Jump to content

El nuevo Ministro de Magia


Publicaciones recomendadas

Hito 4 — Post 2

  • Adrian Wild (80PME)
  • (quien se quiera unir)

 

Era la segunda vez que pasaba por el mismo sitio. Aquellas malditas Abominaciones me hacían cambiar de rumbo una y otra vez, perdiéndome por aquel entramado de pasillos del que intentaba hacer un mapa mental. Pero era imposible. Ya había girado cinco veces en una dirección en la que no quería por tratar de esquivarlas. No podía seguir así. Enfrentaría a las próximas que me encontrase, pero nada me apartaría del camino que creía que debía seguir.

Como no podía ser menos, la situación se me presentó antes que tarde.

¡Avada Ked...!

Silencius —murmuré, sin gran esfuerzo.

¿Una maldición asesina? Aquellos magos no se andaban con chiquitas. Pensé un claro «Cinaede» apuntando a ese hombre de mirada perdida que había tenido la osadía de intentar asesinarme sin más miramientos. Bueno, la osadía no, la diligencia. Era difícil pensar que alguien podía perder su plena voluntad de aquella manera. Lo que no me había fijado era que, detrás de ese hombre, una chiquilla avanzaba corriendo hacia mí, varita en alto.

— ¡*****! ¡¡Sectumsempra!!

Era una cría. Una maldita cría que no aparentaba más de dieciocho años y que ahora se desangraba en el suelo. Un reguero de sangre salía de su estómago, bañando el suelo. Suelo que pisé al pasar a su lado para avanzar por aquel pasillo, dejando en mi camino huellas de sangre por las baldosas de mármol negro. Apreté los dientes y continué mi camino. Me parecía que seguía encerrado.

No escuchaba ninguna voz conocida cerca.

 

------------- O -------------

Abominaciones muertas: 2
Total de abominaciones muertas: 4

Useiaum.gif

Firma AW.png
✤ Viajero de la noche ✤

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Hito 4 (finalizando)

 

Y de pronto dejan de llegar Abominaciones y es entonces cuando Mackenzie toma consciencia de lo cansada que está. Lleva horas combatiendo en el Ministerio y tiene la sensación de que aún no se han enfrentado a lo peor. 

¿Dónde estarían Vera y Sebastian? Tiene que encontrarlos. Confía en que se hayan unido a otros grupos y que nada les haya ocurrido, pero aún así.... Es mejor asegurarse. Con un leve movimiento de su varita, invoca un patronus y la forma traslúcida de un pegasus emerge a su lado, saliendo en busca de sus dos amigos.

Sus compañeros no parecen estar tan exhaustos como ella, quizás sea que están más acostumbrados a realizar misiones de ese tipo. Ella lleva un tiempo dedicada a sus investigaciones y, aunque no le gusta reconocerlo, sabe que su huida de las misiones y de los conflictos es en parte culpa de la terrible experiencia que vivió mientras estuvo cautiva del Inquisidor. 

-¿Y ahora qué hacemos? -Pregunta al resto del grupo.

Señala a su alrededor, un pasillo conduce a los pisos superiores, otro pasillo lleva hacia el atrio, otro hacia los pisos inferiores y un cuarto no tiene ni idea de adónde conduce, por más que durante muchos años estuvo al mando de aquellas instalaciones. Todavía le sorprende la magia de aquel lugar y la capacidad del edificio para esconder sus secretos.

yqvll1m.gifO3zbock.gif
firma
iRyEn.gif4ywIp1y.gifXuR0HEb.gifZmW4szS.gif
bfqucW5.gif
Come, my friends,
Tis not too late to seek a newer world.

Regalos

  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Hito 4 

     

    El egipcio fue uno que apoyo al muggle para regresar la pureza de la sangre a todo su resplandor y romper ese velo que los limitaba a ser como son, aunque no admitiria bajo ningun concepto la union entre las diferentes castas, y para el orden de gobernar sera siempre los puros en el poder, luego los impuros y de esclavo los seres sin magia. 

     

    -Es mejor si revisamos si existen mas magos o brujas cercano  - Expreso a @ Malum Luxure  , @ Ada Camille Dumbledore  y otros seres que pudieran encontrarse en ese lugar, porque algo le decia que no estaban solos.  -esto es algo que me preocupa antes de llegar a la camara cerrada - y apesar que conocia informacion secreta De de sus aventuras de la marca tenebrosa, algo que seguro no dio mucha importancia. Sin embargo,  evoca donde se econtraba ese objeto  dentro del Ministerio de Magia.  

     

    -Ahora bien,  si bien deconozco su forma fisica o su hombre, quizas un historiador de la magia nos pudiera ayudar a reconocer y ubicar donde puede estar el mismo,  y asi al menos reconocerlo si lo vemos.- El egipcio se lamento dar esa pista,  pero si deseaba silenciarlo deberia colaborar incluso con sus enemigos. -¿Alguien mas se le ocurre otra cosa o conoce algo mas que nos pueda dar el paradero de ese muggle?- Cuestiono. 

    Editado por Azrael Lycan

                  ♥♥♥♥♥ Azrest♥♥♥♥ 

       vE0xWZ0.jpg

    Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Hito 4 — Post 3

    • Adrian Wild (80PME)
    • (quien se quiera unir)

     

    ¡Cinaede!

    Al menos aquello mantendría distraído un rato a aquel hombre, quien había lanzado unas gruesas cuerdas a mis tobillos, haciéndome caer de bruces en la carrera. Murmuré un "Evanesco" que hizo desaparecer al instante aquel amarre y conjuré unas Flechas de Fuego que fueron directas a impactar en la Abominación. Todavía me faltaba una, y no sabía dónde se había metido.

    Llegué a un pequeño hall del que salían dos nuevos pasillos y en el que había una puerta justo delante de mí. ¿Me escondía y esperaba a que viniera o seguía corriendo? No tuve tiempo de elegir. Por el pasillo de la derecha venía un rayo a toda velocidad hacia mí. «Obsistens», pensé rápidamente, generando aquel cerco de luz plateada a mi alrededor.

    — Que te lo has creído... ¡Expelliarmus! ¡Sectumsempra!

    No me detuve a comprobar si le había desarmado y herido o no. Salí corriendo por el pasillo de la izquierda.

     

    ------------- O -------------

    Abominaciones muertas: 2
    Total de abominaciones muertas: 6

    Useiaum.gif

    Firma AW.png
    ✤ Viajero de la noche ✤

    Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    El Malfoy pudo ver como su amor guardaba de nuevo la caja que tanto atesoraba, estaba ansioso por poder arrodillarse ante el y hacerle aquella pregunta que durante semanas sus labios se morían por expresar, no era fácil poder hablar sobre sus sentimientos pero por alguna razón el rubio estaba más que compaginado con Cillian, estaba seguro que tendrían un futuro maravilloso, solo era necesario comenzar a construirlo.

    -Siento que estamos en una trampa más y en cualquier momento el inquisidor aparecerá con más de sus monstruos – comentó el Malfoy ante la pregunta de Cillian. Si bien había sido el primer grupo en terminar por las habilidades que los caracterizaban, estaba consiente que los demás se habían atrasado ya mucho y comenzó a preocuparse por las bajas, por lo demás estaba agradecido que la mayoría de sus colegas habían terminado adecuadamente y solo quedaba esperar.

    -Todos tenemos un oscuro pasado pero al menos tuvimos un objetivo y un motivo para permanecer dentro del lado tenebroso, este inquisidor es evidente que solo desea poder y si no nos apuramos le regalaremos en bandeja de plata todo lo que está pidiendo – comentó mientras trataba de relajarse y tratar de no perder el control.



    @ Cillian  @ Adrian Wild  @todos.

    9SoES3m.png

    bfqucW5.gif

     

    Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Hito 4 

    Rory Despard 

    Hessenordwood Crouch 

    Hannity Ollivander Evans

    Melrose Moody

    Ellie Moody

     

    Había terminado la pesadilla, por ahora, al fin salió de la cámara del espacio, sabía que tenía sus poderes, podía sentir la varita vibrar entre sus dedos, había pensado en lanzar un hechizo pequeño, pero no lo hizo, su atención fue a dar en la persona más cercana, un joven pelirrojo que salía de una puerta contigua y que esperaba a quien ella creía que era su acompañante en aquella extraña aventura que vivían en el ministerio. Al verlo más relajado tras observar a su acompañante, una mujer joven que Hannity creía recordar de algún sitio, pero que por el momento no lo sabe, no recuerda dónde. 

    Se acerca a él, toca su mano con cuidado, pues no quiere asustarle, no sabe si ellos han vivido lo mismo, una pesadilla, en la cámara de donde han salido, lo más probable, por sus expresiones es que si, ellos han visto cosas que ninguno de los que se encuentran cerca saben lo que es en realidad. -Es un gusto verles bien.- Es lo más que puede decir en ese momento, es una situación complicada y a .medida que avanza parece complicarse más. 

    Fuera  de las instalaciones del departamento de misterios las cosas no están mejor que dentro. Hay un ejército de abominaciones esperándoles, a ellos y a todos aquellos que sale  de las  cámaras.  Deben hacer algo antes de que ellas les ataquen y es cuando por primera vez en ese día no le cuesta trabajo hacer.

    Aquella figura que se acerca rápidamente a ellos tiene toda la intensión de atacarles,  pero por primera vez en mucho tiempo ella no tiene miedo de enfrentarse a lo desconocido.

    -Sectusempra- dice en voz alta, el hechizo da de lleno y la abominación ensegida cae para atrás víctima de aquel efecto.

    -Levicorpus- aquello que ha empezado a perseguirlos esta suspendido en los aires, no sabe como liberase y aquello es bueno, les da tiempo para avanzar, aunque sabe que deberán salir de allí tarde o temprano. 

     

    yIuGYN9.png

    OT5TFqP.gif. NjOuVbx.gif. cpoR6Mo.gif

     

    Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Hito 4 — Post 4

    • Adrian Wild (80PME)
    • (quien se quiera unir)

     

    Aquello se me complicaba. ¡Por mi maldito egoísmo me había retrasado y había perdido a Mackenzie! Y ahora estaba ya no sabía ni en qué parte del Ministerio. ¿No seguía en el Departamento de Misterios? Escuché ruidos a mi izquierda. Otra vez. Más Abominaciones. «Que no sean niños», fue lo único que deseé. No lo eran. Eran dos hombres que me sacaban una cabeza cada uno.

    — Bueno, pues... Juguemos.

    Me curé en salud pensando un «Salvaguarda Mágica», volviéndome intangible. Aquello me ofrecía una gran ventaja. Esperé en silencio y conteniendo la respiración a que aquellos hombres me sobrepasaran y estuvieran a dos metros, de espaldas a mí, para azuzarles un "Disparo de Flechas" a cada uno. Veinticuatro flechas aterrizarían sobre sus cuerpos antes siquiera de que se dieran cuenta.

    Tenía que seguir. ¿Es que no iba a encontrar a nadie en mi camino?

     

    ------------- O -------------

    Abominaciones muertas: 2
    Total de abominaciones muertas: 8

    Useiaum.gif

    Firma AW.png
    ✤ Viajero de la noche ✤

    Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Hito 4 
    Rory Despard 
    Hessenordwood Crouch 
    Hannity Ollivander Evans 

    Melrose Moody

    Ellie Moody

    Todavía siente como si una parte de él hubiese quedado contenida en aquella cámara del departamento de misterios, no en una buena manera, sino todo lo contrario, como si no pudiese despegarse ahora de la sospecha de que el egoísmo está motivando su accionar más que la esperanza de obrar con bien.

    Mas entonces, la aparición y el toque cálido de Hannity Ollivander en su mano, lo sacan de aquel letargo. La joven no luce bien tampoco, está levemente sudada y con la respiración agitada, pero solo por ser quien es, por ver un rostro tan familiar y querido, de la primera persona que conoció en Ottery a su llegada, se permite descansar un momento en ello, bajar la guardia y sonreírle. 

    No tiene dudas que Dios a través de la presencia de ella, está cumpliendo con la promesa de nunca dejarlo a su suerte en momentos de necesidad.

    El saludo no se extiende mucho tiempo más, pues les ha salido al paso, al final de aquel pasillo otro grupo de abominaciones del inquisidor. Rory sabe de lo letales que pueden ser, y que deben tomar la delantera o estarán en problemas si ellos los atacan y arrinconan primero, así que traga saliva, para hacer lo que tiene que hacer, aunque lo deteste.

    Sosteniendo con firmeza la varita en su diestra, el primer hechizo sale de ella, un cinaedeÉl ha experimentado en carne propio los efectos de aquel poder uzza, así que con tan solo ver el gas alrededor de aquel ser una vez humano, sabe que pronto dejará de respirar por causa del potente veneno, hasta que al llegar al torrente sanguíneo, pierda la vida. 

    Aparta la vista de él, por no ver más el espectáculo triste de sus ojos apagados, mientras se convence a lo interno con la idea de que ese hombre de tez oscura y cabello ondulado, en realidad murió mucho tiempo atrás, víctima de su propio creencia en las ideas del inquisidor. Uno más, y Rory está intentando recordar la cara de cada uno, de aquella chiquilla menor de edad, del asesino, del anciano que no tenía más que un mechón ceniciento de pelo en la cabeza.

    No quiere olvidarlos, porque cuando tenga al inquisidor frente a frente, lo confrontará con eso, con el horror que su desmedido deseo de poder ha significado para docenas, tal vez cientos de vidas, que habrían tenido otro destino y otra suerte, si alguien como él no se hubiese alzado contradiciendo las leyes mismas de la naturaleza y del equilibrio en el mundo.

    —Si vivimos, para el Señor vivimos; y, si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos o que muramos, del Señor somos*— alcanza a murmurar mientras ve como sus compañeros en esa misión, enfrentan también a esos incontables enemigos.

    *Romanos 14:8

    -----

    Abominaciones muertas :1

    Total abominaciones muertas: 3

    Captura tirada de dados = 131

    cpoR6Mo.gif

    feMqRqE.gif

    kUFJW5z.gif

    Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Hito 4 

    Rory Despard 

    Hessenordwood Crouch 

    Hannity Ollivander Evans

    Melrose Moody

    Ellie Moody

    0A9R4jj.png

     

     

     

     

    En un principio, Madeleine camina lentamente por el Hall del Ministerio de Magia, asegurándose de que todos los Redentis han sido masacrados. No percibe nada, además del sonido de su propia respiración. Sin embargo, no baja la guardia. En torno a sus manos se mantiene presente un vaho helado y a medida que se mueve, la sigue la estela de sus poderes oscuros; aunque sabe que aquello desgastará sus energías rápidamente, mantiene su Magia de la Oscuridad canalizada y al alcance de un movimiento para ser liberada. «¿Hasta cuándo el Inquisidor seguirá haciendo sus estragos? —piensa para sus adentros. Activa el phantom para manipular la energía a su alrededor y así poder hacer que sus pasos sean más rápidos, sin perder la discreción; corre sin hacer apenas ruido, mezclándose entre las sombras que los demás han dejado atrás— ¿Cuándo vamos a despertar de esta pesadilla?».

    Ella sabe por qué está ahí. El último año ha sido una pesadilla, una desgracia tras otra, una derrota tras otro. Y por más que lo intentaran, simplemente el Inquisidor se escabullía. Madeleine rememora las semanas que pasó en Alaska, intentando rastrearlo, intentando perseguirlo, pero de un momento a otro era como si el villano se hubiera esfumado en el aire y, con los problemas que causaba la Ministra de Magia, el foco de preocupación de las personas se había dispersado. Pero ¿será ese el día en que pueda anotar un punto la comunidad mágica? ¿Será ese el día en que pague por su pecados?

    Llegar al Departamento de Misterios le trae recuerdos, pero no se deja llevar por el sentimentalismo. Sabe que allí, no se puede bajar la guardia: aquel departamento es un laberinto de estancias peligrosas, que quizás un Inefable podría recorrer con tranquilidad, pero para alguien ajeno es una trampa mortal. De haber sabido que terminaría allí, quizás habría arrastrado a Ellie con ella... o quizás no, en realidad. Si vino allí sin decirle a nadie de su familia, es porque quiere ser ella quién los proteja. A esas alturas ella siente que tener una vida normal no es una posibilidad, pero no es así para el resto. Por eso, ¿qué más da un par más de cicatrices? ¿Qué más da mancillar más su alma con magia oscura y con violencia? Es un precio pequeño para pagar.

    Sin embargo, su corazón da un vuelco cuando reconoce a Melrose a la distancia. ¿Qué rayos está haciendo ella acá? ¿Acaso Richard la envió? Por lo menos, no está sola. Reconoce a Rory Evans, el líder de la Orden del Fénix, y a Hannity Evans, una integrante del bando; no le da tiempo de pensar en quién es la otra persona, porque comienza.

    Unas figuras aparecen prácticamente de la nada y todos desenvainan sus varitas mágica. Madeleine da un último brinco fantasmal para llegar hasta ellos y entonces, un resplandor azulado ilumina brevemente su rostro cuando invoca el arco helado en sus manos. De su espalda, toma una flecha del carcaj también aparecido y la coloca en su arco. Está hecha totalmente de hielo, pero apenas es consciente del frío gélido en sus dedos; a esas alturas, ya está acostumbrada. En un espacio tan reducido y teniendo tan cerca a otras personas no puede usar su magia con libertad, pero por lo menos puede hacer eso. Lanza una flecha hasta una de las Abominaciones que intenta lanzarse contra el grupo; le atraviesa la cabeza y, de inmediato, una masa de hielo lo cubre y cae al suelo como una roca. 

    Cuando levanta la mirada, se da cuenta de por qué actuó tan rápido y no tuvo dudas. No son personas. Le viene a la mente el recuerdo de la doctora Tenenbaum... 

    Pero la voz de Rory aparta las tinieblas.

    —Amén, Despard —musita Madeleine, con la voz enronquecida—. Amén...

    Abominaciones muertas :1

    Total abominaciones muertas: 4

    Captura tirada de dados = 197

    NHCeJlw.png

    xd8FgUy.png
    sins don't end with tears, you have to carry the pain forever 

    Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Hito 4 

    Rory Despard 

    Hessenordwood Crouch 

    Hannity Ollivander Evans

    Melrose Moody

    Ellie Moody

    _______________________________

    PP:  9-1= 8

    PV: 100

    Melrose se da cuenta que ha llegado tarde cuando encuentra los cuerpos regados en el Hall. Habían habido estragos apenas entrar, igual de notorios. Éstos, si bien tienen una consistencia física muy patente, no se le hacen muy humanos. Es una contradicción ilógica: ella puede ver los cuerpos vestidos con túnicas que parecen haber sido atacados por una andanada de poderes de los que solo puede mencionar algunos. De todos modos, la bruja se da cuenta con facilidad que muchos han luchado arduo y temprano ante la amenaza de su democracia y que ella está reaccionando tarde.

    Cruza sin aspavientos sorteando despojos aquí y allá. Sigue dudando, sin estar cien por ciento segura de lo que sucede solo con el conocimiento de que la democracia está en peligro. Ese rumor a voces que corre como reguero por las calles y que le había llegado a ella gracias a los informantes de Richard: Toloveus ha sido atacado, ya nada está a salvo. Ella jamás se implicó en nada que tuviera que ver con el inquisidor, salvo cosas muy puntuales, lejos de la acción principal, más que todo, vinculadas a comunidades de criaturas y seres mágicos que habían sufrido las consecuencias de sus actos. Así que no se detiene a pensar cuando sabe que necesita ayudar. Porque entiende que, si intenta abarcar aquello que se encuentra ante sus ojos en ese preciso instante, se quedará congelada y no será capaz actuar con precisión.

    Siguiendo el rastro de estragos, llega entonces las puertas del departamento de misterios. Su suerte, termina dándole el pase hacia la cámara de la muerte pero no nota en esta nada, más que un olor extraño. Melrose frunce la nariz enseguida, cubriéndose la parte baja de la cara con el dorso de la manga de la túnica y echa a correr hasta la otra puerta, por la que se supone que debe salir y, efectivamente, encuentra un corredor del otro lado. Tira la puerta y toma una bocanada de aire, sujetando su varita con la diestra con todas sus fuerzas. Toda esa experiencia, sin tener información de qué está sucediendo, empieza a exasperarla.

    Por eso, su sorpresa es mayúscula y mezclada con alivio, al ver del otro lado la espalda y el reconocible cabello de Rory, el líder de la orden, acompañado de dos muchachas de aspecto desastrado, como si acabasen de huir de un peligro inminente. A pesar de sentir preocupación por su situación, decide que al menos ahora está en la posibilidad de ayudarlos. Sus sentidos se ponen alerta enseguida. Corre hacia ellos con una rapidez inhumana.

    Quizá ella y Rory no sean las personas más cercanas, pero habían compartido empanadas en el Jimmy's y habían charlado sobre el clima, encontrándose allí con regularidad. Un compañero de compras de empanada. Melrose frunce el ceño mientras corre. Es est****o pero no quiere perder eso. Algo sencillo y cotidiano, en donde antes estaba sola y ahora, alguien la acompaña y comprende.

    Las figuras ante ella se parecen mucho a las que viera regadas por el hall. El mismo símbolo sobre la túnica, el mismo rostro, por alguna razón, desprovisto de humanidad. Éstos lucen aún peor, como máquinas a las que, está segura, sus palabras no pueden acceder. Observa cómo una de las muchachas es Hannity y no duda ni un instante en atacar al contrincante más cercano. Ellos se acercan, intentando cercarlos como acechadores a sus presas. Melrose alza la varita y lanza su hechizo también:

    -Cinaede.

    Enseguida, el gas venenoso de los pétalos del pensamiento se expande alrededor de la figura. Melrose conoce los efectos de lo que ese pobre diablo estará a punto de sufrir, en carne propia, aunque el gas sea invisible a sus ojos. Ingresará a sus vías respiratorias y luego se trasladará a su sangre. Primero vendrá la parálisis y luego la muerte. 

    Baja la varita un instante, sabiendo que Rory, Hannity y la otra muchacha se están encargando de los demás ¿será suficiente? 

    La respuesta le llega enseguida:  la abominación que fuera presa del cinaede se lleva las manos al cuello con rapidez. En cuestión de segundos, empieza a blanquear los ojos y botar espuma por la boca. Melrose aparta la mirada no sin cierta culpa y busca concentrarse en un nuevo objetivo.

    Puede notar también como Rory le dice algo aunque en ese momento su cerebro no lo procesa del todo.

    _______________________________

    Captura tirada de dados = 174

    _______________________________

    NHCeJlw.png

    VIBlKov.jpg

    Remando en nuestro ataúd, volveremos, volveremos

    Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Unirse a la conversación

    Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

    Guest
    Responder a esta discusión...

    ×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

      Sólo se permiten 75 emoji.

    ×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

    ×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

    ×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

    Cargando...

    Sobre nosotros:

    Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

    Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

    ¡Vive la Magia!

    ×
    ×
    • Crear nuevo...

    Información importante

    We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.

    La publicidad es necesaria para mantener esta Comunidad. Procuramos que sea una publicidad no agresiva y de calidad, pero resulta necesaria para ayudar a costear los costes de mantenimiento. Si quieres navegar por nuestro sitio web, por favor, desactiva el bloqueador de anuncios.

    Muchas gracias por tu colaboración.

    De acuerdo