Jump to content

Publicaciones recomendadas

gkxKEPB.png



El día amaneció nublado pero nadie pareció percatarse de la humedad que emanaba del bosque. Era un día muy importante en la vida de los habitantes del lugar, que habían sido invitados a la boda de Tamarindo y de Muro. Había sido una decisión de un día para otro y los preparativos habían sido una locura pero, al final, el día llegó y todo estaba a punto.


Desde la vía que salía del pueblo era visible el caminito formado por la luz de las hadas, que indicaban la ruta a seguir por los invitados hacia el Claro, donde se había montado un tenderete muy amplio con sillas rocosas y tocones de madera, todos muy cómodos, para los que quisieran asistir a felicitar a los novios. El arco de flores lo conformaban las rosas del mismo Roble florido que crecían junto al lago. Los dos novios habían elegido un lugar muy espiritual para unir sus vidas, un día muy especial como San Valentín, rodeados de todos sus amigos.


Sin embargo, no todo era felicidad en el lugar. Había una criatura que solía invernar la temporada del frío y no despertaba hasta mediados de marzo o, con suerte para todos, principios de abril. Este año se adelantó. Nadie podría decir qué fue lo que sucedió, pero ese día despertó, con mal humor y con hambre. Deambulaba entre los árboles y las criaturas del bosque fueron lo suficiente inteligentes como para esconderse.


Pero los que no se esconderían, ajenos a su presencia, eran todos los que participarían, de alguna manera, en la Ceremonia Nupcial. Estaban en apuros. ¿Lograrían sobrevivir? Y, sobre todo, ¿se casarían los novios?





  • Me gusta 2

WGnAuqD.png

Icr0JPz.gifKRLtVZp.giftOWLU4S.gif

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
  • Respuestas 18
  • Created
  • Last Reply

Top Posters In This Topic

Top Posters In This Topic

Popular Posts

La pequeña y valiente bruja de la casa del león de la que se sentía que siempre podía representarlo con la misma bravura estaba muy emocionada por la boda, le gustaban mucho y le parecía increíble que

El día amaneció nublado pero nadie pareció percatarse de la humedad que emanaba del bosque. Era un día muy importante en la vida de los habitantes del lugar, que habían sido invitados a la boda de Tam

Había llegado el gran día, casi sin darme cuenta de que llegaba porque no me había enterado apenas, osea, si, me había enterado, Muro me lo pidio muy bonito con un paseo romantico por el bosque a la l

Había llegado el gran día, casi sin darme cuenta de que llegaba porque no me había enterado apenas, osea, si, me había enterado, Muro me lo pidio muy bonito con un paseo romantico por el bosque a la luz de las hadas y con una capa de nieve que estaba sin huellas de animales, precioso todo, el anillo una maravilla, todo perfecto, pero la cosa es que había sido todo tan rapido que nada mas prometernos, la sacerdotisa del bosque ya nos había planeado la boda en el mismo lugar donde me habían pedido la mano... Está claro que habia dicho que si, porque sino no estaríamos aquí, aunque dudo que a lo mejor si dijese que no la sacerdotisa nos había montado la boda igualmente jaja...

 

Estaba vestida, no con un pijama como siempre, sino con una falda de satén blanco marfil con un cancan para dar volumen y una camisa con una corbata a juego con la de Muro, que iba con un traje elegante de mago y una corbata de color azul electrico... su color favorito. Estabamos esperando a que todos llegaran y a que quien oficiara estuviera listo para salir de nuestras tiendas de campaña y desfilar por el pasillo par el altar.

  • Me gusta 1

7WhajUW.gif


DhsEBxj.jpg


http://i.imgur.com/JHCCTR8.gif ~ pn6PFXm.gif ~ UL6o7DK.gif


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
  • 3 semanas más tarde...

Ya iba siendo hora

Como siempre sucedía cuando le caía trabajo, había tenido que alejarse del país por un largo período de tiempo mas esta vez, llevándose a los niños y a su familia con ella (lección aprendida gracias a la burocracia del gobierno que no ve con buenos ojos que las madres se fuesen de parranda, ehm, viaje); la verdad no tenía mucha queja, el resto de países a los que se había movido para hacer sus investigaciones eran bastante amistosos y tranquilos y ya casi había olvidado lo que era tener la cabeza llena de intentos de solución a cada problema diario.

 

Pero así como lo negativo, también estaban las cosas positivas por lo que unos días antes una lechuza venida desde el Reino Unido se las había arreglado para encontrar su hogar temporal, siendo recibida por un homúnculo de ceño fruncido que no estaba muy feliz al ver al ave; quizá justamente por el hecho de que hasta el momento habían estado bastante tranquilos, no lo sabía, pero al menos no le parecía que fueran de las lechuzas familiares.

 

Por supuesto, estaba equivocado.

 

Y por ello era que en aquellos momentos y con un traje lavanda claro que distaba mucho de los colores oscuros y rojos que solía utilizar, una vampiro de largo cabello pelirrojo se encaminaba rumbo a la dirección que había sido apuntada en la invitación, sorprendiéndose de la nota escrita a mano por la propia bruja del festejo, instándola a que asistiera con tal entusiasmo que la Snape había podido poco menos que sonreír y asentir al aire.

 

No podía rechazar una invitación de ese tipo!!

 

Cuando se trataba de su familia no había fosa, muralla o excusa alguna para no asistir!!

 

Aunque por supuesto el cambio de ambiente le había hecho dejar ver un escalofrío conforme se acercaba al sitio; se frotó los brazos, aquella situación y sensación se le figuraba demasiado familiar... casi... como la que había sentido aquella mañana en el negocio de abogados cuando hubiese quedado encerrada con las chicas debido a los seres gélidos que las habían acorralado.

 

Negó con la cabeza, esas cosas ya se habían ido así que... no había nada de qué preocuparse. Cierto?? cierto??... casi se temía responderse a sí misma y giró en su sitio conforme caminaba, observando los alrededores y con una sensación extraña ante el silencio que no indicaba más vida aparte de la propia... y quizá algunas otras?... dos, tres?... no lo sabía con seguridad pero de todas maneras...

 

-Hola? -intentó llamar en medio de aquellos blancos y azules del ambiente, con los ojos rojos tratando de ver por entre los troncos de los árboles; no quería sacar tan pronto la varita, se había dicho que solo asistiría para pasarla bien (aún y recordando la boda de Heliké con sus ataques, ella estaba segura de que en el Bosuqe sería diferente). Pero de todas maneras esa sensación no la dejaba

  • Me gusta 1

B9rYupA.png



http://i.imgur.com/7WhajUW.gif


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

por el agujero de la tienda del bosque vi que llegaba al fin una invitada, que no habia apenas nadie en mucho rato y yo pensando que era persona de muchos amigos, pero nada, que a mi boda aunque mande mcuhas invitaciones, no venía nadie. era una apestada... ni siquiera la sacerdotisa estaba para oficiar la boda, es que vaya apestada era, en serio, apestada del todo, asi no iba a casarme nunca con el amor de mi vida...

 

Pero había visto a hayame llegar y no pude contenerme y salir un poco, chistarle y llamarla para que viniera a verme, porque obviamente no debería salir antes que el novio, aunque total no habia nadie, asi que nadie iba a verme realmente vestida de novia antes de tiempo... si es que... en fin

 

--Hayame, tssss, aqui. Detras, ven.

 

Le dije, a ver si venía

 

Pero al volverse ella por mi llamada, tambien hubo un ruido horrible gutural que resonó por todo el bosque que me hizo temer por mi dia mas feliz... seguro que algo pasaba y la liábamos como no estaba escrito. SI es que en el bosque no se puede hacer nada bien.

  • Me gusta 1

7WhajUW.gif


DhsEBxj.jpg


http://i.imgur.com/JHCCTR8.gif ~ pn6PFXm.gif ~ UL6o7DK.gif


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Apenas había alcanzado a voltear al escuchar una pequeña voz que la llamaba desde una tienda cercana cuando un sonido aún más fuerte la hizo abrir mucho los ojos con expresión de sorpresa y alarma

Las memorias de inmediato se dispararon en su cabeza, como si nuevamente se encontrara de pie en aquellos pasillos de roca sin apenas haber desayunado y sintiendo el peligro que le danzaba alrededor; sacudió la cabeza para despejar su mente, no podía dejarse perder en esos momentos cuando lo que más necesitaba era moverse y llegar hasta donde había escuchado la voz de Tamarindo

"Muévanse malditos pies del demonio!!"

Se chilló a sí misma con rabia y los ojos rojos destellando debido a esto hasta que finalmente el resto de su cuerpo pareció responder y terminó por moverse tan rápida y ligeramente como le era posible hasta la tienda desde donde había sido llamada; ni siquiera lo había pensado, había ingresado y había abrazado a la novia, el centro de la fiesta con cariño, alivio y felicidad mezclados hasta que finalmente la soltó con expresión de alarma.

Y es que se le había salido hacer aquello sin pensar

-Lo siento, impulso -se excusó rápidamente rascándose la nuca con una mano para luego, sacar la varita y apuntar hacia el exterior donde aún se notaban los pequeños pozos que indicaban sus pisadas; un movimiento y la nieve había vuelto a alzarse, blanca, azul y esponjosa como si apenas hubiese caído

Suspiró un poco y sus ojos se movieron levemente por los alrededores de la tienda como si tratase de ver el exterior para luego, suspirar y finalmente, sonreír y ver a la mujer que estaba ahí dentro

-Parece que no podemos hacer nada sin que se vuelva todo emocionante, eh? -dijo y empezó a reír muy bajito para luego, observarla con renovado cariño -casarte!!... y yo que esperaba hacerlo primero pero me has ganado... por Voldemort, luces increíble -dijo en un nuevo tono bajo de voz sin dejar de sonreír para luego, ver discretamente los alrededores -y Muro?

  • Me gusta 1

B9rYupA.png



http://i.imgur.com/7WhajUW.gif


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

--Está en la otra tienda, no podemos vernos hasta que empiece la boda, pero me preocupa el ruido de fuera. Suena a que habrá problemas, ademas de que no hay nadie ara casarme. ¿Quieres ser mi madrina y testigo y dama de honor? Es que no tengo a nadie T_T

 

Dije desesperada de que no hubiera nadie y que los rugidos se hacían mas fuertes

 

--Tienes que hacerme un favor, mira a ver que tal está muro... porque no sé si está bien o si está escuchando este invonveniente ruido de bestia que seguro que nos da la tarde. Ya verás... este bosque no tiene nada normal.

 

Estaba un poco quemada de tanta aventura y mas en mi dia especial. si es que yo solo queria disfrutar de un dia especial con Muro, casarnos y pasar la vida juntos y unidos por la magia y todo lo que sea. Y sobre todo hacerme con la mansión adler cuando la suegris estire la pata, que está mas desaparecida que un bocata entre muertos de hambre.

 

--Anda, ve al otro lado y preguntale si está bien... o qué quiere hacer.

  • Me gusta 1

7WhajUW.gif


DhsEBxj.jpg


http://i.imgur.com/JHCCTR8.gif ~ pn6PFXm.gif ~ UL6o7DK.gif


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Tienda de Tamarindo

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::


La verdad era que la bruja todavía seguía demasiado emocionada por ver a la otra mujer y se sentía muy impactada de que ocurriesen aquellas cosas mientras estaba de ausencia; no se iba a quejar, la noticia de la boda de Tamarindo era una de las mejores noticias que había recibido en demasiado tiempo y estaba realmente agradecida de poder ser parte de aquel momento y que la Hufflepuff la hubiese tomado en cuenta.

Verguenza para los de su casa en Hogwarts pero afortunadamente tratándose de ella mandaba todas esas opiniones por el hueco del inodoro.

Sin embargo, en aquellos momentos un nuevo sonido la hizo cerrar los ojos con fuerza y encogerse un poco ante aquella misma vocalización que realmente comenzaba a crisparle los nervios; la varita en su mano pareció calentarse y chispear, parecía tan alterada y nerviosa como su dueña y finalmente la vampiro volteó por sobre su hombro hacia el exterior

-Seguro, no hay problema -dijo emitiendo un suspiro antes de que sus ojos se volviesen un par de medias lunas- de quién fué la idea de que se casaran en este sitio???... es el lugar más activo en cuanto a apariciones de criaturas magicas e ilógicas para caerle encima a todo el mundo!! -exclamó aunque la verdad era, que muchos de los magos y brujas que iban a aquel sitio lo hacían por gusto y porque justamente... el sitio tenía su atractivo

Dejando de lado el peligro, realmente la había cautivado el escenario tan invernal, tranquilo y hermoso que rodeaba todo aquel paraje

Maldito bicho

-Si me dices que fué idea de mi hermana, se las va a ver!!! -resopló -no te preocupes, iré a ver a Muro... está en la otra tienda, cierto? -inquirió viéndola de reojo -solo hazme un favor y si escuchas a Ash o a Lisette, llámalas para que se refugien acá... Lisette seguro se asustará pero mi hermana menor es tan... ingenua que seguramente querrá enfrentarse al bichejo ella sola... estos Gryffindors... -gruñó por lo bajo y finalmente, movió la tela que se encontraba como salida de aquella tienda y se introdujo en el paraje que brillaba con su propia luz de nieve

Observó los alrededores y entornó suavemente los ojos con la varita preparada para cualquier cosa... solamente faltaría que cuando se presentase en los cuarteles de la Marca para avisar de su vuelta (aunque fuera por la boda), lo hiciese semi-masticada por algun otro ser que se la hubiera jugado

Y definitivamente y en las bodas, no estaba de humor para tratar con monstruos que interrumpiesen eventos tan importantes y menos de su familia

B9rYupA.png



http://i.imgur.com/7WhajUW.gif


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

MURO

 

Muro estaba preparandose el traje, poniendose a punto para salir al altar y esperar a Tama, su amada Tama que hoy se casaría con el como había deseado desde hacía tiempo. No había nada que esterase con mas ganas deade hacía mucho que ese día. Hasta desde antes de estar juntos, él soñaba con casarse con ella en secreto. no se lo había dicho a nadie, ni a ella. No queria parecer un acosador. Lo que el no sabía era que Tama tambien deseaba casarse con él desde hacía mucho, algun tiempo antes de empezar esta aventura. Lo unico que no sabían era por qué no habían empezado antes. Bueno, que Tama estuviera en otra relación "mala" antes de Muro no ayudaba a que ellos dos estuvieran juntos para siempre.

 

Oyó un rugido y lo primero que pensó es que Tama estaba en peligro. Asomó la cabeza por la tienda y no vio nada, solo a una amiga de Tama, Hayame cree recordar, que estaba con ella. AL menos estaba con alguien que pudiera protegerla. Eso lo alivió un poco, hasta que Hayame entró por su tienda a ver qué tal estaba.

 

--Tama está bien?

 

Dijo Muro antes de que ella dijese nada.

  • Me gusta 1

7WhajUW.gif


DhsEBxj.jpg


http://i.imgur.com/JHCCTR8.gif ~ pn6PFXm.gif ~ UL6o7DK.gif


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

En la tienda de Muro

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


La bruja había cruzado aquel claro sin mayores contratiempos pero no por eso dejaba de apretar la varita mientras que sus ojos rojos intentaban captarlo todo; Tamarindo tenía razón, a veces las cosas hasta parecían proponerse para que los asuntos que eran importantes para la familia no pudieran llevarse tranquilos pero... vamos, que eran ellos, tranquilidad, calma y paz no eran precisamente los sinónimos.

 

Finalmente había ingresado en la tienda del novio e inmediatamente a su nariz le vinieron los aromas del chico que se preparaba para su gran día, era todavía increíble como parecía hacerse cada vez más sensible a los perfumes; había arrugado un poco la nariz proponiéndose a no respirar por el momento so riesgo de comenzar a estornudar con fuerza y asustar a cualquiera que llegase (en tiempos como aquellos no era recomendable definitivamente el hacer ese sonido xD) y apenas había separado los labios cuando el novio en cuestión ya había hablado.

 

Los alrededores volvieron a sonar y le pareció percibir unos leves tintineos, como si algún paso pesado hubiese hecho temblar los pequeños carámbanos helados en el exterior y sobre las ramas de los árboles, poniendo atención momentánea a ello.

 

Nada por el momento, el monstruo escondido y acechando no parecía todavía a punto de saltarles encima.

 

Por ahora.

 

-Ah... -se quedó congelada por unos momentos, intentando razonar en las palabras que habían provenido del chico hasta que agitó la cabeza unas cuántas veces y finalmente, suspiró en automático olvidándose de los perfumes -si, está bien... algo tensa y nerviosa por el día y porque parece que algunos invitados han preferido guarecerse del frío por el momento... o quizá todavía se están arreglando, ya sabes que las chicas nos tardamos una eternidad en ello

 

Sonrió intentando animarle, imaginándose que debía de estar muerto de nervios también

 

-Pero si me lo permiten y si quieren más alboroto podría enviarle una lechuza a mis familiares vampiros de Rumania y se aparecerían en un pis pas -ofreció alzando un dedo y riendo levemente -tú qué tal estás?... listo para el gran momento?

  • Me gusta 1

B9rYupA.png



http://i.imgur.com/7WhajUW.gif


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

MURO

 

Muro se rió. SObre todo por eso de que Tama tardase en acicalarse cuando ella en dos segundos está siempre muy guapa ponga lo que se ponga, o eso pensaba él desde siempre, desde el primer día que la había conocido, y ahora que vivian juntos en la Adler sabía que con 5 minutos le llegaba para estar radiante cuando se preparaba. No como él, que si se ponía elegante tardaba mucho más.

 

Le calmó saber que estaba bien, solo nerviosa. AUnque el estaba el doble de nervioso... no sabía que hacer con las manos, como ponerse, qué retocarse, estaba ansioso de salir...

 

Echó un vistazo fuera y vio que no había casi nadie en las sillas del blanco paraje invernal para la boda. Ni siquiera la sacerdotisa Sagitas estaba ahi para casarles. Ahora entendía la preocupación de Tama.

 

--No te preocupes por tu familia. No la llames, preferimos, y creo que hablo por los dos, pocos y buenos amigos leales y que se alegran por nosotros, que gente cínica que no quiere venir ni a vernos en el día mas feliz de nuestra vida.

 

Había sonado duro, pero es que tambien el estaba enfadado de que no apareciese nadie.

 

Y en esto que el rugido sonó justo al lado... un crujido de pisadas en la nieve sonó muy cerca de ellos. Los dos miraron a través de la carpa de la tienda y vieron a un gran bicho peludo blanco por el pasillo de las sillas de la boda.

 

--¿Qué hacemos? Yo no tengo mi varita hoy a mano.

 

Dijo Muro poniendose a buscarla entre todas sus cosas que estaban sobre la butaca que le acompañaba en la tienda. Se ponía mas desesperado a cada momento

 

--Da igual, vamos a junto Tama, no quiero dejarla sola ahora mismo. La boda ya da igual. Seguro está asustada. No es buena bruja en estos casos.

  • Me gusta 1

7WhajUW.gif


DhsEBxj.jpg


http://i.imgur.com/JHCCTR8.gif ~ pn6PFXm.gif ~ UL6o7DK.gif


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.