Jump to content

Tabla de líderes

  1. Hannity Ollivander Evans

    Hannity Ollivander Evans

    Magos Expertos


    • Puntos

      5

    • Contenido

      556


  2. Dana Gryffindor

    Dana Gryffindor

    Club de las Eminencias Premium


    • Puntos

      5

    • Contenido

      1.181


  3. Sagitas Potter Blue

    Sagitas Potter Blue

    Moderadores


    • Puntos

      3

    • Contenido

      21.689


  4. Rory Despard

    Rory Despard

    Magos Expertos


    • Puntos

      3

    • Contenido

      4.525


Contenido popular

Showing content with the highest reputation on 16/06/21 en todas las areas

  1. Los desvaídos ojos de Cassian contemplaban la pieza que yacía en sus manos, manos gruesas pero suaves al tacto, manos que se la pasaban entre páginas de libros, en rollos de pergaminos y manipulando códices ancestrales. Pero ahora sus manos tenían la razón por la que los ojos cansados recuperaban su brillo dejando ver el color que el vacío ocultaba, un color intenso y alucinante del cual solo eran testigos los viejos libros que descansaban en los estantes del archivo. Finalmente, la pieza que faltaba para el despertar de la verdadera magia yacía en su poder, un pedazo de plata incrustado en una gran piedra de basalto encontrada en Los Andes Patagónicos, al sur de América, esa pequeña incrustación en forma de esfera era lo que necesitaba para completar su búsqueda junto a una pequeña pepita de oro encontrada en el cuello de una dama en Estambul. Estas piezas eran lágrimas de dos sacerdotisas que habían sido separadas a causa de su amor, una de ellas residía en la luna y protegía las noches con su magia y la otra descansaba en el despiadado sol que la había transformado en polvo permitiéndole dejar caer su última lagrima convirtiéndola en oro. Fueron encontradas tras siglos de búsqueda e investigación, vagando entre fragmentos de un mapa, papiros de ancestros y códice perdidos en el tiempo. La lágrima de sol de Isha y de luna de Petra solo eran nombradas en antiquísimos códices en idiomas extintos como sánscrito y acadio, incluso en algunas pinturas rupestres con distintas representaciones según la cultura. En medio de la sala, sobre un pequeño tapete con la imagen de la luna estampado en él, extendió su diestra al centro de aquella figura y esta luna empezó a menguar lentamente hasta desaparecer llevándose consigo la luz de las velas encendidas sumiendo el archivo en dantesca oscuridad. Sin embargo el tapete se elevó dejando escapar luminosos rayos, como si un sol se ocultara allí, y descubrió un pequeño cofre que apareció girando en espiral hasta llegar a la altura de los ojos del líder del clan de la noche. Colocó ambas manos al rededor del cofre y lo abrió con suavidad ayudándose con los pulgares, y enseñando la pepita de oro que no paraba de vibrar en el lugar. El anciano colocó a su lado la incrustación de plata y ambas piezas se atrajeron como si fuera arte magnético y su fusión dio lugar a una piedra uniforme, forma redonda y con puntas similares a las de los rayos de sol, dando la apariencia de una esfera de fuego color anaranjada. Esta piedra empezó a brillar con tal intensidad que Cassian tuvo que apartar la vista pues sus ojos le quemaban. -Su luz... es la de una estrella- dijo cerrando a ciegas el cofre y encontrándose a oscuras. Un movimiento de su diestra bastó para que las velas vuelvan a encenderse y con el cofre en sus manos la alfombra recobró su forma habitual y el bibliotecario salió del archivo y tocó con la larga uña de su índice el borde del tatuaje. Las figuras encapuchadas se presentaron ante él formando un círculo, algunos eran miembros honorables de las generaciones más antiguas del clan Discípulos de Nosferatu, cuyos tatuajes cubrían casi en su totalidad el brazo elegido para el mismo, estos eran quienes habían conseguido las lágrimas. Otros eran miembros de generaciones nuevas, hambrientos de sabiduría y conocimiento. -He aquí- dijo elevando el cofre aferrado a sus manos -la fuente capaz de otorgar magia ancestral, quienes observen su luz no solo conseguirán magia en caso de carecer de ella, también otorgara conocimientos natos que deberían ser descifrados y aprendidos. En definitiva, vuelve poderosos a magos débiles y otorga magia a quien carece de ella. La mantendremos con nosotros, con esta fuente de poder erradicaremos esa magia pedestre a la que someten a las nuevas generaciones, esa magia que tanto Lucan como Asra veneran. Dicho eso, el viejo regresó el cofre al lugar de donde lo había sacado, debajo del tapete y anunció: -Proteged este cofre de quienes vengan con manos usurpadoras a hacerse de él, defendedlo con su vida de ser necesario. Sus pobladas cejas se fruncieron y sus ojos nuevamente se sumieron en el vacío al que estaban acostumbrados. Sin embargo lo que Cassian no percibió a causa del artefacto que poseía, porque hacía tiempo que algo no lo animaba o quizás también porque los años empezaban a pesar sobre sus hombros, no vio ese pequeño escarabajo que salió rápidamente de la habitación y que en los terrenos de la fortaleza cobraría la forma de un senescal de alto rango que le comentaría a Asra sobre el la fuente de poder. -Dicen que el amor es la fuente más poderosa de magia- rugió la nómada -Y ese viejo Cassian ha dado sentido a esa frase. Asra tocó su gran tatuaje llamando a todos los miembros del clan Senescales del Caronte, debían presentarse de inmediato en el Puerto de La Muerte y les habló sobre los planes de los discípulos de Nosferatu. -¡Traed el cofre!- rugió. Lo mismo pasó con Lucan, cuyo espía era el fragmento resquebrajado de un espejo situado entre una pila de antigüedades que adornaban el archivo, desde allí espiaba al viejo que siempre se mantuvo al borde de conspiraciones en contra el actual manejo de la magia. El Caballero de Walpurgis tocó también su tatuaje y llamó a los miembros de su clan para encontrarse allí, en El Bastión Salvaje. -Hemos sido traicionados, los Discípulos de Nosferatu esconden de nosotros las lágrimas de las sacerdotisas del sol y la luna, creímos que eran mitos pero Cassian ha descubierto la verdad y la oculta en un cofre en su archivo, justo bajo el tapete de la luna. Invadid la Biblioteca de la noche y traedme ese cofre, no mencionaros ni una palabra a los Senescales, pues no sabemos en quién confiar. >>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>> Bienvenidos a una nueva aventura Como verán, hemos dado un enorme giro a la trama de las aventuras para darle otra frescura e incentivarlos a participar. Espero que les gusta esta propuesta y de no ser así... siempre pueden acompañar la trama y llevarla a donde ustedes quieran MISIÓN Cada clan tiene su propia misión, aprovechemos que son 2 o más los inscriptos por clan, lo ideal sería ponerse de acuerdo entre ustedes y lograr el objetivo impuesto por cada líder de clan. Si ven necesario traer más gente de su clan al rol, bienvenido sea OBJETIVO 5 roles y uso de todas las habilidades de su nivel de conocimiento --- -Utilizar el conocimiento que les corresponde, de ser posible marcarlo con negrita para facilitar la lectura del mismo. -Deben tener al menos 5 roles utilizando su conocimiento de clan. -Lean la ficha de los jefes de los clanes para una historia más enriquecida. -Cualquier duda aquí. >>>>>>>>>> Caballeros de Walpurgis @ Arya Macnair Conocimiento 3 @ Crazy Malfoy Conocimiento 3 @ Eterno Black Triviani Conocimiento 3 Senescales del Caronte @ Sagitas Potter Blue Conocimiento 2 @ Juv Macnair Hasani Conocimiento 3 @ Aaron Black Yaxley Conocimiento 3 Discípulos de Nosferatu @ Helike R V PB Conocimiento 1 @ Sybilla Macnair Conocimiento 3 <<<<<<<<<
    2 puntos
  2. Los aprendices se metieron en el Portal por separado y Báleyr no podía más que esperar y desear que todo les saliera bien. Aunque le costaba reconocerlo, y jamás lo haría en voz alta, sabía que ambos estaban perfectamente capacitados para superar aquella prueba. Pero, a veces, esa ciega confianza era la piedra con la que algunos aprendices tropezaban. Y entonces, cuando querían rectificar, era precisamente cuando ya estaban perdidos. No fue el caso de ninguno de los dos muchachos que, ahora, se vinculaban con el anillo de la nigromancia para siempre. El anciano podía sentirlo: su anillo parecía vibrar en su huesuda mano, como si sintiera que se estaba ligando a otros dos nuevos anillos, que dejaban su status de anillos de aprendiz para convertirse en anillos de habilidad. Sin embargo, el portal no terminaba de abrirse para devolver a ambos chicos al mundo real. Báleyr, que se había retirado hasta el otro lado de la sala, observaba con su único ojo el lugar en el que debían aparecer. Los minutos le parecieron horas, y las horas parecían días. A pesar de la inquietud que sentía, el anciano no vaciló en su espera y aguardó con gesto neutro. Ya volverían. Finalmente, ambos emergieron del portal. Parecían un poco confusos, pero aquello era lo más común después de enfrentarse a una prueba de semejante magnitud. Con una sonrisa irónica, caminó hacia ellos lentamente apoyándose en su vara de cristal. — Bien hecho, muchachos. Al final no sois tan tontos como me pareció al principio —les dijo, aunque en su voz no había acritud. Señaló el anillo de ambos—. Ahí tenéis la prueba de que habéis conseguido superar al portal. Ahora los dos sois nigromantes, os doy mi enhorabuena —hizo una pequeña inclinación en su dirección —. Lo más importante es que recordéis que un gran poder conlleva también una gran responsabilidad. Vuestros anillos de habilidad están íntimamente ligados al mío propio. Así que, si usáis de mala manera vuestros poderes... lo sabré, y podré actuar en consecuencia. Espero que no lleguemos jamás a esos extremos. Ahora sí, me despido. Buena suerte. Dicho aquello, Báleyr volvió a hacer una ligera inclinación de cabeza hacia ambos y se dirigió hacia la salida con un lento caminar. Su trabajo con ellos había terminado.
    2 puntos
  3. Estaba cansada. Sí, habían pasado unos días desde que estuve en aquella taberna con Crazy y más compañeros, al finalizar aquella extraña aventura; sin embargo, el cansancio no había desaparecido del todo. Supongo que algo que ver tuvo la bebida post-adrenalítico para celebrar el buen resultado, aunque también aquel horrocrux que había conseguido efectuar en ella. Mi rana estaba a buen recaudo, siempre vigilada, por contener aquella parte de mí que nunca hubiera creído capaz de arrancarme de forma tan fácil. Estaba avanzando en unos hechizos que nunca creí que iba a utilizar y que, muchas veces, había repudiado cuando veía en libros que grandes magos los habían usado. Había cambiado, sí. Lo notaba yo y lo notaban los otros, sobre todo mi familia. Ya no les dedicaba tanto tiempo; procuraba esconder a sus ojos en lo que me estaba convirtiendo. Y bebiendo. No alcohol, eso lo dejaba para las noches de taberna en los terrenos de la Fortaleza. Allá bebía mucha agua (por la deshidratación de las resacas) y muchas pociones revitalizantes en las que intentaba encontrar un buen método para que desaparecieran de repente, sin huellas. Pero el cansancio y las ojeras persistían. Tal vez debiera dormir un día entero para notar alguna (breve) mejoría. La llamada me pilló en ese momento, bebiendo una poción espumeante y de color grisáceo nada atractivo, cuando sentí el picor en el brazo izquierdo. Como tenía que ser, me fui a rascar de forma instintiva, derramando aquel líquido apestoso en la manga blanca de seda que aún llevaba puesta desde que había vuelto del Ministerio. Gruñí y lancé el vaso al suelo, quitándome la blusa de forma violenta antes de lanzarla también al suelo. Miré al espejo. Lo que una vez fueran manchas grises se habían convertido en un tatuaje de un barco sin acabar pero reconocible, moviéndose a ondas en unas ola imaginarias. Sabía lo que significaba, ahora tenía experiencia. La Maestra del Puerto llamaba a los Senescales. Miré el estropicio y me encogí levemente de hombros. Me desvestí. Seguro que si aparecía en el punto de encuentro con aquella ropa tan elegante, Asra Boswell me mandaba un hechizo que me rompía en trocitos, seguro. Así que aparecí allá con unos pantalones oscuros, cómodos, al igual que el calzado, unas botas de tacón corto y cuadrado, con el que podría moverme sin dilaciones. Para arriba, un sencillo jersey de lanilla. Era casi verano, pero ya sabía que, en el puerto, hacía algo de frío. Y acerté. Sentí un frío lacerante recorriendo mi espina dorsal al sentir a nuestra Maestra de Senescales explicándonos la traición de los miembros del Clan de Nosferatu. No había oído nunca hablar de las lágrimas de las Sacerdotisas de la Luna y del Sol, pero mis ojos se achicaron al escuchar el gran (aunque temible) poder que tenían. Contemplé a mis compañeros y fruncí el ceño. -- Traer el cofre... Parece sencillo... Era mentira, sabía que esto iba a provocar un cisma en el Bando, que los unos iban a defender a muerte la posesión y el resto íbamos a rescatarlo para nuestro propio clan. Un bando enfrentado por unas reliquias antiguas. ¿Merecerían el sacrificio que íbamos a hacer? Eso esperaba porque estaba decidida a que fuera a manos de la Maestra de los Senescales. @ Juv Macnair Hasani + @ Aaron Black Yaxley
    1 punto
  4. — Oh, Hannah ¡alabado sea el señor! Que bueno es verte aquí. Rory avanzó e invitó a la joven para que se acercara más al pequeño grupo conformado por él, Darla y Sophia. Llevaba varias semanas sin verla, y pocas noticias le habían llegado sobre ella desde la misión que habían compartido juntos, por lo que estaba contento de que al menos, en apariencia, el todopoderoso la hubiese mantenido con salud. — ¿Este lugar estaba desaparecido? Él había leído y escuchado algunas historias al respecto. De la misteriosa desaparición de la antigua Orden del Fénix en medio del conflicto de Bulgaria con Inglaterra, y como de a pocos, los miembros habían ido reagrupándose para primero asegurar una red de lugares seguros y protegerlos con el encantamiento Fidelio, y también como un tiempo después, habían renovado los poderes de los clanes en un nuevo pacto llenando las fuentes mágicas con las aguas de la vida. En ese momento, habían creído que eso era suficiente, hasta que el traslado del templo paladin había traído inestabilidad a aquellos nuevos poderes. No había pues, acción sin consecuencias, y si ahora se encontraban allí, era porque quizá había una oportunidad, aunque fuera mínima, de recuperar otro de los espacios que se habían creído perdidos. ¿Pero cuál era exactamente? Ni Darla, ni Sophia habían respondido aun a la duda del joven predicador, y al menos por la forma como Sophia veía el recinto, estaba claro que ella lo conocía. Hannah también tenía recuerdos vagos del lugar, lo que confirmaba que estaba vinculado a la Orden del Fénix. Conteniendo la respiración, y viendo que las miradas se concentraban en la fuente, Rory se acercó más meticulosamente a ella, y movido por el impulso, deslizó la palma de su mano por los bordes. Lo que siguió, sin embargo, resultó inesperado: Movido por fuerzas invisibles, de inmediato Rory resultó expulsado y voló dos metros más allá, sin poder asegurarse por la rapidez del suceso, tener una buena caída. El golpe a la cabeza fue monumental, pero al intentar incorporarse, notó también que sus manos y brazos habían sufrido quemaduras. ¿Por qué había pasado eso? Hasta antes de ese contacto, la fuente no parecía poseer ninguna clase de protección, pero ahora Rory veía que un cerco de energía la rodeaba. ¿Pero era real o solo una alucinación por el golpazo que acababa de darse? — Díganme, ustedes... ¿también ven que hay una energía extraña alrededor de la fuente? @Hannity Ollivander Evans @Sophia Elvira Mackenzie @Darla Potter Black
    1 punto
  5. TURNO 5 Pude escuchar cómo la tribuna, para bien y para mal, gritaba embravecida tras la impecable atajada de Aymar. Sin embargo Cilian estuvo espectacular y parecía que algo jugaba en nuestra contra pues las Quaffles no querían anotar a nuestro favor. Pero daríamos batalla, esta vez nuestros corazones estaban en el campo y nuestras alas se desplegaban para darnos más poder en el juego, éramos buitres, éramos el ave más grande del mundo y estábamos marcados para el éxito, nuestros partidos pasados habían sido una caída pero ahora solo quedaba ascender a los cielos. Gryffindor tenía la quaffle, esa mujer... ¿quién sería? Jamás la había visto y tenía mi apellido ¿coincidencia? Lo importante era que tenía la quaffle y daría todo de mi para arrebatarla de sus manos. Embesti hacia ella y como si fuera a dar un placaje, extendi mi puño para arrebatarle la quaffle intentando no dañarla, el arrebato debía ser impecable o terminaríamos en penales. Y un suave desliz de mi brazo con el puño cerrado golpeo la pelota que descansaba en sus manos y la misma rebotó para terminar en las mías. En ese instante de tan cercana aproximación mis ojos y los de ella, dos esferas verdes que jamás olvidaría. Continué mi trayectoria y nuevamente lancé la quaffle a Cilian con la esperanza de que esta vez lograra anotar.
    1 punto
  6. Por fin! Ya pude ingresar!
    1 punto
  7. TURNO 3 -¡DOS PARTIDOS!- Gritó Moneda, su elfo libre, horas antes de entrar a la cancha -¡DOS! Y tenía razón, veníamos últimos en el campeonato. Pero aún estábamos a tiempo de remontar ¡teníamos qué! sin importar cómo, esa maldita quaffle iba a penetrar en todos sus aros. Otra vez Sofía, nuestra cancha ¿estaría maldita? no podía ser que no ganáramos una, necesitaba el dinero para iniciar mi carrera política, para darle forma a mi vida... y allí estaba ¡perdiendo como en la guerra! Finalmente el partido dio inicio, los Montrose Magapies se adelantaron en el primer turno, y aunque lograron evadir un tiro espectacular de Malum nuestro guardián atajó la quaffle con total tranquilidad. Esto apenas iniciaba y ahora sería nuestro turno de atacar. Era como si un montón de dados se tiraran a nuestro favor, como si fuésemos marionetas de algo más grande, allí estábamos moviéndonos a lo largo de la cancha y aunque mi velocidad no fue óptima aún así logré romper las defensas de los MM y pude hacerme de la pelota esquivando una bludger extraviada que pasó volando sobre mi cabeza, visualicé a mi compañero Cilian quien ya estaba en posición y le lancé la quaffle tan fuerte como pude. La vi viajar cuatro metros hasta dar en las manos de mi compañero. -¡Tú puedes!- le grité con entusiasmo. El marcador ya estaba en lo alto, la gente gritaba con euforia ¡Buitres! ¡Urracas! 0 a 0 marcaban los números de acero, todavía.
    1 punto
  8. @Arya Macnair ¡Hola! Como bien dices, el juego se encuentra en continuo crecimiento y abierto a mejoras. Justamente lo del golpe crítico es algo que podemos revisar a futuro (próximo torneo). Me agrada la idea que no sea evitable. De por sí, el plus que da ese golpe actualmente es que si llega a impactar hace dos puntos de daño. Respecto a El Profeta, no veo ningún impedimento para ello. Empecé con algo nuevo en Quidditch Time porque desconocía el funcionamiento que tenían en El Profeta, de ahí surgió la idea de una revista digital 100% dedicada al quidditch.
    1 punto
  9. TURNO 2 Le hubiera escupido la cara a Mica Gryffindor de no ser porque éramos capitanes y nos estrechábamos las manos en aquel momento. El partido daba comienzo y ambos equipos se elevaban en el aire para estar atentos a las indicaciones del árbitro y empezar. Sonó el silbato y las 14 escobas ascendieron. Al igual que las pelotas, viendo como los cazadores de los Montrose Magpies se hacían con las suyas para poder obtener la quaffle. Negué con la cabeza. Recién empezábamos. Tranquilo, recién empezábamos. Desde los aros era el que mejor vista tenía. Les grité para que detuvieran al maldito japonés. Si de algo me había olvidado por un momento, era de aquel jugador japonés, que había logrado esquivar la bludger de mi compañera Malum que tan certeramente había golpeador. De no se porque la había visto, podría jurar que había golpeado con su bate como si fuera recargado por el dios de los cielos, Thor, cargándola de energía. Esquivó la bludger y fue contra los aros. Pero la golpeadora rival también hizo lo suyo. Tenía mi mente dividida en dos acciones. Descendiendo lo mejor que pude, esquivé la bludger y de un salto, con la escoba pegada a mi pecho, me tiré hacia la quaffle para atajar el aro central. Estuvo cerca. " ¡Go! ¡Go! Buitres ¡Go!" exclamaba la tribuna mientras le pegaba una patada para pasársela a uno de mis compañeros..
    1 punto
  10. Turno 1 Un nuevo partido comenzaba. La pasada derrota no había en absoluto cambiado los deseos de ganar que su equipo tenía y menos aún los de ella. El sonido de las voces alentando al momento de ingresar el estadio, la hicieron sonreír de inmediato. No importaba un partido, debían mirar hacia el frente y asegurarse el conseguir una nueva victoria. Estaban totalmente enfocados en ello. Frente a la mirada fría del árbitro alemán, estrechó la mano de Mael, quien capitaneaba el equipo rival. Luego, se alejó lista para posicionarse. Las pelotas fueron liberadas de a una por vez, solo restando la quaffle. Su mirada se instaló en ese objetivo, siguiendo con certeza el recorrido en cuanto fue lanzada, moviéndose en forma ágil para lograr atraparla antes que el resto de los cazadores. Una vez la tuvo en sus manos, se alejó del resto, buscando una posición certera desde donde hacer el primer pase. Notó a Kenzo ya cerca de los aros rivales y no lo dudó, dirigiendo hacia él la quaffle, esperando que en aquel movimiento pudiesen conseguir la primera anotación a favor.
    1 punto
  11. Buenas tardes 😋 Vengo con una duda que me surgió el partido pasado, y como el juego está en constante crecimiento y modificación pensé que lo podríamos conversar y quizás era un aporte. O me socaban la duda y me voy silbando bajito, como quien dice. Como golpeadora tengo 34 puntos de fuerza, y leyendo el tópic de avances explica que superior a 30 se considera golpe crítico. Ahora bien, me tocó en dos oportunidades sacar un ¡33! súper buena suerte, y que el cazador en cuestión fuese capaz de evadirlo, aun y cuando se consideraba, valga la redundancia, crítico. Entonces me pregunto yo ¿Se vería por demás abusivo que un golpe crítico fuese incapaz de evadirse? No es que me guste el juego sanguinario, pero dándole ese calificativo uno tiende a pensar que el rival no tiene escapatoria. Ya me dirán ustedes qué opinan al respecto o tal vez lo interpreté erradamente. Otra cosa! De chusma leí lo que Sagitas les preguntó sobre la publicidad, y aunque no sea tan externo al foro, estaba pensando revivir El Profeta con permiso de Administración, por lo que Quidditch tendría su propia columna dominical, si les interesa. @Mica Gryffindor @Martin N Roses
    1 punto
  12. @Sagitas Potter Blue se ve estupendamente bien. ¡Muchas gracias! Les traigo el adelanto de lo que será la segunda revista versión completa de Quidditch Time. Con ustedes, la nueva tapa: No se pierdan la entrevista a la superestrella Aedis "Mosquito" Greengrass, los motivos por los cuales el torneo está disputándose en Bulgaria y la ausencia del cuarto equipo: Quiberon Quafflepunchers. Todo esto y mucho más en la siguiente edición de Quidditch Time.
    1 punto
  13. Mantuve aquella fiereza en el rostro aún cuando sentí a Matt salir de la habitación de su hermana y su aura se perdió por los pasillos. Aún sentada en el borde de la cama, sujetando las mano de mi hija hasta que cayó en un sueño profundo, fruto de las pociones que le había obligado a tomar, pude "sentirle" caminar por la habitación de matrimonio que había vuelto a compartir con su mujer, Heliké. Mientras acariciaba la frente de mi hija, sentí el tacto de Elentari en mis dedos, fruto de aquel vínculo que mantenía con mi hijo que, de alguna manera, se iba haciendo cada vez más débil. Perdía a Matt. Cuando el ritmo de respiración de Perenela se hizo suave, solté su mano y le di un beso en la frente. Después, la dejé al cuidado de su Elfina Kiwi, quien no se movía de su lado para nada, llorando en silencio. Abandoné su cuarto y cerré la puerta, con mucho cuidado. Advertí que me avisaran rápidamente en cuanto despertara. Me sentí agobiada por el silencio. Los niños no hacían ruido. La Mansión Potter Black parecía abandonada y sentí una sensación de miedo. Sólo para romper el silencio, ululé. Sí, lo sé soy rara, pero era un método que usaba de niña en los bosques de España, cuando me sentía sola y sentía frío. Al instante, el ruido volvió a aparecer, como si se hubiera deshecho un hechizo. Lo hizo tan rápido que casi me asusté al sentir el trajineo de los elfos en la cocina, los chillidos suaves de Ithilion en su cuarto de juego, seguro que descabezando algún peluche, el ruido de los tacones de alguien paseando por una habitación, el susurro de unas voces en algún descansillo, el roncar de alguien (tal vez de Heliké, quien dormiría con la niña...) Volví a sentirme agobiada, pero ahora por el exceso de gente a mi alrededor. Necesitaba estar sola y pensar, pensar... Bajé corriendo las escaleras y pasé por delante de la biblioteca. No se sentía nada. ¿Ya se habría ido Darla con su invitado o habrían usado algo para que no se escuchara de qué hablaban? No me paré hasta sentir el aire fresco de los jardines, llenos de aromas suaves de flores... Era agradable. Pero algo más me trajo, un olor a cebada malteada rodeó mis fosas nasales y me recordó el hábito escondido de Matt a beber en lugares ocultos. Atraída por ese olor, lo seguí hasta dar con él. -- ¿Vas a volver a caer en la bebida, Matt? -- le dije, intentando que no sonara a crítica. En el fondo, sabía que la razón, o una de ellas, de que él recurriera a es innoble hábito, era yo. -- Al menos podías invitarme, no bebas solo. Sonreí levemente y me senté, en el suelo, sintiendo el frescor del césped bien cuidado. Me di cuenta que no llevaba un vaso y hasta levantar la varita me parecía cansado. Cogí la botella y bebí, así, a morro, un buen lingotazo. Quemaba. Pero no tanto como ver a Matt en aquel estado.
    1 punto
  14. La soledad de los jardines donde corría la brisa era agradable. No se oía nada a mi alrededor, y trataba de aislarme de las emociones de aquellos que permanecían en casa. De @Darla Potter Black y su acompañante (a los que seguramente habíamos sobresaltado con nuestros gritos) de la pena de @Perenela Arya Grindewald Potter Blue o de @Helike R V PB... Había dejado a mi hermana con Sagitas, en su habitación, tratando de consolarla, mientras que yo había conseguido que Elentari volviera a dormir. Siempre me daba pena oirla llorar, más aun con el miedo qeu la niña sentía al haberse despertado de una forma tan brusca. Mientras, Helike dormía en mi...en...en nuestra cama. Iba a ser difícil volver a acostumbrarme al hecho de que había regresado. No estaba solo, de nuevo, o al menos, eso suponía, eso esperaba una parte de mi. Que no volviera a marcharse. Elentari ni siquiera la recordaba (imposible) pero...no quería que hiciera daño a la niña. Ni siquiera me estaba preocupando por mi. Y luego estaba Sagitas. Ya no sabía que hacer. Lo último qeu me quedaba por ver era que me acusara de aquella forma, de desobedecerla, de ignorar sus órdenes y presentarme a...o de mandar...a quien? Trabajaba solo en un departamento fantasma, como si pretendieran esconderme y vigilarme más que dejarme trabajar. Tenía la sensación de que Sagitas ya no era mi madre. Era complicado, si, pero... Apreté el vaso que sostenía, callado, frustrado...pensativo. Hacía mucho tiempo que no me marchaba, a solas, con la única compañía de una botella. No era abstemio, pero mucho tiempo atrás había dejado de refugiarme detrás del alcohol...Y sin embargo ahora no podía evitarlo, y había vuelto a refugiarme en eso. Tenía que lidiar con demasiadas cosas al mismo tiempo, y...no podía. No sabía como. No quería. No podía.
    1 punto
  15. No había un lugar en el que Hannity se sintiera tranquila, ni siquiera el mundo muggle y las bastantes ocupaciones que había adquirido en él mantenía su mente ocupada, sabía que en algún momento tenía que regresar, arreglar lo que fuera que estaba mal y la había alejado de su querido mundo, de aquello que había sido y que de cierta forma extrañaba. A pesar de ser una joven muy bonita y atractiva, había un desaliño en su persona y no era tanto que ella lo hubiera provocado, no, era la consecuencia de la maldición de su familia. Ahora Hannity tenía un aspecto pálido y enfermizo, el cual era muy similar al de su padre después de la luna llena, además de que, después de lo que había pasado en Armenia, los métodos a los que se había sometido para rescatar algo que aún no podía recordar: ¿qué fue lo que había pasado después de haber estado en el palacio junto a su padre? Hasta ahora, para ella, seguía siendo un misterio. Las situaciones cada vez más difíciles en las que se había incorporado después de despertar en un lugar tan diferente al que ella conocía y en donde no podía utilizar magia, la persecusión y el hecho de cómo había logrado salir viva de ahí milagrosamente. -¡Basta!- se dijo a sí misma, empezaba a dolerle la cabeza de sólo recordarlo. Se levantó de la cama sintiéndose mareada, era evidente que cada día que pasaba lo que fuera que tuviera, además de la maldición, la consumia. No pasaron 10 minutos cuando una lechuza, del profeta vespertino le llevaba el periódico y en primera plana había una fotografía de la marca tenebrosa sobre el castillo Evans Mcgonagall. La rubia tardó en procesar la imagen que veía, como pudo se incorporó, tomó su capa de viaje y sin importarle mucho el hecho de que vestía de jeans desgastados y tennis, salió de la habitación que alquilaba en el callejón Diagon y se dirigió a Ottery. Apareció cerca del castillo, lo cual, si no hubiera estado tan preocupada por su madre y los demás miembros de la familia, la habría hecho quedarse en ese lugar por unos minutos para recomponerse. En aquel momento ya no había seña de dicha marca ¿podría entonces decirse que no había perdidas mortales? Esperaba y todos estuvieran bien, pero sus ojos jugaban con ella haciéndole creer ver un brillo verde. Al pasar por las verjas al castillo, los vestigios de la batalla se notaban en todo el camino, intentó ir lo más rápido que le permitía su condición, en el trayecto bebía con manos temblorosas el último frasco de poción herbovitalizante y al llegar a la puerta principal tocó con una delicadeza que no permitía ver lo verdaderamente preocupada que estaba.
    1 punto
  16. Ficha para canciones de 2021: Canción: Machu Picchu Autor: Camilo, Evaluna Montaner Enlace a YouTube o Spotify: https://www.youtube.com/watch?v=gejYu_5wksM https://open.spotify.com/album/7jqXGkhOKZ3wuZuD6IgTYR?highlight=spotify:track:1LXb70u8SLsvBAPWHMCTMe ¿Por qué es importante? Opcional. Porque describe mi actual relación y al encontrar la canción supe que era la ideal o como dijo él nos viene como anillo al dedo Otros datos: me gusta y no suelo mostrarme romántica por eso me gusta poder serlo para demostrar quién soy realmente en el fondo. Ay, dime qué viste cuando me viste, sé sincero (Dime, dime, dime) Ay, dime qué pasa cuando te paso por la cabeza (¿Qué pasa?) Yo sé que estoy loca Pero tú más loco de haberte fijado en mí (De haberte fijado en mí) Yo sé que estoy loca Pero tú más loco de haberte quedado aquí (Loca, loca, loca)
    1 punto
  17. Hannah Rambaldi No olvidaba todo lo que había pasado desde que entró a la Orden del Fénix, no de la primera ocasión en la que compartía su amor por el bando, al igual que su familia, sus hermanas, sobrina y su querida gemela, ¡Vaya que extrañaba esos tiempos! Habían sido buenos, al menks hasta antes de la caída de sus líderes, fue ahí donde todo había acabado. Su familia se había desintegrado, tal parecía que lo que los había mantenido unidos era el amor por el bando, pero cuando se desintegró todo terminó. Cada una de sus hermanas había tomado un rumbo diferente, de hecho no sabía nada de su ahijada, pero quien más llegaba a preocuparle, era su gemela. Para su segundo ingreso a la Orden ya habia sido poseída por un demonio y librado una batalla con mortífagos junto al nuevo líder, el señor Despard... Seguía acostada en la cama de su habitación en el castillo Rambaldi, recordando todo lo que había tenido que pasar, consideraba si es que había valido la pena de su regreso a Ottery después de la caída del estatuto y sobretodo de su pertenencia en el bando, dado que ya nada la ataba a seguir allí. Su mano se dirigió a su cuello, donde estaba aquel dije de fénix que, en aquel tiempo su querido Albus, le había regalado a su ingreso. Suspiró. Sí, claro que valía la pena el luchar junto a sus compañeros de bando y su líder por tratar de que hubiera menos agresiones hacia los muggles, pero también hacia los magos, lo cual era un trabajo difícil, pero no imposible. No supo cómo o por qué, pero debía dirigirse a un lugar que no supo como era, pero lo que sabía era que al desaparecer de esa habitación, llegaría al lugar adecuado. No identifica el lugar a simple vista, de hecbo tarda unos cuantos minutos en entender qué había pasado y dónde era que estaba, parecía un espacio grande, escucha voces que ya se encuentran en el lugar, identifica la del joven Despard y sabe que las otras las ha oído en el cuartel general, se acerca sigilosamente hacía ellos. -Sé que éste lugar lo conozco, pero ¿estaba abandonado, no? O ¿desaparecido? No lo recuerdo...- Movió su cabeza en señal de negación - Que mal educada me he vuelto, disculpen, buenas tardes a todos... Cómo ellos, se quedó mirando la fuente que eataba frente a ellos.
    1 punto
  18. La sorpresa inundó mi semblante al escuchar la voz de P-ko. Cuánta alegría me trasmitió ante su efusivo abrazo, me hizo sentir sumamente bienvenida, le sonreí a la pequeña criatura mientras caminaba a su lado y escuchaba sus palabras, no esperaba que aquella pregunta fuera formulada tan pronto, pero si estaba de vuelta era porque deseaba dar respuestas a aquellos que así lo solicitaran, aunque ya era bien sabido que solía desaparecer con demasiada frecuencia —es agradable volver a casa —le dije a mi acompañante —y más aún por la cálida bienvenida que me has dado P-ko —intuía que la pequeña elfina se alegraba cada vez que el castillo cobraba vida con los diferentes visitantes que habitaban en él. —Creo que subiré a mi habitación a cambiarme —no quería admitirlo pero temía volver a ver las fotografías y que los recuerdos se hicieran presentes, sin embargo, no sería una cobarde. Había llegado el momento de darle la cara a cada vestigio y enfrentar mi presente —aunque... —guardé silencio volviendo la vista a P-ko —me gustaría que tomarás el té conmigo —declaré con suavidad —así podré contarte porque he vuelto —le sonreí y añadí —siempre y cuando no interfiera con alguna actividad que tengas planeada. Secretamente deseaba que aceptara mi invitación ya que la elfina era lo más cercano que podía estar de Bel y realmente necesitaba hablar con alguien. @ Rory Despard
    1 punto
  19. Había renovado sus fuerzas, agotadas por el enfrentamiento acaecido en el Ragnarök, a través del rayo de energía que había alcanzado a impactarle desde la fuente primigenia de Yggdrasil, el árbol de la vida. Ahora que de a pocos, y tras sucesivos parpadeos comenzaba a ver el espacio a su alrededor, reconoció que estaba en un campo por completo desconocido. Junto al pelirrojo se encontraban Sophia y Darla, y ambas mujeres, a su modo observaban también el espacio, como si no terminasen de aceptar que se encontraban en él. Traspasando la puerta de madera, el edificio de un blanco prístino se sostenía firmemente en columnas altas que hacían que se sintiese insignificante y pequeño en su condición humana. Rory no tenía ni la más pálida idea de donde se encontraban, pero si era capaz de percibir con tan solo rozar la superficie de las paredes o el suelo de mármol, que estaba en un recinto que abrigaba en su seno una magia ancestral e infinita. — Eso también quisiera saber yo Darla, nunca he estado en este lugar antes, pero la energía que emite se siente tan familiar...y cálida. Entonces como si tratase de una revelación, recordó que algunos de los rostros de las estatuas que había contemplado en el campo exterior, ya los había visto antes en el pasadizo que conducía a la biblioteca del Castillo Evans McGonagall, cuyas paredes estaban repletas de cuadros de cada uno de los miembros de la familia. Sabiendo del vínculo estrecho que aquella familia tenía con el bando, de pronto comprendió que estaba en un lugar que indefectiblemente formaba parte de la historia del Fénix. Ambas brujas se habían detenido ante una fuente seca. Sophia había sonreído y Rory etá casi seguro que es la primera vez que la ve sonreír pero no está seguro de comentarlo en voz alta, porque todavía ella le resulta intimidante. En cambio, aunque la pregunta de Darla lo confunde, se siente más seguro de responderle con otra pregunta, nacida de sus propias dudas. — ¿Por qué crees que no lo sería? Yo siento esto demasiado real para que solo se trate de nuestra imaginación. Apenas ha terminado de decirlo, cuando de repente un ruido un poco más allá de donde se encontraban les reveló que no estaban solos. El predicador estaba seguro que debía de tratarse de otro compañero o compañera de bando, quizá alguno de los que les acompañaron en el campo de batalla, o tal vez otros miembros respondiendo al llamado de la magia antigua de su clan. Realmente no tiene forma de saberlo, pero todavía con la vista puesta en la fuente, decide que sean esos recién llegados los que hablen primero.
    1 punto
  20. Miraba atentamente todo lo que iba sucediendo. No entendía porque si algunas personas les afectaba tanto la muerte de Elvis no habían hecho nada. Cada dia que pasaba, cada día que conocía a más personas, podía llegar a entender un poco lo sucedido con Elvis. Entre las personas que sabía que eran de la Marca Tenebrosa se sentía un alivio real, como si la mayor barrera que tenían se había ido. Pero me consternaba haber visto como también sus rivales naturales se habían visto afectados. Aquella muchacha Macnair pelirroja, le había pegado a Caelum al enterarse de la muerte de Elvis. Había muchos cabos sueltos. Era una casualidad también que tras no estar más en éste mundo, se había liberado los magos antes los muggles y la prohibición para con éstos. ¿Una cosa sería consecuente de la otra? Tambien me dejaba en duda lo sucedido con el Inquisidor, personaje ahora desaparecido. ¿O no lo necesitaban? Mi madre Shelle desapareció. Y Luna hacia su dramático acto de quedar bien con todos. No solo estaba ella, sino la otra hija que se alteraba de más. Era tarde ahora, ya no podíamos perder tiempo con protocolos. La prima nueva Granger se sumaba al apoyo que la bruja necesitaba, Annick. Ésta tendría un camino largo que recorrer y mi ayuda solamente sería para impulsarla, una acción para quedar con las deudas saldadas con el patriarca. Miré a Luna. — Si, yo —respondiendo ante su pregunta de la objeción. Había estado todo el tiempo contra aquel mueble, observando como se desenvolvía aquella reunión. Me descrucé de brazos y caminé unos pasos hacia Luna—. A mi nadie me va a decir lo que tengo que hacer. Ocúpate de tu parte de la mansión, que ya tienes demasiado por hacer —la miré fijamente durante unos tres segundos y luego giré hacia Annick, que estaba siendo apoyada por Valeskya—. Mañana. Al mediodia. Asentí con mi cabeza a Valeskya y giré sobre mis talones. Y antes que hacer nada, desaparecí de allí. Me había ido directamente hacia mi habitación, pero nadie lo sabría. @ Sophia Elvira Mackenzie @ Arabella Gryffindor @ natasha evans malfoy @ Annick McKinnon @ Luna Gryffindor Delacour @ Valeskya Granger
    1 punto
  21. Aun no comprendía mucho los parentescos, había recibido mucha información en muy corto tiempo. Por lo que pude entender, la mujer que se había retirado de la sala hablando de venganza y de un trabajo en una editorial, era también mi hermana y al que le había llamado la atención hacía unos momentos, era su hijo. Mi madre había presentado a la joven recién llegada como su prima Valeskya. Ya me había olvidado que la familia Gryffindor, mi familia, era muy numerosa. Al escuchar las palabras de mi madre sobre ir al Ministerio en búsqueda de respuestas, mi corazón comenzó a acelerarse, la palabra venganza (tantas veces nombrada en lo poco que había pasado del día) empezó a retumbar en mi cabeza. La necesidad de respuestas era cada vez más insostenible, necesitaba comprender el por qué de su muerte poco antes de mi regreso, necesitaba saber por qué una gran persona y un gran auror murió sólo y necesitaba saber en qué circunstancias había pasado. Mi cabeza iba más rápido que mis acciones. Aun me encontraba de pie frente a las mujeres, cuando Annick se dirigió para pedirle a Sophia que la mantuviera al tanto de lo averiguara y luego le dijo a mi hermana Luna que hiciera un diagrama del funcionamiento familiar. Lo que me trajo nuevamente a la realidad fue su última pregunta: "¿Por qué no le pides ayuda a Natasha? ". ¿Acaso no quiere que la acompañe? ¿Aun no me vuelve a ver como hija? ¿No cree que sea capas de ayudar? ¿Me cree una inútil por estar embarazada? Todas estas preguntas invadieron mi cabeza. Un fuego comenzó a recorrer mi cuerpo. Sentía como que iba a estallar de furia por no permitirme ir. - No es así madre- me decía la dulce voz de la niña en mi vientre-, la abuela sólo quiere lo mejor para las dos. Debes relajarte si no queremos que "ella" tome el control y busque vengarse más allá de todo- hizo una breve pausa- incluso de nuestra vida. Me quedé pensativa frente a las sabias palabras de Neftalí. Todavía no había nacido y ya denotaba su paz y sabiduría. ¿Quién sería su padre? Era una pregunta que no tenía respuesta, al menos no por ahora. - De acuerdo madre- le contesté lo más tranquila posible reteniendo mi enojo y acariciando mi panza (lo cual ayudaba a calmarme)-. Si Luna me lo permite la ayudaré. Sin esperar la respuesta, di media vuelta y me retiré a los jardines. Necesitaba aire puro para controlarme y terminar de relajarme. - Cualquier cosa estaremos en el jardín- dije al retirarme-. Disculpen, necesito un poco de aire. @ Luna Gryffindor Delacour @ Sophia Elvira Mackenzie @ Annick McKinnon @ Mael Blackfyre @ Valeskya Granger
    1 punto
  22. La compañía de mi vieja amiga Valeskya era excelente, solo esperaba que ella estuviera cómoda en el Castillo. Además de haberla salvado del interrogatorio de mi hija Ada que era lo bastante paranoica para pensar en que alguien pudiese dañar a la familia, lo cual había sido muy oportuno de mi parte debía decirlo. Guíe a Valeskya hasta la torre norte, lo suficientemente alejada de las locuras de mis hijos. Mis habitaciones eran lo bastante alejadas para evitar todas sus impertinencias, ellos solían jugar en casa y yo solo buscaba tranquilidad. Las escaleras del Castillo nos llevaron hasta el cuarto piso donde estaba la entrada. Con mi varita di tres toques y dejó ver la sala donde podríamos quedarnos tranquilamente charlando. -Ven toma asiento querida. Era cierto, de muchas maneras ambas estábamos ligadas por sangre, mi hija menor era su sobrina así que era una Granger y estábamos emparentadas. -Mi pequeña Helena, ha crecido mucho y está cursando primer año ya en Beauxbeatons, no fue a Hogwarts por todo el lío social que esta sucediendo en Inglaterra y en Francia tiene muchas garantías. No di detalles pero al ser mi hija mayor ministra de Magia de Francia me sentía más segura estando lejos de mí hija. Hakoda, mi kneazle salto a mi regazo y le acaricie el Pelaje gris. -Deseas tomar algo, té, una copa de vino.. Que te apetece querida Pregunte con cariño a la Granger @ valeska yasmin @ Valeskya Granger
    1 punto
  23. La pelirroja siguió a Shelle con la mirada. A pesar de que la joven bruja había expresado que vengarían la muerte de Elvis, Annick no podía confiar en ella. Algo le decía que debía analizar bien lo que había visto en el pensadero, y hasta entonces tendría sus reservas con la nueva matriarca. Iba a compartir sus pensamientos con Sophia, pero las ideas se le desdibujaron momentáneamente al sentir las palmaditas que Valeskya le daba en el hombro; aunque, más que eso, fueron sus palabras las que ablandaron el corazón de la ojiverde. “Fuera del límite de lo correcto”. Era un hecho que la venganza encajaba precisamente en esa descripción, y le conmovió saber que contaba con otra de sus primas Granger para tales fines (porque estaba segura de que también podría contar con Sophia una vez que se recuperara de la conmoción). ―Agradezco tus palabras, Valeskya. Sé que puedo contar con ustedes ―expresó intentando dibujar una sonrisa, ese gesto que ahora se le resistía tanto―. No has llegado tarde. Más bien la muerte llegó temprano para Elvis… Una vez más sintió un nudo en la garganta, y tuvo que tomarse un momento para respirar. ―Lo único en lo que he pensado es en averiguar la mayor cantidad de información acerca de lo que condujo a Elvis a la muerte. Y una vez que tenga más claras algunas cosas, habrá que decidir qué hacer ―explicó intentando dar a entender que hasta entonces les avisaría si requería ayuda (algo que sin duda sucedería)―. Por eso supongo que el mejor lugar para comenzar es el Ministerio de Magia. Justo hablaba de eso con Mael cuando llegaste. Señaló con la cabeza hacia el joven e hizo las debidas presentaciones: introdujo a Valeskya como prima de la familia Gryffindor y a Mael como nieto de Elvis. Luego de esas escuetas palabras, se dirigió a Sophia como si reanudara una conversación: ―No espero nada de la Orden del Fénix ―al decirlo tuvo la sensación de que escupía un veneno que se le había atorado en la garganta desde el día anterior―, pero… Sophi, si antes de tu partida te enteras de que saben algo de utilidad, te agradecería que lo compartieras. Dudaba mucho que la Orden tuviera información útil, porque era más que evidente que el grupo al que su esposo había sido fiel durante tantos años, había decidido que prescindir de él era algo insignificante; pero quizá Mica intentaría buscar apoyo de quienes aún tuvieran los antiguos valores fenixianos (si es que quedaba alguien así…). ―Luna, creo que eres la más indicada para diagramar el funcionamiento de la familia. ¿Por qué no le pides ayuda a Natasha? ―la pelirroja creía que en su estado, Natasha necesitaba algo tranquilo después de la conmoción por la pérdida de Elvis. Además no la pondría en riesgo ni a ella ni a su bebé llevándola consigo a la misión suicida que estaba dispuesta a emprender. @ Sophia Elvira Mackenzie @ Valeskya Granger @ Mael Blackfyre @ Luna Gryffindor Delacour @ natasha evans malfoy ¿Faltó alguien? Lo siento si se me escapa alguien T.T
    1 punto
  24. RYVAK Ha pasado tiempo...a Ryvak le parece que ha sido mucho tiempo, vagando por aquí, por allá, percatándose que no pertenece a ningún sitio, es como una hoja que el aire lleva a todas partes y a ninguna, es una hoja verde arrancada antes de tiempo pues hubo muchas cosas que no hizo, ese lapso de corto tiempo de vida tratando de pertenecer cuando nunca le quedo claro cual era su origen, pero cuando tomo a regañadientes la resolución de volver a aquella mansión en la que invirtió dos años de permanencia sin hacer ningún lazo, le pareció algo inútil insistir. Pero odiaba más el tiempo transcurrido en esa detestable Hacienda donde la soledad aplastante le dejo huellas que aún estos días dolían y le llenan de furia. En la Riddle también brota de su ser un gran enfado, sin embargo ¿a qué otro sitio podía ir? Dio a propósito rodeos a pesar de que conoce bien como llegar a la mansión, está cansado de sentirse intruso en aquel lugar, si al menos hubiese algún modo de "terminar de sentir". Sin entusiasmo al fin llega al lugar, se detiene frente a la entrada pero no avanza, se queda pensando si valdrá la pena continuar...nunca ha querido desertar a sus propias decisiones pero...¿a qué le han llevado hasta ahora? nada que le parezca de valor o importancia...es como si su vida fuese vacía e inútil...
    1 punto
  25. Me había quedado muda y no le había podido decir a Valeskya lo que pasaba simplemente porque explicarle que papá había muerto y no lo veríamos más no era algo que pudiera decir a la ligera, la Gryffindor aún esperaba que él apareciera de un momento a otro, pese a que sabía que eso era imposible conservaba sus esperanzas tan intactas como siempre. - Siento que te enteres así Valeskya, lamento no haberte avisado antes para que vinieras a despedirlo, si quieres está allí en el parque de la casa, hay un árbol y muchas flores con nuestros buenos deseos, de verdad perdón por haberte llamado antes, Por cierto, por si no me recuerdas, soy Luna Gryffindor y bienvenida a casa pese a las circunstancias - Le dije con mi repique de campanas más baja de lo habitual explicándole la situación como mejor podía - Había dejado que sea Mael, él que le dijera lo sucedido porque no me sentía cómoda dándole la noticia, además de que el impacto de decirlo en voz alta podría haberme roto mucho más de lo que ya estaba así que prefería que él se encargará de eso. - Por lo pronto luego de lo del testamento, creo que podríamos diagramar como llevaremos adelante a la familia, quien se ocupará de que cosa, además de ver cómo ordenaremos todo, hay algunos papeles de papá en el estudio, no llegue a verlos porque estaba demasiado shokeada, pero hay cosas de él, propiedades y así, no tengo interés de tener nada de todo eso, sólo quiero decirles que todos podrán venir aquí cuando quieran, las puertas de la Gryffindor estará abierta para todos, siempre con respeto por supuesto, él resto lo veremos con el tiempo, pero quiero decirles eso sí que seré inflexible con las peleas entre nosotros, tenemos que llevarnos bien y de no ser así tomaré cartas en el asunto, así que les pido que todos estemos unidos y pues esto es todo de mi parte, alguna objeción a mis ideas? - Dije con mi repique de campanas más alto de lo habitual y ocultandoles el nerviosismo que me daba ponerme sería y firme por primera vez en mi vida - Me había vuelto autoritaria de repente? No nada de eso, seguía siendo la misma Luna amable de siempre, pero sabía reconocer cuando me querían sacar el lugar, de esta manera les daba entender a todos que haría lo que haga falta para que la familia siguiera unida y no hubiera peleas en mi hogar, era una idea básica, si nadie se molestaba no habría porque haber rencillas algo que me preocupaba demasiado desde que papá se había ido, claro que quizás solo fueran imaginaciones mías, pero haría lo que hiciera falta para que reinará la paz y la tranquilidad en mi hogar y si para eso me tenía que poner firme, pues así lo haría pese a lo poco que me gustará aquello, sólo para mantenernos a todos unidos y organizados que era lo primero que más me preocupaba de todo.
    1 punto
  26. No la escucho llegar, sus sentidos se encontraban totalmente enfocados en la canción que repetía sin cesar que perdió cualquier noción de la realidad. No es de extrañar, el joven Crowley simplemente se perdía en sus pensamientos cada vez que podía, tan así que muchas veces lo culpaban de no prestar atención a las cosas. No tuvo que abrir los ojos para reconocer su voz tan familiar, esbozo una media sonrisa sin moverse, era de las pocas personas que lograba hacerlo y con la que se llevaba tan bien. La canción de su Ipod finalizó, y él termino de volver a la Tierra. Se movió automáticamente, sacándose los audífonos de los oídos al mismo tiempo que miraba instintivamente la puerta abierta de su habitación. Tomo asiento al borde de la cama. —¡Vaya que sorpresa...!— fue lo primero que pudo decir, primero porque no la esperaba ver, mucho tiempo paso desde la ultima vez que coincidieron; segundo porque se veía genial, el vestido resaltaba su figura, y el tercer motivo simplemente se debía a su incapacidad de dar un saludo de bienvenida normal a las personas que quería. Y los dos ultimo motivos causaron que se quedara en silencio sin saber que más decir, así que aprovecho para colocar el Ipod en la mesa al costado de su cama. —¿Hola... gustas pasar?— dijo al fin, viendo que su elfo la acompañaba lo saludo con mas facilidad para sorpresa suya —¡Hola Van, entra no te preocupes por lo que diga tu jefa!— con una sonrisa viendo a Nicole, por si reprendía al elfo, algo que sabia de antemano no iba a suceder. —¡¿Y bien dime, donde anduviste?!, ¿en alguna aventura extraña por el mundo? Pregunto mas animado, esperando a que la joven se acomodara en donde mejor le acomode, tenían mucho que contar. El paso muchas aventuras como matar demonios y perseguir fantasmas, y si lo extrapolaba a su familia terminaba llegando a la conclusión de que vivir aventuras es inherente a los Crowley, por lo que esperaba una historia de piratas de parte de ella <<Jess Crowley, marinera de los siete mares>>. Soltó una corta risa con ese ultimo pensamiento, esperando que no lo notara... @@Nicole Evans Crowley
    1 punto
  27. Cuando Arabella y Sophia hablaron acerca de lo grandes que estaban sus hijos, Annick sonrió débilmente al imaginarlos. Hacía mucho tiempo que no los veía, y era probable que en ese periodo los cuatro hubiesen cambiado demasiado. No pudo evitar pensar en Elros, e intentó imaginar cómo sería de grande. Quizá se parecería mucho a Elvis, o al menos eso era lo que ella había deseado desde el momento en que supo que estaba embarazada. ―Ha pasado mucho tiempo de eso ―respondió a su prima Granger en relación a sus épocas de estudiantes, y esbozó una leve sonrisa, más de nostalgia que de alegría―. Me pregunto qué será de nuestros amigos y familia… Quizá era por la tristeza que de por sí pesaba sobre ellas, pero todos los recuerdos hermosos eran tan distantes que más bien parecían parte de un sueño del que estaban despertando. ―Ojalá se encuentren bien ―murmuró antes de volver a vaciar el vaso. Observó cómo su prima y su cuñada se recostaban sobre el pasto y se preguntó qué pasaba por sus mentes en ese momento. Por su parte, ella no deseaba pensar, ni sentir. Lo único que se le ocurrió que podría aliviar su dolor era fundirse con la nada y con silencio.
    1 punto
  28. Grelliam Ollivander —No-, respondió sin ganas. —A nadie-, y repitió sus palabras. Los ojos del brujo se apagaron aún más tras de la máscara con el reflejo de ella, apaciguaron cualquier sentimiento que pudiera haber sido capaz de proyectar antes, y del par de colores pálidos solo quedaba una sombra, tan descolorida como el hombre. La figura delante de él era irreconocible, aun si no tuviera el antifaz cubriendo su rostro Garry no cree que pueda saber quien es y, ciertamente, está convencido de que ella tampoco sabe quién es la persona que se encuentra detrás de la máscara del viejo sapo que cubre su rostro. Está seguro porque, de saberlo, quizá no quisiera estar ahí ahora, no con él. Aún así, se queda quieto ante su presencia. No le ha mentido, no espera a nadie, a nadie desde hace mucho tiempo y, sin embargo, ahora podría aparentar que sí. Pero con todos esos ruidos y luces a su alrededor, con todas esas personas que vienen y van de un lado a otro admirando el festín, con toda esa droga recorriendo rápidamente sus sistema inmunológico, no es del todo capaz de sentir realmente a la persona que está frente a él. Y debe disimular, debe nuevamente aparentar que no está hablando con otra alucinación. Garry asintió apenas a la joven mujer, como una especie de despedida discreta, en un movimiento que solo se percibe por el sonido de los pequeños cascabeles que cuelgan de las orejas a la máscara del viejo sapo (¿había estado eso ahí siempre? supone que es cortesía de Hess) y sin más comenzó a redireccionar sus pasos hasta la galería de arte. Aunque hubiera preferido ir al lago. —Tal vez podrías venir-, ahí, a estar con él, quiere decir, pero lo suelta como si se lo dijera a cualquier persona que hubiera sido capaz de escucharlo, aunque con tanto ruido a su alrededor lo encuentra difícil. —Digo, solo en lo que aparece alguien con quien puedas estar-, no la esperó tampoco y sus pasos lo llevaron por un camino diferente al que lo lleva encontrarse con ella. Esa mujer que apareció de pronto no le ha dicho algo verdaderamente significativo, pero aún así, escuchar el sonido de su voz remueve algo que no es bueno, ni sano y no está seguro de quererlo ahora. —Tu estás…-, se escucha complicado al hablar de nuevo cuando encuentra bloqueado el camino hacia la galería por un muchacho de cabello rubio. —...estorbando el paso-, arrastró con solo algo de torpeza, se oía suave, casi gentil, pero apuntaba con insistencia el camino ocupado entre personas, elfos y él. —Si vas a hacer algo, deberías comenzar pronto-, inicialmente insinuaba que se moviera de ahí. Y apartó la mirada lo suficiente al piso para no tener que encontrarse con el rostro de la otra persona, ni el de él, ni el de ella, por mucho tiempo. @ Hannity Ollivander Evans @ Mael Blackfyre ... Hessenord Crouch El encuentro entre los Ollivander fue casi bueno, quiere creer, aunque sí agradable de presenciar, aún si no es parte de eso o si no resultó tan emocional. Casi es (muy casi) como la primera vez que les conoció, justo a ellos dos, juntos, sin mencionar toda esa oscuridad, sangre y cuerpos sin vida a su alrededor, no, esta era una mejor perspectiva de lo que en realidad pudieran haber sido de no ser corrompidos. Y está más o menos conmovido por eso. Además, Hess sabe reconocer que si alguien pudiera entender mejor el comportamiento de Garry esa era Hannity, a quien reconoció detrás del antifaz solo por los rastros de la maldición que sin quererlo realmente pareció adoptar de esta versión de su padre. Sin embargo, a estas alturas de la noche no sabe si el muchacho en el que ha estado trabajando pueda mantener su memoria completamente funcional. Así que apuntará al modo en como se queda quieto -inofensivamente- a que todo estará bien mientras Hannity no remueva mucho en la mente del brujo. Confía también, en que la niña podrá tratarlo bien aun si se vuelve...extraño. Podía relajarse un poco entonces y llegar a tomar algo de este lugar. Haciendo bien las cuentas, realmente no hay tantas personas como hubiera pensado en primer lugar cuando Evans le habló del evento, -No lo sé señora, ¿y si desconoce y muerde a alguien?-, se refirió al Ollivander, aunque Bel no pareció encontrar divertida su broma. Y por supuesto que había sido también una buena oportunidad para él, y no lo dice esta vez por el negocio, si no que relacionar a Grell con todas estas personas era un buen intento para encontrar un rastro, una guía, la más mínima, que pudiera haber de aquella alma que había terminado no solo de contaminar el cuerpo del brujo, si no también gran parte de sus tierras. En un lugar como lo era Ottery esa oscuridad podría haberse escondido donde fuera, con ayuda de Despard había hecho un avance de ese trabajo, pero todo eso podría pasar fácilmente desapercibido dentro de este lugar, incluso tras cualquier rostro elegante de buenos modales con el que ni el nervioso predicador ni él hubieran podido dar hasta ahora, y la sensibilidad que el licántropo había desarrollado por ella resultaba útil, aunque difícil de interpretar algunas veces. Es por primera vez entonces que baja las alarmas y le echa un buen ojo al lugar, no hay mucho que ver ciertamente, o al menos nada que pueda llamar sorprendente, a pesar de los lujos y la impecable programación. Aun así es agradable estar ahí, como volver a casa, aunque casa era hasta ahora un lugar tan desconocido como este, lleno de personas irreconocibles, donde debe comportarse como no quiere ser. De algún lugar toma alguna bebida a la que no le pone mucha atención, tampoco tiene muchas ganas de beber ahora, y se envalentona finalmente, con algo de suerte puede pasar el resto de la velada como un invitado y no como un servicio de compañía. @ Rory Despard
    0 puntos

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.