Jump to content

Las reliquias del Sr Gold (MM B: 116170)


Ernest Dumbledore Prior

Publicaciones recomendadas

-Ya esta listo para su uso- dijo la inspectora sorprendiendo al joven Dumbledore que no esperaba semejante rapidez en lo que respectaba a negocios, ya que anteriormente con tantas pruebas de seguridad tardaban en abrir el establecimiento.

-Todo en orden, nos hemos percatado que es uno de los negocios que mas rapido fue aprobado, control de Sanida excelente, calidad excelente, las esculturas parecer ser fidedignas y los precios de los souvenirs son aceptables. Ademas que tenemos una lista de usted con varios negocios fallidos anteriores.

-Este sera la excepcion, ya propuse algunas metas para que no me vuelva a pasar.

-Disfrute su negocio-  dijo y desaparecio de fuera del local dejando al joven dumbledore mirando la tienda. La entrada le hacia alusion a la tienda de empeño de Gold, un personaje que resulto ser rumplelstiskin en una serie de Television inspirada en los cuentos de hadas. El joven Dumbledore al ver esta serie e investigar mas al fondo se topo con la curiosidad de que la mayoria de cosas que habian pasado en la serie no mentian.

Dando un pequeño vistazo a la vitrina que contenia el pay de manzana con el que se enveneno el nieto de blancanieves entro a su negocio. Lo que recibio la mirada del joven eran varias estatuas de personajes de cuentos de hada, el primero de ellos el principe encantador cabalgando buscando a su amor verdadero para librarla de la maldicion del sueño, luego tambien se veia a caperucita roja transformandose en lobo por la luna llena y asi pasaban varias estatuas, sin embargo una de las estatuas mas llamativas era el un joven pastor ayudando a una joven cautiva, que si se veia de un lado se descubria que la cautiva era nada menos que su futura esposa blancanieves.

Dejando de lado el museo el mago se dirigio a la tienda de souvenirs y miro con agrado como todo estaba en su lugar, el libro de cuentos de hadas, el garfio en el escaparate y varios otros cachivaches que los usuarios de cuentos de hadas se supone que usaron.

Tomando uno de los libros de la tienda de souvenirs se dirigio hacia el restaurante, las mesas estaban hechas de la madera mas fina y tapadas con un mantel blanco, en cada mesa se encontraba un plato con una servilleta bastante bien doblada, ademas de una rosa encantada que nunca se marchitaria en el centro, sirviendo de soporte para los menus que se encontraban en frente de la mesa.

El elfo toby se encontraba ataviado con un traje blanco para atender a los empleados que fueran llegando.

-Toby- le hablo el joven mago mientras se sentaba en una de las mesas que tenia mas cercana- traeme un poco de ternero de la abuela y un pay de manzana, ademas de chocolate con canela, tengo que esperar a mi hermana para planear la fiesta de inauguracion de nuestro negocio, despues ire a hacer los tramites pendientes en Gringotts.- dijo el mago- dile a Grumpy que le avise a mi hermana donde se encuentra el negocio y que venga a verlo cuando pueda, ademas que hice unas cuantas implementaciones para familiares. - termino el mago.- Yo aca espero mi comida. - dijo y sin esperar mas abrio el libro de cuentos que tenia en la mano.

@ Ada Camille Dumbledore

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

El egipcio escucho el rumor que su hija habia abierto un local, por esa razon salio de su escondite para ver que se trataba el mismo,  ademas que bajo esa apariencia no lo podia reconocer. Esto producto que @ Ada Camille Dumbledore  lo evocaba con la falsa apariencia de Demian Luxure, el patriarca oscuro y sanguinario,  el cual murio para ocular ciertos eventos conspirativos realizados por el.

 

-Es sin duda una magnifica idea que ha tenido los hermanos Dumbledore. -  comentaron algunos jovenes que salian de la puerta de la entrada. - Es una lastima lastima que @ Ernest Dumbledore  no se encuentre disponible. - 

 

El egipcio se congelo y se lleno de asombro que el dueño de su corazon sea hermano de su hija, entonces eso significaba que su relacion es mas curiosa de lo que pudiera imaginar. Ademas, ella no era su hija biologica,  por lo tal no era algo tan mal y si lo fuera, como negar esos sentimentos que sentia por el o como no perderse en su mirada, por eso dudo un poco si deberia ingresar o no.

skC0cvp.jpg

 


Regalos

  • 41
  • 33
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    • Sagitas changed the title to Las reliquias del Sr Gold (MM B: 116170)

    El callejón Diagon era para mí un lugar singular que disfrutaba, en verano siempre había mucho gente allí y debíamos aprovechar justo eso para lograr hacer que nuestro negocio empezara a producir buenos frutos. Mi hermano Ernest y yo habíamos abierto en conjunto un museo restaurante, era alusivo a cuentos y relatos y me parecía fantástico. Por obvias razones la idea no había sido mía, mi hermano había derrochado talento creativo y yo solo había dado galeones para llevar a cabo su idea, jamás lo hubiera dejado solo, si algo tenía de bueno era que amaba mi familia por encima de todo.

     

    Pará ese día llevaba un típico atuendo de verano: shorts blancos y una blusa fucsia con los hombros destapados bueno solo iríamos a abrir el local pero la inauguración allá haríamos más adelante en unos días, estábamos preparando un evento singular. Llegué a la puerta del local, ya estaba abierto, pero como era costumbre había mandado tallar en la puerta el árbol genealógico de los Dumbledore, costumbre iniciada por mi madre de tiempo atrás. Al entrar casi en la puerta encontré a @ Azrael Lycan , el caballero era un mandatario egipcio y alguien a quien reconocía de los Luxure, tenía entendido amigo de su padre Demian.

     

    -Buenas tardes Monsieur Lycan, es un gusto verle, vino a conocer el local imagino, acompañeme podrá verlo en primicia y de paso conocer a mi hermano… tengo una cita con el para arreglar asuntos del local.

     

    Guíe al egipcio hasta donde estaba mi hermano

    @ Ernest Dumbledore quien estaba cenando algo que se veía apetitoso, fui hasta el y le bese las mejillas y después le despeine un poco el cabello.

     

    -Veo que me esperaste, disculpa a veces no puedo andar concentrada cuando voy por el callejón y te traje un regalo. Te presento a Monsieur Azrael Licaón. Señor Licaón el es hermano Ernest.

     

    Espere que se presentarán mientras yo buscaba el regalo que le había traído a mi hermano..

     

    Editado por Ada Camille Dumbledore

    IMG-20220208-WA0203.jpg

    Ministre de la Magie Français // 🌙 gfPUyue.gif


    Regalos

  • 20
  • 36
  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    El mago estaba a la mitad de la comida que le habia enviado Toby junto con un chocolate caliente con un toque de canela encima. No se encontraba ni a la mitad de la comida cuando miro que su hermana ya se encontraba en el Negocio junto con otra persona. 

    La chica empezo a hablar mientras el mago terminaba de comer. 

    -Obviamente te iba a esperar hermanita, gracias a ti pude encontrar el mejor terreno para nuestro negocio- dijo mientras terminaba el ultimo bocado y se fijaba en el invitado que su hermana habia llevado. - Mira y hasta trajiste a un cliente- dijo al mismo momento que la chica al parecer estaba buscando un regalo para el joven Dumbledore. 

    -Yo tambien te tengo un regalo hermanita, un regalo de inauguracion- dijo mientras se paraba para recibir al cliente, por alguna razon se le hacia extrañamente familiar el joven sin embargo no podia decir de donde parecia conocerlo. - Buenas tardes joven, vamos y le voy enseñando todas las joyas que tiene este museo guardadas- - dijo el Dumbledore y luego se dirigio a su hermana- Cuando encuentres mi regalo, alcanzame en la tienda de Souvenirs hermanita, ahi te dare tu regalo y luego nos podremos poner de acuerdo para la Inauguracion. Tengo ideas de comidas espectaculares- dijo el mago mirando a la chica guiñandole un ojo, mientras iba con el cliente para enseñarle lo que podia del museo.

    @ Ada Camille Dumbledore  @ Azrael Lycan

    Editado por Ernest Dumbledore
    Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Lycan fue recibido por su hija ( @ Ada Camille Dumbledore  ), la cual no le reconocio y lo guio por ese nuevo local, aunque las plabras que le impactara fue que era hermana de @ Ernest Dumbledore  , entonces eso pudiera significar un incesto con su hijo ¿Acaso Ernest era su descediente?  Y fue cuando capto,  que ella no era su hija biológica y aún asi eso fue una gran sorpresa. 

     

    -Sr. Dumbledore ¿Acaso no me renoce?- Indago y arqueo la ceja derecha. -Debo admitir que es algo que no me puedo resistir. - confeso y observo la jolleria,  sin embargo,  esa actitud lo dejo desconcertado ¿Acaso estaria molesto o se encontraria jugando?  Y viendo al Dumbledore pregunto. -¿Usted me pudiera recomendar algo para regalarle alguien muy especial?- Y mirando Ada se refirio a ella con sus ultimas palabras. -Quizas algo elegante,  pero sencillo y espero que no sea mucha molestia señorita Dumbledore. -

    skC0cvp.jpg

     


    Regalos

  • 41
  • 33
  • 2
  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    • 3 semanas más tarde...

    3362d7028796b2fa93d95251757a3b24-2021101

    El museo y restaurante estaba ubicado en pleno corazón del Callejón Diagon y gozaba de una hermosa fachada antigua de tres plantas, era amplio e iluminado. El día de hoy era su inauguración y para realizarlas los propietarios Ernest Dumbledore y Ada Camille Dumbledore habían propuesto realizar una hermosa velada renacentista, era bueno que la inauguración fuera temática para que todos se sumieran en las historias que el magnifico museo tenía para contar. En el se resumía todas las historias de cuentos de hadas de todo el mundo, por supuesto las leyendas de Beddle el bardo ocupaban una sala muy especial en el edificio pues están las leyendas con las que todos los magos y brujas habíamos crecido. En el tercer piso se situaba el restaurante una salón grande amplio y que había sido decorado como el cielo nos turno estrellado y en ocasiones se observaban estrellas fugaces surcando por el cielo estrellado.

    34b2d01710fc0646d9be0315070f799d.jpg

     

    Como una de los anfitriones había elegido un vestido muy especial: azul profundo como la noche y bordado de estrellas con un escoté profundo en el pecho, una capa larga también bordada que llegaba al suelo. La capa adherida al pecho con el bordado de dos lunas en creciente y menguante. El vestido era precioso y me había encantado poder usarlo, era como de cuento de hadas.

    cb04551d5121d02c9656f1103ef70f22.jpg

    Ahora todos los invitados podrían empezar a llegar a disfrutar del lugar y compartir de un buen trago y una deliciosa comida en la mesa buffet que estaba dispuesta para todos y tenía diversos platos de comida internacional para el gusto de los comensales, era un fiesta informal en la que deseaba desde lo más profundo de mi corazón que las personas se divirtieran.

    @ Ernest Dumbledore

     

    Editado por Ada Camille Dumbledore

    IMG-20220208-WA0203.jpg

    Ministre de la Magie Français // 🌙 gfPUyue.gif


    Regalos

  • 36
  • 2
  • 2
  • 20
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Una delicada invitación de doradas filigranas y rosas con una perfecta caligrafía la invitaba a una fiesta renacentista  con motivo de la inauguración de un restaurant temático, cuyo nombre era Las Reliquias del Señor Gold. Se trataba de un  nuevo emprendimiento de su cuñada y uno de los hermanos de la misma. Darla observó la invitación, preguntándose si debería cuidarse de Ernest como lo haría del Señor Gold de los cuentos de hadas que conocía. Como fuere, por respeto por su cuñada, y por el afecto que las unía con la hija de su sobrina querida, la pelirroja decidió asistir.

    Jugando con sus cabellos tras la ducha los había oscurecido y trenzado en un rodete, que sostuvo con una tiara de perlas. No tenía mucha idea de cuál era el estilo renacentista, por eso unos días antes había asistido a un local especializado en donde  eligió un vestido de largas mangas negras, con un escote recto pero que formaba  una  curiosa V invertida, cuyos laterales estaban bordados en pequeñas flores doradas y beige uniéndose  en la base cuello con un par de botones de perla. A la cintura un cinturón negro y beige con broches dorados delineaban el inicio de la falda sobre cuyo fondo negro se podía apreciar gajos de flores doradas y hojas beige que descendían en curvas entrecruzadas como si de un jardín salvaje se tratara que ocultaba las sandalias doradas de tacó alto, quizás no tan renacentistas, pensó divertida.

    Darla tomó su varita y la colocó con delicadeza escondida en un bolsillo oculto en la falda y cuando estaba por partir recordó los aros, no era su costumbre usarlos tan grandes, pero le habían gustado al ver el vestido colgado en la vidriera de aquel local del callejón, así que se los colocó y luego de dudar decidió ir sin capa, sabía que el aspecto era sencillo y algo natural, pero detestaba ir de punta en blanco, de hecho, si por ella fuera luciría como una campesina, pero se trataba de una inauguración. Segundos después desapareció de su hogar en House of Books hacia el corazón del Callejón Diagon en donde el alto edificio del local de las reliquias estaba ubicado.

    Cuando apareció en medio de la calle, observó con curiosidad el frente del local antes de atravesar la calle hasta su ingreso.


    Regalos

  • 32
  • 32
  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Mejor de lo que esperaba, no queda mal. ¿Cuánto dices que ha costado? —preguntó a su elfo doméstico mientras se miraba al espejo. Observando la ropa que había tenido que comprarse para poder acudir de forma adecuada a la invitación que le habían hecho. —No importa. Le diré que me lo pague, a fin de cuentas me lo he tenido que comprar por su culpa. —comentó interrumpiendo a su sirviente,  refiriéndose a su hermana. Seguro que la idea de hacer la fiesta con temática Renacentista había sido suya. Estaba sorprendido con el buen ojo del elfo para la ropa.

    Por mucho que ver su imagen en el espejo durante minutos le resultase de lo más confortable del mundo, tenía que ponerse en marcha si no quería llegar tarde. Estaba contento de que dos de sus familiares se uniesen para abrir un negocio, esperaba que tuviera mucho éxito. La idea era buena, era genial tener un lugar en el que poder volver a vivir con ilusión esos cuentos que les contaban a los niños de pequeños. La Fábula de los Tres Hermanos era su preferido, en algún momento de su vida había soñado con poder hacerse con esos objetos descritos en el libro, pero era una idea que se había quitado de la cabeza. 

    Se sentía cómodo con su ropaje. Se preguntaba si tendría que empezar a usar expresiones típicas de otra época, pero alguna seguramente que dejaría escapar aunque solamente fuera por lo divertido que sonaría escucharlas salir de su boca. Se guardó la varita y se puso en marcha. Muchas veces uno iba a la fiesta sin saber aún qué clase de personas encontraría y si lograría mantener alguna conversación interesante con algún presente. Por fortuna, esta vez no acudía solo. Estaba acostumbrado a ir de forma individual a muchos eventos, pero esta ocasión sería una de esas pocas excepciones.

    Esto es genial. —murmuró con una sonrisa mientras caminaba por las calles del Callejón Diagon después de que una persona girase el cuello para mirarle.  No era la primera persona que lo hacía. Dado el vestuario que llevaba a más de uno le había llamado la atención y estaba encantado con esa circunstancia. Le gustaba ser el centro de atención aunque fuera por un par de segundos. Se preguntaba si a los demás invitados les había sucedido algo similar de camino a la fiesta. De todas formas imaginaba que no podía haber demasiadas personas aún, iba muy puntual. Raro en él.

    Se encontró delante de la entrada al establecimiento, pero no entró. Ahí en la puerta esperaría a su acompañante para entrar a la vez. Todo esto asumiendo que había sido el primero en llegar.

    Editado por James Fleamont Potter

    7tYyLOg.jpeg


    Regalos

  • 46
  • 48
  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    -No puede ser que las chicas de aquel tiempo pudieran respirar con algo así puesto- comento la chica mientras Su elfina Artemis, ajustaba el corse, cortándole la respiración en segundos - segura que lo has apretado lo suficiente?- pregunto con sarcasmo en la voz. Se miro en el espejo mientras de daba la vuelta y se admiro del excelente trabajo que había hecho la criatura -ahora si que parezco salida de un túnel del tiempo-

     

    -Yo creo que se ve bellísima señora- volteo con una mirada un poco coqueta a su elfina y sonrió, era muy bueno cuando alguien más que una la chuleaba, pero ya era tarde y tenía que terminar de arreglarse si quería llegar temprano a la inauguración, claro que ella siempre llegaba un poco tarde, siempre iba algo sola a ese tipo de reuniones pero hoy era la excepción, tenía pareja y no quería hacerlo esperar de ninguna manera.

     

    Salió de la mansión Macnair y con un movimiento de varita desapareció en los jardines, para aparecer justo en el callejón, un pequeño bolso de mano colgaba de sus hombros y la gente se le quedaba viendo más de lo normal, poder tener el cabello morado casi siempre tenía aquellas miradas . Pero hoy estaban intensificadas debido al atuendo.

    e55abef7aa18c5c463ab5354c5f8d014.jpg

     

    Estaba solo a una cuadra del lugar indicado, un restaurante nuevo con temática de los cuentos de los hermanos Grimm y de otros tantos como los de bleede el bardo, siempre había Sido uno de sus libros favoritos y más cuando era una niña, así que el estar ahí y con esa temática ella se sentía como si fuera a entrar a literalmente un cuento de hadas hecho realidad. Mientras avanzaba su nerviosismo comenzó a aumentar un poco, ya queda lo lejos y en la entrada del lugar estaba un caballero, fantásticamente vestido y con un porte muy elegante.

     

    Hasta que se acercó un poco más a unos pasos de llegar, se pudo dar cuenta que el caballero era sin dudas su pareja en aquella fiesta. -Vaya que te esmeraste esta noche, te queda bien ese traje- comento la chica al momento de llegar y terminar por romper el hielo de la velada por completo, ya se habían visto en alguna ocasión en un café del callejón y ahí fue donde la invitó a la inauguración. Ella aceptó queriendo compartir una velada así de agusto como en aquel momento días atrás.

     

    @ James Fleamont Potter

    g9l8Gjc.png

     

     

    Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Una invitación había llegado a la puerta de mí casa, una carta que se escabulló por debajo de mí puerta, sientiendo un ligero golpe en la puerta. Mis ojos apenas se abrieron ya que me encontraba recostado en el sofá, envuelto en papiros, con diversos conjuros de diferentes invocaciones. Luego de dar un ligero suspiro decidí levantarme para ver quién era.

    - quien demonios es...- dije deslizandome hasta la puerta donde se encontraba un sobre - que ray...- 

    Al tomar el sobre note que no había presencia detrás de la puerta, pero si un aroma que provenía del sobre, aroma conocido, dulce y suave. Comencé a abrir el sobre dónde se encontraba una pequeña invitación, era a una fiesta que se organizaba por la apertura de un nuevo local... Algo que la verdad pareci extraño y a la cual no podía negar, pedía cierto tipo de vestimenta, muy aristócrata, algo poco común en mí, pero que debería solucionar.

    Mientras buscaba vestimenta, me preguntaba el por que asistir, pero seguro me harían la cruz si no iba, lo cual tomé una vieja camisa blanca con un cuello mediano alto el cual tenía pequeños diamantes incrustados, algo muy llamativo para mí. Un pantalon que no usaba hace años con ligeros adornos de oro oscuro que brillaban ante la luz, se decía que había sido utilizado por el emperador belzebu tercero en tiempos de caza. Unos objetos malditos adornaban mís dedos, eran anillos de oro negro, refinados en el infierno, utilizados por demonios que habían intentado entrar en nuestro plano. Coloqué una oscura capa que iba por mí cuello hasta mí espalda,llegando a l cintura, pero no me convencía, era algo extraño pero luego de mirarme al espejo pronuncie atseif al a, cubriéndole en fuego oscuro y apareciendo en ese nuevo local.

    Las puertas decoradas y un extraña aura se encontraba en la entrada mientras me encaminaba vestido con estás oscuras y extrañas vestimentas. Mis pies se encontraban descalzos y en mí oreja colgaba un pequeño colmillo, observé al caminar una cara conocida, y un aroma aún más fuerte, el mismo que tenía la carta. Me encamine para entrar.

    No entiendo que es ser fuerte... pero supongo que enfrentando a los mas fuertes... encontrare mi respuesta

    Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Unirse a la conversación

    Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

    Guest
    Responder a esta discusión...

    ×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

      Sólo se permiten 75 emoji.

    ×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

    ×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

    ×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

    Cargando...

    Sobre nosotros:

    Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

    Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

    ¡Vive la Magia!

    ×
    ×
    • Crear nuevo...

    Información importante

    We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.