Jump to content

Publicaciones recomendadas

Lo primero que la francesa sintió al cruzar el portal fue la diferencia atmosférica de la calidez de la estancia en la que se encontraba previamente, versus el helado paraje desolado que visitaban en este momento. La oscuridad de la noche hacía difícil distinguir en dónde se encontraban, pero el sonido de agua golpeando rocas muy cerca de allí le indicó que había una fuente de agua cerca. Le tomó unos segundos que sus ojos se ajustaran a la oscuridad de la noche, pero poco a poco empezó a distinguir lo que parecía un espeso bosque no muy lejos de allí. 

Agitó la varita que asía firmemente con la diestra e invocó una esfera de luz que fue llenando poco a poco el espacio con su luminosidad. Los demás terminaron de cruzar el portal y el mismo se cerró emitiendo un sonido de succión. Habiendo llegado al destino, era hora de empezar la búsqueda. 

Con la nueva iluminación, los ojos claros de la híbrida empezaron a buscar el templo que Benjamin había mencionado poco antes de partir, sin encontrarlo. Entendió entonces que no habían aparecido en el lugar en cuestión y supuso que el destino estaba a una distancia alcanzable al caminar, lo cual no le molestaba. Decidió que ese era un excelente momento para realizar una nueva pregunta, después de todo todavía habían un par de piezas que no le terminaban de calzar. 

Sobre el Ragnarok... —Se cortó en seco, escuchando un murmullo en los árboles. Barrió el espacio con la mirada sin poder distinguir nada más que oscuridad y sombras, quizás se trataba de algún animal nocturno. — ¿Te referías literalmente a desatar el apocalipsis? ¿Devastación? —Inquirió con curiosidad.  

Habían caminado por unos minutos y la muchacha ya empezaba a inquietarse al no ver ni ruinas, ni templo. Súbitamente, la esfera de luz se desvaneció y los dejó nuevamente sumidos en la oscuridad. La tenue luz de la luna era la única fuente de luz, una luz muy tenue que se filtraba entre las copas de los árboles. 

—Pero qué... —Musitó frustrada, sintiendo de nuevo aquella sensación extraña, como si no estuviesen solos. Un silencio completo inundó el espacio, un sonido demasiado anormal que resultaba incómodo, antinatural. Repentinamente una sombra masiva apareció, bloqueándoles el paso. 

—Cuidado! —Quiso alertar, pero no fue ni siquiera capaz de escuchar su propia voz. La ausencia de sonido dominaba ahora el entorno y la oscuridad parecía hacerse más profunda. Esa podía ser la señal que esperaba, la que indicaba que estaban cerca de su destino. Intentó mover la  varita e invocar algo, pero nada salía de ella. Era como si la magia convencional no tuviera lugar en ese momento, como si se requiriera algo adicional. 

No supo cómo lo hizo, pero aquel deseo frustrante de ser capaz de defenderse fue creciendo en su pecho en una sensación extraña, como de comezón. Incrédulamente vio como su sombra se despegaba de su silueta en el piso y arremetía en contra de la oscuridad. ¿Qué estaba pasando? ¿Alguien más había visto eso?

@Benjamin Karkarov

Editado por Helene Eloise Bellerose

bkcs7UT.gifF8NeP.giftA4DkbA.gif

sIAplPt.jpg

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
  • Respuestas 12
  • Creado
  • Última Respuesta

Top participantes en este tema

Top participantes en este tema

Respuestas Populares

Aunque los tres clanes de la Orden del Fénix representan a un ente diferente del origen de la magia, un poder primigenio diferente, están estrechamente relacionados entre los tres. La existencia de un

Como si el mundo mágico en general no estuviese atravesando suficientes adversidades, la Orden del Fénix seguía en peligro. Hacía ya meses que habían sido advertidos de esta situación, desde que Freyj

Mientras permanece sentada, con los ojos cerrados, en el suelo de la sala de techo abovedado, Melrose medita acerca del peligro inminente que se supone que acecha.   Ella no se había mantenido al ta

No es que Benjamin fuese bueno adivinando. Al contrario, es un arte que apenas conoce. Sin embargo la magia cercana era bastante poderosa, era una magia elemental que conocía (en cierta medida) pero que también escapaba de su entendimiento. Para centrarse tuvo que utilizar su propio vínculo con lo antiguo para invocar un poder de los paladines. El Divine Intelect le permitió entender mejor lo que sucedía. Estaban dentro del templo aunque no recuerda que avanzaran tanto, no recuerda haber ingresado.

Dentro están Tanngnjóstr y Tanngrisnir aprisionados por la magia de dos cuervos de apariencia aterradora en cuyos ojos se cierne un tipo de oscuridad desconocida. No es maldad, son sombras. Son los ojos de dos seres místicos que han visto la destrucción del mundo en los últimos cientos de años. Son ojos de decepción, de miedo, de abandono.

Su siguiente movimiento es invocar el Mjölnir, más no lo utiliza como se supone debe ser utilizar. Hacerlo así podría causar mucha destrucción y no es su intención atentar contra 4 criaturas sagradas. Con todas sus fuerzas lanza el martillo al cielo y este se queda levitando y desprende de él varios hilos de electricidad que en lugar de explotar o hacer daño golpean el suelo formando una cárcel al rededor de Hugin y Munin

NHCeJlw.png

lzcZQVo.png

f5DcgjA.gifXuR0HEb.gifGPQsszk.gif

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Bellerose parpadeó incrédula ante lo que estaba pasando, sintiendo una oleada de poder recorrerle el cuerpo como nunca antes la había experimentado. Se sentía un poco mareada, utilizar aquella magia oscura le estaba pasando factura. El minuto que su sombra atravesó aquella oscuridad, las sombras se fueron difuminando de a poco y bastante confundida pudo ver que ya se encontraban en el templo, el suelo tierroso a sus pies se había convertido en roca y el  espeso bosque ya no los rodeaba. Se tomó unos segundos para procesr todo lo que estaba pasando, pero el graznido de  un cuervo llamó su atención. Depositó los ojos en aquellos animales, sintiendo de inmediato que no eran cuervos normales. Definitivamente eran los guardianes del templo.

Entornó los ojos con cautela, encontrando que los cuervos custodiaban celosamente dos criaturas pequeñas, parecían... ¿cabras? Un estruendo ensordecedor le indicó que Benjamin había invocado un martillo, que al contrario de usar como arma utilizó para aprisionar a las aves. Eso debía ser, eran las cabras aquello que tanto estaban buscando.

Sabiendo que no le quedaba mucho tiempo, Hélène se puso en marcha, acercándose con cuidado a las cabras para no espantarlas, sorprendiéndose por lo rápidas y ágiles que éstas eran. En un abrir y cerrar de ojos, las cabras emprendieron una huida veloz, escalando con facilidad paredes y columnas. La francesa agitó la varita inútilmente, parecía que el templo y los propios animales tenían una especie de magia defensiva que hacía que la varita no fuera de gran utilidad y había que reconocer que la bruja no era la mejor de las atletas. Con frustración, empezó una persecución que le tenía claramente en desventaja, ya que no estaba ni cerca de atrapar a los animales. Fastidiada, dejó que esa frustración alimentara aquel poder que apenas estaba conociendo, sintiendo como éste nutría su esencia, su cuerpo, su energía... De repente sus movimientos fueron más ágiles, era veloz y sentía que flotaba. El entorno se volvió una mancha borrosa mientras se fijba en su objetivo, pero con el rabillo del ojo miró a Benjamin quien permanecía firme aprisionando a los cuervos, que por otro lado, estaban ganando la batalla y aunque Benjamin estaba utilizando una reliquia muy poderosa, sabía que no podía garantizarle mucho más tiempo. 

Se detuvo en seco y se concentró, cerrando los ojos suavemente. Concentró toda su atención en las cabras, necesitaba que se ralentizaran, controlarlas y buscar la manera de atravesar esa magia que las protegía. En principio no sintió nada diferente, sin embargo una sensación de calidez empezó a invadirla lentamente. Abrió los ojos, maravillándose ante el espectáculo que estaba teniendo lugar ante sus ojos. Las cabras se habían detenido y no solamente eso, sino que permanecían estáticas. Perdiendo energía rápidamente, ambos animales se desplomaron en el suelo con un golpe seco. ¿Inconsientes o muertas? 

Sintió un bajón de energía abrupto que la hizo perder el equilibrio por unos momentos, se sentía débil pero era todavía capaz de salir de allí por su propio pie. Se acercó a los animales y los tomó como pudo en los brazos, sintiendo el suave y acompasado ritmo de su respiración. Alivio! 

—Vamos! —Apremió, temiendo que el templo encontrara una forma de defenderse. 

bkcs7UT.gifF8NeP.giftA4DkbA.gif

sIAplPt.jpg

 

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
Guest
Esta discusión está cerrada a nuevas respuestas.

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.