Jump to content

Ficha de Mathias Lear


Publicaciones recomendadas

http://i.imgur.com/Y8whS0k.png



Nombre del Personaje: Croft Ryddleturn Mathías Elliot.

Sexo: Masculino.

Edad: 20 años.

Nacionalidad: Alemana.

Familia(s):
- Croft.

Padre(s) Sanguíneo: Lyra Katara Ryddleturn. - Padre Desconocido.
Padre(s) Adoptivo: Elliot Croft - Brardolla Black.

Trabajo: --




Poderes Mágicos:



Rango Social: Unicornio de Plata.

Bando: Neutral

Rango dentro del Bando: --

Nivel de Poder Mágico: --

Puntos de poder en objetos: 20

 

Hechizos adicionales:



Puntos de poder en criaturas: --




 

Criaturas controlables en asaltos y duelos:



Habilidades Mágicas: --

Conocimientos Especiales:

- Primeros Auxilios
- Artes Oscuras
- Conocimiento de Maldiciones
- Adivinación




Perfil del Personaje:



Raza: Vampiro.

Aspecto Físico: Alto, aproximadamente un metro ochenta y cinco centímetros. Piel bastante blanca, la cual genera un contraste aceptable con respecto a su lacio cabello castaño claro; el mismo lo suele llevar casi siempre despeinado. Dentadura blanca y perfecta; sus ojos poseen una característica particular: uno de ellos se encuentra teñido de un color gris plata y el otro verde. En ellos, cuando se molesta o tiene emociones muy fuertes, se reflejan llamaradas de fuego.

De rasgos refinados, nariz perfilada, cejas semi-pobladas. mentón marcado; sus facciones denotan cierta sensación de arrogancia impuesta por el chico. Todo su semblante muestra la evidente descendencia; el joven no puede ocultar su sangre alemana. En cuanto a su cuerpo, posee brazos bien definidos y manos acordes a su tamaño. Un abdomen marcado y piernas fuertes le confieren una imagen bastante atractiva.

Su vestimenta suele ser bastante elegante y siempre lleva en evidencia sus raíces mágicas. Suele usar muchos chalecos, corbatas, túnicas. A veces puede ser capaz de usar colores claros pero, sin embargo, prefiere los oscuros.

En el brazo derecho tiene un tatuaje de gran magnitud en el que se puede observar una serpiente cobra, enroscada en dicha extremidad hasta llegar a su hombro. Los colores varían en tonalidades negras y verdes.




http://i1220.photobucket.com/albums/dd455/Armengout/Tatuajemat.jpg



Cualidades Psicológicas: Mathias es sumamente reservado, no es demasiado conversador. Su temperamento es bastante pacífico y siempre suele recordar aquella calma que antecede a la tormenta. Es una persona fría y bastante calculadora. Por lo general suele analizar bastante bien a las personas que conoce antes de confiar en ellas. Muy desconfiado, en repetidas ocasiones tiende a ser calculador y analítico. El castaño es considerado un diplomático y muy pocas veces se lo ve rodeado de desconocidos. Tal es el caso que los lugares atestados de gente no le suelen resultar muy comodos.

Por otra parte, su humor es un tanto peculiar suele ser sarcástico y tiende a tener un humor negro muy peculiar gracias a su padre adoptivo. Puede ser muy hiriente a menos que se traten de personas muy allegadas a él. Su humor negro y su sarcasmo dejan una característica muy marcada en el joven. Es leal a su familia y, por ende, a sus ideales.

El joven tiene sus prioridades bien establecidas: si alguien traiciona o engaña, asi sea su amigo, el castigo deberá ser impuesto. No hay nada más importante para el muchacho que su ideología y las metas que se traza.Se considera totalmente autosuficiente y jamás deja demostrar que necesita ayuda, ocultando asi mismo sus miedos.


Historia:

.::20 años cumplirás y a partir de ahí, comenzará tu inmortalidad y nunca más envejecerás::.

El 31 de diciembre de 1992, yo nací. Entre el bullicio del fin de año y los fuegos artificiales, mi madre dio a luz dos niños, dos niños que luego de esto serian separados ¿el motivo? Un padre demonio, una vida llena de inestabilidad y el rechazo profundo por la sociedad.

El segundo par de gemelos de Lyra Katara Ryddleturn, un niño y una niña ambos con cualidades tan idénticas como particulares... Mathías y Eliah.

Mi nombre es Mathías Elliot Croft Ryddleturn y hoy, les contaré mi historia.

De orbes tan diferentes como el día y la noche, nací portando un ojo gris y el otro verde un 31 de diciembre de 1992. Bonito día para nacer ¿no? Mientras en toda Inglaterra la gente se congregaba para recibir el año nuevo, mi hermana y yo nos preparábamos para ver el mundo por primera vez; nacimos justo a las doce... No era primero de enero, era el ultimo día del ultimo mes, del año 1992... Era el día de mi primer latido fuera del vientre materno. Yo fui el primero en ver las luces de afuera.

Como comenté al comienzo, nos separaron al nacer. Según parecía no era digno de unión familiar tener un par de hijos más ¿que era eso para Katara? Por el contrario, nuestro nacimiento representaba un problema. Mi padre, un poderoso demonio, se dio a la tarea de decidir por Lyra, por Eliah e incluso, decidió por mi. Me tomó en brazos la misma noche en que nací y sin ver si quiera a mi hermana, quebrantó ese lazo que solo se genera entre hermanos gemelos; nos separó y nunca más, volvimos a vernos.

Mi endemoniado padre, con cientos de conocidos y contactos en el bando oscuro, me trasladó con él a su natal Alemania. Allí me dio su nacionalidad y me mantuvo a su vera durante mis primeros ocho meses de vida donde sin duda alguna, se dio cuenta que un pequeño bebé era demasiada carga para él.

Fue una noche apacible del mes de Agosto, cuando mi padre me llevó a la disposición de una pareja de mortífagos. Él, de marcados ideales con una fidelidad impresionante hacia el bando tenebroso, sería el sujeto perfecto para ser un padre digno de admirar y ella por su parte, fría y distante pero con la capacidad necesaria de poder criar a un bebé como una verdadera madre.

La familia Croft, era la mejor decisión que por mucho tiempo había tomado mi progenitor y por otro lado, yo era sangre pura así que ellos, no se arrepentirían. De ese modo pues, me bautizaron bajo el nombre de Mathías Elliot Croft, un nombre con fuerza y carácter, digno de la fortaleza y peculiaridad que poco tiempo después, iba a marcar mi personalidad.

Entre asaltos y batallas, cumplí mi primer año de edad y a pesar de ser tan pequeño, gracias a las habilidades de mis progenitores, para ese tiempo había desarrollado una habilidad mágica y una inteligencia arrogante y muy difícil de tener en un pequeño de apenas un año y poco más.

Cumplí mis dos años, Brardolla y Elliot eran los padres perfectos. Con la llegada de su pequeño primogénito, o al menos era eso lo que yo creía que era, ellos se amoldaron a mi vida y día con día, me daban las razones más eficaces para ser feliz; mi entendimiento era óptimo, en ese momento sabia que nunca me separaría de mis padres.

Más o menos para Marzo del noventa y cuatro, los ojos de Elliot y Brardolla adquirieron otro aspecto, brillaban y era inevitable no respirar armonía en aquella casa. Después de un asalto a la Croft en la que ambos me defendieron con su vida, Elliot me cogió en brazos y aún con los rastros de tierra y sangre en la cara pronunció las palabras que un niño normal de mi edad no entendería sin embargo yo, gracias al lado demoníaco de mis padres sanguíneos, pude comprender cuando me dijo: tendrás un hermanito o hermanita.

Fue entonces como casi ocho meses más tarde nació Etoile, mi hermana menor. Pesó tres kilos doscientos gramos y midió casi cincuenta centímetros, era una bolita pequeña con a penas unos poquitos mechones de rubio cabello y unos ojos tan azules como grandes. Nació mi hermanita y con ella, vino también esa inevitable responsabilidad de hermano mayor, de ser sobreprotector y hacerla saber que más que un hermano, tendría un amigo.

Con el paso de los años, la familia cada vez era más unida. Cuando yo estaba por cumplir nueve años, Etoile casi tenía siete. Las clases nos eran impartidas en casa, mediante tutorías privadas. Yo, me fui interesando por la historia y debido a los constantes ataques, empecé con mi padre a practicar duelos solo que... No se me daban en realidad muy bien pero siempre, ahí estaba Brardolla para darme ese mágico apoyo que fue crucial, cada vez que me quería rendir.

Gracias a las constantes invasiones a mi casa, fui generando ese asco incontenible y rechazo total por los mal llamados "seres de la luz", siempre tratando de cuidar a mi hermana de ellos y de los muggles, por los que también sentía un aborrecimiento innato.

Junto con Brardolla y Elliot, mi hermana y yo conformamos el Ejercito de Croft, un grupo de estudio y practica no solo de magia negra y duelo, sino que también, de cualquier tipo de magia y hechicería existente; eso con la idea fundamental, de que ambos hijos estuviéramos preparados para cualquier situación a la que nos viéramos ligados.

A la edad de once años, llegó a mí la carta de Hogwarts y luego de eso, fue donde en realidad... Empezó lo divertido. Los invito a seguir adelante, los invito a detenerse. Si llegaron hasta aquí y no se animan a continuar hasta el final, posiblemente estén leyendo la historia equivocada pero... ¿Que importa? Nunca lo sabrán.

Hogwarts: 2003 -2010.

Ingresé al colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, pertenecí a la casa de Slytherin y al graduarme, tuve un promedio excelente pero... Eso no les importa ¿verdad? Vamos a lo relevante de estos días.

El primer año en Hogwarts, me develó muchas cosas que no llegué a entender hasta ese momento. Conocí a Eliah ya que pertenecía a la casa de Slytherin y de igual forma, iba en mi mismo curso. Todo parecía una jugarreta del astuto destino ¿no? Los ojos de Eliah eran tan similares a los míos que espantaba. Tiempo después, gracias a un profesor y adivinador en Hogwarts, descubrimos que eramos hermanos gemelos y con ello, la mentira de mi familia. No era hijo legítimo de los Croft cosa que me dolió como nunca antes imaginé.

Conocí a mi madre, la de verdad. Con ese primer reconocimiento llegó un Mathías lleno de odio, de rencores y no solo con ella, sino que también con Elliot, con Brardolla e incluso, involucre en mi cegada frustración a Etoile. Desde ese momento generé una barrera invisible entre las dos familias que poco tiempo después, se iba a convertir en un problema no solo para mí, sino para todos los que estaban a mi alrededor.

Fue como llegué a mis quince años y también, entré en el quinto curso de Hogwarts. Durante esos años pasaron muchas cosas: en algunas oportunidades los Croft fueron a visitarme, querían excusarse y sin embargo, yo los rechacé y me sumergí en los estudios además de, claro estaba, conocer un poco más sobre mi verdadera familia porque a decir verdad, a las únicas que deje que me vieran en todo ese tiempo fue a Katara y Eliah; a pesar de no salir de allí más que en las excursiones y paseos colegiales.

Entrando a mi tercer año, Etoile quien para mi en ese momento era solo "Croft", ingresó en el primero más sin embargo, no contó con el apoyo de su hermano mayor ya que en ese instante, yo no la consideraba mi hermana y había había adoptado una relación bastante estrecha con Eliah, a quien me daba una curiosidad enorme seguir conociendo. Fue de esa manera como un hechizo poderoso, se encargó de borrar de mi mente la vida de Etoile sin embargo, Brardola y Elliot no dejaron de estar presentes en mi cabeza ni un solo segundo de mi vida.

Cuando estuve por terminar el tercer año, Eliah desapareció de la noche a la mañana y, por más que intenté, nunca la volví a encontrar. Lyra no me dijo nada, Etoile y yo eramos dos desconocidos y mi gemela... Bueno, de ella no sabía absolutamente nada; fue como si se la hubiese tragado la tierra y, tal vez, solo tal vez, era mi castigo merecido por haberle hecho lo que le hice a la más pequeña de los Croft que a esas alturas, yo ni si quiera sabia quien era.

Los siguientes dos años y, los últimos en el castillo, me los pasé más que aislado. Puse a prueba mis conocimientos y descubrí muchos más. Me gradué al fin, busqué a Katara y la enfrenté, hablamos durante horas y horas... No la condené pero tampoco se ganó un puesto muy importante en mi vida, me explicó que... Bueno, que mi padre había borrado la memoria de Eliah por las mismas razones que nos separaron al nacer, no era su culpa pero, ella no hizo nada para evitarlo.

Por primera vez en años, dejé que alguien me abrazara; lo hizo Katara al despedirnos aquél día. El tiempo alejado, me hizo entender que debía tener una reconciliación con la familia Croft ya que después de todo, ellos no tenían la obligación de quererme y lo hicieron. Mientras estuve bajo sus cuidados no me faltó nunca nada.

Recuerdo haber llegado y abierto la puerta de la que aún, por un extraño motivo, consideraba mi casa. No fue fácil ni fue difícil, simplemente fue. Al llegar, nada había cambiado; incluso ellos me recibieron con los brazos abiertos. A pesar de mi lejanía nunca me dejaron solo pero en ese momento, no podía estar con ellos por lo que ese día, dos personas más me abrazaron al despedirme: los Croft. De Etoile no sabía nada, ellos tampoco la mencionaron y yo no la recordaba, no parecía allí vivir nadie más.

Elliot me proporcionó dinero, mi aventura comenzaba en ese justo momento o tal vez, mi vida era la que comenzaba. Viajé por el mundo durante unos cinco meses, conocí Alemania, Roma, Japón y miles de lugares más. Con solo diecisiete años, había cultivado un conocimiento y una cultura general fructífera. Aprendí primeros auxilios, conocí maldiciones, descubrí las Artes Oscuras y mantuve la mente activa pero una noche, cuando estaba a pocas semanas de cumplir mis dieciocho años la vi, vi a Eliah en una calle de Francia pero fue como si no hubiese pasado pues ella, no se acordaba de mi.

Aquella noche no pude dormir, recuerdo que me senté en un banco en aquel parque al que solía ir y un frío invernal a pesar de no ser invierno, me heló el cuerpo. Una figura magistral envuelta en una capa negra se alzó frente a mi y antes de que yo pudiera hacer nada, a la edad de diecisiete años, una frívola mujer a la que no pude verle el rostro, me encajó los colmillos en el cuello y antes de rendirme y dejar de luchar, dijo unas palabras que hasta el momento, siguen retumbando en mi cabeza:

"20 años cumplirás y a partir de ahí, comenzará tu inmortalidad y nunca más envejeceras."

Luego de eso, simplemente desapareció. Una semana estuve encerrado, tenía delirios por la fiebre tan alta, mantenía visiones y por un momento, pensé que me iba a morir pero... Por suerte o por tragedia, siete días más tarde me desperté y al verme en el espejo, contemplé algo que me pareció extraño: en el fondo de mis pupilas, llamaradas de fuego se alzaban. Con el tiempo entendí que cada vez que tenía una emoción fuerte ellas aparecían, no las podía controlar pues tal vez, sería una herencia de aquella extraña mujer que había succionado mi sangre en ese parque. Yo no era un alma pura aquella noche y tampoco lo soy hoy, supongo que por eso no pudo matarme.

Tras aquél suceso, por una razón desconocida me volví un apasionado de las serpientes; tiempo después, plasmé en mi piel mi primer tatuaje: una serpiente inmensa en mi brazo derecho, llegando a mi hombro y bajando un poco más del codo. Cumplí los dieciocho junto a una chica, hoy no recuerdo su nombre, solo sé que los fuegos artificiales iluminaban y sonaban a través de la ventana.

Tras cumplir aquella edad, fui invitado a participar en la academia de Magia y Hechicería. ¿Quien era yo para perder aquella oportunidad? No era nadie así que acepté y volví a la ciudad donde se apilonaban la mayor parte de mis miedos solo que eso, nadie lo sabia. Justo en el segundo lapso de clases, la conocí a ella; era mi profesora pero yo creía haberla visto de alguna otra parte sin embargo, ella parecía indiferente a mis miradas. Rocío Malfoy se llama; mi corazón se aceleraba cada vez que estaba cerca y por mi parte, no me quedaría así.

Tras salir de la academia, conseguí entrar a la Marca Tenebrosa y fue ahí, cuando obtuve mi primer empleo, fue en San Mungo, en el área de las Mazmorras. Gracias a eso, logré acercarme mucho más a mi objetivo principal: Rocío Malfoy. Y aunque me parecía inalcanzable, conseguí conquistar con tan solo diecinueve años. No fue fácil conquistarla he de admitir, la perseguí por todos lados y es que mientras más difícil se ponía... Yo más enamorado.

Había algo más en ella, no me llevó mucho tiempo descifrar que aquellos puntiagudos caninos, eran por una razón: me había enamorado de una vampiresa o ex vampiresa, porque su piel era cálida. Y se que sonará ilógico viniendo de mi, pero en ese momento pensé en el destino y en aquella noche en el parque... ¿Habría sido ella la magistral figura? ¿Habrían sido sus filosos colmillos los que ya conocían mi cuerpo desde hacía mucho tiempo? Esperaba que la respuesta fuera afirmativa pues eso significaba, que su sangre y la mía se buscaban desde hacían muchas lunas y muchos soles.

Yo solo tenía diecinueve años cuando Rocío y yo comenzamos una especie de relación de amor y odio la que, sin duda alguna, me ha dejado frutos muy buenos tanto románticos como pasionales. Con la entrada en el bando, mi unión con Katara se fue haciendo más llevadera y fue así, como un día en uno de sus locales, volví a ver a mi hermana; ya Eliah me reconocía y gracias a eso, ese día inició una nueva relación de hermandad porque yo, a pesar de demostrarle una apatía bárbara, le tenía cariño.

Al tener en claro mis raíces, regresé a la mansión de los Croft ya que, después de todo, eran los únicos padres que yo conocía desde que tuve uso de razón. Con mi trabajo en San Mungo, mi regreso a la Croft y mi relación con Malfoy, yo tenía pautados mis ideales y a la vez, mis metas... La relación con Katara iba mejor, la visitaba de vez en cuando e incluso, tenía un lugar en su árbol familiar y una habitación en su castillo; con Eliah me llevaba, aunque con un tanto de lejanía estaba seguro que ella entendía que podía contar conmigo cuando lo necesitara.

Fue un día a finales de febrero, recién cumpliendo mis 20 años, cuando en la Marca Tenebrosa me dieron la confianza y el orgullo de ser reconocido como un fiel Mago Oscuro, esa había sido mi meta inicial al entrar en el bando y ahora que la tenía, no iba a dejar de intentar.

Ahora bien, se preguntarán que pasó con Etoile ¿cierto? Pues... La conocí, si, la conocí casualmente en mi trabajo, llegó herida y cuando la logré revivir, luego de varios segundos de recuerdos borrosos... Ella me reconoció. Al comienzo se me hizo difícil, yo no sabía quien era y poco tiempo después, la reconocí.

Lo que pasó luego seguro lo querrán leer más sin embargo, he de confesarles que ni yo mismo se lo que venga después porque como bien podrán entender, hace apenas pocos meses que cuento con la edad de veinte años pero si se lo llegaran a preguntar, pronto tendré que lidiar con mi nueva existencia porque... Me estoy convirtiendo en inmortal.

.::20 años cumplirás y a partir de ahí, comenzará tu inmortalidad y nunca más envejecerás::.

 

Sé que ha pasado algún tiempo y, honestamente, no espero que estén atentos a lo que quiera yo o no quiera contarles. Es cuestión de tiempo, es solo parte de mi historia. ¿Tenían curiosidad por saber de mí? Pues les traigo novedades. Luego de una relación intensa, lamentablemente todo terminó al descubrir que la mujer con la que intentaba rehacer mi vida, había sido la misma que me impulsó a la existencia llena de miseria que llevo hasta el momento.

 

¿Quieren saber qué pasó? No, no es algo que les incumba y, para serles muy sincero, yo lo sé pero… aun así, me gustaría contarles un poco. Si algo de lo que con anterioridad, ustedes lograron leer, sabrán que en la víspera de año nuevo y, por ende, de mi cumpleaños número dieciocho, estuve con una joven e hice el amor de la forma más perfecta que se podría hacer. Ahora bien, para ese entonces yo no sabía de quién se trataba y ahora, no es irónico saberlo… lo irónico es que comparto la sangre de esa mujer.

 

¿Se preguntan cómo es eso? En esos años donde me dediqué a la vida mundana y llena de excesos… conocí en Francia a una mujer, una mujer que, de una forma u otra, al igual que yo se encontraba huyendo de algo. Yo huía de la realidad de ser un don nadie y ¿Ella? Ella huía del compromiso. Al principio nos hicimos amigos, claro que… con algunos beneficios más efectivos que los amigos como tal pero… a pesar de eso, cada día iban pasando más cosas solo que yo me consideraba muy joven para querer algo serio y ella, como se los dije antes, huía del compromiso.

 

Luego de varios meses, nos hicimos novios o… algo así. La verdad era que solo nos encontrábamos en aquél piso que yo, con el esfuerzo de un trabajo, había logrado rentar. Era un lugar mágico, estaba en París y, a través de su ventana, se podía apreciar la Torre Eiffel. ¿Podría existir un lugar mejor para tener un nidito de amor? No lo creo. Ahí, ella por primera vez se entregó a un hombre y yo… bueno, supongo que la hice feliz pero si algo puedo decir, es que por primera vez conocí la plena felicidad.

 

¿Las noches? Las noches eran algo que con ansias esperaba, día tras día, para poder estar junto a ella. Eso fueron las primeras dos semanas hasta que… yo, por mi irregular modo de pensar y, gracias a que estaba desligado de mis familiares, decidí dejarla. Durante tres meses viajé sin cansancio, conocí tantos países como me dio la gana gracias a mis poderes y dormía donde primero me encontrara la noche. Fue una invernal madrugada, a escasos meses de mis diecinueve años, cuando conocí esa nostalgia perturbadora que te hace necesitar a una persona y decidí volver. Entré en el piso del que aún tenía la llave y ahí estaba ella. Debo admitir que la vi como ninguna otra, dormía placida sobre nuestras sábanas favoritas y parecía estar congelándose de frío. Me acosté a su lado y la abracé, lo suficientemente pegado a ella como para que durmiera sin frío el resto de la noche.

 

Desde ese momento hasta tres meses más tarde, vivimos juntos como novios “formales” si se le podía decir así pero… fue en ese instante, cuando mi mente comenzó a hacerme malas jugadas. No dormía y, cuando lo hacía, eran inevitables las pesadillas desgarradoras y desesperantes; fue en ese mismo momento, cuando decidí abandonarla de nuevo y hasta que lograra que mis raíces buscaran adherirse al piso. En ese momento pensé que me moriría, yo ni si quiera conocía su nombre pero estaba seguro que si contaba con mi familia, cuando volviera a Francia podría pedirle que se fuera a vivir conmigo por el tiempo que me quedara.

 

Nunca más volví, enlacé mi vida directamente con los Croft y me fui adaptando a decirle “madre” a Katara. De vez en cuando, iba a pasarme unos días en el castillo de los Ryddleturn hasta que mis estadías, poco a poco comenzaron a ser más frecuentes. Conocí a mis hermanos, conseguí una novia hermosa y mi relación con Elliot y Brardolla cada vez iba mejor. De todas formas, si se lo llegaran a preguntar, no dejaba de pensar en mi parisino amor. Era algo que, por más que quisiera, no salía de mi cabeza; es curioso, a veces me preguntaba: ¿habría conseguido un nuevo amor? No tenía idea.

 

Pasaron los meses y mi salud comenzó a empeorar, los latidos de mi corazón se detenían y… fue hasta enero de 2013, cuando mi existencia cambió radicalmente. Llegando a la casa de los Croft, fui perdiendo vitalidad y, literalmente, morí por unos minutos. Para cuando recobré el conocimiento… era un vampiro. Todo lo que había planeado hasta entonces se vino abajo. Mis reacciones fueron las peores durante los siguientes meses, terminé con mi novia gracias al nuevo descubrimiento y, cuando ya tenía un poco de control, una reunión en uno de los locales de Katara, cambió mi percepción de la vida para siempre.

 

Al llegar a aquella reunión familiar, mi mente se paralizó y estoy seguro que, de tener corazón, él también lo habría hecho. A un lado de Katara había una mujer, blanca de ojos tan azules como el océano. Su cabello levemente ensortijado caía despreocupado a ambos lados de su cuerpo y éste último, comenzaba a ser víctima de un paro cardiaco o algo similar aunque solo yo lo notara. Era ella, era mi idílico amor parisino, la mujer a la que, hasta ese momento, no había logrado sacarme de la cabeza.

 

¿Pero cómo?

Fue lo único que le alcancé a preguntar a mi madre con una pobre idea de que ella hubiese descubierto mi relación con la mujer y la hubiese traído hasta mí pero… ¿quieren saber qué pasó? Lyra no entendió mi pregunta y al fin me la presentó. Recuerdo que después de abrazarme, me miró con aquella sonrisa sincera en sus labios y con certeza dijo:

Mathías, cielo, que bueno que estés aquí porque quiero presentarte a alguien. Ella es Isabelle Ryddleturn. Tú hermana menor.

¡No podía ser! Como si de verdad no la conociera, recuerdo que me acerqué a ella y le estreché la mano para retirarme de inmediato. Aquello no podía ser puesto que… al volver a verla, renacieron en mí todos aquellos sentimientos de mi amor adolescente. Se podría decir que de aquella mujer, todavía estaba enamorado si, era un incesto. ¿Quieren saber que pasó entonces? Pues nada, por unas semanas nos ignoramos hasta que un día, nos citamos para hablar. Fue la conversación más devastadora que pudo tener alguien y, sin embargo, fingí que me importaba un bledo.

 

¡Hola! Soy yo, Mathías… no podía aparentar debilidad, no podía pretender que me importaba así que… ese mismo día, quedamos como hermanos, fingiríamos que no nos conocíamos y así, tendríamos que vivir por el resto de la vida. El resto de la vida, hasta que uno de los dos no pudiera más… claro y ¿a que no adivinan quien se rindió primero? Si, han acertado, fui yo y lamentablemente… Enrick, nuestro mayor, nos encontró en una situación ¿Cómo decirlo? Bastante comprometedora. La verdad me importa muy poco el qué dirán, hoy día estoy seguro de que lucharé por lo que siento y ella es exactamente lo que siento.

 

¿Quieren saber que pasará después? Pues la verdad ni yo mismo lo sé así que… si en serio quieren saberlo, los invito a esperar una próxima actualización aunque ¿les soy sincero? No sé cuánto tiempo más pasará para que alguien como yo, se atreva a volver escribir cosas que hagan que personas como ustedes, las cuales no me interesan en lo más mínimo, sepan cosas de mi vida privada que no le interesan a nadie más que a mí.

 

Pertenencias:


Objeto Mágico Legendario: --

Objetos Mágicos:
Objeto 1: Varita
Clasificación: AA
Puntos de poder: 20

Mascotas y Criaturas: --

Criaturas en la Reserva: --

Elfos:
- Larien.



Licencias, Tasas, Registros:


Licencia de Aparición: Aprobada
Licencia de Vuelo de Escoba: Obtenida
Registro de XXX: No



Otros Datos:


Otros datos: --
Cronología de cargos: --
Premios y reconocimientos: --



Links de Interés Referentes al Personaje:


Link a Bóveda Personal: Bóveda 97278
Link a Bóveda Trastera: --
Link a Bóveda de Negocio: --
Link a Bóveda Familiar 1: --
Link a Bóveda Familiar 2: Bóveda Familia Croft

Editado por Beltis

http://i.imgur.com/1Vwan.gif - http://i.imgur.com/s6UEz.gif


mUf8ekk.jpg


http://i.imgur.com/l6ur9ia.gif - http://i.imgur.com/vhWsBiq.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

MM.png

Objetos Mágicos:

Certificados por el Ministerio de Magia.

 

El Ministerio de Magia informa que el personaje de Mathias Lear ha sido aprobado con el siguiente objeto.

 

Objeto: Varita mágica.

Clasificación: AA

Puntos: 20

Total de puntos: 20

 

De acuerdo a lo especificado en el tópico Ministerio de Magia v2.0, las fichas nuevas solamente pueden tener una varita mágica, para añadir más objetos y criaturas mágicas o no mágicas, podrás comprarlos próximamente en la Tienda Ministerial.

 

No olvides inscribirte en la Academia de Magia y Hechicería, te ayudara a mejorar todos los aspectos de tu personaje. Puedes inscribirte en la Oficina de Inscripciones, hasta que salgas de la Academia, tu rango social será el de Aprendiz y el Bando será neutral.

 

A los personajes inventados, es decir, que no son manejados por una cuenta, se les pone el ** para diferenciarlos. Recuerda que no puedes editar tu la ficha. Tienes que postear de nuevo para solicitar el cambio, el cual será realizado por un moderador. De esa forma vemos que no tengas cosas ilegales.

 

Atentamente:

Tatianne Dominé Evans

Miembro del Winzegamot

Moderadora de Harrylatino.org

 

Nota: La ficha y el perfil ya han sido actualizados.

http://i.imgur.com/Wb0Wb33.gif
http://i.imgur.com/XoZy7kJ.jpg

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Vale, vale, muchisimas gracias!! Aun no tengo muy bien la idea sobre como hacer para en un futuro ir modificando las secciones y adquiriendo los artefactos y todo eso pero supongo que cuando llegue el momento ya me tendran de nuevo por aqui viendo de modificar jajaja saludos!!

http://i.imgur.com/1Vwan.gif - http://i.imgur.com/s6UEz.gif


mUf8ekk.jpg


http://i.imgur.com/l6ur9ia.gif - http://i.imgur.com/vhWsBiq.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Sólo debes mencionar los campos en los que quieres modificar y poner los nuevos datos.

 

Recuerda que tú no puedes editar la ficha, debes pedir los cambios posteando en este topic (tu ficha) y un moderador se pasará a realizarlos.

 

Saludos.

http://i.imgur.com/Wb0Wb33.gif
http://i.imgur.com/XoZy7kJ.jpg

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

  • 2 meses más tarde...

Licencia de vuelo.

 

Yo, Goderic Slithering, certifico que Mathias Lear presentó el examen de vuelo y lo aprobó satisfactoriamente, por lo que por medio del presente memo solicito la edición de su ficha.

 

 

Goderic Slithering

Jefe del consejo regulador de escobas.

Departamento de transportes mágicos.

Ministerio de la Magia.

p1Ok3Sj.png

XacvgSF.gif

 


Regalos

  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    • 2 meses más tarde...

    Hola buenas noches, me gustaría que realizaran la actualización de mi ficha con el link a mis bovédas...

     

    Saludos y disculpen las molestías.

     

    Dejo link

     

    BovédaMathíasLear

    http://i.imgur.com/1Vwan.gif - http://i.imgur.com/s6UEz.gif


    mUf8ekk.jpg


    http://i.imgur.com/l6ur9ia.gif - http://i.imgur.com/vhWsBiq.gif

    Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Tía *O* muajajaja xDD muchas gracias, ahora si voy rumbo a ser millonario (?)!! Saludos!!

    http://i.imgur.com/1Vwan.gif - http://i.imgur.com/s6UEz.gif


    mUf8ekk.jpg


    http://i.imgur.com/l6ur9ia.gif - http://i.imgur.com/vhWsBiq.gif

    Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Hola, hola... ehmns me dijeron por ahí que debería venir a solicitar el cambio de Rango Social porque como ya me gradué y eso pero bueno, yo no entiendo mucho sobre ese tema jaja así que si hay que modificar el rango por haberme graduado de la academia, se los agradecería un montón.

     

    Además de esto, me dijeron que también solicitara la adhesión a mi ficha, de los conocimientos que se me otorgan también por haber terminado la academia.

     

    Gracias y disculpen tanta molestia. :unsure:

    Editado por Mathias Lear

    http://i.imgur.com/1Vwan.gif - http://i.imgur.com/s6UEz.gif


    mUf8ekk.jpg


    http://i.imgur.com/l6ur9ia.gif - http://i.imgur.com/vhWsBiq.gif

    Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Unirse a la conversación

    Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

    Guest
    Responder a esta discusión...

    ×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

      Sólo se permiten 75 emoji.

    ×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

    ×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

    ×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

    Cargando...

    Sobre nosotros:

    Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

    Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

    ¡Vive la Magia!

    ×
    ×
    • Crear nuevo...

    Información importante

    We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.

    La publicidad es necesaria para mantener esta Comunidad. Procuramos que sea una publicidad no agresiva y de calidad, pero resulta necesaria para ayudar a costear los costes de mantenimiento. Si quieres navegar por nuestro sitio web, por favor, desactiva el bloqueador de anuncios.

    Muchas gracias por tu colaboración.

    De acuerdo