Jump to content

Darla - Cillian || Matthew - Kamra.


Matthew Black Triviani
 Compartir

Publicaciones recomendadas

PV: 100
PP: 5 + 4 = 9

Maldita bruja, ésta vez no se escapará. —murmuraba.

Vestido con un sobre todo negro, remera lisa, pantalón y zapatos del mismo color se dispuso a pararse y comenzó a caminar por los terrenos tenebrosos, sin rumbo fijo, hasta llegar al centro de la misma donde habían dos caminos diferentes creados por un laberinto, de fondo las paredes musgosas repletas de maleza, candelabros en la entrada de la verja semi abierta, arruinados por el oxido y el deterioro del tiempo, un centro de concreto de veinte metros cuadrados adornado con cuatro bancos rotos dispersos a cinco metros de distancia cada uno entre si. Éstos bancos tenían una altura de cincuenta centímetros hasta la base, y otros cincuenta centímetros hasta la punta del respaldar haciendo así un metro de altura. Su ancho era de dos metros, es decir el doble de lo que median de alto. 

En el centro de la escena había una estatua de diez metros de altura y cinco de ancho. Era un homenaje a Salazar, por lo que tenía su forma. Black estaba parado a cinco metros de la estatua y su espalda tenía la misma distancia con el banco más cercano a él. Luego el segundo estaba a seis metros a su izquierda, diez el tercero y nuevamente seis el cuarto.

Su compañera, estaba a dos metros parada de él -de Matthew- también con su varita en mano, buscando a aquella mujer que se había revelado como Lugarteniente de la Orden del Fénix. En aquella ocasión su mascara no estaba puesta en su rostro, no tenia necesidad de ocultar su identidad ante nadie, pero no estaba seguro de si su compañera opinaba lo mismo, por lo que dejó que ella decidiera. 

Entrecerró los ojos y pateo una pequeña roca del suelo, los extraños no tardaron en aparecer. 

OFF:

Rangos originales:

  • Darla Potter Black - Demon Hunter.
  • Cillian Ryddleturn - Legionario.
  • Kamra Ashryver D. - Base
  • Matthew B. Triviani - Nigromante. 

Rangos nivelados para Duelo de practica:

  • Darla Potter Black - Legionario. escalando hasta Templario al tercer posteo.
  • Cillian Ryddleturn - Legionario. escalando hasta Templario al tercer posteo.
  • Kamra Ashryver D. - Tempestad. escalando hasta Mago Oscuro al tercer posteo.
  • Matthew B. Triviani - Tempestad. escalando hasta Mago Oscuro al tercer posteo.

Lista de Hechizos: Clic
Nos guiaremos por las reglas de Asaltos existentes: Clic (sin tiempo de respuesta ni impacto de hechizos). 
Estadísticas base y sistema de batallas actuales: Clic
Encargados de Equipos: Darla Potter Black y Matthew B. Triviani
No esta permitido las menciones OFF ROL, ni las ediciones de posteos, post editado, nota off, TURNO INVALIDO. Toda consulta se hará mediante el MP organizado. 

  • Me gusta 1
  • Love 1
  • Confundido 1

5FVTOkw.png

HdDMuO2.png

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

PV: 100

PP= 5

La peliblanca sentía un escozor en su mano tan fuerte que casi equiparaba la intensidad de su ira. Tonta. No había otro adjetivo que pudiera describir su accionar con la que se había revelado a si misma como parte de la Orden del Fénix ¿Qué cada parte de su ser había querido hacerle pagar por su atrevimiento al allanar su morada? Sin duda alguna ¿Habría ido a matar sin más como seguramente ella había pensado? No era una est****a a pesar de lo que su descuidado acercamiento hubiera indicado.

Aunque la rabia le consumía como si de una entidad separada se tratara, Kamra expandió sus sentidos en la noche mientras avanzaba a grandes zancadas por los terrenos de la mansión Riddle. No había pasado mucho desde que esa escoria hipócrita fenixiana les había atacado y utilizado el tiempo en que sus hechizos los puso fuera de combate para adelantarse en lo que se convirtió rápidamente en una persecución. 

Kamra detuvo su andar fijando su mirada con la de Serpens para encontrarse con que la máscara del mago había desaparecido, revelando un rostro que a pesar de resultarle conocido, no podía asignarle un nombre ¿Con qué fin llevaba la suya aún cubriendo su rostro? Era evidente que sabían que al menos uno de los integrantes de la familia Ashryver pertenecía al bando mortifago, y no le daba un ápice de cobardía mostrarles de quién se trataba. Agitó su varita, desvaneciendo la máscara marfil para revelar sus facciones ante la noche, girandose rápidamente ante el sonido de ramitas rompiéndose. El enemigo no tardó en revelarse ante ellos. 

La capa de Manon ondeó, una mancha roja en la oscuridad de la noche, mientras levantaba ligeramente su varita, una media sonrisa adornando su rostro mientras se regodeaba en la tensión de la batalla inminente. 

   oK265Wj.gif// W37wtsT.gif// GSV2021-Sx-Ly-K-2.gif 

20220206_162216_827_20220206191343946.jpg

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

PV: 100

PP: 5 + 6 = 11

 

¿Cuándo había sido la última vez que había jugado aquel juego del gato y el ratón? ¿Le gustaba ser el ratón? Pues no era algo que le causara pesar pero después de todo, era un poco historia de su vida. Le encantó la idea de utilizar los portales para volver a la mansión Riddle del pasado y luego llegar de nuevo a la del futuro, o más bien la mansión actual. Su mirada verde observaba a los dos magos o más bien al mago y a la bruja que habían ido tras ella, en las zancadas se notaba la ira de la mujer y en los claros gestos del hombre su costumbre de dominar las situaciones. ¿Qué hacer en ese caso?

Darla dudó por unos instantes, volvió a tocar la máscara en el bolsillo de la túnica negra que llevaba sobre el pantalón y remera del mismo tono y negó con la cabeza. Tenía que salir de allí, pero iba a necesitar una distracción o al menos la ayuda de alguien ¿pero quién y cómo? Se esforzó en pensar en algo feliz, el recuerdo de su compromiso siempre resultaba truncado con la imagen de la tumba de Seba en los terrenos de la Dumbledore. Hizo un esfuerzo por pensar en algo más de su pasado, sin mucho éxito y luego en el presente o al menos los días más cercanos. Dos recuerdos pasaron por su cabeza y se estremeció mientras murmuraba

—Expecto Patronum —no supo cuál de ellos había sido el que había ayudado que aquel ave, más incorpórea de lo normal formara un patronus que solo llevaba un corto mensaje con su voz —Ayuda en la Riddle.

Caminó despacio hasta estar a unos diez metros de la pareja, lo que la dejó a cuatro metros de una banca de hierro y a unos doce metros de una estatua de Salazar Slyterhin, que no recordaba que estaba allí. No podía negar que los dos eran más que valientes al mostrar su rostro, lo que llevó a la morocha a sonreír y tras sacudir algo de graba que había levantado con sus altas botas golpeó los tacones de siete centímetros de las mismas, al estilo militar y saludó.

—Supongo que me buscan a mí, y ya que me hacen el honor de mostrarme sus rostros debería hacer lo mismo de mi parte —con curiosidad observó a los dos antes de llevar su zurda por sobre sus cabellos y pasarla por su rostro y cuerpo como si se quitara un velo, descubriendo sus cabellos rojos, su mirada castaña y volviendo a tener el rostro de Darla y no más el de Dimas.

—Enchanté —dijo la pelirroja mientras hacía una leve reverencia varita en diestra, notando la sombra de los altos ligustros que unos quince metros se levantaban a su espalda.

—Podemos dejar todo como si nada hubiera pasado o podemos intentar matarnos, como gustéis, siempre prefiero el diálogo, pero eso supongo que es algo de dos, no de tres… —agregó sorprendiéndose a sí misma de estar tan verborrágica, mientas una suave brisa sacudió los rizos sobre su espalda.

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

PV: 100
PP: 5 + 2 = 7

Sonrió.

¿Quién iba a decirlo? Hacía solo un par de semanas que Cillian había intentado matar a una de las protegidas de Darla, era uno de sus enemigos por llamarlo de alguna manera y ahora estaba ahí, acudiendo a su llamado. ¿La Riddle? ¿No se suponía que los miembros de la orden no podían pisar aquel lugar? Bueno, no importa, la verdad era que mucho había cambiado desde la última vez que había estado en Londres y aunque hubiera detractores lo cierto era que las cosas siempre estaban en constante cambio.

Apareció solo un par de metros más allá de los limites de la mansión y siguió a la pequeña ave hasta la posición de su compañera. ¿Así qué Matthew? Cillian había tenido el placer de conocerlo hacía solo un par de días y ahora estaban ahí, justo en medio de la Riddle a punto de batirse en un duelo. Interesante, tenía que aceptarlo. No conocía los motivos de aquella atípica reunión, pero había hecho una promesa a Rory y tenía que cumplirla.

— ¿Lunita no esta disponible? —si bien ahora era parte de los suyos, Cillian no sentía ningún aprecio hacia aquella chica.

Se posicionó junta Darla, justo a doce metros de la estatua de Salazar y solo cuatro de una de esas extrañas bancas de hierro. Cillain no sabía mucho sobre duelos, en realidad era bastante torpe con la varita así que se detuvo a esperar alguna indicación por parte de su superior. Nadie en aquella reunión cubría su rostro, obviamente Cillian tampoco lo hacía, nunca lo había hecho. 

OjQFQY0.gif

c9Sdt97.png

bfqucW5.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

PV: 100
PP: 5 + 6 = 11

 

La Potter Black no necesitaba girarse para saber quién había llegado y sacudió la cabeza con su comentario, atinando a decir con voz suave a modo de respuesta.

—Creo que para esta ocasión eres mejor tú, pero si quieres luego discutimos sobre ese tema —¿en serio el mago estaba cuestionándole que lo hubiera llamado a él y no a la Gryffindor? Si debía confesar había podido lanzar un único y débil patronus y seguramente éste había acudido al mago que más cercano se encontraba de su persona. No es que le molestara su elección, por el contrario, aunque tenía poca idea de qué tan hábil podía llegar a ser Cillian con la varita, de hecho la última vez había cometido el gafe de hacer aparecer la marca tenebrosa sobre sus cabezas atrayendo a Goldor a la contienda, al menos estaba vez estaba de su lado.

—Floreus —murmuró la Potter Black apuntando hacia la bruja [Kamra] que había osado ponerle la mano encima antes intentando llevarla a la mansión. El efecto fue instantáneo y pudo notar como la varita de la  peliblanca vibraba como aceptando el mismo, el próximo intento de hechizo de la muchacha terminaría en un simple ramo de flores, Darla se preguntó cuál sería la variedad elegida.

Crece uñas, fue lo siguiente que pasó por su cabeza, no era un hechizo que utilizara habitualmente pero el rayo gris surgió de su varita, si impactaba a la peliblanca sus uñas, bonitas, sí, no dejarían de crecer en ambas manos, su puntería se vería afectada en los siguientes intentos de lanzar hechizos [primer turno] para finalmente no poder sostener la varita [segundo turno], Darla quería ver cómo se las apañaría la muchacha con aquella situación.

—¿Aún quieres escoltarme dentro de la mansión querida? —dijo Darla mientras no le sacaba la vista de encima al mago que estaba junto a la mujer.

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Aquel que tiene miedo, solo se esconde tras una mascara... ¡Yo no!—se exacerbo al responder—, a diferencia de muchos, no temo morir. 

Su cabello negro se movía con las débiles brisas que atravesaban la Riddle, sus azabaches estaban centrados en ambos enemigos, que ahora osaban volver nuevamente a sus terrenos en busca de revancha, parecía ser una buena idea en sus cabezas, pero la realidad es que no los iban a dejar salir de ahí ilesos. 

Fortificum—invocó, haciendo que del suelo creciera una muralla de cuatro metros de alto por diez metros de largo, ondulada, protegiéndolos de cualquier impacto. 

Giro su cabeza y observó a su compañera, la femenina debía actuar con más rapidez ante los ataques de los hostiles, de seguir así podría costarle la vida, y realmente no tenia ganas de cargar con un cuerpo podrido hacia el sótano para dejarlo a merced de los experimentos de Yaxley. El calor rajaba la tierra, habían sido hábiles en vestir con túnicas livianas, encantadas para no sufrir el calor sofocante del verano. 

Morphos—Pronuncio en dirección a la estatua de diez metros. La misma se convirtió en un Oso pardo con la única orden de atacar a los recién llegados -Darla y Cillian-. Era una mera distracción, ya que lo único que buscaba era tiempo. 

5FVTOkw.png

HdDMuO2.png

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

— Más tarde, más tarde...

Cillian estaba casi seguro de que no tendrían aquella conversación ya que estaba casi seguro de que no le caía del todo bien a la bruja. Aún así se posicionó a su lado en medio de aquel lugar. Observó como una muralla se levantaba entre ellos, limitando así las opciones de que de Darla y Cillian para atacarlos así que este último tuvo que pensar un poco más sobre la acción que debía realizar a continuación.

Silencius —murmuró apuntado hacia la posición en la que estaba Matteh al momento de levantar la muralla, poco antes de que este lograra conjurar algún otro hechizo, dejándolo así mudo durante un par de segundos lo cual afectaría a su siguiente acción [Morphos].

Así que fuese cual fuera el plan del Black tuviera planeado para atacarlos, este se había visto impedido gracias a la acción del Cillian. Se acercó un poco más a Darla, ¿qué debía hacer ahora? Cillian observó el escenario a su alrededor y no puedo encontrar nada que le fuera realmente de ayuda. No pensaba tan rápido en aquel tipo de situaciones así optaba siempre por acciones que resultaban bastante simples pero que siempre ayudaban de alguna forma.

Floreus —conocía bien la posición del Matthew así que al igual que el silencius aquel efecto lograría impactar haciendo así que de la varita de este saliera  un ramo de flores en lugar de su próximo hechizo.

 

OjQFQY0.gif

c9Sdt97.png

bfqucW5.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Kamra inclinó la cabeza hacia un lado, el movimiento qué hacía un gran felino observando a su presa antes de efectuar su ataque. Los expresivos ojos de la bruja se redujeron a finas rendijas mientras se alineaba a la posición de Matthew, 4 metros alejada de el pero a la misma altura. La aparición del compinche de la intrusa no significaba que habría otro final para aquello, lo supieran ellos o no. 

- Sectusempra - el hechizo salió de sus labios, más el efecto que esperaba fue completamente distinto. La mujer había sido más rápida que ella y ahora de su varita no salían más que tulipanes amarillos...su primer hechizo había sido anulado sin más. Kamra enseñó los dientes mientras que con su mano arrancaba esa maleza indeseable de su varita, a tiempo para ver un rayo gris dirigiéndose a ella. De ninguna manera lo dejaría impactar. 

- Protego - al instante un escudo apareció frente a la peliblanca, absorbiendo el hechizo de su contrincante y dejándolo sin efecto alguno. No bajó la guardia a pesar de haber contrarrestado el movimiento de la mujer, su blanca melena ondeando con el viento. 

- Oh no, cariño, no te confundas - Ashryver ofreció una reverencia teatral sin abandonar sus ojos dorados de la est****a bruja fenixiana, haciendo gala de una sonrisa salvaje - Será tu compañero quien escolte tus restos fuera de aquí, eso sí no sufre el mismo destino. 

   oK265Wj.gif// W37wtsT.gif// GSV2021-Sx-Ly-K-2.gif 

20220206_162216_827_20220206191343946.jpg

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

PV: 100
PP: 5 + 6 = 11

 

La pelirroja vio aparecer una muralla luego de que lanzara su crece uñas a la peliblanca, había escuchado la invocación del mago rival [Matthew] y advirtió como certeramente Cillian intercalba un silencius impidiendo que su siguiente hechizo saliera, apenas un m… se escuchó al otro lado de la muralla que por ahora los separaba evitando que rayos salieran a diestra y siniestra.

La voz de la peliblanca se escuchó luego que un floreus de Cillian la hiciera sonreír por la buena elección de un efecto que haría surgir vaya a saber qué flores en lugar del hechizo que pretendiera invocar el hombre al que su compañero se enfrentaba. Lo otro que arrancó su sonrisa fue el sectusempra que la bruja intentó lanzarle tras crearse la barrera y que se convirtió seguramente en un hermoso ramo de flores, estaba segura que la mujer [Kamra] no sabría apreciar su delicado gesto y lo confirmó tras escuchar el protego defendiéndose de su crece uñas y su promesa de que saldría muerta.

—Si que eres insistente… anular morphos… pero no tengo interés de permanecer muerta ni un segundo en esta tierra pequeña, no hagamos promesas que ni tú ni yo podremos cumplir —sentenció la Potter Black luego de utilizar el anular para evitar que la bruja pudiera morphear algo en el terreno de juego o sobre ella misma, claro que no necesitaba verla, sabía bien dónde estaba y podía sentir como vampira su esencia. Una nueva sonrisa se dibujó en sus labios mientras por su mente pasaba un zancadilla, sí, era una sonsera, no podía desviar su atención ni ningún rayo, que la bruja no podía lanzar a través de aquella pared que pronto se desvanecería, pero sí podía molestarla haciendo que cayera de bruces al suelo producto del lazo mágico que se ataría alrededor de sus tobillos…

—Ups… ¿estás bien cielo? Creí sentir un ligero golpe… —comentó Darla esperando que las fuerzas de sus contrincantes quedaran por ahora en un nivel de diversión que implicaba aquella situación de tener a Kamra caída por efecto del zancadilla durante un par de hechizos [un turno].

—Por cierto, gracias por acudir en mi auxilio Cillian, pese a todo… —la bruja recordaba bien el pequeño incidente que se había producido antes con el mago y por ello valoraba mucho su compañía y ayuda, más de lo que él se podía llegar a imaginar.

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Guest
Esta discusión está cerrada a nuevas respuestas.
 Compartir

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.