Jump to content

Aventura Mortífaga III - Las Tierras del Olvido


Sybilla Macnair

Publicaciones recomendadas

VRfRvOf.png

El moreno se removió en su lugar. Parecía incómodo o molesto, mucho más probablemente lo primero pero nadie lo iba a pensar -o decir-. El porte imponente de Lucan hacía que todos dudaran realmente de si alguna vez el hombre había sentido tal cosa como la "incomodidad" de un momento, porque bien daba la sensación de que quien ponía incómodos a todos era él, sobre todo cuando su mirada cargada con aquel brillo sobrenatural se posaba fijamente en alguien, la única parte de su rostro que se veía tras la plateada máscara mortífaga.

 

Cassian tenía las manos juntas, por delante de su barriga; si su barba hubiera sido un poco más larga de seguro le tocaba los dedos. Como siempre, parecía el menos inclinado a verse preocupado por la situación, aunque mantenía la frente arrugada, bajo aquella sencilla máscara, de un modo que Asra no le había visto nunca.

 

La Maestra del Puerto, en cambio, parecía hasta un poco aburrida con la conversación que se estaba llevando a cabo un momento antes, tanto que había decidido estirar sus largas y torneadas piernas cubiertas por un pantalón de marinero, hasta apoyar sus pies envueltos en botas largas, sobre la mesa de madera de la cabaña del bosque.

 

-¿Y qué les hace pensar que les dejaré pasar para hacer sus absurdas pruebas en la mansión?- preguntó, como por quinta vez, el duende Kobo. Sin importar cuántas veces Cassian le dijera que él debía obedecer a los jefes de clan, Kobo se negaba rotundamente a dar el brazo a torcer. Feroz criaturilla, cargada de avaricia y de alguna especie de sabiduría escondida que lo hacía especial. Era un duende, ¿de verdad ese viejo vampiro esperaba que le dejara las cosas fácil? Él tenía sus propias ambiciones también-. Todos los que entren en el bosque deben dejar un recuerdo propio... Y quien lleve la llave, un año entero de ellos- volvió a apuntar.

 

No había otro modo, había dicho también. Él no iba a entregarles la llave aunque fueran quienes fueran, ni a ellos ni al Líder o sus Lugartenientes. Ellos debían pagar el precio, ninguno podía estar exento de eso, sino quebrarían quién sabía cuántas leyes del lugar y Kobo ni siquiera quería imaginarse lo que podía suceder. Cerca de la chimenea, Norma asintió, mientras revolvía algo en un viejo caldero que humeaba y, a veces, soltaba volutas de vapor de colores extraños. La duende se había mantenido callada desde que ellos habían llegado, pero eso no significaba que no le interesara o no supiera de qué estaban hablando. Cerca de la llama en la que burbujeaba el caldero, un extraño huevo rodeado de filamentos plateados reposaba sobre unas rocas calientes. Los Jefes de Clan habían oído sobre aquel huevo, envuelto en filamentos de recuerdos de todos los que habían entrado a las Tierras del Olvido, usados para... bueno... ninguno sabía realmente para qué... ¡Duendes!

 

-No tiene nada que ver con la magia del bosque, duende. Lo de los recuerdos es pura avaricia- sentenció Lucan, gruñendo. Sus manos empalidecieron un poco mientras las apretaba a los lados de su cuerpo.

 

Kobo lo miró con desdén.

 

-La llave es mía. ¿Quieres la llave? Paga el precio. ¿Cuál es? Un año de recuerdos. Ese es mi precio, no otro- gruñó en respuesta.

 

El rugido bajo que salió de los labios del moreno hubiera sido suficiente para hacer que cualquiera retrocediera, pero el duende no era cualquiera. Cassian alzó una mano para evitar una réplica de la criaturilla orgullosa y, de paso, aplacar un poco las ansias de Lucan de separarle la cabeza del cuerpo.

 

-¿Pueden dividir el pago? Los que vengan... ¿pueden pagar una cantidad de recuerdos cada uno y eso satisfaría tu necesidad para entregar la llave?- aventuró, intentando negociar.

 

Kobo lo pensó un momento, pero la que habló fue Norma.

 

-Si son buenos recuerdos...- sonrió y mostró dos hileras de amarillentos dientes puntiagudos.

 

Asra chasqueó la lengua. Hasta el momento había dejado que los otros dos hablaran y negociaran con los duendes. Si por ella fuera, les hubiera arrancado la cabeza de una vez, pero había ciertas reglas en la Fortaleza que debían cumplirse y ella no podía ser la primera en obviarlas. Que su apariencia juvenil no engañara a nadie, la Maestra del Puerto era muy sabia.

 

-Los Mortífagos compartirán el pago y la llave para acceder a las Tierras. Tendrás tus preciosos recuerdos para anidar tu dragón o lo que sea eso que están anidando, los mortífagos tendrán la llave que necesitan para cruzar y listo. Todos contentos- finalizó, poniéndose de pie y estirándose de forma sonora-. ¿Nos vamos? Tengo cosas importantes que hacer- sus ojos parecieron sonreír con sarcasmo tras la máscara.

 

**

 

Una hora más tarde, los tres habían llegado a las inmediaciones de los dominios de Lucan, dentro del bosque lindante a la Fortaleza. Se quitaron las máscaras, que desaparecieron en una voluta de humo negro a su alrededor y se colocaron en círculo, en un claro lejos de las miradas y oídos indiscretos. Los tres habían acordado aquella reunión desde hacía semanas, luego de los ataques sufridos en manos de los llamados "Iluminados" y su jefe, "El Santo". Necesitaban, fuera como fuera, que los mortífagos se entrenasen en las artes de los clanes, las dominaran y lograran formar el frente necesario para acabar de una vez por todas con aquel fanático. El descubrimiento del suero "Génesis" que les daba poderes a los Iluminados había ocasionado alguna decersiones entre las filas mortífagas, era su impronta ofrecer confianza a los magos que depositaban su fe en ellos y en su Líder.

 

-¿Enfrentarlos a sus miedos más profundos va a hacer que aprendan a controlar los poderes de clan?- Asra susurró en el gélido aire.

 

-Es un comienzo. Ya demostraron que enviarlos directamente por los iluminados sólo nos ha traído más bajas y dudas- respondió Cassian.

 

-Pero encontraron el suero, ¿no?- Lucan parecía casi inclinado a sentirse orgulloso que el descubrimiento fuera hecho por gente de su propio clan, cuando se suponía que los "más sabios" eran los Discípulos de Nosferatu, mientras que los Caballeros de Walpurgis no eran más que... ¿cómo le había mencionado Cassian una vez? Ah, si... la fuerza bruta.

 

Cassian hizo una mueca de lado.

 

-Eso no ha sido más que suerte. Ni siquiera estamos cerca de saber a qué nos enfrentamos con este tipo o qué más busca de nosotros. Estamos hasta lejos de saber su verdadera identidad- casi vociferó un enfurecido Lasombra.

 

-Baja la voz- Asra tosió deliberadamente, entre dientes-. No importa cómo llegamos al suero ni tampoco qué otros poderes hayan logrado robarnos. Lo que sí nos importa es que no contamos con la fuerza suficiente para destruirlo y, aunque sepamos sus planes, enfrentarlo con esta desventaja táctica no nos traería más que nuestra propia destrucción.

 

Lucan, como buen general táctico, se vio inclinado a aceptar las palabras de la chica.

 

-Entonces, eso es todo. Irán a las Tierras del Olvido, enfrentarán sus temores y se fortalecerán. Sabremos que quien no regrese no era meritorio de ostentar nuestros conocimientos- finalizó Cassian.



*****

¡Hemos vuelto!

 

Con un poco de retraso, pero ya estamos aquí para traerles una nueva Aventura de la que espero, todos sean partícipes.

 

En esta ocasión, a pesar de tener cierta relación con las dos aventuras anteriores, decidimos darle un aire nuevo para que los mortífago que recién comienzan puedan ponerse a tono y no tener que leerse un montón de tópics y roles. Así que, como pueden leer más arriba, nos vamos a adentrar en las turbulentas Tierras del Olvido.

 

Pero no quiero darle muchas vueltas al asunto, mejor vamos a lo que vinimos...

 

Misión:

  • La misión consiste en adentrarse en las Tierras del Olvido, dar algunos de nuestros recuerdos a los duendes que custodian la llave y enfrentarnos a nuestros temores, sin olvidarnos de aprender a manipular nuestros poderes de clan.

 

 

Avisos y Otros datos:

  • El Máster de esta aventura será nuestro tan querido y apreciado Líder, Aaron Black Yaxley. Así que espero que le tengan respeto y paciencia, porque ya está viejo XD Él es quien nos guiará si lo necesitamos, introducirá los PNJ (personajes no jugadores) y quien moverá algunos hilillos en esta nueva misión.
  • Para aprobar necesitan hacer un mínimo de 5 roles en la Aventura y usar el poder de clan al que se han apuntado.
  • El rol es cooperativo, así que se espera que intenten rolear entre todos, aunque tengan más afinidad con unos que con otros.
  • Todo Mortífago que lo desee puede rolear, incluso aspirantes, esté cursando conocimiento o no. La Aventura es abierta a todos. Pero sólo los inscritos obtendrán el Conocimiento al completar la Aventura.
  • El rol es libre. Esto quiere decir que pueden inventarse obstáculos y cómo los superan sin necesidad de esperar a que el Máster intervenga. Pero deben estar atentos a los roles de éste, ya que irá marcando pautas.
  • Cualquier duda pueden dirigirse a la Guía Mortífaga.
  • Recuerden que la Aventura dura 1 mes (y unos días).

Inscriptos

Discípulos de Nosferatu

@Feyre Rhiannon Macnair (conocimiento 2)

@ (conocimiento 1)

@ (conocimiento 1)

Caballeros de Walpurgis

@@Anne Gaunt M. (conocimiento 1)

@@Arya Macnair (conocimiento 2)

Senescales de Caronte

@ (conocimiento 1)

@ (conocimiento 2)

@ (conocimiento 1)

@@Hades Ragnarok (conocimiento 4)

 

https://i.imgur.com/g1G6WRb.gifhttps://i.imgur.com/kYY7Ngy.gif
vDEvRoW.png
https://i.imgur.com/nqOolSA.gif

GxQq8SZ.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

El egipcio se encontraba contemplando el horizonte en forma solitaria, la brisa golpeaba su cuerpo y la luz del faro se difumina poco a poco, el oleaje impactaba en ocasiones en las rocas, a unos metros de distancia se encontraban sus juguetes, varios payasos con vida por el uso de su conocimiento titiritero, esas creaciones del arte del alma eran de diferentes materiales y tamaños, estos eran coloridos y con trajes graciosos.

 

-Debo seguir con este engaño.-

 

Menciona, hace pausa y baja su mirada, sintiendo esa frialdad de su máscara de zorro la cual ocultaba su identidad. En referencia a su prenda, porta un atuendo blanco que solo cubre sus piernas, y rosa con sus pies descalzo, dejando ver su tatuaje en la espalda, el cual era un aspecto significativo a su procedencia familiar sagrada, por otro lado en su antebrazo derecho y oculto, estaba su marca tenebrosa, la misma no se podía ver; y en el izquierdo la embarcación de huesos comenzaba a sufrir leves modificaciones.

 

-Y terminar con lo que he iniciado, a pesar que eso signifique le pierda.-

 

Termino de pronunciar y una lagrima salió de sus orbes, pero el objeto que cubría los orbes no le permitieron que se notara ese desanimo, por lo que desvaneciéndose del muelle dentro de la fortaleza oscura va a donde su maestra del puerto le había indicado en conjunto con sus creaciones, al momento de llegar seguía con ese aislamiento interno, evocando emociones en conflicto, sin embargo opto por no hablar. Aunque, por accidente su entorno se volvió más lento, incluso pareciendo que se movía a cámara lenta, producto al manejo de sus nuevos conocimientos en manipular el tiempo. Este a diferencia de su anterior aventura, no poseía la suficiente destreza para manejarlo por completo, aunque sus títeres le hicieron compañía, usando de alguna forma el Círculo Astral .

 

Los payasos se movían a cámara lenta, y en cierto sentido daba cierto tono lugrube, pero el saber del egipcio fue de práctica y error, por lo que al cabo de un minutos, los que parecían una eternidad regreso a la normalidad. En eso uso el ataque psíquico para comunicarse con la líder de su clan, solo ella podía escucharle, y ni el uso de la oculmancia podía ocultar su voz dentro de la misma. Este lapso solo podía mantener por solo unos segundos, dado que el poder de esa bruja era impresionante, y de alguna forma lo podía bloquearle.

 

-Disculpa la demora, pero me encontraba revisando que todo esté tranquilo en el mulle, pues aún no se disponen protecciones para la fortaleza oscura y carezco del poder para lograrlo.-

 

Acoto y espero a los demás integrantes de la marca, pero ordeno a sus creaciones adentrarse en el bosque, estas le darían información sobre si la zona era segura, las cuales eran muy útiles a la hora de espiar. Y esperando un poco, se mantiene distante, a pesar que aún no había terminado decidirse que nombre usaría para que le llamaran, porque nadie conocía su identidad.

4puOFVr.gif   fnhsOe4.gif    Wm0MSn5.gifmKRm5Zf.jpg                     

 ♥♥♥♥♥ Azrest♥♥♥♥ 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

El vampiro revisaba cada uno de sus pasos en las imágenes que aparecían en su mente. ¿En que había fallado?, lo había hecho todo bien?, la verdad la respuesta estaba a la vista. Observo el tatuaje que llevaba, no el de la marca tenebrosa, sino el de su propio clan, aquel barco estaba casi completo, después de la misión en el Área 9 y bajo las enseñanzas de su maestra noto como el cambio era evidente.

 

-<<Solo un poco mas>> -pensó el cainita.

 

Se adentro mucho más en su mente. Volvió a sus inicios. El cainita recordaba los antiguos tiempos cuando todo era más fácil y luchaba contar sus demonios internos. La primera vez que se coloco la máscara blanca con dibujos negros que le caracterizaba, cuando aprendió las artes oscuras y comenzó a utilizar sus conocimientos. Que iba a pensar el hijo de la noche que de un momento a otro podría perder algo que tanto valoraba en su pasado. Sus recuerdos.

 

El Ragnarok espero pacientemente a la llegada de su maestra. Había estado practicando la última de las artes de su clan antes de que pudiera adentrarse en la habilidad y así ser un señor de las almas. El fuego de Tártaro no era muy diferente a su Fuego Maldito y a aquella poderosa Katana que solía incinerar todo lo que tocaba que había sido forjada especialmente para él. La única diferencia clara y clave, era que aquel fuego propio de los señores de las almas podía incinerar las almas y hasta los espíritus.

 

El Ragnarok jugueteaba con sus dedos frente a él invocando el fuego. Se concentraba lo mas que podía, respiraba. Siempre le había hecho bien concentrarse y acompasar la respiración (que no necesitaba al ser un vampiro) con aprender alguna habilidad. Uno que otro chispazo salía de sus manos. Recordó las instrucciones de su maestra. El fuego, debía ser color esmeralda, como se rumoraba que debía ser el fuego griego.

 

-vamos Ragnarok, tu puedes, esfuérzate un poco mas –se riño así mismo en un susurro- no me digas que eres incapaz de dominar el fuego, es tu elemento, es tu núcleo, es lo que te da vida, así que hazlo de una maldita vez –se dijo así mismo esforzándose mucho mas…

http://i.imgur.com/4cYjN10.gif


vkDq3f1.png


http://i.imgur.com/8ZZv0Eh.gifkNTUx8c.gif


Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

-Tu propia debilidad te detiene- Cassian negó con la cabeza y luego se marchó, dejándome tendida en el suelo donde había caído.

 

Una parte de mí quería llorar, aquella que se sentía herida físicamente. El hueso de la muñeca asomaba y había un horrendo charco de sangre debajo de mí. La carne estaba retorcida, ardía y dolía, pero era un dolor tan lejano que parecía irreal. Aún así, quería gritar y llorar pero en vez de eso me puse de pie y saqué mi varita con la diestra, algo que me costó muchísimo, para realizarme un hechizo de curación. La carne se volvió a unir, los tendones volvieron a su lugar y la herida dejó de sangrar, pero el hueso seguía fuera de lugar a menos que tomara una poción y yo seguía pálida por la pérdida de sangre.

 

-Pero estás mejorando- agregó el vampiro, su voz rebotando por el corredor por el que se había marchado caminando a paso lento.

 

Sentí que algo se encendía en mi interior, algo parecido al orgullo y sonreí.

 

***

Mantener las alas negras en el aire era todo un dolor de espaldas y, a decir verdad, llevaba toda mi concentración poder hacerlo. Cada día me levantaba con la espalda adolorida, amoratada y con una sensación de naúseas constantes que me impedían desayunar. Hades había visto todo ese proceso mientras practicaba mis poderes y yo sabía que no estaba de acuerdo en mi esfuerzo constante, pero no podía decepcionar al clan y mucho menos al bando. Temía que en algún momento el poder me consumiera por completo, aquellos nuevos poderes a los que me estaba habituando, y ya no fuera la misma de antes. Por eso, cada día me levantaba temprano, tomaba un baño con sales para reducir los dolores y luego preparaba un rico desayuno para Kore, sin que los elfos metieran sus manos. Era la mayor normalidad que podía darle a mi pequeña.

 

Por otro lado, meterme en una sombra y aparecer en otra me era tan natural como aparecerme... era como moverme con súper velocidad cuando era una vampiro. Crear formas con sombras también era relativamente algo que había podido dominar en mis largas horas de biblioteca, cuando nadie estaba presente y podía ponerme a dominarlas sin recibir regaños o gritos de susto. Pero lo más difícil de todo habían sido las alas... esas benditas alas. Por supuesto, no era obligatorio aprender a hacerlas... pero sí que era útil volar sin una escoba. Y el Avatar de Tinieblas tampoco era de lo más sencillo, porque significaba imbuirse en sombras el cuerpo, lo que requería de tanta concentración como hacer las alas.

 

Así que, aquel día nuboso, agité las alas negras que tanto me había costado construir y mantener sin tocar el suelo, y me elevé unos cuantos centímetros del suelo hasta que mi espalda dolió tanto que quería arrancármelas, pero de igual forma las usé para llegar al puerto, donde Cassian se había reunido con Lucan y Asra, supuestamente para comunicarnos nuestra siguiente misión.

https://i.imgur.com/g1G6WRb.gifhttps://i.imgur.com/kYY7Ngy.gif
vDEvRoW.png
https://i.imgur.com/nqOolSA.gif

GxQq8SZ.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Y Ryvak sintió de nuevo aquella sensación al iniciar la misión...que fue en parte, perdida de tiempo, un muy valioso tiempo...lo que su amada Cindy le refirio sobre la incurción al Ministerio y al Departamento de Misterios, solo dejaba dos grandes verdades: Habían trabajos que se llevaban fuera del control del ministerio, había infiltrados fieles a otros desconocidos y ahora parecían prestar aquello que han investigado o creado a sus más recientes enemigos: el Inquisidor, el Santo y los Iluminados...

 

Para Ryvak, lo que m´s le preocupa, es conservar la Magia, liquidar al Inquisidor le parece lo más prioritario, pero es algo que no puede hacer solo, si fuera posible, alguno de los más diestros magos, ya lo hubiera hecho ¿no? pero fijar como objetivo al Santo y sus iluminados, no era del todo negativo, así que el mago oscuro, se dirigio a la nueva reunión, donde los tres maestros de los mortifagos, tienen una nueva encomienda.

 

Ryvak viste uno de sus trajes negros goticos modernos, le agradan porque sirven bien para mezclarse con los jóvenes a los que ahora frecuenta debido al plan que Kirman ha ideado para fortalecer su figura social...algo loco, pero ya que Assa y Amra, piensan que es una buena táctica, pues se toma más en serio su atuendo. Se coloca la máscara de cobre y la inseparable cabellera azul.

 

Usa un portal mágico, para llegar al puerto muy cercano a la torre Oscura, Ya están presentes los tres maestros de los Clanes, a ellos solo les dedica una reverencia, no hay muchos camaradas, pero igual les saluda:

 

--Buenas noches.

 

@

@@Hades Ragnarok

@

bfzfwEg.gifhttp://i.imgur.com/JDENVAj.gif


Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

El hijo de la noche observaba cada día los esfuerzos de su querida Macnair mientras intentaba controlar aquel conocimiento de su clan. El vampiro deseaba ayudarla, sufría con ella aunque intentaba no demostrarlo, solo que, de una u otra forma la Macnair lo sabía. Al parecer, últimamente no había secretos entre ellos. Algunas veces el Ragnarok deseaba detenerla, usar los poderes de Caronte para obligarla a descansar, pero si él se hubiera entrometido Cissy jamás se lo hubiera perdonado, o al menos lo haría sufrir mucho antes de hacerlo. Conocía a la Macnair, él compartía ese sentimiento, no deseaban decepcionar a sus respectivos clanes.

*****************

 

-“Sigues siendo débil Ragnarok, a pesar de que eres mi alumno más adelantado y prometedor, aun así, pareces un pequeño neófito sin futuro a veces, a este punto, ya deberías haber dominado el Fuego de Tártaro, pero ni siquiera puedes hacer surgir unas míseras chispas en tus manos” –Los ojos de la Boswell lo miraban mientras estaba arrodillado en el suelo con la cara frente apoyada en la cubierta del barco en símbolo de respeto.

 

El Ragnarok levanto la mirada para estudiar el rostro de su maestra quien en aquel instante estaba sin expresión alguna. Dejo que la mirada de ella penetrara en su mente, rebuscara en cada rincón y porque no, sabía que ella podría estar viendo su alma, la cual había usado ya muchas veces para invocar los poderes de Caronte.

 

-“Esfuérzate mas, o me asegurare que aprendas por las malas” –comento la mujer con tono neutro- “Dudo que te gustaría que jugara un poco con tu prometida, de seguro podría hacerle hacer muchas cosas mientras la controlo, no creo que a Cassian le moleste mucho si juego un poco con ella”

 

Aquella amenaza había sido el colmo, sin embargo, el vampiro sabía que su mentora podría hacer mucho más que eso, si él en verdad, no se concentraba y esforzaba. ¿Aquel no era uno de sus mayores miedos?, ¿no había jurado proteger a Cissy y a la pequeña Kore?, pensaba fallar otra vez como cuando no había podido salvar a Ventus y a su pequeña hija? La pesadilla se repetía una y otra y otra vez en la mente del vampiro. Negó con la cabeza y se levanto como un resorte.

 

-<<Esfuérzate maldita sea Ragnarok>> –se riño así mismo.

 

-“No te he dado permiso de levantarte, vamos una vez más… desde el principio, como vuelvas a fallar" –la sonrisa cruel de su maestra se hizo evidente…

 

*****************

 

El vampiro uso el Fulgura Nox para llegar al puerto donde ya lo estaban esperando los 3 grandes maestres para darles las instrucciones necesarias. Guardo silencio después de una ligera reverencia. Busco con al vista a su querida Macnair. La observo, busco sus ojos para ver si se encontraba bien. Lentamente, como si fuera una ágil sombra se coloco a su lado. Si aquella hubiera sido otra situación le hubiera tomado la mano o como solía hacer pellizcado una nalga, sin embargo, el ambiente era un poco tenso, después de lo sucedido y descubierto en el área 9 las cosas se habían puesto mucho más tensas y peligrosas. Observo a Anthony quien ya había llegado.

 

El vampiro busco los ojos de su maestra pero esta no el devolvió la mirada. ¿Qué era lo que estaba sucediendo como para que todo estuviera tan silencioso y tenso?, cuales serian las malas noticias?, que peligros tendrían que afrontar ahora?

 

@ @@Anthony Ryvak Dracony

http://i.imgur.com/4cYjN10.gif


vkDq3f1.png


http://i.imgur.com/8ZZv0Eh.gifkNTUx8c.gif


Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Ryvak aguardaba....en apariencia demasiado apacible, solo su diestra movía sus dedos sobre su pierna, eran acordes que practicaba, ultimamente tocaba su guitarra eléctrica, así como pintaba muchos bocetos de diferentes objetos y partes del cuerpo humano. Como los tres maestros aguardaban a los demás disipulos de sus respectivos clanes, eran minutos los que iban a aguardar. Ryvak observo que el hijo de la noche llegaba hasta el puerto, el portal mágico es un buen modo de ir de un lugar a otro con gran distinción. Luego hubo un leve reconocimiento mutuo, cuando le siguió con la vista discretamente, este, se coloco al lado de su esposa...suspiro..."la suerte que tienen algunos" fue lo que pensó en su interior, tal vez asombrado de que esa clase de lazos se crearan a pesar de todo...

 

Ryvak está resuelto ha ser más participativo, se lo debe a si mismo, por lo que espera que pronto los tres maestros y guías, les notifiquen la nueva misión e iniciar con ella cuanto antes.

bfzfwEg.gifhttp://i.imgur.com/JDENVAj.gif


Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

El egipcio no había aguardado en esperar a los demás, por ello, simplemente se a dentro, quizás se había equivocado el rumbo, pues a diferencia de muchos este se encontraba en el bosque, rodeado de lo que parecía ser un misterio, los payasos que eran una extensión de su visión y odios se encontraban dispersos por toda la zona, el mago oscuro comenzó abarcar gran cantidad de terreno, el cual no mostraba algún indicio que fuera algo extraño, quizás la maestre del puerto le había indicado para despistar, ya que en cierta manera le tenía cierta desconfianza.

Y fue así que el corsario de los mares se encontraba en un sitio diferente, este se armo con el Kansho y siguió en su misión, pero por desgracia una criatura salvaje le fue atacar, por lo que usando el Círculo Astral hace que se vuelva lente, en ese radio suficiente para lanzarle su arma y así matarle. Además, clava la mirada a su alrededor y lo único que observa son árboles, el ruido de algunas criaturas y sobre todo algo le hacia sospechar que no se encontraba solo.

"¿Donde estarán los demás?

Pensó y siguió su recorrido, adentrándose más y más, sólo que ordenó a sus marionetas que le acompañará muy de cerca, así podían hacer un barrido del sector con más eficacia. Sin embargo, algo lo detuvo en seco, unas sombras le apresaron.

-Vaya sorpresa.-

Comentana alguien y se escucha su voz a la lejanía, era la voz de una mujer, un poco ronca y pausada, pareciendo ser la de una anciana, pero nadie se observa cerca. Y aún así, se volvió a escuchar como eco.

-Un extraño en mis territorios.-


Y de la nada se marcha, pero las sombrase comenzaban apresar como una serpiente, las cuales le enrrollaban, pero el hombre lobo se vuelve incorpóreo por medios de sus objetos Uzza y sale de ese cautiverio, creando a su alrededor que el tiempo se volviera lento, eso me daría chance de pensar que hacer, dado que esas sombras seguían allí, la voz iba y venía. Además, que alguien le observa a la distancia.

Hace unas semanas atrás.

La maestra del Puerto se encontraba en la playa al lado del egipcio, ambos contemplaba el horizonte, fijando su mirada en un a horca a la distancia, algunas voces de los marineros de las embarcaciones que llegaban. Allí, el mago oscuro toma la palabra.

-No se que me quiere decir, ya que soy fiel a los ideales de Marca Tenebrosa, quizás sea diferente a los demás, pero ¿Acaso piensa que les pudiera traicionar?-

La líder de su clan no habló, pero sólo se limitó a examinarlo incluso en aquello que intentaba ocultar, pero sin mucho resultado, ya que el licantropo uso una marioneta para aquel encuentro, pero eso le hacia más sospechoso, aunque por ahora ahora ganaba tiempo. Esta marioneta a diferencia de su creador no podía usar magia a plenitud. Al momento de irse la líder, un portal se abre y aparece el titiritero, el cual era acompañado por otras dos de sus copias, los cuatro portaban la mascara con forma del rostro de una mujer y una túnica negra que les cubría.

 

 

-Es hora de continuar...-

 

Y creando otro portal se marcha, dejando una marioneta en ese lugar, esta ocuparía las apariencias y no levantaría sospecha, aunque solo los de sus clan podrían describir que no era él.

Editado por Demian Luxure

4puOFVr.gif   fnhsOe4.gif    Wm0MSn5.gifmKRm5Zf.jpg                     

 ♥♥♥♥♥ Azrest♥♥♥♥ 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

— Siempre recuerda, nunca olvides—aquellas palabras brotaron de la boca de Azai, mezclándose con el aroma del puro que este fumaba. Causando un inexistente malestar en Malfoy, poco le importaban los vicios del hombre, sólo necesitaba que le ayudará a contener ese temor de antaño que amenazaba con salir a flote en cualquier momento. El asesinato de Hans dentro de la mansión que los vio crecer a ambos, exterminar la vida de su hermano no era el mayor de los daños que causó en su familia sanguínea y adoptiva.


— Tengo que ir a las tierras del olvido, no estoy para frases como esa. Sabes lo que le hice a mi hermano, justo por eso tengo esa marca en mi cuello y escoce con más fuerza al pasar de los años—indicó señalando la marca de Caín. Secreto oscuro descansaba sobre peculiar tatuaje, aunque ella no lo denominaría de ese modo. Sino más bien le daría el mote de lastre o peso muerto, aunque sin duda pudo sacarle una ventaja a todo aquello.


Aquel que osará arrancarle la vida, le dotaba del poder de revivir siete veces y cobrar venganza en todas y cada una de ellas. Siempre ideaba la forma más tétrica y sanguinaria, para llevar acabo su revancha, saciando su sed de sangre por completo. Empero, verse delante de un duende y contarle ese secreto que guardaba tan celosamente, no era una situación sencilla de sopesar y buscarle un punto medio a la hora de tener que contarlo con pelos y señales.


— Cuéntale solo una parte del relato, no creo que sea necesario escarbar hasta desenterrar a tu querido hermano o ¿si?—burlándose de forma descarada, le tomaba del la cintura. Intentaba infructuosamente calmar sus ansias por salir corriendo, pero era una mujer más fría que un iceberg y no le sería complicado mantener la calma y no perder los papeles a la hora de soltar parte de su verdad. La verdad era en parte relativa, no todo lo que salia de la boca de las personas debía tomarse como algo tácito o definitivo.


— Espero que tengas razón o volveré para arrancarte la lengua y de paso beberme toda tu sangre. Sabes que me encanta sorber un poco de la vida de mis amistades, pero en tu caso creo que eres más que eso—deslizando la yema de sus dedos por la barbilla del hombre, dejaba un rastro gélido que le arrancó una sonrisa de los labios. Era grato tenerle cerca, ahora que Aryma se había tomado una licencia por tiempo indefinido, dejandole con un palmo de narices.


— Confía en el viejo, Azai. No pongas en tela de juicio mis premoniciones, no creo que sea sensato en estos momentos—saboreando el delicioso aroma que brotaba del cuerpo de la fémina. Dulce néctar que albergaban sus labios y deseaba saciar su sed con el, pero era demasiado pretencioso al aspirar a una estupidez como esa. Malfoy estaba fuera de su alcance, insensato como siempre se hacia ilusiones que le estallarían en la cara como una granada recién cargada.


— No eres tan viejo, deja de intentar hacerte la victima, porque de mi no vas a obtener nada más que gratitud—dándole un empujón lo sacaba de su espacio personal, detestaba que desearán salirse con la suya a sus costillas. Alistarse para el viaje era lo que le ocupaba de momento, empacar lo necesario y no llevar pesos muertos innecesarios que le costarán espacio que podría ocupar para colar entre sus pertenencias algún arma que le fuera de suma utilidad.

Soy de la sangre del dragón ♦ Sinister Blade ♦ No te mostraré misericordia
monsjuv2021
¿Qué serías capaz de ofrecerme que valga el precio de mis recuerdos?
Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

En esa senda de misterios, la prisión y el asecho del mago oscuro se encontraba adentrándose , a pesar que el tiempo parecía una eternidad por el uso de su manejo del mismo, las sombras comenzaban apoderarse de su ser, incluso más allá de lo que pudiera ser controlado, aquel dueño exigía un precio ¿cuál seria la cuota? En ese instante la mente del mago fue recorrida por alguien, lentamente examinada y comenzaba a tomar sus recuerdos.


El Recuero robado – El precio que debió pagar el Titiritero


-Darius.- Expresaba con ternura enamorado. –Darius.-


Aquella intentaba despertar al bello durmiente, pero quien la pronunciaba era su prometido. Este mago era de una piel oscura y orbes penetrantes, algo musculoso, aunque sin cabellera en rostro, con una leve barba tipo candado, sus cejas eran finas, pestañas delicadas y labios gruesos y carnosos.


-Vamos dormilón.- Le dice y toca con su mano derecha el rostro del Licaón, aquel tierno e inocente, ajeno a tanta oscuridad. –es hora despertar.-


Hace una leve pausa, pero el durmiente se comienza a mover entre las sabanas, causando a su prometido una leve risa, se sonrojaba y le mira con cierta admiración, a pesar que le llevaba algunos años, el joven incansable era divertido en ciertos ámbitos, era un novato y eso le encantaba, pues entre los dos llegaban a explorar muchos rincones de ciertos placeres, pero eso era algo que solo ellos dos compartían. Esto era porque ya se habían desposado desde pequeño, pero el acto debería ser oficial, para anunciar que llevaban una vida conyugal, empero, esto no era un secreto para nadie.


-Luz…- comenzó a decir el Archimago de la Muerte medio dormido. –Luzbel. – ese era el apodo que había escogido, pues lo consideraba con el mas hermoso ángel que pudo haber conocido. –déjame dormir un poco más.- y le toma la mano. –Incluso, ven acércate y duerme a mi lado.- Aunque el regente se encontraba tentado, se niega hasta cierto nivel, dado que se acurruca junto a él. –Sabes.- Le expresa Luzbel. –que puedo hacerte levantar.-


Mencionándole al oído. En eso comienza hacerle cosquillas y darle algunos besos en el cuello, ante esa motivación Darius lo toma entre sus brazos y lo junta a su pecho, pero nada ocurre, simplemente los dos se miran, algo que parecía durar una eternidad. El Archimago de la Muerte se acerca más y más a su rostro y le da un beso, sus labios se funden y por una milésima pareciera que nunca se despegarían, el regente estando arriba del mismo.


-Vamos.-


Le dice Darius con cierta malicia, apretándole un poco más, pero el regente se niega y le habla con autoridad.


-No podemos, quizás un poco más tarde.-


Y dando un suspiro, le suelta, el regente se levanta y aún con su ropa, quizás un poco arrugada se sienta en la cama, allí observa con cierta complicidad a su ser amado.


-¿Me perdonas?- Pregunta Darius.


-No seas tonto.- Le responde Luzbel.


-Sabes que te amo.- Menciana nuevamente Darius.


-Yo también te amo.- Le responde el Luzbel.


-Y dime ¿Por qué no me pones un apodo? A todos tus amigos le pones uno.- Le replica Darius.


-Tu nombre me gusta mucho.- Comienza a responder Luzbel. –Además, eres muy tonto para ponerte un nombre.-


En eso sonroja Darius y responde algo apenado. –Sabes que deseo que me pongas un nombre, no es justo.-


Y Luzbel cierra los orbes y sonríe, cuando comenta. -¿Así que quieres que te ponga un apodo?- Abre sus parpados y se le acerca, gateando en la cama, y se acuesta, reposando la cabeza en el pecho de su ser amado. –Y…- hace pausa. -¿Te pongo tontin?-


Ante ese comentario Darius se molesta y suspira. Ante ello, Luzbel vuelve a tomar la palabra.


-Así que ese no te gusta.- Piensa un poco y su mano derecha comienza jugar con aquel cabello tan suave. –Entonces…- le expresa con mucha ternura. –te llamare…-


Se levanta un poco y se pone encima de su prometido, acercando su rostro y dándole un beso nuevamente. Esta reacción no se la espero Darius y corresponde el beso, cierra sus orbes y al abrirlo, su prometido se encontraba de pie al lado de la cama, con una sonrisa.


-Mejor te lo digo si desayunamos. – Le dice Luzbel. –Vamos.- Toma la sabana que le abriga a Darius. –Sal ya de la cama…- hace pausa. –mi tierno jaguar.-


En ello se queda mirándole, pues le había revelado el sobrenombre, debía admitir que no era muy tierno, pero tampoco es que era el mago fuera el más romántico de la historia, entonces Darius se levanta rápidamente, le abraza y le da un beso nuevamente. Y así, Luzble le murmura al oído.


-Ve a bañarte.-


En eso Darius le toma la mano y le encamina junto a el.


-Pero esta vez, vos me acompañas.-


Y los dos se van a refrescar.

Editado por Demian Luxure

4puOFVr.gif   fnhsOe4.gif    Wm0MSn5.gifmKRm5Zf.jpg                     

 ♥♥♥♥♥ Azrest♥♥♥♥ 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Guest
Esta discusión está cerrada a nuevas respuestas.

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.