Jump to content

Tabla de líderes

  1. Juliette Macnair

    Juliette Macnair

    Magos Expertos


    • Puntos

      4

    • Contenido

      272


  2. Candela Triviani

    Candela Triviani

    Moderadores


    • Puntos

      4

    • Contenido

      6.938


  3. Arya Macnair

    Arya Macnair

    Moderadores


    • Puntos

      2

    • Contenido

      4.441


  4. Sybilla Macnair

    Sybilla Macnair

    Magos Expertos


    • Puntos

      2

    • Contenido

      8.973


Contenido popular

Showing content with the highest reputation on 07/07/17 en todas las areas

  1. El Arcano de Videncia caminaba despacio aunque sin mirar atrás. Sabía que hoy podría ser la última vez que hiciera ese trayecto hacia la Pirámide que contenía los Portales de Habilidades. Le hubiera gustado despedirse de sus compañeros pero, al fin y al cabo, el final era algo que sólo sabían los Dioses y la pupila que hoy tomaría su prueba de Vinculación. Sajag había visto tres finales posibles y sólo uno de ellos era medianamente favorable para su figura oronda. Sería inútil clamar que no sentía miedo. Lo sentía. Pero no estaba en sus manos impedir lo que sucediera. Como Arcano, tenía la obligación de permitir que todo aquel que tuviera los conocimientos apropiados, se acercara al Portal y lo intentara. También había de impedir que ningún vinculado con anterioridad, entrara en el mismo. Por supuesto, debía luchar que cualquier muerto, inferi, criatura o ente violentara su secreto. Las tres directrices se iban a ver envueltas en este día. Contempló el primer obstácul0 que tendría que sortear su pupila. Aquella agua violenta sólo con asomarse se calmaron en cuanto le reconocieron, algo que no harían con Cissy Macnair. El agua se emborronaría como si fuera líquido turbio de tila hecha de hojas silvestres. El mismo olor era adormecedor y caería dentro sin evitarlo. La mujer debería nadar y ver el poso del lago que la contenía. Encontraría que eran un símil de los posos de una taza normal, como si fuera un enorme tazón que contenía un mensaje en el fondo. Sybilla sabría interpretarlo sin problemas. ¿Se lo diría a la dueña del cuerpo que la contenía? Pregunta lerda, sabía que sí. Caminó por un puente de cartas que le dejaron pasar y llegó hasta la otra orilla, donde lanzó un suspiro antes de proseguir. Revivir un pasado oscuro que intentaría hacerla desistir de seguir adelante. Una voz chillona interpeló al Arcano: - ¿Morirías por ella, eh, jovenzuelo? ¿Morirías por ella? Sajagj cerró los ojos con fuerza y luchó para que su mente no trajera aquellas imágenes de un imberbe muchacho enamorado. Apretó con fuerza los puños y controló un sollozo que acudía con fuerza. No supo cuanto tiempo estuvo así, quieto, hasta que se atrevió a soltar el aire impuro de sus pulmones. - ¿Morirás por ella, Arcano? Hizo un gesto agresivo, como si una mosca le estorbara. El silencio acompañó su avance y el Arcano vació su mente, atravesando aquel camino maldito que quería recordarle un pasado que ya no existía. La pregunta, sin embargo, se le había quedado dentro y, seguramente, le atormentaría el resto de su vida. Que prometía corta, sin duda. Por eso, los muertos no le habían atacado al cruzar por allá. Seguro que aparecerían en cuanto Cissy pasar entre ellos, escondidos entre las ramas de los árboles, deseosos de que les acompañara en ese mundo muerto y estéril. ¿Cuántos muertos tendría Cissy escondidos en sus actos? El Arcano no había querido averiguarlo. Al fin y al cabo, Sybilla tenía miles y miles, demasiados para ella sola; esperaba que también le diera fuerza para superarlos. Si lo hacía, conseguiría cruzar el laberinto mientras les perseguían e intentaban que entrara en su mundo de infieles fallecidos. Pero si llegaba al final, aún tendría una oportunidad. La tercera prueba era dura, pero no difícil, o no al menos después de lo que habría pasado. La Pirámide estaría allá, delante de ella, de ellas, como una recompensa. Pero no había escaleras para entrar en ella, para llegar a lo alto del pedestal donde estaba asentada. ¿Qué haría? Sólo una Visión podría ayudarla. Eso se le daba bien a ambas. Tal vez no se les diera tan bien luchar sin magia contras las fieras que intentarían impedir su ascenso, criaturas inverosímiles que no tenían forma de ganar. ¿O sí? Confiaba en ellas; el ingenio de ambas era inagotable. Además, había visto que la muchacha llegaba ante él y ante el Portal, que él le hacía entrega de una vela de cera de abeja que él mismo había modelado y protegido con una capa de miel pura de panal. La mujer del dibujo tenía el anillo que ella/s necesitaban. Se había girado a Cissy y le había preguntado si había traído la daga que le había prestado. Después le había hecho la gran pregunta sobre si estaba totalmente decidida a cruzar esta vez el Portal, con todo lo que ello conllevaba. La muchacha doble... El anillo prisionero en la vela... La daga... La sangre necesaria... Había parado la visión voluntariamente para no sentir su respuesta. Cerró los ojos al llegar ante el Portal de Habilidades y se tumbó en el suelo, para orar como los Antiguos. - ¡Oh, Portal! Que tu decisión sea más sincera que la mía. Sólo soy un Arcano con dudas continuas. Dejo en tus manos el destino de nuestra futura hermana Vidente. Era un dejá-vú. Eso ya lo había implorado anteriormente.
    1 punto
  2. @ Te la dejo pasar únicamente esta vez. El formulario de compra de esta planta no tiene el campo "Nivel mágico", para la próxima *cucharazo*. Compra ACEPTADA. Es todo, chau :3
    1 punto
  3. Ernest agradece como si los galeones quedaran para el Concilio o.ó xD Dejo una compra acá yo tmb *-* ID: 69618 Nick: Candela Triviani Link a la Bóveda Trastero: 109211 Link a la Bóveda de la cual se hará el descuento: 78262 Fecha: 2017-07-07 Poción: Felix Felicis Puntos: 160 Precio: 9320 Poción: Zumo de mandrágora Puntos: 160 Precio: 8000 Total de puntos: 320 Total de Galeones: 17320 _____________ Muchas gracias
    1 punto
  4. Siempre me he vanagloriado de mi predilección por las bebidas, particularmente las cervezas. No es que sea un alcohólico, ni mucho menos, pues como el único representante vivo de los Thawne en este periodo de tiempo, reconozco el efecto que tiene el alcohol sobre los seres vivientes. Lo veo más como una forma de socializar, de estrechar vínculos de confianza, como aquel que desarrollo en este momento. En el tipo de cerveza elegida por alguien puedo darme una idea del tipo de persona que se trate. Naturalmente, no es una suposición acertada la mayoría de las veces pero, ¿qué puedo perder? -Digamos que la cervecería alemana jamás me ha decepcionado. Al igual que la inglesa... -agrego, volviendo a hacer énfasis en su elección. -Más amarga, quizá, pero cuyo resabio, de forma irónica, te incita a pedir una pinta más. -río leve, recordando los clásicos enfrentamientos de pub que generalmente se veían en películas muggles, y ocasionalmente presenciaba entre los magos. Juliette se toma su tiempo en responder, como analizando las preguntas que le he formulado. Y no es como que lleven una intención oculta, vamos, simplemente estoy intentando conocerla un poco, determinar si puedo continuar desarrollando este vínculo de confianza. Mantengo el contacto visual con ella, y a juzgar por su expresión, intenta decidir qué información me proporcionará, lo cual me parece razonable. Quizá se protege a sí misma, o a ambos. -Si le soy honesto, tenía algunos buenos conocidos en Pudwudgie, todos ellos con grandes aspiraciones. Era la casa que solía albergar a eminencias del mundo mágico de Norteamérica, por excelencia. -en ese momento, viene a mi memoria mi rival, si le podía llamar así, durante mi época en el colegio, Bartholomew, pues él perteneció a dicha casa. Escucho con detenimiento su pertenencia en Ilvermorny, siendo su casa un detonante aún más de mi intriga, pues no había tenido el gusto, hasta ese momento, de conocer a un miembro de Wampus. -¿Puedo intuir, entonces, que es una gran guerrera, señorita Juliette? -le sonrío, como intentando imaginarla en un frente de batalla. No por burla, sino porque parece que ha estado envuelta en algún altercado. -Es inútil que hagan comparaciones con Hogwarts...Deberían ir aceptando el prestigio que tendr... -en ese momento, me detengo, pues casi cometo la imprudencia de revelar algo. -El prestigio que tienen ambas escuelas, es decir. -corrijo la frase a tiempo, pero sé que mi pequeño desliz no pasará desapercibido. No tengo tiempo de ponerme a pensar en ello, pues el elfo está de regreso en nuestra mesa. Incluso a Juliette la ha tomado por sorpresa, pues se mueve casi imperceptiblemente en su asiento. Es lo único que me desagrada de los elfos: sus pasos ligeros. Y más de uno ha usado dicha cualidad para otros fines. -Prost, fräulein Macnair. -una vez que el elfo deja las bebidas sobre la mesa, nos encontramos en un momento en el que los dos decidimos darle un trago a nuestras bebidas. Inclino la pinta hacia ella, dedicándole el trago a su salud, empleando una vez más mi pésimo acento alemán. Permito que la esencia de la cerveza alcance cada uno de mis receptores, tomando mi tiempo para digerirla. No es una Jacobinus, definitivamente, pero tampoco está tan mal. Apostaría a que se trata de una Paulaner. -Bulgaria, ¿eh? País frío, pero bastante agradable. -asiento ligeramente, escuchando la historia de la señorita explicando cómo fue que estudió en Ilvermorny. -¿Qué hay de Hogwarts? Es decir, viviendo en Inglaterra, ¿nunca consideró estudiar ahí? La cercanía era un tanto más razonable pero, le entiendo, a decir verdad, mis mejores conocimientos los adquirí en Norteamérica. Lo cual era hasta cierto punto cierto. Si bien había adquirido extenso conocimiento en el colegio americano de magia por excelencia, estaba perfectamente consciente de que no confiaba mi supervivencia totalmente a la magia. Y no era para menos, considerando los eventos que desencadenaron mi afinidad con ésta, lo cual veo más como producto del azar que el haber estado destinado a ser un mago. La señorita forja una sonrisa ligera, como intentando encajar con lo que ha dicho, pero no le juzgo, pues al recordar a veces vienen a la mente momentos no tan deseables. -Vaya, no me esperaría conocer a alguien que pudiera relacionarse con los nomaj sin perder los estribos. -río leve, recordando mis propias experiencias. A pesar de haber optado por una rama un tanto distinta a la que eligió Juliette, deparaba un autocontrol y una paciencia enorme para no revelarme ante aquellos entes no usuarios de la magia. -Aunque, sí, puedo imaginar la experiencia. Yo estuve un tiempo entre ellos. Hace años de eso, pero me llevé más conocimientos de su cultura que buenas experiencias, me temo. Hago una mueca, quizá la primera con total sinceridad, pues sé con seguridad que mi tiempo con los no magos fue el punto de partida que finalmente me trajo a Reino Unido. Como buen Thawne, siempre he querido estar a la altura del apellido que ello conlleva pero, ¿en esta época? Aún habiendo fallado en tan importante prueba, la mejor recompensa ha sido mantener tan bajo perfil, con todas las tentaciones de no hacerlo. Le devuelvo la mirada a Juliette, y sé que, muy en el fondo, sabe lo que estoy pensando. @Juli-ette
    1 punto
  5. Eso es saber aprovechar la oportunidad XD @ compra aceptada chica y gracias por dejarnos tus galeones XD....sin mas que decir por el momento, me llevo la compra a la oficina publica antes de irme a ver spiderman (Espero alcanzar asiento...)
    1 punto
  6. ID: 117971 Nick: Arya T. Macnair Link a la Bóveda Trastero: Bóveda Nº107159 Link a la Bóveda de la cual se hará el descuento: Bóveda Nº102193 Nivel Mágico: XIV Fecha: 2017-07-07 Criatura: Amortentia Puntos: 160 puntos Precio: 8550 G Criatura: Felix Felicis Puntos:160 puntos Precio: 9320 G Total de puntos: 320 P Total de Galeones: 17870 G — La compra más millonaria que hice en mi vida o_ó
    1 punto
  7. @Kamra Más que bienvenida como amiga de la familia ! Ya te lo había dicho por MP pero con la caída del foro se me olvidó completamente pasarme por acá. Creo que ya estás en el árbol XD Tendré que ir a fijarme XDDD @@Kira Black O.O Ohhhh !! Bienvenido o.. debería decir.. re bienvenido !! Me alegra que quieras formar parte de nuestra familia Alan/Kira/Jorah <3 Por supuesto que te adopto como mi hijo sanguíneo <3 No tienes con quién luchar por amor porque tus hermanos están desaparecidos XDD Así que yupiiii tendré un hijo para rolear... Tendremos que inventarnos alguna historia y todo eso, peeeero... en el rol todo se puede, algo nos buscaremos... Cualquier cosa que necesites, envíamos MP o déjame msj en el perfil... XDD
    1 punto
  8. La Arcana sonrió ante la respuesta de Anne. Aunque la mujer creyera que no, Sauda la conocía, había visto dentro de ella y sabía de lo que era capaz, lo que se jugaba dejando su mente, como lo habían hecho tantos otros alumnos. Mientras una parte de su mente seguía atacando a Bodrik, esperando a que ésta respondiera para poder seguir adelante. Igual estaba Cye, en aquella posición, pasando la última instancia antes de que Sauda le preguntara si quería llevar a cabo la prueba de la habilidad. Pero se dirigió hacia Anne: <<Creo que ya sabes levantar y bajar escudos en tu mente, pero de todos modos quiero que comiences con la práctica. Empieza levantando ladrillo a ladrillo, despacio y constante. Busca dentro de tí cada rincón de tu mente y arma una pared, una fortaleza, un repelente; lo que creas que mejor se adapta a tí para proteger tu mente, tus memorias y todo lo que hay allí de personas indeseadas. Quiero que primero te concentres completamente en esa tarea y cuando lo tengas, seguiremos con la siguiente lección>>. Las instrucciones de la Arcana eran claras, esperaba que no hubiera duda alguna en Anne pero, de haberla, ella estaría encantada de responder. Como todos los magos y brujas que habían llegado hasta ella, Sauda era consciente de que todos eran magos experimentados y sólo necesitaban guía y paciencia para poder desarrollar sus poderes al máximo. Era cuestión de constancia, nada más, porque la magia ya formaba parte de ellos, de distintas formas, sólo hacía falta encausarla.
    1 punto
  9. Que tuviese unas nociones básicas de lo que el ejemplar dictaba era una forma perfecta de empezar, a fin de cuentas con eso demostraba entusiasmo. Un alumno con la mente abierta, sin duda alguna, era mucho mejor, que uno que se sienta superior a los demás. Lo sabia bien pues aquellos sub seres ególatras me habían tocado varias veces en lo que llevaba de año. Las dudas sobre los conjuros mas potentes, como es evidente, se le irían cuando los comenzase a usar, puesto que se le veía capacitado para tal arte. Y con ese pensamiento, supe que era el tiempo correcto para inviar, antes de que los acontecimientos que los Uzzas estuviesen planeando nos tomasen desprevenidos. - Bien, pues lo primero que quiero es cierres los ojos y que sientas lo que hay a tu alrededor sin tener que mirarlo. Este manuscrito esta muy ligado a la naturaleza, como de seguro habrás notado, por ello es muy importante que respetes a fauna y flora que tienes cerca y que te hagas respetar por ella. Mi deber es que ningún animal salga herido – Mi parte sacerdotal salia a relucir muy mucho en aquellas cátedras – Semillas de hielo – Pronuncie, extendiendo la mano hacia delante y apuntando a una pequeña libere cercana – Es rápido y eficaz, paraliza cualquier bestia que este en tu radio. No la mata, no la daña. Solo detiene su movimiento por unos cuantos minutos. Jamas, ni en mil vidas, consentiría que una criatura fuese mutilada porque si. Eran seres vivos y merecían respirar tanto como un mago o un muggle corriente. Gaia así lo había contemplado - Vamos, intentalo – El Haughton estaba ya con la varita en la mano, lo que entendí que estaba esperando su oportunidad para intervenir – En un espectáculo como el que va a haber esta noche, donde las aglomeraciones son un habitual y las actuaciones con animales un reclamo fuerte, nos servirá de mucha utilidad en caso de que se descontrolen, aunque y conociendo a varios de los guerreros del desierto, lo harán tarde o temprano – Iba a ser del todo interesante.
    1 punto
  10. @@Mery Gaunt Karkarov compra ACEPTADA. Que disfrutes de tus objetos! AVISO: SET DE QUIDDITCH Y ÁGUILA DE LA SABIDURÍA AGOTADOS. Nota: Auto relleno, me parecía muy poco lo que estaba escribiendo xD
    1 punto
  11. @ compra ACEPTADA. Pasa esta vez, porque pusiste mal tu nivel mágico o.ó pero bueno, te lo arreglo :3 @ compra ACEPTADA. Y gracias, me la regaló mi admirador secreto (???) xDDD Okno, un buen amigo :3 Es todo, chau EDITO PARA AVISAR: RUNESPOOR AGOTADA.
    1 punto
  12. @@Charlot Gryffindor Bonita *-* que bueno leerte. No te me vayas a olvidar de pasar por el duelo eh!, recuerden que aun tienen hasta el 12 para hacerlo que es el día en que la clase se cierra y dictaminamos quiénes aprobaron. Es importante que al menos le den inicio a la parte práctica de Duelo Avanzado sino no podremos calificarlas al 100% Unos consejitos sobre tu tarea: Lee la definición del séneca Lee la definición del Finite Incantatem Presta atención a los tiempos, en éste duelo fue Nathaniel quien comenzó, por ende quien lleva las intercalaciones. Él utilizó un hechizo llamado "espejo de niebla", o mejor dicho, anuló el hechizo en cuestión en su primera acción. El "Espejo de niebla" es un hechizo del libro de La Fortaleza, y te permití analizar éste duelo puesto que es en el único momento en que se mencionan los libros de poder, así que tranquil. Vas bien.
    1 punto
  13. Sirius llegaba a través de la red flu utilizando la chimenea del castillo, en cuanto pudo contempló con asombro el comedor y la deliciosa cena que había preparado su madre Maida Yaxley en compañía de su hermana y se sintió muy relajado bajo las lamparas de luz verde esmeralda que brillaban incesantemente en el techo de todo el salón y que guiaban hasta el comedor de la familia. Le recordaba claramente a la sala común de Slytherin donde había pasado la última noche y se sentía muy comodo, empezó a andar lentamente hacia el comedor observando todo detenidamente, en el alfeizar de la ventana que daba al jardín, pudo observar como estaba decorado todo con diamantes color esmeralda, piedras preciosas color blanco, y pequeñas esculturas de serpientes, algunas plateadas y otras verdes, la mayoría de ellas adornadas con hiedra que a su vez, subía por las paredes hasta el techo, haciendo sentir el ambiente cálido con un aroma humedo a agua y vegetación. en su camino al comedor, a mitad del salón observó una fuente que en su punto medio tenía dos esculturas de serpiente y en la base de la fuente, grabadas con letras plateadas los apellidos "Riddle, Black, Yaxley, Lestrange, Malfoy, Gaunt" Sirius aún llevaba su uniforme de Hogwarts, siempre se sentía comodo con él, al acercarse al comedor pudo ver a su madre Maida que estaba elegantemente sentada a la mesa con su cabello siempre hermoso y reluciente. -Hola mamá he venido, gracias por la invitación y por esperarme! espero no haber llegado tarde, estoy ansioso por ver a mis hermanas, cómo estás? - Tomó asiento al lado de Maida, su madre y tomó una manzana verde, las cuales eran sus favoritas, el clima afuera era humedo, lluvioso y a la vez frío, pero eso le gustaba mucho a Sirius, lo hacía sentir seguro y tranquilo, a través de las ventanas del comedor podía verse un gran lago, apenas iluminado por el cuarto creciente de la luna, y a lo lejos los arboles de un hermoso y amplio bosque se movían ligeramente con cada ventisca de viento. Todo para Sirius, se veía hermoso.
    1 punto
  14. Hola a todos!! soy un mago nuevo, espero que me puedan aceptar en la familia ya que me gustaría ser hijo de Maida Yaxley! soy muy tranquilo aunque a veces es común en mí hacer bromas y meterme en problemas con un amigo llamado James Potter, aunque él es un Gryffindor, pero yo estoy orgulloso y feliz de ser un Slytherin!. Me gustaría ser un gran mago en ésta familia y ayudar a todos con mi creatividad! Nick: Sirius_Black19 ¿Qué es lo que más te gusta de tu personaje? La sinceridad, astucia y mi cabello largo ¿Estás preparado para ser un Yaxley? Claro que sí! he conocido a Maida Yaxley que será mi madre biologica y me llevo genial con ella! ¿Estás teniendo un lindo día hoy? Sí mucho mejor que los anteriores, a veces sufro de crisis de ansiedad y depresión pero ya voy mejor en eso, y por supuesto me sentiré genial cuando me acepten! Muchas gracias por su atención amigos volveré pronto!, *Sube en su saeta de fuego y se va volando cruzando el lago hasta que a lo lejos entra al bosque entre los pinos y abetos, perdiendose de vista*
    1 punto
  15. El chillido de un elfo hizo que girase la cabeza completamente. Estaba con los compañeros del departamento en el otro lado del negocio al lado de la chimenea, al fondo, con lo cuál no podía ver nada. Estaba tan distraída que apenas había notado algo. Sólo el grito de mi sirviente me alertó. Me levanté de un salto y saqué la varita del bolsillo... - ¿Se puede saber qué c*** son esos modales? -le grité yo y él no se amilanó... aunque con voz trémula... - Estábamos ocupados con la cocina, señora -asintió Baco, que en esa ocasión atendía detrás de la barra pero que le había mandado ir atrás a los fogones- no nos dimos cuenta, un mago acaba de entrar y... ¡lo anda destrozando todo! Baco no sabía si podía usar su magia, por eso Baco ha venido a avisarla... Apreté la varita tan fuerte que los nudilos se me pusieron grisáceos. La rabia se extendió por mi rostro y varias manchas feas, eran rojas, a causa de la ira... Empecé a notar el aroma de la mezcla del alcohol y de la madera... Fui caminando rápidamente, mis botas de piel de dragón pisaban fuertemente el suelo, resonando a cada lado, llegué a la altura de la persona que estaba provocando todo eso, me di cuenta que tenía aves a su alrededor. Sonreí de lado, claro que, reconocí enseguida el hechizo. Los doce cuervos graznaban y hacían un ruído horroroso.... - ¡¡Oye tú!! - grité al desconocido @@Jacob Cullen Black Potter tenía sed de sangre en esos instantes- ¿Cómo c*** se te ocurre hacer estragos en éste lugar? - reconocí enseguida su aroma, era un vampiro... Pero parecía demasiado joven- ¡Será mejor que te largues, si no quieres pagar con tu vida, la insensatez que estás cometiendo! -le dije, avisándolo y sintiendo como mis ojos se estaban poniendo de color rojo a causa del genio. No era grato que encima de repararte el local, que te lo destruyeran y más sin motivo. - ¡Espero que tengas buenas razones para hacer lo que estás haciendo! Porque no voy a permitirte que hagas más estragos - intentaba calmarme pero me era imposible. Guardé el morral de cuero dentro de los tejanos que llevaba, saqué la cazadora de cuero y la dejé encima de la barra mientras dejaba asomar una camisa blanca. Me había cambiado, por supuesto, sobre todo, para estar más cómoda. Llevaba en mi mano derecha, en el dedo corazón el anillo de la habilidad de la animagia. - Por tu bien espero que estés empezando a decir lo que tengas que decir... No me importa llevarme a nadie por delante si con eso puedo proteger mis propiedades... Éste lugar no es para que un malnacido como tú, venga aquí a destrozarlo. Es un lugar de paso...
    1 punto
  16. Introdujo la mano izquierda en su bolsillo y acarició a Prixnea con cariño y nostalgia. Habían transcurrido muchos años alejado de ella, y en aquel momento creía sentirla vibrar ansiosa por volver a llenarse de poder. La puerta de la cocina cedió ante alguien que no pudo ver, pero tampoco esperó a que alguien pusiese la cara para recibirlo. Avanzó con paso tranquilo hacia el interior y a su espalda escuchó una suave voz femenina que ofrecía su ayuda como una bienvenida. -Un whisky doble.- contestó el rubio mago sin darse vuelta –Lo espero en el living. Su alta figura atravesó la cocina con paso firme y antes de cruzar una puerta más hacia el living divisó a sus pies la mirada atónita de un elfo tal vez indignado por la poca cortesía con la que había contestado a quien lo había recibido. Sin embargo no lo tomó en cuenta y unos segundos más tardes estaba parado frente a un fuerte fuego del hogar y sobre él, el gran cuadro de quien había fundado aquél castillo. -Albus, despierta. Estoy seguro que no es una sorpresa verme aquí.- dijo Aparicio con una media sonrisa. - ¿Será que esa chica me trae el trago? Off: Gracias por la Bienvenida. Ayra no te recuerdo, pero es un gusto ver sangre nueva por acá. Adrian es un viejo conocido, al parecer estamos volviendo todos xD Disculpen a Aparicio xDDD
    1 punto
  17. - Debo decirle a Amicus que deje de recibir recados, sin avisarme antes de que va la urgencia. La bruja guardó un viejo pergamino en el bolsillo de su falda y acariciando el mango de su varita salió del enrevesado callejón Knockturn, le gustaba pasar sus tardes entre los escaparates de productos de extraña procedencia, dándola largas a un viejo whisky añejo y consiguiendo algo de alimento para sus anacondas, aunque apreciaba que ellas fuesen a la caza por si solas, no le molestaba en absoluto esas pequeñas travesías entre la cabaña y el bullicio. - Ugh, no... aquí no. El ligero brillo solar que asomaba por el cielo del Callejón Diagon le dio la bienvenida mientras sus pasos se dirigían con prontitud hacia el otro extremo, poco antes de llegar a la entrada, mientras sentía que la alegría de las personas que la rodeaban se hacía más evidente, una ligera mueca de desagrado se apoderó de sus labios, y deseó en el fondo haberse equivocado de ubicación. Pero ahí estaba, Honeydukes. El gran vitral que permitía, a pesar del tumulto de gente, apreciar el interior se hallaba frente a ella, la castañabufó como toda respuesta al escuchar pequeñas risas de niños que correteaban con sus madres de la mano, deseosos de destrozar sus dientes con la infinidad de dulces que ahí se exhibían. - Alimañanas -murmuró- Trató de hacerse pasó entre los compradores y logró ingresar a la enorme tienda, sus ojos buscaron con prontitud a la razón que la empujaba a estar en semejante antro, ya que un segundo más y era probable que haría estallar algún anaquel o invocaría ahí mismo a sus mascotas, cuya presencia no siempre era bien recibida. Pero casi al instante la detecto, aparentemente absorta en sus pensamientos, la joven McDougall se acercó los pocos metros que la separaban de una joven de cabellera rubia, se colocó casi detrás de ella y pudo sentir el aroma de amargo de una golosina, casi en un susurro murmuró. - ¿Jugamos a las escondidas?
    1 punto
  18. Ladeo mi cabeza, observando a Juliette terminar con su bebida al fin. El tiempo que transcurre entre que ella deposita la taza vacía sobre la pila de libros me parece eterno. Y estoy totalmente seguro de que no hago uso de mi percepción aumentada, porque de otra forma todo a mi alrededor se desarrollaría con la misma lentitud. Quizá estaba intentando analizar cada uno de sus movimientos, lo cual era una vieja costumbre: Anticiparse al enemigo. Pero, ella, ¿un enemigo? Ha quedado más que demostrado que no se trata de alguien hostil. Su reacción posterior hace que salga de mi ensimismamiento, de nuevo mirando a esos ojos verdes. -Y es extraño. Las sombras te traicionan, a pesar de acompañarte a casi todas partes. Hay quien las adopta, las usa como herramienta, pero sé de otros que nacen en ellas, son parte de ellos. Entonces percibo la tranquilidad que se cierne sobre la mesa. El ambiente parece relajarse a medida que vamos desarrollando un vínculo de confianza. Normalmente, habría evadido cualquier relación de ese tipo, pero esto en definitiva era distinto. La joven Macnair parece interesada en develar todo lo posible acerca de mí. No es como que no cedería, pero no quería simplificar las cosas tan rápido. No es como que Zolomon sea el sujeto que tenga aliados, pero mi costumbre aislacionista me instaba a dar un paso a la vez. -Digamos que mi asistencia a cada escuela se desarrolló en distintos periodos. No me lo creería si se lo dijera, señorita Juliette. -río ligeramente ante el comentario sobre mi edad. Y vaya que me veía relativamente joven, a pesar de las pésimas decisiones que había tomado. La explicación a todo ello también es mi más codiciado secreto. -Pero me temo decepcionarla. Fui miembro de Thunderbird. Soy una persona de aventura, pero no siempre la busco. ¿Qué hay de usted, a qué casa pertenecía? Otro lapso de silencio, en el que sí aprovecho para hacer uso de mi percepción aumentada. La chica concentra su mirada en uno de los elfos que se encargan de atender a los clientes. Parece que reciben un trato justo, pero no dejan de ser sirvientes de los magos. No es como que sea un radical en pro de los derechos de las criaturas, pero no necesito serlo para darme cuenta que Juliette mira al elfo como intentando comprender su pesar. Realiza un movimiento, casi imperceptible, como si quisiera deslizar su mano sobre la mesa, pero parece pensarlo mejor en el último momento. Tal vez entienda, eventualmente, que sólo intento no cometer un error garrafal. Pero, ¿había algo mal en todo esto? -Muy bien, ¿qué puede decirme de usted, señorita Macnair? Me refiero a su lugar de origen, sus estudios mágicos. Como usted dijo, un fragmento suyo. -sonrío mientras me acomodo el armazón de los lentes, evitando que estos se caigan. Debo admitir que me confieren un aspecto más intrigante, o quizá de alguien mayor, pero la verdad es que los uso por gusto. Es una moda tonta entre los muggles, pero al menos los magos parecen hacer algo al respecto en lo que a la salud ocular respecta. No pasa desapercibida la forma en que la joven trata al elfo que en ese momento se desplaza por nuestra mesa. Sólo he visto tratos similares por parte de dos personas antes, pero ninguno tan intrigante como ella. -¿En serio quiere beber conmigo? -río, desviando la mirada hacia la superficie de la mesa por unos instantes. Su pedido me había tomado por sorpresa, tanto que no me fue posible rechazarlo. -No es que desprecie su invitación, más bien me parece peculiar. No obstante, permítame decirle que hizo una buena elección de cerveza. @Juli-ette
    1 punto
  19. - ¿Sabes cómo te voy a llamar? Resiliencia. Acababa de recoger al Cruce de Kneazle del que me había enamorado de la trastienda del Magic Mall. Por fin le podía llevar a casa tras esperar todo el chequeo y las atenciones sanitarias gratuitas que ofrecía el comercio mágico del Callejón Diagón. Era la primera mascota que tenía, sin contar a Nix. Iba por delante de mí. Se había negado por completo a que le llevara en brazos, algo que tampoco me ofendió. Era consciente de la inteligencia de la que gozaba su especie y, por consiguiente, era de esperar que denotara una gran independencia. No lo había hecho por desprecio o disconformidad con ser de mi propiedad, de hecho en la tienda, en cuanto le hube cogido, lo primero que hizo fue mirarme fijamente a los ojos, algo que sentí como si se estuviera adueñando de mi interior para poder reconocerme siempre con sólo adentrarse a través de mi mirada y saber que era yo el que le había sacado de aquella cárcel. Pero su temple, tan sereno y aparentemente racional, en lugar de darme respeto o temor, me causaba gracia. Era como un pequeño ser con la madurez suficiente para derrotar a cualquier hombre impetuoso e irracional, una especie de "cerebrito" que exteriorizaba toda la seguridad que sentía sobre sí mismo. - ¿Sabes qué es la resiliencia? --El animal con completa forma de gato se paró en seco y me miró de nuevo, igual que lo había hecho en el Magic Mall--. Claro que lo sabes. Eres pura resiliencia. Seguí mi camino hasta llegar a las puertas del castillo. Resiliencia se paró frente a ellas y esperó pacientemente a que yo le abriese paso al interior. - Creo que no, pequeño amigo --le dije mientras le levantaba del suelo con uno de mis brazos y con el otro me agarraba a uno de los árboles cercanos a la fachada. Empecé a trepar hasta alcanzar una rama cercana a uno de los balcones del tercer piso. Tras aquel ventanal que se abría hacia dentro, estaba mi antigua habitación, la habitación de mi infancia. Los últimos años me había establecido con mayor frecuencia en la Mansión de los Potter Black, mi familia adoptiva, y aquella habitación casi no la había modificado desde que mi madre desapareció. - Si consigo dar con el hechizo, podré fabricarte una cama sólo para ti --le comenté a Resiliencia que observaba la habitación sin mostrar emoción alguna--. Pero de momento, podrás dormir conmigo en la cama. Escuché pasos en el piso inferior. Había más gente en el castillo. No era que me extrañara, de hecho ni siquiera sabía si la familia había crecido, pero fue como si mis instintos desearan que aquellos ruidos fueran los que hubo una vez en aquel castillo y pertenecieran a las mismas personas que estaban en aquel momento; pero no sería así, nunca más. - Bueno, supongo que no puedo impedir que la vida avance aquí también. Yo mismo ando metido en una vorágine de cambios constantes. Aquellas palabras, lanzadas en parte a Resiliencia, en parte al aire, parecieron invocar a Nix, que se posó sobre la barandilla de forja negra que rodeaba el balcón. Con una floritura simple de mi varita llené el comedero y el bebedero de la jaula de mi lechuza, que estaba sobre la cómoda. Sin embargo, Nix permaneció en su puesto, vigilante. Miraba con atención a Resiliencia. - Es una nueva compañera, espero que sepas tratarla bien. No supe muy bien que significó su reacción posterior. Soltó una especie de graznido extraño y elevó el vuelo por la habitación, hasta volverse a posar en el mismo sitio en el que se encontraba, pero aquella vez, de espaldas a nosotros. - Voy a bajar al comedor, a ver si queda algo de cena. Por favor, haced buenas migas. Y dicho aquello, emprendí el camino por el pasillo y las escaleras hacia el gran comedor del castillo, deseando que todavía no hubieran retirado los platos, si es que había habido cena. Si no, tendría que hacer una extensa incursión a la cocina, y seguro que a más de un elfo aquello no le agradaría.
    1 punto
  20. hola me paso por aqui para dejar mi registro amm quiero una familia activa y que me de amor jajaja bueno no. gracias por leerme
    1 punto
  21. Holiwis . Me siento tan feliz por haber pasado la tarea . Ahora dejo el análisis y lo que entendí del duelo, la verdad me enrede un poco poniendo los turnos así que espero que no tenga ningún error. Al parecer uno de los duelistas se confundió y eso provoco que el otro llevara la delantera, osea lo destruyo. Creo que la tarea es así .
    1 punto
  22. Buenas :3 Ya que ando de regreso por el foro, no podía perder la oportunidad de postularme para dar este conocimiento. No está demás intentar y ver si la suerte me sonrie. A continuación dejo la ficha y el plan de estudios lo enviaré a la brevedad. Nick: Juv Malfoy Croft Conocimiento que quiere dar: Defensa Contra las Artes Oscuras Motivo: Me agrada la idea de volver a formar parte del Ateneo, ya que poseo una amplia experiencia como profesora de otros conocimientos que impartí en el pasado e igual este me toco darlo en suplencias. Cargos y responsabilidades desempeñadas con anterioridad y actualmente en el foro: -Profesora de la Academia (Generales) -Profesora de la Academia (Bando&Perfil) -Profesora de la Academia (Duelo Básico/Cargo Anterior) -Directora del Departamento de Misterios (Cargo Anterior) -Empleada de la Oficina Creadora de Hechizos & Pociones -Empleada de la Oficina Coordinadora de Investigaciones Alternas -Tutora de Rol (Marca Tenebrosa) -Tutora de Duelos (Marca Tenebrosa) -Tutora de Perfil (Marca Tenebrosa) -Jefa del Contadores de Historias -Jefa del W.I.B -Jefa de Tutorías de Perfil (Marca Tenebrosa) -Tutora de Rol/Perfil (Marca Tenebrosa/Cargo Anterior) -Profesora de Runas Antiguas (Cargo Anterior) -Profesora de Historia de la Magia (Cargo Anterior) -Profesora de Artes Oscuras (Cargo Anterior) -Mortifaga Base (Marca Tenebrosa/ Rango Anterior) -Mago Oscuro (Marca Tenebrosa/ Rango Anterior) -Nigromante (Marca Tenebrosa/Rango Actual) -Ángel Caído (Marca Tenebrosa/Rango Anterior) Estado del plan de estudio: Pronto será enviado... Saludos /o/
    1 punto
  23. Mi mirada podía estar suspendida en algún vacío del paisaje, pero bien estaba atenta a cada movimiento del castaño por lo tanto al notar su nueva característica una sutil sonrisa se comienza a dibujar en mi rostro, casi como si recordara a mi profesor de arte, aunque claro, más joven y bastante más agraciado. Con lentitud bebí hasta la última gota de café para luego volver a depositar la taza de porcelana sobre los libros arrinconados hacia la ventana. Solté un suspiro en cuanto nombro ese dicho y nuevamente me encontré con su mirada, observándome de una forma tan profunda que sentí el leve temor de que por casualidades de la vida, descubriera quien soy en realidad. — Irónico sin duda, pero bastante cierto. De igual forma hoy en día no podemos confiar ni en nuestras propias sombras, hasta ellas se ocultan cuando se esconde el sol. Mis sospechas eran certeras, un hombre que oculta demonios internos y que escapa de los que dejó sueltos. Un alivio se apoderó de mi pecho, el saber quizá que ninguna criatura venida directo del infierno atravesaría con facilidad por estos alrededores y la esperanza de que sus problemas pudieran resolverse me animaba un poco a seguir en carne viva. Por supuesto que Thawne me intrigaba, era una persona bastante liviana para confiar, las palabras salían por si solas y con tanta claridad de mis labios. Le agradecía, por el simple echo de alejarme de todas mis pesadillas internas. La decisión de alejarme de toda esa presión resultaba hasta el momento exitosa. — ¡Oh vaya! Me imagino que no cualquiera tiene la gracia de recorrer los rincones de tres escuelas, me sorprende no haberlo visto jamás por ahí. No parece un hombre mayor, de ser así, se cuida perfectamente. Solté una ligera risa. — ¿A que casa perteneció en Ilvermorny? ¿Pukwudgie? Tiene actitud de ser muy inteligente e independiente. Asentí con sinceridad mientras deslizaba las frías yemas de mis dedos por la textura de la madera de manera inconsciente, siempre estaba moviéndome, no podía mantenerme quieta por un segundo y quizá entendía por que Arya se irritaba tanto al momento de intercambiar una que otra palabra conmigo. En cuanto vi pasar un elfo con una bandeja en sus manos, giré mi rostro visualizando a la criatura, sólo basto un momento como para que pudiera sentir en ese preciso instante el sentimiento de culpa habitando en su interior luego de sus últimas palabras dirigidas a mi ¿le habría incomodado con mi forma nada sutil de darle libertad de preguntar? Cómo habilidad podía sentir el pesar del alma de las personas, más no saber el "porqué" de sus emociones, quería acercar mi mano, mirarlo a los ojos y hacerle confiar en mi para descubrir lo que le aquejaba, pero me retracté. — En avant! Será un gusto revelar un fragmento de mi, pregunte con confianza señor Thawne. Hago ademán con la mano para que continúe, y en cuanto el elfo pasa cerca de nuestra mesa, agarro a la criatura delicadamente de su vestimenta para llamar su atención. Aquel parece ser mucho menos asustadizo que todos con los que estaba acostumbrada a convivir, usualmente lo trataría de manera soberbia pero estaba de tan buen ánimo que incluso las costumbres no hicieron eco en mi cabeza. No es que fuera irrespetuosa, pero simplemente eran sirvientes para mi, así había sido criada y al único que le tenía empatía era a mi elfo. En cuanto sus saltones ojos se posaron en mi, sonreí sutil sin esperar a que el castaño dijera un pero, proseguí. — Queremos dos cervezas ¿va? Una alemana para el caballero y una inglesa para mi. Puedes retirarte, merci. Asentí. @@Eobard Thawne
    1 punto
  24. Veía a sus alumnas trabajar, era extrao estar impartiendo esta clase pero se estaba divirtiendo. Despues de todo, el salir de tu zona de confort siempre traía nuevas experiencias. Sonreía mientras veía las respuestas de sus alumnas, muy parecidas, pero esperaba que no solo fuera pura teoría lo que supieran estas chicas. Una vez que hubieron terminado, Jessie invocó los pergaminos de ambas chicas directo a su escritorio para pasar al segundo tema que verían en aquella clase. Un poco de criaturas o seres más siniestros, aunque nunca se debía de minimizar a ningún oponente, por más debil que este se viera. -Buen trabajo chicas, si seguimos a este ritmo podremos terminar en poco tiempo la clase. Sonrió mientras con un movimiento de varita borraba la pizarra y comenzaban a escribirse nuevas palabras. -Un pequeño detalle que se me había olvidado mencionar, mi nombre es Jesse Black Lestrange, pero pueden llamarme Jessie o Jess. Ahora pasemos a la segunda fase, fijense en lo que hay escrito en la pizarra y elaboren la respuesta que crean más conveniente para cada situación. Noche cerrada. usted se encuentra en un callejón sin salida frente a usted y a su espalda vienen dos Inferus persiguiendolo. Perdió su varita en medio de la batalla y solo cuenta con los siguientes materiales para defenderse. Bolsas plasticas, carton, escombros. Un par de dementores han escapado de la custodia del Ministerio de Magia y estan atacando a un par de niños en medio del parque dejandolos casi en la inconciencia. En la segunda planta de su casa hay una habitación que tiene prohibido por sus familiares el acceso, pero usted, por curiosidad, ingresa en la habitación encontrandose con lo que más teme. -Bien chicas, tomense su tiempo, piensen bien sus respuestas, varias preguntas estan relacionadas con lo que acabamos de ver las otras son de conocimiento general. Nos falta solo un tema para pasar a la parte practica de la clase. Mucho exito. Observó a sus alumnas comenzar a trabajar mientras Jessie revisaba arduamente el trabajo que estas previamente habían terminado. Si todo seguía su curso la clase sería bastante rapida y esperaba que sus alumnas aprendieran un poco más del tema.
    1 punto
  25. Volver a la universidad una y otra vez ya era agotador, pero en verdad deseaba adquirir todos los conocimientos que esa clase le podría brindar, había escuchado que la profesora en esta ocasión seria otra, no estaba segura si eso era bueno o malo, pero era interesante conocer a alguien nuevo de vez en cuando, así que su mente curiosa iba pensando en las diferentes posibilidades en que esta nueva profesora indagaría en sus habilidades en esta área. Iba con su ropa de diario, unas calzas de color oscuro y un abrigo color verde musgo, sumado a esto sus típicas zapatillas de lona negras y un pequeño pero pintoresco bolso. Su cabello corto acariciaba su hombros con cada paso que daba y sus gafas de marcos rojos adornaban su rostro, aun no se acostumbraba a ellas, pero luego de un tiempo se dio cuenta que debía utilizarlos casi todo el tiempo. Entro con cuidado y husmeo con una mirada rápida el lugar, era un aula común y corriente, solo mas grande de lo usual. Sabía que Reviguelle había tomado la misma clase que ella, así que no le pareció extraño verla acomodada en uno de los pupitres, JunnyCo le sonrió y se sentó en el puesto del centro, donde se encontraba un gran libro, observó la portada, pero antes de que pudiera leer su titulo la profesora inicio la clase, los ojos de a joven se posaron directamente en ella. Escucho atentamente la explicación, un cosquilleo apareció en la boca de su estomago, se sentía como si estuviera en su primer año en Hogwarts, sonrió para sí misma ante esa situación. Pero su corazón dio un vuelco al enterarse de que trataría la primera clase, un brillo especial apareció en sus ojos cuando la profesora comenzó a hablar de las criaturas mágicas, sin duda la mejor manera de atraer la atención de JunnyCo. La primera tarea parecía bastante sencilla, tomo un trozo de pergamino, tintero y una pluma de su pequeño bolso y hojeo entusiasmada el libro, buscando las respuestas, aunque ya intuía algunas. ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- Hinkypunk: Criatura pequeña transparente, que lanzas bolas de fuego como defensa y atrae a los viajeros a través de su luz. La forma más sencilla se evitar una confrontación con ellos, es alejándose de su rango de ataque. En el caso de no poder evitar el acercamiento con la criatura se le puede arrinconar sin que tenga algún espacio para escaparse, luego de esto se realiza el encantamiento Lumos Duo sobre el Hinkypunk hasta que este se solidifique por completo, cuando esta aturdido y cegado se debe comenzar con múltiples encantamientos como el Desmaius, unas tres o cinco veces, lo que hará que la criatura desaparezca en una nube de humo. Kappa: Hay dos maneras para evitar el ataque de este demonio del agua, la primera es arrojarle un pepino con el nombre de la persona a la cual el Kappa desea atacar y la otra es engañándolo de manera que el demonio incline la cabeza, a modo de saludo; ya que a pesar de todo es una criatura muy cortés; y pierda el agua que está contenida en un agujero en su cabeza debilitándolo sin poder confrontar a su adversario. Boggart: Criatura traviesa cuya principal forma de combatirlo es con un hechizo conocido como Riddikulus, el cual al ejecutarlo se debe pensar en algo gracioso y alegre para el mago, ideal es que este se ría, ya que la risa debilita al boggart. Dementor: Es una criatura sin alma que absorbe los sentimientos positivos y las esperanzas de a quien ataca. No se puede destruir pero si repeler y la forma principal es utilizando el encantamiento Expecto Patronum, el cual conjura un guardián mágico para proteger los sentimientos alegres y despide una luz brillante a su paso, alejando al Dementor. @@Jessie Black Lestrange @@Reviguelle Fiorentini S.
    1 punto
  26. Había perdido la noción del tiempo, por lo que no estaba segura de si llevaba en aquella posición diez segundos, diez minutos o diez horas. EN cualquier caso, se sentía extrañamente relajada y en paz consigo misma. No tenía mucho tiempo de disfrutar de ratos así, en soledad y en contacto con la naturaleza, como lo estaba en aquel momento. No recordaba en qué momento había apoyado las palmas de las manos en la hierba, pero el contacto fresco añadía una nota muy agradable al momento. En aquel instante no se acordaba de nada que no fuese ella misma: ni de sus hijos, ni de su trabajo, ni de la guerra que enfrentaba a la sociedad mágica y en aquel momento parecía encontrarse en stand by. Una voz llenó de repente su mente, aunque ni siquiera se sobresaltó: llevaba esperándola mucho rato. Sentirla fue agradable, pues significaba que no le daba la espalda... al menos por el momento. Sabía que con solo pensar, podría conectar con la arcana ya que ella poseía el don y habilidad de poder comunicarse con todo y todos de aquella forma. Sentía un gran respeto por ella y los demás ancianos que habitaban en los alrededores del Ateneo desde hacía ya un par de años. Se concentró, aunque no resultaba ningún esfuerzo para los alumnos contactar con Sauda. Además, ella sabía usar la Legilimancia. Aunque no tenía nada que hacer con una mente como la de aquella mujer. «Arcana Sauda, tiene razón. No empezamos bien y quiero pedirle disculpas por mi egoísmo y altanería. Vengo a pedirle que me enseñe a usar la oclumancia, y prometo hacer todo lo que sea necesario para conseguir cambiar la impresión que obtuvo de mí en mi anterior visita». No podía saber si lo conseguiría, pero sí estaba decidida a dar lo mejor de sí misma, aunque eso supusiera dejar a un lado su arrogancia. Estaba tan acostumbrada a saber hacer las cosas sin recurrir a nadie que le costaba verse como alumna en lugar de como maestra. Se puso en pie y, tras sacudirse un poco el pantalón corto, se adentró en el bosque sin dudarlo ni por un segundo. Sauda no le había dado instrucciones, por lo que simplemente caminó con los sentidos puestos en cualquier detalle que le indicase qué debía hacer a continuación. Quizás Sauda la esperaría en algún punto, o a lo mejor simplemente le daba instrucciones de qué debía hacer en cualquier momento para probar su capacidad de espera y aguante (que normalmente solía ser bajo, era demasiado impaciente). Estiró una mano y rozó la corteza de uno de los árboles que bordeaban el camino que había tomado. Era rugosa y le provocó cosquilleo en la piel. Un pájaro pió en una de las ramas de ese mismo árbol. La ojigris clavó su vista en él durante unos segundos y luego continuó su caminar.
    1 punto
  27. ¡Hola! Uhmm no recuerdo si era aqui oficialmente que decía que quería ser aspirante.... pero bueno, creo que si jaja así que pasaré a dejar mi fichita ^_^ Gracias
    1 punto
  28. http://i.imgur.com/uXQ71vM.jpg A la Delacour le resultó extraño que hubiera un medimago que no estuviera registrado en el Hospital pero no dijo nada solo sacó su nota y se la tendió al guapo muchacho. -Justamente él me ha llamado con urgencia- le dijo con una sonrisa de disculpa. Alessandra miró al elfo que estaba al lado del joven y cómo éste le entregaba unas prendas, no pudo observar bien que era porque rápidamente el joven le habló. Asintió sin decir nada, tomó el papel que estaba sobre el escritorio y lo volvió a guardar, se acercó al muchacho para tomar su brazos. Era extraño que le dijera de aparecerse y que no usará el ascensor pero no dijo nada sólo esperó que el chico se acercará y asi ir rápidamente a dónde estaba el Tonks. @ 3
    1 punto
  29. Se había quedado inmóvil, con las enredaderas espinosas sujetándole las piernas. Prefería quedarse así antes de buscarse un problema mayor: la planta podría alterarse y, por tanto, ponerse más agresiva. Aquello podía ser un problema para ella y su avance en el laberinto. Mantuvo la calma, paseando la mirada por su alrededor para ver en qué podía apoyarse para salir de aquel atolladero. Pero no vio nada interesante, a no ser que recurriera al mismo truco del morphos que un rato antes. Aquello distraería a la planta, ¿no? Apuntó con su varita a una roca que había en el suelo dispuesta a transformarla en un perro. Pero, justo en ese momento y como si la planta pudiera prever su maniobra, se enrolló con más fuerza en sus piernas. Además, el arbustro que había frente a ella cobró vida de repente (Anne no se había dado cuenta de qué planta era) y unas puntas espinosas volaron hacia ella a toda velocidad. Se cubrió con el brazo y se le incrustó en la piel. — ¡Aaaaaaaarrrrrrggggggg! No se cortó lo más mínimo con el grito. Más bien lo lanzó con todas sus fuerzas, por una parte a causa del sobresalto... y, sobre todo, por el dolor. La varita se le escurrió de entre los dedos y cayó, afortunadamente fuera de las enredaderas. Abrió muchos los ojos, mirando el arbusto. — ¡¿Pero qué problema tienes, planta del mal?! ¡Sólo quiero cruzar el laberinto, no voy a hacerte daño! —bufó, con la voz ronca a causa de la rabia. Aunque era bastante obvio que no recibiría respuesta. Y la enredadera no aflojó la sujección. Los ojos de la licántropa se aclararon; mala señal, aunque la vegetación mágica no tenía porqué saber a quién se enfrentaba. Por un instante, la Gaunt olvidó que estaba en una clase del Ateneo. Se desabrochó un botón del cuello de la camisa, dejando un poco más a la vista su escote e intentando no pensar en el dolor del brazo. Acto seguido, tiró de varias cadenas finas y plateadas que portaba. Eran una serie de amuletos y frascos que podían serle útiles en cualquier momento. Aquélla era una de esas situaciones. Tomó uno de los frasquitos, el que contenía una arena fina de color plateado, y lo abrió. Se echó una pequeña cantidad en la palma de la mano y la sopló a su alrededor. El efecto fue instantáneo. La enredadera se congeló a su alrededor, aunque evidentemente el efecto sería temporal. Pero sería el suficiente como para que ella pudiera darle de lado. Movió las piernas, primero con dificultad, pero enseguida sin problemas en cuanto las plantas congeladas se quebraron. Se agachó para tomar su varita y continuó su camino, con gesto autosuficiente. Si no le fallaba la memoria, solo le quedaba el lazo del diablo... aunque la idea la inquietaba bastante. Seguramente le supondría un buen reto dejarla a un lado para salir del laberinto, pero estaba dispuesta a superarlo para conseguir su título. Además, Emmet la esperaba fuera, debía demostrarle que podía con aquello. @@Emmet Haughton Gaunt
    1 punto
  30. -Pero de qué tiempo camino por estos lugares- alce mi voz canturreando por los pasillos de la academia. Por supuesto que el sitio no había cambiado en absoluto lo cual podría causarme aburrimiento al no tener nada nuevo que curiosear. De todas formas allí estaba yo, plantada en una de las ventanas con vista al exterior admirando el paisaje con una expresión neutra. Las clases de Defensa contra las artes oscuras daban inicio, y como persona “responsable” me di cita a la misma vistiendo una pulcra túnica y ganas de aprendizaje. Al llegar al aula me acomode en uno de los asientos de enfrente saludando con un Buenos días a la maestra ya presente. No tardaron en llegar las alumnas restantes, entre ellas Junny a la cual salude con una sonrisa y un suave hola. Mi atención fue directo a la líder de la clase cuando esta se presentó y guio la clase hacia su objetivo. Al leer la pizarra iba asimilando el contexto, criaturas y seres mágicos peligrosos de los cuales uno necesita defenderse. Recuerdo que alguna vez había visto a un Hinkypunk de lejos pero nada de lo que preocuparme en aquella ocasión. En cuanto a los otros tres solo los conocía de forma teórica. Tome el libro colocado frente a mí para buscar la manera de contrarrestarlos a pedido de la maestra de clase. En cuanto encontré sus nombres, mi pergamino estaba listo para ser llenado de las explicaciones de defensa: Hinkypunk: Uno puede evitar la confrontación simplemente moviéndose fuera del rango de lanzamiento, sin embargo si uno está lo suficientemente cerca la criatura lo llama moviendo su linterna y por lo tanto se recomienda su destrucción: Arrinconar al hinkypunk a una esquina o acercarse a el en un espacio reducido Realizar encantamiento Lumos en el hinkypunk en cuestión, hasta que se solidifique Mientras que la criatura esta solida cegada por la luz de la varita, atacarlo con encantamientos aturdidores de tres a cinco veces lo que provocara que desaparezca en una nube de humo blanco. Supongo que no parecía tan difícil enfrentarse a un hinkypunk pero era mejor no adelantarme y considerar pan comido algo que aún no hacia frente en la realidad. Kappa: Lanzar un pepino con el nombre escrito de la persona en cuestión. Engañarlo para que se incline para que el agua de los huecos de su cabeza se derrame dejándolo sin poder Sonreí al leer lo del pepino, ¿era en serio? Y si lo fuera cuantas personas llevan pepinos en sus bolsillos como si fuera lo más natural. Boggart: Para enfrentarse a un boggart lo mejor es tener a un acompañante a lado, para confundirlo. El hechizo para combatirlo es el Riddikulus, sin embargo este por si solo no afecta al boggart, sino el hecho de superar el miedo y concentrándose en algo que haga que el boggart parezca divertido. Dementor: Para ahuyentar a un dementor se utiliza el encantamiento Patronus Lo más importante estaba escrito ya en teoría, llevarlo a la práctica parecía emocionante –salvo por la parte del dementor- Me preguntaba si la maestra tenía en su poder a todas esas criaturas para poder ejecutar la clase, mientras esperaba a lo que vendría a continuación.
    1 punto
  31. - ¿Owen? Una lechuza negra se alejaba con rapidez, de un Castillo imponente no muy lejos del punto de donde ella se encontraba, enfocó la mirada y lanzó un bufido de decepción, esa no era su lechuza. Se encontraba por el sendero que dividía a Little Hangleton de la Mansión de los Ryddle, pero no recordaba, en los muchos años de idas y venidas, haber visto ese Castillo anteriormente, y su vista no podía engañarla, negó con la cabeza y siguió avanzando por un camino un poco más retorcido, donde la maleza se volvía más densa y salvaje, pero ella conocía bien esa ruta, años atrás atravesó ese sendero incontables veces, algunas acompañada y otras simplemente, sola. Guardó su varita en el cinto y dejó caer la capucha que cubría su cabellera castaña, tomando una gran bocanada de aire, ese aire lleno de humedad, denso por la neblina, avanzó unos pasos más hasta que la divisó. - La vieja cabaña -sonrió acentuando sus pequeños colmillos- tan desagradable y acogedora como la recordaba. Sintió un pequeño crugir de hojas tras de ella y siseó un par de palabras en un pársel, una de sus serpientes se irguió tras de ella y la miró, casi podría decirse que a modo de reproche, la joven McDougall hizo un gesto con la mano como para restarle importancia y prosiguió su camino. - Los muertos no cuentan, si hablamos de interrumpir, y no creo que les importe que "ordene" un poco el lugar. Un viejo letrero adornaba la entrada de la cabaña, con una advertencia cubierta por polvo e historias perdidas, lo ignoró y atravesó el umbral, la entrada lucía abandonada y tétrica. - Y pensar que siempre se ha visto así. Empujó la puerta e ingresó. Recordó que cuando más joven, se sentía culpable por esconder la naturaleza de su verdadero apellido familiar, una McDougall Malfoy, se hacía llamar, cuando en el fondo sabía que el Gaunt era más parte de ella de lo que pretendía no serlo. Pero el tiempo, las compañías correctas y su verdadero linaje le hicieron darle un giro a aquella situación. La sala deshabitada no parecía haber cambiado mucho, después de atravesar el largo pasillo, que era imposible ver desde fuera, llegó hasta la gran chimenea. - ¿Dónde habrá quedado ese tarro de galletas? Un crujido en la vieja madera la puso en alerta y sacó su varita, cuando con un ligero crack, un viejo y decrépito elfo doméstico se materalizó frente a ella. - ¡Con un demonio! -gritó- ¿¡Cuántas veces te he dicho que detesto que aparezcas así!? El elfo estiró su nariz hasta el suelo en una gran reverencia mientras sus enormes ojos la observaban conmocionado. - Amicus, no quería ama... el sólo pretend- - ¡Cállate! -cortó tajante- Hace meses que que estoy por los alrededores, tú, viejo y perezoso elfo doméstico. ¿Qué se supone que haces aquí? El sirviente tragó saliva y volvió a hacer una reverencia. - Sabía que vendría, sólo esperaba ama. Amicus suplica su perdón. Liliana bufó en respuesta haciendo un movimiento al aire con la mano para que se alejara. - Dime por favor que ese viejo hipogrifo de mi madre no ha vuelto a aparecer por aquí. - En el piso de arriba -fue todo lo que respondió el elfo doméstico.
    1 punto
  32. Una lechuza negra se posó en la ventana de Anne, de entre la tormenta de nieve y cubierta de escarcha llegó el ave a la torre alta de lechucería en la mansión Gaunt. Sujetaba un sobre marrón con un sello rojo y una "G" en letra cursiva dorada. En el anverso: "Únicamente apto para lectura de Anne Gaunt"
    1 punto
  33. Apareció la que faltaba por la floristería, la que me habia dado plantón y me habia dejado sola con unas plantas incomprendidas, y una sugus que no me hizo mucho mas caso T_T Si es que nadie me quiere, nunca me hacen caso, nme dejan colgada... Asi normal que no cuente un secreto a la familia, para que me traten asi, no no, mejor me los guardo todos para mi. No vaya a ser que luego los usen en mi contra XD --Suegris!!!! cuanto tiempo sin verte, donde estabas, me traguiste comida? tengo mucha hambre y tu nunca me invitas a nada. Ya es hora de que saltemos tu y yo por ahi a comer algo. A donde me llevas, invitas tu, no? yo no tengo nada de dinero. Mi negocio no me da frutos (?) Obvio, no tiene fruteros D:
    1 punto
  34. Ahí estaba mi suegris, tan pancha en el sofá después de llevarse un susto de muerte (y aun sigue viva la bicha, si es que) . Pues yo tan mal no estaba, jopetas. --Eso lo que? voy de etiqueta pijamil. La ultima moda desde mi cuarto. Vamos, que no venga a menospreciar la ultima moda de mi cuarto, que es la cosa mas estrafalaria de vomitona de lavadora que pueda haber... Y lavadoras que hay en esta casa, que a la suegris le gusta tener de esos aparatos muggles para jugar con ellos. --Yo no piens ohacer la cena. No, no. La ultima vez casi me canso al cocinar. Eso es horrible. Llama que traigan comida. A ver si asi venia algo rico, porque seguroque en esta casa, está tod ocaducado y con moho
    1 punto
  35. Kassandra Weasley Empleada del Centro de Control de Comercio Universal Fiscalización Mágica / Rol Ministerial La Weasley miraba horrorizada la masa, más ahora que cualquier tipo de hechizo que se le lanzara solamente potenciaba los efectos que tenía en el ambiente. ¿Qué iba a pasar? al final, parecía que la toma de la muestra iba a ser una misión imposible. Mientras ella se encontraba junto a Antoni combatiendo a la "cosa" apenas notó la presencia del elfo doméstico que carraspeaba, tratando de llamarles la atención. Si no hubiera sido tan pequeño a lo mejor se le hubiera visto, pero con la nubosidad oscura tan abajo, fue una suerte que hubieran podido identificar al dueño de la pequeña voz. —¿Holograma? —Escupió ella, a la vez que dirigía las orbes caobas hacia el muchacho que acompañaba a Candela, quien era el responsable del meollo según el elfo. Ninguno de los dos se había movido ni lo más mínimo ante el avance de la situación, por lo que tenía sentido la explicación, aunque eso volvía al asunto mucho más ofensivo. —¿Dejan hologramas en el local en medio de esto? —Se quejó la muchacha, al tiempo que la nube desaparecía con un "¡puf!" que los bañó a todos con un denso polvillo negro, que se impregnaba en las fosas nasales bastante rápido. Kassandra tosió un poco, sintiendo como la laringe luchaba por liberarse de la incomodidad. —¡Habrase visto!— Exclamó, molesta por la tomada de pelo recibida por parte de los dueños del local. Esperaba que éstos dieran la cara y pudieran explicar el origen de la sustancia. Por su parte, ella hizo uso del frasco entregado por su jefa, y lo llenó hasta la mitad con el polvillo de carbón, para llevarlo a un análisis posterior. @
    1 punto

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.