Jump to content

Tienda P.B. de Material Escolar (MM B: 96638)


Publicaciones recomendadas

No sé porqué a mi niñito no le gustaba leer. ¡A mí me encantaba! Así que saqué un libro, después otro, después un tercero... Los dejé en la mesa del mostrador y lo abrí. Allá me pilló mi hijo. Me sonrojé y a punto estuve de esconder el libro que había empezado a leer pero eso parecería extrañísimo. Así que le sonreí y di un par de golpecitos sobre él, como si no pasara nada. Me rasqué la oreja.

 

-- Yo hago el ruido de siempre, chico. Eres tú quien no me has escuchado cuando he preguntado si alguien me atendía. -- ¿Lo había hecho? No lo recordaba. -- Me he tenido que servir yo solita. Seguro que tú estabas ocupado con... algo o alguien...

 

Intenté poner un tono de pena por ello pero no pude esconder la risa, que abandoné al instante al verle con la varita alzada. Heliké apareció por detrás, riéndose de mí y de mi forma de presentarme en la tienda.

 

-- ¿A dónde vais con eso? Ya llevo mucho rato aquí, entrometida, y no me habías detectado, así que no alardees tanto. Si estuvierais atendiendo al público en vez de estar ahí haciendo... lo que fuera... -- Fruncí el ceño. -- Busco literatura infantil para Ithilion.

 

Me crucé de brazos, toda enfadada ahora.

 

-- No soy una ladrona. Te recuerdo que esta tienda era mía y lleva el apellido de MI familia, no puedo robar en lo que me pertenece. Así que ten cuidado con esparcir rumores falsos sobre mi persona o... te vas a enterar.

 

Sí, un poco débil esa defensa pero... ¡Se iba a enterar!

WGnAuqD.png

Icr0JPz.gifKRLtVZp.giftOWLU4S.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

- ¡Huy! ¿Quién osa llamarte ladrona, tita Sagitas? ¿Estás enfadada?

 

Eso intuí cuando, al entrar en la librería de la familia, la sentí chillarle a alguien y decirle que aquel negocio había sido suyo. Comprobé que allá estaban los primos Matt y Helike, así que fue fácil deducir que la tía Sagitas estaba enfadada con ella. Siempre estaban gritándose y poniéndose a mal y, por lo contrario, se desvivían la una por la otra para que no les pasara nada. Vaya par de brujas...

 

- No grites tanto o, vas a asustar a la clientela, que en este momento sólo soy yo. Porque os conozco o pensaría que estamos en una casa de locos y saldría huyendo de la tienda.

 

Iba en serio. Se querían, pues que empezaran a demostrarlo sin estar tanto tiempo chillándose la una a la otra. Y eso que habían prometido ser buenas y no volverse a chillar. A la tía Sagitas eso se le olvidaba a menudo.

 

- Y pensar que sois dos personas geniales y siempre peleándoos. Primo Matt, anda, convence a tu mujer de que se traten mejor. En verdad que os pondría un castigo de esos de los Budas, pasar más tiempo juntas, con los tobillos atados, para que tengáis que sobrevivir durante una semana una a la merced de la otra. ¿Lo hacemos, Matt?

 

Intenté no reírme. La tía Sagitas no podría estar con _Jack haciendo cositas, ni Heliké a Matt, al menos que quisieran hacer un cuartero. Me puse toda roja con aquel macabro pensamiento.

AebdpFW.png?1

7sfPjxW.gif idFgtQA.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

  • 1 mes más tarde...

Me eché a reir con las dos, viendo como se picaban, mientras bajaba la varita. Había aprendido a vivir con ello, y sobre todo, a reirme. O acabarían matándome por el estrés entre las dos.

- Si...Y yo soy tu hijo, Matt, y también soy el dueño. Y ella es @, mi mujer. Y esta - dije, alargando la mano izquierda hasta dejarla sobre el vientre de mi mujer. - Es tu nieta, a la que tanto te divierte llamar Artagracia - contesté.

 

@@Xell Vladimir Potter Black ! La última que faltaba, pero que bien venía tener algo de ayuda contra las dos fieras...

- Ahí la tienes, tu sobrina Xell. Todos somos aqui familia, asi que bajaremos las varitas y nos comportaremos como personas civilizadas. - pedí - A qué venís? Tengo qeu organizar el pedido de Heli, pero podemos ir los cuatro juntos y asi, los preparamos a la vez. - propuse.

 

Pero...la propuesta de la rubita me hizo mirarla, alzando una ceja con una media sonrisa. Si...Si...

- Buena idea.

 

Con un movimiento ágil de varita, aprovechando la cercanía entre ambas, creé un lazo que las unió a las dos por las piernas, de forma que la izquierda de Helike se unió a la derecha de Sagitas. Y solo Xell o yo podríamos eliminarlo.

- Bien, hoy vamos a pasar el día aqui. Prepararemos vuestros pedidos, comeremos, y si aprendéis a colaborar entre vosotras, tal vez podáis volver a casa por separado. - dije, tremendamente divertido.

M4xQXhr.jpg

XaIHB03.gif.8d9da3f22cdcf76478ba8b5e63d5666a.gif KhGckEc.gif.6e9b2b71e2797bafac6806b66df1d1b0.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

  • 1 año más tarde...

Olía a polvo. Hacía al menos un año o más que aquella tienda no se había movido. ¿Qué había podido pasar? La Tienda PB no había cerrado nunca en los tiempos peores cuando yo era la directora. Entonces... ¿Por qué ahora estaba cerrada, con polvo en el suelo y sobre los estantes y con la sensación de que había sido abandonada a su suerte? Con la de cosas que habían sucedido entre aquellas paredes...

 

-- ¡Hasta parece que hayan fantasmas! -- dije, en voz alta, antes de poner a reír. Yo, precisamente, no le tenía miedo a los fantasmas. Mi marido era un fantasma y no le tenía precisamente miedo.

 

Moví la varita por el aire y se abrieron las ventanas y puertas de par en par. Necesitábamos airear todo aquello. Olía a moho aposentado. Después empecé a mover cajas y amontonarlas contra las paredes, para tener espacio para barrer todo aquello. Pero realmente no creía que un Fregotego pudiera arrastrar toda aquella suciedad acumulada en el suelo y las paredes. Suspiré.

 

-- Necesitaré ayuda.

 

Así que mandé nota a los elfos de la mansión Potter Black para que vinieran a echar una mano. Aquel día iba a ser una dura jornada de limpieza a fondo sin ser sábado. Esperaba que no tardaran mucho...

WGnAuqD.png

Icr0JPz.gifKRLtVZp.giftOWLU4S.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

  • 6 meses más tarde...

Entré a la Tienda Potter Black por la puerta trasera. Los últimos tiempos no habían sido los más fáciles, y desde luego no parecía el mejor momento para mantener la tienda PB de material escolar abierta....no muchos pensaban en estudiar en tiempos convulsos, pero, si queríamos volver a la normalidad.....

 

No pude evitar toser a causa del polvo. Me froté la nariz para alejar el picor, y me fijé en aquella sala, con su mesita, sus sofás y la cafetera, recordando los buenos momentos con Sagitas y Xell mientras tomábamos una taza de café, huyendo del trabajo o descansando de las compras...

 

- Lo mejor será ponerse a limpiar un poco y luego, hacer inventario. - comencé a hablar en voz alta, mientras paseaba por allí. Lo mejor era organizarme o si no, acabaría por no hacer nada.

 

- Habría que comprobar qeu los pergaminos y los libros no se echaran a perder por culpa de la humedad, que las tintas no se han sec...

 

Alcé la vista y observé a mi alrededor. De pronto había escuchado pasos, movimiento. Alguien más estaba allí. Saqué la varita y despacio, comencé a avanzar hasta....

 

- Demonios! No has oido qeu estaba aquí? - pregunté haciéndome el indignado mientras bajaba la varita. Había estado a punto de petrificar a Sagitas....

M4xQXhr.jpg

XaIHB03.gif.8d9da3f22cdcf76478ba8b5e63d5666a.gif KhGckEc.gif.6e9b2b71e2797bafac6806b66df1d1b0.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

  • 3 meses más tarde...

Ya hacía tiempo que había olvidado lo que era hacer limpieza a fondo. Primero, porque solía huir de ello cuando la organizaban los elfos del hogar, al menos que fuera yo la que quisiera tener melancolía y me encerrara a limpiar el desván. Segundo, porque desde que era Ministra, no tenía tiempo para eso quehaceres (gran excusa, ¿no?). Pero ver la tienda así me había hecho ponerme un delantal y barrer ordenar a varios elfos que barrieran, mientras yo miraba, claro.

Los elfos eran estruendosos o yo me habría dado cuenta que alguien había llegado. La confianza en ellos, en que la tienda estaba cerrada y que por fin había encontrado un lugar donde esconderme de la vida pública hizo que me despistara. Cuando sentí la voz irritada y me di la vuelta, él ya me estaba amenazando con la varita. Casi me da un síncope con la fiereza en su rostro. Por un momento, pensé que me iba a atacar. No sé porqué lo pensé. Era mi hijo, yo era su madre, nos queríamos a pesar de nuestras desavenencias. 

Cuando él bajó la varita, respiré, algo más tranquila.

-- ¿Cómo quieres que te oiga si avanzas a puntillas? -- le espeté, algo enfadada por haberle tenido miedo. -- Si me das otro susto así, me matas sin necesidad que nadie atente contra mí.

Bueno, exagerada, sí, pero es lo que tiene el miedo. ¿Qué sucede cuando ni puedes confiar en tu propia familia? Yo no quería eso. Debíamos arreglarlo.

-- ¿Has venido a limpiar? Necesito ayuda.

¿Yo? Serían los elfos, pero sería una buena excusa para hablarnos e intentar relajar el ambiente.

WGnAuqD.png

Icr0JPz.gifKRLtVZp.giftOWLU4S.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Vale...culpa mía. Sagitas se había sobresaltado con cierta razón....tenía la capacidad de avanzar sin hacerme ver u oir.

- Vale...lo siento. - dije, guardando la varita como gesto amistoso. Habíamos estado a punto de atacarnos de nuevo...demasiadas veces en pocos días, la proporción estaba disparada....teníamos qeu hacer algo para solucionarlo.

 

- Si...claro qeu te ayudo. Pensaba venir a ordenar y hacer inventario de lo que tenemos...tendré que hacer nuevos pedidos, seguramente las tintas y pergaminos se han echado a perder después de tanto tiempo, pero...tampoco se que se me autoriza a vender ahora.  - no, no...teníamos que arreglarnos, no volver a pelear. Miré alrededor, y acabé señalando las escaleras. Podríamos empezar por arriba. Tu...tu apuntas y yo limpio? - propuse, ya que sabía que limpiar no era precisamente su fuerte (para que engañarnos, siempre que podía se escapaba de esas tareas)

 

Le tendí una tablilla con varios pergaminos y una pluma, esperando que aceptara la invitación. En algún momento debíamos empezar a hablar de nuevo sin querer matarnos.

M4xQXhr.jpg

XaIHB03.gif.8d9da3f22cdcf76478ba8b5e63d5666a.gif KhGckEc.gif.6e9b2b71e2797bafac6806b66df1d1b0.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Yo sabía que él sabía que le había tenido miedo. Eso de sacarnos las varitas entre nosotros se estaba convirtiendo en un hábito que deberíamos abandonar, por nuestro propio bien. Sonreí ante su propuesta; por supuesto que le iba a ayudar, al fin y al cabo no podía olvidar que aquella tienda era suya, un legado que le transmití y que ya no dependía de mí. Era suya. ¿Por qué me empeñaba en olvidar que el muchacho había crecido y tenía su propia vida, sus propios negocios, su propia forma de pensar y que, no necesariamente, debía de coincidir con la mía.

Le sonreí, de forma maternal y sincera ante su petición.

-- De acuerdo, yo apunto lo que haya que comprar y las existencias que tenemos. Pero te advierto que ahora ya no escribo por mí misma y mi caligrafía es horrible. Esas plumas ministeriales lo hacen todo por mí. ¿Crees que después entenderás mi letra? No admitiré quejas después.

Sin hacer caso de mis propias palabras, moví el dedo índice e hice aparecer mi vuela pluma que, con gran maestría, empezó a escribir en el pergamino que me había dado mi hijo. A pesar de todo, yo seguía siendo eficiente.

-- Bueno, ¿qué miramos primero? ¿Las tintas? Yo te sugiero un cambio de filosofía en la compra de libros de los estudiantes. Ha habido un... ligero cambio... en el temario de las asignaturas...

Me mordí el labio inferior levemente. No es que fuera necesario hablar de mi papel de Ministra, pero en este caso, salía a relucir sin poder evitarlo. Maldita sea la mía... Siempre íbamos a estar enfadados, ya lo veía.

WGnAuqD.png

Icr0JPz.gifKRLtVZp.giftOWLU4S.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Respiré aliviado cuando aceptó mi propuesta...incluso verla sonreir. Cuanto hacía que no me sonreía? Le pasé la tablilla, mientras se quejaba de la letras por pérdida de práctica en el noble arte de la escritura. 

- Bueno, si resulta qeu pido un centenar de cuernos de erumpment, tendré a quién echarle la culpa. - bromeé, mientras me acercaba a las escaleras.

 

Pero ya se había encargado ella de hacer aparecer su vuelapluma, qeu la seguiría a todas partes garabateando lo qeu fuera necesario para reponer las existencias del negocio y reabrir el local, sobre todo, teniendo en cuenta los cambios en la normativa que había llevado a cabo Sagitas en los últimos tiempos, que afectaba al negocio.

Oir que mencionaba el cambio en las asignaturas me dolió...aun recordaba las clases de estudios muggles, y era doloroso saber que era Sagitas quien había terminado prohibiendo una asignatura tan curiosa. Aproveché que le daba la espalda mientras subíamos para que no pudiera ver mi expresión, antes de contestarle, sin demostrar lo que pensaba. Mejor no pelear...

 

- Tintas y pergaminos. Creo que muchas de las tintas se han secado, o se han separado los aceites del pigmento y son inservibles. Además, temo que los pergaminos se hayan apulgarado por la humedad. 

M4xQXhr.jpg

XaIHB03.gif.8d9da3f22cdcf76478ba8b5e63d5666a.gif KhGckEc.gif.6e9b2b71e2797bafac6806b66df1d1b0.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Intenté no reírme cuando dijo lo de los erumpent. Nunca pediría esos cuernos, eran una mercancía altamente peligrosa y muy controladas por el Ministerio, así que, de todos los errores que podría cometer con mi escritura, esa no sería. Pero era una broma graciosa.

Iba con él, escribiendo (es decir, mi vuela pluma verde que me perseguía por todas partes) lo que había cambiar. Aún sonreía cuando noté el cambio. No me hacía falta verle para saber que algo de lo dicho por mí, seguramente lo del cambio de las asignaturas en la Academia de Magia y Hechicería, le había sentado mal. Lo noté, ese movimiento de aire casi imperceptible que se mueve en una aura. Sí, era muy buena sacerdotisa oscura y de siempre había detectado esos cambios, esos colores que me permitían "ver" lo que alguien pensaba, su esencia más natural. Y a Matt le conocía tanto que, aún de espaldas, supe de su malestar. Intenté que no se notara, aunque me afectaba verle así, triste.

-- Las tintas es mejor tirarlas, sí, sácalas todas para la basura, son inservibles. Los pergaminos, sin embargo... Se podrían recuperar con una poción envejedora que les libraría de la plaga que los destruye y les da un aire más... auténtico. Los podríamos vender como una novedad para dar antigüedad a los escritos. Seguro que alguno se vendería y así no sería una pérdida total.

Me giré y le sonreí, aunque me sentí triste también. Bajé la cabeza.

-- "Él" estudió o estudiará Estudios Muggles y eso le enseñará la historia de las Guerras, ni sé porqué aprenderá eso pero le enseñará demasiada maldad y lo aplicará en el futuro y... -- No sabía cómo explicarme, como justificarle que no quería esa asignatura en Hogwarts. -- Lo siento, no sé cómo pararlo. Sólo intento poner palos en todas las ruedas posibles del tiempo para que no llegue a Ithilion.

Era lo más sincera que había sido en tiempo.

WGnAuqD.png

Icr0JPz.gifKRLtVZp.giftOWLU4S.gif

 

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Unirse a la conversación

Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

Guest
Responder a esta discusión...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Sólo se permiten 75 emoji.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.