encontrar tanto estanterías estándar como vinotecas hexagonales estructuradas de distintas formas, donde reposaban botellas de vino de distinto tamaño, fórmula de elaboración, calidad de la vid, periodo de añejamiento, origen y proceso de elaboración.

 

 

La pared frontal a la puerta de entrada al lugar presentaba la que era quizás la zona donde más movimiento se llevaba a cabo. A ambos lados de la barra, atendida día y noche por Brando, se ubicaban cuatro barriles ovales de madera de roble francés, gran barriga y conector/canilla de bronce, que permitía a los clientes servirse su propio vino de la casa Médici dejando al encargado el valor especificado en los carteles superiores. En la zona abundaba un embelesaste aroma a frutos secos proveniente del rústico material del que estaban constituidos estos robustos contenedores. La barra era minimalista, estilizada y elegante, luciendo el imprescindible escudo de la familia Médici grabado detalladamente sobre el frente que dejaba a todos apreciar el origen de la bodega que visitaban. Altas banquetas de un cómodo asiento acolchonado y rojo, con apenas un mínimo respaldo metálico, formaban una larga hilera que permitía al individuo sentarse a degustar un buen vino apartado de las mesas, quizás en la más profunda de las soledades. Sobre la barra levitaban a gran altura una docena de copas para vino de cáliz ancho y boca levemente más estrecha que eran encantadas por Brando a medida que el lugar se llenara.

 

 

Toda la bodega de la familia Médici era elegantemente ambientada por una suave melodía que provenía de un piano de cola mágico, emplazado en una de las esquinas vacías del lugar, que funcionaba para amenizar las noches bajo la tenue luz de la colgante araña. El repertorio variaba según la época y las festividades más próximas, pero la línea sónica y dulce de las piezas que solas se interpretaban rara vez se veía alterada, pues Lucrezia veía aquello como una característica esencial de una buena velada de cata de vinos. En oportunidades únicas las dueñas invitaban a excelsos músicos a tomar la música más clásica y bonita que la sociedad mágica conocía.

 

 

Criaturas: --

 

 

Objetos: --

 

 

Elfos: Brando es un elfo doméstico regordete, que siempre trabaja ataviado en un saco gris y desgastado, una boina haciendo juego en una textura algo más ateciopelada pero de color similar y una camisa blanca tan larga aunque para una persona común no es más que un talle estándar- que llega a cubrir sus piernas. Es una criatura amable que cumplió el servicio de toda su vida para la familia Médici. Brando tomó relevancia en el ejército de siervos de la aristócrata familia cuando una de sus más reputadas miembros, Lucrezia Di Médici, lo llamó para servirla en su emprendimiento vitivinícola particular.

 

 

Nick con link a tu ficha de personaje.

 

 

Lucrezia Di Médici

 

Ariane Dumbledore

 

 

Link a la ficha de tu familia.

 

 

Familia Di Médici

Familia Dumbledore

Link a la bóveda de tu negocio Bóveda Nº 113324

 

VWZrHxb.gifPSX_20210503_222201.jpg

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
  • 9 meses más tarde...
  • Respuestas 85
  • Creado
  • Última Respuesta

Top participantes en este tema

Top participantes en este tema

Respuestas Populares

Menuda chance, alguien había atrapado mi oreja y me había jalado hacia atrás, que manía de la gente de querer castigarme, pensé algo molesto, pero al ver y oír las palabras que siguieron levanté una c

La apertura del local de mi bella era un hecho, no tenía duda que el local sería un éxito, había muchos alcohólicos disfrazados de personas, estaba llegando tarde para variar pero mis ánimos no eran l

--Trate de no caer nuevamente, no al menos encima mío --dijo la rubia intentándolo ver a los ojos cuando el mago volvía a señalar sus senos, empezaba a sospechar que había hecho una mala elección de l

Alessandra se sentía grande al verse en el espejo de cuerpo entero en su cuarto, había acordado con Ada ayudarle con la decoración de su local para la inauguración que será en las próximas horas y estaban contra el reloj pero ese dia sus hijos estaban de lo más tranquilos por lo que sintio que era mejor aprovechar al máximo ese momento, con unas sandalias bajas blancas, un vestido simple para cubrir su enorme vientre, su cabello rubio suelto en ondas y un maquillaje suave abrió un portal donde lo paso sin problema. Con tantos lugares a los que ir, se había vuelto experta en el Haz de Noche.

 

Observó la vinoteca y se lamento estar en ese estado, si hubiera esperado un poco mas podria probar las delicias que los vinos italianos les brindaban pero tarde para aquello se dijo poniendo una sonrisa y avanzando los pocos metros que la separaban de la puerta del local, sin duda era muy bonito, los olores a pesar de ser alcohol se sentía las diferencias de las uvas, los tintos y el vino blanco, uno de los gemelos pateo en aprobación al antojo que tenía su madre que solo pudo gemir frustrada.

 

-Cuando salgan beberé- se dijo como animos para comprarse algunos ella y esconderlos de Kamra.

 

Su esposa seguramente sería capaz de mover cielo y tierra para conseguirlos pero nadie sabia que tenia un pequeño escondite junto a los armarios evanescentes, sonrio con mas ganas ingresando mas adentro.

 

-Hola, Ada?- llamó a su hermana/hija para comenzar con los preparativos.

Editado por Alessa Ashryver Delacour

mellis-conej.gif| Teta-Darla-4.gif |8Ld9VUG.gif

PSX-20210228-211125.jpg
HQlCpHN.gif|Sailor-Venus.gif | GSV2021-Sx-Ly-K-2.gif

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

El día de la inauguración había llegado por fin podríamos disfrutar del bello lugar abierto al público, tras la desaparición de mi madre por sus aventuras por el mundo y su alma libre. Era el momento indicado de arreglar todo para que esto empezará a dar sus frutos.

 

Los negocios de la familia habían quedado bajo mi resguardo y administración, mi madre se encargaría por entero a su negocio de varitas y yo solo administraria de él recursos y demás, pero del negocio de vinos que tenía con la aristocrátocrata me encargaría yo. @@Lucrezia Di Medici Di Médici era una mujer rubia y muy capaz, había llegado a donde estaba con trabajo y disciplina, la admiraba por encima de es aunque ella y yo no teníamos ningún trato, dado que mi padre no era el mismo padre de mis hermanos. Ella estaba a la custodia de mis hermanos Luka y Luna, aunque poca relación tenía con ellos pues yo había crecido bajo el amparo y los cuidados de la familia Lever, la familia materna de mi madre.

 

Pará usar en este día había elegido un vestido ceñido de tono lavanda sin mangas, con un cinturón de cuero negro en la cintura y botas altas hasta la rodilla. Mi cabello suelto cayendo en rizos en mi espalda.

 

Varita en mano colgaba los adornos de tonos dorados por el local donde se haría una cata de vinos como fiesta de inauguración.

 

La bella y dulce figura de @ apareció en escena, trayendo alegría al lugar, yendo hacia ella la abrace y besé sus mejillas.

 

-¿Cómo es que cada día estas más hermosa? Ojalá si algún día si tengo un hijo me vea así como tú

 

El afecto que tenía por mis hermabas era inusual para muchos, pero las adoraba.

 

-Gracias por ayudarme, no se que hubiera hecho sin tus manos expertas para hacer esta inauguración

 

Esperaba que fuera un éxito y el local se mantuviera bien para el callejón, se necesitaba una buena cava en Diagon

VWZrHxb.gifPSX_20210503_222201.jpg

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

La lujuria de la noche había cernido sus garras en las estrechas callejuelas del callejón Knocturn donde aves de mal agüero transitaban entre las sombras acompañadas con siniestros lamentos y quejidos que perturbaban el silencio. Sin perder su porte de elegancia, los tacones marcaban tranquilas pisadas que resonaban en el suelo adoquinado, una vampiresa buscaba el camino a su delicioso destino. Una escalera sucia de piedra gris la dirigió al callejón Diagon donde era requerida su presencia.

 

Una anciana de rotos arapos y olor nauseabundo con ojos desorbitados y abiertos de par en par se paró ante la mujer de largo y ondulado cabello color fuego, tomándola por sorpresa. Una mueca de asco se dibujó en sus labios y la apuntó con la varita que ya bailaba entre sus finos dedos, iba a reaccionar cuando comprendió que la mujer no estaba en ese mundo, su cuerpo era solo un ente mientras que su cabeza bailaba la danza de la locura. Se hizo a un lado sintiendo piedad por aquella persona y continuó su caminar pausado por las lúgubres calles que ya formaban parte de Diagon.

 

Un cartel indicaba que estaba en el lugar correcto, las luces ya habían sido encendidas y las dos mujeres de su vida se encontraban adentro, podía percibir el perfume de la sangre que corría por sus venas. Ingresó con cuidado al salón, llevaba un elegante y a la vez minimalista vestido negro de largas mangas que cubría sus rodillas.

 

-¿Empiezo por este?- dijo a modo de saludo agarrando la botella de Don David, cabernet y acercándose a las bellas señoritas -¿No estarán preparando una inauguración sin una copa en sus manos, verdad?

 

Tomó el sacacorchos y con suavidad se dispuso a abrir la botella que citaba “Reserva 2016”, buscó tres copas detrás de la barra y comprobó que no habían sido fajinadas, buscó otras tres y nuevamente estaban sin fajinar.

 

-¿Será que necesitas algo de ayuda?- una floritura con su varita volvió relucientes todas las copas de cristal.

 

Satisfecha, la vampiresa de ojos azules sirvió el vino y entregó una copa a cada dama.

 

-¿Y bien?- dijo mirando a su madre y su sobrina -¿Ansiosas?

 

 

672440170_firmadana.png.e290dcafe4b6fce4606f7d9799883adb.png

 

7hdosh8.gif

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
  • 2 meses más tarde...

La verdad es que tanta espera con la inauguración del local me traía de nervios, jamás había comprendido porque mi madre y su amiga Lucrezia jamás se habían decidido por iniciar la apertura a la de gente del local. Era un lugar precioso y el sabor de los vinos era exquisito, ya hacia casi un año que el local estaba habilitado y ellas nada de nada.

 

La varita la estaba usando levantando unos pequeñas botellas hasta dejarlas en su lugar cuando la voz de la Vampiresa la sacó de concentración, volteó a ver los bellos ojos azules de la Gryffindor y le sonrió ampliamente, la botella de vino en sus manos de veía fascinante casi como los labios de la dama. Descaradamente pase mi mirada de sus labios a sus ojos y luego a la cascada de cabello rojo que poseía, era sedoso y se tornaba acariciable. Termine con las botellas y caminé directo a la pelirroja bese sus mejillas.

 

-Bella como siempre, te luce ese vino en las manos...y tienes razón no se debe iniciar una fiesta de vino, sin vino...

 

Tome una de las copas que llevaba en sus manos y se la ofrecía para que sirviera de la botella que tenía, era momento de ponerse a tono con la celebración.

 

@ @

VWZrHxb.gifPSX_20210503_222201.jpg

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Últimamente la Lockhart no había tenido tiempo de hacer tour por el impresionante Callejón Diagon, aparte de que había estado ausente una larga temporada, recién empezaba a ocuparse de los negocios y la familia. Había estado tan inmersa en los destrozos sufridos en el Castillo Lockhart, que todo lo demás se había quedado en suspenso. De camino al Banco Mágico un par de barriles apostados a la puerta de un local llamaron su atención, hizo un movimiento negativo con la cabeza, ese era otro problema a resolver, la gran cava de Cye había desaparecido junto con las varias docenas de botellas de vino que había elaborado y también coleccionado, iba a dar el grito al cielo cuando se enterará, y Ela Karoline lo único que podía era intentar reconstruir el lugar y tener a mano unas cuanta botellas y barricas llenas y listas para el consumo.

 

--¡Quizás aquí logre solucionar algo!-- dijo para si misma con un cambio de animo que le venía muy bien. Toco instintivamente uno de los barriles y se aproximó hasta la puerta de doble hoja, sin abrirla husmeo el interior a través de la ventana circular en la puerta, luego más determinada empujó la madera y entro.

 

--¡Woaooo!-- exclamó fijándose en la exquisita decoración, de inmediato un aroma a frutos secos la envolvió, habían mesas redondas y cómodos asientos, luego sus ojos en tono esmeralda divisaron la barra, limpia, lujosa, y con copas levitando listas para el uso.

 

--¡Hola!-- dijo a la persona tras la barra, notando los barriles y también los letreros que indicaban el autoservicio, la sonrisa floreció en los rosados labios. Se lo estaba pensando si servirse una copa de esos barriles o pedir algo más exclusivo.

 

Aunque claro, el local estaba por lo que parecía de inauguración, por los adornos y el ambiente festivo y la gente circulando.

sxN85HG.png
DLcdY.gif 0xHRGVG.gif

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
  • 2 semanas más tarde...

EVENTO DE INAUGURACION

 

Esperaba seguir organizando la inauguración del local, tenía la zona del segundo piso reservada para una actividad especial de la cata, mientras el primer piso se haría una cata especial y una degustación de quesos, jamones y carnes maduradas que acompañaban por completo el vino. La música estaría encargada por un cuarteto de cuerdas que amenizaría todo el evento.

 

En la primera planta esta ubicado un lugar para que dialogaran los asistentes en medio de cómodos sillones y central a todo esto una mesa con vinos, junto a varias bandejas de carnes maduradas y quesos que podrían comer a gusto.

 

La mesa principal para la cata estaba lista estaba en un reservado en donde estarían todos los que quisieran concentrarse en la cata de varios vinos, para los que quisieran participar en esa actividad. estaría guiado con alguien que era experto en vinos y les daría una experiencia única a los que asistieran a ella.

 

En el segundo piso pero en un salón apartado donde se ubico una mesa para la cata a ciegas, allí en ese lugar se llevaría a cabo la actividad en donde los asistentes podrían probar distintas clases de vino sin conocer de que vino se trata ni de su cosecha, usarían antifaces para evitar conocer y solo usarían sus sentidos del olfato y del gusto para disfrutar de los distintos vinos, podrían disfrutar de diferentes vinos y divertirse clasificándolos.

 

 

Ya con todo listo era momento de ponerme la ropa que usaría para el evento, un vestido negro sobrio para poder recibir a las personas, esperaba que mi madre y su socia Lucrezia Di Medicci aparecieran en el sitio para ser las anfitrionas.

 

 

 

Una dama entro al local @@Ela Karoline ingresó y estaba buscando, camino directo a la barra y sonreí al verla.

 

-Buenas tardes señorita, ¿en que puedo ayudarle?

 

 

Dije amablemente para guiarla en lo que necesitara.

Editado por Ada Camille Dumbledore

VWZrHxb.gifPSX_20210503_222201.jpg

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

En el evento de inauguración

La bruja llevaba un vestido negro delicado con mangas que cubrían sus hombros y un recto escote al ras de su cuello. Le había prometido a Ada que le daría una mano en la cata de vinos por lo que se encontraba en un stand especial, una larga mesa se disponía frente a la bruja con varias copas ya fajinadas listas para recibir las distintas bebidas que tenía preparada para la cata.

 

Sin embargo junto a las copas había pequeños potes con esencias de aromas conocidos que los magos y brujas debían reconocer ¿Reconocerían el aroma a pimienta? ¿vainilla? ¿tierra? ¿anís? ¿manzana? Aromas que luego podrían redescubrir en los vinos elegidos para el evento.

 

También había una bandeja repleta de diferentes quesos, uvas, nueces, ¡chocolate! tendrían una interesante experiencia de maridaje y lograrían entender el rol de los taninos que tienen los vinos con más cuerpo y mayor presencia de madera.

 

Le regaló una sonrisa a la dueña del lugar, la Gryffindor estaba muy emocionada por su querida amiga, sabía lo importante que era para ella ese día y cuánto había esperado aquella inauguración.

 

Se puso contenta al ver una persona llegar a la tienda, sirvió una pequeña copa con chardonnay joven y frío, de presencia ligera en la boca, para que apenas iniciara su viaje en una noche con tanto para probar.

 

-Si desea probar- dijo acercando la copa a la señorita (@@Ela Karoline) y le tendió una copa más a su amiga -y usted, madame Dumbledore.

 

 

672440170_firmadana.png.e290dcafe4b6fce4606f7d9799883adb.png

 

7hdosh8.gif

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Su hermana había abierto un negocio recientemente. Su obligación como hermano era acudir para apoyarla en un momento tan especial como era el día de la inauguración. Esperaba que tuviese mucho éxito, en su cabeza estaba la idea de que su familiar se convirtiese en la mujer más rica y poderosa del mundo mágico, así nunca tendría que trabajar más y lo único que tenía que hacer era pedirle dinero a ella.

 

Evidentemente, cada vez que pensaba en eso no iba completamente en serio, le gustaba ganarse las cosas por sí mismo. Conseguir las cosas demasiado fácil acababa siendo aburrido, al principio puede que estuviese bien pero todo terminaba cansando. Imaginaba que tendría que ir elegante, dar una buena imagen y demostrar que en la familia Dumbledore eran todos muy guapos, los más guapos de Ottery.

 

Para la ocasión se eligió ropa muggle. Se puso un traje ejecutivo de tres piezas de color gris oscuro. Camisa blanca y corbata azul. Los zapatos elegidos eran negros y estaban completamente limpios, relucían brillantes. No quería llegar demasiado tarde, quería ser de los primeros en acceder al lugar por lo que nada más que se vistió y que comprobó en el espejo que estaba bien peinado y aseado, se puso en marcha.

 

De pronto le entraron unas ganas terribles de levantar su varita y esperar a que el autobús noctámbulo llegase para llevarle a su destino, pero pensó que sería mucho más rápido aparecerse.

 

Sus pies se posaron en el Callejón Diagon. En un pequeño pergamino tenía apuntada la dirección exacta del lugar. Lo único que tuvo que hacer es caminar en dirección a la misma, incluso antes de llegar por las instrucciones que tenía apuntadas sabía que su hermana había elegido una genial ubicación para poner su negocio.

 

Abrió la puerta para acceder al lugar y se quedó en la entrada. Últimamente tenía mucha costumbre de quedarse allí.

 

¡Hola! —saludó desde la puerta con voz fuerte para que todo el mundo pudiera escucharle. En un rápido vistazo al lugar vio que debía ser de los primeros caballeros en llegar, al menos a primera vista eso le parecía.

 

Se quedó allí esperando a que su hermana o alguien le atendiese. Todo buen negocio tenía que atender a los clientes desde el momento en el que cruzasen la puerta.

 

Mientras esperaba se quedó pensando... Si el negocio tenía éxito, ¿Ottery se llenaría de alcohólicos adictos al vino? Podría ser.

 

Harry-Ginny-harry-potter-couples-1403084

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Tenia la invitacion sobre la mesa de noche. Aun tenia la imagen bien presente de Ada aquella vez en la Mansion de Sagitas, habia sido una situacion complicada porque preguntaba por su padre....y bueno, yo sabia quien era la madre. Pero curiosamente no podia quitar los ojos de la belleza que era la hija. Ahhh aun me duele la cabeza el tener presente todo ese quiilombo. Claro tambien la vi en una cena familiar, algo mas que raro porque aun no conocia a mi otra madre adoptiva. Yo y mis situaciones imposibles. Sin dudas un poco de alcohol le daria aire a mis pensamientos y quien sabe si los acomodarian mejor en mi cabeza. Asi que vesti mis mejores galas, di instrucciones a la elfa domestica sobre el cuidado del crio y sale hacia Diagon.

 

Conocedor de los bares y negocios que pululaban en el Callejon, pues por descarte encontraria al que me dirigia. Mirar la invitacion me daba pereza y ademas habia tiempo de sobre para disfrutar de un poco de libertad individual. Nada de familia, nada de negocios, nada de Ministerio....solo una jornada de disfrute y jolgorio. Evidentemente la iba a aprovechar al maximo.

 

Cuanto tarde en llegar??? Pues no tanto, lo cierto es que si antes aqui habia un negocio de tres knut, ahora se notaba lo que unas buenas ideas mercantiles y muchos galeones podrian hacer. Que bien....o que mal....que la familia no me pagase un estipendio. Sin mas respire profundo y me adentre en el local, que iluminado cuidadosamente mostraba un buen gusto peculiar.

 

-Hola.....ya empezo la inaguracion???

 

Claro mi vista selectiva pronto hizo un proceso discriminativo....dejando solo de los presentes...a las bellas chicas que aqui estaban.

 

-Vaya pero no sabia que las estrellas mas bellas del firmamento de Oterry estaban aqui. -y sin mas hice una reverencia a las presentes.

0PD7Q8M.png

 

Porque soy consiente de que mi futuro eres tu: TE AMO!!

 

 

 

 

 

 

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Unirse a la conversación

Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

Guest
Responder a esta discusión...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Sólo se permiten 75 emoji.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.